15
Nov 18

“Rapsodia Bohemia” desde la óptica de Warren Orbaugh

Porque allá por 1976 mi hermano tenía el cassette de Bohemian Rhapsody y lo hacía sonar casi 24/7, en aquel entonces yo no apreciaba esa canción.  No fue hasta bien entrados los años 80 que, en el contexto de I want to Break Free, le puse atención y le encontré gusto.  Y no fue hasta que Warren Orbaugh me habló de la pieza, y me recomendó la peli (que está buenísima) que atisbé la genialidad en ella.  Y hoy, Warren publicó su columna sobre el tema, texto del cual les comparto algunas ideas.

Imagen de previsualización de YouTube

Dice Warren:

El nombre de la película hace alusión a la pieza considerada una de las mejorescanciones de todos los tiempos. Le tomo siete años a Freddie Mercury escribirla y Queen la estrenó en 1975 lanzándolos a la fama. En el ámbito de la música, se conoce como rapsodia al tema que se compone a partir de la unión libre de diversas unidades rítmicas y temáticas, que no tienen vínculo entre sí. Y alude a las rapsodias de Johannes Brahms, Franz Liszt, George Gershwin, Ferde Grofé y Serguéi Rajmáninov.  Por cierto que la Rapsodia sobre un tema de Pagannini es una de mis piezas favoritas.  

Bohemio se refiere a un espíritu artístico libre cuyo estilo de vida se aparta de las convenciones sociales y que privilegia el arte y la cultura. Parece ser que el título hace referencia a Goethe, quien fue un artista que se apartó de las convenciones sociales y que Nietzsche consideró como el mejor ejemplo del superhombre, dice Warren; que luego cita a Nietzsche porque la composición de [Mercury] que combina elementos clásicos con rock progresivo, parece un homenaje al ‘Fausto’ de Goethe. 

“Goethe concebía un hombre fuerte, de cultura elevada, diestro en todas las actividades del cuerpo, con un perfecto dominio de sí mismo; un hombre dotado de auto respeto que se atreviera a concederse todo el ámbito y toda la riqueza de la naturaleza, que fuera suficientemente fuerte para esa libertad; un hombre tolerante, no por debilidad, sino por fortaleza, porque supiera utilizar en beneficio propio incluso aquello que haría perecer a una naturaleza mediocre; un hombre para el que no hubiera nada prohibido, a excepción de la debilidad, ya se le dé a ésta el nombre de vicio o de virtud.”

Nietzche, Goethe, Zaratustra y Freddie Mercury; porque la familia de Mercury es parsí, es una conexión fascinante que Warren Orbaugh descubre y establece muy bien.  Si valoras Bohemian Rhapsody y la genialidad de Mercury.  Si valoras la racionalidad, la reflexión y la cultura en el arte en general, y en la música en particular, vas a valorar las ideas que  comparte Warren.


19
Sep 18

Una solución razonable sobre la CICIG

El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas , Antonio Guterres,confirmó a Iván Velásquez como Jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala.  Velásquez habrá de nombrar a un comisionado adjunto que vendrá a Guatemala en tanto que el titular permanecerá fuera de Guatemala.

A mi me parece que esta es una buena salida política y diplomática y estoy convencido de que la Administración de Jimmy Morales y el Presidente no deberían reaccionar con el hígado. Es una forma de encontrarse en la cresta y si las partes involucradas actúan racionalmente es una forma de preservar al paz y evitar conflictos.  Es una forma de decir: Ni usted, ni yo. Otra cosa será si el objetivo de alguna de las partes fuera hacer crecer el conflicto, en el que en río revuelto ganancia de pescadores. ¡Cuidado con los vividores del conflicto!

El de la CICIG fue un acuerdo mal hecho y así lo advertimos muchos desde que se hablaba de la CICIACS.  Lamentablemente muchos que ahora se han dado cuenta de eso pusieron oídos sordos a las advertancias.  Ahora, porque los acuerdos deben respetarse, no queda más que echarle ganas y actuar de forma civilizada, Ya se hizo lo que se podía sin violar la ley, ni el acuerdo, la ONU ya cedió porque Velásquez no vendrá al país.  Todavía hay espacio para enmendar la Comisión en el año que le queda para trasladar sus capacidades.

