21
Nov 17

“Himno”, en The New Intellectual

Gracias a una generosa invitación del equipo de The New Intellectual, el domingo pasado conduje una discusión de la novela Himno, por Ayn Rand, y fue una experiencia muy agradable y enriquecedora.

Como la realidad supera a la ficción, esta distopía muestra lo espeluznante, despersonalizante y empobrecedora que es una sociedad colectivista en donde está prohibido no ser feliz.  Poco de lo que describe Ayn Rand en esta obra no lo hemos visto en las noticias recientemente.

Que no te engañe el tamaño del libro, que es de sólo 119 páginas.  Un lector hábil puede devorarlas en menos de dos horas; pero te recomiendo que lo hagas despacio, que imagines y trates de sentir lo que sienten Igualdad 7-2521, Internacional 4-8818 y Libertad 5-3000 en un mundo en el cual todo lo que no está permitido está prohibido, y en el cual somos uno en todos y todos en uno. Un mundo en el que las personas no se animan a decir los pensamientos que pasan por sus mentes.  Porque todos deben estar de acuerdo con todos y, como no pueden saber si sus ideas son compartidas por los demaás, entonces temen hablar.

Lee Himno como comerías un plato complejo y delicioso; y no como si te zamparas comida rápida.

La actividad fue el domingo 19 de noviembre de 2017, en la librería Sophos, y la la foto (que originalmente es clara) es por Marta Yolanda Díaz-Durán.


16
Nov 17

Conversemos sobre “Himno”

¿Te apuntas a conversar sobre la novela Himno, de Ayn Rand? El equipo de The New Intellectual organizó una conversación sobre esta distopía clásica y tuvo la gentileza de invitarme para conducirla en su club de lectura.  ¿Nos vemos este domingo 19 de noviembre? La cita es de 2:00 a 4:00 p.m. en la librería Sophos, 4a. avenida 15-59, zona 10, Plaza Fontabella, segundo piso.

Tres de mis párrafos favoritos de Himno dicen:

  • Son mis ojos los que ven y la visión de mis ojos le confiere belleza a la Tierra. Son mis oídos los que oyen y mis oídos le dan su canción al mundo. Es mi mente la que piensa y el juicio de mi mente es el único faro que puede encontrar la verdad. Es mi voluntad la que elige y la elección de mi volulntad es el único mandato que debo respetar.
  • Se que la felicdad es posible para mí en esta Tierra. Mi felicidad no necesita de un objetivo supereior para justificarse. Mi felicidad no es el medio para algún fin. Ella es el fin. Es su propio objetivo. Es su propio propósito.
  • No le pido a nadie que viva para mi, ni yo vivo para n adie.  No codicio el alma de nadie, ni mi alma debe ser codiciada por nadie…no daré mi amor sin motivo a cualquier oportunista que lo reclame. Elegiré a mis amigos entre los hombres, ni esclavos ni amos.  Elegiré sólo a los que me gusten, a ellos amaré y respetaré, sin mandarlos ni obedecerlos.

Debido a la corrección política que crece como un cáncer entre nosotros, y debido a la amenaza que implican el pensamiento único y la historia única sobre la libertad de expresión este otro párrafo debería llamarnos la atención:

  • Nuestros hermanos están en silencio porque no se animan a decir los pensamientos que pasan por sus mentes. Porque todos deben estar de acuerdo con todos y, como no pueden saber si sus ideas son compartidas por los demás, entonces temen hablar.

Himno es una distopía medieval del futuro en el que los individuos están privados de su nombre, de su independencia, de sus valores y de su dignidad.  En ese mundo, el protagonista Igualdad 7-2521 es capaz de descubrir el amor y el conocimiento…es condenado por decir: Yo soy. Yo pienso. Yo quiero.

¿Nos vemos?


17
Mar 17

¿Qué hacemos con el “bullying”?

bullying_on_instituto_regional_federico_errazuriz_irfe_in_march_5_2007

Escucha el podcast aquí. 

