12
May 19

¡Meón del infierno!

Hace más de una década, cuando empecé a escribir en este espacio, una de las primeras secciones que ideé fue la de los meones; y  la hice porque me llamaba la atención la cantidad de meones que veía en las  calles; y luego abandoné la sección.

Meón en la 11 avenida de la zona 10.

 

¿Cómo se originó aquella sección?  A finales de los años 80 el columnista Chepe Zarco organizó una campaña muy exitosa contra aquellos que tiraban basura en las calles; y el lema de la campaña era No sea coche. Más tarde leí, y no se dónde, que en algún lugar de México a la gente que orinaba en la calle le gritaban: ¡Meón, meón!  

Se que en Guatemala no abundan las facilidades sanitarias para quienes andamos en la calle; pero eso no quita que sea feo, sucio y una falta de consideración para los demás echarse una araña en la vía pública.

En ese contexto me acordé de haber leído que alguien le llevó a su hijo de 15 años al almirante Nelson (el de Trafalgar) para que el marino le diera un consejo de vida.  Y el consejo del Almirante fue; Never miss a chance to make water. Esto es, en un lugar apropiado, claro.  Cuando yo salía con mis sobrinos pequeños, siempre los mandaba al inodoro (tuvieran ganas, o no) antes de abandonar la casa, o el lugar donde estuviéramos y hubiera servicios sanitarios.  En prevención de las ganas les vinieran en momentos y lugares inconvenientes.

Aquel es un buen consejo para niños…y para adultos, también.


27
Feb 19

¡Meón en la 20 calle!

Una de las primeras secciones en Carpe Diem, cuando empecé este espacio -hace como 13 años era la de los meones.  Y la hice porque me llamaba la atención la cantidad de meones que veía en las  calles; y abandoné la sección.

¿Cómo se originó aquella sección?  A finales de los años 80 el columnista Chepe Zarco organizó una campaña muy exitosa contra aquellos que tiraban basura en las calles; y el lema de la campaña era No sea coche. Más tarde leí, y no se dónde, que en algún lugar de México a la gente que orinaba en la calle le gritaban: ¡Meón, meón!  

Se que en Guatemala no abundan las facilidades sanitarias para quienes andamos en la calle; pero eso no quita que sea feo, sucio y una falta de consideración para los demás echarse una araña en la vía pública.

En ese contexto me acordé de haber leído que alguien le llevó a su hijo de 15 años al almirante Nelson (el de Trafalgar) para que el marino le diera un consejo de vida.  Y el consejo del Almirante fue; Never miss a chance to make water. Esto es, en un lugar apropiado, claro.  Cuando yo salía con mis sobrinos pequeños, siempre los mandaba al inodoro (tuvieran ganas, o no) antes de abandonar la casa, o el lugar donde estuviéramos y hubiera servicios sanitarios.  En prevención de las ganas les vinieran en momentos y lugares inconvenientes.

Aquel es un buen consejo para niños…y para adultos, también.

De cuando en cuando juego con la idea de irme a vivir a la zona 1 -por lo encantador que podría ser-; pero, ¿qué me disuade? El olor a meados en las calles y cuando no es a orines, es a la creolina que la gente usa para eliminar el olor a bish.


19
May 18

Los meones…de vuelta

Una de las primeras secciones en Carpe Diem, cuando empecé este espacio, era la de los meones.  Y la hice porque me llamó la atención la cantidad de meones que veía en las  calles.

Además, a finales de los años 80 el columnista Chepe Zarco organizó una campaña muy exitosa contra aquellos que tiraban basura en las calles; y el lema de la campaña era No sea coche. Más tarde leí, y no se dónde, que en algún lugar de México a la gente que orinaba en la calle le gritaban: ¡Meón, meón!  Leí, también, que en algunos rincones, donde la gente mea indiscriminadamente, hay personas que ponen imágenes religiosas, con la esperanza de que eso desanime a los meones.

Yo se que en Guatemala no hay muchas facilidades sanitarias para quienes andamos en la calle; pero eso no quita que sea feo, sucio y una falta de consideración para los demás echarse una araña en la vía pública.

Ahora que mi cuate, Ramón, me envió la foto que rescata esa sección e ilustra esta entrada, me acordé de que alguien le llevó a su hijo de 15 años al almirante Nelson (el de Trafalgar) para que el marino le diera un consejo de vida.  Y el consejo del Almirante fue; Never miss a chance to make water. Esto es, en un lugar apropiado, claro.  Cuando yo salía con mis sobrinos pequeños, siempre los mandaba al inodoro (tuvieran ganas, o no) antes de abandonar la casa, o el lugar donde estuviéramos y hubiera servicios sanitarios.  En prevención de las ganas les vinieran en momentos y lugares inconvenientes.

Aquel es un buen consejo para niños…y para adultos, también.

A veces, juego con la idea de irme a vivir a la zona 1; pero me disuado rápido porque las calles del centro cuando no huelen a meados, huelen a Creolina.  Y eso hace que se me pasen las ganas.

En fin…gracias a Ramón por recordarme lo de los meones.


17
Jul 16

Meones en el Centro

meones

A mí me encanta ir al Centro de la ciudad.  El sábado anduve por ahí tomando fotos y como la luz estaba estupenda al atardecer conseguí buenas.  Luego fui a tomar un refresco y a comer una crepe de Nutella. La verdad es que disfruto mucho de esos paseos y de practicar el antiguo arte de People Watching.

Pero hay algo que siempre me desagrada y es que el Centro siempre huele a meados. Por eso tomé la foto que ilustra esta entrada.  Ahí hay dos meones que caché en la Once calle y Quinta avenida.

Cuando empecé a bloguear en Carpe Diem, hace casi diez años, una sección muy popular entre los primero lectores era la de meones y la abandoné porque me aburrió. Empero, creo que es importante denunciar a la gente que orina en las calles.  Es una costumbre sucia y muy fea.  Es una costumbre despreciable. Se compara con la de la impuntualidad, con la de no confirmar asistencia a las invitaciones, y a la de no responder directamente a preguntas directas. La de mear en lugares públicos es tan desagradable como la de sonarse la nariz con la mano y luego arrojar los mocos al suelo, o a una pared.

La idea de aquel espacio surgió porque una vez leí que en algún lugar de México, la gente les grita a los meones: ¡Meón, meón!; y porque el difunto Chepe Zarco impulsó, hace años, una campaña contra la gente que ensucia las calles. La campaña decía: No sea coche.


10
Jun 12

Meones del demonio

Ayer me encontré con este letrero en la Torre de estacionamiento, en el Centro Histórico; y que desgracia es esa de que la gente mea donde le da la gana.  El letrero y la pésima costumbre de orinar en calles y edificios, me recordó que una vez leí que alguien le había llevado a su hijo, de 15 años,  al almirante Nelson para que el héroe de Trafalgar le diera un consejo.  Y, ¿qué le dijo el célebre marino?, le dijo: Never miss a chance to make water.

Excelente consejo para no verse en la necesidad de mear en cualquier parte.  Si estas en tu casa, orinas antes de salir; si estas en un bar, meas antes de salir.


09
Oct 11

Meón en la Sexta

A este meón lo cachamos, anoche, en la esquina de la Sexta avenida y Novena calle de la zona uno.

La de orinar en lugares públicos es una costumbre despreciable. Se compara con la de la impuntualidad, con la de no confirmar asistencia a las invitaciones, y a la de no responder directamente a preguntas directas. La de mear en lugares públicos es tan desagradable como la de sonarse la nariz con la mano y luego arrojar los mocos al suelo, o a una pared.

La idea de este espacio surgió porque una vez leí que en algún lugar de México, la gente les grita a los meones: ¡Meón, meón!; y porque el difunto Chepe Zarco impulsó, hace años, una campaña contra la gente que ensucia las calles. La campaña decía: No sea coche.


21
Ago 11

Hacía ratos que no ponía meones

Estos cuatro estaban meando en una calle de la zona 10 y mi amigo, Mario, los cachó desde el balcón de su casa.

La de orinar en lugares públicos es una costumbre despreciable. Se compara con la de la impuntualidad, con la de no confirmar asistencia a las invitaciones, y a la de no responder directamente a preguntas directas. La de mear en lugares públicos es tan desagradable como la de sonarse la nariz con la mano y luego arrojar los mocos al suelo, o a una pared.

La idea de este espacio surgió porque una vez leí que en algún lugar de México, la gente les grita a los meones: ¡Meón, meón!; y porque el difunto Chepe Zarco impulsó, hace años, una campaña contra la gente que ensucia las calles. La campaña decía: No sea coche.


31
Ene 11

Pija española, no mea sola…

Hay un dicho que dice que Pija española, no mea sola; y en algunos casos, la pija chapina tampoco mea sola.  Estos dos meones se echaron su araña junto a una caja de telefonía.

La de orinar en lugares públicos es una costumbre despreciable. Se compara con la de la impuntualidad, con la de no confirmar asistencia a las invitaciones, y a la de no responder directamente a preguntas directas. La de mear en lugares públicos es tan desagradable como la de sonarse la nariz con la mano y luego arrojar los mocos al suelo, o a una pared.

La idea de este espacio surgió porque una vez leí que en algún lugar de México, la gente les grita a los meones: ¡Meón, meón!; y porque el difunto Chepe Zarco impulsó, hace años, una campaña contra la gente que ensucia las calles. La campaña decía: No sea coche.


23
Ene 11

Otro meón en Barberena

Este meón también fue cachado en Barberena, Santa Rosa, junto al Templo de Minerva de aquella población. La de orinar en lugares públicos es una costumbre despreciable. Se compara con la de la impuntualidad, con la de no confirmar asistencia a las invitaciones, y a la de no responder directamente a preguntas directas. La de mear en lugares públicos es tan desagradable como la de sonarse la nariz con la mano y luego arrojar los mocos al suelo, o a una pared.

La idea de este espacio surgió porque una vez leí que en algún lugar de México, la gente les grita a los meones: ¡Meón, meón!; y porque el difunto Chepe Zarco impulsó, hace años, una campaña contra la gente que ensucia las calles. La campaña decía: No sea coche.


16
Ene 11

Meón en Barberena

Este meón fue cachado en Barberena, Santa Rosa, junto al Templo de Minerva de aquella población. La de orinar en lugares públicos es una costumbre despreciable. Se compara con la de la impuntualidad, con la de no confirmar asistencia a las invitaciones, y a la de no responder directamente a preguntas directas. La de mear en lugares públicos es tan desagradable como la de sonarse la nariz con la mano y luego arrojar los mocos al suelo, o a una pared.

La idea de este espacio surgió porque una vez leí que en algún lugar de México, la gente les grita a los meones:¡Meón, meón!; y porque el difunto Chepe Zarco impulsó, hace años, una campaña contra la gente que ensucia las calles. La campaña decía: No sea coche.