23
Jun 16

Un lustrador emprendedor

lustrador-francisco-ordonez

Mi cuate, José Alfredo, se encontró con Francisco Ordóñez; un lustrador de zapatos -como de 12 años de edad- que es inspirador.  El chico les entrega a sus clientes, y a sus clientes potenciales tarjetas de presentación con su número de teléfono: 4625 6421 y el mensaje ¡Que tenga feliz día!

Su área de operaciones es la panadería San Martín de la zona 14 y yo diría que es un ejemplo de empresarialidad y de muchas cosas buenas.  Por los comentarios en el Facebook de José Alfredo, resulta que el patojo tiene su negocio de servicio de lustre en vacaciones; porque cuando es temporada de clases, estudia y paga sus estudios y útiles escolares con lo que ha ganado con su emprendimiento.

Su actitud contrasta con otros personajes que he conocido:

  • Hace años yo necesitaba recibir sólo sábados y domingos uno de los diarios de mayor circulación en la ciudad de Guatemala.  ¿Puedes creer que alrededor de mi casa no conseguí quien hiciera esa entrega de forma responsable?  Dos personas me quedaron re mal.
  • Por esas fechas yo usaba una variedad de zapatos que necesitaban ser lustrados cada quince días.  ¿Vas a creer que costó un montón conseguir un muchacho que llegara de acuerdo con lo pactado?  En casa somos dos y eran varios zapatos, yo supongo que era un buen negocio porque eran ingresos fijos y varios zapatos.  Al final de las cansadas conseguimos un chico que hiciera el trabajo y lo hizo…hasta que de la noche a la mañana desapareció…y luego yo dejé de usar variedad de zapatos.

Francisco Ordóñez, un emprendedor de 12 años de edad, que conoce el valor de la educación merece mi admiración y respeto.

Foto por José Alfredo Méndez.


08
Ago 14

Inmoralidad retorcida y el trabajo de los niños

trabajo-infantil-luis-figueroa-luisfi

Cuando yo estudiaba en Cuarto de primaria, en una de las tantas ocasiones en las que acompañé a mis padres a “hacer el supermercado” me sorprendí al ver que, en una de las cajas del supermercado, el muchacho que empacaba las bolsas era hermano de mi cuate, Daniel.  Ese muchacho debió estar en Quinto, o Sexto grado.  ¿Qué edad tendría, 12, o 13 años?  Y a mí me dio escalofrío cuando mi padre comentó que yo debería seguir su ejemplo.

Mi amigo, Tono, a los 15 años trabajaba formalmente en la empresa de su papá; y en las tardes no estaba disponible para hacer las averías que mis otros amigos y yo hacíamos en vez de aplicarnos con las tareas del colegio.

En la Guatemala del siglo XXI miles de niños agarran camino hacia el Norte porque entre la guerra perdida contra las drogas y la guerra ganada contra el ahorro y el capital, aquí la vida es muy cuesta arriba.  Entre lo peligroso de la delincuencia y la falta de oportunidades de trabajo y de superación, muchos patojos no ven motivo para quedarse

En esta Guatemala del siglo XXI, ¿qué se le ocurre a la progresía?  Elevar la edad mínima para comenzar a trabajar legalmente; de modo que sea imposible para un niño de 15 años conseguir empleo legal, y se castigue a quienes se atrevan a darles trabajo a los niños que lo necesiten.  ¡Por supuesto que no estoy de acuerdo con que se abuse de los niños que trabajan; del mismo modo en que no estoy de acuerdo con que se abuse de los adultos que trabajan!, pero una cosa es castigar a los patronos que abusan de sus trabajadores y otra muy distinta es prohibir que las personas trabajen…sobre todo si lo necesitan mucho.

Ni el hermano de Daniel, ni Tono necesitaban trabajar; pero estoy seguro de que la experiencia de saberse productivos contribuyó a su autoestima, a su sentido de propósito, a su orgullo y a su integridad.  Y en otro plano, ¿qué tipo de inmoralidad retorcida y perversa se adjudica la facultad de prohibirle el trabajo productivo a un patojo que lo necesita para comer, o para contribuir con la economía de su casa?…y luego, la progresía se espanta porque los niños se van a buscar trabajo más allá de la frontera.

Columna publicada en El periódico.


23
Jun 14

Biden, Pérez y la crisis de los niños migrantes

140622_biden_perez_el_periodico

La foto de Otto Pérez detrás del vicepresidente, Joe Biden, de los Estados Unidos de América ha sido la mejor que he visto en meses.  Muérome de ganas por ver los memes que la mara va a producir a partir de ella. ¿Qué explicación tendrá el gesto del Presidente chapín? ¿Será que no le pudo seguir el paso al enviado de Obama? ¿Será que qué hueva aguantar los regaños del Vicepresidente gringo? ¿Será que Pérez se arrepintió de no haber hacho lo que hizo su colega hondureño? ¿Hubiera sido mejor irse a ver e fútbol y tener algo de dignidad?  En lugar de ir uno al lado del otro, como se acostumbra, ¿Biden decidió adelantarse y hacer un statement, o Pérez decidió quedarse respetuosamente atrás?  Vaya uno a saber.  El caso es que Biden se dejó venir por ese penoso asunto de la crisis de los niños centroamericanos migrantes.

