18
Nov 16

¿Y si hay deportaciones?

migracion-deportaciones

Obama es el presidente estadounidense en cuya administración ha habido más órdenes judiciales para la deportación de migrantes ilegales: más de 210,700 guatemaltecos expulsados, comparado con unos 120,000 en tiempos de G. W. Bush.  Pero los medios están alarmados por las posibles deportaciones anunciadas por D. Trump.  Puede que la alarma sea con razón porque El Donald dijo que expulsará entre dos y tres millones de indocumentados que tengan algún antecedente delictivo; y allá hay unos 1.5 millones de chapines de los cuales sólo unos 400 mil tienen residencia legal.

¿Qué hacemos si Trump se monta sobre la ola que empezó Obama?

Sin perjuicio de políticas paralelas, checa cees.org.gt ¡Animémonos con la creación de empleos! Sólo el capital invertido en la producción crea empleos. Se requiere muchísimo capital para alcanzar a los países más desarrollados y por eso hay que empezar a atraerlo, ¡Ya! La competencia global por el capital es fiera por lo que hay que ser creativos si queremos que el país sea atractivo. Por ejemplo: ¿Qué tal si eliminamos el impuesto a los rendimientos del capital?

Si bien es cierto que la legislación laboral proporciona una sensación de  seguridad en el empleo –para los que tienen la dicha de tenerlo– ese logro es a costa del mejoramiento de las condiciones de trabajo y de la multiplicación de las oportunidades de empleo. La eliminación de la contingencia de la indemnización y su sustitución por una indemnización predecible como costo diferido, liberaría a los trabajadores de una cadena con bola.  La rigidez de la legislación laboral limita la competencia y obstaculiza el crecimiento económico; por lo que debe ser revisada para  hacer menos costoso el trabajo formal, no sólo para el empleador, sino para el empleado. Entre otras medidas, ¿qué tal si eliminamos el salario mínimo que alimenta el desempleo?

¿Y si eliminamos esas fuentes de corrupción y de proteccionismo que son las aduanas y los aranceles? Eliminemos barreras no arancelarias y simplifiquemos trámites para el comercio.

¿Y si “agarramos al toro por los cuernos”, en vez de esperar a que nos pase encima? ¿O muy feo?

Columna publicada en elPeriódico.


19
Sep 16

Migrantes africanos interceptados y devueltos

p9f1-Foto-PNC

Ha crecido el número de migrantes africanos que viajan hacia Estados Unidos y son interceptados en Guatemala (en realidad son capturados).  Sólo entre el miércoles y jueves de la semana pasada  fueron detenidos 292 migrantes provenientes de aquel continente, personas que son dejadas a su suerte por los coyotes que supuestamente deberían llevarlos a los Estados Unidos de América, vía México. Un mil 21 africanos han sido capturados en lo que va del año.  Los grupos incluyen hombres, mujeres y niños; y vienen de paises como República del Congo, Mali, Senegal y Guinea.

Luego de interceptar a los migrantes se empieza el proceso de expulsión de Guatemala, mismo que dura entre uno y tres días, supuestamente. Luego de  identificar a cada persona, por medio de los consulados africanos en México, a los migrantes se les traslada a la frontera del país por el que ingresaron a Guatemala -Honduras o El Salvador-.

Te dejo tres preguntas al costo:

  • ¿Cómo tratan -las autoridades chapinas- a los africanos que interceptan en su viaje hacia los EE.UU.?
  • ¿Es así como quisiéramos que los mexicanos que interceptan guatemaltecos trataran a nuestros migrantes que van rumbo a los EUA?
  • ¿Por qué es que los chapines interceptamos africanos; pero nos incomoda que los migrantes guatemaltecos sean interceptados?

No le voy a Donald Trump; pero si desprecias a ese sujeto por sus políticas antimigratorias; pero te parece bien que en Guatemala sean interceptados los africanos y devueltos, ¡hasta aquí huelo tu doble moral!

La foto es de la Policía Nacional Civil y fue publicada en elPeriódico.


