11
Sep 16

No olvidemos a las víctimas del 9/11

14238207_10157420418645634_7829847813125890858_n

A mí me parece que fue ayer; pero ya pasaron quince  años desde el ataque terrorista a las torres gemelas en el World Trade Center de Nueva York,  el Pentágono y el vuelo 93 de United.  En esta fecha recordamos a las víctimas de aquellas tragedias; y a las ideas que las hicieron posibles.  Aquellos ataques fueron fueron producto de acciones deliberadas en el marco de un ataque de terror contra la civilización.

Hoy es un buen día para visitar la mejor cobertura de aquellos actos y aquellos días; misma que está en Internet Archive.

La cobertura expuesta por IA comienza con el anuncio de una hermosa mañana de otoño en Manhattan y nos lleva de la mano por toda la inmensidad y profundidad de esta tragedia humana.  El sitio es facilísimo de navegar y, de verdad, vale la pena visitarlo.

Si eras muy joven, o no habías nacido en 2001, seguramente querrás ver este vídeo; pero no es para personas impresionables:

Te recomiendo dos artículos:


18
Jul 16

¿El mundo queda lejos? Atentado en Niza

elmundoquedalejosmafaldaoficial

Escucha el podcast aquí.

Una encuesta del Pew Research Center muestra que una mayoría de españoles, franceses, alemanes y británicos creen que frente al terrorismo no debe ser utilizada la fuerza. Casi nadie quiere enfrentarse a la realidad de que existe de verdad el fanatismo, la ideología del mal, que cree llegado su momento de someter a los occidentales, leí en una columna de mi cuate, Javier Fernández-Lasquetty. Las palabras clave aquí son ideología del mal y someter.

El atentado terrorista en Niza, del 14 de julio, ¿cambiará aquel estado de cosas? Apuesto a que no; y ciertamente que no en el corto plazo.

Para los que llegaron tarde, 84 personas fueron asesinadas y 202 resultaron heridas, 52 de ellos en estado crítico, después de que un hombre embistiera con un camión contra cientos de personas -niños, adultos y familias completas- que disfrutaban de los fuegos artificiales en el Paseo de los Ingleses de Niza  como parte de las celebraciones del 14 de julio.

Javier nota que los atentados de esta naturaleza están siendo organizados con frecuencia creciente y pregunta: ¿Qué sucederá cuando los ataques se produzcan todos los meses, o todas las semanas? ¿Cómo reaccionarán los franceses, o los europeos en general?  Y yo me pregunto: ¿Cómo reaccionará Occidente? ¿qué pasará cuando los atentados ya no sean -principalmente- en lugares lejanos ? Cuando ya no sean en Niza, en Bruselas, o en Turquía donde el viernes hubo un aparente golpe de estado cuyo objetivo final sería afianzar un régimen islamista. Para antecedentes recomiendo dos artículos de mi cuate Luis I. Gómez: Erdogan aparta a Turquía de la democracia; y Turquía entre secularizaciòn e islamización.

Mi cuate Markus vivió el horror del atentado en el aeropuerto de Estambul. ¿Qué pasará cuando los atentados ya no ocurran del otro lado del Océano Atlántico? A veces pienso que aquí en la aldea nos pasa como a Susanita (de Mafada) que al ver las noticias exclamó: ¡Por suerte el mundo queda tan, tan lejos!  Para muchos latinoamericanos y estoy seguro de que para muchos chapines, el islamismo radical y terrorista es cosa de otros.  Empero El terrorismo islámico no solamente está impactando a los Estados Unidos, Africa, Oriente Medio, Europa, sino que a América Latina también, es el titulo de la tesis doctoral de Pedro Trujillo.