Dicho lo anterior, les recomiendo mucho la lectura del artículo La CICIG, un experimento fallido, por Warren Orbaugh.  Ojalá que aprendamos algo.

Foto por elPeriódico.


17
Jul 18

Luis Miguel, el Guarromántico y la honestidad

Si…vi la serie de Luis Miguel, en Netflix y aparte de aprender a detestar a Luisito Rey, lo que más me ha llamado la atención es que en mucha gente hubo la expectativa de que el protagonista encontrara -en la serie- a su mamá perdida y no hallada en la vida real.

En Twitter, el Guarromántico lo puso así:

Es fascinante cómo es que las series y los medios de comunicación masivos tienen la facultad de atrapar y envolver tanto, a su público, que muchas personas llegan a creer que lo que están viendo en la pantalla puede sustituir a la realidad.  Si el fenómeno ocurre brevemente por la intensidad emotiva de las escenas, no hay clavo (cuando yo era niño, yo creía que los piratas y los romanos como los veia en las pelis existían en la realidad); pero si el hábito se enraíza y sustituye a la racionalidad y a la virtud de la honestidad, el consumidor está en problemas y todos estamos en problemas.¿Todos? Si, todos porque luego esa gente vota en las elecciones.

Un amigo está viendo la serie de la vida de José José, el príncipe de la canción  -también en Netflix- y hay una escena en la que, al calor de los tragos, el protagonista juega ruleta rusa.  En esa escena, mi amigo se agarró a sí mismo pensando, ¡Que no se mate!, sólo para darse cuenta del disparate en el que había incurrido, siendo que es evidente que José José está vivo, y que no murió de un disparo en la sien a causa de aquel juego macabro.

Cuando me lo contó nos reímos mucho; pero, ¿qué tiene que ver aquí la virtud de la honestidad?  Pues es que, según mi cuate, Craig Biggle, en Loving Life, honestidad es la virtud de rehusarse a falsear la realidad, es decir, rehusarse a pretender que los hechos son otra cosa que lo que son. ¿Por qué? porque como dijo el Cochiloco, en la película El infierno: Una cosa es una cosa, y otra cosa es otra cosa; o porque, como dijo Aristóteles; A es A.

Mi cuate de José José se dio cuenta rápidamente de que había sido atrapado por la serie; e inmediatamente dejó a un lado el pensamiento irracional que lo había asaltado.  Pero, ¿cuántas personas no son capaces de separarse de lo que ven en los medios y en las series y no son capaces de cuestionar qué tanto tienen que ver con la realidad y qué tanto tienen que ver con agendas de todo tipo?

Un consumidor de noticias, información, series y otras fuentes de conocimiento, está obligado a evaluar, con honestidad, cuándo es que él está falseando la realidad frente a lo que ve, o escucha.

La honestidad, de paso, no debe ser confundida con la virtud de la honradez que es actuar de forma transparente, con rectitud, según mi amigo, Warren Orbaugh, en El retorno del superhombre.


13
Jul 18

¿Vas a ir a Filgua?

Date una oportunidad para explorar ideas y mundos, ¿qué tal si te das una vuelta por Filgua?

Si vas, y los encuentras, te recomiendo: Patria, por F. Aramburu; El asesinato de Sócrates, por M. Chicot; Porfirio Díaz, por C. Tello y La cruzada del océano, por J. Esparza.  Esos han sido mis favoritos de este año y de finales del año pasado.

Allá va a estar mi amiga, Mayra, en el espacio de la UFM.  Allí habrá mucho para escoger; y si te interesa el mundo de las ideas, ¿cómo no voy a recomendarte Himno y El manantial, de Ayn Rand?  Por cierto, que esta última novela cumple 75 años de publicación y ayer celebré con un grupo de cuates esa obra tan inspiradora. Si vas a Filgua y quieres retar tu intelecto y abrirte nuevos horizontes, no salgas sin El retorno del superhombre, de Warren Orbaugh.