El lunes un chico llevó una pistola a su colegio y la disparó.  Afortunadamente para el patojo que llevó el arma, y para las víctimas potenciales, no hubo más disparos, ni hubo heridos, ni muertos.  Pero sí habrá consecuencias y mucha gente resultó lastimada emocionalmente.

No voy a mencionar nombres porque aquello que ocurrió allá, podría pasar en cualquiera otro establecimiento educativo; debido a que la causa del incidente es el acoso o bullying, un fenómeno del que hay que hablar.  Lo dijo el abuelo del muchacho, en una columna valiente y conmovedora: Ahora nos enteramos que durante los últimos años mi nieto soportó en silencio, sin compartir con sus padres, una situación de acoso constante de parte de compañeros; y lo dijo un exalumno* del colegio en un comentario de Facebook no menos valeroso y emotivo: el patojo que disparó fue víctima de “bullying”/acoso escolar, el más desagradable y perturbador que puede ofrecer un colegio de sólo varones. Y esto lo digo yo porque no sólo porque fui testigo, sino porque…yo mismo fui una víctima de “bulllying”…A los ojos de los matones…cualquier atributo, interés o talento que se salga del marco tradicional-católico-macho es una mariconada y merece ser castigado. Sin tener ninguna autoridad a la cual acudir, y sin amigos porque todos me veían como un marginado, reventé conmigo mismo.

¡Por supuesto que es inaceptable llevar un arma a un colegio!; pero las víctimas de acoso escolar pueden ser llevadas a la desesperación en un ambiente de aislamiento y humillación.  Para desgracia de todos, los establecimientos educativos, los maestros e incluso las familias, no solemos ponerle suficiente atención al asunto. ¡Hay una gran diferencia entre la chingadera propia de la niñez y de la adolescencia, y la perversidad del acoso!; y la mayoría de nosotros no estamos dispuestos a verla, en parte porque la mayoría de nosotros prefiere ver hacia otro lado cuando ocurren cosas desagradables, y en parte por pereza moral.

Es un error abordar el tema como si fuera sólo uno de inseguridad; porque es mucho más grave que eso.  Tiene que ver con qué clase de personas somos.

*Por cierto, ahora que traté de poner el enlace al perfíl del muchacho citado, no lo encontré en Facebook. ¿Alguien tiene idea de qué podría haber pasado?  La única alusión la encontré aquí.

Ilustración por Diego Grez  CC BY 3.0, via Wikimedia Commons.

Columna publicada en elPeriódico.


05
Oct 16

El día en el que la progresía odia con todo: McDía Feliz

mc-dia-feliz-luis-figueroa

¡Hoy es el McDía Feliz!…y también es el día en el que la progresía hace gala de sus mayores trabes.

El McDía Feliz es una actividad que se celebra en McDonald’s Guatemala desde hace 16 años. La venta total de Big Mac de ese día se dona a través de la Fundación Infantil Ronald McDonald a diferentes programas que benefician directamente a la niñez guatemalteca.

  • Funcionamiento y mantenimiento de las tres Casas Ronald McDonald
  • Funcionamiento de la Sala Familiar Ronald McDonalden Unicar
  • Construcción de 200 viviendas para familias por medio de Techo
  • Operaciones de corazón a niños a través de la Fundación Aldo Castañeda

Sin embargo, los haters en general, y nos McHaters, en particular, usan este día para expresarse. El odio aflora en este caso, como afloró en el de la chica de Combate y afloró en el de la casa de la carretera a El Salvador.  No voy a repetir lo que escriben porque no quiero contribuir a difundir el odio; empero una frase que encontré en Farcebook si me llamó la atención:  En Guatemala nunca se puede quedar bien.

