25
Ene 16

Exportadores en busca de un privilegio

dolar

Por cosas como esta es que hay quienes dicen que el estado de Guatemala está al servicio de una oligarquía;…como está al servicio de los burócratas de la educación (para mencionar sólo a uno de los grupos más violentos).  O la oligarquía de los derechos humanos que hace lo que quiere con la ley y la justicia. Como está al servicio de cualquier grupo de interés que logre tener influencia suficiente para asignarse privilegios. Como el privilegio de estar pegado a la teta del presupuesto en un empleo que no es productivo y que le cuesta dinero a los tributarios; o el privilegio de dañar el poder adquisitivo de otros para que su negocio sobreviva y el beneficiado pueda mantener su nivel de vida.

En esto pensé cuando leí  la sugerencia que las autoridades monetarias devalúen el quetzal para beneficiar a los exportadores y hacerlos artificialmente competitivos.  ¡Urge prohibir los privilegios! Urge una norma que diga que en ningún caso las autoridades emitirán disposiciones arbitrarias o discriminatorias, en las que explícita o implícitamente se concedan prerrogativas, privilegios o beneficios que no puedan disfrutar todas las personas que tengan la oportunidad de hacerlo.

La llamada devaluación inducida (inducida mediante el uso del poder) es un engaño de corto plazo porque si bien es cierto que beneficia a los exportadores rápidamente; también es cierto que el beneficio es temporal y superficial. De hecho la única forma de incrementar el valor real de las exportaciones es mejorando sus ventajas comparativas y su productividad.  Lo demás es humo y espejos.

Al encarecer artificialmente el dólar (o sea al devaluar el quezal), en el corto plazo se vuelven más atractivas las exportaciones. Durante los primeros momentos de la devaluación los exportadores venden más, traen más divisas al país y reciben más quetzales por sus dólares; pero ¡cuidado!,  un incremento en el precio tiende a disminuir las importaciones; y si hay menos importaciones hay menos demanda de dólares por lo que que estos se vuelven a abaratar y el quetzal se vuelve a revaluar.

Entonces se genera una espiral peligrosa ya que para mantener la competitividad ilusoria, la autoridad monetaria tiene que volver a comprar dólares para elevar su precio artificialmente y seguir beneficiando a los privilegiados exportadores. Para esto las autoridades monetarias tienen que emitir quetzales y eso genera inflación.  Inflación para beneficiar a los exportadores privilegiados.  Para neutralizar la inflación las autoridades monetarias emiten papeles y con ellos recogen el exceso de liquidez. Y para eso tiene que venderlos a tasas de interés artificialmente altas, para beneficiar a los exportadores privilegiados.  Y al elevar las tasas de interés el crédito para ampliar la fábrica, mejorar la producción en la finca, abrir nuevas sucursales y generar más y mejores empleos se hace más costoso y escaso.  Todo para beneficiar a los exportadores privilegiados. Y se reactiva la bomba monetaria, ¿te acuerdas de la bomba monetaria de los 90? La renta de tu casa y las amortizaciones de tu hipoteca en dólares se hacen más costosas para beneficiar a los exportadores privilegiados.

La devaluación del quetzal es la devaluación de tus ahorros (para que los negocios de los exportadores sean artificialmente competitivos); pero ni esto ni aquello te lo cuentan los promotores de la devaluación inducida, ¿verdad?

En realidad, como el tipo de cambio es un precio y los precios son mensajeros que les dicen a los actores económicos dónde les conviene colocar recursos, es mejor que la información que llevan y traen los precios sea real.  Que no sea censurada. Que sea libre. En el largo plazo y para bien de todos (y para evitar privilegios) a todos nos conviene que el tipo de cambio sea libre.

¿Y los exportadores? En vez de pedir una el privilegio de una devaluación a su medida, lo que los exportadores deberían hacer es incrementar sus ventajas comparativas y su productividad.  En lugar de pedir privilegios y perjudicar a otros, lo que los empresaurios deberían hacer es presionar a la administración para que elimine todos los obstáculos que hay para el ahorro, la formación de capital, las inversiones productivas, la libre contratación, y cosas así.

El viernes escuché que a los liberales clásicos del siglo XXI ya no nos toca luchar contra reyes y aristócratas; ni contra generales de sable y charreteras, ni contra guerrilleros barbudos.  La lucha de los liberales clásicos en el siglo XXI es contra los grupos de presión que usan la ley y el gobierno para beneficiarse.


