18
Nov 17

Nina García y los vestidos de Guatemala

Wow!, me parece un vestido para un concurso de belleza…la verdad es que dudo de tu sentido del gusto. Parece Miss Guatemala, dijo Nina García, de la revista Marie Claire, y con cara de disgusto y desaprobación, durante uno de los episodios del programa de televisión Project Runway.

Imagen de previsualización de YouTube

Lo que no esperaba, García, era que la diseñadora concursante -cuyo vestido estaba criticando como jueza de la competencia- tenía ascendencia guatemalteca.  Entonces, la ejecutiva de Marie Claire no pudo más que soltar un Lo decía sin ofender.  Y puede ser, pero vele la cara que pone cuando critica el vestido y dime que no quería ser sarcástica, como mínimo.

Los que visitan este espacio, con frecuencia, saben que no soy chauvinista, ni nacionalista; empero, no deja de incomodarme la forma despectiva en la que aveces y en el mundo del espectáculo se refieren a Guatemala, o a las cosas de los guatemaltecos ya sea en la televisión, o en el cine.

En este caso me incomodó el comentario de Nina García porque aquí, en Guatemala, hay magníficos diseñadores de modas; y para muestra lo que se vio en el Mercedes-Benz Fashion 2017.

¡Por supuesto que Nina Garcia tiene todo el derecho de pensar lo que sea de los vestidos de concurso de belleza diseñados por guatemaltecos!  Yo nunca pensaría que el hecho de que su comentario me incomodara -o pudiera ofender a alguien- debería ser motivo para limitar el derecho a la libertad de expresión de la jueza. No creo que a nadie le tengan que gustar los vestidos de concurso de belleza de los diseñadores chapines.  A lo mejor a mí tampoco me gustarían, si viera uno.  Y lo cierto es que el vestido que estaba criticando en Project Runway, no estaba como para ganar premio alguno.  Ya hay demasiada gente tratando de castigar a otros por pensar diferente, o por decir lo que piensan, como para que yo me una a la banda.  Ya hay demasiada gente tratando de aplastar la libertad de expresión entre nosotros.

Sin embargo, me llamó la atención que García eligiera a Guatemala para su frase de desaprobación.  Tal vez hay un pequeño enamorado de Guatemala dentro de mí.


15
Nov 17

La comedia y la corrección política

Diez comediantes famosos advirtieron que la corrección política está matando a la comedia.

En 2015, Jerry Seindeld, por ejemplo, dijo que hay algo espeluznante en la corrección política que me molesta.  Cada vez más comediantes han estado hablando en contra de lo políticamente correcto, argumentando que las sensibilidades y tendencias crecientes del público para ofenderse sofocan la libertad cómica.  Mel Brooks advirtió que la corrección política es la muerte de la comedia.

Es posible que la corrección política -que es una cadena con bola para la libertad de expresión- sea más opresiva entre angloparlantes que entre hispanoparlantes.  O tal vez no.  Lo cierto, sin embargo, es que los stand up comedians de Netflix…en español…están geniales y desafían toda corrección política.

Te recomiendo a:

Mi abuelita diría que no dejan títere con cabeza.

La ilustración la tomé de Facebook.


10
Jun 17

¡Adiós a Adam West!

Adam West, el Batman de mi generación, falleció hoy a la edad de 88 años a causa de la leucemia.

Imagen de previsualización de YouTube
Allá por 1967, o 68 mi padre nos regaló a mi hermano Juan Carlos y a mí sendos trajes de Batman y Robin.  Es que esa era una de nuestras series de televisión favoritas, hasta el punto de que -¿cómo iba a ser eso posible, pero lo era?- mi padre tenía que silbar el tema de la serie cuando tocaba a la puerta e iba a por nosotros a la casa de mi abuelita, Juanita, a modo de santo y seña.  Ya se que esto no es fácil de imaginar; pero igual, así era como era.

Esto es en los años 60 cuando uno dependía 100 por ciento de los horarios de la televisión y uno de verdad tenía que esperar para ver sus series y películas favoritas.  No era fácil; pero no había de otra y uno no imaginaba un mundo en el que eso fuera distinto.  Elvis Presley tenía tres televisores distintos en su casa para ver los únicos tres canales nacionales que había en los EUA en aquel entonces.

Tuve traje de Batman y carrito de Batman.  Un batimóvil al que le salía fuego del escape. Fuego de plástico, debo explicar.  Tuve linterna de Batman que para alumbrar lanzaba una batiseñal. Un cuate del colegio tenía cinturón de Batman, con gadgets y todo.

Esos eran los años en los que Batman (Bruno Dîaz -porque todo venía traducido-) era Adam West; y los años en los que Robin (Ricardo Tapia) era Burt Ward.  El dúo dinámico, para más señas.

