30
Nov 18

¿Para qué jodidos sirve?

Un amigo que estudia Derecho, recién preguntó: ¿Para qué jodidos sirve aprenderse las leyes de memoria? Y yo -medio en serio y medio en broma- le contesté que: Para apantallar a los profesores positivistas, para ser el mejor de la clase aunque no sepas mucho de derecho y para que tu cliente crea que sabes de Derecho.  Es que estudiar leyes, no es igual que estudiar Derecho.

De aquello me acordé cuando leí acerca del Caso gavilán¿Vas a creer que en la FECI y en el MP (o en la CICIG) no conocen el principio de derecho que prohíbe que un acusado sea enjuiciado dos veces por el mismo delito? Sólo la ignorancia real, o fingida, de aquel principio explicaría que Carlos Vielmann, por ejemplo, fuera acusado nuevamente por un delito del que ya fue absuelto por un tribunal madrileño.

¿Qué son los principios del Derecho? Son enunciados normativos que, aunque no estén integrados formalmente en las legislaciones concretas, sí recogen de forma abstracta el contenido de aquellos ordenamientos. Las abstracciones son importantes porque son el método epistemológico por medio del cual percibimos lo que existe; y ¿qué es la epistemología? Pues es la disciplina que se ocupa de descubrir los métodos apropiados para adquirir y validar el conocimiento. Luego, los principios del Derecho son conceptos fundamentales que definen el carácter de los ordenamientos jurídicos concretos y su violación mina la naturaleza misma no sólo de las legislaciones específicas, sino del concepto mismo de justicia.

No puede haber justicia, ni ordenamiento jurídico justo si principios como el de que todos son inocentes hasta que no se demuestre lo contrario, o el de que es prohibido enjuiciar a alguien dos veces por el mismo delito no son respetados.  Respeto que obliga al estado y a los funcionarios encargados de la seguridad y la justicia, ya sea en los cuerpos policíacos, en los tribunales, en el órgano encargado de la persecución penal y en el sistema penitenciario.

¿Cómo puede uno olvidar, o ignorar la importancia de aquellos principios? Si pasó por la facultad memorizando leyes; o si no se busca la justicia, sino otra cosa.

Columna publicada en elPeriódico; y la foto es por Carol M. Highsmith [Dominio público], via Wikimedia Commons.


27
Nov 18

Banderas de alerta en el Caso gavilán

Basada en los testimonios de secuestradores y asesinos particularmente crueles y perversos, obtenidos aquellos testinonios en circunstancias muy cuestionables por la Fiscalía Especial Contra la Impunidad, la jueza de Mayor riesgo A ligó a proceso a cinco señalados por ejecución extrajudicial de reos y tortura; y uno de los encartados es Carlos Vielmann, exministro de Gobernación, que ya había sido procesado y exculpado -en España- por el primer delito.

El hecho de que la FECI y el Ministerio Público incluyan en su persecusión un delito que ya había sido desestimado anteriormente por un tribunal viola el principio que prohíbe que un acusado sea enjuiciado dos veces por un mismo delito.  No es posible que la FECI y el MP desconozcan el principio y no es posible que desconocieran que Vielmann ya había sido juzgado en españa por ejecuciones extrajiudiciales y que en mayo, un tribunal de Madrid lo había absuelto.

En esas condiciones, ¿cuál era la intención de incluir esa acusación en el proceso que lleva el juzgado de Mayor riesgo A? Porque nótese que se trata de un principio de derecho y no de un mero aspecto de legislación.  ¿Trataban la FECI y el MP de elevar la presión sobre los acusados como una muestra de poder? ¿Trataban de tener un elemento de negociación y apalancamiento? ¿Pensaban que si disparaban así, con escopeta, algo iba a pegar aunque fuera contra un principio del derecho? ¿Cupo, en algún momento, la posibilidad de que aquel principio fuera pasado por alto?

Creo que esta movida debe levantar banderas de alerta donde haya que levantarlas; porque no bastaba que la FECI y el MP usaran criminales curtidos y testimonios conseguidos con base en favores para imputarles delitos a Vielmann y a los otros procesados.  La FECI y el MP estuvieron dispuestos a violar un principio del derecho con tal de conseguir que los acusdados sean llevados a juicio, aunque no hubiera indicios que sustentaran el fallo de la jueza de Mayor riesgo A.  Como no fueran los testimonios obtenidos

Cuando a sabiendas de que se está violando un principio como el de non bis in idem, las autoridades encargadas de la persecusión penal acuden a ese recurso -al de violar un principio del derecho- ¿cómo es que eso no es una violación a los derechos individuales de personas que (como lo indica otro principio del derecho) son inocentes hasta que no se pruebe lo contrario?  ¿Por qué es que esa no es una forma de litigio malicioso?

Lo actuado por la FECI y el MP (al amparo de la CICIG) debería ser una señal de alerta (como si hiciera falta) en cuanto a que en cuanto a aquel establishment se le mete entre ceja y ceja castigar a alquien -por el motivo que sea-, el establilshment no va a detenerse frente a la falta de evidencias, ni frente al uso malintencionado de testigos altamente cuestionables, ni frente a la violación de principios del derecho.

Las ejecuciones extrajudiciales y la tortura – cuando las hubiere- deben ser delitos perseguidos y castigados conforme al las leyes y a la Constitución; pero no a costa de la justicia, ni a costa de la búsqueda de la verdad, ni a costa del debido poroceso, de las garantías procesales, o de los principios del derecho.  La administración de Justicia no debería servir a objetivos políticos, ni a venganza.

Puedes construir tu casa sobre roca sólida, o sobre arenas movedizas, escuché una vez; y este caso, el Caso gavilán, es cimientos en arenas movedizas.  Y todas las banderas de alerta deberían estar levantadas ahora.

Foto por © José Luiz Bernardes Ribeiro / CC BY-SA 4.0


10
Nov 18

Yo digo que es cosa de estrategia

Mi primer artículo contra las ejecuciones extrajudiciales debe haber sido publicado a finales de los años 80 y, desde entonces, quién sabe cuántos artículos más he escrito en defensa del debido proceso, de las garantías procesales y de los derechos individuales.  ¡Quién sabe cuántos!

Por eso a nadie le debe extrañar que me una al llamado por el respeto a la vida y la integridad de Carlos Vielmann; por que se respetan sus derechos individuales y por que se le respete su derecho al debido proceso.

No sólo porque aquello es lo correcto en sí mismo, sino porque recién se supo que cuatro testigos presentados por el MP/CICIG contra el exministro de Gobernación fueron miembros de las bandas criminales Agosto Negro y Los Pasaco, de los años 90.  ¿Quién ya olvidó sus crímenes particularmente crueles y violentos?

Para quienes no los leyeron comparto párrafos del artículo de Jorge Jacobs titulado  ¿Justicia, revancha, estrategia o demostración de poder? Me parece que es uno de los mejores sobre este tema.

El “quid” del asunto es si es creíble que se presentó porque justo ahora —11 años después— se encontraron las evidencias necesarias para realizar las acusaciones, o si, por el contrario, se tenían las evidencias de tiempo atrás —sea un año, cinco o diez— pero se esperó hasta que fuera el “momento apropiado”, dice Jorge.

Y añade: me parece muy sospechoso el tiempo en que se saca a luz este caso. Como hasta los mismos defensores de la CICIG lo han reconocido: en un momento en que se le creía alicaída, “la CICIG reafirma su poder”. Pues, en efecto, queda en el ambiente la duda razonable de que el principal motivo sea más una reacción de la CICIG ante el contexto político, que un verdadero deseo de lograr justicia —indistintamente de la certeza o falsedad de las acusaciones—.

A Jorge le llama también la atención que se haya hecho la acusación justo unas semanas después de que Vielmann regresara a Guatemala, y no, por ejemplo, cuando todavía estaba en España, o mejor aún, cuando todavía estaba siendo procesado en ese país. Aquí la duda razonable hay que verla en el contexto de que, en las acusaciones anteriores de casos similares, los enjuiciados en Guatemala fueron encontrados culpables, pero los enjuiciados en otros países fueron absueltos —hasta Sperisen que fue inicialmente declarado culpable ya va en camino de ser absuelto—, incluso se llegó hasta el grado de que uno de los tribunales reprendió severamente a la parte acusadora por presentar testigos falsos. ¿Por qué entonces el interés de juzgarlo acá? ¿Será porque les es más fácil manipular a los juzgadores locales que a los de allende los mares?

Lo que me lleva también a los antecedentes, en donde se ha comprobado que la CICIG y el MP presentaron testigos falsos para comprobar sus hipótesis -no lo digo yo, fueron jueces de otros países- por lo que también cae la duda razonable sobre los testigos que utilizarán ahora, que por cierto son la justificación del porqué hasta ahora presentaron los casos: porque hasta ahora encontraron a los testigos. ¿O sea que la acusación se basa más en el testimonio de estos testigos -que hasta ahora encontraron- y no en las pruebas científicas que tenían hace 11 años?

Dicho lo anterior, Jorge Jacobs concluye con que dejo planteadas estas “dudas razonables” para que el MP y la CICIG, si realmente desean que se haga justicia, las desvanezca.

Personalmente me inquieta mucho que en casos de alto contenido político el uso de testigos prevalezca incluso sobre pruebas científicas. ¡Y que calidad de testigos! por ejemplo, el testigo Rubén Chanax Sontay y otros bolitos del parque San Sebastían fueron claves en el caso del asesinato de Juan Gerardi.  Y ahora, delincuentes miembros de los Pasaco y de Agosto negro son los pilares del caso contra Vielmann. Huele muy mal eso de que si el MP tenía pruebas desde hace 11 años, esperara hasta ahora para proceder con el caso del Infiernito, sólo porque hasta ahora tiene los testimonios que necesitaba.  ¡Y qué calidad de testimonios! Yo digo que es cosa de estrategia y ojalá que fuera para servir a la justicia; sin embargo, me temo que es para servir a la venganza, o a una forma de demostrar poder.

Sobre el rol de aquellos delincuentes recomiendo el artículo de Marta Yolanda Díaz-Durán, titulado Los Pasaco: del Infiernito al paraíso.  En ese artículo, MYDDA, dice:  ¿Está basada la acusación en el caso de “El Infiernito”, principalmente en el testimonio de criminales confesos y condenados?¿Qué credibilidad pueden tener personas que no dudaron en torturar y asesinar a sus víctimas, además de aterrorizar a sus familiares, con el fin de obtener el dinero del rescate?¿Son capaces estos criminales de declarar cualquier cosa con tal de que los dejen libres o les reduzcan la pena? Si no tuvieron problemas para acabar con la vida de quienes secuestraron, ¿los tendrán para mentir con tal de beneficiarse?…¿Irán a seguir Los Pasaco el camino del infiernito al paraíso que anduvieron, entre otros, Juan Carlos Monzón y Estuardo Gonzales? Cualquier crimen que cometan estos malhechores, si son liberados por la CICIG y la FECI, serán responsabilidad principal de estos últimos.

Es muy oportuno que  Víctor Suárez, presidente de la Asociación Amigos del País,  trajera a luz que la CICIG y la FECI han fabricado, nuevamente, el caso con testigos protegidos y falsos, de bandas criminales a cambio de darles su libertad. Es una tristeza para Guatemala que con un medio de coacción, de fabricar casos, liberen presos que realmente son un problema para la sociedad. Estamos hartos de las maras y la delincuencia, y de que en lugar de dar la justicia correcta y protegernos, se dediquen a perseguir personas demostradamente inocentes,  enfatizó Suárez en su oportunidad.

Por su parte, el industrial  Juan José Gutiérrez amigo de Carlos Vielmann, expresó que esto es un montaje, un show, una forma de regreso a la época de la guerra. En lugar de balas usan esto, justicia selectiva, y acusar a y acusar a quienes les estorba.

 


16
Mar 17

La absolución de Carlos Vielmann

foto-audiencia-nacional

Después de siete largos y penosos años de proceso, la justicia española absolvió y declaró inocente al exministro de Gobernación, Carlos Roberto Vielmann, acusado de autorizar el asesinato de ocho presos en Pavón durante la tristemente célebre incursión de las autoridades en aquel centro penitenciario, ocurrida el 25 de septiembre de 2006.

Por la muerte de presos en aquella ocasión, fueron procesados y absueltos el entonces ministro, Vielmann, el subdirector de investigaciones criminales de la Policía, Javier Figueroa; el director de presidios, Alejanro Giammattei y sólo ha sido condenado el jefe de la policía, Erwin Sperisen, a cadena perpétua.

Sobre lo que ocurrió en aquella jornada aciaga, y sobre las persecusiones posteriores, Giammattei escribió un libro llamado Relato de una injusticia: caso Giammattei.

En el caso de Vielmann, el tribunal resolvió que no ha quedado acreditado que el acusado Carlos Vielmann tuviera conocimiento de las circunstancias reales en que se produjo la captura y muerte de un reo fugado del Infiernito;  y que tampoco pudo acreditarse que Vielmann participase en la ejecución de los reclusos [de Pavón], ni ordenándola, ni autorizándola, ni manifestando su respaldo o aquiescencia.

Al comentar la sentencia, Carlos Vielmann comentó: En aquel momento era un tema político, no jurídico; se veía la actitud de presión que tenía Dall‘Anese  (Francisco Dall’Anese exjefe de la CICIG), el caso aún estaba en reserva pero él lo socializaba en los medios nacionales y extranjeros, él nos sentenció públicamente, en ese tiempo las condiciones no estaban bien,  ni jurídicas ni de seguridad personal, entonces lo hablamos con mis abogados y  luego de un análisis decidimos enfrentar el juicio acá.  Supongo que nadie lo cuestionará nadie porque el fallo es de la Audiencia Nacional Española la que resuelve. 

Con respecto a a la calidad de las supuestas pruebas presentadas en su contra, Vielmann dijoNo no voy a ponerme a calificar, realmente se contradijeron fue obvio, lo vieron todos  los que estuvimos en la audiencia, era notorio, inclusive los propios testigos de al acusación, los policías españoles dijeron que no había nada que me vinculara directamente. Luego tuvimos algunos con lagunas mentales que cuando preguntaba mis abogados no se acordaban y cuando preguntaba la fiscalía si se acordaban, cayeron en grandes contradicciones. Un testigo era un secuestrador que dejaba sin orejas a la gente. Lo importante es que hubo un trabajo profesional, habían armado un caso, no habían pruebas, esto pudo ser una novela policiaca.

La absolución de tres de los cuatro señalados por los hechos de septiembre de 2006 en Pavón -y la absolución de Carlos Vielmann en particular- abre una ventana de esperanza para Erwin Sperissen que fue condenado a cadena perpetua en Suiza.  Los abogados defensores de Sperissen han denunciado a uno de los jueces que ha llevado el caso -Yves Bertossa- por tener lazos con una de las organizaciones que han procurado que se procese a Sperisen; y las absoluciones de los otros exfuncionarios han puesto en evidencia lo insustanciales que han sido las pruebas en su contra, ante tribunales imparciales.

La foto la tomé de Facebook.


12
Feb 15

Caso Vielmann, lo que no se informa, o se informa a medias

Carlos_Vielman

El juzgado de Primera Instancia número 35 de Madrid admitió para su trámite la demanda de Protección Civil del Derecho al Honor interpuesta por Carlos Vielmann (ex ministro de Gobernación, de Guatemala) contra 16 personas físicas y jurídicas en relación con las falsas y vejatorias afirmaciones vertidas por ellos en el documental titulado Impunidad, reporte Guatemala, transmitido en Youtube.

Entre los demandados están funcionarios de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y el excomisionado Francisco Dall´anese; el Ministerio Público de Guatemala y la ex fiscal.  Entre otras cosas el vídeo citado señala a Vielmann de la creación de aparatos de represión clandestina y de ejecuciones extrajudiciales.  La demanda llama la atención sobre el hecho de que el vídeo en cuestión tenía la intención evidente de influir en los procesos judiciales que se siguen contra el Vielmann (en España) y Edwin Sperisen (en Suiza) y elevar la presión para evitar fallos absolutorios.

La demanda solicita que se declare la existencia de una intromisión ilegítima en el honor de Vielmann y que se condene a los demandados a indemnizar al damnificado.  Pide, también que se ordene la publicación de la sentencia al respecto.  Los empazados habrán de comparecer ante el tribunal en Madrid, o ser declarados en rebeldía.

Nada de esto lo leíste en los medios masivos chapines. ¿O sí?


14
Jul 11

¿Sin garantías, o sin pruebas contra Carlos Vielmann?

El Ministerio Público desistió de continuar el proceso de extradición que, contra el exministro de Gobernación, Carlos Vielmann, se sigue en España. Dicho proceso se llevaba a cabo en estrecha colaboración con la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala y, segün el MP, la razón es que no existen garantías suficientes como para procesarlo aquí. Según Candido, sin embargo, lo que no existen son pruebas suficientes. Comentario que me hizo mientras se comía un pache, como todos los jueves.

El ex funcionario es acusado de la ejecución extrajudicial de siete reclusos de la Granja Penal de Rehabilitación Pavón, el 25 de septiembre del 2006. Por este caso ya fue liberado el ahora candidato presidencial Alejandro Giammattei contra quien ni el MP, ni la poderosa CICIG pudieron armar un caso.

¿Qué están tramando contra Vielmann?

Otra curiosidad, curiosa, es que en el mismo caso, pero con respecto al ex jefe de investigaciones de la Policía, Javier Figueroa, el MP dijo que las autoridades guatemaltecas sí le podían garantizar la seguridad porque es un derecho constitucional.  En cambio, a Vielmann no.  ¿Por qué? y ¿Cómo así?


03
Dic 10

¿Conejo en la chistera, o tractor en acción?

Como el conejo de la chistera del mago, saltó una resolución fantasma que, en el proceso que se sigue contra Carlos Vielmann, por el caso Pavón.  Dicha resolución -que había estado oculta hasta que la extradición del exministro se vino abajo- apareció convenientemente y, allanaría la posibilidad de que el exfuncionario sea entregado por la justicia española, a los tribunales guatemaltecos.

La resolución misteriosa aparece con fecha 5 de noviembre, día en el cual la jueza Primera de Mayor Riesgo presentó un informe circunstanciado, sobre el expediente de Vielmannn, informe en el cual no estaba mencionada la resolución en cuestión.

Puede ser que esta sea un conejo de mago; o la consecuencia del efecto tractor que tiene la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, que liderea el proceso contra aquel ex ministro de la administración Berger/Stein.  Somos como un tractor y nos pasamos llevando a quien se nos ponga enfrente,  dijo  Francisco Dall´Anese, jefe de la Cicig.

La Comisión, por cierto, publicó un campo pagado (Siglo Veintiuno, página 9, de hoy) en el que explica que en el Departamento de Asuntos Públicos de las Nacionas Unidas, no hay denuncia alguna contra Carlos Castresana, ex Jefe de la Comisión; en alusión a la denuncia que, según la exfiscal Gisele Rivera, ella puso contra el exfuncionario. Aquí hay dos versiones y es muy posible que una de ellas no sea verdad…o que sea una verdad a medias.

De cualquier manera, es evidente que alrededor de la Cicig hay un vórtice de dimensiones bíblicas.


23
Nov 10

La justicia española liberó a Vielmann

Si que Guatemala hubiera podido formalizar el proceso de extradición en su contra, Carlos Vielmann fue liberado por la justicia española.

La Audiencia Nacional puso en libertad al ex ministro de Oscar Berger luego de que vencieron los cuarenta días en los que el Ministerio Público, la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala -o quien quiera que fuera responsable- pudiera armar un caso contra Vielmann.

El ex ministro y Alejandro Giammattei, ex director de Presidios, son perseguidos en el contexto de la toma de la Granja Penal de Rehabilitación Pavón; sin embargo, ni las autoridades chapinas, ni la Cicig han podido hacer más que acusaciones en su contra.  Aunque las reputaciones de los acusados han sido perjudicadas, ninguno de los casos ha podido ser armado de forma convincente.

¿Será que la Audiencia Nacional está involucrada en una campaña de desprestigio contra la Cicig?

Sobre el papel de la Comisión, por cierto, José Raúl González publicó Miedo en vez de confianza; y coincidentemente, hoy nos enteramos de un grupo de mareros hizo doblar la cerviz a la Dirección de Presidios, en el Centro Preventivo de la zona 18.  La situación en las cárceles demanda una atención seria; y hace meditar acerca de lo que ocurrió en Pavón cuando la administración de Oscar Berger (y Eduardo Stein) tomó el control de aquella granja penal.

Años después de que Vielmann, Giammattei y la administración Berger/Stein trataron de tomar el control de las cárceles, esto es lo que ocurre actualmente: Pandilleros tienen el poder en las cárceles.


22
Nov 10

Estado de derecho 1, Cicig 0; otra vez

La Corte de Constitucionalidad de Guatemala declaró con lugar el recurso de apelación interpuesto por Carlos Vielmann, ex ministro de gobernación, por lo que su extradición fue suspendida.

La titular del juzgado de Primera Instancia Penal, Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente había declarado con lugar la petición del Ministerio Público para extraditar al ex funcionario de la Administración de Oscar Berger y Eduardo Stein por asociación ilícita y ejecución extrajudicial, a pesar de que aquellos delitos no están contemplados en el tratado de extradición con España.

La orden de la jueza fue suspendida porque, aunque  no está permitido, la titular de aquel juzgado intentó equiparar los delitos citados, con el de homicidio, supongo que en atención a la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, que es la que está detrás de este asunto.

Eso me lleva a pensar que, seguramente como consecuencia de los reveses que ha recibido recientemente, la Cicig decidió que el Ministerio Público sea el que pone la cara en el caso de la ex investigadora de la Comisión, Giselle Rivera, de modo que la Cicig no se vea comprometida en caso de que le vuelva a salir el tiro por la culata.

En ese sentido, vale recordar que, recientemente la misma jueza, confirmó la resolución en la cual le retiró el delito de ejecución extrajudicial al ex director del Sistema Penitenciario, Alejandro Giammattei; y se con ello se hizo evidente que la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala y el Ministerio Público fueron incapaces de presentar pruebas que convencieran a la juzgadora de que sus argumentos para acusar a Giammattei son sólidos.

Yyyyyyyyyyyyyyy, rápidamente, el colectivo oenegero que forma parte importante de la clientela de la Organización de las Naciones Unidas, salió en defensa de la Cicig y agitó ese petate del muerto que es la supuesta campaña de desprestigio contra la Comisión.  ¡Vaya que no dijeron que es una conspiración, como se acostumbra decir ahora!


16
Oct 10

Campaña de listones amarillos

Desde aquí, me sumo a la campaña de listones amarillos que un grupo de amigos y familiares de Carlos Vielmann están colocando en la ciudad de Guatemala.  De verdad no creo que Carlos Vielmann sea una especie de asesino; y creo que Pavón tenía que ser sometido a control, como seguramente ya tiene que ser sometido de nuevo (aunque nadie tendrá los arrestos de hacerlo).

Si tiene que haber una investigación, pues que la haya; pero que sea una investigación al margen de las pasiones políticas e ideológicas.

He aquí tres entradas que he escrito al respecto:

Meditaciones sobre Pavón y el uso de la fuerza.

La CICIG acusa a Vielmann, Giamattei “et al”.

El devorador.