24
Feb 17

¿Arbitrariedad de vuelta al Banguat?

dolarEscucha el podcast aqui.

La llamada regla monetaria del Banco de Guatemala es un procedimiento que, basado en normas explícitas, transparentes y comprensibles -sin discrecionalidad- le permiten al Banguat participar en la compra-venta de divisas para intervenir en el mercado de aquellas y modificar el precio del dólar, por ejemplo.

Como toda intervención de estado en los mercados, esta es de carácter político; pero si hemos de buscarle una ventaja, está la de que no es discresional.  El miércoles, la Junta Monetaria no se atrevió a modificar aquella regla; pero le jugó la vuelta.  Las autoridades monetarias resolvieron que el Banguat emitirá Certificados de Depósito a Plazos, en dólares para que el quetzal no se siga apreciando frente a aquella divisa.

El banco central tiene facultades legales para hacer eso; pero está jugando con fuego porque le ha abierto la puerta a la arbitrariedad.  ¿A quiénes sirve esta decisión tan aventurada, tan arriesgada?

Al vender los CDP recogerá dólares del mercado y elevará su precio.  Como el Banguat no emite dólares, es evidente que tendrá que comprarlos para pagar los intereses de los CDP y para redimirlos.  Estas compras elevarán el precio de los dólares.  La mano de los exportadores -por medio de sus amigos en el gabinete y en la Junta Monetaria- ¿es la mano invisible en esta medida?

La venta de CDP es peligrosa porque le ha abierto la puerta a la arbitrariedad en un área donde -desde hace añales- había sido eliminada. Todos perdemos con esta movida.  Pero también es peligrosa porque el endeudamiento en dólares y la venta de papeles por parte del banco central hace crecer la bomba monetaria ya que las pérdidas cuasifiscales del Banguat siguen sin ser reconocidas y sólo se están acumulando.

Si eres visitante frecuente de este espacio, sabes que la intervención política de los precios en el mercado es una forma de censura.  Esto es porque los precios son mensajeros que llevan y traen información sobre la escasez y abundancia de recursos. Esta información es usada por los actores económicos para tomar decisiones económicas sobre dónde colocar, o donde no colocar sus recursos.  Si esa información está alterada -por la política al servicio de intereses particulares- todos perdemos.


29
Sep 16

Dólares y aguacates caros para ti

160929-aguacates-luis-figueroa

Los políticos y funcionarios que dirigen el Banco de Guatemala dispusieron que el banco central compre dólares y presione el precio de esta hacia el alza porque -según ellos- hay una sobre oferta de esta divisa en el mercado y está demasiado barata comparada con el quetzal.  A juicio de los que dirigen el Banguat, los guatemaltecos que viven y trabajan en el exterior están enviando demasiada riqueza a sus familias en Guatemala.

El encarecimiento del dólar no es el único daño que causa el Banguat cuando compra aquella divisa.  Al comprar dólares, el banco central inyecta quetzales en el mercado y, como tu ya sabes que la inflación es un fenómeno monetario, ya sabes que aquella inyección de quetzales significa que se encarecerán los bienes y servicios.

Normalmente, cuando Paca va al mercado y Carmela -la señora de los aguatectes- le pide Q5 por cada uno, paca le ofrece Q3 y para hacer la historia corta, puede ser que vendedora y compradora acuerden un precio de Q4 por aguacate y santos en paz. Pero cuando los políticos y funcionarios inyectan quetzales Carmela se da cuenta y pide Q6; en tanto que Paca, como tiene billetes (inyectados por los políticos y funcionarios) quizás ofrezca Q5, o hasta tal vez no le moleste pagar Q6…y así es como suben los precios.

De paso, el encarecimiento artificial y político de los dólares beneficia a los exportadores, en perjuicio de los importadores…incuyendo a los importadores de bienes de capital que sirven para elevar la productividad y multiplicar la riqueza y las oportunidades de empleo.

¿Todavía no estás indignado?


08
Mar 16

El IGSS, endeudamiento y empobrecimiento

descarga

El Instituto Guatemalteco de Seguridad Social tiene 45 por ciento de sus inversiones en bonos del estado.  Los bonos del estado -en realidad- son inversiones de papel ya que no están respaldadas por alguna actividad productiva, ni multiplicadora de la riqueza.  En realidad el dinero que el estado consigue mediante la venta de papeles se va en gastos…y, ¿qué porcentaje se va a plazas fantasma, compras sobrevaloradas y otras formas de corrupción y desperdicio?

Ahí es a donde van a parar los ahorros forzados de miles y miles de guatemaltecos, dinero que los cotizantes esperan recuperar cuando no puedan trabajar por motivos de enfermedad, vejez, o maternidad.

Como el IGSS y el Ministerio de Finanzas son parte del estado, cuando el seguro social compra bonos del Minfin lo que en realidad ocurre es que el estado saca dinero de un bolsillo, lo mete en otro y asegura que hubo una inversión.  Lo que no te cuenta es que para pagar los intereses de aquella operación saca dinero de un tercer bolsillo…que es el tuyo.  ¿Te das cuenta? es como una pirámide, es lo que los gringos llaman un Esquema Ponzi. Pero nadie te lo explica así, ¿verdad?

Además del, el IGSS destina 13 por ciento de sus inversiones a operaciones realizadas por el Banco de Guatemala y el esquema se repite.  Como el IGSS y el Banguat son parte del estado se repite el esquema.  Se pasa dinero de un bolsillo a otro y como el papel todo lo aguanta, la pirámide crece.

La pirámide crece hasta que se derrumba.  Como se derrumbó en Grecia, por ejemplo.

¿De dónde saca, el estado, el dinero para pagar intereses que no produce? Lo saca de impuestos, lo saca de endeudamiento y lo saca de inflación.  ¿Y quienes pierden? Los que pagan impuestos, los que pagan el endeudamiento y los que tienen que trabajar más y cada vez tienen para comprar menos; eso si tienen empleo, porque cuando el dinero de la gente se desvía de la economía productiva a la economía de papel (la del Ministerio de Finanzas y la del Banco de Guatemala), lo que ocurre es que hay menos inversiones productivas, o sea, menos bienes y servicios y menos oportunidades de empleo y oportunidades para mejorar los salarios.

…y si no estás indignado, es porque no estás poniendo atención.


10
Nov 15

Tu dinero vale cada día menos

moneda

Supongo que ya has notado que las nuevas monedas de Q1 que están circulando ahora (con fecha 2013) son más delgadas y menos pesadas que las de fechas anteriores.  Ayer, el Banco de Guatemala anunció que a partir del lunes 16 de noviembre se pondrán en circulación nuevas monedas de Q0.25. Las nuevas “chocas”, como se les llama en Guatemala a estas monedas, también tendrán menos grosor y peso que las que circulan actualmente.

Esto es porque el valor del metal que se usa para hacer las fichas es más elevado que el valor monetario de aquellas.  En parte porque el valor de algunos metales ha subido (y por eso es que los chatarreros se han robado casi todos los monumentos de bronce en la Avenida de la Reforma y la Avenida de las Américas; así como en el Cementerio General); y en parte porque debido a la inflación, por baja que sea, tu dinero pierde valor, en lugar de ser un instrumento para guardar y diferir el valor.

La principal función del dinero es la de servir como instrumento para facilitar el intercambio.  Sin el dinero no serían posibles los grados de división del trabajo y de civilización que tenemos en la actualidad.  Adicionalmente, el dinero también debería servir para resguardar el valor (por eso es que la gente ponía monedas de plata y de oro en alcancillas); pero esta última función es desvirtuada cuando hay inflación y cuando se usan metales innobles para acuñar moneda.

Al dejarse de practicar el trueque y al usar dinero por primera vez, quienes hicieron eso separaron los actos de comprar y de vender, uno del otro, mediante el acto de recibir a cambio algo útil con la intención no de quedarse con él, ni consumirlo, sino para cambiar esto último por otra cosa, en ese momento, o en el futuro.  De ahí que sea importante que la moneda (aquel “algo útil”) conserve y protega el valor, y no lo pierda.


10
Jul 15

Conmovedoras y desgarradoras

Informe1-GUATEMALA-ESP-1-332x400

Conmovedoras y desgarradoras son las fotos de un jubilado griego que llora frente al banco luego de que le dijeran que no podía sacar su dinero. Trabajé muy duro en una mina de carbón y en una fundición, explica el hombre de 77 años. Actualmente, veo a mis conciudadanos mendigar céntimos para comprar pan, veo los suicidios aumentar… no puedo soportar ver a mi país en esta situación, explicó.

En Guatemala, en los años noventa, los medios de comunicación y el público parecían estar muy conscientes de lo que en aquel entonces se conocía como la bomba monetaria. El fenómeno fue desactivado y a todos se nos olvidó, solo para que volviera ser activada. En 2015, “la bomba monetaria” es el gran elefante en la habitación.

Entre nosotros las autoridades monetarias están orgullosas del manejo de la inflación, el tipo de cambio y las tasas de interés; pero un tercio del activo del Banco de Guatemala está comprometido en créditos al Gobierno. Dentro de ese financiamiento está la bomba monetaria, que es un gran préstamo al Gobierno a tipo de interés cero y los costes no repuestos por el Gobierno, asociados al mantenimiento de dicho préstamo. Los incumplimientos del Gobierno para con el banco central hacen que la magnitud de la bomba aumente cada año. La denominación bomba monetaria es acertada. Se trata de activos que no generan ningún interés; pero, como contrapartida, existe un pasivo por el que sí hay que pagar interés. Esos créditos le producen pérdidas al Banguat (¿qué otro banco central del mundo tendrá pérdidas?). En principio, el Gobierno debe cubrir esas pérdidas, pero el Gobierno no le paga al banco, y cuando lo hace paga con nueva emisión de bonos. Ante la falta de pago final, el banco central otorga más financiación al Gobierno. Debido a esto, el balance del banco central crece y crece año tras año, para darle nueva financiación al Gobierno.