29
Oct 15

No, no son empresarios

Globo-luis-figueroa-luisfi

Al referirse al presunto cabecilla de la red de corrupción en el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, puesta al descubierto ayer, los medios de comunicación se refieren a él como empresario.  Esto es porque es propietario de las empresas que se beneficiaban de las compras privilegiadas en el IGSS y que obtenían contratos y vendían medicinas mediante la práctica de sobornos en dinero, o en viajes.

Es común, en parte porque los medios de comunicación así los describen, que la gente crea que todos propietarios de negocios son empresarios.  Leemos, vemos y escuchamos que a los dueños de autobuses del transporte colectivo se les llama empresarios; y que a otros propietarios de negocios -que viven de privilegios y de la teta del presupuesto y de los tributarios- también se les da aquel título.  ¡Hasta ha habido quienes han dicho que los narcos son empresarios, o se han referido a la industria del secuestro!

Esta práctica laxa confunde y es peligrosa.

Confunde porque el hecho de que alguien sea un alto ejecutivo en una empresa comercializadora de medicinas, por ejemplo, (ya sea que esta empresa sea privilegiada, o no), no lo hace empresario.   Un ejecutivo, no es un empresario.  El hecho de que alguien compre empresas (con dinero mal habido, o bien habido), tampoco lo hace empresario. El hecho de que alguien funde empresas para participar de una red de defraudación, o al amparo de protección legislativa, o política, tampoco lo hace empresario.

Un empresario emprende, innova, descubre, crea y toma riesgos, no se cobija.  El empresario no depreda sino que produce; de ahí que el mejor nombre para los propietarios de negocios que medran al amparo del poder político y de la legislación hecha a la medida, o del delito, es el de empresaurio (o pirata, o gangster).  Empresaurio es una palabra que alude muy bien al carácter depredador y saqueador (cuando no delictivo) de gente como los autobuseros y miles de proveedores del estado.

La actividad de los empresaurios sólo es posible gracias al estatismo y al colectivismo (bases del socialismo, del mercantilismo y del capitalismo de amiguetes), cuyos ideales hacen posible la corrupción y el parasitismo que vemos en el seguro social, en las aduanas y todavía falta por ver en el resto de la administración pública.

La práctica laxa de definir empresario sólo como el propietario de un negocio (sobre todo si es un negocio corrupto) es peligrosa porque la función de la definición es identificar la naturaleza de las unidades contenidas en un concepto.  El propósito de la definición es distinguir ese concepto de otros (distintos, o parecidos) y mantener sus unidades diferenciadas de todo lo existente.  ¿Te das cuenta?  Un productor es diferente a un depredador.  Un emprendedor es diferente a un parásito.  Un empresario es diferente a un empresaurio.  Y si no hacemos el ejercicio intelectual  y práctico de diferenciarlos abdicamos a la responsabilidad que tenemos de distinguir entre el bien, del mal.  Así, ¿o más peligroso?


03
Jul 14

Inversiones y empleos sin privilegios

N-D_de_Tournai_-_Vitrail_(Privilèges_-_Poids_publics)

Los capitalistas o empresarios de verdad, que hacen su dinero en mercados abiertos y competitivos, tienen derecho a sus enormes riquezas; pero los capitalistas mafiosos, los capitalistas del favoritismo, los capitalistas de connivencia -que dependen de los privilegios estatales- no se merecen nuestro apoyo. Es hora de rechazar el capitalismo de amiguismo y abrazar la realidad. Aquellas son las ideas principales de un artículo por Allistair Heath, publicado en The Telegraph.

De aquello me acordé cuando leí el debate alrededor de una pieza de legislación llamada: Ley de promoción de inversión y empleo, identificada como iniciativa 4644; controversia que, ¡por supuesto!, no es acerca de si debería haber más inversiones y más generación de empleo; sino acerca de si esos objetivos deseables deben ser conseguidos por medio de privilegios.

¿Sospechas de qué lado estoy?  Estoy del lado del No.  Estoy del lado de la igualdad de todos ante la ley; y estoy del lado de la oposición contra todos los privilegios.

Aquella iniciativa multiplica privilegios fiscales y les otorga hasta décadas de exoneraciones de impuestos a los empresaurios que sean beneficiados.  ¡Empresaurios!, ¿por qué? Porque hacen uso de la majestad de la ley para conseguir ventajas que no tendrán otras personas.  Porque hacen uso de su habilidad para influir y controlar el poder político para beneficiarse directamente a costa de los tributarios que tendrán que cargar el peso que ellos se rehusan a cargar.  Si antes eran aceptables esas prácticas, no deben ser aceptables nunca más.

