31
May 19

¿Por quién voto? ¿Por quién voto?

La pregunta que más me han hecho recientemente es: ¿Por quién vas a votar?; y cuando medito para escribir estas líneas empiezo por una canción que me gusta mucho llamada What about everything?, de Carbon Leaf, porque las elecciones no son acerca de todo.  Eso sí, son acerca del poder y no las tomo a la ligera.

Imagen de previsualización de YouTube

Escucha el podcast aquí.

Porque los comicios son acerca del poder, mi primera aproximación es la de identificar quién, entre los que quieren mi voto, es la peor opción para hacerse con la Presidencia (y tiene alguna posibilidad). Estoy convencido de que la opción más peligrosa es la admiradora de los Castro, miembro de la Internacional Socialista, ¿Exguerrillera? y exprimera ministra de facto en la administración de los Colom-Torres.

Como no hay candidato presidencial alguno con quien comparta una cantidad sustancial de valores, mi segunda aproximación es la de identificar quién es mejor que la peor. Se me hace cuesta arriba votar por Boberto Arzú; por Mulet, el político tradicional y burócrata de la ONU; por Giammatei, porque no termina de darme confianza, y tal.  Luego queda Isaac Farchi, de quien tengo buenas referencias y está acompañado por Ricardo Flores, que tiene una carrera política de la que puede estar orgulloso, a pesar del conservadurismo de ambos.  No votaré nulo porque es como jugar al aprendiz de hechicero, como Mickey en Fantasía, y porque, ya lo dijo Alighieri: Los lugares más oscuros del infierno están reservados para aquellos que mantienen su neutralidad en tiempos de crisis moral. Por cierto, puedes ver en libertopolis.com una Comparación de planes de gobierno, que es útil para pensar tu voto (aunque todos los programas son estatistas).

Para diputado del distrito central votaré, sin duda alguna, por Lionel Toriello a quien conozco y cuyas propuestas en ciudadanotoriello.com son frescas, posibles y valiosas.  Para diputado de la lista nacional, mi equis será para A. Arzú, que ha hecho un buen papel en la resistencia; ¿Y para alcalde? R. Quiñonez, porque ha aguantado las presiones para darle una solución coercitiva al problema del tráfico, y porque –a veces– más vale lo viejo conocido.

¿Tu qué piensas?

Columna publicada en elPeriódico.

Actualización:  Hice una consulta entre los lectores de @luisficarpediem y 29 personas contestaron: ¿Ya sabes por quién votar?  13 personas dicen que sí saben por quién votar, pero que no están seguras; 11 dicen que sí están seguras de por quién van a votar; de ahí que 24 de los que contestaron si van a votar y tienen alguna idea de a quién le van a dar su voto.  De los que contestaron, 5 no saben por quién votar.

¿Cómo estás tu? ¿Ya sabes?


24
May 19

Comunistas y “cachurecos”

¿Cómo fue que dijo don Jorge Ubico cuando se despidió? Cuidense de los comunistas y de los “cachurecos”.  Aquella frase es atinada en el contexto de una declaratoria que firmaron 15 candidatos presidenciales. ¡Bola de fariseos, es lo que son!

Dos son los principales errores que intenta perpetuar la declaración: 1. Al antropomorfizar al feto (que es un feto de humano, pero no es un humano) y al no distinguir entre vida potencial y vida actual, perpetúa la idea de que el sistema político debe proteger lo que ellos llaman vida, desde la concepción.  Es decir, la idea (entre otras) de que la maternidad puede ser forzada.  2. Al referirse a la familia natural y a que el matrimonio sólo es posible entre hombre y mujer, perpetúa la idea de que no son naturales, ni podrían ser legales, por ejemplo, las familias que son consecuencias de virimonios, o femimonios.  De esa cuenta perpetúa la idea de que el poder político puede ser usado para invalidar proyectos de vida de individuos, aun cuando aquellos proyectos no sean violatorios de los derechos individuales.

Escucha el podcast aquí.

