30
Oct 18

Ataque contra la libertad de expresión

En un ataque contra la libertad de expresión, los diputados Delia Bac, Dolores Beltrán, Estuardo Galdámez, Karla Martínez y Eva Monte presentaron una iniciativa de ley mordaza que busca castigar con prisión a personas que critiquen -por medio  de plataformas digitales, o medios de difusión- a candidatos a cargos populares, o funcionarios en ejercicio del cargo durante y después de las elecciones.

Es evidente que  esta iniciativa de ley mordaza viola el artículo 35 de la Constitución, que dice que es libre la emisión del pensamiento por cualesquiera medios de difusión, sin censura ni licencia previa. Este derecho constitucional no podrá ser restringido por ley o disposición gubernamental alguna; y añade que no constituyen delito o falta las publicaciones que contengan denuncias, críticas o imputaciones contra funcionarios o empleados públicos por actos efectuados en el ejercicio de sus cargos.

Los ponentes pretenden crear dos delitos nuevos. El primero  llamado acoso político para el que propone prisión de 2 a 3 años contra quien presione, hostigue o persiga a candidatos, funcionarios o políticos. Y se establece que quien ejecute aquellas acciones por cualquier medio de difusión (medios de comunicación, redes sociales) además de irse preso quedaría inhabilitado para ejercer cargo público.

El segundo llamado violencia política establece que quien, o quienes realicen actos de agresión física y/o psicológica o cualquier tipo de coacción contra personas, postulantes electas, designadas o en el ejercicio de la unción política, durante o después del proceso electoral será sancionado con prisión de 2 a 5 años. Incluye un agravante para los empleados, o representantes legales de una persona jurídica, o empresa para quiene habría una una multa de 5 a 20 mil quetzales, además de la pena de prisión. Y si hubiera reincidencia, la ley facultaría a la cancelación definitiva de la empresa.

Esta última parte del pretendido delito de violencia política, sospecho que va dirigida directamente a periodistas y empresas periodísticas.

Aunque la iniciativa es evidentemente inconstitucional es preciso que sea aplastada en el pleno del Congreso antes de que avance un paso más.  Ninguna iniciativa igual, o parecida debe ser tolerada por nadie a lo largo y lo ancho del espectro político, y por nadie a lo largo y lo ancho del espectro de electores y tributarios.  Todo intento de mordaza y todo intento de usar la legislación para coartar la libertad de expresión debe ser repugnante y debe ser extirpado sin miramientos.


25
Sep 18

Marduk y la libertad de expresión

Acabo de terminar de leer un artículo de Arturo Pérez-Reverte que concluye con la frase: Lo primero que desactiva a un buen periodista, a un buen novelista, a cualquiera, es vivir con miedo de sus propias palabras, y me llamó mucho la atención que incluyera a cualquiera.

Es que hay gente que cree que la libertad de expresión es sólo, o principalmente para periodistas, blogueros, tuiteros, feisbuqueros y así.  Mucha gente desconoce, u olvida, que el derecho a la libertad de expresión es una forma del derecho de libertad; o, desde una perspectiva hayekiana, un privilegio en un ambiente donde no hay libertad.

Pérez-Reverte advierte que fraguamos un triste devenir donde nadie se atreverá a decir lo que de verdad quiere decir, sea o no correcto, sea o no acertado, sea o no la verdad oficial, ni a hacerlo de forma espontánea, sincera, por miedo a las consecuencias.

No se cómo será aquí entre nosotros -los chapines- pero en los Estados Unidos de América, donde se miden estas cosas, mucha gente opina que la corrección política esá silenciando discusiones que la sociedad debería tener y que muchas personas tienen perspectivas que temen compartir.

En aquello pensé cuando leí que un grupo de cristianos quiere que una banda musical llamada Marduk, de black metal rock no se presente en Guatemala y para ello ha organizado una recaudación de firmas que ya va por 54,277 solicitantes (25/9/18, a las 10:12 hrs.).

De este tipo de acciones hay antecedentes.

A ver si te acuerdas, allá por finales de los años 80, en los albores de la televisión por cable, cuando los canales que estaban de moda en aquellos años iban a transmitir la película La última tentación de cristo, ¿quién pudo verla en Guatemala? Lo que había en las pantallas era nada; porque grupos de influencia y de poder consiguieron censurar la transmisión.