Casualmente tengo en mi escritorio un ejemplar de Winning the Unwinnable War: America´s Self-Crippled Response to Islamic Totalitarism , por Elan Journo, un libro que he recomendado en ocasiones anteriores; y en la parte de las conclusiones leo: Hasta ahora, hemos caminado penosamente de una crisis a otra peor, bajo cadenas autoimpuestas que han obstaculizado nuestra formulación de políticas y, en consecuencia, nuestra seguridad nacional. Esas cadenas, por nuestra propia elección, han definido un estrecho rango de movimiento: la posibilidad de actuar por nuestro propio bien es vista como moralmente corrompida; y servir a los intereses de los demás es visto como un ideal noble. La derrota de nuestros enemigos es maldecida como una locura y (contra la evidencia ) como contraproducente. La subordinación de nuestra seguridad a los caprichos de ese antro de reprobados internacionales que es las Naciones Unidas; y, por el contrario, es vista como buena de alguna manera. Hasta ahora, hemos renunciado a la meta que es de nuestro interés: la de derrotar el totalitarismo islámico, porque nuestros líderes – y – tantos estadounidenses no creen que moralmente tengamos el derecho a aniquilar a los que nos aniquilarían. Hasta ahora, hemos implementado políticas que niegan implícita, o explícitamente nuestra absoluto derecho moral a la autodefensa.

Es evidente que Winning the Unnwinnable War está dirigido a los Estados Unidos de América y a los gringos; pero los planteamientos que hace son válidos para los europeos, los latinoamericanos, y para todo Occidente. Porque aquí también doblamos la cerviz ante los caprichos de la ONU, porque aquí -aparentemente convencidos de que debemos sacrificarnos por el bien de otros- hemos renunciado a nuestro derecho moral a la autodefensa. A pesar de que, según Trujillo  el terrorismo se hace latente en la región de varias maneras: mediante el financiamiento a grupos terroristas en Medio Oriente, proselitismo en el que se inculca la ideología fundamentalista y la creación de infraestructura en la región.

Ojalá no olvidemos que lo que está en riesgo, en esta guerra, son la razón…y  ¡la vida, la libertad y la propiedad! los principios morales que hacen posible la civilización occidental.

¿Cuánto más vamos a aguantar sin responder como debe ser, o sin rendirnos del todo?

La ilustración la tomé de aquí.


23
Mar 16

Terrorismo yihadista en Bruselas

12804862_10153505574861188_2081091873060172413_n

¿Cómo se explican los ataques yihadistas en el aeropuerto y en el metro de Bruselas?  Se engañan quienes le atribuyen el terrorismo islamista a malas actitudes contra el islam, o a las malas políticas migratorias.  En tanto no entendamos que el propósito de la gente que ejecuta este tipo de actos es el de destruir la civilización occidental y que el islamismo está en guerra contra Occidente, estamos perdidos.

Ahora es cuando, los valores de Occidente son más relevantes: racionalidad, respeto a los derechos individuales, igualdad de todos ante la ley y poder limitado para el estado son más relevantes.  En la medida en que Occidente se aparta de aquellos valores, en esa medida es más vulnerable.  Y claro, hay que entender -y bien- el concepto de estado de guerra que nos legó John Locke.  Occidente debe defenderse y tiene las bases morales para hacerlo.

Te dejo, para que los leas, los versos violentos del islam.  Sirven para entender con qué tipo de mentalidad medieval está tratando Occidente.  Lee dos, para que tengas perspectiva sobre cómo se explican los ataques terroristas:

As to those who reject faith, I will punish them with terrible agony in this world and in the Hereafter, nor will they have anyone to help.

Soon shall We cast terror into the hearts of the Unbelievers, for that they joined companions with Allah, for which He had sent no authority.


13
Nov 15

Otro ataque a la civilización, esta vez en París

12208698_10206115206213344_7070940454324089979_n

Al grito de Alahu Akbar (Alá es el más grande), los autores de uno de los atentados cometidos esta noche en el centro de París dispararon con armas automáticas, según un testigo en declaraciones a la emisora France Info, citado por el diario ABC. Entre sollozos, el testigo contó que estaba con su madre en la sala de espectáculos Bataclán y que varios individuos irrumpieron y empezaron a disparar.

Hoy todos somos París porque este no es un atentado contra aquella ciudad, ni sólo contra Francia; los actos terroristas de hoy son ataques a la civilización occidental.  Por medio de la violencia, el miedo y de la inestabilidad, el terrorismo mina los valores que hacen posible la vida civilizada.  El terrorismo destruye la confianza, la paz, el comercio, el derecho y la libertad. El reto que tiene Occidente es el de defender la paz y la civilización contra un enemigo que desprecia absolutamente la vida humana.