No importa si son grandes, o pequeños emprendimientos los que serán beneficiados con aquel privilegio.  Un privilegio es un privilegio.  Es una fuente de desigualdad ante la ley.  Es un abuso.  Es una negación del estado de derecho.

Como los impuestos son una forma de robo, porque son tomar dinero ajeno por la fuerza y luego repartirlo entre los intereses y las clientelas de quienes controlan el poder político, sólo hay de dos sabores: Acabas completamente con aquel sistema de expoliación, o la carga se reparte por igual sin privilegios.  Otra cosa es no sólo injusta, sino que aberrante.  Mañana que se celebra el 4 de julio, quizás deberíamos meditar acerca de que los impuestos injustos solían causar revoluciones.

¡Por supuesto que para mejorar la calidad de vida hacen falta más inversiones y empleos productivos!  Pero aquellos no deben ser conseguidos mediante privilegios, ventajas, abusos, o injusticias. ¿Queremos más inversiones y empleos? Recordemos cuando ProReforma proponía que en ningún caso el Senado o la Cámara de Diputados emitirán Ley o decretos arbitrarios o discriminatorios, en los que explícita o implícitamente se concedan prerrogativas, privilegios o beneficios que no puedan disfrutar todas las personas que tengan la oportunidad de hacerlo. ¿Queremos más inversiones y empleos pero no tenemos las agallas de acabar con la expoliación? Acabemos con el impuesto a los rendimientos del capital, acabemos con la inflexibilidad laboral.  Hagamos algo que no sea empeorar el sistema mercantilista, amiguista, compadrero, y fabricante de miseria que hemos tenido desde siempre.

Que el capitalismo no sea confundido con el mercantilismo, ni con sus variantes.  Por la libertad individual de producir, consumir, intercambiar y servir, sin coerción ni privilegios.

El vitral de los privilegios, en Tournai, Belgica. Foto por Jean-Pol GRANDMONT (Own work) [GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html) or CC-BY-3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by/3.0)], via Wikimedia Commons.


12
Feb 14

Locuras del socialismo ecuatoriano

En la lista de productos que el gobierno socialista de Ecuador quiere restringir, por medio de una resolución del Comité de Comercio Exterior, se hallan las leches en polvo, quesos, té verde y yogur; así como carnes curadas y huevos. También están el café molido, hojas de laurel, aceites, jamones. La nómina incluye artículos de cuidado personal como champú, perfumes, lacas para el cabello y dentífricos. También materiales para la construcción y juguetes. La lista incluye 293 productos.

Es el sueño de todos socialista: prohibir y forzar a la gente para que compre, o no compre lo que a los dirigentes se les ocurre que la gente debe poder comprar, o no comprar.   Usar, o no usar.   También es el sueño de todo empresaurio: que los políticos a su servicio les garanticen que no tendrán competencia y que el mercado será todo suyo.

Hubo un tiempo en el que en Guatemala era así.  Había prohibición de importar ciertos productos y en varias ocasiones, los productores de algunos productos han querido que los pipoldermos cierren las fronteras, impongan barreras no arancelarias, o eleven los impuestos para lo que ellos producen.

Imagínate: los socialistas de Ecuador dicen que las leches en polvo y los quesos son artículos suntuarios. ¡El laurel, por favor! ¿Tiene límite la demencia? No.


22
Nov 13

Los tiranos democráticos

Los tiranos democráticos están In; y el más espeluznante es Nicolás Maduro. Lo que han visto es poco para lo que voy a hacer, dijo, al asegurar que recibió mano de hierro de parte del Congreso democrático que le ha dado facultades especiales que anulan la división del poder en su país.

Pero… ¿qué ha hecho Maduro? Les echó a la milicia nacional a quienes él ha acusado de perjudicar su administración y envió a los soldados a vaciar negocios. Al grito de ¡Que no quede nada en los anaqueles!, el tirano democrático azuzó a la población para que saqueara tiendas.

Como Maduro es socialista puede pavonearse porque le han dado mano de hierro, y puede organizar saqueos y ofrecer más de eso con impunidad. Ninguna Iglesia, ninguna ONG y ninguna Embajada se le va a echar encima. Una asamblea títere, en medio de una atmósfera tumultuaria y piquetes de militantes revolucionarios le dio el poder absoluto y con eso es suficiente, aunque Caracas haya quedado oliendo a pólvora.

Daniel Ortega es el tirano democrático consentido de Centroamérica. Con la inspiración de valores cristianos, ideales socialistas y prácticas solidarias está promoviendo una reforma constitucional a su medida. En Nicaragua, Ortega empuja una reforma constitucional que anula la prohibición de reelección. Ortega podría presentarse como candidato para su cuarto período y de ahí… ¡Hacia el infinito y más allá! Hasta algunos empresaurios chapines están contentos con el dirigente sandinista: No he visto el respeto a la institucionalidad en otros países centroamericanos y atribuyo esto a la búsqueda de consenso a la comunicación y seguridad efectiva en Nicaragua, dijo uno de ellos en septiembre pasado. ¿Qué Iglesia, que ONG y qué Embajada le va a llevar la contra a Ortega?

Kirchner, Correa y Morales están haciendo lo suyo en países donde la prensa independiente y la oposición han sido neutralizadas mediante maniobras legislativas –o mediante el chantaje–. ¿Qué rumbo tomará Honduras luego de las elecciones que se aproximan? ¿Qué podemos aprender, los chapines, de los desmanes de Maduro y de las maniobras populistas de Ortega?

Columna publicada en El periódico.


18
Oct 13

Aduanas: una trampa para el Ejército

El Ejército de Guatemala no debe caer en la trampa de involucrarse en la intervención de las aduanas.

El presidente Otto Pérez anunció la posible intervención de la Superintendencia de Administración Tributaria y para ello involucraría a tropas del Ejército. No para que el Ministerio de la Defensa nombre a un oficial como interventor, sino para que los soldados sellen dos puertos, la aduana central y dos pasos fronterizos.

La disposición es una trampa, porque en ninguna parte del Artículo 244 de la Constitución dice que sea función de la institución armada algo así como garantizarles ingresos tributarios a los pipoldermos. Es trampa porque expondrá a las tropas a uno de los ambientes más corruptos del sector público. Es trampa porque los soldados no están entrenados para hacerla de vistas.

Además, es un mal síntoma que, como lo informó La Hora, algunos grupos del sector privado hayan manifestado un anticipado apoyo a la disposición; y hayan pedido que se establezcan más controles en el sistema de aduanas. Parafraseando a Adam Smith: Los “empresaurios” del mismo gremio rara vez se reúnen con los “pipoldermos”, siquiera para pasar un buen rato, sin que terminen conspirando contra el público.

Los pipoldermos están desesperados por tomar más de tu dinero sin que la corrupción haya sido siquiera disminuida sustancialmente; sin que se haya eliminado del presupuesto todos los privilegios para intereses específicos; y sin que haya mejorado la calidad de la administración del dinero que le expolian a la gente. Por otro lado, ¿qué es el contrabando sino el intercambio, criminalizado por la idea de que gobernar es gravar para gastar?

El Ejecutivo y los patrocinadores de la mala idea de involucrar al Ejército en las aduanas pierden de vista lo que ya sabía José Batres Montúfar: ¡Mientras más leyes hay, más contrabando!/ Y yo de sopetón, sin que se entienda/ que en materias que ignoro me entrometo,/ a la dificultad hallo la enmienda;/ y la quiero callar con el objeto/ de colocarme al frente de la hacienda:/ cuando la obtenga se sabrá el secreto,/ que, en reserva, sin tropas y sin balas/ consiste en suprimir las alcabalas.

Columna publicada por El periódico.


07
Jun 13

Los mercantilistas, “empresaurios” y “pipoldermos” no descansan

El capitalismo clientelista, amiguista o de compadres, que en inglés es el crony capitalism describe una economía falsamente capitalista en la que el éxito y la prosperidad en los negocios dependen de una estrecha relación entre los empresaurios y los los políticos y funcionarios que administran el presupuesto del estado. Entre sus expresiones, se puede mencionar favoritismo en la distribución de permisos legales, subsidios con el dinero de los tributarios e impuestos especiales, por ejemplo.

De esto me acordé cuando leí que los empresaurios cuyos negocios están relacionados con la construcción y venta de viviendas quieren que el Congreso apruebe un subsidio preferencial de 4% a los guatemaltecos, con el propósito de dinamizar la compra de casas.  ¿Quiénes van a construir y vender esas casas?  Los empresaurios citados.  ¿Qué negocios van a prosperar con ese subsidio? Los de los empresaurios citados.  ¿Sáben, los empresaurios citados que la burbuja inmobiliaria y la crisis financiera en los Estados Unidos de América comenzó gracias a subsidios para viviendas? ¿Les importa?

