17
May 17

Amapola, lindísima amapola II

Una fuerza de 1500 soldados y 300 polícías será movilizada hacia Ixiguán y Tajumulco, en San Marcos, como consecuencia de los enfrentamientos armados que se han dado allá.  El primer objetivo de las fuerzas combinadas de seguridad será lograr recuperar el orden en la zona, principalmente en Tuichán (Ixchiguán) y Villa Real (Tajumulco), donde se agravó la situación el pasado 28 de febrero, cuando un enfrentamiento armado entre supuestos pobladores de ambas comunidades dejó como resultado una persona fallecida y varios heridos. El lunes pasado se registró otro fallecido, según los pobladores; pero este hecho lo niegan las autoridades.

Imagen de previsualización de YouTube

La presencia de las fuerzas del orden del estado ha confirmado que el cultivo de amapola es floreciente y es una fuente de ingresos de la que dependen varias familias de Ixchiguán y Tajumulco. Desde hace meses hay  incidentes violentos por diferencias limítrofes y  fuentes de agua; pero se sospechaba que la amapola —materia prima para la fabricación de heroína— podría también ser uno de los focos del conflicto.

El clavo, en el fondo, es que allá se está peleando la guerra perdida contra las drogas.  El conflicto reciente ha puesto en evidencia que  la  erradicación de amapolas, que las autoridades han hecho en el pasado, no han dado resultados. Recuerdo que, en los años 90, hice un reportaje sobre operativos de erradicación de amapolas. Tal vez te sorprenda, pero mucha de la amapola que es sembrada en San Marcos, se cultiva en tierras a cargo de políticos y burócratas (o estatales, como le gusta decir a la gente).

Las siembras de amapolas que se hallan en aquellas localidades nacen allí, sin necesidad de siembra y mayores cuidados.  Según las autoridades, la siembra de amapolas podría ser sustituida por la de granos y vegetales, si se cambiara la mentalidad de la gente y si la gente recibiera apoyo estatal para abandonar las amapolas; pero ¿qué va a igualar la rentabilidad de las amapolas?  El precio de esa materia prima supera a la de cualquier otro cultivo gracias a la demanda de heroína en los Estados Unidos de América, principalmente.

Por otro lado, si para igualar la rentabilidad (en dinero) de la amapola que se da solita, la gente tiene que sembrar y cosechar tres veces al año granos y vegetales, ¿de verdad creen, las autoridades, que la gente va a querer trabajar tanto para recibir la misma cantidad de dinero?  Las autoriadades que piensan que sí, no tienen idea alguan de lo que es rentabilidad.  Quizás porque no han trabajado en el campo, ni han sembrado, ni cosechado nada bajo el sol.

Por cierto, a principios de los años 90 publiqué un reportaje sobre la relación que había entre la exguerrilla y los propietarios de las amapolas; en el contexto de una operación que, si mal no recuerdo, se llamaba Guatusa.  Sólo por curiosidad, ¿hay alguna relación entre organizaciones como Codeca (por mencionar una) y los propietarios de las amapolas?

El clavo es la guerra perdida contra las drogas, no la gente de San Marcos, ni la falta de cultivos alternativos. La gente es víctima de una guerra que no es suya.  Los pocos habitantes que quedaban en esas comunidades permanecían   en sus casas, sin salir, en vista de que muchos optaron por abandonar temporalmente sus hogares y trasladarse a otros municipios o aldeas.

Dicho lo anterior,  hay un problema con la movilización del ejército y la policía hacia San Marcos. Luego de la experiencia en la cumbre de Alaska, en noviembre de 2012, ¿qué tan dispuestas están la tropa y la oficialidad a hacer cumplir la ley e imponer el orden?  En Alaska las fuerzas del orden fueron enviadas a despejar un bloqueo y cuando las cosas se pusieron feas (9 muertos y 38 heridos), en circunstancias oscuras y oscurecidas, la tropa y la oficialidad fueron dejadas a su suerte, para luego ser pasto de la oligarquía de los derechos humanos.  Hasta el punto de que Rigoberta Menchú llegó al lugar a manosear el lugar de los hechos y las pruebas.

Imagen de previsualización de YouTube

22
Mar 17

La policía bajo ataque

Nueve ataques contra agentes de la Policía Nacional Civil -que dejaron tres agentes muertos y siete heridos- fueron el saldo de una larga jornada protagonizada por mareros del Barrio 18.  Se van a dar cuenta cómo es la guerra con nosotros, dijo uno de los miembros de aquella pandilla, durante las negociaciones en el contexto del motín y de los asesinatos en el correccional Etapa II.