11
Dic 15

La regla de oro y los cubanos

Mapa-ruta-migraciones-cubanos-Reportero24_CYMIMA20150717_0008_16

¿Cómo es que dice la regla de oro? “No hagas a otros lo que no quieras que te hagan a ti.” De eso me acordé cuando leí que casi cinco mil cubanos que huyen de los Castro no pueden pasar por Guatemala hacia los Estados Unidos.

Con algo de razón la administración de A. Maldonado ha dicho que no puede recibir a los refugiados si no se tiene certeza de que serán recibidos por México.  Y ha puesto otras excusas: que no puede garantizar la seguridad de los migrantes; que no puede pagar los gastos de la movilización en el país y que si patatín y patatán.

El caso llama la atención porque los cubanos no sólo huyen de la miseria (como podrían huir chapines y mexicanos), sino que huyen de un régimen moralmente perverso, de una tiranía colectivista y totalitaria que ni siquiera podemos imaginar.  El caso es que el paso de los chapines por México puede ser un infierno espantoso y el paso de mexicanos y guatemaltecos por el desierto rumbo al sueño americano puede ser una trampa mortal que incluye ser cazados como animales; hambre y sed; ser abandonados al sol calcinante y posibilidades como asaltos, violaciones y quién sabe qué mas.

Uno podría pensar que tanto las administraciones guatemalteca, como mexicana, así como la opinión pública en ambos países podría ser más sensible frente al drama de los cubanos.  Pero no es así.  Tal vez es cierto que no hay peor cuña que la del mismo palo.  Tal vez es cierto que no deja de ser una hipocresía enorme esa de –en el caso de los chapines– ir a México y a los EE.UU. a reclamar trato humanitario para “nuestros” migrantes; pero actuar de forma mezquina e inhumana cuando se trata de asiáticos, sudamericanos, o caribeños que tratan de pasar por Guatemala en persecución de un sueño de libertad y de prosperidad.  ¡Como si ese no fuera el sueño de miles y miles de compatriotas (y mexicanos) que emprenden el mismo camino!

Aquí y en todas partes el problema de los migrantes es complejo; pero es un problema humano.  Debe tratarse con carácter humanitario, sobre todo si –con sinceridad– quisiéramos que nuestros migrantes recibieran un trato digno más allá del Suchiate y más allá del Río Grande.

Columna publicada en elPeriódicoy la ilustración la tomé de Cubanet.


11
Sep 15

El 11 de septiembre y la migración

12002277_10102120364280205_8372887589018184951_n

Hoy, que recordamos a las víctimas de los atentados en el World Trade Center el 11 de septiembre de 2001 pensé en la relación que hay entre aquellos actos horribles y la migración de miles y miles de personas que huyen del Estado islámico.  Pensé en el cuerpo de Alan arrojado a la playa. Pensé que el problema de fondo no es la hipocresía de los europeos (y del mundo con respecto a esta migración y a las migraciones en general).  El problema es que nadie se atreve a erradicar al Estado islámico. El problema es que pocos entienden que lo que ocurrió en Nueva York hace 14 años y lo que hace el Estado islámico frente a nuestras narices son ataques a la civilización; es decir al producto de una mentalidad que se libera de tabúes, interdictos y costumbres ancestrales carentes de utilidad social; y que se obliga a sí misma a comprender el mundo circundante para dominarlo mediante la acción de sus propias leyes y se esfuerza incesantemente por mejorar las condiciones de vida para que la existencia valga la pena para el mayor número de personas; pero que siempre insiste en que e progreso sólo puede darse mediante procesos que respeten la dignidad del individuo.

Aquellas son palabras de Louis Rougier en El genio de occidente (libro estupendo que tiene un subtítulo desafortunado).

¿Cómo se puede defender la paz y la civilización cuando se trata de un enemigo que no tiene en cuenta en absoluto la vida humana?  ¿Cómo se puede luchar contra la bestia sin llegar a ser uno una bestia?  Pues reconociendo la natureleza del enemigo y  acabando rápida y totalmente con él.  Destruyendo absolutamente su capacidad y su  voluntad de continuar atacando.  No mediante la pacificación, la condecendencia y la hipocresía. ¿Cuántos migrantes llevarán la semilla del Estado islámico a sus países anfitriones?

Si te interesan estos temas te recomiendo Winning the Unwinnable War: America’s Self-Crippled Response to Islamic Totalitarianism, por Elan Journo; y “No Substitute for Victory”: The Defeat of Islamic Totalitarianismpor mi cuate John David Lewis (QEPD).

La foto la tomé de Facebook.


04
Sep 15

Alan, el niño ahogado

11960145_10153164198491446_2049979371418997629_n

Alan de tres añitos de edad se ahogó junto a su hermano Galip y su madre Rihan.  Vimos sus fotos conmovedoras y escalofriantes en las noticias.  Los tres eran parte de un grupo de 30 sirios que intentaban llegar a Grecia, de las cuales por lo menos 12 murieron frente a Turquía al tratar de escapar de las milicias del estado islámico.

Tal vez es cosa mía; pero…¿viste tanta indignación por Alan y los suyos en tu Facebook como la viste por el león Cecil?  En medio de la vorágine electoral y política de Guatemala, una pausa para meditar….y si moqueas un poco, dale.

De paso les dejo algo de food for thought: El lector pixeleado.

La foto la tomé de Facebook.


16
May 15

La hipocresía migratoria y el estatismo

256px-MyanmarEthnolinguisticMap1972

La presencia estimada de entre 6,000 y 20,000 migrantes en medio del mar, que huyen de la persecución étnica en Birmania y de la pobreza en Bangladesh, ha generado una crisis en toda aquella región, mientras los países del área se acusan con el dedo y se niegan a recibirlos.   ¡Cientos de ellos están varados en el mar, sin alimentos, ni agua!

La historia me recuerda a la del SS St. Louis, un barco lleno de migrantes judíos que, luego de la noche de los cristales rotos, trataron de escapar de Europa sólo para ser rechazados y devueltos al Viejo Continente.

Me recordó, también, la hipocresía de la ética estatista.  Y la propia hipocresía chapina en ese sentido.  En países donde prevaleciera la ética capitalista no habría barreras para bienes, capitales, ni personas; pero donde no es así los bienes, los capitales y las personas sólo son bienvenidos si sirven a los intereses específicos de quienes tienen el poder, o quienes influyen en él.

El drama de los rohingya es el drama de todos los migrantes que huyen de economías  empobrecedoras, y de políticas que irrespetan los derechos individuales. Es el drama de los chapines que huyen al norte y son humillados, perseguidos y abusados (cuando no asesinados) cuando pasan el ríos Suchiate. Es el drama de los salvadoreños, los ecuatorianos, los chinos y otros migrantes que, cuando se dirigen hacia el norte, en busca de mejores oportunidades, son humillados, perseguidos y abusados (cuando no asesinados) a su paso por Guatemala.

La ética hipócrita del estatismo cuesta vidas humanas.  Seguro que ya es tiempo de acabar con las barreras contra la migración.

La ilustración es [Dominio publico], via Wikimedia Commons


07
May 15

Y después de los alborotos…¿que?

callejon-sin-salida

Muchas personas preguntan, con razón, que qué debería ocurrir después de las manifestaciones y de que la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala y el Ministerio Público procedan plenamente contra todos, todos los involucrados en La línea.

Mi amigo, Giancarlo Ibárgüen, ofrece una lista con la que coincido plentamente y por ello la comparto con los lectores de Carpe Diem.  No se vale, por ejemplo, que organizaciones e individuos cuyas ideas y acciones nos llevaron hasta acá, sean los que diagnostiquen el problema y ofrezcan las falsas soluciones de siempre. No se vale que hagamos lo mismo de siempre y esperemos resultados diferentes.  Para que todo esto no sea un callejón sin salida, despúes de los alborotos, ¿qué?

La política de nuestro país transita por un camino enredado y difícil. En medio de la complejidad de una tormenta política, las soluciones más simples suelen ser las más atinadas. Parece una aserción inverosímil y falsa. Pero no lo es. Los problemas complejos exigen muchas veces, aunque no siempre, soluciones simples.  Con el ánimo de proponer y construir, aventuraré una brevísima guía tentativa, con propuestas simples, para salir del atolladero en que nos encontramos.

1. Finalizar la guerra contra las drogas. El vórtice de nuestros problemas es la penosa e injustificada guerra contra las drogas, liderada por los Estados Unidos. La guerra engrosa los bolsillos del crimen organizado y, de paso, corrompe nuestras frágiles instituciones. El problema es tan serio que los países afectados deberían considerar romper temporalmente las relaciones diplomáticas con los Estados Unidos. Este gran país necesita de Iberoamérica hoy más que nunca, por lo que no se trata de una medida ilusoria. Si Estados Unidos acaba con la guerra contra las drogas, Guatemala será de los países más beneficiados.

2. Eliminar gradualmente los aranceles de importación. En resumen, cerrar las aduanas.

3. Congelar el gasto público durante cinco años. Reasignar recursos hacia las actividades que tienen prioridad en un país en desarrollo. Esto es, seguridad y justicia.

4. Eliminar la SAT y simplificar el sistema tributario.

5. Desregular el desarrollo de nuevas empresas disruptivas. Permitir la libre experimentación de nuevas tecnologías y la inversión privada en infraestructura.

6. Descentralizar el poder y potencializar las municipalidades.

7. Tregua legislativa durante cinco años. Durante dicha tregua, el Congreso debe enfocarse en la derogación de leyes que otorgan privilegios y atentan contra los derechos individuales.

8. Despolitizar la educación. Permitir la libre competencia educativa.

9. Eliminar las barreras migratorias.

Algunos me tacharán de ingenuo; otros, de idealista. No lo soy. Eso sí, transito por la vía de la incorrección política, dice Giancarlo.

Para que todo esto no sea un callejón sin salida, añado que no permitamos que, cuando despertemos, el dinosaurio todavía esté aquí.

La ilustracion es de MUTCD_W2-1.svg: derivative work: Fry1989


04
Mar 15

La presencia de Biden y el servilismo

11042970_910478778986133_4325043118930010495_n

Joe Biden, vicepresidente de los Estados Unidos de América vino presionar para tres cosas:

1. Que la presencia de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala sea prorrogada (a pesar de su fracaso);

2. La continuación de la Guerra perdida contra las drogas (a pesar de que en Washington D.C., la sede de su gobierno, el uso de la marihuana ha sido descriminalizado); y

3. Que se detenga la migración de guatemaltecos a su país (a pesar de que allá hay muchos empleos para los chapines que deciden buscar una vida mejor).

¿Cuál fue su argumento más persuasivo? Un millardo de dólares (muchos de los cuales son en préstamos que tendremos que pagar los tributarios) y que irán a parar a un Plan de Prosperidad mediante el cual  muchos de los que lo administrarán podrán comprar casa en Monterrico, yate para el Río Dulce, o finca en quién sabe donde.  Sospecho que será así, pero puede que me equivoque.

A muchos que les incomoda que Biden (o cualquier otro funcionario extranjero) venga a exigir cosas; pero…vienen porque los llamamos (¿Notaste que la palabra llamamos está en itálicas?).  Vienen porque nuestros mandatarios los reciben con cara de Oliver Twist pidiendo más avena;

oat_gruel_Oliver_Twist_1948

cuando no los reciben como Samantha, en Sex and the City:  desnudos sobre una mesa y cubiertos con sushi.

samantha-body

La verdad es que personajes como Biden e intereses mezquinos como los citados arriba sólo tienen éxito porque los mandatarios locales siempre están bien dispuestos a doblar la cerviz y poner una rodilla en la tierra a cambio de dólares, o euros.  Mientras los mandatarios y quienes los eligen sean mendigos, o regalados, ¿por qué no habría un desfile de Bidens  listos para imponer sus agendas a cambio de unos pesos.

Y esto, por cierto…si no es diplomacia del dólar, ¿qué es?

