31
Oct 18

¿Ahora si va a haber capturas en Ixquisis? ¿O no?

Un grupo de por lo menos 50 hombres con los rostros cubiertos con gorros pasamontañas, causó una explosión que destruyó más de 2 mil metros de tubería en la hidroeléctrica de Ixquisis, Huehuetenango.
.

Los terroristas incendiaron la tubería de presión y la geomembrana de la balsa del proyecto, lo cual ocasionó grandes columnas de llamas y humo que se divisaron desde lejos. Los pobladores del parea le informaron a la empresa propietaria, Energía y Renovación, S.A., que durante la detonación no se registró la muerte de ningún trabajador, o tercera persona.

Ahora no hubo muertos, Pero a mediados de octubre Antonio Juan Pascual,  fue encontrado muerto  luego de que durante la madrugada un grupo armado atacó las instalaciones del proyecto Ixquisis. El crimen permanece en el misterio, y en el misterio permanece la información de si por aquel asesinato y por aquel ataque hubo capturas, o no.  ¿Las hubo por los actos terroristas que se reportan hoy?  ¿Las habrá? ¿Las habrá cuando haya más muertos?

Este ataque se suma a la ola de hechos violentos contra personas, maquinaria y equipos del proyecto de generación de energía renovable que se construye en el área, causando la destrucción de alrededor de 247 tubos que equivale a 2 mil 868 metros de tubería de presión, expresó la empresa.  Y la pregunta es válida. por estos actos delincuenciales, ¿habrá capturas?

Este tipo de conflictividad, por cierto, es rural e ideológica.  Hay acciones violentas en Sacjá y en Chixoy, por ejemplo. La conflictividad es fabricada con el propósito de mantener a la gente aterrorizada y con el de evitar que prosperen emprendimientos que generen empleo y bienestar.  Es una estrategia de los fabricantes de miseria que buscan hacer la revolución por medio de los movimientos sociales.

La foto es de elPeriódico.


11
Sep 18

Recordamos: 9/11

¿Cómo dejar pasar un 11 de septiembre sin recordar los atentados en Nueva York y DC, a las miles de víctimas y el contexto que los hizo posibles?

Actos de violencia como el que recordamos hoy son posibles deido a  la prevalencia de ideas filosóficas irracionales en la educación, en los medios de comunicación, en las redes sociales, en el arte, en la política y sobre todo en la ética.  Ideas que les permiten a muchos y ciertamente les permiten a los lideres políticos e intelectuales de occidente evadir la naturaleza del totalitarismo islámico.

Claro que el recuerdo es importante; pero también lo es identificar una filosofía racional que nos permita asegurar los derechos a la vida, a la libertad, a la propiedad y a la búsqueda de la felicidad.

Si te interesa el tema te recomiendo Failing to Confront Islamic Totalitarism, por Onkar Ghate y Elan Journo; y Winning the Unwinnable War, por Elan Journo.

La foto la tomé de Facebook.


18
Jul 18

“La hora final” y la captura de Abimael Guzmán

La hora final, película sobre la captura de Abimael Guzmán, el líder del grupo terrorista peruano Sendero luminoso, te la recomiendo.

Imagen de previsualización de YouTube

El Partido Comunista del Perú-Sendero Luminoso fue una organización guerrillera, terrorista y genocida de tendencias marxista, leninista y maoista.  Entre 1998 y 2000, la actividad de Sendero luminoso -para establecer un régimen revolucionario, campesino y comunista- costó las vidas de entre 31,331 y 37,840 personas y ocasionó un millón de desplazados.

La peli nos acerca a la perspectiva del equipo de policías que tenía a su cargo la localización y captura del criminal Abimael Guzmán.  El acercamiento nos permite atisbar los aspectos personales y humanos de una tarea de aquella envergadura; así como las condiciones físicas y políticas -locales e internacionales- en las que se lleva a cabo esa tarea. Es una peli conmovedora, te advierto.

Ahora está en Netflix y de verdad te la recomiendo.


09
Nov 17

Legislación peligrosa, la de terrorismo cibernético

La legislación que pretende castigar con entre 10 y 15 años de prisión a quienes usen los medios de comunicación, informática, teconologías de información, electrónica o similiar, con el objeto de infundir temor, causar alarma, intimidar, o violar la voluntad de las personas, con fines económicos, políticos, religiosos, ideológicos, militares y/o cualquiera otro, es una normativa peligrosa.

