04
Abr 16

“The Panama Papers” y el cotarro alborotado

panama-papers

Escucha el podcast aquí.

El cotarro (¿o el gallinero?) está alborotado desde que ayer empezó a circular la información sobre los llamados The Panama Papers; una filtración (que no una investigación) acerca de cuentas y compañías offshore de dirigentes mundiales, políticos, dirigentes deportivos, deportistas, celebridades, delincuentes, empresaurios, empresarios, y…en fin…una fauna de los más variada.

Como hay criminales y otros delincuentes involucrados -como narcos, políticos y empresaurios corruptos, y otros-, y los datos fueron filtrados de forma indiscriminada sin distinguir el origen y los propósitos de las cuentas y compañías offshore, la gente sencilla tiende a confundirse y a pensar que todo el que tiene cuentas, o compañías en el exterior está involucrado en actividades delictivas.  Pero tu, que eres un poco más leido, sabes que no.

Tu sabes, por ejemplo, que los llamados paraísos fiscales existen porque existen los infiernos fiscales.  Sabes que muchas personas se ven en la necesidad de proteger sus ganancias legítimas y su propiedad contra la expoliación y la corrupción prevalecientes en sus países de origen.  Sabes que hay personas que tienen la triste necesidad de mantener la privacidad extrema frente a las amenazas no sólo de redes criminales complejas, sino que muchas veces vinculadas a políticos en ejercicio del poder.  Sabes que hay personas y empresas que -por el giro legal y legítimo de sus negocios- debe tener cuentas, o empresas en el extranjero.

Sabes, por ejemplo, que tener cuentas, o compañías offshore no es ilegal, ni debería serlo.  Lo que sí es ilegal es usarlas para cometer delitos, o para esconder los frutos de delitos.  Parece evidente, entonces, que dadas las premisas anteriores, no todas las personas que tienen cuentas, o compañías en el extranjero lo hacen por motivos criminales, y ni siquiera por motivos delincuenciales.

Hay un abismo moral entre aquellos que tienen cuentas y compañías offshore para protegerse de la expoliación, la corrupción, la extorsión y de actividades parecidas, o para facilitar sus negocios legítimos; y quienes las tienen como consecuencia de ejercer la expoliación, la corrupción, la extorsión, el narcotráfico, el tráfico de influencias, y otras actividades similares.  ¡Para nada son lo mismo un emprendedor, un artista y un deportista que protegen su propiedad contra el saqueo; que un jefe de gobierno, un político y un empresaurio que ocultan el producto de la rapiña! Los primeros tienen la obligación moral de proteger su propiedad; mientras que los segundos son depredadores.

Es particularmente ominoso el hecho de que muchos de los que usan cuentas y compañías offshore para ocultar actos delincuenciales y fraudes -o sus frutos- son el mismo tipo de políticos (y cronies) que insisten en elevar impuestos, en mantener impuestos elevados, en controlar los negocios y el sistema financiero, y en someter a la política actividades que son propias del mercado. Los amigos de la legislación, los fans de los tributos, los entusiastas del intervencionismo y otros estatistas de buena fe deberían tomar nota de aquellas ironías groseras.  ¡Hay 12 dirigentes nacionales entre los cientos de políticos, sus familias y socios de todo el mundo entre los usuarios de cuentas y compañías offshore para esconder fortunas malhabidas!

…y sin embargo uno puede empezar a oír el clamor: ¡Démosles más control y poder a  los políticos y a sus funcionarios!  Y si uno preguntara, ¿Por qué?, ¿Cuál crees que sería la respuesta honrada? Cándido (mientras come sus garbanzos en dulce) dice que la respuesta honrada es Porque las cuentas no son mías; pero humor aparte, mis cuates expertos ven otras posibilidades detrás de The Panama Papers: Una represalia contra Putin por su negativa en cuanto a firmar un acuerdo para no vender armas nucleares; y la búsqueda de la eliminación del secreto* bancario en el contexto de la guerra perdida contra las drogas y la obsesión con elevar la recaudación tributaria.

Mientras tanto una investigación de verdad, con respecto a The Panama Papers, debería distinguir entre el grano y la paja, no debería criminalizar a las cuentas y compañías offshore, ni a quienes las usan por motivos legítimos; y debería exponer a quienes las usan para objetivos criminales.

Si te interesa este tema, el artículo The 8 Most Important Things to Read to Understand the Panama Papers Document Leak  te va a ser muy útil.

*¿Notaste que la palabra secreto está en itálicas? Esto es porque el secreto bancario, como secreto propiamente dicho -en Guatemala- fue eliminado en 2001.  Ahora los políticos y funcionarios pueden exigirle tu información a un banco por medio de un juez; pero…¿te das cuenta? No es lo mismo que para conseguir la información los políticos y funcionarios tengan que pasar por un juez a que puedan hacerlo directamente desde el Ejecutivo, por ejemplo.  Hay muchísimas más posibilidades de abuso sin la intervención del juez; y hay muchísima más concentración del poder sin la intervención del organismo judicial.