Hubo varios ataques en La ciudad luz.  Se contabilizan más de 100 muertos (sólo en Bataclán, falta contar a los muertos en otros lugares), han sido cerradas las fronteras de Francia y el ayuntamiento de París ha pedido que la gente nos salga de sus casas.  La policía asaltó la sala Bataclán y por lo menos mató a dos terroristas. Durante el asalto policial, los terroristas hicieron explotar varias granadas. Una carnicería… Cadáveres en todas partes escribió en su cuenta de Facebook, uno de los rehenes.  Entre los secuestrados nadie tuvo un arma para defenderse.

Tan pronto como sea posible, Occidente debe reconocer que el terrorismo -como el  de Beirut, el de Paris, el de Madrid y el de Nueva York- está fundado sobre un odio profundo contra el individualismo, la razón, la libertad, el capitalismo, la tecnología, el estado de derecho y otros valores que apreciamos profundamente.  Ningún individuo, y ciertamente que ninguna sociedad, sobrevive indemne al terrorismo y a la guerra; pero, ¿cómo no te hierve la sangre cuando los valores que más aprecias están bajo ataque? ¿Cómo puedes permanecer neutral cuando la vida, la libertad y la propiedad están bajo asedio? Los guatemaltecos vivimos eso por 36 años; y ahora -para desgracia de todos- es una lucha que enfrentamos en Occidente.  Hoy todos somos París.

Si te interesa este tema, te recomiendo Winning the Unwinnable War.


20
Dic 14

La tiranía de Cuba ante el capitalismo

eeuu-y-cuba-7

Me decepciona que posiblemente los Castro, en Cuba, no terminarán sus días como Muamar el Gadafi, en Libia; o los Ceaucescu, en Rumanía; esto gracias a que la administación de Barack Hussein Obama les ha ofrecido un salvavidas, ¡Con todo y pedida de perdón!

En 1598, Juan de Mariana, en Sobre el rey y la institución real, explicó el tiranicidio como un derecho natural de las personas. Cualquier ciudadano puede  asesinar con justicia a aquel rey que se convierta en tirano por imponer impuestos a los ciudadanos sin su consentimiento, expropiarles injustamente su propiedad o impedir que se reúna un parlamento democrático, explicó el jesuita.

Me alegra que se pruebe…¡una vez más!…y como si hiciera falta, que el socialismo no puede sobrevivir sin Occidente y sin el capitalismo.  Ni siquiera el socialismo bolivariano, del siglo XXI, rabioso y petrolero de Chávez/Maduro/Cabello -que se hunde en la ignominia- fue suficiente para mantener a flote a la tiranía en Cuba, a pesar de los millonarios subsidios petroleros.

Para sobrevivir, la tiranía cubana no se volvió más socialista.  En la medida en que la política lo ha permitido (y sobre todo en la medida en que se imponen la realidad y la economía), el régimen fue abandonando el socialismo más radical hasta que no le ha quedado otra que doblar la ceríviz frente a su némesis.   Como en otras tiranías (China y Vietnam, para mencionar dos), los regímenes acuden a Occidente y al capitalismo para salvar sus pellejos y prolongarse en el poder.

Está por verse si la oferta de Obama pasa por el Congreso de los Estados Unidos de América.  Y están por verse los efectos del ofrecimiento en la isla prisión.  Hablando de prisión me impresionan muchísimo las reacciones de algunas personas.  Por ejemplo leí la anterior en Facebook: Mi amor, vamos a Cuba antes de que se vuelva una sucursal de McDonald`s.  ¿De verdad es que hay personas que piensan que Cuba -o cualquiera otra sociedad paupérrima y sometida a la tiranìa- es mejor que una capitalista, o medianamente capitalista

La ilustración la tomé de aquí.


