12
Abr 17

Este año hay chocolate

Una novedad, en las festividades de esta temporada, en mi casa, es que nos enviaron chocolate de la costa sur.  Este chocolate no es comercial y es elaborado de forma familiar, artesanalmente.  La gente lo hace con orgullo y con cariño.

Me gusta imaginar que si a los mayas -en Tikal, o en el reino Kan- les hubiera gustado el chocolate dulce, este es el que hubieran elegido.  Cuando uno prueba este chocolate, no le es difícil imaginar por qué es que el cacao fascinaba a las culturas precolombinas y luego conquistó el paladar de los europeos.

Michael D. Coe, en La verdadera historia del chocolate nos cuenta que entre los nicarao un conejo valía unas diez de esas almendras [de cacao], ocho chicozapotes (las frutas del árbol del chicle) valían cuatro almendras, un esclavo más o menos cien y los servicios de una prostituta ocho o diez, según lo acuerden.

A mí me gusta el chocolate espeso y a la chapina, es decir, con agua y no con leche.  Me gusta remojar pan francés en él; pero también me encanta remojar el pan de la temporada que también nos mandan de la costa. Este año, Shalvy nos mandó pan, chocolate y plátanos.

¡Feliz equinoccio de primavera, o fiesta de la fertilidad!…y mejor si es con buen chocolate.

Actualización: pregunté en @luisficarpediem que cuál es su chocolate chapín favorito, y 22 personas contestaron.  De ellas 12 prefieren el de Xelajú, 8 favorecen el de Mixco y sólo 1 votó por el de la costa sur.  Vale decir que en tiempos de los mayas clásicos, el chocolate de Soconusco y de la costa sur guatemalteca eran muy valorados. Just sayin.

La segunda ilustración es  Neptuno recibe el chocolate de América; por Antonio Colmenero de Ledesma, Marco Aurelio Severino (1580-1656), Johann Georg Volckamer, (1616-1693). [Dominio público], Wikimedia commons.


21
Mar 17

El chocolate y las raíces de Guatemala

Con el titular de A Chocolate Boom is Taking Guatemala Back to its Roots, María Martin publicó en NBCNews una pieza que celebra el auge chocolatero en Guatemala.

Dice Martin: Mientras que el número de establecimientos que hacen chocolate artesanal en Antigua y otras ciudades guatemaltecas es creciente y el chocolate artesanal es un fenómeno bastante reciente de los últimos 10 años, la historia del chocolate en Guatemala, se remonta mucho más allá. De hecho, Guatemala es a menudo llamado “el lugar de nacimiento del chocolate”, donde los antiguos mayas consideraban el cacao, la planta y el grano de los cuales se hacía el chocolate, un regalo de los dioses.

Eso es lo puro cierto, hasta hace poco y cuando yo era niño, lo que se tenía por chocolate aquí era una manteca oscura que en el mejor de los casos era la pura azúcar. El buen chocolate en barras, o bombones era importado y carísimo.  Con exepción, claro está, de los nobles chocolates artesanales de Mixco, Quetzaltenango, Suchitepéquez y otras poblaciones; pero el chocolate para tomar no era tan valorado como ahora.  En casa de mis padres lo tomábamos en tiempos de lluvia, al volver del colegio, y a mí me gustaba remojar pan frances en el chocolate espeso.

Sin desplazar aquel chocolate tradicioinal, ahora hay exquisitas variedades de chocolates chapines para todos los gustos y para todos los bolsillos.  Quizás pronto haya una denominación de origen para el chocolate guatemalteco.  Los buenos chocolates chapines merecen estar a  la altura del ron y del café que se destacan en cualquier mercado.

Gracias a mi cuate, Rodrigo, por la pista. Por cierto que, si te fascina el chocolate, seguramente disfrutarás de La verdadera historia del Chocolate, por Sophie y Michael D. Coe.