Los constructores y vendedores de casas quieren que los pipoldermos brinden bonos, o créditos fiscales a las entidades financieras que concedan los préstamos; es decir, que se haga una reducción en el pago de impuestos de las agencias bancarias y así se privilegie a otro grupo de empresaurios: los banqueros cuyos bancos dependen -para su salud financiera y prosperidad- de este tipo de canonjías.


31
Ene 13

Cándido y el “lobby” poderoso del café

Cándido remojó su champurrada en su leche con café y me dijo: ¿Se dió cuenta de que desde hace varias semanas y en todos los diarios del país, todos los días sale una noticia sobre el café y la roya?  No ha habido un sólo día en que eso no ocurra.  Y, ¿sabe “usté” por qué?  Porque los cafetaleros quieren que los tributarios les paguen el combate contra la roya.  

¿Sabe “usté” por qué me cae mal eso? Porque el del café es un negocio de particulares.  Las fincas, los beneficios y las exportadoras son propiedades de personas particulare específicas.  Cuando ganan millones de quetzales vendiendo, beneficiando y exportando el grano ellos disfrutan de las ganancias.  Yo me gozo mis tazas de café; pero pago cada libra que compro.  Nunca he recibido dividendos de una finca, un beneficio, o una exportadora.  Ningún cafetalero me ha dicho: “Mirá vos Cándido, ahí te va tu cheque por las ganancias que tuvimos el año pasado”.  

Y ahora, que sus negocios enfrentan problemas quieren “socializar” los costos de proteger sus siembras y sus negocios.  No hay derecho, ¿”Va”?  Ellos se quedan con las ganancias (como debe ser); pero nos pasan el costo de combatir la roya y eso no me parece justo.

Así en buena onda, yo creo que no es justo, ni correcto que los propietarios de ningún negocio usen el dinero de los tributarios para enriquecerse, o para conservar sus riquezas.

Ahí andan, esos “empresaurios” con la historia de que miles de personas se quedarán sin trabajo y con que la roya afectará a millones.  ¡Como no chon!  Cuando se trata de rescatar sus negocios, ahí si que el café es de todos; pero como le digo…a mí nunca me han dado un cheque de dividendos por los negocios que hacen.  Y yo pago cada libra de café que compro.

¿A eso es lo que “usté” le dice mercantilismo?, preguntó.

, le contesté, a eso mismo.


10
Sep 12

El dictador marxista-leninista, Fidel Castro, es millonario y “empresaurio”

El padre de la dictadura militar cubana, Fidel Castro, es el séptimo mandatario más rico del mundo, según lo reporta el reciente ranking realizado por la revista Forbes, en el que destacan los 10 gobernantes más ricos del planeta. Castro tiene una fortuna valuada en U$ 900 millones, ¡El gobernante comunista es más rico que las reinas, Isabel de Inglaterra y Beatriz de Holanda!

Suponemos que él tiene el control económico sobre una red de compañías estatales que incluye el Palacio de Convenciones,  Cimex, tiendas al por menor y Medicuba, que vende vacunas y otros productos farmacéuticos producidos en Cuba, dice la revista acerca del dictador marxista-leninista que, además, es empresaurio.


03
Sep 12

Los cafetos envejecen…y que eso no vaya a ser excusa

Ve pues…los cafetos están envejeciendo en Guatemala y por eso son menos productivos.  Y, ¿qué se les ocurrió a los empresaurios cafetaleros? Invitar al Presidente para mostrarle lo que el sector hace para reducir la pobreza…y exponerle las condiciones en las que están las plantaciones.  Sospecho, dijo Cándido al dejar de sorber su capuccino, que estos fregados van a querer que los tributarios paguemos el rejuvenecimiento de sus plantaciones.  ¡Y de sus negocios!  Por eso es que fueron a lloriquearle al Otto Pérez y a cantarle la vieja canción aquella de lo indispensables que son.  Yo digo, dijo Cándido, que si los cafetaleros van a obligarnos a rescatar sus negocios, luego deberían darnos acciones de sus fincas, beneficios y exportadoras.  Ojalá que me equivóque, usté, ojalá que me equivoque.  Concluyó.