11
Sep 14

En recuerdo de las víctimas de la guerra santa

Imagen de previsualización de YouTube

Los atentados contra las torres gemelas en Nueva York, así como las acciones del Estado Islámico y otras organizaciones similares son parte de una guerra santa contra Occidente y contra la civilización.

Para meditar sobre el tema, en esta efemérides triste, te invito a leer Es la guerra santa, idiotas; por Arturo Pérez Reverte, artículo en el que uno de sus párrafos dice: Creer que eso se soluciona negociando o mirando a otra parte, es mucho más que una inmensa gilipollez. Es un suicidio. Vean Internet, insisto, y díganme qué diablos vamos a negociar. Y con quién. Es una guerra, y no hay otra que afrontarla. Asumirla sin complejos. Porque el frente de combate no está sólo allí, al otro lado del televisor, sino también aquí. En el corazón mismo de Roma. Porque -creo que lo escribí hace tiempo, aunque igual no fui yo- es contradictorio, peligroso, y hasta imposible, disfrutar de las ventajas de ser romano y al mismo tiempo aplaudir a los bárbaros.

También te recomiendo After 9/11, Lessons Unlearned, por Elan Journo.


11
Oct 13

El mundo no volvió a ser el mismo

En la Guatemala de mediados del siglo XIX cuando alguien llegaba de visita a una casa, lo que se le ofrecía para beber era licor de anís a la usanza española; para finales de 1800 el coñac sustituyó al anís, en la medida en que los chapines se afrancesaban. Con la II Guerra Mundial el whisky de los estadounidenses se impuso; y cuando yo era niño predominaba el ron. Ahora es común el vino; pero eso no ocurrió hasta bien entrados los ochenta.

Las valoraciones cambian entre los individuos y cambian las sociedades. El 12 de octubre solía ser el Día de la Raza y de ahí pasó a Día de la Hispanidad, en recuerdo del día en que Colon llegó a Bahamas y para celebrar la unión hispanoamericana. Y ahora tiene distintas interpretaciones.

J.H. Elliot, en Empires of the Atlantic World cuenta que las diferencias de credos y orígenes nacionales palidecían ante la universalidad de la experiencia que llevaba a los emigrantes a un nuevo y extraño mundo… Miedo y alivio, aprensión y esperanza eran sentimientos que no conocían fronteras culturales. Los motivos de los emigrantes eran varios: trabajar (o no trabajar), escapar de una sociedad vieja, o construir una nueva, adquirir riquezas, o asegurarse un holgado sustento. Empero, todos enfrentaban el mismo reto de pasar de lo conocido, a lo desconocido.

Elliot cuenta que los españoles se quedaron perplejos ante la complejidad social y política en Yucatán, dividida en dieciocho, o más sociedades que guerreaban entre sí. Luego de la Conquista se encontraron en una posición de autoridad sobre vastas poblaciones que estaban acostumbradas a pagar tributos y recibir órdenes desde un centro imperial… pueblos que se resignaban a la derrota, o consideraban el triunfo español como una liberación de la represión mexica e inca. Al lado de los españoles, los quauquecholtecas emprendieron la conquista de los señoríos al Este del Suchiate, y los cakchiqueles se rebelaron frente a los quichés.

En medio de politics as usual desaparecieron imperios y culturas completas para dar paso a algo nunca antes visto en la historia de la humanidad. Y el mundo no volvió a ser el mismo.

Columna publicada en El periódico.


09
Nov 12

El Muro de Berlín fue derribado hace 23 años

¿Donde estabas el 9 de noviembre de 1989? Aquel día yo era productor de Internacionales en el noticiario Tele Prensa; y desde esa posición privilegiada vi todos los sucesos que llevaron al aniversario que celebramos hoy. Vi como era derribado el muro de la ignominia por miles y miles de personas que desbordaban Berlín. Y los ojos se me humedecían, porque ¡no te imaginas  las ganas que yo tenía de estar allá!

