12
Sep 18

¡Pasteles de Luna, que alegría!

¿Qué hubo en mi predesayuno de hoy? ¡Pastel de Luna!

Con ocasión de la llegada del otoño en el hemisferio norte vienen los pasteles de Luna. Y qué casualidad que también en el mes de mi cumpleaños.

En China, la costumbre es que en esta  temporada y para celebrar el Festival Zhongquiu o Festival de la Luna, la gente coma pasteles de Luna. Estas deliciasson densas y pesadas comparados con los pasteles occidentales tradicionales, y se los decora con caracteres que aluden a la felicidad, la longevidad y a otros buenos deseos, acompañados por imágenes de conejos y flores entre otros.

Yo me los gozo desde la primera vez que los probé, seguramente allá por finales de los años 90, gracias a mis amigos de Taiwán.  Desde entonces siempre estoy pendiente de que salgan a la venta . En Guatemala los consigue en el restaurante Lai Lai de la Montúfar.  Los hay sin huevo y con huevo.  Los primeros no son ajenos al gusto occidental y de hecho recuerdan algunos dulces tradicionales chapines hechos con camote; pero los segundos sí son un gusto adquirido que, a quienes nos fascina la comida oriental, nos parece encantador.


21
Ago 18

La exguerrilla salvadoreña en alianza con la tiranía china

El gobierno del exguerrillero Salvador Sanchez Cerén, en El Salvador, rompió relaciones diplomáticas con Taiwán y las estableció con la China Popular y la tiranía de Beijing.

Sánchez Cerén, cuyo nombre de guerra es Leonel González, fue uno de los cinco comandantes que encabezaron la guerrilla que, en la década de 1980, intentó -con mucha violencia- establecer la dictadura del proletariado en el país vecino.

Todo el sistema legal en China es visto por el Partido Comunista como una herramienta por medio de la cual cual puede mantener su dictadura sobre la gente, en consonancia con el pensamiento marxista-leninista. En consecuencia, a lo largo de su reinado, el Partido ha utilizado a los laogai para perseguir e intimidar a un gran número de chinos que no representan una amenaza real para sus conciudadanos, explica la Laogai Research Foundation.¿Qué son los laogai? La palabra china laogai, significa “reforma por medio del trabajo”, y se refiere al sistema más extenso de campos de trabajos forzados del mundo, modelado según el gulag soviético, que se extendió por el territorio de China desde los primeros días del régimen comunista. La Laogai Research Foundation ha identificado 1,045 campos de laogai todavía en operación hoy, aunque es probable que existan muchos más.

Para entender mejor la naturaleza criminal de régimen de Beiging te recomiendo que visites la página asiática de la Human Rights Foundation; y leas el boletín de prensa del FMLN celebrando la alianza.

No falta quienes celebren la alianza con la tiranía de Beiging y en muchos casos será por la misma razón cínica por la que celebraban al régimen de Ortega/Murillo y es esa de que con aquellos regímenes se puede hacer negocios y mantienen la estabilidad.  Hacen caso omiso de que aquellos negocios se hacen por permiso y no por derecho; y que la estabilidad cuesta vidas humanas. Quienes celebran y colaboran con la amistad con regímenes como el que preside Xi jinping, o el que presiden Ortega/Murillo, son moralmente responsables de los costos humanos que se pagan por aquellos negocios y aquella estabilidad.

En Guatemala, ¿qué opina la gente de la foto con respecto a hacer migas con la tiranía de China popular?

La foto 1 es de Haha169 [CC BY-SA 3.0 via Wikimedia Commons; y la foto 2 la tomé de Facebook.


16
Sep 17

¡Ya hay pasteles de Luna!

Con todo el alboroto que hay, por poco se me olvida: ¡Ya es temporada de pasteles de Luna!

En el mismo mes que llega el otoño en el hemisferio norte -y mi cumpleaños- vienen los pasteles de Luna.