A veces leo lemas como ese de que un pueblo que lee es un pueblo que progresa; y casi siempre que veo ideas parecidas en redes sociales contesto: Depende de qué lea ese pueblo.  Por eso es importante seleccionar bien en qué libros va a invertir uno su dinero, su tiempo y su intelecto.  Dado que las ideas tienen consecuencias, la sociedad que tenemos está íntimamente relacionada con las ideas prevalecientes entre quienes conformamos la sociedad. Lo cual no quiere decir, claro, que uno no deba explorar un amplísimo espectro de ideas.

En Filgua hay actividades a las que puedes ir luego de tus compras: el lunes 16 a las 6:00 pm presentación de José María de Jesús Reyna Barrios, un presidente olvidado por la historia; el viernes 20 a las 6:00 será presentado el MOOC The School of Salamanca, para explorar el mundo del eLearning; y el sábado 21 a las 4:00 pm presentación de Vida y magnicidio de Carlos Castillo Armas.

Habrá actividades para niños: el martes 17 a las 9:00 am taller para niños en el que elaborarán un códice con fragmentos del Popol Vuh, miércoles 18 a las 9:00 am en el marco del Club Colibrí, para niños, se leerá Los gemelos Tuttle y el lápiz maravilloso; el miércoles 19, a las 9:00 am otra elaboración de códice y a las 7:00 pm foro sobre restauración de libros.

Columna publicada en elPeriódico.


02
Mar 18

El retorno del superhombre

La Fortaleza de la soledad es el cuartel general de Superman, en DC Comics; y es en su propia Fortaleza de la soledad donde Aristókalos inicia sus meditaciones. ¡Es la felicidad la que debiera justificar la propia vida!,  exclama el personaje principal de El retorno del Superhombre, el libro más reciente de Warren Orbaugh.

Escucha el podcast aquí.

Voy a atreverme a decir que esta obra es el manual de ética más audaz, completo y provechoso que puedes adquirir y leer ahora que se acercan las vacaciones del equinoccio de primavera.

Eso sí, que la palabra manual no te engañe.  Es cierto que está escrito con el propósito de facilitar su lectura y que su ritmo te puede llevar a leerlo de forma acelerada; pero ya vas a ver que, cada tanto, tienes que detenerte para asimilar bien lo que has leído y explorar como se relaciona con tu propia vida.  A mí me ha estado dando sacudidas.

Hoy os han convencido de despreciar los valores de la tierra, de menospreciar vuestra vida, de desdeñar vuestra felicidad.  Lo único que os importa, os dicen vuestros mentores, es que seáis instrumento para los fines de otros cuyas vidas valen más que la vuestra.  Otros hombres, otros animales, otras plantas.  Os exigen que os asqueéis de vuestra propia felicidad y de vuestra razón, se lamenta Aristókalos.

En boca de aquel kouros, Warren lleva al lector por un camino intelectual y de introspección que demanda las mayores sensatez, independencia e integridad de parte de quien tiene en sus manos la obra.  El libro aborda temas como lo que somos y la conciencia; ¿Por qué ser moral?; las virtudes del superhombre; la amistad cívica, la sociedad, el mercado, los derechos individuales e incluso los supuestos derechos de los animales y de los nonatos.  ¿Te asustó lo de supuestos derechos? ¿Qué más te asusta y no te atreves a explorar? ¿Por qué?  ¿En perjuicio de quién?

En El retorno del superhombre, Aristokálos se atreve a hablar de algo que pareciera ya no estar de moda.  Se atreve a hablar del hombre noble, y  se atreve a hablarle al hombre noble que hay en ti.

*El libro está en Amazon, y en Guatemala lo puedes comprar en UFM Ediciones: 2338-7812.

Columna publicada en elPeriódico.


10
Jun 17

¡Adiós a Adam West!

Adam West, el Batman de mi generación, falleció hoy a la edad de 88 años a causa de la leucemia.

