06
Oct 17

Pensando en España y en Guate

Con tristeza y estupor veo lo que ocurre en España, y pienso que los guatemaltecos podemos aprender algo.

Como las ideas tienen consecuencias, nunca hay que subestimar el rol de la educación estatal en la construcción del nacionalismo, del pensamiento único, del colectivismo y del jacobinismo.  Los nacionalismos esos de amigo-enemigo y de nosotros-los otros, se construyen alrededor del control de la lengua. La revolución medra en la sociedad escindida, no en individuos, sino en colectivos enfrentados en torno a identidades y elementos colectivistas.

El pensamiento único –ese fenómeno normalizador– se va construyendo poco a poco; y como la broma (los teredos que “se comían” las carabelas en el siglo XVI) causa daños irremediables.

La confusión entre república y democracia, fabricada deliberadamente, no sirve a la causa de los derechos individuales; sino a la de ideologías para las cuales los intereses colectivos (o los de los que dicen representar a los intereses colectivos) deben prevalecer sobre los derechos individuales.

Los medios de comunicación al servicio del poder y de la política (oficiales, o no), son corresponsables, con la educación estatal, de la construcción del nacionalismo, del pensamiento único, del colectivismo y del jacobinismo.

El estado de derecho no puede prevalecer, si no existe la voluntad política de defenderlo.  Al estado de derecho sólo se le puede defender desde la Constitución y la ley.  No son lo mismo estado de derecho que estado de legalidad.  En defensa de la libertad, ni las turbas divinas, ni los chiquilines, ni el asamblearismo sustituyen a los comicios celebrados conforme al derecho.

La guerra es de cuarta generación, es mediática, es de memes, de fotos y vídeos.  La información y la desinformación circulan en tiempo real y en cantidades industriales.

No hay tal cosa como libre determinación de los pueblos; y lo que sí hay es libre determinación de los individuos.  La minoría más pequeña es el individuo.  Una mayoría no puede –o no debería poder– aplastar los derechos de una minoría (ni al revés).  Las minorías silenciosas (y las mayorías silenciosas) son cómplices.

La foto la tomé de Facebook; y esta columna fue publicada en elPeriódico.


03
Jun 17

“Una historia patriótica de España”, por J.M. Marco

Esquilache pagó caro su afán reformista.  Los madrileños se sublevaron contra un extranjero que venía a imponer costumbres ajenas y que consideraban un depredador fiscal.  La frase es de Una historia patriótica de España, por mi cuate, José María Marco, libro que recién terminé de leer.

El libro se lee como se lee uno de aventuras.  No sólo porque José María sabe llevar al lector con una pluma hábil, sino porque la historia de España está llena de andanzas, visicitudes, avatares, coqueteos y devaneos…como en una buena aventura. Seguramente  las historias de muchos países son así; pero hay que saber contarlas para que no sean sólo anécdotas, y para que no sean aburridas.

¿Por qué elegí aquella frase para empezar estos comentarios? Porque las rebeliones contra depredadores fiscales siempre son inspiradoras.

En el libro me disfruté de cuatro capítulos en particular: el de La Reconquista: España en Occidente; el de La España Americana; el de La España de la Ilustración; el de La España Liberal y el de El siglo XX. Del liberalilsmo a la democracia. Por cierto, el que la de José María sea una historia patriótica, no quiere decir que sea una historia condescendiente.  Como historia, la de José María es, como explica Ludwig von Mises, un estudio sobre la acción humana (o sobre las acciones humanas).  Luego, no es una recopilación aleatoria de datos, ni expone una visión determinista.

El libro fue publicado en 2011 y su autor no tuvo tiempo de ver y reseñar la vergonzosa administración de Mariano Rajoy,

La historia de España, por otra parte, a ratos tiene algo que enseñarnos a los hispanoamericanos.


28
Nov 14

¿Es posible un secuestro pacífico?

El Imparcial

Los secuestradores no dudaron un momento; de los macutos sacaron una botella llena de algún líquido inflamable…¡Esos policías asesinos no van a  entrar aquí a ultimarnos! , dijo el [secuestrador] que tenía la bomba y la arrojó contra la puerta…Esta se incendió.  La masa humana se apiñó en el fondo…huyendo del resplandor.   Así relata Soledad  Cano, en La noche del colibrí, el momento crucial del asalto trágico a la embajada de España (1980).

Llama la atención que la periodista [de Cambio 16] se refiere correctamente a los hechores como secuestradores.  Esto es importante porque a lo largo de su libro, y a lo largo de muchas  declaraciones interesadas, la narrativa habla de una toma pacífica.  No de un secuestro organizado por estudiantes y activistas campesinos vinculados con le guerrilla, que llevaban cócteles Molotov. ¿Cómo puede ser pacífico un asalto por la fuerza, ¡o un secuestro!?

El hecho de que el incendio del despacho del embajador haya sido un acto de los secuestradores es confirmado por El imparcial al día siguiente de los actos trágicos: Bomba Molotov por parte de ocupantes provocó incendio en embajada española, dice el titular del vespertino al citar declaraciones del nefasto Cajal y López, personaje que nunca se presentó a declarar en un tribunal guatemalteco

Otro testimonio sobrecogedor es el de M.  Molina, hija de una de las víctimas de los secuestradores y de sus cómplices y patrocinadores: Se oyeron dos disparos que salieron por las ventanas del despacho hacia la calle. Tras de eso, se escuchó desde dentro un sonido bofo, como cuando se enciende una estufa de gas, como cuando a la gasolina se le prende fuego, entonces salió el humo negro del despacho hacia la calle y empezaron los disparos y los gritos.  

Cano le atribuye a G. Yujá*, uno de los secuestradores, las siguientes meditaciones dentro del despacho en llamas: De pronto sonaron detonaciones…¡no era posible! ¿Quién disparaba? ¿Sus compañeros para matarse entre ellos?…estaban desbarrando.  ¿Qué clase de personas llevan cócteles Molotov y armas de fuego a una supuesta toma pacífica. ¿Qué clase de dirigentes hacen aquello con gente inocente?

César Augusto Escalante, empleado de la Embajada de España  en 1980, persentó su testimonio en el juicio que se sigue contra Pedro García Arredondo, exjefe del Comando Seis de la extinta Policía Nacional y único procesado por la quema de aquella sede diplomática; y ¿qué crees que contó? Los manifestantes tenían una manta en la que habían escrito “Ejército asesino”. Estaban en la oficina del embajador. La puerta principal estaba cerrada. Como yo tenía llaves, entré por otro lado, pero me detuvieron y me sacaron a la fuerza.  Lo amenazaron con un revolver calibre 38.

Escalante contó que los terroristas amenazaron con hacer explotar bombas cuando vieron la presencia de agentes de la Policía.    Los guerrilleros dijeron que iban a contar lasta 10 y si la policía no abandonaba la embajada iba a quemar las bombas que llevaban; al finalizar el conteo se escuchó la primera de dos explosiones.   

¿Te das cuenta? Los terroristas que ocuparon la embajada usaron la fuerza y amenazaron con hacer que explotaran bombas.   ¿Qué clase de ocupación pacífica va armada con bombas? ¿Qué clase de ocupación pacífica va armada con pistolas?  Por otro lado, una bomba molotov, que es lo que llevaban los ocupantes, no es como una granada que sólo se arroja y ya.  La bomba molotov hay que encenderla.  El hecho es que hay que tomar la decisión de encenderla.  No es algo que se cae y prende fuego, ni algo que se dispara por descuido.  Su explosión debe ser deliberada.  A la afirmación de ¡Saber quien puso fuego ahí! hay una respuesta: Los que pusieron fuego ahí fueron los que llevaban los cócteles molotov, los encendieron y los arrojaron en el interior de la embajada.

Columna publicada en El periódico.

* Vale la pena escuchar las declaraciones  (3:50) del bombero Anibal Téllez, que escuchó cuando Yujá dijo: Le falló al español todo…ayúdeme porque los compañeros me van a matar. ¿A qué español se refería? ¿Qué compañeros lo iban a matar? ¿Se refería a Cajal y López; y a la gente del Ejército Guerrillero de los Pobres/Comité de Unidad Campesina? Téllez dio este testimonio durante el proceso judicial que se sigue sobre este asunto.


23
May 14

El “Salustio”, de Ibarra

salustio-ibarra-ufm-luis-figueroa-luisfi-carpe-diem

Ayer conocí La conjuración de Catilina y la guerra de Jugurta, por Cayo Salustio Crispo; en la edición popularmente conocida como El Salustio, de Ibarra.

El ejemplar fue impreso por Joaquín Ibarra, es considerado como el libro mejor  impreso en la España del siglo XVIII y la traducción se le atribuye al  infante don Gabriel de Borbón, según me contó el bibliophile extraordinaire Francisco Cabrillo, director general del Colegio Universitario Cardenal Cisneros.  La verdad es que no siente algo cuando tiene en sus manos este tipo de ejemplares; y más cuando la experiencia viene acompañada por información de parte de alguien que no sólo conoce del tema sino que se apasiona por los libros y la historia.

Curiosamente conocí a Catilina -de paso- por medio de mi profesor de Pensamiento Político, Salustiano Lucas; y luego, en mi vida, por medio de mi admiración por Marco Tulio Cicerón, y por la novela La columna de hierro, de Taylor Caldwell.  ¿Viste? Salustio y Salustiano.  Me gustan esas coincidencias.

El ejemplar que tuve en mis manos forma parte de la Sala de colecciones especiales de la Biblioteca Ludwig von Mises.

De Salustio hay dos frases que me gustan mucho:

  • Sólo unos pocos prefieren la libertad; la mayoría de los hombres no busca más que buenos amos;
  • La fortuna sigue a los mejores.
  • Es mísero callar cuando importa hablar.
  • Los buenos son más sospechosos a los tiranos que los malos; la virtud ajena siempre les resulta temible.

24
Mar 14

Adiós a Adolfo Suárez

Adolfo-Suarez-Luis-Figueroa-luisfi61.com

Ayer murió Adolfo Suárez, ex presidente del gobierno español, a quien  en muchos ambientes se le recuerda como el arquitecto de la democracia española, un hábil conciliador y poseedor de carisma.

Mi cuate @FDV no es de esa opinión.   El dice que fue un presidente desastroso sin más principios que mantenerse en el poder a cualquier costa; dice que  fue extraordinariamente torpe como político; y que le regalaron el poder y apenas pudo retenerlo 5 años con todo a su favor. Asegura que casi todas las taras y vicios de la democracia española provienen directamente de decisiones suyas que perseguían contentar a todos.

Yo recién estoy empezando a leer Anatomía de un instante, por Javier Cercas; y lamento que la semana pasada casi no le puse atención al libro.  En este libro, enfocado en el golpe del 23-F y en la toma de las Cortes por parte del teniente coronel Tejero y sus tropas, Suárez es uno de los personajes principales.

En Guatemala,  Adolfo Suárez y su UCD inspiraron a Jorge Carpio Nicolle para la fundación de su Unidad del Centro Nacional.

La fotografía autografiada me la envió Suárez ca. 1978 y forma parte de una pequeña colección que tengo de fotografías de jefes de estado y jefes de gobierno de aquellos años.


12
Abr 13

Listo para discutir la libertad y autoridad en el pensamiento español

130411_pensamiento_español_luis_figueroa

Dentro de un rato estoy por empezar la primera de una serie de discusiones sobre la libertad y la autoridad en el pensamiento español, basadas en lecturas de Pedro Calderón de la Barca, Miguel de Unamuno (¡Yuck!), y José Ortega y Gasset.

El coloquio es uno del programa Exploraciones sobre la libertad que organizan la Universidad Francisco Marroquín y el Liberty Fund.

En esta aventura acompañaré a 15 académicos e intelectuales hispanohablantes de quienes espero aprender mucho.  Estos coloquios siempre son muy enriquecedores y uno siempre sale como luego de haber ido al gym….sólo que para la quijotera.

Las discusiones comienzan hoy en la mañana y concluyen el sábado en la noche.