¡Bola de fariseos, es lo que son!

La culpa de aquellas reacciones conservadoras –de cuño místico– las tienen algunas de las organizaciones de base de los partidos que no firmaron: Convergencia, Libre, MLP, URNG, y Winaq, todos con raíces en las ideas que hicieron posible la exguerrila; porque en vez de confiar en el proceso persuasivo y evolutivo hayekiano, han intentado legislar para imponer el aborto y el matrimonio igualitario al margen de las ideas prevalecientes en la sociedad, confiando en la idea pretenciosa de que una sociedad puede ser cambiada a fuerza de decretos legislativos.

De ahí la genialidad de Ubico. Tanto los místicos del espíritu (los conservadores religiosos), como los místicos del músculo (los constructivistas/socialistas) son maestros de la moralidad de la muerte, como lo explicó Rand en el discurso de John Galt.  Ambos demandan que las personas se rindan ante sus exigencias; niegan la validez de los proyectos de vida que se opongan a sus designios; creen que está bien usar la política, el estado y la legislación para imponer sus sistemas de valores.  Tu, ¿qué piensas?

Columna publicada en elPeriódico.


10
May 19

En el Día de la madre

Cada Día de la madre, suelo encontrar alusiones abundantes a las madres sacrificadas. Y pienso…¿Es a sacrificio a lo que se refieren? Por ejemplo, si una madre deja de comer para darle alimentos a sus hijos, ¿se sacrifica?

La foto de Nora es por Luis Andrés Schwartz.

Escucha el podcast aquí.

La creencia general es que sí; que si una madre deja de ir al cine con sus amigas para quedarse a cuidar a su hijo, eso es un sacrificio. Que si deja de hacer cosas que hacía antes para luego tener plata con qué mandar a su hijo a la universidad, eso es sacrificio y tal.

Empero, un sacrificio es una acción a la que uno se sujeta con repugnancia, o sujetarse con resignación a una cosa violenta. Es abnegación, que a su vez es renunciar uno a sus intereses y a sus valoraciones. Hay sacrificio, por ejemplo, cuando uno entrega algo de más valor (para uno), a cambio de algo de menos valor (para uno). Ahora bien, si la madre valora (ama, respeta y admira) al hijo y deja de comer por él, o deja de ir al cine, por él, ¿cuál es el sacrificio? Si la madre valora y se interesa por su hijo más que por el cine, por decir algo; ¿dónde está la abnegación?

Es evidente, en aquellos casos, que la madre cambia algo que valora (comer, o ir al cine), por algo que valora más (su hijo). No hay repugnancia, ni resignación frente a la violencia. ¡Al contrario!

Claro que otro es el caso si se diera el uso de violencia; es decir, si la madre fuera obligada a cuidar a un hijo que no quiere, que no ama, que no respeta, que no admira. Entonces sí habría sacrificio, porque hay uso de la fuerza, o amenaza de violencia. Y claro, ese no es el tipo de relación que admiramos entre una madre y su hijo (o al revés).

En este Día de la madre, no celebremos el sacrificio, la repugnancia, ni la violencia. Por mi parte, celebró a mi madre; cuyo amor, gozo por la vida, generosidad y buen juicio han estado a mi lado tanto en los días de fiesta, como en los días adversos. Gracias, Nora, por haberme valorado, y por nunca haber considerado la posibilidad de que yo fuera objeto de tu sacrificio. ¡Lehaim!

Y de paso a los lectores les recomiendo que googlen y lean Capitalism created modern motherhood.

Columna publicada en elPeriódico.


03
May 19

Declaración de voluntad vital anticipada

Ya he abordado este tema antes, el del Living Will o Declaración de voluntad vital anticipada; pero es bueno recordarlo de cuando en cuando.

Aquella declaración es una previsión para el caso en que llegara el momento en que yo no pueda tomar y/o comunicar decisiones relativas a mi propio futuro, por ello hago la declaración cuando todavía me encuentro en pleno uso de mis derechos, de mis facultades mentales y volitivas, y sin coacción.

