20
Mar 17

Fiesta, mercado y cosecha en Bejo

El Día de mercado en la finca Bejo es una fiesta para los sentidos.  Mi experiencia sensorial suele empezar con el aroma de los vegetales y las legumbres que se va intensificando en la medida en que me acerco a la parte de la finca en donde están los cultivos.  ¡Amo ese aroma!

Mi experiencia sensorial -y ya para entonces también es emocional- continúa por medio de mi vista y de la variedad de colores y formas que ofrecen las zanahorias, los apios, los tomates, las lechugas, las remolachas, los chiles, los colinabos, los puerros, las coliflores, los romanescos, los rábanos, los radicchios, los pepinos, los zuchini, las coles de bruselas y todo lo demás; incluidas las flores que adornan el lugar y elevan la calidad de la experiencia.  Luego es un torrente de sensaciones y de emociones.  ¡Los sabores y las texturas!  A mí me encanta, por ejemplo, sacar una zanahoria de la tierra, sentir el aroma de ambas, pelar la zanahoria con mi navaja y comérmela ahí mismo, escuchar el sonido de las mordidas y hacerlo ahí parado, rodeado por las risas de los niños que disfrutan sus cosechas. ¿Has visto la cara de un niño sacando papas de la tierra?, o ¿has visto la cara de una abuelita viendo a su nieto cosechando verduras?

El Día de mercado, en Bejo y gracias a la familia España, es una fiesta familiar llena de experiencias.  Una fiesta de contacto con la tierra.  Una en la que se comparte el gozo de compartir.

En mi caso, el paseo siempre concluye con un buen churrasco de doña Paula y su equipo.  Es una experiencia que combina los sabores de la tierra con la habilidad en la parrilla y con la olla. Al final, la existencia de una remolacha sería algo triste si no pudiera convertirse en curtido para enchilada, y si no pudiera sacarle una sonrisa a alguien.

Lo que se recauda ese día, por cierto, es a beneficio de la Fundación Centro Educativo Agrícola Guatemala Melanie Beemsterboer; que provee educación básica a niños de entre 12 y 15 años, de  familias dedicadas a la agricultura que  no tienen medios para seguir una formación académica, en beneficio del sector agrícola para el mejoramiento de las condiciones de vida en el campo.


10
Ene 17

Pinabetes y el bosque de la lluvia horizontal

170108-pinabetes

Arriba en las montañas -entre pinabetes y árboles de manzanilla- al calor de la chimenea y del orujo y compañía de amigos queridos.  Un ambiente propicio para la introspección y para terminar de cargar baterías.

Más fotos aquí.


22
Nov 16

El II Festival del aguacate

luis-figueroa-festival-del-aguacate-ufm

En casa es muy raro, pero muy raro que no hay aguacates para los almuerzos de los sábados.  Cuando estudiaba en la universidad solía ver un programa de televisión al medio día acompañado por un aguacate; o o por una, o dos tortillas con alguna hierba como macuy, puntas de güisquil, o algo así.  Mi primer recuerdo de aguacates es durante un almuerzo con mi padre -en Panajachel- a mediados de los años 60.

¡Me encantan los aguacates!

Por eso me dio mucho gusto participar como juez en el II Festival del aguacate que se celebró en la Casa Popenoe, en La Antigua Guatemala. Durante el mismo degustamos deliciosas y hermosas creaciones culinarias que involucraban aquella fruta maravillosa.  Platillos creados por chefs profesionales y reconocidos en la comunidad antigüeña y nacional; así como por estudiantes de Gastronomía nutricional y empresarialidad, en la Universidad Francisco Marroquín.  El festival fue una fiesta para los sentidos.

Los otros jueces fueron Ana Carlos, Mario Gallio y Ricardo Schlosser.

Mario Campollo, chef ejecutivo del Hotel Casa Santo Domingo, obtuvo el primer lugar en la categoría general, con un Mousse de chocolate con cubos de aguacate salteados con sirope-esponja de cilantro-crumble de chocolate, gel de yogourt y de aguacate, poporopos de cacao y aceite de oliva al limón. También ganó en las categorías de creatividad, armonía entre sabores y presentación. El segundo lugar fue para Jean Francois Desmoulins, de restaurante Tartines Antigua, y el tercer lugar para un equipo integrado por Sofía Chavarría, Ayleen Rosenberg, Cristian Brenner, Alessandra Wagner, Susana Selle, estudiantes de la UFM.

Más de cien años después de la primera expedición de Wilson Popenoe a Guatemala, el II Festival del aguacate se se celebró en la Casa Popenoe; una residencia que compró Wilson en 1930, conocida para entonces como la casa del Capuchino por el ciprés capuchino que aún preside el patio principal. Wilson Popenoe fue un botánico, agrónomo y docente estadounidense experto en frutas y aguacates. Desde 1914 trabajó para el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, exploró la flora de Centroamérica y del mundo, trabajó para la United Fruit Company y fundó la Estación Experimental Valle de Lancetilla.