Los cazadores farisáicos, como los llama Pérez-Reverete, están al acecho y de cuando en cuando tienen éxitos.  Y hay cazadores farisáicos de todos los colores y de todas las banderas, a todo lo ancho del espectro.

Es cierto que no es correcto usar la libertad de expresión para ofender deliberadamente, como cuando la mara sacó a pasear la imágen de la Poderosa vulva evidentemente inspirada en la iconografía religiosa de cierta vírgen y que llevó la imágen frente el templo católico principal de la ciudad.  Pero de que no sea correcto, a que prácticas como esa deban ser objeto de censura y de prohibición hay un abismo de distancia.

Es cierto que la banda en cuestión, de nombre Marduk, se precia de ser la banda más blasfema del mundo. No los he oído (y no iría a oirlos aunque me pagaran); pero por lo que he leído, sus letras son de muy mal gusto.  Por cierto que blasfemia quiere decir ofensa verbal contra la majestad divina.  Majestuosidad, en el contexto divino, quiere decir condición, o aspecto de un dios que por su solemnidad, elegancia o grandeza es capaz de infundir admiración y respeto.  Pero claro, esa capacidad de infundir admiración y respeto sólo tiene efecto entre quienes creen en la deidad en cuestión.  ¿Por qué tendría que tener efecto entre quienes no toman en serio esas cosas? Y si bien es cierto que el mal gusto es deplorable, en última instancia los intentos por conseguir el ejercicio de la coacción arbitraria contra músicos (cineastas, poetas, novelistas, periodistas, o cualquiera), son intentos por evitar que unas personas expresen ideas, o preferencias, que no son del gusto de quienes tienen la posibilidad de usar el poder político para silenciar a quienes no piensan como ellos.  Abunda la gente que cree que puede usar el gobierno y la ley para que no se ofendan sus sensibilidades, y no se discutan sus ideas y preferencias. Ojalá que la petición que genera estas meditaciones no vaya dirigida a esperar que se use el poder coactivo del estado para prohibir a la banda en cuestión.

Reitero que no creo que sea de buen gusto meterse con sensibilidades ajenas, como no sea en un contexto de sano sentido del humor que invite a la reflexión y sin ánimo de injuriar; como este chiste que siempre, siempre me saca una sonrisa:

Es food for thought, ¿o no?

¡Por supuesto que se vale señalar que cierta música es lo que sea! y por supuesto que se vale quejarse y opinar lo que se tenga que opinar de ella.  En la familia, en la iglesia, en tuiter, en el feis, o donde sea, se vale expresarse contra los valores con los que uno no coincide. De hecho, ¿por qué se habría de respetar una idea mala?  ¡Hasta se vale generar olas de opinón para convencer!  Pero lo que no se vale es usar el poder político para prohibir, censurar e imponer.

Si lo que quisiera el grupo solicitante es usar su influencia para conseguir que la majestad de la ley y el poder político sean usados para impedir que la gente a la que le gusta aquel tipo de música ( pueda escucharala, eso está muy mal; Si los firmantes quisieran usar su petición para imponer sus opiniones y puntos de vista, y para decirle a la gente -desde el poder- qué música puede escuchar, y qué música no puede escuchar, eso es inaceptable.

Algo parecido ya se hizo antes, cuando grupos de cristianos lograron que el gobierno usara la coacción para impedir que un sujeto que se hacía llamar el Anticristo entrara al país y se reuniera con sus seguidores.

Es cierto que la petición relacionada con Marduk no pide la intervención política directa; pero dados los antecedentes, y dado que entre muchos cristianos existe la creencia de que es ético usar la ley par imponer sus valores, no está de más meditar sobre el tema y pensar en lo que nos dijo Pérez-Reverte.

…y de paso algo de diversión: aquí hay una petición para que se presente Marduk en Guatemala.  ¿La firmas? Yo la firmé, por la libertad de expresión, cuya utilidad es, precisamente, la de proteger formas de expresión que no son las prevalecientes.

Las ilustraciones las tomé de Facebook.