Por cierto, no es fácil ser Batman.  Si aceptas que tu identidad la construyes tú mismo, que tu propósito en la vida lo estableces tú mismo, que el orden de tu vida lo creas tú mismo, si aceptas completamente estos conceptos, tendrás el apuntalamiento filosófico para convertirte en Batman, así escribió mi amigo y maestro Warren Orbaugh. Seguramente querrás leer ese artículo en recuerdo del Batman de los sesenta.

La foto la tomé de Facebook.


23
May 17

Roger Moore y los impuestos

El actor británico Roger Moore -que visitó Guatemala en 1991- falleció hoy. Para mí, Roger Moore era Ivanhoe; Simón Templar, en El santo; Brett Sinclair, en The Persuaders!; y por supuesto, James Bond. El vídeo es de The Alaskans. Cuando estuvo aquí fue entrevistado por José Eduardo Valdizán, en Teleprensa.

Imagen de previsualización de YouTube

En 1978 Roger Moore salió del Reino Unido debido a que aquel país se había convertido en un infierno fiscal.  Vivió en Suiza y en Mónaco, de donde fue embajador.  Moore no ocultaba su actitud hacia los impuestos, y decia que en los años 70 él había sido instado por sus “contadores, agentes y abogados” en el sentido de que mudarse al extranjero era esencial porque “usted nunca podría ahorrar bastante como para asegurarse de que tendría algún tipo de sustento si no trabajara, “como resultado de las tasas impositivas punitivas”.


29
Ene 17

Sofía Niño de Rivera y Carlos Ballarta para reírse mucho…mucho

Imagen de previsualización de YouTube

Encontré dos comediantes en Netflix: Sofía Niño de Rivera y Carlos Ballarta. De verdad muy recomendables. Un sentido del humor irreverente, políticamente incorrecto, algo negro y, aunque ambos son mexicanos sus perspectivas se aplican muy bien a los chapines y estoy seguro de que también a otros latinoamericanos.

Imagen de previsualización de YouTube

20
Dic 16

Merlí, educación y filosofía

cerveza-estrella

Si crees que la educación es importante; pero no cualquier educación.  Si entiendes la importancia de la filosofía y respetas a pensadores grandes como Aristóteles y Nietzsche.  Si eres educador y cuando estás en clase te apasionas y no crees que los estudiantes son el enemigo, te va a atrapar la serie Merlí, de Netfllix.

Merlí o Merlín es profesor de filosofía en una escuela estatal secundaria y enseña de manera original. Desde la perspectiva de distintos filósofos, uno en cada capítulo, aborda con sus y estudiantes de su clase, que incluye a su propio hijo, los grandes temas de la filosofía como ¿Quién soy? ¿Dónde estoy? y ¿Cómo lo se?, al mismo tiempo que los temas cotidianos que son propios de los adolescentes, sus familias y sus maestros.

Por supuesto que Merlí es mi personaje favorito; pero a su madre, Carmina Calduch, hay que ponerle atención.

Hubo un capítulo en el que Merlí aborda -con sus estudiantes- los temas de la benevolencia, el mercantilismo y el estado.   Estuvo a punto de perderme porque superficialmente parecía que se aproximaba a esos temas de una forma irresponsable y ligera, como suele ocurrir en series de televisión…pero Merlí es Merlí y –all things cosidered– la serie se rescata lo suficiente como para discutir inteligentemente cómo aborda aquellos temas.

…y mira como son las cosas, ayer me topé con cerveza Estrella, de Barcelona, que tiene un pequeño rol en la serie.  Un papel insignificante; pero me acordé de mi maestro Joe Keckeissen, que solía llevarnos al Pecos Bill a discutir mientras bebíamos cervezas.


14
Nov 16

Winston Churchill y el arte

churchill-the-crown-netflix

Uno de mis capítulos favoritos en la serie The Crown, de Netflix, es el capítulo 9; uno de cuyos temas principales es el del célebre retrato de Winston Churchill por el pintor modernista Graham Sutherland.

Cuando Churchill posa para el artista, sucede un diálogo sobre la  naturaleza del arte que me pareció fascinante y quiero compartir.  La esposa de Sutherland observa el trabajo de su marido y Churchil le pregunta: ¿Qué le parece, señora Sutherland? A lo que ella responde: Muestra la verdad.

Con el argumento de que él conoce su cara mejor que Sutherland, Churchill pide ver cómo va la obra y Sutherland le dice que no y arguye que en general las personas no tienen una percepción real de sí mismas y que debemos hacer la vista gorda con muchas cosas para seguir con nuestras vidas.

El Primer Ministro responde: Y usted cree que su deber es sacar todo eso a relucir. Ciertamente, dice Sutherland, lo bueno y lo malo.  A lo que Churchil responde: Concéntrese en lo bueno y todo saldrá bien.  No me está pintado sólo a mi, está pintando al Primer Ministro del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y todo lo que representa ese alto cargo.

El pasatiempo de Churchill era la pintura; y recuerdo que en casa de mi abuela, Frances, había un libro sobre ese tema, escrito por el Sir Winston.  En la serie, luego de una sucesión de escenas que muestran tanto a Churchill como a Sutherland tratando de entender al artista que hay en uno y el otro, sucede una continuación del diálogo anterior.

Churchill pregunta: ¿Me gustará? y Sutherland responde: Supongo que eso es mucho pedir; pero me consuela saber que su propia obra es honesta y reveladora.  Y Churchill agradece el cumplido.  Luego ocurre un diálogo encantador sobre el estanque de peces de Chartwell, la casa de los Churchill que el Primer Ministro ha pintado más de 20 veces y seguirá pintando después.  Churchill argumenta que el estanque le presenta retos que lo eluden; y Sutherland pregunta si no es que Churchill se elude a sí mismo y que por eso es que el estanque es más revelador que un autorretrato.

Según Sutherland, el arte es revelador de forma no intencional y que eso ocurre con las pinturas del estanque y Churchill.  No te contaré detalles para no estropear tu experiencia con la serie; pero sigamos.  Churchill se refiere luego a un cuadro de Sutherland llamado Pastoral en el que hay árboles nudosos y colores muy oscuros. Churchill dice que hay algo malévolo en ese cuadro y pregunta: ¿De dónde viene eso? A lo que Sutherland responde: Fue una época muy oscura; y una vez más no voy a dar detalles; pero es una escena muy conmovedora entre ambos.  Escena que deja una impronta profunda en el resultado del retrato.

Minutos antes, en la serie, cuando Sutherland y Churchill se conoce, el Primer Ministro le pregunta al retratista si va a halagarlo, o a mostrar al realidad.  ¿Va a pintarme como un querubín, o como a un “bulldog”?, pregunta Churchill.  A lo que Sutherland responde: Supongo que hay un gran número de Mr. Churchills, comentario que confirma la señora Churchill.  Quizás podría rogarle que no se esmere en ser demasiado fiel a la realidad, dice el Primer Ministro.  Y Sutherland, contesta: ¿Por qué? Así se muestra la verdad.  Y Churchill responde: ¡No!, para eso ya existen las cámaras.  La pintura es el arte superior.  Yo pinto un poco, ¿sabe? Y nunca dejo que la realidad interfiera con la verdad si no lo deseo. Si veo un paisaje que me gusta y desearía que no hubiera una fábrica en el fondo, quito la fábrica.

Sutherland hace una observación monumental, la de que la verdad corresponde a la realidad.  Lo que me lleva a recordar el principio objetivista que nos enseña que la existencia expresa que algo es, con independencia de nuestros deseos, o nuestros caprichos como observadores; y que ser, es ser algo específico, con una naturaleza específica, con una identidad específica.  Esto se resume en que la existencia existe; empero, la facultad de percibir lo que existe lleva el nombre de consciencia.  Eso sí, la consciencia es un medio para conocer y entender la realidad, no un medio para crearla.

El diálogo entre Sutherland y Churchill, con el auxilio de la señora Churchill, nos recuerda que podemos conocer las cosas (o a las personas) porque son lo que son y el medio para conocer la realidad es nuestra mente racional.

Con respecto al arte, parece evidente que Sutherland quiere un retrato realista o imitativo de la realidad (de ahí la alusión de Churchill a la cámara fotográfica); uno que muestre al Primer Ministro como es (de ahí la alusión a la edad).  Pero Churchill, desea uno romántico, uno basado en la idea de que el arte es una re-creación selectiva de la realidad; una imagen de la realidad, pero con exclusion de lo inatingente (de ahí su alusión a la fábrica y su referencia a los valores que representa el cargo de Primer Ministro del Reino Unido).

No te voy a contar en qué termina el asunto y no puse una imagen del retrato para no incurrir en un destripe del capítulo; pero si te dejo con la idea objetivista de que el arte es una re-creación selectiva de la realidad, basada en los juicios de valor del autor o en su sentido de la vida (el arte es revelador).  Cuando nos identificamos con una obra de arte, con lo que nos identificamos con el sentido de la vida de su autor, cuando una obra de arte nos habla, lo que nos dice es: Así es la vida como la veo.

¿Ves por qué es que me encantó este capítulo de The Crown?


17
Oct 16

La Pantera rosa y los impuestos

Imagen de previsualización de YouTube

¿Quién mejor que la Pantera rosa para explicarnos los impuestos?  Para un lunes educativo y con sentido de humor para enfrentar la expoliación.

Gracias al cuate José Benegas por la pista.


04
Sep 16

Te recomiendo “La esclava blanca”

Imagen de previsualización de YouTube

Puedes escuchar el podcast aquí.