La relación de la gente con la PNC es ambigua.  Por un lado cuando uno lee noticias acerca de agentes involucrados en actos delictivos, o noticias sobre agentes mordelones, hay casi un consenso de rechazo y desconfianza hacia ellos.  Pero por otro, uno los ve vestidos de negro caminando, o pedaleando bajo el sol del medio día con uniformes de tela gruesa y plástica; y uno se entera de que la Administración no les va a dar de comer el día de las elecciones y no puede sino conmoverse.  De hecho, para los comicios pasados hubo un movimiento ciudadano que invitaba al público a compartir comida y bebidas con los agentes que cuidaban los centros electorales; y muchas personas respondieron al llamado.  A los policías, los gobiernos son capaces de darles hasta comida en mal estado; y las condiciones de vida en sus lugares de trabajo son humillantes.

Cuando algún agente es asesinado en el cumplimiento de su trabajo, la gente recuerda que son seres humanos, que tienen familias y que hacen un trabajo ingrato.   A pesar de los malos agentes, y a pesar de los malos jefes.

Vivimos en una sociedad cuyos políticos y funcionarios están más dispuestos a atender las demandas descabelladas de los más variados grupos de interés (muchas veces violentos), antes que ocuparse de respetar y reconocer la dignidad de sus policías y sus soldados, de sus guardias penitenciarios, de sus fiscales y de sus jueces.  Y esa es una de las razones por las que la delincuencia y la impunidad prevalecen.

¿Tu qué piensas?


28
Jul 16

Policías de negro, y en bicicleta

policias-bicicletas

La idea de que haya policías en bicicleta ha de ser una chulada; pero quien quiera que haya tenido la idea de mandar a los polis en bicicletas, con uniformes negros, negros, negros, y de una tela que se ve gruesa y plástica, seguramente no tiene ni la más mínima idea de cómo ha de ser andar pedaleando por ahí con los calores que hacen…y eso que no estamos en los peores días de mayo.

Esos uniformes (¿Inspirados en dar miedo, o en que la policía se vea más fiera?), que sustituyeron a los más frescos que había antes, son una indignidad y una canallada.

Yo monto bicicleta con alguna frecuencia y no puedo ni imaginarme lo desgradable que ha de ser bicicletear en ropa como la que deben usar los pobres polis.


09
Sep 15

Solidaridad con los polis

11921712_1632655957015367_52092882741632103_n

¡Que no se me pase la semana sin comentar esto!, me dije ayer y aquí va:  luego de que se conociera que el domingo de las elecciones los miembros de la Policía Nacional Civil fueron enviados a trabajar sin viáticos, y en condiciones precarias, una iniciativa ciudadana (en Facebook y Twitter, por ejemplo) invitó a la gente a solidarizarse con los agentes y compartir alimentos y bebidas con ellos.

¿Quién iba a decir que los guatemaltecos iban a responder con la generosidad que los caracteriza?  Es que los chapines tenemos una relacion compleja con los policías.  Por un lado muchos agentes están vinculados con la delincuencia. En agosto pasado se reportó que hay 302 policías capturados por actividades ilícitas; cuatro de ellos fueron capturados por asaltar a un grupo de atletas ciegos.  Pero lo cierto es que no todos los agentes son delincuentes, ni corruptos.  La mayoría son guatemaltecos que, como todos los demás, trabajamos para vivir y queremos hacerlo hasta con excelencia.  La policía, además, representa a la autoridad…pero la relación de los chapines con la autoridad es compleja.

La cosa es que los chapines, con el corazón así de grandote  que los caracteriza, no les dieron la espalda a los polis. Mucha gente compartió alimentos y bebidas con los agentes. Muy conmovedoras fueron las fotos de niños junto a los PNC.  El fenómeno se produjo en la ciudad de Guatemala y en otras poblaciones.  La foto que ilustra esta nota es de un restaurante en La Antigua que puso un rótulo que dice Invitamos cordialmente a todos los policías nacional civil a que almuercen gratis con nosotros. Gracias por sus servicios en estas elecciones 2015.

En el centro de votaciones donde emito sufragio, una de las representantes del Tribunal Supremo Electoral estaba muy emocionada porque había visto a la gente llevarles comida y bebidas a los policías.