“La declaración la hago después de una reflexión detenida, conforme a mis creencias y convicciones propias”

Escucha el podcast aquí.

La declaración la hago después de una reflexión detenida, conforme a mis creencias y convicciones propias; con la intención de que se ejecuten mis deseos e instrucciones, con la esperanza de que quienes me valoran se consideren moralmente obligados a demandar su ejecución y que las decisiones expresadas en esta declaración se entiendan y tomen como superiores a lo que opinen mi familia y mis médicos.

Si se presentara la situación en la que no haya esperanza razonable de recuperación de una inhabilidad extrema, física, o mental que me aqueje, o de que yo perdiere definitivamente la conciencia, o entre en estado vegetativo, o que, en un estado terminal, mi deseo y voluntad es morir sin sufrimiento y con dignidad; decisión que tomo plenamente consciente y libre. En consecuencia, manifiesto que no deseo y me opongo a ser sometido a terapias invasivas y/o dolorosas que prolonguen artificialmente mi vida, que me causen dolores y/o angustias, ni a tratamientos artificiales de sostén de mis funciones vitales.

Ante la inminencia de una muerte inevitable, o en caso de que me encuentre en estado vegetativo, deseo morir con dignidad humana y no deseo que se prolongue mi sufrimiento porque considero que violenta mi dignidad.

Asimismo, deseo que sí me sean administrados calmantes de dolores, aunque se ponga en riesgo mi vida, o se me arriesgue a una posible adicción; disposición que debe aplicárseme siempre, aun cuando no sea una enfermedad terminal.  Deseo que no se me someta a tratamientos heroicos, ni que se prolongue artificialmente mi vida en caso de cuadros clínicos irreversibles.

El tema no está regulado, pero si me escribes a roark61@gmail.com, te comparto el texto completo.

Columna publicada en elPeriódico.


26
Abr 19

Apatía entre electores jóvenes

Hay 271,723 jóvenes menos inscritos en el padrón electoral, en comparación con el registro de votantes utilizado en las elecciones generales de 2015.  A mí me da algo de tristeza eso porque recuerdo bien lo que era ir a votar por el candidato al que uno apoyaba y tener confianza en el sistema electoral.

La infografía es de elPeriódico.

Escucha el podcast aquí.

Voté por primera vez en la elección de 1982, convencido de que mi voto era la decisión correcta; igual cosa hice en las elecciones para ANC y lo mismo hice en los comicios de 1985.  Esa fue la última vez que voté con entusiasmo por un candidato a Presidente.   En 1990 voté con convicción por Manuel F. Ayau (que era candidato vicepresidencial; pero no por su compañero de fórmula).  A partir de entonces he votado en contra y he acariciado la idea de votar nulo, aunque ahora creo que es mala idea; ya sabes por aquello de que los lugares más oscuros del infierno están reservados para aquellos que mantienen su neutralidad en tiempos de crisis moral [Dante Alighieri].

Viendo como están las cosas, no me sorprende lo de los jóvenes. Aldana se puso las de Villadiego y está prófuga; Torres debería estar procesada, pero no hay modo porque es el Plan B; Ríos siempre está como en jaque; lo de Estrada, capturado en Miami, destapó una hediondera de película; y Arzú también es reclamado por la justicia en aquella ciudad gringa. A esto añádele que el sistema electoral fue manipulado para servir a intereses específicos (bajo la tutela de la Cicig y dictado en inglés).  Súmale que el TSE ha inscrito candidatos tránsfugas de forma caprichosa; y que, a los candidatos del partido de los ladrones de energía eléctrica, el TSE no les vio problema alguno de financiamiento ilícito.

Con todo y todo, si queremos rescatar la república, debemos hacerlo dentro de la institucionalidad.  Ya sabes: Haz lo que puedas, con lo que tengas, donde te encuentres [Theodore Roosevelt].  Toca votar para evitar el deterioro, y para tratar de que a la Presidencia llegue lo menos peor. Toca votar para que al Congreso llegue lo mejorcito (y en medio de la peor oferta política de todos los tiempos si hay dos que tres candidatos en los que yo confiaría). ¿Qué piensas?