Parece obvio que aterrorizar a la gente por medio de tuits, o de recursos parecidos, con propósitos relacionados con el uso, o el abuso del poder, debería ser punible; pero, ¿hasta dónde es que una regulación como aquella es violatoria de la libertad de expresión?

La libertad de expresión no sólo es una garantía constitucional protegida por el artículo 35 de la carta magna chapina, o sólo una protegida por el artículo 19 de la Declaración universal de los derechos humanos.  La libertad de expresión es una manifestación del derecho de libertad, y ya sabes, la libertad de expresión:

  1. Es necesaria para la búsqueda de la verdad.
  2. Es necesaria para la realización del ser humano como ser racional.
  3. Es un contralor de la actividad social y estatal.
  4. Permite verificar el respeto a los derechos individuales.

Para desgracia de nuestra sociedad -y de Occidente- existe una tendencia creciente a castigar a las personas por lo que dicen y hasta por lo que piensan.  Entre nosotros, por ejemplo, hay grupos influyentes y hasta poderosos que consideran que las personas no tienen derecho a cuestionar si los impuestos deberían ser usados, o no, para privilegiar a ciertos grupos sociales; y hay grupos influyentes y hasta poderosos que sólo admiten que las cuestiones de sexo sean discutidas desde sus particulares puntos de vista.  Ha habido iniciativas que buscan anular toda expresión que contradiga sus perspectivas.  Hay grupos parapoliciales que quieren dictar de qué se puede hablar, y de qué no; y en qué términos. El caso es que la libertad de expresión está bajo ataque en busca de una historia única, o en busca de proteger intereses privilegiados.  De ahí que, a ratos, pareciera que debería ser delito el no asentir cuando ciertos grupos quieren imponer sus particulares ideas.

Una legislación como la que da origen a estas meditaciones se parece mucho a la normativa de pánico financiero porque -si bien es cierto que nadie quiere una corrida bancaria a causa de rumores- la verdad es que aquella ley impide que muchas personas opinen, y compartan sus experiencias sobre los servicios que prestan los bancos y otras organizaciones financieras.  Normas como esa y la que nos ocupan, inhiben la libertad de expresión porque las personas temen verse procesadas por expresar lo que piensan, o lo que experimentaron.

Allá por la avenida Bolivar hay una pinta violenta y disparatada  (que yo sospecho que es del 20 de octubre pasado, pero podría estar equivocado);  y esa pinta dice: El único Congreso que ilumina es el Congreso que arde. Puesta donde está, esa opinión no tiene consecuencias jurídicas; pero, en el momento oportuno, contra las persona oportuna, un tuit con ese mensaje podría ser la causa de una captura, de un proceso judicial y de 10, ó 15 años de cárcel.

Normativas como la del terrorismo cibernético (como está redactada la propuesta) pueden ser herramientas para la represión y para la instauración de un pensamiento único.  Por eso recomiendo que si algo ha de ser punible, sean los daños comprobables causados por una acción identificable y tipificable; pero que por nada del mundo permitamos que prospere la idea de que las personas deberían ser castigadas por pensar, o por expresar sus pensamientos, u opiniones (por ofensivas, o disparatadas que sean).  Vamos en mal camino si las opiniones  económicos, políticos, religiosos, ideológicos, militares y/o cualquiera otras que nos asustan, fueran causas de persecusión penal.

Por las cuatro razones enumeradas arriba, la libertad de expresión (como derecho que es) debe ser defendida no sólo frente a intereses legítimos como el orden, sino frente a intereses espurios, como el del control político, o el del establecimiento de una historia única. Es inadmisible que la libertad de expresión sea sometida a nuestra aversión a ser ofendidos, a nuestra incapacidad de distinguir entre la verdad y la mentira, o a la promoción de lo políticamente correcto porque ya lo dijo Benjamin Franklin: Aquellos que sacrifican libertad por seguridad no merecen tener ninguna de las dos.

Dicho lo anterior, una ley que tipifique como delitos los bloqueos de vías públicas, los atentados contra el transporte y otras prácticas criminales que causen pérdidas de vidas, o de productos, es bienvenida.

La ilustración la tomé de aquí.