Me detengo a comentarla porque de verdad creo siempre nos frustraremos si el propósito de nuestras acciones es quedar bien…y peor si es quedar bien con todos; aspiración impráctica, sobre todo cuando está involucrado el odio, o cuando está involucrada la irracionalidad, ¿Por qué querríamos quedar bien con los que odian, o con los irracionales?  No sólo no se puede quedar bien con todos, ¡no se debe quedar bien con todos!  Quedar bien con todos, no es virtuoso. Mejor nos iría si actuaramos de acuerdo con lo que es correcto, en función de alcanzar nuestros valores, siempre y cuando no violemos los derechos de los demás.


21
Sep 16

¡No son sacrificios!

vega-2.bmp

Admiro a atletas y personalidades como Jorge Vega y otros similares.  Celebro sus triunfos como atletas, como científicos, como emprendedores y como personas. Entiendo que para alcanzar los niveles de excelencia y competitividad que alcanzan necesitan ejercer virtudes como la racionalidad, la integridad, la laboriosidad, la ambición, la determinación, el orgullo, la perseverancia, la responsabilidad, la confiabilidad, el fortalecimiento, la prudencia, la limpieza y ciertamente el egoísmo.

A veces resiento que persigan sus objetivos personales mediante el uso de dinero ajeno tomado por la fuerza y luego repartido políticamente por quienes usufructuan el poder.  Pero aún así me maravillo con lo que logran como consecuencia de ejercer aquellas virtudes.  Perseguir valores como superarse uno mismo y vencer los límites propios requiere de un código específico que no admite trampa, ni inconsistencias.  Si entendemos que lo que las necesidades del organism vivo son las que determinan qué es lo que aquel organismo necesita para fomentar su vida, entendemos por qué es que los atletas de aquella talla (y otros atletas similares) necesitan vivir vidas buenas; y son ejemplos de vidas buenas.

Por eso me incomoda mucho, tanto como para compartir estas líneas, la forma en la que se venden los éxitos de Jorge Vega y de otras personas extraordinarias y dignas de elogios.  En el contexto de los logros de Vega, Pepsi invita a las personas a descubrir los sacrificios que tuvo que hacer para llevar a nuestro país a lo alto del deporte.

Sacrificio, sin embargo, es la entrega de un bien de mayor valor a cambio de un bien de menor valor, o de un no-valor. Digamos que un atleta valora muchísimo llevar a nuestro país a lo alto del deporte; si ese es el caso, todo lo que deja de hacer para alcanzar ese valor tiene menos valor que llevar a Guatemala a lo alto del deporte. Dejar de ir al mar para entrenar significa que se valora menos la ida a la playa, que las horas de entrenamiento.  Dejar de echarse los tragos para no exponer el cuerpo a toxinas significa que se valora más la salud que el placer de unas copas.  No es sacrificio dejar de ir al mar, o decirle no a unos cutos, si se tiene claro que hay valores superiores.  De ahí la necesidad de ejercer virtudes como la racionalidad, la prudencia y la determinación, para citar unas.

¡Sacrificaos!, es un mal consejo; y lo que la gente de buena voluntad quiere decir -realmente- cuando les aconseja a otros que se sacrifiquen (en este conexto), es perseveren, sean determinados, sean responsables.  ¡Esas sí son virtudes!

El principio racional de la conducta es exactamente el de actuar siempre de acuerdo con la jerarquía de los valores propios y racionalmente elegidos, y nunca sacrificar un valor mayor a uno menor.  Sin una jerarquía tal son imposibles los juicios de valor y de conducta racional, como son imposibles las elecciones morales. 

En todo caso, cuando un atleta le dice no a una parranda, porque ese fin de semana quiere dedicarlo a entrenar, lo que hace es descartar un bien que valora menos y pagar el costo de oportunidad porque no puede tener el pastel y comértelo también.

En ese sentido, Vega y otros atletas similares convierten sus sueños en oro -sus sueños- y ponen en alto el nombre de Guatemala, no porque sacrifiquen valores, sino porque persiguen aquellos valores (sus sueños y poner en alto el nombre de Guatemala) y ejercen las virtudes necesarias para alcanzarlos. ¡Por eso son ejemplares!

Respeto y celebro los éxitos y lo que representan atletas y personalidades como Jorge Vega y otros similares; y por eso me entristece que sus sueños y sus logros sean confundidos con algo tan deplorable como el sacrificio.

Seguramente seríamos mejores personas y viviríamos en una mejor sociedad, si en vez de promover el sacrificio, promoviéramos el hábito de adquirir y crear los valores de carácter necesarios para hacernos merecedores de florecer y sentirnos dignos de vivir y de gran estima, sin culpas inmerecidas y sin dejar de corregir errores cometidos. Sin aceptar el papel de animal de sacrificio, de esclavo, o de objeto.

Si te llamaron la atención estas ideas, seguramente quieras leer Objetivismo: la filosofía benevolente; por Warren Orbaugh.


07
Jul 16

Cine, felicidad y la guerra de las ideas

cine-paxton-luis-figueroa

En el último día de sesiones de la Objectivist Summer Conference 2016, mis tres conferencias favoritas fueron: Cinema as Art; It´s Not Just Enterteinment: How to Analyze Judge and Discuss Movies, por Michael Paxton; la segunda parte de Being Selfish, being Happy, por Tara Smith; y la conferencia filal titulada What Can We Do? por Yaron Brook.

Michael Paxton presentó un útil y práctico sistema para analizar y discutir películas que abarcó desde la formulación del tema hasta los arios elementos cinematográficos que integran una película.  Una guía conceptual y práctica para los amantes de la forma más compleja de arte ya que usa e integra otras formas de arte con el propósito de contar una historia.  En la sesión explicó el papel del director, del cinematógrafo, del guionista, el editor y otros roles clave.  Ciertamente fue una ayuda para aquellos que queremos mejorar nuestra capacidad de discutir películas objetivamente y con la terminología apropiada.

Puedes ver la lista en la ilustración de esta entrada.

También mostró como identificar el tema de una película por medio de preguntas: ¿Quién, o quienes son los personajes principales? ¿Cómo, o donde empiezan? ¿Qué clase de personas son? ¿Que camino han andado? ¿Cómo cambian, o qué aprenden?

Objetivista y feliz

En la segunda parte de su conferencia, iniciada ayer, Tara recordó que la razón es el medio que el hombre tiene para sobrevivir y el medio que el hombre tiene para ser feliz. Recordó que la receta para la felicidad se halla fundamentalmente en la ética, en una moral racional y en una filosofía que nos guía para florecer, que nos permita vivir de forma virtuosa consistentemente; no se puede transferir.  Aunque entre personas podemos afectarnos unos a otros y no somos inmunes a las acciones de otros, no podemos hacer felices a otros; ya que el núcleo de la felicidad es en función de cómo vivimos nuestras vidas; y no en lo que nos pasa en ella.

Habló de la virtud de la productividad y recordó que el trabajo con propósito, el trabajo productivo, es el medio que tenemos para proveer nuestras necesidades materiales y espirituales.

Habló de la perfección, que debemos entender en el contexto de la realidad, de modo que la perfección es posible cuando no se persigue en circunstancias irreales.

La felicidad, dijo, es un proceso, no es estática, reside en hacer el bien de una manera que sirva a la vida.  Pero, claro, no a la vida como existencia, sino a la vida plena, a la vida de uno, a la vida en la que es posible florecer virtuosamente.

¿Qúé podemos hacer?

En su artículo titulado What Can We Do? Ayn Rand abordó el tema de qué puede hacer un individuo para tener efecto en el cambio cultural de carácter filosófico.  En esta conferencia Yaron Brook abordó magistralmente aquel tema enel conexto del Movimiento Objetivista 2.0.

Con la maestría que sólo él puede hacerlo, Yaron Brook llamó la atención sobre el hecho de que nos hallamos en una guerra de las ideas en la que lo que está en riesgo es nuestra libertar, nuestra propiedad y nuestra vida. Al preguntar por qué deberíamos luchar en esa guerra resumió: porque lo que está en juego es nuestra vida y nuestros valores.

Recordó que el mundo no es determinista y que lo único que determina el mundo son las decisioines de las personas que vivimos en él.  Recordó que -al mismo tiempo que ocurren cosas horribles en el mundo- están ocurriendo cosas maravillosas también. Soy optimista, dijo, porque veo lo que están haciendo algunas personas y veo que podemos cambiar las cosas. Este es un mundo de ideas y de filosofía y lo que causa los cambios son las ideas.  En ese contexto, a la pregunta de cómo cambiar el rumbo del mundo y la civilización respondió: Learn, o sea profundizar el conocimiento del objetivismo como filosofía; Live, o sea vivir esa filosofía al máximo; Speak, o sea participar activamente en la guerra de las ideas; y Support, o apoyando con los medios que estén al alcance de uno a quienes están en la primera línea de aquella guerra.


07
Jul 16

Cuentos cortos, egoismo y felicidad, y la cultura

FullSizeRender

Tres fueron mis conferencias favoritas de ayer durante la Objectivist Conference 2016: Finding Fuel in Short Fiction: Giving Full Conscious Value to the Writer´s Choice, por Shoshana Milgram; Being Selfish, Being Happy, por Tara Smith (que es una de mis expositoras favoritas); y Objectivism Indispensable Value to Understanting -and Changing- the Culture, que fue un panel en el que participaron Don Watkins, Steve Simpson (que acaba de editar un libro que te recomiendo: Defending Free Speech) y Elan Journo, autor de Winning the Unwinnable War, libro que he recomendado en ocasiones anteriores.

El objetivismo es radical no sólo en sus ideas morales y políticas sino, especialmente, en cómo guía el pensamiento.  Ofrece un marco intelectual poderoso para conceptualizar y tener impacto en temas culturales y políticos.  Los presentadores, autores de los libros mencionados arriba, ofrecieron perspectivas objetivistas con respecto a temas como la desigualdad, la libertad de expresion y la política internacional.

Combustible espiritual

La mañana, sin embargo, empezó con la parte de literatura del curso Spiritual Fuel: Appreciating Various Forms of Art.  Para el curso leímos el cuento The Last Sixty Minutes, por la ganadora del Premio Pulitzer Susan Glaspell.  Un cuento inequívocamente romántico, por una autora que en su momento defendió El manantial contra la censura.

En esta obra y luego de reflexionar sobre su vida y su carrera, un hombre decide cambiar el curso de aquella. Te recomiendo que la leas y te preguntes si puede inspirarte y por qué.

Durante la conferencia, Shoshana nos recordó que dado que tenemos la facultad volitiva, las elecciones que hacemos son importantes y son la clave para el arte romántico; y comentó que el hecho de que las puedan cambiar el curso de sus vidas, incluso al final de las mismas, da pie para una grandes historias.

Objetivista y feliz

La idea de que una persona pudiera ser egoísta es tan ajena a nuestra cultura, que las personas luchan para entender qué querrá decir Ayn Rand con aquello. En esta primera parte de su conferencia, Tara Smith, explicó las características cruciales del egoísmo racional, qué no es egoísmo racional, y para qué sirve aquel.  Empezó a explorar laforma en la que el egóismo de las personas es su único medio para conseguir la felicidad sostenible.  Hoy continuará con este asunto.

El principio del egoísmo es la razón, su objetivo es el florecimiento y la pregunta clave es: ¿Qué significa para ti?  Explicó que la vida es un proceso autogenerativo y auto sostenible y que para florecer, para alcanzar la felicidad debemos actuar y promover nuestros intereses propios.

Tara explicó que el egoísmo no es transparente porque no siempre sabemos como promover nuestro propio interés; el egoísmo no es subjetivo porque no todo lo que pensamos que es en nuestro propio interés lo es en realidad; no es materialista porque, aunque tiene componentes materiales, lo cierto es que las personas también tenemos una dimensión espiritual, entendiendo espiritual como atingente a la mente, necesidades como orgullo, relaciones, o arte, por ejemplo; el egoísmo no es automático, hay que pensarlo; y tampoco es hedonista porque el placer no es un estándar; sin embargo, el egoísmo no es anti-placer, no por ver el árbol debemos perder de vista el bosque (digo yo); el egoísmo es notablemente apasionado porque la vida está en la mente; el egoísmo no es depredador ya que abusar de otros no resulta en nuestro propio mejor interés, el egoísmo no sanciona el sacrificio de otros.

Tara aconsejó que para construir un yo, para uno mismo, hay que ponerle atención a las cosas que a uno le gustan y pensar acerca de ellas, pensar por que es que le gustan a uno y cuando eso está entendido hay que perseguirlas y disfrutarlas.

ocon 1

 


20
May 16

El “bullying” y lo peor entre nosotros

combate

¿Viste las reacciones en redes sociales luego del error que una chica cometiera en el programa de televisión Combate?

Para hacer la historia corta una chica hizo mal una suma en un concurso y el asunto es Trending Topic en Twitter y se volvió viral.  Hay personas que entran al perfil de Facebook de la chica y la insultan hasta con saña, los memes abundan y hasta hay empresas que se apresuraron a sacar publicidad burlándose del asunto.

Entre nosotros, ¿de verdad está bien atacar de forma grosera a una persona porque cometió un error, o porque no sabe algo? ¿En serio?

De cuando en cuando un hecho saca lo mejor de los guatemaltecos: la tragedia de El Cambray, huracanes y tormentas tropicales y terremotos por ejemplo; pero de cuando en cuando algo saca lo peor.  ¿Te acuerdas cuando una casa estuvo por caer en la carretera a El Salvador? Los mensajes de odio y de rencor daban escalofríos.  Lo que está ocurriendo ahora con una chica de la tele, en un programa irrelevante (y que pudo tener su origen en algo fabricado por los productores), ¿significa que hay -por ahí- demasiada gente con el gatillo rápido para atacar, insultar y bulear? ¿Hay demasiada gente lista para aprovecharse del error de alguien aunque eso signifique humillar a quien lo haya cometido? La gente que no se anima a salir a disparar en una carretera porque no le dan vía, ¿no duda en vejar y ofender a otros, sólo por que puede y da risa?

Quizás deberíamos revisar nuestros códigos para interrelacionarnos por medio de teclados y pantallas; porque, ¿de verdad está bien humillar a una persona y decirle groserías, sólo porque se puede hacer en Facebook?

Esta entrada salió en Vanidades,  Publinews y en Soy 502.


29
Oct 15

No, no son empresarios

Globo-luis-figueroa-luisfi

Al referirse al presunto cabecilla de la red de corrupción en el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, puesta al descubierto ayer, los medios de comunicación se refieren a él como empresario.  Esto es porque es propietario de las empresas que se beneficiaban de las compras privilegiadas en el IGSS y que obtenían contratos y vendían medicinas mediante la práctica de sobornos en dinero, o en viajes.

Es común, en parte porque los medios de comunicación así los describen, que la gente crea que todos propietarios de negocios son empresarios.  Leemos, vemos y escuchamos que a los dueños de autobuses del transporte colectivo se les llama empresarios; y que a otros propietarios de negocios -que viven de privilegios y de la teta del presupuesto y de los tributarios- también se les da aquel título.  ¡Hasta ha habido quienes han dicho que los narcos son empresarios, o se han referido a la industria del secuestro!

Esta práctica laxa confunde y es peligrosa.

Confunde porque el hecho de que alguien sea un alto ejecutivo en una empresa comercializadora de medicinas, por ejemplo, (ya sea que esta empresa sea privilegiada, o no), no lo hace empresario.   Un ejecutivo, no es un empresario.  El hecho de que alguien compre empresas (con dinero mal habido, o bien habido), tampoco lo hace empresario. El hecho de que alguien funde empresas para participar de una red de defraudación, o al amparo de protección legislativa, o política, tampoco lo hace empresario.