En China, es costumbre que en esta  temporada y en celebración del Festival Zhongquiu o Festival de la Luna, sean elaboradas estas delicias. Los pasteles de Luna son densos y pesados comparados con los pasteles occidentales tradicionales, y suelen estar decorados con caracteres que aluden a la felicidad, la longevidad y otros buenos deseos, acompañados por imágenes de conejos y flores entre otros.

A mi me gustaron desde la primera vez que los probé, seguramente allá por finales de los años 90, gracias a mis amigos de Taiwán; y desde entonces siempre estoy pendiente de que salgan a la venta en estos días. En Guatemala los venden en el restaurante Lai Lai.  Los hay sin huevo y con huevo.  Los primeros no serán ajenos al gusto occidental y de hecho pueden recordar algunos dulces tradicionales chapines hechos con camote; pero los segundos sí son un gusto adquirido que, a quienes nos fascina la comida oriental, nos parece encantador.


13
Jun 17

Hacer negocios con China

Hacer negocios con China, no es moralmente neutro.  El régimen que gobierna China es una dictadura totalitaria y los brios de Shangai, y de otras ciudades del este, hacen que muchas personas olviden aquella realidad.

En aquello me puse a pensar cuando leí que Panamá le dio la espada a Taiwán y decidió apoyar al régimen de Beiging.

Pocos saben, por ejemplo, que Liu Xiaobo, Premio nobel de la paz, crítico literario, profesor y activista de los derechos humanos se halla preso por el régimen desde 2008 y ha estado confinado en solitario.  ¿Cuál fue su delito? Pedir reformas políticas y el fin del régimen uniparditista del partido comunista.

Muchos libertarios y algunos despistados se engañan cuando -en casos como el de China, Cuba y de otros regímenes similares- creen que el principio de laissez-faire, laissez-passer se aplica, sin más, a regímenes totalitarios.  Cuando se dice que el comercio entre Guatemala y México, o Guatemala y los Estados Unidos de América, o el comercio entre dos países no totalitarios deberíaser libre, de lo que se habla es que individuos de uno y otro país deberían poder intercambiar sin coerción, ni privilegios.  Pero cuando se trata del comercio entre individuos de un país no totalitario e individuos de países totalitarios, se ignora (¿Convenientemente?) que en los países totalitarios casi todo negocio (unos más, otros menos)  involucra a la nomenklatura y al poder político.  Muchas veces, evidentemente basado en privilegios, cuando no en coerción. Y con un agravante: China exige que los países que quieran tener relaciones con ella, deben abandorar, o darle la espalda a Taiwán, actitud que tiene un olorón a chantaje.

Cuando un país como Panamá (cuando políticos y empresarios de panameños) le da la espalda a un país republicano, pro occidente y pacífico como Taiwán, para buscar negocios con un régimen totalitario, irrespetuoso de los derechos humanos y pendenciero como el de China popular, esa decisión no es moralmente neutral.  No puedes decir que estás contra la dictadura asentada en Caracas, si apoyas a la que está asentada en Beiging.¡Hasta Rigoberta Menchú, amiga de Maduro, firmó una petición para la liberación de Liu!…así es de evidente que su detención es criminal.

El caso de Liu Xiaobo, sin embargo, es uno de miles.  Gobernado por el partido comunista, China sigue siendo un estado totalitario, que sistemáticamente restringe una amplia gama de derechos humanos, incluyendo la libertad de expresión, la de asociación, la de asamblea y otras.

Quizás, para entender las dimensiones del régimen de Beinging, quieras ver y escuchar el testimonio de lucha por la justicia y la libertad en China por Chen guangcheng.

Imagen de previsualización de YouTube

O el testimonio de Anastasia Lin

Imagen de previsualización de YouTube

Actualización: Liu Xiaobo falleció el 13 de julio de 2017; el 29 de junio anterior la dictadura lo había liberado por razones médicas al habérsele diagnosticado cáncer en el hígado.

La foto es de la Human Rights Foundation.


11
Sep 16

¡Es temporada de pasteles de Luna!