22
Jun 16

Kat Kefalas, talento y chocolate

katina-kefalas

Con un postre espectacular y delicioso, inspirado en los chocolates Ferrero Rocher (que son sus chocolates comerciales favoritos) la barista y repostrera Katina Kefalas ganó el primer lugar en la categoría de chocolate oscuro, en el concurso Death by Chocolate, organizado por TBR Magazine y celebrado el sábado pasado en La noria.

El postre ganador era una semiesfera de chocolate que inmedatamente captaba la atención y alborotaba los sentidos de la vista, el gusto, el olfato y el tacto.  Al probarlo sus sabores y texturas te hacían creer que los sortilegios son posibles y que las artes mágicas existen.  Más que apropiado para Death by Chocolate, era una invitación a Life by Chocolate.

Katina explicó que el postre tiene todos los ingredientes de los chocolates que la inspiraron pero en forma diferente.  Era una base de pastel húmedo de chocolate con pedacitos de avellanas tostadas, un mousse perfecto (pero perfecto) de Nutella y ganache de chocolate semiamargo con más avellanas tostadas.

En Buenos Aires, donde vive, Katina ha destacado por sus galletas de chocolate chips.  Katherine Quiroga, en The Bubble, escribió: Katina Kefalas’ acclaimed cookies (if you don’t know what we are talking about, drop whatever it is you’re doing and go get one) share the shelves with Cannoli de Palermo’s amazing pistachio and almond “fustucas”. La publicación  Pick Up The Fork se refirió a sus galletas de chocolate como the absolute best mothafucking chocolate chip cookie I´ve ever eaten in Argentina.  Los lectores, y mis cuates y colegas en aquella ciudad no deberían perderse de esas galletas. Cuando Katina vivía en Guatemala yo disfrutaba mucho de sus pasteles de banano.

El concurso de La noria lo organizan las chicas de la TBR Magazine y siempre cambian de tema; en una ocasión hicieron uno en el que los postres elaborados debían usar canillitas de leche como ingrediente.

¡Felicitaciones y aplausos a esta extraordinaria barista y repostrera chapina!¡Chapeau!


27
Jul 10

En éxtasis, luego de "catar" chocolate

Así como los gatos entran en éxtasis cuando se les expone a hierba de gato o catnip, así me extasío cuando me expongo a chocolate; y anoche tuve la oportunidad de disfrutar una cata de chocolates gracias a mis cuates Juan Francisco y Astrid.

Probamos uno dulce, con leche y almendras; y otro ligeramente más negro, amargo y con avellanas. Ambos bocatti di cardinale no sólo porque fueron hechos con el mejor de los cacaos guatemaltecos, sino porque fueron elaborados para ser excelentes.

Según Michael y Sophie Coe, en La verdadera historia del cacao, esta palabra es de origen mixezoque y fue esta cultura -de orígen olmeca- la que les legó el Theobroma cacao a los mayas. En el Códice de Dresden, cuyo facsímil puede ser apreciado en el Museo Popol Vuh, se ve al dios Zarigüeya cargando al dios de la Lluvia durante los ritos del año huevo; y en el texto se idica qu ese le debe ofrecer cacao.

Cuentan, los Coe, que los mayas sazonaban su cacao con chile; y que Stephen Houston ha identificado la palabra ik-al-kakaw o cacao chile, en Piedras Negras.

Los Coe cuentan que hacia mediados del siglo XII con la decadencia de Tula, los poderosos reinos quichés y cakchiqueles del altiplano de Guatemala entraron en conflictos y que el verdadero trofeo para estas naciones en contienda eran el control de las más ricas tierras productoras de cacao, o el establecimiento de relaciones comerciales favorables con quienes las controlaban.

La verdadera historia…cita a Francisco Antonio de Fuentes y Guzmán, para relatar que en el siglo XVIIse registraron las virtudes del cacao y que debe saberse que en cuanto sale del fruto exuda un líquido excelentísimo y muy fresco, que los indios toman con gran destreza.

La primera evidencia documental de la aparición del chocolate en España -y en Europa- se refiere a una delegación de nobles kekchíes que los frailes dominicos llevaron a visitar al príncipe Felipe. Entre los obsequios que aquellos llevaban se incluían plumas de quetzal, vasijas de cerámica, liquidámbar, copal y cacao.