Foto por la Escuela de Nutrición, de la UFM.


15
Mar 16

Día de mercado en Bejo, 2016

Imagen de previsualización de YouTube

El domingo  me di cuenta de que lo que más, más me emociona en el Día de mercado en la finca Bejo son los aromas.  Los aromas de la tierra y de los vegetales.  Paso por el área de apios, de cebollas, de chiles pimientos, de chiles jalapeños, de zanahorias y de remolachas, por ejemplo, y los aromas de la tierra mezclados con los que son propios de cada una de aquellas delicias me envuelve e ingresa a mi cuerpo y a mi mente.  Es como un viaje fantástico que me lleva y me trae por caldos, guisos, encurtidos, y recuerdos.

No es que no me goce cosechar los vegetales, cortar los tomates y los chiles, desenterrar las zanahorias y las remolachas; pero lo de los aromas pone a mil mis sentidos y mi mente.  Ah, y no digamos los aromas y sabores que me atraen a los asadores donde doña Paula y su equipo preparan sus deliciosos churrascos y otras delicias.

En general, el Dìa de mercado, en Bejo, es una fiesta para todos los sentidos.  El tacto goza con las texturas de la tierra y de los vegetales; la vista se deleita con los colores y las formas; el oído se divierte con las risas de los niños y con los comentarios de la gente que -a veces- no termina de entender de qué se trata la experiencia; el gusto y el olfato -o más bien mi gusto y mi olfato- son los que más gozan, se deleitan y se divierten.

Esta experiencia anual me recuerda que uno siempre puede maravillarse y que uno siempre puede hacerse un poco niño.

¡Gracias, muchas, a mis amigos Los España por habernos invitado otro año a esta experiencia tan rica!, y gracias al equipo de Bejo por facilitar la cosecha. Cada año, en marzo,  Bejo organiza el Día de mercado en su finca de Parramos, Chimaltenango. Durante ese día uno puede conocer el surtido de variedades hortícolas; y los interesados pueden intercambiar opiniones con expertos, agricultores, compradores, procesadores y exportadores; y seleccionar sus variedades de acuerdo a las necesidades de su mercado.  Pero lo más hermoso de todo, además de los productos frescos y bellos, es ver a las familias gozando de un día agradable.

Lo que se recauda ese día, por cierto, es a beneficio de la Fundación Centro Educativo Agrícola Guatemala Melanie Beemsterboer; que provee educación básica a niños de entre 12 y 15 años, de  familias dedicadas a la agricultura que  no tienen medios para seguir una formación académica, en beneficio del sector agrícola para el mejoramiento de las condiciones de vida en el campo.

Haz clic en la foto para ver más fotos

22
Mar 15

Día de mercado 2015 en la finca Bejo

Haz clic en la foto para ver más fotos

¡Me encanta, y no sabes cuanto, el aroma de la tierra generosa y meter mis manos en ella y sacar de ahí sus frutos!: zanahorias y remolachas, por ejemplo.  ¿Sabías que hay remolachas anaranjadas y zanahorias moradas?  Me encanta el Día de mercado anual en la finca experimental Bejo porque siempre me encuentro con buenos amigos, porque disfruto mucho cortando tomates y descubriendo verduras que nunca antes había probado.

¡Gracias, muchas, a mis amigos Los España por habernos invitado otro año a esta experiencia tan rica!  ¡Gracias al equipo de Bejo por hacer que el día sea tan agradable y gracias a doña Paula y su equipo por todas las cosas sabrosa que prepara!

Cada año, en marzo,  Bejo organiza el Día de mercado en su finca de Parramos, Chimaltenango. Durante ese día uno puede conocer el surtido de variedades hortícolas; y los interesados pueden intercambiar opiniones con expertos, agricultores, compradores, procesadores y exportadores; y seleccionar sus variedades de acuerdo a las necesidades de su mercado.  Pero lo más hermoso de todo, además de los productos frescos y bellos, es ver a las familias gozando de un día agradable.

Este año la novedad fueron los tomates Mountain Magic que son más pequeños que un tomate Roma y más grandes que uno cherry; y su sabor ligeramente dulzón les da un carácter tan propio y delicioso que no quieres dejar de comerlo.   ¡Como me gustaría hacer el bacalao de este año con este tipo de tomates!  Los que me conocen no podrían imaginarme disfrutando uno de esos batidos de vegetales que están tan de moda; pero hoy probé uno de kale e hinojo que me pareció algo verdaderamente delicioso, algo riquísimo que si podría tomar con gusto.  Y por supuesto que traje mis remolachas con hojas para disfrutar de la tortilla de hojas de remolacha que tanto me gusta.

Cuando uno va a Día de mercado, de Bejo, uno quisiera regresar cargado con todo tipo de hortalizas: cebollas, puerros, apios, chiles, papas, broccoli, romanesco, coliflor, repollo, apio, culantro y más.  Yo quisiera comer todo el menú del almuerzo: carne asada, carnitas, frijolitos colados, tostadas, enchiladas, salsa de tomate y chirmol, ensaladas, dobladas y un atol de arroz con leche que me hace suspirar.  ¿Y de refresco? Jugo de zanahorias con piñas.  ¡Ya te imaginas esas salsas hechas con tomates, cebollas y hierbas del lugar!  ¿Te imaginas las enchiladas hechas con todo fresquísimo?  Todo ello en compañía de amigos queridos.

Lo que se recauda ese día, por cierto, es a beneficio de la Fundación Centro Educativo Agrícola Guatemala Melanie Beemsterboer; que provee educación básica a niños de entre 12 y 15 años, de  familias dedicadas a la agricultura que  no tienen medios para seguir una formación académica, en beneficio del sector agrícola para el mejoramiento de las condiciones de vida en el campo.

Algo que siempre me llama la atención es ver a los niños maravillados con las verduras.  ¿Quién, más que un niño que lo hace por primera vez, puede maravillarse tanto al extraer zanahorias, remolachas y papas de la tierra?  ¿Sabes quienes? Los ancianos.  Los ancianos también gozan mucho con esta experiencia.  Cuando uno llega le dan la bienvenida los aromas de la tierra y de sus frutos, familias enteras recorriendo el campo y arrastrando, o cargando sus preciosos cargamentos de variados colores, aromas, texturas y sabores.  Cada año espero este día con mucha alegría y nunca me defrauda.  Regreso cansado, pero tan contento.


21
Oct 14

¡Volví a El chayal!

141019-obsidiana.mayas.luis.figueroa.carpe.diem

El domingo y con un grupo de cuates extranjeros volví a  El chayal.  Fuimos atendidos por una vecina amable que nos internó en su terreno, donde nos mostró abundantes vestigios de herramientas de obsidiana.

El Chayal es uno de los dos principales sitios de donde los mayas antiguos extraían la preciosa obsidiana taj.  Esta piedra era usada para elaborar armas de guerra y caza, como lanzas flechas; instrumentos ceremoniales y de sacrificiosadornos; así como para hacernavajas  con fines puramente utilitarios.  El sitio es enorme y se halla a pocos kilómetros de la ciudad de Guatemala, por la carretera al Atlántico y ya lo había visitado en 2012.

Lissa, Christiane, Zach, Sara, Raúl y yo -con compañía de nuestra anfitriona- nos enmontamos un rato.  Disfrutamos del bosque y sus sorpresas, vimos una fuente de agua natural y encantadora, y hallamos varios núcleos, puntas de lanzas y navajas de aquella piedra volcánica.

Site interesa el tema, haz clic aquí para ver una conferencia sobre la lítica y la economía mayas.

Los chapines -y yo cuando era niño- conocemos a las obsidianas como piedras rayo debido a la creencia de que se forman en lugares donde caen los rayos.  Eso no es cierto, claro; pero es lo que a uno le decían.  Allá por 1974 recuerdo haber recogido muchas obsidianas en el Campo de Marte, en la ciudad de Guatemala; pero no eran trabajadas como las que se hallan en El Chayal.  Ese nombre, por cierto, está relacionado con chayes (de chay abaj, en quiché), que es como se les dice, en Guatemala, a los pedazos de vidrio.

La foto es de dos puntas de lanza y dos núcleos en la mano de mi cuata, Christiane.  Nótese el suelo, cundido de piedras rayo.


26
Ago 14

“Breaking Bad” y “Modern Family”, las ganadoras

Imagen de previsualización de YouTube
Para nada me extraña y me alegra muchísimo que las series ganadoras de los Premios Emmy 2014 sean dos de mis favoritas: Braking Bad y Modern Family.

Hace unos meses me echaba unas desveladas tremendas viendo Braking Bad que lo lleva a uno por una montaña rusa y por un laberinto impresionante de en lo interior de la experiencia humana y de los problemas y dilemas éticos que esta nos presenta.  Si hubiera que buscarle moralejas a la serie, estas son que el crimen no paga y que la vida delictiva tiene costos emocionales y psicológicos muy elevados.

Ahora me estoy desvelando con Modern Family que es totalmente distinta.  Casi no paro de reirme con esta comedia que está engarzada con ingeniosísimas y sutiles joyas no sólo de humor inteligente, sino de meditaciones sobre la vida social y familiar en el siglo XXI.  Hay que estar bien vivo para cacharlas todas.  Si hubiera que buscarle moralejas a esta serie, estas son que la familia es algo maravilloso y que el universo es benevolente.