25
May 11

Traicionen a sus maestros y libérense de la Matrix

Hay mucho entusiasmo por el hecho de que el movimiento ¡Democracia real, ya! y sus indignados, están teniendo éxito gracias a las redes sociales; pero a pesar de que soy un entusiasta de aquellas herramientas, me inquieta más el fondo, que la forma.

Así que luego de leer un estupendo artículo por mi amigo José Benegas, titulado En lugar de indignarse, piensen, me metí al sitio Web de ¡Democracia real, ya! y lo que descubrí confirma por qué es que José aquel artículo.  Es evidente que lo que los indignados quieren es más colectivismo.  Su movimiento debería llamarse ¡Colectivismo real, ya!

Tienen razón cuando dicen que el actual funcionamiento de nuestro sistema económico y gubernamental es un obstáculo para el progreso de la humanidad; pero lo que los indignados reclaman es, precisamente, lo que hace que el sistema sea perverso.  Los males del colectivismo, no se curan con más colectivismo.  Eso lo saben los chinos, y lo saben en Cuba.  Los males del colectivismo se curan con todo lo contrario.  Por eso es que allá la gente pide libertad, cuando los indignados quieren igualdad.

Hoy me he pasado buena parte del tiempo que debería haber destinado a almorzar, para buscar los detalles de la siguiente anécdota, y no los encontré.  Por eso se las comparto incompleta y con la esperanza de que algún lector ayude a completarla.

Cierto genial compositor clásico, o romántico, asistió a un concierto de otro maestro de gran talla.  Al finalizar la presentación, el segundo le pidió un autógrafo al primero.  Este tomó su pluma y, en el programa de mano, anotó las primera notas del concierto que -del maestro- acababa de escuchar.  Debajo de aquellos acordes puso:  Notas, que ¡Oh, por desgracia!, no escribió Fulano de tal.

Eso digo ahora y comparto con ustedes lo que escribió mi amigo, José.

“Lo que ustedes reclaman como hijos mal atendidos es lo que toda la vida les hemos estado diciendo los que no creemos en el uso de la autoridad central para manejar a la sociedad que el Estado no puede dar. No son sus dirigentes los que han fallado, ellos han hecho exactamente lo que ustedes demandaban y así les fue.

Las viviendas, los empleos, las jubilaciones que ustedes quieren que les den, deben ser producidas. Una vez que escribieron en un papel todos los derechos y aspiraciones que tienen alguien tiene que venir y hacer eso que ustedes dicen que nacieron con el derecho a tener (y ahora lloran ante los que se pusieron a escribir papeles cada vez más lindos y fueron entronizados a los puestos de mando), se deben fabricar los ladrillos, y el cemento, extraer el hierro de la roca y convertirlo en vigas, enviarlo en camiones – que muchos fabricaron – y ponerlas en su lugar. Y hay que estudiar para saber cuál es ese lugar. Ustedes piden que otros escriban todos esos derechos que dicen tener y ellos lo hacen. Crean oficinas de derechos y escriben leyes por las que ustedes van a tener todo lo que necesitan. Pero todavía falta la instancia de ponerse a trabajar ¿Y saben qué? Háganse cargo porque la verdadera naturaleza de sus pretensiones es deleznable. Quieren que esa autoridad vestida de paternalismo utilice la fuerza contra otros para que esos ladrillos, vigas y camiones, esos conocimientos adquiridos con mucho esfuerzo para saber cómo hacer sus viviendas, todo eso sea hecho esclavizando a todos los que intervienen en el proceso. Claro, ya no usan látigos directamente en la obra, solo pasa el recaudador y les revisa las cuentas para ver de dónde apoderarse del fruto de su trabajo. Y ustedes están ahí para alentarlos, sin saber que siempre los que pagan son ustedes. Parece que hay justicia finalmente en el mundo. Ustedes reclaman y ustedes pagan porque están ahí al margen de una economía que como tiene que cargar con el peso de sus pretensiones autoritarias, debe tirar el lastre de los menos productivos ¡Adivinen quiénes son los menos productivos! Ustedes los que están en las carpas quejándose porque su crimen no paga.