En su libro que es encantador y muy informativo, uno puede aprender mucho sobre el cacao y el chocolate; así como su historia íntimamente ligada a Guatemala y a los mayas. Tradición que mis cuates están rescatando de una forma exquisita.

30
Ago 09

La ley antichocolate

Congreso de la República de Guatemala

Decreto número 79-2009

El Congreso de la República de Guatemala

Considerando

Que la Organización Mundial de la Salud – OMS – ha estimado al chocolatismo como una epidemia que constituye un problema mundial por las graves consecuencias para la salud pública por el engorde y felicidad de las personas, y que el aumento del consumo y de la producción de chocolates y otros productos de cacao (incluyendo la moneda maya) en el mundo entero, particularmente en los países en desarrollo constituyen un grave riesgo para la salud y las economías familiares por la carga que impone a las familias más pobres que no deberían gastar su dinero en chocolates y a los sistemas nacionales de salud.

Considerando

Que numerosos estudios científicos (no patrocinados por Godiva) han demostrado que el consumo de chocolate y la exposición al olor del mismo, son causas de felicidad, buen humor y engorde de las personas que lo consumen, es necesario tomar las medidas preventivas y prohibitivas para alejar a la población del consumo o exposición al mismo.

Considerando

Que el Congreso de la República no tiene nada mejor que hacer y le preocupa que el pueblo se dé cuenta de que no tiene razón de existir.

Por tanto

En el ejercicio de las facultades que le confiere el literal a) del artículo 171 de la Constitución Política de la República de Guatemala

Decreta

La siguiente

LEY DE CREACIÓN DE LOS AMBIENTES LIBRES DE CHOCOLATE

Artículo 1. Objeto. La presente ley, tiene por objeto establecer ambientes libres de consumo de chocolate para la preservación de la salud y protección de la población, no consumidora o no oledora de chocolate.

Artículo 2. Definiciones. Para la aplicación de la presente ley, se entenderán las siguientes definiciones:

  1. Chocolatismo: se entiende por chocolatismo la intoxicación crónica, aumento de peso y de felicidad producidas por el consumo de chocolate.
  2. Chocolatedor pasivo, chocolatedor de segunda mano: la persona de cualquier sexo o edad, expuesta al olor, o visión de los chocolates.
  3. Olor de segunda mano: olor a chocolate ocasionado por cualquier producto del cacao.
  4. Trabajador o empleado: toda persona individual que presta servicios a un patrono bajo las leyes y régimen del Código Laboral.
  5. Patrono: el que se atrevió a contratarlo bajo dichas leyes.
  6. Clínica: oficina, instalación, edificio, cualquier área donde pasa la gente.
  7. Lugar de empleo o trabajo: el área donde se trabaja. ¿Cómo no?

Artículo 3. Prohibiciones expresas. Se prohíbe comer o mantener en la boca cualquier tipo de productos de chocolate:

a. en cualquier espacio de lugares públicos cerrados

b. En cualquier espacio de lugares públicos abiertos

c. En cualquier espacio de lugares privados abierto o cerrado

d. En cualquier medio de transporte abierto, o cerrado

e. En CUALQUIER LUGAR… entienda!!!!

Artículo 4. Áreas no prohibidas. Se consideran áreas exentas de prohibición de consumir chocolate, las siguientes:

A. Abajo de la cama, de su propia cama, cuando no hay nadie más en la casa.

B. Bajo (¿o abajo, o debajo?) del escritorio de la oficina, siempre y cuando el tamaño del chocolate sea menor a 200 g. y se realice en horario de 10:00 p.m. a 5:00 a.m.