La serie La esclava blanca es una que no puedo dejar de recomendar.  La trama gira en torno a la abolición de la esclavitud en la Colombia de 1821 en adelante.  Es una historia dura, por un lado; pero con todos los elementos necesarios para que el televidente no quiera desprenderse de la pantalla.

Es una historia en la que los malos reciben su justo castigo y en la que aquellos que permanecen neutrales en tiempos de crisis moral (como lo advirtiera Dante Alighieri), encuentran su lugar en los rincones más oscuros de un infierno.  Es una historia en la que los justos y los buenos reciben su recompensa; pero no sin antes recordar que el precio de la libertad es su eterna vigilancia (como dijera Thomas Jefferson) y que el precio de recobrar la libertad a veces se paga con sangre y llanto.

Uno de los detalles que más me gustan de La esclava blanca son la aparición constante de la comida criolla.  Tu ya sabes lo que me apasionan la cocina y la mesa.  ¡Quiero comer bollitos de yuca! y cada vez que veía los chorizos y la cecina colgados sobre el poyo de la cocina de los Parreño, se me antojaban cosas así.  Otro de los detalles que me gustaban mucho son la decoración de las paredes de El edén; y la casa de Felipe y Catalina Restrepo.

Son muy perturbadoras las golpizas y los maltratos contra los esclavos; como es repugnante la idea misma de la esclavitud.  Voy a decir que esta es la primera serie latinoamericana que veo en Netflix que no me decepciona.  Las otras que he visto han venido cargadas de ideas estatistas y de prejuicios colectivistas e ideológicos que estropean tramas que de otra forma hubieran sido dignas de mencionar.  En cambio, La esclava blanca es inconfundiblemente acerca de la libertad y los derechos individuales y acerca de la justicia, no como un acto universal y colectivo; sino como un acto de evaluación objetiva, e íntimamente ligado a la responsabilidad individual y a las consecuencias de los actos propios. ¡Nada más antiestatista, ni anticolectivista! La serie no te pone a pensar sobre lo que es legal, sino sobre lo que está bien.

¿Cuál fue mi personaje favorito? Isabelita Parreño.  Sin lugar a dudas.  No te digo más para que, si ves la serie, le pongas atención especial a ella.

Y no quiero dejar de decir que ¡hay buenísimas actuaciones en la serie!  La niña que hace de Victoria Quintero, por cierto, es la protagonista de Camino, una peli que de verdad no te deberías perder. ¡Me alegro mucho de haber visto La esclava blanca!  Es una producción monumental y aunque uno puede buscarle defectos -que los tiene de cuando en cuando- como cuando una de las protagonistas lleva un gorro de enfermera con una cruz roja (en aquellos tiempos), en realidad son detalles mínimos que uno puede dejar pasar con comodidad.

Por cierto….en Centroamérica, ¿sabes quién fue líder del abolicionismo? Simeón Cañas y por eso es que la avenida que va del Parque de Jocotenango hasta el Mapa en Relieve -en la ciudad de Guatemala- lleva su nombre.  ¿A que no sabías?


20
May 16

El “bullying” y lo peor entre nosotros

combate

¿Viste las reacciones en redes sociales luego del error que una chica cometiera en el programa de televisión Combate?

Para hacer la historia corta una chica hizo mal una suma en un concurso y el asunto es Trending Topic en Twitter y se volvió viral.  Hay personas que entran al perfil de Facebook de la chica y la insultan hasta con saña, los memes abundan y hasta hay empresas que se apresuraron a sacar publicidad burlándose del asunto.

Entre nosotros, ¿de verdad está bien atacar de forma grosera a una persona porque cometió un error, o porque no sabe algo? ¿En serio?

De cuando en cuando un hecho saca lo mejor de los guatemaltecos: la tragedia de El Cambray, huracanes y tormentas tropicales y terremotos por ejemplo; pero de cuando en cuando algo saca lo peor.  ¿Te acuerdas cuando una casa estuvo por caer en la carretera a El Salvador? Los mensajes de odio y de rencor daban escalofríos.  Lo que está ocurriendo ahora con una chica de la tele, en un programa irrelevante (y que pudo tener su origen en algo fabricado por los productores), ¿significa que hay -por ahí- demasiada gente con el gatillo rápido para atacar, insultar y bulear? ¿Hay demasiada gente lista para aprovecharse del error de alguien aunque eso signifique humillar a quien lo haya cometido? La gente que no se anima a salir a disparar en una carretera porque no le dan vía, ¿no duda en vejar y ofender a otros, sólo por que puede y da risa?

Quizás deberíamos revisar nuestros códigos para interrelacionarnos por medio de teclados y pantallas; porque, ¿de verdad está bien humillar a una persona y decirle groserías, sólo porque se puede hacer en Facebook?

Esta entrada salió en Vanidades,  Publinews y en Soy 502.