11
Sep 17

No olvidamos, 9/11

Para mi es impensable que pase el 11 de septiembre sin recordar los atentados contra el World Trade Center, en Nueva York, a las miles de víctimas y el contexto que los hizo posibles.

Aquel es el mismo contexto que hace posibles otros atentados islamistas en todo el mundo, desde aquella fecha fatídica hasta ahora: la prevalencia de ideas filosóficas irracionales en la educación, en los medios de comunicación, en las redes sociales, en el arte, en la política y en la ética.  Ideas que les permiten a muchos y ciertamente les permiten a los lideres políticos e intelectuales de occidente evadir la naturaleza del totalitarismo islámico.

No olvidar es importante; pero también lo es identificar una filosofía  racional que nos permita asegurar los derechos a la vida, a la libertad, a la propiedad y a la búsqueda de la felicidad.

Si te interesa el tema te recomiendo Failing to Confront Islamic Totalitarism, por Onkar Ghate y Elan Journo.


17
Ago 17

Barcelona y el Roosevelt

En el marco del atentado de hoy, en Barcelona, mi cuate –Luis Ignacio– publicó: ¿Por qué me resulta tan extremadamente vomitivo ver, en estos momentos, fotos de gatos y perros? No debo ser normal.

Imagen de previsualización de YouTube

Comparto ese pensamiento porque comparto el sentimiento.  Me pasó ahora y me pasó ayer cuando leía acerca del rescate de un marero, en el Hospital Roosevelt operación delictiva que costó 7 vidas y 12 heridos.

Ustedes me van a perdonar; pero sostengo que cuando ocurren cosas así no es momento para fruslerías, ni siqueira en las redes sociales; y no es que los perros y gatos no tengan valor e importancia contextuales.  Cuando ocurren estas cosas es el momento preciso para meditar: ¿De qué lado estoy? Y para eso les dejo un pensamiento del profesor Ken Schooland: La maldad no viene sólo de la gente malvada; sino, también, de las personas buenas que toleran la iniciación de la fuerza como medio para alcanzar fines.  De este modo las personas buenas le dan poder a la gente malvada…Lograr una sociedad libre [y pacífica] requiere valor para pensar, para hablar y para actuar; especialmente cuando es más fácil no hacer nada. ¿Por qué? Porque podemos falsear la realidad; pero no podemos evitar las consecuencias de falsear la realidad.

Mañana, en mi columna de elPeriódico, ampliaré estas meditaciones.


23
May 17

Ayer fue en Manchester, ¿dónde será el siguiente?

Mientras que Donald Trump, el presidente de los Estados Unidos de América, bailaba en Arabia Saudita, un terrorista suicida causó la muerte de 22 personas, entre ellas niños, al hacer explotar un artefacto de fabricación casera junto al estadio Manchester Arena.  El presunto responsable es Salman Ramadan Abedi, un jóven de 22 años de edad.

Imagen de previsualización de YouTube

Los padres de Salman, de origen libio, tenían una familia grande. Salman era el segundo hijo. Según algunos vecinos, la familia era muy religiosa. “Sólo vi a la madre una o dos veces en diez años. Ella siempre se quedaba encerrada en la casa y cuando la veía estaba cubierta con el velo”, dijo un vecino.  Abedi había realizado un viaje de tres semanas a Libia antes del ataque y que comenzó a mostrar un “rostro de odio”.

Esta es una buena ocasión para leer Winning the Unwinnable War, de Elan Journo.  La guerra contra el islamismo no va a ser ganada si los Estados Unidos de América y los países de Occidente pierden de vista el interés propio racional; y el hecho de que su primer compromiso es con la protección de la vida y de las libertades de sus nacionales. Una definición objetiva del interés racional de Occidente -como civilización- se hace más ineludible con cada atentado.

El islamismo es incompatible con la civilización y con la libertad; y hay que combatirlo con la seguridad de que Occidente tiene derecho a defenderse.  Eso sí, desde una perspectiva digna de Occidente.  Es decir, sin generalizaciones e identificando plena y objetivamente a los responsables en cada caso, de acuerdo con los distintos niveles de responsabilidad.  Desde el derecho, y no desde la legalidad; es decir, alejados de cualquier tipo de leyes de Núremberg.