No se disfracen más de “democráticos reales”, ustedes son colectivistas reales. En el colectivismo no hay democracia alguna porque el ciudadano no existe, solo la maquinaria. No falsifiquen sus intenciones, van a terminar con la poca libertad que sus deseos han dejado en pie.

No pidan que se vaya nadie, váyanse ustedes. Váyanse al carajo. O empiecen a pensar. Tiren sus libros y busquen otros. Traicionen a sus maestros y libérense de la Matrix o déjense de joder de una buena vez con tanto llanto”.


01
Feb 10

Memoria de la tragedia en la embajada de España

El 31 de enero de 1980 yo estaba en Primer año de Derecho; y a la universidad llegó la noticia de la espantosa tragedia en la embajada de España. Como todos, en Guatemala, vi las escenas de aquella catástrofe en en noticiario Aquí el Mundo.
Unos años después, cuando yo era productor en aquella organización noticiosa, pude ver las imágenes sin editar y pude ver todo aquel horror. No era fácil ver aquellas escenas, no es fácil sacárselas de la cabeza, y no es fácil recordarlas. Es que no se trata de una película de terror; se trata de lo que lo que los seres humanos son capaces de hacer.
Comparto, con ustedes, algunos párrafos acerca de La catástrofe de la embajada, tomados de Guatemala, la Historia silenciada, tomo II, por el sociólogo e historiador Carlos Sabino.
La embajada de España en Guatemala, sería ocupada por una treintena de personas el día 31 de enero y, después de confusos sucesos, se produciría un incendio en el recinto al que se habían desplazado, con sus rehenes, los ocupantes de la sede diplomática. El saldo serían 36 muertes.
Un grupo de campesinos provenientes de El Quiché, llegó a la ciudad de Guatemala a comienzos o mediados de enero…los campesinos exigían al gobierno “la exhumación de cadáveres de campesinos secuestrados…por el ejército…perseguían demostrar que los cadáveres no eran de guerrilleros sino de sus compañeros indígenas”.
El grupo de campesinos que viajó a la capital no se identificaba directamente con ninguna organización ni tenía un liderazgo formal o visible, pero en sus filas destacaba-por varias razones- la figura compleja de Vicente Menchú…
Los campesinos que llegaron a Ciudad de Guatemala se alojaron primero en el Instituto Belga-Guatemalteco…de donde los sacó la policía, y luego en la USAC…poniéndose allí en contacto con estudiantes que pertenecían al Frente Estudiantil Revolucionario Robin García, la organización de masas que tenía el Ejercito Guerrillero de los Pobres en el medio estudiantil.
Estudiaron la posibilidad de invadir la oficina que la Organización de Estados Americanos tenía en Ciudad de Guatemala, aunque abandonaron la idea por lo bien resguardado que estaba el local…se decidieron a tomar la Embajada de España para, ocupándola y permaneciendo en ella, llamar la atención sobre sus reclamos.
No eran los indígenas venidos del Quiché, “campesinos que no hablaban más que su lengua, y que por primera vez visitaban una gran ciudad”, los que planearon estas acciones y definieron el procedimiento para tomar la embajada…y procedieron a participar en la acción guiados por Vicente Menchú, el único del grupo que discutió estos temas con los estudiantes….la gente del FERG, y sus contactos en otras organizaciones, segurameten apreciaban que la protesta de lso campesinos les resultaría favorable a sus fines.
Los estudiantes que participarían directamente en la acción, todos pertenecientes al FERG, serían cuatro.
La decisión de dirigirse a la Embajada de España no parece haber sido casual. Este país había enviado un nuevo embajador a Guatemala…Maximo Cajal…vinculado al partido socialista…en la prensa local, antes incluso de que arribara al país, se lo había calificado como un hombre conflictivo y de simpatizante del régimen cubano de Fidel Castro. Como para confirmar todo esto el embajador, en un gesto poco usual, decidió viajar al Quiché, el lugar donde precisamente era más intensa la acción guerrillera y la represión del ejército…y regresó a Guatemala tres días antes de la toma de la embajada.
El jueves 31 de enero, a las 11 de la mañana, concurrieron a la embajada tres importantes personalidades que se disponían a tener una reunión con el embajador Cajal. Ellos eran Eduardo Cáceres Lehnhoff, ex vicepresidente de la república…Adolfo Molina Orantes, ex ministro de Relaciones Exteriores…y Mario Aguirre Godoy, jurista. Minutos después de la hora en que llegaron los abogados mencionados se presentaría a la embajada el grupo de los tomistas, penetrando en la sede y comenzando la ocupación…¿Fue esta circunstancia una simple coincidencia o resultó, como muchos piensan, deliberadamente orquestada por el embajador Cajal para crear una situación de mayor alcance mediático y, por lo tanto, de muy amplia repercusión internacional?
Hacia la una de la tarde las tropas especiales de la policía comenzaron a prepararse para pentarar en la sede española y se comenzaron a vivir momentos muy tensos, mientas centenares de personas, desde el exterior, comentaban lo que estaba sucediendo…hasta las tres de la tarde aproximadamente la policía fue controlando cada vez más completamente el local.
En el interior, los ocupantes se aprestaban a resistir. Se habían concentrado ya en el segundo piso…y con sus machetes, sus botellas con gasolina -los llamados cócteles molotov- y una que otra arma de fuego tenían completo el control de los rehenes.
En ese momento pudo escapar…Mario Aguirre Godoy. Aguirre afirma que “deben habar transcurrido veinte o veinticinco minutos” antes de que oyera “una explosión y disparos” que provenían del interior de la embajada.
Cajal relata de un modo parecido…”cuando la puerta estaba prácticamente hecha astillas dieron un empujón final y, en ese momento, algunos de los ocupantes sacaron revólveres o pistolas -no me fijé muy bien- y tres o cuatro cócteles molotov. Un poco antes habían intentado arrojar uno, no había estallado y tiraron una cerilla que yo apagué con el pie, sin que tomaran ninguna represalia contra mí”…
El hecho es que , pocos instantes después, ocurriría la decisiva explosión, sonarían unos tiros, comenzaría un voraz incendio y el señor Máximo Cajal podría escapar milagrosamente. En pocos instantes, y ante la desesperación de quienes asistían impotentes a la horrorosa escena…todas las personas que habían sido empujadas al fatal cuarto morirían quemadas, o por obra de los disparos.