11
Jul 18

Los Ingalls, William Shatner y el pensamiento único

Hacia finales del mes pasado, la Asociación para el Servicio Bibliotecario para Niños, en los EE.UU., eliminó el nombre de Laura Ingalls Wilder de su premio para escritores e ilustradores infantiles, ¿cuál fue el pretexto?, que Wilder usa expresiones de actitudes estereotipadas incompatibles con los valores fundamentales de ALSC de inclusión, integridad, respeto y receptividad en sus escritos.  Si te acuerdas de la serie setentera llamada Los Ingalls, sabes quién es Laura.

Imagen de previsualización de YouTube

Luego de aquella decisión William Shatner -el capitán Kirk en Viaje a las estrellas– tuiteó su disgusto con el cambio de nombre del Laura Ingalls Wilder Award y argumentó que consideraba que la tendencia de juzgar el pasado a través de un lente moderno era perturbador, y se abrieron las puertas del infierno. Shatner fue linchado en línea y acusado de racista y de otras cosas peores.

Es cierto que Wilder hace observaciones propias de alguien que se crió en las praderas de los EE.UU. a finales de los 1800 y que publicó sus libros en 1930, pero Shatner tiene razón: es inquietante que algunos se basen en opiniones modernas y quieran borrar el pasado.  Y es inquietante ver cómo es que los linchadores en línea y los que han intentado callar a Shatner no escatiman esfuerzos, ni insultos, para conseguir su propósito: que no se hable del asunto y que se acepte su criterio sin discusión.  Que se instale un pensamiento único.

No es la primera vez que ocurre algo como esto.  Por ejemplo, La cabaña del tío Tom, de Harriet Beecher Stowe, está baneado en algunos lugares porque difunde estereotipos; e igual cosa pasa con Huckleberry Finn, de Mark Twain, y con muchos otros clásicos.  Es un hecho que los responsables de estos tipos de prohibiciones y baneos, buscan falsear la realidad y forzar la ignorancia con respecto al pasado y a ciertos temas.

Aquí en Guatemala, vaya uno a violar los códigos de silencio de las turbas indigenistas y feministas, o el de las turbas pro-parto y se abre el infierno. Pero la víctima más lamentable de los linchamientos no es quien se atreve a cuestionar el pensamiento único, sino la libertad de expresión misma, y con ella, la libertad -como ausencia de coerción arbitraria-.  Y entonces, las víctimas somos todos.


29
Jun 18

Redes sociales y ánimo de la gente

Cuando se aborda el tema de las noticias falsas y redes sociales, lo que viene a mi mente es que el valor que debe ser protegido es el de la libertad de expresión.  En el entendido de que la libertad no es la facultad de hacer lo que yo quiera, sino la de actuar conforme a mi mejor juicio, sin estar sometido a la coacción arbitraria por parte de otros.

Escucha el podcast aquí.

El tema viene al caso porque el martes pasado participé en un programa sobre cómo influyen las redes sociales en las mentes y el estado anímico de la ciudadanía, en Canal Antigua.

Las redes sociales en particular, y la Internet en general, han empoderado a todo individuo que tenga acceso a ellas y le han dado voz y espacio para emitir y compartir ideas -propias y ajenas- sin más límite que el de su mejor buen juicio.  Pero eso no sucedía antes.  En mis tiempos si querías compartir tu opinión sobre algo con un público más allá de la mesa del comedor de tu casa, dependías de la buena voluntad de un editor de medios masivos. Peor era la cosa si querías publicar un libro.  Y algunos piensan que eso evitaba que hubiera noticias falsas, o libros llenos de babosadas.

Empero, la manipulación de las noticias, e incluso la invención de noticias preceden a las redes sociales y a la Internet.  Ve a cualquier buena biblioteca y vas a encontrar libros con ideas que no pasan la mínima prueba de lógica elemental.  La diferencia, ahora, es que la posibilidad de generar olas de reacciones populares basadas en noticias falsas y manipulación se ha elevado a la N potencia.

Algunas personas piensan que el remedio está en la censura por parte de quienes ejercen el poder y que debería haber una ley. Pero soy de la opinión de que estamos en un período de adaptación y de maduración.  Prefiero creer que el empoderamiento de los individuos y grupos, para generar olas de opinión pública, demanda de los consumidores más responsabilidad y más habilidades para identificar hechos objetivamente y para reconocer cuáles son las fuentes confiables de información de las cuales puede nutrir sus opiniones propias.  Sin perder de vista que, el valor a proteger es el de la libertad de expresión.