Imagen de previsualización de YouTube
Allá por 1967, o 68 mi padre nos regaló a mi hermano Juan Carlos y a mí sendos trajes de Batman y Robin.  Es que esa era una de nuestras series de televisión favoritas, hasta el punto de que -¿cómo iba a ser eso posible, pero lo era?- mi padre tenía que silbar el tema de la serie cuando tocaba a la puerta e iba a por nosotros a la casa de mi abuelita, Juanita, a modo de santo y seña.  Ya se que esto no es fácil de imaginar; pero igual, así era como era.

Esto es en los años 60 cuando uno dependía 100 por ciento de los horarios de la televisión y uno de verdad tenía que esperar para ver sus series y películas favoritas.  No era fácil; pero no había de otra y uno no imaginaba un mundo en el que eso fuera distinto.  Elvis Presley tenía tres televisores distintos en su casa para ver los únicos tres canales nacionales que había en los EUA en aquel entonces.

Tuve traje de Batman y carrito de Batman.  Un batimóvil al que le salía fuego del escape. Fuego de plástico, debo explicar.  Tuve linterna de Batman que para alumbrar lanzaba una batiseñal. Un cuate del colegio tenía cinturón de Batman, con gadgets y todo.

Esos eran los años en los que Batman (Bruno Dîaz -porque todo venía traducido-) era Adam West; y los años en los que Robin (Ricardo Tapia) era Burt Ward.  El dúo dinámico, para más señas.

Por cierto, no es fácil ser Batman.  Si aceptas que tu identidad la construyes tú mismo, que tu propósito en la vida lo estableces tú mismo, que el orden de tu vida lo creas tú mismo, si aceptas completamente estos conceptos, tendrás el apuntalamiento filosófico para convertirte en Batman, así escribió mi amigo y maestro Warren Orbaugh. Seguramente querrás leer ese artículo en recuerdo del Batman de los sesenta.

La foto la tomé de Facebook.


02
Jun 17

Convergencia contra la libertad de expresión

Con el pretexto de legislar para la protección de los periodistas, el partido político Convergencia promueve una legislación general de medios de comunicación (una ley mordaza) cuyos propósitos reales son colectivizar y restringir la libertad de expresión.

Convergencia es ese partido político que, en mayo pasado,  la emprendió contra los medios informativos que ponen en evidencia al régimen revolucionario bolivariano; y condenó el apoyo que recibe el pueblo de Venezuela en su lucha contra la tiranía.  Un partido que defiende el régimen criminal de Nicolás Maduro no tiene solvencia moral alguna para proponer legislación de protección a los periodistas, y menos, mucho menos si lo que busca es contribuir al pensamiento único y asfixiar a la libertad de expresión.

Al respecto, el Editorial de elPeriódico (hoy) dice:  La Ley de Medios de Comunicación, en otros países como Venezuela, Argentina, Ecuador y Bolivia, se convirtió en una típica “Ley Mordaza”, cuyo objeto primordial es controlar el ejercicio de la libertad de prensa, bajo la justificación de un supuesto derecho colectivo a la información y de una necesaria tutela estatal o comunitaria.

Aquel tipo de legislaciones anulan la autonomía personal de los periodistas y de cualquiera que haga uso de la libertad de expresión, y anulan la diversidad y el pluralismo tan valiosos en el ejercicio de aquella libertad. Aquel tipo de legislaciones les da a los políticos y a los burócratas, así como a entes tan abstractos como la comunidad (¿Representada por activistas de la academia chavista que opera en la USAC?)  la facultad de controlar la información que se divulga, en el supuesto de que los políticos, los burócratas y la comunidad saben que información es objetiva, veraz e imparcial. Según el del plan de los amigos de Maduro, los políticos, sus burócratas y la comunidad, garantizan que la población reciba una supuesta información objetiva, veraz e imparcial…siempre que coincida con los intereses de los autonombrados garantes, ¡por supuesto!

Lo que corresponde -no sólo por parte de las asociaciones de prensa (que ya la han rechazado), sino por parte de todas las personas (porque todos somos sujetos de la libertad de expresión)- es rechazar y condenar la pretensión de Convergencia (y la de cualquier otro cómplice de este ataque contra la libertad) en cuanto a imponer una legislación general de medios de comunicación que tenga como finalidad la restricción de la libertad de expresión (o de prensa).  Dicha libertad ya está garantizada por la Constitución, por la Ley de Emisión del Pensamiento, la Convención Americana sobre Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.  ¡No hace falta que los amigos de Maduro metan sus manos sucias en este tema!

Para entender el contexto inmoral de Convergencia, te invito a leer ¿Condenas el mal?, por Warren Orbaugh

La primera ilustración la tomé de aquí; y la segunda es el comunicado de Convergencia en apoyo a Nicolás Maduro, contra la libertad de expresión. .


14
Oct 16

Para una vida con autenticidad

el-manantial

Dada la complejidad y profundidad del Objetivismo, uno querría (o a mí me gustaría) que cuando algunos columnistas abordaran ese tema, lo hicieran de primera mano, en vez de aproximarse a él de oídas, a tientas, y quizás sin prejuicios.

Hace unos días, Raúl de la Horra trató de hacer creer a sus lectores que en la obra de Ayn Rand existe una dicotomía tensa entre el individuo y la sociedad; empero, siendo que desde una perspectiva objetivista la sociedad es el tipo de vínculo que nos facilita cooperar, intercambiar y prosperar, ¿qué dicotomía cabría allí?  De la Horra engaña a sus lectores cuando afirma que en la Universidad Francisco Marroquín, la novela El manantial es una biblia que todos los estudiantes deben leer.  Uno sabe que esta afirmación no es de primera mano y no es inocente porque aquello es mentira. ¡Sólo los estudiantes de arquitectura leen esa obra!  No sólo porque el protagonista es un arquitecto, sino porque aborda la necesidad humana de vivir uno su vida con autenticidad y hacer de esta algo extraordinario, como lo explica Warren Orbaugh, el profesor que comparte aquella obra con sus estudiantes, [autor de Objetivismo, la filosofía benevolente].

¿Es aquella una idea estrambótica, como afirma el columnista? ¿Qué sugiere de la Horra?  ¿No deberíamos vivir la vida con autenticidad, ni hacer de vidas algo extraordinario?  Lector, ¿preferirías vivir una vida falsa y hacer de ella algo insignificante? ¿Qué clase de maestro no quisiera que sus estudiantes vivieran vidas auténticas y magníficas? Cuando leas El manantial, por favor cuéntame si preferirías ser Howard Roark, o Peter Keating.

¿Qué otras ideas nos comparte Roark?  El hombre no puede sobrevivir, salvo mediante su propia mente…todo lo que tenemos procede de un solo atributo del hombre: la función de su mente razonadora. No se trata de elegir entre autosacrificio y dominación, sino entre dependencia e independencia. La mente que razona no puede trabajar bajo ninguna forma de coerción. El hombre que vive para ser siervo de otros es el esclavo.  Si la esclavitud física es repulsiva, ¿cuánto más repulsivo es el servilismo del espíritu? Esas ideas, ¿te parecen estrambóticas?

Columna publicada en elPeriódico.


22
Jul 16

Foro objetivista en Guatemala

foro-objetivista

Si estás convencido de que las ideas importan; de que la realidad es, independientemente de tus caprichos y tus necesidades; de que tu felicidad no depende de las circunstancias, sino de tu capacidad para vivir a la altura de tus valores elegidos racionalmente; y/o de que los derechos son principios morales y que nadie (sin importar su número, ni la intensidad de su necesidad) tiene derecho a hacer esclavos a otros, seguramente querrás participar en el Foro Objetivista 2016.

Si no estás convencido de algunas de aquellas ideas; pero no las dejaste pasar sin echarles una pensada y no fuiste indiferente a ellas, apuesto a que disfrutarías tu participación en el Foro.  ¡Hay pocas cosas tan estimulantes como un ambiente retador para las ideas!

El programa está disponible aquí; y yo seré el maestro de ceremonias.

Registro en línea aquí.

El Foro Objetivista es una actividad para profundizar en los principios de la filosofía objetivista de Ayn Rand y para compartir con expertos sobre el tema. El foro se celebrará el lunes 8 y martes 9 de agosto de 2016 en la Universidad Francisco Marroquín, organizado por el Centro de Estudio del Capitalismo.

Si eres estudiante en general, con carné, puedes participar de forma gratuita; pero el Foro tendrá un costo de $100 para el resto de participantes. Más información en capitalismo@ufm.edu y en el teléfono (+502) 2413-3317.

El Foro Objetivista reunirá a estudiosos y admiradores de las novelas y de la filosofía de Ayn Rand, para que se conozcan, establezcan relaciones, disfruten la compañía de gente que comparte sus valores y profundicen en la filosofía objetivista. Temas y conferencistas: Psicología de la autoestima, Juan Ignacio Ardón; Derechos individuales, Donald González; Periodismo objetivo, Marta Yolanda Díaz-Durán; Moral del lucro, María Dolores Arias; Desigualdad, Conrado Ducas; El objetivismo contrastado con otras filosofías en “El Manantial”, Warren  Orbaugh; Rational self-interest as a moral basis of benevolence y The nature of heroism, por Andrew Bernstein (del Ayn Rand Institute);  y En defensa filosófica del individualismo, Ricardo  Rojas y En defensa del egoísmo noble, Eduardo Marty (ambos de Argentina).

¿Qué tal dos días alejado del totalitarismo, del colectivismo y del misticismo?


12
Ago 15

Conversación sobre “Objetivismo: la filosofía benevolente”

Imagen de previsualización de YouTube

En Objetivismo: la filosofía benevolente mi amigo y maestro, Warren Orbaugh, explica -en español- toda la filosofía de Ayn Rand así como los aportes recientes de otros objetivistas.  De modo que el libro es comprehensivo del movimiento objetivista; y reune aportaciones que se pueden encontrar separadas, pero que por primera vez se hallan en un sólo volumen ¡y en español!  Esto hace que el trabajo intelectual de tener acceso a aquellas aportaciones sea más facil.

En el libro, Warren hace sus propias aportaciones filosóficas en el campo de la estética y del arte; especialmente en el de la arquitectura.  Abunda en los diferentes tipo de arte y explica qué tipo de arte es la arqutiectura.

En la conversación que ilustra esta entrada, Warren explica cuáles son las principales objeciones a la filosofía objetivista y las aclara para los que no están familiarizados con ella.

En Objetivismo: la filosofía benevolente, Warren Orbaugh explica que hay quienes confunden el objetivismo, que es un movimiento filosófico, con el libertarianismo, pero en realidad son dos cosas diferentes.  

El objetivismo es un sistema filosófico. El libertarianismo no.  El libertarianismo consiste en una postura política: en respetar el proyecto de vida del otro, en tanto este no viole los derechos de los demás.  Varios sistemas filosóficos coinciden en sus principios con este postulado.  De tal manera que los libertarios pueden estar de acuerdo en este punto y diferir en otros principios.  El libertarianismo no responde a preguntas como ¿Cómo lo sabemos? ¿Son necesarias y posibles las respuestas a esas preguntas para defender la libertad? Los sistemas filosóficos son los que responden a esas preguntas, dice Warren en la Introducción del libro.

Un sistema filosófico es un conjunto de principios que responden a nuestras inquietudes de ¿Qué es la realidad? ¿Cómo lo sabemos? Y según las respuestas a lo anterior ¿Cómo debemos actuar? ¿Cómo debemos relacionarnos con los demás? ¿Qué es importante?, explica en Objetivismo: la filosofía benevolente.

Warren indica que uno de los principios fundamentales del objetivismo es que la razón –la facultad que integra e identifica el material que nos dan los sentidos– es el instrumento de sobrevivencia del hombre, y por tanto, el compromiso de guiarse por ella debe ser una incesante e inviolable obligación. Cada pregunta teórica debe y puede responderse usando la razón; cada acción práctica debe y puede ser guiada usando la razón.

Objetivismo: la filosofía benevolente fue publicado por Editorial EpistemeYa está disponible para Kindle.  Si disfrutas más de los libros leyéndolos físicamente puedes adquirirlo en la Marro-King, la librería que está en el Cuarto piso de la Escuela de Negocios de la Universidad Francisco Marroquín, o escribiendo a ediciones@ufm.edu