160910-pastel-de-luna-luis-figueroa

Con la llegada del otoño en el hemisferio norte -y  con el mes de mi cumpleaños- vienen los pasteles de Luna y ayer mi desayuno incluyo una de esas delicias.

Es una costumbre china que, en este temporada y en celebración del Festival Zongquiu o Festival de la Luna, sean elaboradas estas maravillas. Los pasteles de Luna son densos y pesados comparados con los pasteles occidentales tradicionales; y suelen estar decorados con caracteres que aluden a la felicidad, la longevidad y otros buenos deseos, acompañados por imágenes de flores y conejos entre otros.

A mi me gustaron desde la primera vez que los probé, seguramente allá por finales de los años 90, gracias a mis amigos de Taiwán; y desde entonces siempre estoy pendiente de que salgan a la venta a mediados de septiembre. En Guatemala los venden en el restaurante Lai Lai.  Los hay sin huevo y con huevo.  Los primeros no serán ajenos al gusto occidental y de hecho pueden recordar algunos dulces tradicionales chapines hechos con camote; pero los segundos sí son un gusto adquirido que, a quienes nos fascina la comida oriental, nos parece encantador.


14
Sep 15

Septiembre, mi cumpleaños y pasteles de Luna

150913_pasteles-de-luna-luis-figueroa

¡Ya es mediados de septiembre, tiempo de celebraciones: mi cumpleaños  (que es el día 17) y el momento para pasteles de Luna!

En otoño los chinos celebran el Festival Zongquiu y es una costumbre la elaboración de aquellas delicias. Los pasteles de Luna son densos comparados con los pasteles occidentales tradicionales; y suelen estar decorados con caracteres que aluden a la felicidad, la longevidad y otros buenos deseos, acompañados por imágenes de flores y conejos entre otros.

Los rellenos varían; pero usualmente son pastas de flor de loto, de frijoles dulces, o de alguna combinación de nueces y semillas. Me me gustan los que tienen incluida una yema de huevo salada; pero los prefiero sin huevo. Me gustan mucho más con sólo rellenos dulces no sólo por su sabor delicado, sino por su textura y su aroma.

A mí, los pasteles de Luna me gustaron desde la primera vez que los probé, seguramente a finales de los años 90, gracias a mis amigos de Taiwán. Desde entonces, siempre estoy pendiente de que salgan a la venta, cuando se acerca el otoño a mediados de septiembre.


05
Feb 15

Garritas de pollo para el almuerzo

150205-patas-de-pollo-luis-figueroa

¡Gracias a mi cuata, Ellie, hoy almorcé garritas de pollo!  Riquísimas, suavecitas, en una salsa dulzona que permite gozar lo gelatinoso de su carne delicada.  Son una de las delicias que ofrece el Dim Sum que -de por sí- es algo maravilloso.  El Dim Sum contiene combinaciones de carnes, vegetales, mariscos, dumplings y pastelillos. Se suele servir en pequeñas canastas de bambú o en platos, dependiendo del tipo de platillo que se trate.  Soy fan de las garritas, de los dumplings, del bocado de castañas y de las tartaletas de huevo.  ¡Aaaaah, como me gusta el Dim Sum!

Me cuenta Ellie que la gente mayor, en Taiwán, no dejaba que los niños comieran estas garritas y para disuadirlos les decían que si las comían los pollos irían a rayar sus libros con sus garritas.  Para explicar esa negativa elaboramos dos hipóteis:  1. No dejan que los niños coman estas delicias porque los huecesillos podrían ser peligrosos; y 2. A los adultos también les gustan mucho y no querían compartirlas con los niños.  Luego de reírnos mucho seguimos disfrutando de nuestro almuerzo.

¡Feliz año de la cabra, para mis amigos taiwaneses!

Además, cuando como esas patitas de pollo el niño que hay en mi no puede dejar de acordarse de La garra gigante, una peli malísima pero iconográfica que veía cuando estaba en el colegio.  A mi hermano y a mí nos gustaba tanto ver esta peli que cuando la daban en la tele pedíamos permiso para no ir al colegio y quedarnos en casa para verla.