Columna publicada en elPeriódico. Haz clic en la foto para ver la conferencia sobre libertad de expresión, por Flemming Rose, en la Universidad Francisco Marroquín.


28
May 18

La bandera de Guatemala y el Real Madrid

Entre las 47,629 cosas que a mí me importan poco, o nada, está el fútbol, como no sea para juntarme con los cuates a comer pizzas y beber cerveza, durante un partido importante del Mundial.  Empero, este tema de la bandara chapina y el Real Madrid es un despropósito.

En dos platos, un par de muchachos publicaron una foto de ellos, acompañados por un niño, con una bandera de Guatemala que, en vez del escudo nacional, tiene el logo del equipo madridista con un quetzal y hojas de ¿laurel? con la leyenda Guatehala Madrid.

…y acto seguido los muchachos sufren un linchamiento mediático protagonizado por patrioteros, fanáticos y palurdos.  Hasta hay quienes claman por que le sea aplicado el artículo 416 del Código Penal, que dice que quien públicamente, ultraje, menosprecie o vilipendie bandera, emblema, escudo o himno, nacionales, será sancionado con prisión de seis meses a dos años.

Vamos por partes, como dijo el descuartizador: ultrajar quiere decir ofender a alguien con hechos o insultos atentando contra su dignidad, su honor, o su credibilidad, especialmente cuando se humilla a alguien en público y con cierta violencia. Por donde lo vea, el acto de los muchachos más es un homenaje a Guatemala y al equipo de sus amores, que un acto ofensivo y menos violento.

Menospreciar es concederle a una cosa, o persona menor valor o importancia del que merecen. ¡No friegues! Si el fan de un equipo de fútbol une la iconografía de aquel equipo con la de su país, ¿no es evidente que lo hace a modo de homenaje y no de menosprecio?

Vilipendiar es mostrar desprecio por una persona o cosa mediante la palabra o los actos. ¿Viste las caras de los de la foto?  Están orgullosos y felices de expresar y de haber econtrado la forma de unir su valoración del Real Madrid y de Guatemala.

¡No hay forma de que la tipificación del delito de Ultraje a símbolos nacionales se aplique a los de la foto!  Y a pesar de ello vale la pena comentarlo porque:

Es un caso típico de linchamiento en redes sociales. Las redes sociales son las nuevas plazas de La concordia, a donde la plebe acude a pedir más cabezas; o los nuevos parques centrales a donde el populacho acude a pedir ¡Otro toro!, como ocurría en el parque central de Guatemala, a la caída de Manuel Estrada Cabrera, cuando la canalla acudió a linchamientos.

 

Ilustra muy bien el daño que hacen el nacionalismo y los fanatismos de esa gente que no entiende la naturaleza de la libertad de expresión, confunde al amor por el terruño con el chauvinismo, odia a quienes no comparten sus valores y quizás no dudarían en arrojar la primera piedra durante un lapidación.

El nacionalismo militante, agresivo y patriotero que pretende impedir el uso de los símbolos nacionales en un contexto que no sea el del estatismo más rancio y necio, unido al fanatismo futbolero propio de hooligans y de sujetos capaces de amenazar a un portero porque no paró un gol, o de amenazar a alguien porque puso el logo de su equipo en la bandera de su país, son una mezcla peligrosa que no debe pasar inadvertida.  Y no deben ser confundidos, ni con el nacionalismo liberal y pacífico, propio del amor natural a la tierra donde está enterrado tu ombligo, ni con la sana afición a un equipo deportivo.

Además…con la mala calidad del fútbol chapín, ¿se puede culpar a la afición de ese deporte por preferir equipos extranjeros?

Vale la pena meditar sobre estas cosas, especialmente si eres de esos que a pintan la bandera de negro, ponen el escudo al revés, sustituyen al quetzal por un buitre, o manchan la bandera con pintura.  Lo que es salsa para el ganso, es salsa para la gansa…pero en última instancia la libertad de expresión debe prevalecer sobre el nacionalismo agresivo y el fanatismo enfermizo.


17
Abr 18

¿La libertad de expresión bajo asedio?

En una semana, en América Latina, cuatro personas relacionadas con el periodismo fueron asesinadas: José Daniel Rodríguez, en Guatemala; Karla Turcios, en El Salvador; Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas, y Efraín Segarra (ecuatorianos), en Colombia.