Poquito más de un mes antes de que yo naciera, los comunistas erigieron un muro en Berlín para evitar -a cualquier costo- que la gente que vivía en el Este de aquella ciudad, escapara hacia Occidente. Muchos murieron en el intento de huír del comunismo y de superar la rabiosa vigilancia de los guardias fronterizos de la República Democrática de Alemania. Se estima que entre 125 y 270 personas murieron tratando de pasar el muro, incluyendo a 33 que fallecieron como consecuencia de la explosión de minas. Físicamente, el muro fue erigido a instancias del Partido Socialista Unificado de Alemania, por Eizan Fernandez; y los trabajos fuero llevados a cabo bajo la vigilancia de la Policía del Pueblo y por el Ejército Nacional Popular.

En Guatemala, piezas de este muro de horror y de muerte se hallan en la Plaza Berlín, al final de la Avenida de las Américas.  Y en la foto estoy junto a una pieza del muro de la ignominia en la Chapman University.

He aquí un reportaje sobre el Muro.


12
Oct 12

¿Por qué me tomaré un par de tintos en el Día de la Hispanidad?

Hoy que es Día de la Hispanidad les va a llover grueso a Cristobal Colón y a los que lo siguieron.  La dirigencia popular latinoamericana va a exhibir sus venas abiertas y la progresía va a cantar canciones de Atahualpa Yupanqui hasta que ya no le de el galío.

Yo seré más sereno.  Me echaré un par de tintos por Occidente; y recordaré lo que, en Empires of the Atlantic World, escribió John H. Elliot:  The retrospective reading of the histories of colonial societies inevitably conceals or distorts aspects of a past that needs to be understood on its own terms, rather that in the light of later preconceptions and preoccupations.  To see societies in the context of their own times rather than from the privileged vantage point afforded by hindsight is not to excuse or mitigate their crimes and follies.

Dicho lo anterior, ¿qué hay que celebrar?   Sostengo que esta una fecha propicia para celebrar la Civilización Occidental. La civilización que ha crecido alrededor de Aristóteles, Francisco de Vittoria, Galileo Galilei, Isaac Newton, John Locke, Charles Darwin, Thomas Edison y Steve Jobs, entre muchisimos otros.

Por supuesto que Cristobal Colón -para mencionar un símbolo de esta efemérides- tenía sus defectos; pero su persona encarna muchas de las virtudes que han hecho posible Occidente: una mente independiente, espíritu emprendedor y curiosidad científica, por mencionar unas. Todo ello, a pesar de los prejuicios y de las supersticiones que prevalecían en su tiempo.

Una buena forma de celebrar esta ocasión es leyendo El genio de Occidente, por Louis Rouggier. Y vale la pena celebrarla porque la Civilización Occidental es, sin duda alguna, el logro más grande de la Humanidad. Y para apoyar esta afirmación, menciono dos razones entre muchas otras:

Los derechos individuales, y
El método científico.

Ninguna de las dos existía antes de Occidente.


05
Sep 12

“The DIM Hypotesis: Why the Light of the West are Going Out”, ya está disponible

The DIM Hypotesis: Why the Light of the West are Going Out, es la explicación -profunda y comprehensiva- de Leonard Peikoff, acerca de por qué es que Occidente está en peligro.  Y por Occidente, uno entiende la civilización que nos provee de aquellas instituciones o normas, valores, virtudes, bienes y servicios que tanto disfrutamos.

En este libro, Peikoff muestra el poder que la desintegración, la integración y la malintegración tienen para interrelacionar información concreta y datos para convertirlos en un todo conectado.  El libro muestra cuál es el rol de aquellos tres métodos en cuanto a la formación de la Historia y le cultura de Occidente.  Es un libro controversial, retador y que me muero de ganas por leer.

Leonard Peikoff presentó públicamente un esbozo de su DIM Hypotesis en Telluride, Colorado, en 2007 -a lo largo de tres sesiones intensas- y yo estuve ahí para escucharlo…y me quedé con muchas ganas de leer el libro y de discutirlo.

Si quieres explorar cómo es que tu interrelacionas tus ideas acerca de la literatura, la física, la educación y la política, el libro te va a ser muy útil.  Y si quiere explorar cómo es que esas interrelaciones que hacen tienen vínculos con el estado de cosas en Occidente, The DIM Hypotesis  te va a atrapar.