Si no las has visto, de verdad te las recomiendo.

Imagen de previsualización de YouTube

26
Mar 14

¡Como me gusta andar en bicicleta!

Imagen de previsualización de YouTube

¡Me encanta ir a trabajar en bicicleta!…me acompañan los matilisguates y las jacarandas, y también las buganvilias de distintos colores; así como  los pájaros y sus trinos.

Todo al suave ritmo del pedaleo.

Lo único que quisera que cambiara es que los automovilistas fueran menos agresivos y que tuvieran un poco más de cuidado con los que andamos en bicicleta.


17
Mar 14

Día de mercado en la finca experimental Bejo

Haz clic en la foto para ver más;  dia de mercado Bejo

Lo primero que notas al llegar a la finca experimental Bejo, en su día anual de mercado, es la amabilidad con la que te reciben; y luego…luego es el aroma a tierra generosa y el de una mezcla seductora de aromas a perejil, apio, cebollas, y otras delicias entre vegetales y hierbas.

¡Como se pasa de rápido un año!  Gracias a mis amigos, los España, este año volvimos a la finca Bejo a cosechar hortalizas.

Este año me concentré en zanahorias anaranjadas para hacer el jugo que tanto me gusta en las mañanas; remolachas que me encantan -sobre todo con aceite de oliva y orégano; y con hojas para disfrutarlas luego– y tomates porque me gusta mucho tener salsas de tomate hechas en casa. Otros años llevamos cebollas, puerros, apios, chiles, papas, broccoli, y variedad de zanahorias.  ¿Sabías que aparte de las zanahorias anaranjadas las hay amarillas y moradas?

Siempre encuentro buenos y queridos amigos durante la cosecha.  Es muy agradable ver cómo es que los niños disfrutan de sacar las verduras de la tierra y como se maravillan con el tamaño de estas y con sus diversas formas.  A los niños les gustan mucho las zanahorias dobles, o triples que a veces los sorprenden entre la tierra.  Al final de la cosecha y como si hiciera falta más para hacer un día perfecto, uno termina almorzando las delicias que preparan doña Paula y su equipo: carne asada, longanizas, frijolitos colados, tostadas, enchiladas, salsa de tomate y chirmol, chuchitos, dobladas y un atol de arroz con leche que me hace suspirar.  ¿Y de refresco? Jugo de zanahorias con piñas.  ¡Ya te imaginas esas salsas hechas con tomates, cebollas y hierbas del lugar!  ¿Te imaginas las enchiladas hechas con todo fresquísimo?

Todos los años en marzo, Bejo organiza Días de mercado en su finca situada de Parramos, Chimaltenango. Durante esos días uno puede conocer el surtido de variedades hortícolas; y los interesados pueden intercambiar opiniones con expertos, agricultores, compradores, procesadores y exportadores; y seleccionar sus variedades de acuerdo a las necesidades de su mercado.  Pero lo más hermoso de todo, además de los productos frescos y bellos, es ver a las familias gozando de un día agradable.


03
Mar 14

Día de campo en El zapote

Haz clic en la foto para ver más fotos

Este año el tradicional y alegre día de campo en El zapote tuvo novedades: El lugar donde nos establecimos para el picnic olía a miel.  ¡Qué cosa más maravillosa!  Debe haber estado cerca de quién sabe qué panal enorme que olía deliciosamente a miel.  Por un momento pensamos que eran flores -orquídeas como Encyclia baculus que huelen intensamente- pero no las hallamos por ningún lado y concluimos que era un panal.

Haz clic sobre la foto para ver más fotos.

Los rugidos y truenos que vienen del volcán de Fuego siempre se escuchan y se hacen sentir; pero ahora el paseo fue precedido por una inmensa erupción del volcán Pacaya.

El día se pasa plácido y suave en el jardín inglés de la finca.  Comemos y bebemos bajo la sombra de un árbol frondoso.  De cuando en cuando pasan amigos y conocidos a quienes da gusto saludar.  Las chicharras y los pájaros se dejan oír cada vez que pueden.

Esta excursión anual, que se hace gracias al Museo Ixchel, siempre me la gozo mucho. El zapote una finca antigua en la que se cultivaba café en el siglo XIX; y ahora se dedica al del árbol del cual se extrae la quinina. Y esta es ingrediente importante para combatir la malaria y para hacer agua tónica, o Campari, entre otras cosas. La corteza de aquellos árboles es exportada a Alemania y allá es procesada y comercializada.  Y ahora está la novedad de que uno puede alquilar alguna de las casas del lugar e ir a pasar ahí el fin de semana, por ejemplo.