Los tres ecuatorianos fueron secuestrados por guerrilleros disidentes de las Farc y fueron asesinados a balazos en el lado colombiano de la frontera y sus cuerpos siguen ahí, no han sido entregados a sus familiares.

La periodista Karla Turcios fue encontrada asesinada, por estrangulamiento, luego de ser reportada como desaparecida el domingo pasado.

José Daniel Rodríguez era columnista de Repúblicagt y mantenía una actividad intensa en redes sociales. Todavía no están claras las circunstancias de su muerte. Estaba desparecido desde hace varios días y su cuerpo fue encontrado sin vida durante las primeras horas del martes de esta semana en la zona 9 capitalina, ahí, tirado como un bulto.

José Daniel era un campeón de la libertad de expresión.  Con frecuencia yo leía sus opiniones en Blogueros de Guatemala. Siempre anticolectivista y siempre antitotalitario, decía, de sí mismo, que era 100% anticomunista y era fácil identificarse con muchas de sus perspectivas. Tuve el gusto de estrechar su mano durante el evento electoral de 2015.

Con su asesinato, que debe ser investigado y aclarado, Guatemala perdió a uno de los más notables y valientes defensores de la libertad.

La foto es de José Daniel Rodríguez, y la tomé de Facebook.


13
Mar 18

La palabra “V” y la libertad de expresión

La vagina dentada  es un tema mitológico que se repite en múltiples formas a lo largo del continente americano.  Mayas, huicholes, otomíes, mazahuas, mixtecas, huaves y zoques cuentan con mitos que describen aves y mujeres terribles con dientes en sus genitales.

Mi cuate, Oswaldo Chinchilla, aborda el tema en un estudio titulado La vagina dentada: una intrpretación de la estela 25 de Izapa y las guacamayas del juego de pelota de Copán. Gracias a mi cuata, Dina, por la pista.

El resumen del trabajo de Oswaldo dice:Las aves representadas en la Estela 25 de Izapa y el juego de pelota de Copán forman el punto de partida para un examen del tema mitológico de la vagina dentada en Mesoamérica, y sus expresiones en el arte y la narrativa. Un amplio conjunto de narraciones mitológicas recopiladas en México y Guatemala sirve como base para un examen de la historia de Siete Guacamayo en el Popol Vuh, la cual se interpreta como una variante de un mito ampliamente difundido, relacionado con el origen del Sol y la Luna. La identificación de asuntos comunes,entre ellos el de la vagina dentada, refuerza la relación entre el mito del Popol Vuh y las representaciones de Izapa y Copán. A la vez, revela detalles poco conocidos sobre el simbolismo sexual presente en los mitos cosmogónicos mesoamericanos.

La foto de Oswaldo Chinchilla, es un detalle de la guacamaya de estuco del primer juego de pelota de copán, que muestra el brazo cercenado en las fauces de la serpiente emplumada en el vientre de la guacamaya.

En la Avenida de la Reforma se halla el monumento a la madre, obra del escultor español, José Nicolás.  A lo mejor es que yo veo micos aparejados; pero la estructura que está detrás de la madre es una vagina estilizada, organo inequívocamente relacionado con la maternidad.

La foto, por cierto es de Muniguate.

Todo esto viene a cuento por el lío que se armó a causa de la procesión de la poderosa vulva, organizada por un grupo de mujeres el 8 de marzo pasado.  En ella participaron la Secretaria General de la Asociación de Estudiantes Universitarios, de la universidad estatal; y el Procurador de los Derechos Humanos (que dice que sólo andaba por ahí).

A mí, ese tipo de expresiones estridentes me parecen de mal gusto, además de ser muy desatinadas.  Desatinadas no sólo porque no ayudan a entender la naturaleza liberal de la lucha por la igualdad de todos ante la ley (que es la lucha contra los privilegios), sino que genera una reacción conservadora agresiva que obstaculiza no sólo la lucha por aquel valor innegablemente liberal, sino que oscurece la defensa de la libertad de expresión, que es otro valor innegablemente liberal.

Esa reacción conservadora inhibe a muchos liberales de involucrarse plena y cómodamente en temas como la igualdad de derechos para las mujeres, o la libertad de expresión, temas que han sido cooptados por grupos como el que organizó la celebre procesión aquella.