Según el informe de Guatemala –en MarketTrends, una newsletter que te recomiendo si te interesan estos temas– el Banguat está en una situación complicada atado a un Estado que no le paga; y de continuar esta situación la estabilidad monetaria está en peligro.

Columna publicada en elPeriódico.


18
May 15

¡A ponerle cadenas al quetzal!

dolar

El banco central intervino en el mercado y compró dólares para asegurarse de que el precio de estos no baje.  Con la participación del Banco de Guatemala en la compra de US$18 millones al Sistema Electrónico de Negociación de Divisas la banca central acumuló US$160.3 millones en adquisiciones hasta el 14 de mayo último.

El presidente del Banguat observó que esta semana se fortaleció la moneda nacional porque hay confianza en la economía del país; y ¿qué es lo que aconsejan los druidas? Ponerle cadenas, pesos y lastres al quetzal para que su valor no siga creciendo frente al dólar.  Al comprar dólares artificialmente el banco central presiona el precio de estos para arriba y hala al quetzal hacia abajo.

Las autoridades del banco central aseguran que en Guatemala el tipo de cambio se rige por el mercado; pero no engañan a nadie. Una vez los resultados en el mercado no satisfacen a los burócratas en el penthouse del Banguat, se echa a andar el Sinedi y se hace lo que los magos quieren.  Al final la política prevalece sobre la economía y el resultado es que -por política- se beneficia y se perjudica a grupos específicos de personas.

Si el quetzal se fortalece frente al dólar porque hay confianza en la economía del país, ¿no te parece sospechoso que se lo debilite por medio de intervenciones en el mercado?


14
Ene 15

El dólar artificialmente caro

dolar

Si alquilas casa y pagas ese alquiler en dólares te interesa saber esto.  Si importas mercadería, o bienes de capital también te interesa saberlo.  Si compras merecadería, o bienes de capital, que ha sido pagada con créditos en dólares, tienes que saberlo.  Si las medicinas que tomas son importadas, si los libros que lees hay que comprarlos en dólares…no puedes dejar de saberlo.  La gasolina, ¡que ya está barata!, podría estar más accesible si el dólar tuviera precio de mercado.

En 2014, el banco central compró un total de US$232 millones en moneda extranjera; en tanto que en 2013 las compras ascendieron a sólo US$ 75 millones.  Con esas compras el Banco de Guatemala mantiene elevada la demanda de divisas, y con ello mantiene elevado su precio…artificialmente.  Si bien el precio del dólar ha bajado, parece evidente que hubiera bajado más si el banco central no hubiera comprado dólares para evitar el deslizamiento del precio del dólar.

¿Esto es porque los exportadores se quejan si baja el precio del dólar? ¿Es moral y económicamente razonable que la competitividad de un grupo de interés sea alcanzada a costa de perjudicar a  otros?  Digo, porque un precio del dólar artificialmente alto para beneficiar expresamente a un grupo que depende de ese precio artificialmente alto, necesariamente perjudica a otros grupos que estarían mejor si el precio de la divisa fuera el de mercado.


30
Ago 14

Beneficios y censura desde el Banguat

dolar

Para beneficiar a los exportadores y a quienes reciben remesas, y en perjuicio de importadores, personas que alquilan inmuebles en dólares, comerciantes y otros grupos, el Banco de Guatemala mantiene artificialmente alto el precio del dólar.

En lo que va del año, el banco central ha comprado dólares caros, US$ 62 millones, con el propósito de evitar que baje el precio del dólar.

La participación del Banguat no es del todo arbitaria porque responde a una regla que se activa cuando los precios fluctúan más allá de lo políticamente establecido como aceptable.  La intención posiblemente es otra; pero los efectos son el de beneficiar a unos a costa de otros; y el de censurar la información que acarrean los precios.

Tu, que visitas Carpe Diem con frecuencia, sabes que los precios son mensajeros.   Traen y llevan información necesaria para que los agentes económicos tomen decisiones acerca de dónde y cuándo colocar sus recursos.  Al proceso de decidir dónde colocar recursos, se le llama cálculo económico; y el cálculo económico es imposible sin precios; y es engañoso cuando no hay precios reales. Por eso es que son peligrosos los precios políticos, porque les proveen información distorsionada a los agentes económicos y porque responden a intereses políticos.  Con información distorsionada y sometida a intereses políticos, el cálculo que hacen los agentes económicos es hecho sobre bases falsas, o distorsionadas y sus decisiones resultan en desperdicio de recursos.