Además del que cité arriba, y si te interesan estos temas, te recomiendo -también- Nothing Less Than Victory, por John David Lewis.

Ayer el terrorismo islamista cobró 22 vidas en Manchester, ¿dónde cobrará las próximas si Occidente no detiene la barbarie?


21
Feb 17

Trabajadores secuestrados; y “ni cuío”

comunicado-naturaceites-1

En la madrugada de ayer, un grupo armado de 50 personas, con las caras cubiertas con pasamontañas, invadió la finca Palestina, en Panzós, Alta Verapaz y secuestró a varios trabajadores. Los invasores también causaron daños graves en el lugar; están botando las plantaciones con motosierras.

Tal vez me perdí de algo; pero ¿y el Ministerio Público? ¿Y la Policía?  ¿Yos grupos defensores de los derechos humanos? Ni cuío.  No se ven movilizaciones para proteger a las víctimas de los secuestradores armados.

Esta no es la primera vez que NaturAceites, la empresa propietaria de la finca invadida ayer sufre este tipo de violencia. En agosto de 2016 se vivió un escenario similar en la finca El Pataxte, en el Estor, donde individuos armados secuestraron a 21 trabajadores.


11
Sep 16

No olvidemos a las víctimas del 9/11

14238207_10157420418645634_7829847813125890858_n

A mí me parece que fue ayer; pero ya pasaron quince  años desde el ataque terrorista a las torres gemelas en el World Trade Center de Nueva York,  el Pentágono y el vuelo 93 de United.  En esta fecha recordamos a las víctimas de aquellas tragedias; y a las ideas que las hicieron posibles.  Aquellos ataques fueron fueron producto de acciones deliberadas en el marco de un ataque de terror contra la civilización.

Hoy es un buen día para visitar la mejor cobertura de aquellos actos y aquellos días; misma que está en Internet Archive.

La cobertura expuesta por IA comienza con el anuncio de una hermosa mañana de otoño en Manhattan y nos lleva de la mano por toda la inmensidad y profundidad de esta tragedia humana.  El sitio es facilísimo de navegar y, de verdad, vale la pena visitarlo.

Si eras muy joven, o no habías nacido en 2001, seguramente querrás ver este vídeo; pero no es para personas impresionables:

Te recomiendo dos artículos:


29
Jun 16

Markus estaba en Estambul

terrorismo-estambul

Tuve una escala de 10 horas en Estambul y decidí quedarme en el aeropuerto en vez de entrar en la ciudad a causa de los recientes ataques terroristas en el centro. Y luego un ataque terrorista ocurrió en el aeropuerto. Dos grandes explosiones seguidas por cientos de personas gritando y corriendo. En medio de la carnicería, una anciana asustada -de Gran Bretaña- se acercó a mí y me preguntó si hablaba Inglés. Cuando dije que sí,  ella me agarró del brazo y no me dejó  ir. Juntos recorrimos la terminal y nos escondíamos detrás de tiendas y pilares cada vez que otro gran grupo de personas pasaba corriendo en pánico. Una hora más tarde, un hombre joven de Malasia se unió a nuestra banda impar. Había estado escondido en uno de los baños. Juntos hicimos cola y caminamos durante horas por el aeropuerto y durante la noche, entre manchas de sangre y escombros, tomados de la mano a través de de multitudes en pánico, de modo que no nos separáramos y no nos perdiéramos. Ahora estamos varados y no sabemos dónde está nuestro equipaje, ni cuando vamos a volar fuera de aquí; pero estamos felices de estar vivos. Otras 50 personas no tuvieron tanta suerte esta noche.  Así relató mi cuate, Markus Bergström, la pesadilla de película que él y miles de personas más vivieron en el aeropuerto de Estambul, Turquía luego del atentado terrorista de ayer.

Personalmente me alegro de que Markus y sus dos acompañantes circunstanciales estén bien; pero hubo 50 muertos a causa de los terroristas y quién sabe cuántos heridos.   Quise compartir el relato de mi cuate porque tiene un enorme contenido humano.  Porque la guerra terrorista contra Occidente sigue causando muertes y miedo.  Porque en medio del horror y la vulnerabilidad, siempre es posible encontrar ese tipo de solidaridad y bondad que -lejos del odio y la violencia- es una de los rasgos que nos caracterizan como seres humanos.