Columna publicada en elPeriódico.


05
Abr 19

¿Disneythelma,o Disneysemilla?

¡Como hubiera querido ser una mosca en la pared, durante la sesión en la que Semilla y Thelma Aldana decidieron que Pavón, centro de innovaciones y arte, iba a ser el gran proyecto con el que se iban a presentar ante los votantes!

¿Qué otros proyectos había sobre la mesa? ¿Quiénes propusieron el elegido? ¿Alguien lo cuestionó? ¿Alguien preguntó cuánto iba a costar y de dónde iba a salir la plata?  A juzgar por lo que vi en el programa de José Eduardo Valdizán, sospecho que nadie le puso mucha atención al tema.  No me sorprende porque los socialistas, si no suelen reparar en los costos humanos de sus proyectos, menos lo hacen en los costos financieros.

Thelma Aldana se halla prófuga en El Salvador.

Escucha el podcast aquí.

Supongamos que Disneythelma fuera a ser construido sobre lo que ahora es Pavón. ¿A dónde iban a trasladar a los reos actuales que son más de 3,000?  ¿Iban a construir una prisión provisional? Si ese era el caso, ¿Cúanto iba a tardar el proceso de licitación? ¿Dos años? ¿Más dos años extra para construir la cárcel provisional? Ahí se hubieran ido los cuatro años de Thelma, si no estuviera prófuga. ¿Iban a modificar la Constitución para que Thelma y Semilla pudieran concluir su proyecto megalómano?

Supongamos que se hacían realidad el centro de vulcanología, la acrópolis maya y el planetario, ¿quiénes iban a ser los guías? ¿El Miculax de turno y sus compas?  Si el Teatro Nacional está invadido por la humedad y se está descascarando en el centro de la ciudad, ¿por qué iba a ser buena idea destinar recursos escasos a Disneysemilla allá por Fraijanes donde el tráfico es demencial? Si no hay energía en muchos pueblos de Guate, porque se la roba Codeca, ¿por qué pareció buena idea hacer una calle que genera electricidad mediante el paso de vehículos en un parque temático? Y así puede seguir uno.

¿Qué se aprende de esto? Que a Semilla le falta mucho, mucho por aprender. Le hace falta poner los pies en la tierra.  Que no están listos, ni de cerca, para asumir la responsabilidad de la presidencia.  Que una cosa es hacer un oso con una candidata que no es fit for office y otra echar a perder un país.

Columna publicada en elPeriódico.


29
Mar 19

Que no te den atol con el dedo

Las retenciones del crédito fiscal les causan pérdidas de Q42.2 millardos a los dueños legítimos de aquellas retenciones. El drenaje en la economía de los propietarios de aquellos recursos -desde 2012 hasta 2018- por el dinero que el gobierno no devuelve y no se usa de forma productiva ha sido de uno por ciento del PIB.

La ilustración la tomé de Facebook.

Escucha el podcast aquí.

Aparte de los daños y perjuicios que causa esta situación, en el área económica, hay efectos negativos en el campo de la ética porque “los criterios establecidos por la SAT derivan de inconsistencias, posibles inconstitucionalidades y de exigencias exageradas”, según explicó el consultor, O. Chile Monroy.

¿Ves? de poco sirven los grandes planes de impulso a la productividad, los privilegios y los subsidios, y de poco sirven los viajes, las presentaciones y la burocracia promotora del país, si un inversionista potencial se entera de que aquí, los políticos y burócratas no devuelven el dinero que es propiedad de los tributarios y que han tomado de más.

Como lluvia que cae sobre mojado, la semana pasada representantes de la calificadora de riesgo, Fitch, vinieron a decir que la carga que pesa sobre tus hombros de tributario –directamente cuando te quitan los impuestos; e indirectamente porque los recursos son desviados del sector productivo de la economía al sector político – es poca; y que debería ser más. Nada dijeron sobre eliminar el desperdicio en el gasto estatal.