Artículo 5. Señalización. Todos aquellos lugares, que de conformidad con la presente ley sean ambientes libres de chocolate (o sea TODOS los lugares, menos bajo la cama y el escritorio) deberán ser señalizados con los símbolos internacionales de No chocolates, consistentes en un círculo rojo con un chocolate apetitoso cruzado por una línea roja a los bordes del círculo. Esta señal debe colocarse en todo lugar público y privado donde esté prohibido comer u oler chocolate (casi hay que tapizar la ciudad de chocolates apetitosos….. ¡Y que todos sufran no poder comerlos!, total…al mundo se viene a sufrir.)

Artículo 6. Sanciones. La inobservancia a las normas prohibitivas establecidas en la presente ley, serán sancionadas con lo siguiente: Por incumplir con la prohibición de comer chocolate en cualesquiera de los lugares establecidos en la ley (o sea cualquier lugar, menos abajo del escritorio y de la cama), con sanción pecuniaria equivalente a diez (10) salarios mínimos diarios para actividades agrícolas. Además, deberá pasar tres (3) días hábiles completos parado frente a una pila de chocolates sin poder comer ninguno (para que se le quiten las ganas). Esto se duplica cada vez que se comete la falta.

Sin perjuicio de otras sanciones que establezca el reglamento de la presente ley, el cual deberá ser emitido dentro de los sesenta días siguientes de la entrada en vigencia de esta ley.

Artículo 7. Autoridad responsable e Ingresos. Corresponde al Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social velar por el cumplimiento de las normas de la presente ley.

Artículo 8. Derogatorias. Se deroga expresamente cualquier ley que diga que el chocolate es bueno y que las personas pueden consumirlos. Se permite el consumo de chocolates en las sesiones del congreso.

Artículo 9. Vigencia. La presente ley entrará en vigencia a los sesenta (60) días contados a partir de su publicación en el Diario Oficial.

Remítase al Organismo Ejecutivo para su sanción, promulgación y publicación.

Emitido en el Palacio del Organismo Legislativo, en la Ciudad de Guatemala, el veintidós de agosto de dos mil nueve.

Firman: Los pendejos de siempre

El texto es creación de mi amiga Carla H. como parodia de la ley antitabaco; y seguramente no sería raro que algún día haya una ley similar siendo que ya hay quienes quieren leyes antigrasas, por el colesterol, las grasas trans y todo eso. Carla prevé que el Congreso chapin emita una ley antichicle, porque el chicle produce caries y ensucia el suelo y los zapatos; una ley antipapa para los adolescentes a los que les caen mal sus papás; una ley antitomates para evitar que la gente se los lance a los diputados; y una ley Antigua, porque la palabra suena parecida.


28
Jun 09

Riquísimo chocolate de Oaxaca

¡Ah!, me estoy desayunando con una deliciosa tasa de chocolate de Oaxaca, México! Espeso, espumos, cremoso y sazonado con canela, esta bebida ciertamente es digna de los dioses. De los dioses mayas y similares, claro; porque los dioses de allende la mar océana, comen y beben otras cosas.

A mí me gusta mucho el chocolate con pan francés. Me gusta en la mañana y me gusta caliente. El chocolate chapín me gusta con agua; pero el mexicano y el europeo me gustan con leche.
No recuerdo haber tomado chocolate antes de mi Primera Comunión, cuando estaba en Primer grado de Primaria. Sin duda lo había tomado y no veo razón por la cual no haya sido así; pero sin duda no le puse atención. En Guatemala, es costumbre que luego de la primera comunión se sirva un desayuno que incluye tamales, chocolate y pan francés.
La costumbre es un poco desatinada porque sin duda tenía sentido cuando la gente se levantaba a las 6 de la mañana, asistía a la ceremonia y volvía para desayunar a las 7; pero en tiempos modernos, las primerascomuniones se hacen como a las 9:00 o 10:00 a.m. y el desayuno es servido un mínimo de hora y media después. Y claro…aunque se llame así, no es desayuno.
En casa no me gusta que falte el chocolate y ahora generalmente compro el mío en el Museo Popol Vuh, o a un niño que lo vende en el estacionamiento de Paiz Las Américas. Este de hoy, sin embargo, me lo trajo mi amiga Carmen, que conoce bien mis debilidades alimenticias.