12
Feb 16

Bergoglio y Mikhailov se abrazan en Cuba

Putin_and_mitropolit_Kirill

En Occidente conocemos bastante bien a Jorge Mario Bergoglio, el papa que dice cosas como que hay que amar a la pobreza como si fuera una madre; y afirma que el dinero es el estiércol del diablo.  El pontífice verde y enemigo del individualismo; el que exige una redistribución de la riqueza; y afirma que los cristianos no deben acumular riquezas.

Bergoglio y el patriarca Kiril, de Rusia, se encontraron en La Habana, Cuba y se dieron un abrazo por el que, según un titular de Prensa, el mundo esperó mil años.  De Kiril sabemos poco; pero es un personaje controversial y cuando lo conoces mejor no te extraña que sea cuate de Bergoglio y que el encuentro haya sido en La Habana, bajo la sombra de Los Castro.

Kirril ha sido acusado de ser parte de la KGB, la espeluznante policía secreta soviética y se afirma que su pesudónimo era Mikhailov.

El patriarca ha sido señalado, por los periódicos  KommersantMoskovskij Komsomolets de abusar de sus privilegios (al estar exento de impuestos) para dedicarse al negocio de importar cigarrillos.  Su fortuna se estima entre $1.5 y $4 billones.  Usa un reloj Breguet, que vale £20,000. El Metropolitano ha afirmado que aquello es una campaña política en su contra.

Cuando el grupo Pussy Riots (integrado por tres mujeres, de las cuales dos son madres) fue capturado y condenado a prisión por irrumpir en una catedral y manifestarse contra Vladimir Putin; Kiril las acusó de hacer el trabajo de Satán.  La opinión pública criticó a Kirill por no mostrar misericordia y Amnistía Internacional declaró que las integrantes de Pussy Riot eran prisioneras de conciencia.

En 2014 un grupo de monjes del monte Athos lanzó un antatema contra Kiril,  otros miembros de la iglesia rusa y  Putin a quienes llamó Montón de criminales por hacer que sus hermanos ardan en el fuego interno, en este mundo temporal.

Foto por el Kremlin.ru, CC BY 4.0


10
Abr 15

¿Terrorismo mediático?

libertad-de-expresion

¿Quién duda de que –entre otras cosas– puede decirse que Guatemala es el país de los chistes y del sentido del humor retorcido en circunstancias de congoja? Por ejemplo: antes del terremoto del 76, que dejó cerca de 25 mil muertos, había en la TV un anuncio de insecticida en el que una ama de casa lo rociaba en la cocina, mataba a todas las cucarachas y preguntaba: ¿Queda alguna cucaracha que decir?  Y entonces el chiste –¡inmediatamente después del movimiento telúrico!– era que, luego del terremoto se abrió el cielo y una voz como de bóveda preguntó: ¿Queda alguna cucaracha que decir?.

La política y los políticos nunca han estado al margen de la furia humorística chapina. Hay chistes sobre Ubico y Chacón, sobre Ydígoras, sobre Lucas, no los hay sobre Arzú porque ese ni gracia tiene, y los chapines empoderados por la Internet han elevado a la décima potencia su garra humorística por medio de memes, hashtags y otros recursos contra quienes abusan del poder. Los más célebres de la actualidad son los de Baldizón (por el copy-paste) y los de Baldetti (por…por… ya perdí la cuenta). Durante la Revolución francesa, María Antonieta sin duda odiaba las caricaturas de ella que circulaban en las plazas y en los salones.

Los políticos, por supuesto, detestan aquel empoderamiento ya que no eran lo mismo los chistes que pasaban de boca en boca en funerales y en cuchubales, que los que se viralizan y quedan en la red para siempre.

Esto viene a que exempleados de los pipoldermos organizaron una fundación contra el terrorismo mediático para luchar contra las informaciones de todo medio de comunicación que demeriten la dignidad y derechos de la persona humana y a las instituciones públicas y privadas.  Sospecho que es para judicializar la censura (al estilo de Correa y Kirchner), o para asustar como lo hicieron los banqueros con su ley de pánico financiero. Si googleas Terrorismo mediático, vas a parar a una página que defiende la tiranía de los Castro y a temas como la construcción social del miedo por parte de quienes ejercen el poder. ¿Te sorprende? A mí, no.

Columna publicada en El periódico.

Actualización: A regímenes como el de Putin, les sirve mucho el concepto de terrorismo mediático: si entras a este enlace verás memes de Putin que seguramente ya son prohibidos en Rusia,