10
Jul 17

Autoridad sin autoridad

Estos dos casos no deben pasar inadvertidos:

  • Dos comisarios, un inspector, cuatro agentes y un exsubdirector de la Policía Nacional Civil fueron capturados por agredir a reclusos al tomar el control del centro juvenil de detención provisional Gaviotas donde, en julio del 2015, los internos se amotinaron y mataron a dos monitores.
  • La agente Mayra Yesenia Cobox, de la Policía Municipal de Tránsito, de San Antonio Suchitepéquez efectuaba un operativo frente al mercado de lugar, cuando vio venir la motocicleta manejada por una mujer que llevaba dos pasajeras. Cobox marcó el alto a quien la motocicleta y le extendió una multa de acuerdo con el reglamento correspondiente. Acto seguido, una de pasajeras se bajó de la moto e, iracunda, se abalanzó sobre la agente que fue vapuleada.

¿Qué tienen en común? Ponen en evidencia que la autoridad, en Guatemala, cada vez tiene menos autoridad. Cada vez es más precaria.

¡Por supuesto que la autoridad debe ser ejercida conforme a la ley y con absoluto respeto a los derechos individuales de las personas!  ¡No como en Venezuela, claro! En Guatemala la Constitución dice que el poder proviene del pueblo.  Dice que su ejercicio está sujeto a las limitaciones señaladas por la Constitución y la ley y que los funcionarios son depositarios de la autoridad, responsables legalmente por su conducta oficial, sujetos a la ley y jamás superiores a ella.

A veces la autoridad es minada porque no opera conforme a principios y porque los órganos encargados del balance de poder tampoco operan conforme a principios.  La política del momento prevalece sobre los principios, incluido el de la justicia.  A veces la autoridad es minada porque, luego de una nutrida historia de abusos, la gente sólo no le reconoce autoridad.  Y, a veces, la autoridad es minada porque hay gente que puede minarla.  Eso son contar que, con demasiada frecuencia, la autoridad es minada por su corrupción.

En un país donde existe una industria del conflicto al servicio de ONG y otras organizaciones cuyo fin último es hacer la revolución por medio de los movimientos sociales, el hecho de que la autoridad no tenga autoridad debería encender señales de alarma.

La ilustración la tomé de Facebook.


23
Ago 13

Y ahora, ¿qué hacés con tu chaleco?

130816_motoristas_luis_figueroa

Mi sugerencia es que dejen en suspenso la compra de chalecos, dijo el Ministro de Gobernación al anunciar que las reformas al Reglamento de Tránsito -que obligan a los motoristas a usar chalecos de color anaranjado y a conducir sólo en el carril derecho- fueron suspendidas.

Cientos de motoristas manifestaron su rechazo a la aplicación del Acuerdo Gubernativo 289-2013, que reforma el Reglamento de Tránsito. La caravana salió del Obelisco y finalizó en el Club de Oficiales de la Policía Nacional Civil.  Durante el trayecto se detuvieron frente a la Tu Muni, el Congreso y el Palacio Nacional de la Cultura donde gritaron consignas contra los pipoldermos.

La pregunta, ahora, es…¿qué funcionario va a indemnizar a los motoristas que cumplieron con el Reglamento y compraron sus chalecos?  Digo…porque si esta Administración va a terminar de imponer la obligatoriedad de chalecos no hay clavo para los que acataron la normativa desde el primer momento.  Aún así, ¡bien para los que se resistieron!  ¿Y los obedientes? ¿Deben ser castigados con gastos innecesarios a causa de una reglamentación mal diseñada, mal pensada, mal ejecutada, caprichosa y absurda? Pero…y si la suspensión sólo es temporal, ¿para qué? ¿Por qué retrasar una medida de seguridad ciudadana? ¿Cuántas víctimas va a haber porque fue suspendida la vigencia del reglamento? Todo esto es un disparate.

¿Será que la lección para los ciudadanos es que la legislación es un chiste y las autoridades no tienen autoridad? ¿Será que se confirma que es mejor no cumplir con la legislación hasta el último momento y sólo si la amenaza del uso de la fuerza es demasiado en serio?


21
Ago 13

Los ciudadanos como contralores del uso del poder…y del abuso


El vídeo anterior fue colgado en Youtube por Carlos Vásquez y lo tomé del FB de mi cuata, Guisela. Muestra los dramáticos momentos en los que la Policía Municipal de Tránsito actúa contra una vendedora de mangos. Hay que ver las escenas y escuchar los comentarios de las personas que están tomando el vídeo. Con vídeos así, las personas actúan como ciudadanos y como contralores activos del uso y el abuso del poder.

Abajo hay otro vídeo. Este fue puesto en Youtube por Sergio González y fue publicado por El periódico junto con el testimonio de lo que ocurrió. Esta vez no desde lo alto de un edificio sino en el mismísimo lugar de los actos.

He aquí el testimonio de González, tal y como fue publicado en El Periódico: Hoy fui victima de la violencia de los policías de la municipalidad de Guatemala, estaba comiéndome un mi mango verde cuando los señores policías de la municipalidad se bajaron de un camión que venia acompañado de las motos PM-2O y PM-25 del cual se bajaron y sin mediar palabra y de forma abusiva empezaron a tirarle toda la venta al suelo a la señora que vendía fruta y le dijeron que tenían una orden de desalojo la cual nunca le enseñaron, al ver yo la forma con que empezaron a despojar a la señora de sus pertenencia empecé a tomar vídeo, al momento de ver que estaban jaloneando y lastimando a la hija de la señora que tenia a su bebe cargada, me hacer que a gritarles que tuvieran cuidado por que tenia una bebe en brazos, seguía grabando vídeo y un policía me pego en la mano mi celular cayo al suelo e inmediatamente otro policía intento machucar mi teléfono y me pateó la mano cuando lo intente recoger pero lo pude recuperar luego de eso varios policía de la municipalidad se me fueron encima y me lastimaron con patas y puñetazos, creo que esa forma en la que los policía hacen su “trabajo” esta mal y peor aun agrediendo a la gente físicamente espero que compartan esto en sus muros y que toda la gente lo sepa y vea que abusivos son estos señores (en las fotos se puede ver que si hubiera sido de forma pacífica no hubiera quedado la venta en la forma que quedo).

En el FB de Guisela hay dos comentarios que me llamaron la atención: Los invita a comer en Noche Buena un tamal y ponche y de ahi les tira sus ventas, con la necesidad que hay señor Arzú; y La multa es de Q1000 y no la rebajan a mi me pusieron una que ni siquiera estaba presente ya que no habia fotografia, pero cuando uno va al juzgado a indicar que no es de uno entonces le dicen que la Policia es la autoridad y que no se puede hacer nada.

En Youtube, por Púchica muchá, puedes encontrar el testimonio de la agredida:

Por supuesto que Tu Muni cuenta con legislación y reglamentos que la facultan para remover ventas de las vías públicas; pero hay dos factores hay que tomar en cuenta:

Cuando una persona sale a ganarse la vida vendiendo comida en la calle lo que hace es salir a comerciar y a satisfacer necesidades; sale a ofrecer valores a cambio de valores (porque cobra por la comida que vende).  No hay nada intrínsecamente malo en esa actividad.  Empero, y por las razones que sea, un grupo de la sociedad puede usar sus facultades regulatorias y la fuerza para impedir que aquella actividada comercial se celebre pacíficamente.  Las razones pueden ser buenas; pero eso no cambia las premisas.  Una vez prohibida la actividad comercial esta se convierte en ilegal y por lo tanto en perseguible y -eventualmente- en objeto del uso de la fuerza.  Lo que hace la persona que ejerce la actividad prohibida no es malo en sí mismo; sólo es malo porque está prohibido.  En Derecho Penal existe la diferencia entre delicta mala in se; y delicta mala quia prohibita.  Los primeros son malos por sí mismos porque violan derechos ajenos (matar, robar, o cometer fraude, por ejemplo); en tanto que los segundos sólo son malos porque afectan los intereses de quienes tienen la facultad de legislar, o pueden influir en ellos (el contrabando, la venta de comida sin permisos, o usar la propiedad de uno para lo que le convenga).

Adicionalmente, el uso de la fuerza pública en una sociedad civilizada sólo se justifica contra aquellos que inician el uso de la fuerza.  Es inadmisible que las autoridades inicien la violencia contra comerciantes pacíficos (aunque incumplan reglamentaciones); y menos cuando son incapaces de hacer uso de ella para proteger la vida, la libertad y la propiedad de los habitantes de la república, cuando estas son amenazadas y violadas por individuos, o grupos que sí han iniciado el uso de la fuerza.


21
Ago 13

Como en un concurso de autoridades pendejas

130821_abeja_mingitorio

La semana pasada los pipodermos chapines emitieron una normativa que obliga a los motoristas a usar un chaleco de color anaranjado -con los números de placas- y a circular sólo por el carril derecho.  Según ellos con eso van a acabar con la delincuencia motorizada.  Otros pipoldermos ya intentaron algo parecido con chalecos negros; pero no les funcionó.   ¿Sería por el color? ¿Sería porque nadie tiene la autoridad para hacer cumplir una legislación así? ¿Sería porque nadie tiene corazón para multar a un motorista por no llevar el chaleco como debe ser? ¿Sería porque a los delincuentes les pela?

¡Ah pero nuestros pipoldermos no son los únicos!  ¿Hay algún concurso internacional de autoridades pendejas y no nos hemos enterado?  Digo porque en Shenzhen las autoridades emitieron una normativa según la cual multarán con 16 euros a las personas que, al orinar, no apunten bien y meen fuera del mingitorio.   Y uno se pregunta si habrá agentes del estado en los baños públicos supervisando a la gente que va a orinar.  ¿Habrá un supervisor por cada orinante, o uno por cada sitio para orinar?  ¿Tendrá uno que avisar para que llegue el inspector, o el inspector se aparecerá sin más?

En los años 70 -en el aeropuerto de Schipol- y actualmente, en mi oficina, el asunto de la mala puntería se resuelve con la imágen de un insecto al que hay que apuntarle.  Sin regulaciones y sin inspectores; pero con dos dedos de frente. En la foto se ilustra el asunto.

Mientras tanto sigue el concurso: En el Reino Unido un supermercado fue multado por…por…por vender fresas muy baratas.  Esto, claro, en el contexto del comercio justo.  ¿Cómo iba a ser de otra forma?

En la República bolivariana de Venezuela  una pareja propietaria de un perro que mató a un cerdo en el estado de Apure, oeste de Venezuela, fue condenada a 15 días de prisión por descuidar a su mascota.

¿Hay que ver estas cosas para creerlas, o no?


15
Ago 13

Chalecos anaranjados para motoristas

111019_moto

La razón por la cual los asesinos matan y los ladrones roban en moto no es porque no hubieran leyes que prohiban matar y robar en moto.  No es porque no hubiera una ley que prohibiera cambiar de carril; ni es porque no llevan chalecos de un color u otro.  La razón por la cual aquellos -y miles de delincuentes más- se han multiplicado y han intensificado sus actividades criminales es por la impunidad generalizada en el país desde hace años.

Las autoridades (los pipoldermos) hace ratos que ya no tienen autoridad (pueden usar la fuerza, pero ya no tienen autoridad); y cuando actúan sólo lo en respuesta a los grupos de interés y a presiones desde los medios de comunicación masivos y las redes sociales.  ¡Hay que hacer algo!, gritan por ahí, y las autoridades hacen algo.  Cualquier cosa con tal de que se diga que hicieron algo.

A mí que no me digan que las autoridades no saben en dónde es que se venden y se flashean teléfonos robados.  ¡Que no me digan que no saben cuáles son los puntos de operación en los que ocurren los robos de teléfonos móviles todos los días! ¡Todos los días!  ¿Y tu has visto operativos consistentes contra ladrones, vendedores y flasheadores? Yo tampoco.

Los motoristas se suben a las banquetas porque pueden.  Los sicarios motorizados disparan porque pueden.  Los ladrones en moto roban porque pueden.  Y porque las posibilidades de ser perseguidos, capturados, procesados, condenados y encerrados son remotas.  Eran remotas cuando el Código Penal ya castigaba el asesinato y el robo, y son más remotas ahora que hay más legislación porque, ¿por qué iba a ser más cumplida que las anteriores que eran incumplidas?  No hacen falta más leyes.  Lo que hace falta es que las autoridades recobren la autoridad y hagan cumplir las que ya existen.

Una de las razones por las que la prohibición de dos en moto no era cumplida es porque la mayoría de personas que viajan de dos, o tres en moto son personas sencillas que tienen necesidad de hacerlo porque no tienen mejor opción.  ¿Con qué autoridad es que las autoridades iban a aplicar aquella prohibición?  ¿Qué agente de la autoridad tiene corazón para ponerle una multa a una familia que necesita ir en moto? Mira la nueva legislación: ahora sí pueden ir dos en moto -pero no más- ¿y el niño? ¿Qué hacen las familias con el niño que deben llevar a la escuela? La nueva legislación prohíbe las mochilas que tapen los números en el chaleco, ¿Habrá que llevar las mochilas en frente? ¿Las del papá y la mamá? ¿Las de los dos hermanos? ¿Las de los dos cuates?

Los legisladores minan la autoridad cuando legislan cosas absurdas y que pocos están dispuestos a cumplir y a hacer cumplir.  Mira que poner en vigor una norma que obliga a llevar casco y chaleco con números en un día de feriado.  ¿Sábes que va a pasar?  No va a pasar que los motoristas se van a quedar encerrados en sus casas para no violar la ley.  Lo que va a pasar es que la mara va a salir como si nada y la ley va a nacer bien violada.  Me puse en mi ventana a ver a la calle y en un ratito conté 7 motoristas, de los cuales seis no llevaban chaleco; uno si lo llevaba, pero no alcancé a ver si iba con número; y en una moto iban dos personas. Las leyes sólo son respetadas cuando son respetables.

En el capítulo X de El Principito, por Antoine de Saint Exupéry, el Rey -monarca absoluto y universal- explica que la autoridad se fundamenta en primer lugar en la razón. Si ordenas a tu pueblo que se tire al mar, hará la revolución. Yo tengo el derecho de exigir obediencia porque mis órdenes son razonables. Si yo ordenara a un general convertirse en ave marina, y si el general no obedeciera, no sería la culpa del general. Sería mi culpa.


30
Jul 13

Cuatro de cada diez no tiene licencia

Cuando yo empecé a conducir automóvil, mis amigos decían que en Guatemala sólo hay dos reglas de tránsito: El que saca la nariz pasa y el que pega paga.  Eso no es extraño en una cultura en la que, aparentemente, la gente sale a manejar y se integra a una carrera por adelantarse, por cruzarse, por meterse…y mejor si todo ello ocurre mientras el conductor habla por su teléfono móvil. Tal vez estoy exagerando; pero generalmente tengo la impresión de que así es como conduce mucha gente entre nosotros.

Curiosamente esto ocurre en una sociedad en la que a los estatistas les encantan los registros y las licencias.  Una en la que mucha gente cree que con registros y con licencias se evita el mal, sin importar las evidencias.  Está claro que las licencias para cortar árboles no evitan las talas inmoderadas; y está claro que el registro de armas no evita que los delincuentes usen armas no registradas (¿cómo iba a ser de otra forma?)  Y en ese contexto, ¿por qué iba a sorprendernos que cuatro de cada diez conductores no tengan licencia para conducir?

Claro que el hecho de que alguien tenga licencia no quiere decir mucho.  Lo que quiere decir es que la tiene; pero eso no lo hace más, o menos calificado para manejar.  Entonces…¿para qué sirven las licencias de conducir? Yo sospecho que sirven para lo que sirven las demás licencias: para recaudar, para que las autoridades puedan ejercer la arbitrariedad, para fomentar la corrupción y para poner en evidencia que las autoridades no tienen autoridad.

Hace años la policía me detuvo en la carretera Panamericana y yo andaba con mi licencia vencida de unas semanas.  Cuando el primer agente me dijo que tendría que multarme le dije que procediera y lo divertido fue que fue a llamar a otro compañero y luego de examinar mi documento vencido repitió el veredicto del primer agente y sentenció que tendría que imponerme una multa.  Yo le repetí que procediera y ambos fueron a traer a un camarada; pero esta vez de mayor rango.  El tercero tomó mi licencia vencida y confirmó lo que yo ya sabía: Me iban a poner una multa.  Como reconocí mi descuido y los invité a darme el talón, al tercero se le ocurrió preguntar que a qué me dedicaba yo; y al contarle que soy periodista cambió el tono.  Me conminó a renovar el permiso tan pronto como volviera a la ciudad de Guatemala y me deseó buen viaje.

Mi hipótesis es que querían que yo les pagara a cambio de no ponerme la multa.  Y por eso fue el desfile de agentes.  Y por eso es que no extendían el boleto, y sólo amagaban.  Puede que me equivoque; pero puede que no.

En fin…así como las autoridades conocen en dónde es que son robados los teléfonos móviles diariamente; y en dónde es que son revendidos esos aparatos, todos los días, ¿sabrán que cuatro de cada diez automovilistas conducen sin licencias?  ¿Qué ocurrirá entre los pilotos de autobuses urbanos, y extraurbanos? ¿Será igual la proporción?


12
Abr 13

Listo para discutir la libertad y autoridad en el pensamiento español

130411_pensamiento_español_luis_figueroa

Dentro de un rato estoy por empezar la primera de una serie de discusiones sobre la libertad y la autoridad en el pensamiento español, basadas en lecturas de Pedro Calderón de la Barca, Miguel de Unamuno (¡Yuck!), y José Ortega y Gasset.

El coloquio es uno del programa Exploraciones sobre la libertad que organizan la Universidad Francisco Marroquín y el Liberty Fund.

En esta aventura acompañaré a 15 académicos e intelectuales hispanohablantes de quienes espero aprender mucho.  Estos coloquios siempre son muy enriquecedores y uno siempre sale como luego de haber ido al gym….sólo que para la quijotera.

Las discusiones comienzan hoy en la mañana y concluyen el sábado en la noche.


28
Jul 11

Valiente y oportuna acción de la Cámara de Comercio

La Cámara de Comercio de Guatemala presentó una acción de amparo, en la Corte de Constitucionalidad, para que el Ministerio de Gobernación retire a las personas que se encuentran bloqueando carreteras en el territorio nacional.

Los bloqueadores -principalmente miembros de la burocracia de la educación estatal- pretendeen que sus bloqueos están amparados por el derecho constitucional a manifestar.  Y en sus argumentaciones falaces, hacen caso omiso de que la única obligación implícita en el ejercicio de los derechos es la de no violar derechos ajenos.  Cuando los manifestantes bloquean vías públicas inmediatamente se convierten en violadores del derecho de libre locomoción de otros y sus manifestaciones dejan de ser derechos, para convertirse en abusos.  Es, entonces, cuando las autoridades tienen la obligación de retirarlos y dejar el paso expedito.  Es, entonces, cuando se justifica el ejercicio de la coacción por parte de las autoridades.  Coacción que no es arbitraria ya que, precisamente, el objetivo del estado y de las leyes es el de proteger los derechos de las personas pacíficas, contra los abusos de aquellos que no dudan en usar la fuerza para imponer sus demandas.