Con aquello en mente te recomiendo las observaciones del analista Daniel Fernández: A pesar de las apariencias, la presión fiscal no es un indicador clave a la hora de hacer política pública para el desarrollo. Incrementar la carga fiscal no va a incrementar la renta per cápita, ni el índice de desarrollo humano. Existen muchas iniciativas posibles para desarrollar Guatemala; pero incrementar los impuestos no es una de ellas. Los impuestos sirven para engordar los bolsillos de los políticos y burócratas que los gestionan. La agenda del desarrollo necesita un cambio en las reglas de juego, la liberalización de la economía, y priorizar la seguridad física y jurídica sobre cualquier otro gasto público.

Columna publicada en elPeriódico.


15
Mar 19

Sin “Facebook” y sin “Whatsapp”

Aquí estamos todos, tratando de evadir la realidad con una sola red social. Que difícil, escribió la comediante Sofía Niño de Rivera en Twitter, el miércoles pasado cuando estaban caídas Facebook y Whatsapp.

Haz clic en la foto para ir a facebook.com/luisfi61

Escucha el podcast aquí.

Inmediatamente la frase me llevó a otra que es una de mis favoritas en todo el universo mundo: Puedes evadir la realidad; pero no puedes evadir las consecuencias de evadir la realidad.   ¿De quién es esa genial observación? De Ayn Rand.

Todo viene a que estoy casi seguro de que hace más de una década, alguien dijo, en Venezuela, algo así como: Oye pana, esta gente está secuestrando los tribunales de justicia, nos está dividiendo entre buenos y malos y está secuestrando instituciones para modificar la Constitución. Y esa persona fue acusada de ver micos aparejados.

Seguramente, hace más de diez años, alguien dijo algo parecido en Nicaragua: Oye chavalo, esta gente está secuestrando los tribunales de justicia, nos está dividiendo entre buenos y malos y está secuestrando instituciones para modificar la Constitución. Y esa persona fue acusada de ver gatos aparejados.

En aquellas tierras, mientras unos alertaban contra lo que estaba ocurriendo, otros evadían la realidad. Se negaban a ver lo evidente. Se distraían con lo que fuera con tal de no reconocer lo que estaba pasando, y claro, pudieron evadir la realidad, más no las consecuencias de haberla evadido. Hoy, pagan con sangre y miseria. Pero peor aún, el pago lo hacen los más jóvenes, los que no tuvieron la oportunidad de evitar el desastre. Los que no tuvieron voz cuando sus padres, con las dos manos, votaban por el socialismo y evadían la realidad.

Y si alguien dijera, en Guatemala, Muchá, esta gente está secuestrando los tribunales de justicia, nos está dividiendo entre buenos y malos y está secuestrando instituciones para modificar la Constitución. ¿Cuál sería la reacción?

¿Quiénes y cuándo van a pagar con sangre y miseria esa maña de evadir la realidad con la esperanza de evadir las consecuencias de aquella evasión? ¿Ya regresaron Facebook y Whatsapp?

Columna publicada en elPeriódico.


08
Mar 19

Dipubertos

¿Cuántas veces en la vida tiene uno la dicha de presenciar el nacimiento de una palabra? Pocas.  El miércoles pasado, Carlos Chingui Méndez acuñó la palabra Dipuberto para describir a un muchachito que tiene intenciones políticas, obviamente precoces; y estuve en Facebook para ver aquel suceso.

El contexto es de un púbero, de 18 años, que no ha terminado el Diversificado, que no tiene experiencia laboral alguna, y que ocupa la casilla 8 del listado del partido Convergencia, un grupo político enraizado en la exguerrilla. Uno de esos partidos que son pelusa en el ombligo.

Valla de Convergencia en la Diagonal 6 de la ciudad de Guatemala.

Escucha el podcast aquí.