Esta es una lección para los que querían suspender las elecciones y evitar que los mandantes se manifestaran en las urnas el domingo pasado.  Es una lección para los malos policías y para los buenos (que sin duda son mucho más como suele ocurrir).  Es una lección para los niños y los adultos.  Lo que ocurrió el domingo -eso de que la gente viera a los agentes de la policía como servidores públicos que merecen una muestra de aprecio- no sólo es una lección cívica, sino una lección de humanidad.  Arrieros somos y por el camino vamos. Lo que ocurrió el domingo en las urnas (71.24% de participación) y la solidaridad con los polis me recordó por qué es que los visitantes extranjeros generalmente quedan encantados con los guatemaltecos.

Celebro esta iniciativa, celebro la reacción de los chapines y celebro a los polis que no se corrompen y merecen hacerse una foto junto a un niño.

La foto la tomé de Facebook.


20
Feb 15

Giro novedoso y espeluznante en caso Siekavizza

images-cms-image-000012471

El caso de la desaparición de Cristina Siekavizza -que parecía sepultado- tomó un giro novedoso y espeluznante, más no sorpresivo: Un informe realizado por agentes de la Policía Nacional Civil involucraría a funcionarios y vehículos de una entidad estatal en la desaparición de Siekavizza; el informe salió a luz ¡casi cuatro años después de su entrega a la fiscalía, en el Ministerio Público!  El informe habría sido traspapelado de forma intencional.

El giro es espeluznante porque -como en una película de suspenso- sólo que en la vida real, los actos de los involucrados nos muestran la corrupción y la maldad descarnadas de la que son capaces ciertas personas; sino la profundidad que aquella corrupción y aquella maldad puede alcanzar si goza del amparo del poder y del estado.

El giro no es sorpresivo porque , ¿a quién le sorprenden la corrupción y la maldad de las que son capaces quienes pueden usar aparatos estatales para conseguir propósitos aviesos?  ¿De verdad te sorpendería si supieras que alguien usó el poder, o sus conexiones políticas para ejacutar, o encubrir un delito?

Las preguntas ahora son: ¿Quién, o quienes serán responsabilizados por haber ocultado las investigaciones sobre la participación de aparatos del estado en el caso Siekavizza?  ¿Se hará presente la CICIG? Y, si se hace presente, ¿lo hará de la forma indigna en que lo hizo con el caso del asesinato de Khalil y Marjorie Musa?

La foto es de El periódico.


26
Oct 12

Las balas de la impunidad de la PNC

Sesenta y cinco  por ciento de las 30 mil armas de la Policía Nacional Civil  carece de registro de tenencia en la Dirección General de Armas y Municiones.   No hay huellas balísticas de esas armas, por lo que no se puede identificar si han sido usadas en un acto delictivo.  Esto es peligrosísimo porque no es extraño que haya policías involucrados en delitos.  El 65 por ciento de las armas de la PNC se prestan para la comisión de delitos en la impunidad.

Este año los pipoldermos -en complicidad con la oligarquía de la seguridad- obligaron a los chapines que tenían armas a que las registraran.  Pusieron un plazo y todos…menos los delincuentes y la policía acudieron a cumplir con la ley.  Una vez más, los llamados a dar el ejemplo incumplieron con su obligación moral.

Esto no es raro, claro.  En el caso del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, mientras que el estado persigue a los patronos que no pueden pagar cuotas, los pipoldermos no pagan la cuota que le corresponde al estado, desde hace décadas.  Incumplen con la obligación moral de dar el ejemplo. Le cobran a la gente, pero ellos no pagan.

Y aquel no es un caso único.  En el caso de las pérdidas del Banco de Guatemala, los pipoldermos se niegan a asumir su responsabilidad  y violan la Constitución, o manipulan el balance contable del banco central.  Otro caso en el que en vez de cumplir y hacer cumplir la ley, sólo obligan a otros a hacer lo que ellos se rehusan a hacer.

Con actos como estos, claro, no es extraño que las autoridades no tengan autoridad; y deberían llamar la atención de los estatistas que creen que los problemas se solucionan involucrando a políticos y funcionarios.


20
Sep 12

Policías secuestradores

Muchacha no seas coqueta, cásate con un policía; así decía una canción llamada El tambor de la alegría, que se escuchaba en mi casa cuando yo era muy niño. Y de eso me acuerdo cada vez que leo noticias como esa de que un grupo de policías nacionales civiles se dedicaban a secuestrar personas y a robarles su dinero.   El grupo operaba desde junio de 2011 e interceptaba a personas cerca de casas de cambio ubicadas en la zona 1 y 4.  Puedes ver el vídeo, aquí.