Por eso es muy atinado que Rafael Espadita Espada, el vicepresidente, haya dicho que se usará la fuerza si es necesario para quitar a los manifestantes.  ¡Ningún grupo de interés debe sentirse facultado moral, ni legalmente, para violar derechos ajenos al manifestar sus demandas!

Mientras tanto, un caos en el tránsito se prevé para hoy. Joviel Acevedo, dirigente del magisterio estatal, amenazó con que sus huestes bloquearán 31 puntos en el país, incluidos sectores de la capital, mientras que por la tarde arribarían a la ciudad marchas de simpatizantes de Sandra Evita Torres, quienes realizan una caminata desde tres regiones del interior del país.

A la hora en que se publica esta entrada cientos de seguidores de Acevedo se encuentran reunidos en distintos puntos del pais, lo que esta generando largas colas a los automovilistas.

Los puntos bloqueados son:

  • En CA-2 Occidente: Km. 113 Cocales, Km. 179 el Zarco, Km. 212 Colomba Costa cuca, Ca-1 occidente, Km. 189 cuatro caminos, Km. 128 los Encuentros, Km. 265 camino la Mesilla
  • En la CA-9 Norte: Km. 297 cruce ruta Puerto Barrios, Km. 242 la Ruidosa y Km. 142 río Hondo.
  • Km. 37 san Vicente pacaya, Km. 178 vado hondo Esquípulas, Km. 180 ruta las Verapaces.
  • Además se reporta alrededor de 10 kilómetros de congestionamiento en el ingreso a la Calzada Roosevelth, generado por el bloqueo que mantienen en el Km. 15 ruta Interamericana.

11
Jul 11

Los bomberos, en Sololá, no pueden atender emergencias

Los Bomberos Voluntarios de la estación 34, de Sololá, no pueden atender emergencias en los días de mercado, porque los vendedores ponen sus productos frente a la entrada de la estación; y porque las autoridades municipales son incapaces garantizar que la entrada y salida de vehículos sea expedita.

Por un lado, ¡Hombre, qué inconciencia la de los vendedores!; y por otro, ¡Carajo, que ineptitud y qué falta de autoridad la de las autoridades!

Hablé con Celso Cuxilic Morales, de aquella estación, y me contó que ya agotaron todas las vías razonables para pedir que los vendedores no bloqueen el acceso a  la estación; pero que en la Municipalidad han sido ignorados.  Y que pusieron la manta en señal de protesta, para llamar la atención.

La foto la recibí en mi correo electrónico.


25
Nov 10

Las leyes que dan risa (pero no a las víctimas)

Los que tienen la autoridad, o creen tenerla, saben que hay ¡496! puntos de comercialización y procesamiento ilegales de productos forestales.  ¿Desde cuándo lo saben? ¿Por qué es que hasta ahora van a haber operativos en su contra? ¿De a cuánto será la mordida o soborno para operar un punto de venta de madera ilegal?

Los que dicen tener la autoridad también saben exactamente dónde es que se venden música, películas y software piratas; pero Tu Muni hasta les construyó un mercado ad hoc.

Los que dicen tener la autoridad saben bien dónde es que se venden los teléfonos móviles robados, y los radios de carros robados.  ¿Por qué continúan impunes esas ventas?

Los que dicen tener la autoridad emitieron una ley que prohíbe que vaya más de una persona en moto y exige que los motoristas usen cascos y chalecos numerados.  Pero a la mara, le pela y nadie tiene las agallas de hacer cumplir una ley tan absurda.

Leyes como aquellas y autoridades como aquellas, les dan risa a los delincuentes;…pero no a las víctimas.