Tal vez son cosas mías, pero he notado que el socialismo está explotando el recurso de la juventud.  Mira el caso de Ocasio-Cortez y el Green Deal, o el de la niña Thurnberg en el World Economic Forum.  En España, Podemos ha tratado de bajar la edad de voto y de ponerle un techo.

No me malentiendas.  No es que yo desprecie a los patojos y a su potencial político, a sus ideas y a sus iniciativas.  ¡Al contrario! Trabajo a diario con jóvenes brillantes, llenos de energía y de buenas ideas e intenciones; intelectualmente honestos y con ganas de comerse el mundo.  Y a muchos de ellos los admiro.  Pero para ser diputado –en esa cueva de chacales que es el Congreso­– no es suficiente ser patojo chispudo y hace falta algo que es fundamental: la prudencia.

Esa virtud, conocida también como sensatez, es la de deliberar y juzgar correctamente sobre lo que es bueno y ventajoso (sobre todo en el largo plazo y tomando en cuenta todo el contexto).  La virtud de la prudencia se adquiere con la experiencia, y ayuda –para ejercerla– que el lóbulo frontal ya esté cerrado.

¡Por supuesto que estas meditaciones no son una defensa de la gerontocracia, ni de nada parecido! Pero, ¿es que no aprendimos nada de los Dipukids?  ¿Qué tan dispuesto a cualquier cosa hay que ser para calentarle la cabeza a un crío sin oficio ni beneficio y ponerlo por ahí para llenar una lista de candidatos?….o para poner a una niña, en el WEF, a agitar el petate del muerto; o para tratar de negarles el voto a las personas de más de X años de edad.

Columna publicada en elPeriódico. Si te interesa el tema te invito a leer La izquierda pedofrasta.


01
Mar 19

Una moral para ser feliz en la Tierra

El propósito de la moralidad es enseñarte, no sufrir y morir, sino disfrutar y vivir; esta afirmación, audaz, contradice bastante de lo que en nuestra cultura se tiene por ético. Entre nosotros, muchas personas tienen como buenas la renunciación, las privaciones, el sufrimiento, el sacrificio y hasta la muere, como el paso necesario para ir a la otra vida.

Si te llamó la atención la frase con la que comienzo estas meditaciones, seguramente te va a interesar la Ayn Rand University App, que puedes googlear y bajar para IOS y para Android………¿ya la estás bajando?

Haz clic en la ilustración para bajar la App

Escucha el podcast aquí.

En ella encontrarás centenares de horas de contenido por Ayn Rand y por expertos en objetivismo, disponibles en cualquier momento y en cualquier lugar.  ¿Cómo me enteré de la App?  Fue el miércoles durante la presentación del Ayn Rand Center Latin America, otro recurso disponible para aquellos de nosotros interesados en la identificación racional de una ética para ser felices y para vivir en la tierra. Puedes buscarlo en Facebook.

Desarrollar aquel tipo de código moral es una tarea difícil y demandante; y durante aquella presentación, Tal Tsfany-que es el CEO del Ayn Rand Institute y autor de Sophie, un libro sobre una niña heroica- sugirió un ejercicio que puede ayudarlo a uno en aquel proceso.  Tal recomienda que cada noche uno identifique y anote algo que haya sido bueno para uno en ese día; y que luego uno identifique qué es lo que significa aquello bueno para uno. Con el tiempo uno podrá identificar valores y patrones y responderse si aquellos valores y aquellos patrones son consecuencias de elecciones racionales hechas por uno, o si son valores y patrones tomados caprichosamente de otros, o exigidos por otros.

Me encantó ese ejercicio y por eso te lo comparto.  ¿Qué tal si, en medio de la confusión en que vivimos, nos atreviéramos a descubrir que nuestras vidas son valores en sí mismos y que es posible no vivir las vidas de otros?  ¿Qué tal si descubrimos que nuestras vidas son acerca de nosotros mismos, y no de otros?

¿Te atreves a bajar la Ayn Rand University App?

Columna publicada en elPeriódico.