Un empresario emprende, innova, descubre, crea y toma riesgos, no se cobija.  El empresario no depreda sino que produce; de ahí que el mejor nombre para los propietarios de negocios que medran al amparo del poder político y de la legislación hecha a la medida, o del delito, es el de empresaurio (o pirata, o gangster).  Empresaurio es una palabra que alude muy bien al carácter depredador y saqueador (cuando no delictivo) de gente como los autobuseros y miles de proveedores del estado.

La actividad de los empresaurios sólo es posible gracias al estatismo y al colectivismo (bases del socialismo, del mercantilismo y del capitalismo de amiguetes), cuyos ideales hacen posible la corrupción y el parasitismo que vemos en el seguro social, en las aduanas y todavía falta por ver en el resto de la administración pública.

La práctica laxa de definir empresario sólo como el propietario de un negocio (sobre todo si es un negocio corrupto) es peligrosa porque la función de la definición es identificar la naturaleza de las unidades contenidas en un concepto.  El propósito de la definición es distinguir ese concepto de otros (distintos, o parecidos) y mantener sus unidades diferenciadas de todo lo existente.  ¿Te das cuenta?  Un productor es diferente a un depredador.  Un emprendedor es diferente a un parásito.  Un empresario es diferente a un empresaurio.  Y si no hacemos el ejercicio intelectual  y práctico de diferenciarlos abdicamos a la responsabilidad que tenemos de distinguir entre el bien, del mal.  Así, ¿o más peligroso?


17
Jul 15

Maldiciones y religiosos

Imagen de previsualización de YouTube

Es un error grave confundir la religión con la ética. ¿Por qué no es virtuoso Tomás, el discípulo de Jesús?  Porque no creyó ciegamente; porque su creencia necesitaba pruebas y porque quería evidencias para creer.  Porque en realidad no quería creer, sino saber.  Creer sin ver es el campo de la religión.

¿Cuál es el de la ética? Esta es el código de valores que sirve para guiar nuestras elecciones y acciones con el propósito de ser felices y vivir como seres humanos.  Y para vivir como seres humanos debemos elegir hacerlo.  La razón, y no la fe es la herramienta que nos permite conocer e integrar los valores que –de acuerdo con la realidad y la naturaleza– hacen posible que vivamos como seres humanos pensantes y productivos.

Esto viene al caso porque se avivaron los intentos de imponer la enseñanza de la Biblia en las escuelas y colegios, por parte del diputado Marvin Osorio y un grupo de fanáticos.  En ese contexto, el consultor Carlos Mendoza fue maldecido y acusado de ser enviado de Satanás, durante una intervención en el Congreso.  Te recomiendo que veas el vídeo publicado por el diario La Hora.  Es una muestra de lo que ocurre cuando los fanáticos del pensamiento único tienen, o pretenden controlar el poder y hacer uso de la ley para imponer sus creencias

En julio de 1562, el mismo celo que animó a los religiosos en el Congreso chapín el miércoles pasado, animó a Diego de Landa y a otros frailes a quemar los códices de los mayas porque no tenían cosa en que no oviesse supersticion y falsedades del demonio.

El control político de la educación es el semillero del pensamiento único emanado del ministerio del ramo y de la ideología que lo controla.  De ese tipo de educación salen los ciudadanos obedientes que son más súbditos que otra cosa.  De ahí salen los mandantes y tributarios que no cuestionan a sus mandatarios, que creen que estos tienen derecho a expoliarlos y que más que mandantes se sienten gobernados.  ¿También van a salir de ahí fanáticos que en vez de atender razones sólo puedan lanzar maldiciones y gritar ¡Saquen a Satanás!?  Es mala idea forzar la Biblia (o cualquier otro libro) en la educación.

Columna publicada en elPeriódico.