En busca de una sociedad abierta, el compromiso -de los otros- con la libertad de expresión no se pone a tan a prueba cuando opinas que el gobierno es corrupto, como cuando tus opiniones (o tus actos) les resultan ofensivos a algunos miembros de la sociedad. El compromiso personal con la libertad de expresión, como un valor que está a la altura de otros derechos como la libertad de conciencia, el derecho a la vida, el derecho a la búsqueda de la felicidad y el derecho a la propiedad se pone a prueba en casos como el citado.

Es muy poderosa la tentación de coartar la libertad de expresión de unos, porque otros resultan ofendidos en sus valores más caros.  Pero el caso es que todos tenemos valores caros, y todos quisiéramos que no fueran mancillados. Si todos tuviéramos la facultad de coartar la libertad de expresión de quienes ofenden nuestros valores caros, ¿hasta dónde llegaríamos para justificar todo tipo de mordazas para la libertad de expresión? ¿Cuánto tiempo tardaríamos en construir una sociedad cerrada y estéril en la que no pudieran prosperar las ideas distintas, dirsuptoras, audaces y diferentes? ¿Los valores caros de quiénes, prevalecerían sobre los valores caros de quiénes?

A la libertad se le hace un mejor servicio al defender la libertad de expresión, que al sostener que nadie debería ofenderte. Pero  en el espíritu de lo comentado en el párrafo anterior, hay que hacer una distinción importante: no es lo mismo ofender con el ánimo de ofender (que es reprochable); que ofender porque tus expresiiones le resultan ofensivas a alguien más.  El carácter ofensivo de una forma de expresión, no debe depender de la percepción del potencial ofendido (para quien casi cualquier cosa podría resultarle ofensiva), sino de la intención del presunto ofensor.

De ahi que una vulva relacionada con la maternidad (como la del monumento en la Reforma) no tenga posibilidades de ser ofensiva; en tanto que una vulva que parodia evidentemente a un ícono importante para un grupo social específico (deliberadamente paseada frente a la sede de ese grupo específico) sí sea objetivamente ofensiva.

Si te interesa este tema, te invito a ver la conferencia de Flemning Rose titulada: Attacks on Freedom of Speech in Today´s World.

Imagen de previsualización de YouTube

20
Feb 18

Libertad de expresión y ONG, preguntas

Leo que, en el Congreso, hay proyectos de ley para fiscalizar el uso correcto de la Internet y para fiscalizar organizaciones no gubernamentales y se me ocurren unas preguntas:

  1. ¿A qué políticos y burocratas les encargarías, tu, que fiscalizaran el uso responsable de la Internet? ¿A los que compran medicinas vencidas, a los que bloquean las calles de la ciudad, a los que pagan tres veces más el precio de puentes y carreteras, a los que dejan que se estropeen las carreteras, a los que cobran mordidas por cumplir con su deber? ¿Les encargarías la fiscalización del uso responsable de tu Facebook, tu Twitter, tu Instagram, o tu blog a los políticos y burócratas que pudieran sentirse ofendidos por tus opiniones y tus ideas? ¿Se la encargarías a los políticos y burócratas que tendrían el poder para callarte si pensaran que usas irresponsablelmente tus redes sociales? Cuando algún grupo de interés se sienta ofendido por tus ideas, ¿a qué autoridad acudiría para silenciarte?

 

  1. Cuando una organización que dice ser no gubernamental, recibe dinero ajeno tomado por la fuerza por medios gubernamentales (es decir, que recibe dinero de impuestos), ¿todavía es no gubernamental?  Si una organización que dice no ser gubernamental recibe dinero de los tributarios (a quienes les ha sido quitada por funcionarios del gobierno), ¿debería ser fiscalizada por usar dinero de los tributarios?  Los tributarios, ¿tienen derecho a fiscalizar en qué se usa el dinero que les es quitado por el gobierno?  ¿Debería haber diferencia entre organizaciones no gubernamentales y organizaciones privadas voluntarias de servicio?

La foto la tomé de Facebook.


30
Ene 18

San Pedro la laguna, libertad de expresión bajo ataque

Una resolución del Tribunal de Sentencia Penal de Sololá, les prohibió a cuatro vecinos de ese departamento criticar al Concejo de San Pedro La Laguna en medios de comunicación, luego de que aquellos presentaran una denuncia por supuesta sobrevaloración en obra pública.  Esa resolución es violatoria de la libertad de expresión y podría ser prevaricato.

El artículo 35 de la Constitución es clarísimo en cuanto a que es libre la emisión del pensamiento por cualesquiera medios de difusión, sin censura ni licencia previa. Este derecho constitucional no podrá ser restringido por ley, o disposición gubernamental alguna; y es clarísimo en cuanto a que no constituyen delito o falta las publicaciones que contengan denuncias, críticas o imputaciones contra funcionarios o empleados públicos por actos efectuados en el ejercicio de sus cargos.  Además, de acuerdo con el Código Penal, comete el delito de prevaricato el juez que, a sabiendas, dictare resoluciones contrarias a la ley.

La libertad de expresión está bajo ataque desde distintos flancos: Desde la corrección política, por ejemplo, y ahora desde el pretendido gobierno de los jueces.  Este fenómeno indeseable -que es el gobierno de los jueces- fue identificado por primera vez en 1921 por Edouard Lambert y es un sistema de revisión judicial verdaderamente sin restricciones, que no pudiera ser limitado ni siquiera por medio de una enmienda constitucional. El gobierno de los jueces no debe ser confundido con el control jurisdiccional que es, este último, un componente del estado de derecho.

A los jueces como el que emitió la resolución violatoria de la libertad de expresión, en Sololá, les viene como anillo al dedo ese neoconstitucionalismo que, con el pretexto de superar al constitucionalismo liberal clásico, cuyo eje es limitar el poder de los gobernantes y proteger a los mandantes todos por igual, les atribuye a los jueces (y a otros funcionarios) facultades novedosas. Dichas facultades  no sólo consisten en dispensar favores a grupos de interés específicos, con criterios políticos; sino que hacen posible que jueces (y a otros funcionarios) sacrifiquen los derechos individuales, no sólo en favor de intereses colectivos, sino en favor del ejercicio del poder; ejercido este no sólo en supuesto beneficio de la gobernabilidad, sino en abierto beneficio del abuso del poder.

Te has preguntado, ¿cuál es tu opinión sobre la libertad de expresión?

La ilustración la tomé de Facebook.


29
Dic 17

¿Dos disparos en los pies?

En Guatemala, por disposición constitucional es libre la emisión del pensamiento por cualesquiera medios de difusión, sin censura ni licencia previa. Este derecho constitucional no podrá ser restringido por ley o disposición gubernamental alguna.

¿Por qué es valiosa la libertad de expresión? Porque es necesaria para la búsqueda de la verdad, para la realización del ser humano como ser racional, es un contralor de la actividad social y estatal, y permite verificar el respeto a los derechos individuales. La pretensión de que hay cosas de las que no se debe hablar anula aquellos cuatro valores.

También por disposición constitucional, los diputados tienen la prerrogativa de irresponsabilidad por sus opiniones, sus iniciativas y su manera de tratar los negocios públicos en el desempeño de su cargo.

¿Por qué es importante esa prerrogativa? Porque los diputados son representantes del pueblo, y entre nosotros –el pueblo– hay las más variadas formas de pensamiento, ideas, perspectivas y más. Porque muchos, entre nosotros –el pueblo– apreciamos los cuatro valores citados arriba, y porque en el espíritu del tercero de ellos, la función más importante de los diputados no es legislar, sino controlar como se usa el dinero que los políticos y burócratas les quitan a los tributarios. ¿Qué clase de representantes del pueblo serían aquellos que no pueden hablar de ciertos temas? Especialmente si esos temas perjudican, o benefician a grupos de interés específicos.

Cuando una sociedad permite que a un mandante, a un tributario, a un ciudadano, o a un diputado (como a Fernando Linares, o cualquiera otro) se le castigue por ejercer la libertad de expresión, y se le sancione por cuestionar asuntos propios de la cosa pública, esa sociedad se dispara en el pie. Se que está de moda ignorar la Constitución; pero una sociedad que permite eso se dispara en otro pie.

Sería un disparo mortal aquel que permitiera el sacrificio de la libertad de expresión para satisfacer las demandas totalitarias de los promotores del pensamiento único.

…y, no se me olvida: ¡Que 2018 venga lleno de felicidad para ustedes y sus familias!

Columna publicada en elPeriódico; y la ilustración la tomé de Facebook.