También me acuerdo de un libro de Primer grado de primaria en el que se veía a un niño frente a un policía; y el texto recomendaba que si uno se perdía, lo mejor era acercarse a un agente y pedirle ayuda.

¡Que ironía!, ¿o no?


08
Jul 11

Repensar la policía

Alentrar al sitio Web de la PNC, donde dice ¿Quiénes somos?, sale el siguiente mensaje: Quiénes somos… en construcción. ¿Es esta una Policía sin identidad?

Paré ahí porque quería usar el lema de la PNC como título de esta columna; pero no encontré nada como To Serve and to Protect. Todo esto en el contexto de que nos enteramos de que los habitantes de Guatemala por cada 6 agentes privados hay un policía estatal, según datos de 2008.

Tengo problemas con esta perspectiva: el primero, es que las llamadas policías privadas, no son policías en realidad. Sí son empresas que prestan seguridad; pero los “polis” privados no pueden perseguir delincuentes. Su misión es cuidar negocios, o a las personas que los contratan; y si presencian un acto delictivo, no están legalmente –ni contractualmente– facultados para intervenir. Es muy posible que no estén en condiciones físicas, ni psicológicas para proceder.

En las actuales condiciones regulatorias, los polis, como se les llama con algún grado de aprecio, pueden prestar servicios de seguridad específicos; pero si ocurre un asesinato en un edificio resguardado por polis estos no pueden realizar las investigaciones propias de los detectives y policías estatales. El segundo problema es que, ¿pueden, los PNC realizar las labores propias de una policía estatal? ¿Deberían?

Los fanáticos del estatismo no pueden pensar en que la Policía no sea gubernamental; pero, lo cierto, es que las fuerzas policiales, las fiscalías, e incluso las Cortes de justicia y las prisiones son de reciente aparición. Antes de que aquellas funciones fueran centralizadas y monopolizadas por intereses políticos, las comunidades locales y algunos sistemas privados se ocupaban de los asuntos que ahora creemos que son tareas exclusivas para los sistemas gubernamentales de justicia criminal. Esto lo aprendí de Bruce Benson, cuyos trabajos sobre el tema son muy recomendables*.

Lo que debería alarmarnos no es que haya 6 polis por cada agente estatal; y lo que sí debería pararnos los pelos es que no hayamos caído en cuenta de que, a lo mejor, es tiempo de acabar con la centralización y el monopolio del sistema de justicia criminal; y buscar otras opciones profesionales.

En la medida en que las sociedades se hacen más complejas, el tamaño, el costo y la creciente ineptitud de los sistemas centralizados y monopólicos están siendo cuestionados. Y deberían serlo más en sociedades como la nuestra donde todo está por hacerse.

* Más sobre este tema en Returning Justice to its Private Roots, por Andrew P. Morris, en The University of Chicago Law Review, Spring 2001, P. 551

Esta columna fue publicada en El Periódico.


14
Feb 11

“Santa Clos” se retractó en la compra de armas

Alvaro Santa Clos Colom se retractó en la compra de armas para la Policía Nacional porque dice que hubo intereses espurios que orquestaron una campaña mediática de manipulación, bla, bla, bla.

Como Helen Mack, su comisionada para la Reforma Policial, cuestionó la compra de armamento en cuestión, ¿era, ella, parte de la supuesta campaña mediática?  Si sí lo era, que pena; pero…¿y si no lo era? ¿Eran válidos sus cuestionamientos? Y si eran válidos, ¿había necesidad de una campaña mediática?


11
Feb 11

Las armas de la Policía, Menchú y Helen Mack

Según el más reciente WikiLeak sobre Guatemala, la colaboración de Rigoberta Menchú -la política, empresaria y Premio Nobel de la Paz-  con la administración de Oscar Berger, le daba a esa administración un toque de credibilidad en los campos del indigenismo y de los derechos humanos.  ¿Es ese el papel que juega Helen Mack -también premiada internacionalmente- con la administración de Los Colom?  ¿Es Helen Mack un adorno para la administración de Los Colom?

Me pregunto esto al leer que la Comisionada Presidencial para la Reforma Policial, adversa la compra de armamento militar para la Policía Nacional Civil.  ¿Será tomada en serio la oposición de Mack?

Por otro lado, también surge la pregunta: ¿Para qué van a comprarle armamento militar complejo a una policía mal entrendada, corrupta e incapaz?