Imagen de previsualización de YouTube

11
Sep 14

No hay septiembre sin pasteles de Luna

140910_pastel_de_luna-luis-figueroa-luisfi

Tardaron; pero llegaron.  Hoy hubo pasteles de Luna para el desayuno.  La de comer estas delicias es una costumbre china que, se celebra en otoño durnante el Festival Zongquiu o Festival de la Luna. Los pasteles de Luna son densos  comparados con los pasteles occidentales tradicionales; y suelen estar decorados con caracteres que aluden a la felicidad, la longevidad y otros buenos deseos, acompañados por imágenes de flores y conejos entre otros.  Los chinos, igual que los mayas veían un conejo en la faz de la Luna llena.

A mi me gustaron mucho desde la primera vez que los probé, seguramente allá por finales de los años 90, gracias a mis amigos de Taiwán; y desde entonces siempre estoy pendiente de que salgan a la venta a principios de septiembre….y este año por poquito y se me olvida. En Guatemala los venden en el restaurante Lai Lai.  Los hay sin huevo y con huevo.  Los primeros no serán ajenos al gusto occidental y de hecho pueden recordar algunos dulces tradicionales chapines hechos con camote (aunque los que venden aquí son rellenos de lentejas verdes dulces). Los segundos sí son un gusto adquirido que, a quienes nos fascina la comida oriental, nos parece encantador.

Los rellenos varían; pero usualmente son pastas de flor de loto, de frijoles dulces, o de alguna combinación de nueces y semillas.


17
Abr 14

Mi no encuentro con García Márquez

1975114_516203295156006_4569615405754067710_n

Esta es la historia de como me encontré con Gabriel García Márquez…y no. En septiembre de 1999, a mi regreso de Taiwán, pasé por Los Angeles;  y como tenía que esperar varias horas antes de mi vuelo para Guatemala tomé una habitación en un hotel cercano al aeropuerto y me quedé dormido.  Para cuando desperté el avión para Guatemala había salido de LAX una hora antes…y con mi equipaje.

A la mañana siguiente, tan temprano,  como pude me fui al aeropuerto y frente un escritorio le conté a la chica que me atendió lo que  me había pasado y le pedí que me confirmara si mi equipaje se había ido sin mí y si ya se hallaba en Guatemala, o si tenía que hacer algún trámite en Los Angeles para encontrarme con él.

En el escritorio de al lado había un hombre maduro acompañado por dos damas.  Una poco más o menos de su edad y otra menor.  El hombre escuchó mis penas y cuando resolvió su asunto se levantó, me puso la mano en el hombro y me dijo: Espero que su problema se arregle.  O algo parecido.  Asentí y sonreí, y él y sus acompañantes se alejaron.

La chica que me atendía me preguntó: ¿Sabe quién es él? Y yo, que a veces ando en piloto automático y que en ese momento estaba más interesado en mi equipaje que en otras cosas le contesté que no.   Es un escritor famoso, me dijo, y luego le preguntó a su  compañera: ¿Cómo es que se llama? A lo que la otra chica contestó: Gabriel García Márquez.

Y yo, ¿qué iba a hacer? Oh, me dije en voz alta.

La cosa es que aunque disfruté El otoño del patriarca y El coronel no tiene quien le escriba –y mucho más tarde disfrutaría de Memorias de mis putas tristes-  lo cierto es que no puedo ser fan de García Márquez.  No se si, aún sabiendo quién era, me hubiera animado a pedirle un autógrafo, o tomarme una foto con tan notorio  groupie y admirador del comandante Fidel Castro, el protagonista de la más larga y profunda tiranía en América Latina.

No. No me hubiera sentido cómodo en esa foto.

La ilustración la tomé de Facebook.


31
Mar 14

Carpe Diem: las entradas más visitadas

Estas son las entradas más visitadas en los últimos 30 días, aquí en Carpe Diem: