25
Ene 17

Flemming Rose y la libertad de expresión

flemming-rose-luis-figueroa

Porque muchos artistas creativos europeos estaban autocensurándose por temor a la violencia islamista; y sobre la premisa de que el respeto no implica sumisión, en septiembre de 2005 Flemming Rose, entonces editor del diario Jyllands-Posten de Dinamarca  tomó la decisión de que ese medio publicara una serie de caricaturas del profeta islámico Mahoma.  Aquella decisión editorial de Flemming lo convirtió en blanco de Al-Qaeda.

El jueves pasado tuve el honor de presentar a Flemming en la Lección inaugural de la Universidad Francisco Marroquín como el campeón de la libertad, que es.

La Lección inaugural fue titulada Attacks on Freedom of Expressioin in Today´s World.  El tema es muy importante porque, como escribió Steve Simpson en Defending Free Speech, la libertad de expresión es indispensable en una sociedad libre y civilizada; y, sin embargo, ese derecho precioso está bajo constante ataque en la actualidad.

Fleming Rose es autor de The Tyranny of Silence. Recibió el premio Milton Friedman para al avance de la libertad, que otorga el Cato Institute, en 2016.  En 2015 recibió el Publicist Price que otorga el Club Nacional de Prensa, de Dinamarca; y el Honor Award, que otorga la Fundación Fritt Ord, de Noruega.  Actualmente es Senior Fellow del Cato Institute (del cual yo hice la primera versión de su sitio Web en español).  Actualmente escribe una novela sobre la psicología del terrorismo, titulada The Possessed.

Cuando investigaba quién era él, me encontré con una cita que me parece oportuno compartir: La lección de la Guerra fría es que si uno se entrega a los impulsos totalitarios una vez, las nuevas demandas siguen … Occidente triunfó en la Guerra fría porque manteníamos nuestros valores fundamentales y no aplacábamos a los tiranos totalitarios.

Durante el fin de semana tuve la ocasión de verlo en acción y de escuchar sus ideas; y no sólo creo que es un personaje admirable profesionalmente, sino que me impresionaron mucho su serenidad, su entusiasmo por las ideas y su generosidad con las mismas.  Con él y un grupo de personas extraordinarias también paseamos por La Antigua el viernes pasado.