15
Jun 17

¡Ah gente más irresponsable!

El domingo por la tarde me encontré con este pick-up en cuya palangana iban dos niñas.

La mayor se mantenía agarrada del vehículo; mientras que, a  ratos,  la más pequeña se soltaba y se movía hacia su izquierda, hacia el borde de la palangana.  ¿Qué hubiera pasado si esas niñas se caen? ¿Qué clase de irresponsable lleva así a unas niñas?

Entiendo la necesidad y supongo que si no había más opción que poner a las niñas en la palangana, pues eso es.  Empero, ¿por qué permitirles que se pararan? ¿Por qué no ordenarles -y vigilar- que se fueran sentadas? ¿Dónde estaba la guardia pretoriana de Arzú?

Luego ocurren accidentes y en esos accidentes pueden resultar dañados terceros.  Y luego vienen los lamentos y los clamores al cielo.


20
Dic 13

El tráfico de la temporada

Por favor, permítanme unas sugerencias: el tráfico en esta temporada se pone pesado; ¿qué tal si contribuimos a hacer la experiencia menos desagradable? ¿Qué tal si sacamos del cajón las palabras por favor y gracias?

En estos días mucha gente va entre el tráfico como si estuviera en Los juegos del hambre, pero no tiene que ser así. Por ejemplo, si uno ya sabe que el tráfico va a ser denso, no está de más salir 15 minutos antes de lo acostumbrado. Si uno sale con tiempo extra, habrá menos tensión a la hora de enfrentar un posible embotellamiento y, si hay menos tensión, habrá menos incentivos para ponerse agresivo.

Sugiero que seamos generosos y amables. Si vamos sobre una avenida con la vía y hay personas en las bocacalles que quieren entrar a la avenida con sus vehículos, ¿por qué no dejar pasar a una, o dos dependiendo de las circunstancias? Si hacemos eso ayudamos a otros, hacemos un pequeño acto de bondad y educamos a otros.

¡Vivos los quiero! El tráfico demanda nuestra atención. Si se nos va el pájaro causamos atrasos y entorpecemos el flujo de vehículos. Si alguien nos da el paso, aprovechemos la oportunidad y digamos gracias. No nos quedemos parados en los cruceros de calles. ¡No texteemos! Textear y hablar por el teléfono son actividades distractoras y peligrosas. La mara que maneja y textea, o habla por móvil arriesga su vida y las de los demás, y les causa atrasos innecesarios a otros.

Por favor, usemos los carriles que nos corresponden. Si vamos a cruzar a la izquierda, usemos el carril izquierdo, y si va a seguir recto, usemos el carril del centro. Si vamos vivos podemos planificar con tiempo.

Si bebes, no manejes y si manejas no bebas, así decía un eslogan sabio de la radio en los años ochenta. ¡Es criminal conducir con tragos de más! Hace unos días, en el bulevar Los Próceres un sujeto se atravesó como bólido y si yo hubiera ido tres o cuatro metros adelante en mi ruta, su auto hubiera embestido el mío y no estuviera compartiendo estos pensamientos. Mi padre murió por conducir con tragos de más. Por favor, no lo hagas.

¡Felices fiestas! Seamos prudentes y saquemos del cajón las palabras por favor y gracias.

Columna publicada en El periódico.


20
Dic 13

No, a los disparos al aire

Una de las cosas más cretinas que he visto es la práctica de hacer  disparos al aire durante las festividades. Por eso me pareció muy atinada la campaña Barriletes por la Vida que comenzó ayer el programa No más balas al aire, para evitar muertes, ya que en esta época de fin de año algunas personas disparan hacia arriba en vez de quemar cohetes.

De acuerdo con la policía y la Elisa Reyes Asociación, unas 24 personas mueren por disparos al aire cada año, ya que hay reportes de entre dos y tres al mes. Un miembro de aquella asociación relató que participa en esta actividad porque su mamá murió a causa de un disparo al aire, el 24 de diciembre del 2009, por lo que cree necesario prevenir estos accidentes, ya que su progenitora pereció justo cuando compartían abrazos en la familia.

Allá por los años 80 mi padre iba una noche por la Avenida de la Reforma, de vuelta a casa, cuando sintió que algo golpeaba su automóvil.  Como el asunto no pasó a más no le dio importancia; pero al  día siguiente se dio cuenta de que sobre el capó, frente al windshield, a unos centímetros de donde él iba conduciendo había un agujero vertical.  Un amigo suyo le explicó que una bala había atravesado el metal.  Y fue así como a él no le tocó esa noche.  Pero pudo haber sido diferente.

Las autoridades afirmaron que las muertes por disparos al aire se dan durante celebraciones de convivios, las fiestas de Navidad y Nochebuena, y el 31 de diciembre y 1 de enero.

Es criminal y cretino lo que hace la gente cuando dispara al aire.


19
Dic 13

Del árbol caído…

131213_arbol

Del árbol caído, todos hacen leña, dice el dicho.  Pues este se cayó ayer en la mañana en la 13 calle A y 6 avenida de la zona 10, al lado de la Casa del Tío Juan.

Con estos vientos es peligroso dejar el automóvil debajo de un árbol; y como se vio hace poco más de un mes, si vas por ahí te puede caer uno encima, con resultados fatales.

En el caso de ayer no hubo víctimas mortales; pero dos, o tres carros resultaron con rasguños y abolladuras.


11
Dic 13

Irresponsabilidad en la carrtera

 

131208_imprudencia_luis_figueroa

El fin de semana me encontré con esta escena en la carretera: el automóvil va con la puerta de atrás abierta, un bulto y una niña.  Luego ocurren los accidentes y los lamentos.  ¿Dónde estaba Covial? ¿Pasaron por algún lugar donde hay policía municipal de tránsito?

No es que el bulto impidiera cerrar al auto -porque se podía poner horizontal y creo que era un edredón-.  Sospecho que la gracia era que la niña fuera disfrutando del paseo.


10
Sep 13

Meditaciones sobre la tragedia del bus en San Martín Jilotepeque

120528_autobus_modificado_luis_figueroa

Las tragedias que involucran autobuses del transporte colectivo extraurbano a causa de alta velocidad, sobrecargo de pasajeros, malos frenos e irresponsabilidad son muy dolorosas.  Baste recordar la de Los pirineos, el 15 de enero de 2013; la de Chimaltenango, el 9 de diciembre de 2012, la de San Marcos, el 18 de enero de 2011 y las de Tecpán y la vuelta del chilero en 2008.  A estas súmales los accidentes menores por esas mismas causas.  Se estima que los accidentes en carreteras se incrementaron en un 30% en los primeros siete meses de este año.

¿Quiénes son responsables?  En primer lugar los pilotos, sin lugar a dudas.  Ellos son la primera línea de responsabilidad.  Luego los propietarios de los buses solidariamente con los pilotos.  Los pilotos y los propietarios deberían garantizar el buen estado de las unidades.  Los pilotos deberían conducir con responsabilidad; y los propietarios deberían garantizar la idoneidad de los pilots.  La siguiente línea de responsabilidad es la de los usuarios.  Los usuarios no deberían subirse a unidades que tienen las llantas lisas, ni a las unidades que van sobrecargadas, ni a las que no tienen seguro.  Con ello no se arriesgarían y pondrían en aprietos financieros a los propietarios.  Los usuarios deberían bajarse de las unidades que son conducidas irresponsablemente (sobrecargadas, a altas velocidades, o bajo la influencia de susancias) y deberían denunciarlos a las autoridades.  ¿Y la cuarta línea? Estos son los políticos y sus funcionarios encargados de la regulación del transporte colectivo: La dirección general correspondiente, las policías municipales y Provial; en primer lugar por engañar a los usuarios y hacerlos creer que velan por su seguridad, luego por proteger los monopolios de las líneas de transporte, luego por incumplimiento de deberes, por ejemplo.  Muchos usuarios del transporte colectivo abdican a su responsabilidad de protegerse a sí mismos porque suponen -y suponen muy mal- que hay funcionarios velando por ellos.

En el caso de Transportes Sanmartineca el piloto ya pagó con su vida; y lo mismo hicieron los adultos que fallecieron y resultaron heridos.  Los menores que iban en la camioneta son víctimas.  Falta que los propietarios y los políticos y funcionarios enfrenten las consecuencias de sus actos, y de sus omisiones.  No es cierto que, como dijo alguien en la televisión esta mañana, el asunto del transporte colectivo sea un problema de todos, ni de estado.  Las responsabilidades están bien definidas.

¿Qué pueden hacer los usuarios (que se llevan la peor parte) para evitar que más accidentes como este sucedan en el futuro? Primero no usar las unidades que sean evidentemente peligrosas: las que tienen llantas lisas, o las que han sido alteradas de modo que la parte de enfrente del bus está más elevada que la parte de atrás (¿será posible que las PMT y Provial no noten este fenómeno en las carreteras? Yo digo que no es posible.  Y digo que esas unidades circulan como consecuencia de incumplimiento de deberes y/o de corrupción).  La segunda cosa que pueden hacer es bajarse de las unidades que son conducidas de forma irresponsable.  ¿Sábes qué sería genial? Un boicot al estilo Rosa Parks.  Que la gente no usara los buses extraurbanos en mal estado y con conductores irresponsables.  En este caso las autoridades estarían moralmente obligadas a romper los monopolios de transporte y a garantizar que la gente pudiera utilizar otros medios alternativos.  Esta es la solución de fondo, que no haya monopolios protegidos.

El autobus de la foto ha sido modificado, de modo que la parte de adelante está más elevada que la de atrás.  Si eso altera la física del balance del vehículo…¿es seguro?

La impunidad no debe continuar.


20
Sep 11

Por andar peleando pasaje…

¡Ah raza esa de los caminoneteros!  El domingo por la mañana y por andar peleando pasaje un piloto de la ruta 101 se fue a chocar con un poste de la energía eléctrica.  Su imprudencia dejó varios pasajeros heridos y golpeados.

Yo estaba poniendo en orden mi casa cuando escuché una fuerte explosión acompañada por ruidos de como cuando algo se rompe en pedazos.  Salí corriendo y me fui a encontrar con el poste y la caminoneta destrozados.  Había adultos y niños golpeados; y sin duda uno de estos últimos dejó su peluche tirado en el piso del bus.

Que bueno que se sabe quién era el piloto de la camioneta y ojalá que sea debidamente procesado y sancionado.