24
Ago 08

Exclusión e hipcresía europea

La hipocresía de los europeos en cuanto a temas como racismo y exclusión nunca deja de sorprender; y en el caso de España, esa hipocresía es doblemente ominosa.

El Ministerio de Relaciones Exteriores, de Guatemala, reportó más casos de chapines que no han sido autorizados para entrar en España y Francia; la medida se ha generalizado hacia indígenas y pobres.

“¡Vaya con los europeos!”, dijo Cándido, al comentar que “aquí vienen con sus prédicas y sus presiones contra la exclusión y el racismo; pero ellos no quieren inditos, ni pobres en sus países”. Cándido añadió que, “además, en el caso de España la doble moral contra los inmigrantes tiene doble carácter de abominable. América Latina recibió con los brazos abiertos a sus comunistas y socialistas cuando huyeron del fascismo; y en países como Alemania, los españoles recibían el mismo trato miserable que ellos les dan ahora a llos que llaman sudacas. Vea usted que malagradecidos y que gurruminos son los gachupines”.


30
Mar 07

¡Vinieron los Reyes Magos!

Sus Majestades don Juan Carlos y doña Sofía vinieron cuales Reyes Magos. Trajeron 54 millones de Euros y la habitual variedad de ofrecimientos de intercambios, capacitaciones, controles y condecoraciones. En la vieja tradición de que “el que no llora no mama”, la administración Berger les pidió a los monarcas asesoría para una pre-CICIG.

Aunque los reyes españoles no vieron los volcanes al aterrizar, me imagino que se van contentos. Pero el que ha de estar “feliz, como una lombriz”, es el dios del Palacio de la Loba siendo que uno de sus pares lo llegó a visitar, le dio un abrazo y le dijo: Querido amigo.