Por eso es que el precio del dólar (como cualquier otro precio) no debe ser un precio político. El precio del dólar debe ser el que es, y tanto exportadores como importadores deben hacer sus cálculos económicos con base en sus capacidades productivas y competitivas reales, ¡nunca sobre el favor político de conseguir un precio privilegiado!


22
May 14

Impuestos, metas y más engaños

304968_380155045388301_94412996_n

El propósito de llevar cuentas es tener una idea de la realidad de las cosas.  De poco, o nada sirve engañarse al inflar los números, o al disminuirlos artificialmente para dar una impresión distinta a la realidad…si uno mismo cae en el engaño.  Por esto es que es interesante lo que les está ocurriendo al Banco de Guatemala, a la Superintendencia de Administración Tributaria y al Ministerio de Finanzas.

El banco central previó un crecimiento en las importaciones de entre 5% y 7%; la SAT se tragó la píldora y supuso que podía elevar los niveles de expoliación contra los tribuatarios importadores en esa proporción; y el Minfin supuso que la piñata podía crecer en consecuencia.  ¡Los pipoldermos estaban felices!

Pero ahí está que no.  Los burócratas proponen y la realidad se impone; que puesto en otras palabras es algo así como: puedes ignorar la realidad, pero no las consecuencias de ignorar la realidad.  El hecho es que, aparentemente, las importaciones crecerán sólo 3%, por lo que los publicanos no podrán recaudar lo que esperaban y lo malo es que los otros pipoldermos siguen gastando como si nada.  Eso no los aflige, claro; porque si no pueden cargar con más impuestos a los tributarios, sí que pueden endeudarlos.  Los paganos, siempre, somos los que no podemos hacernos los quites porque antes de que nos den los cheques de fin de mes, ya nos arrancaron los impuestos para pagar la piñata.

La baja en las importaciones puede ser que se deba a la disminución de la demanda de bienes de capital lo cual es malas noticias porque de los bienes de capital vienen la productividad, la competitividad, los nuevos empleos y los mejores salarios.  Puede que haya un estancamiento, o una contracción de la economía.  Puede que la puñalada tributaria siga teniendo efectos negativos en la economía; y eso pasa por empecinarse en una reforma impositiva de carácter ideológico y expoliatorio, a diferencia de una reforma tributaria técnica y neutral.  Puede que la puñalada tributaria haya incentivado el contrabando porque, tu ya sabes, si los impuestos no son neutros crean y destruyen incentivos.

Lo malo es, repito, que los que pagan el pato son los tributarios…y no los pipoldermos que siguen gastanto y gastando, endeudándonos y endeudándonos de forma muy irresponsable.  Porque se los permitimos, claro.

La ilustración la tomé de Taxation is Theft.


14
Ene 14

La bomba del endeudamiento está creciendo

Vaya, vaya, hoy leemos que por segundo año consecutivo, el pago para cubrir las deficiencias netas del Banco de Guatemala (Banguat) quedó fuera del Presupuesto, y en total la cartera de Finanzas acumula una deuda de Q3.324 millardos. La cifra tendría un acumulado de Q1.017 millardos del periodo 2011; Q1.401 millardos, de 2012, y arrastre del adeudo de Q905 millones de 2002.  En el Presupuesto de 2013, el Congreso suprimió el pago, incluidos en la propuesta para cubrir la pérdida neta del Banguat, que representa el costo de las Operaciones de Estabilización Monetaria, que utiliza para neutralizar la liquidez y controlar la inflación.

En dos platos, los hechos anteriores ponen en evidencia que:

1. La irresponsabilidad de los pipoldermos en el Ejecutivo, en cuanto a mantener un presupuesto de gastos destinado a servir a intereses particulares, mal administrado, muchas veces corrupto e innecesariamente desperdiciador está haciendo crecer el endeudamiento de los tributarios.

2.  Como la inflación es un fenómemo monetario y en Guatemala existe un monopolio de emisión monetaria en manos del banco central, los pipoldermos en el Banco de Guatemala alimentan al monstruo y luego tienen que emitir papeles para desfacer el entuerto que hicieron.

3.  La independencia del banco central con respecto al Ejecutivo es una ficción.  La Junta Monetaria (cuya mayoría de miembros pertenece al sector estatal), parece estar al servicio del Ejecutivo.  Ya sea por acción, o por omisión.

Si ya estabas madurito para los 90, ¿te acuerdas de la bomba monetaria?  Lo que era cierto entonces, es cierto ahora.  la bomba que está alimentando el Ejecutivo, al no pagar las deudas que tiene con su banco central va a reventar en algún momento y como dice la canción Si no es ahora, será mañana.