La foto de Biden y los presidentes del Triángulo norte es de El periódico; la de Oliver la tomé de aquí; y la de Samantha, aquí


13
Ago 14

El Ebola, el Katún y el reino de la impostura

Ebola_virus_particles (1)

Ahora que leo que el Ministerio de Salud de Guatemala mantiene una vigilancia constante en los aeropuertos, puertos y fronteras del país para evitar el ingreso del ébola, me pregunto:

¿Es el mismo Ministerio que no puede garantizar que haya medicinas y vacunas en hospitales y centros de salud? ¿Es el mismo Ministerio en cuyos hospitales no funcionan las calderas? ¿Es el mismo Ministerio en cuyos hospitales se suspenden las cirugías y las consultas externas por desabastecimiento?

Me pregunto, también:

¿Te imaginas cómo van a tratar en las fronteras y en Migración a un africano, un vietnamita, un indio, o un peruano del que las autoridades de turno sospechen que viene enfermo?  Con el debido respeto: ¿Lo van a mete en una bolsa Ziploc sobrevalorada y lo van a mandar por donde vino?

A todo aquello añádele que la administración se acaba de echar a la uña un trompo de dimensiones megalómanas llamado Plan Katún 2035 que supuestamente contempla las politicas para superar los desafíos de desarrollo para los próximos 18 años. Dicho plan incluye ¡cinco ejes de acción, 36 prioridades, 80 metas, 123 resultados por alcanzar y 730 lineamientos!  El plan faraónico persigue reducir la pobreza a la mitad, generar empleos, conservación y uso sostenible de los bosques, incremento de la energía renovable, mitigación de los efectos del cambio climático, cobertura forestal, tratamiento de aguas, aumentar el acceso al agua potable, justicia con equidad, pertinencia cultural y lograr la transparencia.  Es como una lista para quedar bien y para apaciguar a las dirigencias de los grupos de interés más vociferantes.

¿Vas a creer?

Foto por Thomas W. Geisbert, Boston University School of Medicine [CC-BY-2.5 (http://creativecommons.org/licenses/by/2.5)], via Wikimedia Commons


25
Jul 14

Los niños migrantes

migracion-luis-figueroa-luisfi

Una niña migrante no acompañada fue la primera persona de la fila en la jornada inaugural en Ellis Island, en 1892. Era Annie Moore, que viajó con sus dos hermanitos desde Irlanda.  Hay una estatua de Annie en la isla, un testimonio de la valentía de millones de niños que pasaron por ahí, a menudo viajando sin un familiar mayor para ayudarles en la travesía.  Esto lo leí en Moyers & Company.

Hasta 1913-14 no era común, pero tampoco era raro enviar niños por correo.  El precio era US$ 0.15 y el seguro costaba US$ 50.  Eso lo leí en el Smithsonian Institution Archives.  Ni te imaginabas, ¿o sí?

Los niños irlandeses huían del hambre; y los niños enviados por correo viajaban para reunirse con sus familiares. Pero, that was then, this is now.

¿De qué huyen los niños centroamericanos que viajan solos hacia los E.U.A?

Mary Anastasia O´Grady, de  The Wall Street Journal cita al general John Kelly, jefe del Comando Sur y apunta que el triángulo norte de Centroamérica es más peligroso y violento desde que la guerra contra las drogas se pelea aquí, luego de que el tráfico se movió del Caribe a esta área, de que México se uniera a ella y de que el régimen de H. Chávez facilitara el trasiego de cocaína de los Andes hacia América Central, rumbo a los clientes en los Estados Unidos.  Kelly estima que 80 por ciento de la delincuencia violenta en la región está relacionada con las drogas.  Muchos niños huyen de la guerra perdida contra las drogas.

Huyen de los fabricantes de miseria, identificados en 1998 en un libro con ese nombre por Mendoza, Montaner y Vargas.  Grupos que, a veces de buena fe y a veces para servir a sus intereses personales, promueven y ejecutan políticas antieconómicas, difunden disparates nocivos desde púlpitos y planteles educativos, asfixian la creación de empleos y la formación de capital, practican el clientelismo y la corrupción, se recetan privilegios y actúan como buscadores de rentas parasitarias.  Huyen del colectivismo y del altruismo que sostiene que el sacrificio es una virtud.  Huyen en busca de algo mejor.

Muchas cosas han cambiado desde el viaje de Moore y sus hermanos…Y ninguna.

Columna publicada en El periódico.