Mientras tanto, Mary  Anastasia O´Grady, de The Wall Street Journal y experta en América Latina, escribió una columna titulada  A Modest Proposal for Migrant Children, una carta dirigida a los queridos padres centroamericanos y firmada por los dedicados oponentes a la exportación de personas del sur. Mi cuata, Katherine, dice que la carta es divertida, dice muchas verdades y es directa; y estoy de acuerdo.  He aquí tres de mis párrafos favoritos:

We’re happy to trade with you. Our country is the world’s largest consumer of illegal drugs, many of which come to us through Central America. We pay good money, in cash, for them..Our plan for the U.S. war on drugs was that it should be fought in your countries. We remember Al Capone. That was so bad for Chicago. But we can’t stomach humanitarian crises either, and we can’t bear to see one that we played such a big role in creating, now brought to our door step.

Even Hillary thinks it’s dangerous. You, on the other hand, seem to think that the risks of growing up in drug-war-torn Central America are greater than the risks of making a run for it across Mexico. You should listen to Hillary. She always puts people before politics.

Your little crumb-snatchers are showing up here with dirty hands and faces. When they grow up they’re going to steal our children’s jobs. We’ll never bring down Obama-era unemployment rates.The pie is only so big. That’s why President Obama wants to slice it equally for everyone. If more of you start nibbling there will be less for us. So back off.

Mary dice lo que debe decirse alto y claro.

En ese mismo tema, Dara Lind, en Vox.com, publicó 13 Facts that Help to Explain America´s Child Migrant Crisis.  Ese y el artículo de Mary son los mejores que he leído sobre este tema.  Te comparto los 13 hechos:

1. El “aumento” de niños migrantes comenzó en 2011 pero llegó a un punto de crisis este año.

2. No todos los niños interceptados en la frontera quedan detenidos.

3. La crisis actual se debe a que más niños vienen de Centroamérica.

4. El Congreso estableció las reglas sobre el tratamiento de los niños migrantes desde 2002.

5. El sistema actual fue hecho para 8,000 niños, no para 50,000.

6. Se supone que la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos sólo puede tratar con los niños durante 72 horas.

7. La mayoría de los niños migrantes detenidos son puestos, inmediatamente, en  procesos de deportación.

8.Los procedimientos de deportación no comienzan con una comparecencia ante un tribunal,  comienzan con un documento.

9. Los niños migrantes que entran en los EE.UU. ahora no califican para la “acción diferida”.

10. Pero cerca de la mitad de ellos debería tener derecho a algún tipo de ayuda humanitaria.

11. No es legalmente posible deportar a los niños migrantes con mayor rapidez.

12. Hay una crisis distinta de padres solteros llegando a Texas.

13. Los EE.UU. tienen que hacer frente a los niños que ya están allá antes de centrarse en soluciones a largo plazo.

La foto es de El periódico.


27
Ene 14

Guatemala y adopciones en “The Wall Street Journal”

Guatemala y la cruel situación que viven aquí los niños adoptables  llamaron la atención de The Wall Street Journal.  He aquí los tres párrafos que más me impresionaron en el artículo titulado Los huérfanos abandonados en Guatemala, por Mary Anastasia O´Grady:

1. Un problema es que Guatemala no cuenta con una sólida cultura de adopción. De modo que mientras el CNA se jacta de decir que los bebés ya no son “exportados”, no menciona la tragedia de los niños que se amontonan en las instituciones porque no se les puede encontrar un hogar en el país. Unicef informó en abril de 2013 que había unos 5.800 niños en el sistema que alberga a los huérfanos. Algunos expertos locales dicen que la cifra es más alta.

2. Si las autoridades creen que han encontrado a la madre de un niño abandonado, debe comparecer ante el juez y someterse a una prueba de ADN. No es extraño que algunas “sospechosas” eludan la prueba del ADN durante meses, lo que significa un nuevo retraso en el proceso. Si la prueba confirma la maternidad, la madre debe inscribirse en una “terapia” diseñada para obligarla a reunirse con su hijo. Las madres que han soportado la terapia estatal dicen haber sentido una presión intensa que incluye amenazas de encarcelamiento y grandes dosis de culpa. Si la madre cede, o algún miembro de la familia decide hacerse cargo del niño, Unicef puede ver una adopción menos en los libros de Guatemala y es otra victoria para el CNA.

3. Las consecuencias no deseadas de esta política retorcida son innumerables. Una guatemalteca que siente que no está preparada para abordar la maternidad ahora tiene más probabilidades de abandonar su bebé que de ofrecerlo en adopción para evitar afrontar la agotadora manipulación psicológica del gobierno. Muchos bebés quedan abandonados en los hospitales. Pero también es común leer noticias en la prensa sobre bebés encontrados en los autobuses y en los cubos de basura.

Con este estado de cosas, los promotores de la ley antiadopciones ¿pueden dormir tranquilos en las noches?  A ver si alguien más se indigna pues.


01
Oct 13

Las piñatas, en el Día del niño


En el Día del niño, aquí van unos recuerdos. Como yo era introvertido nunca disfuté  las piñatas ajenas.  Me mortificaba tener que competir por los dulces luego de la paliza que recibía la piñata y lo mejor que me podía ocurrir era encontrar a alguien conocido con quien pasar el rato sin tener que parecer pollo comprado.

Mis primeras celebraciones de cumpleaños fueron minarquistas por decir algo; y no incluyeron piñatas.  Mi primera piñata, sin embargo, fue un elefante en casa de mi abuela, Frances;  y a juzgar por las fotos sí hubo invitados.  Pocos años más tarde mis padres celebraban mi cumpeaños en el colegio.  El salón de clases era decorado y a la hora del recreo se servían sandwichs, pastel, helado, refrescos de canela y horchata, barquillos y chiquiadores.  Recuerdo un Batman como piñata en una de esas ocasiones.

A estas alturas y para los no iniciados supongo que es útil una aclaración. La palabra piñata es ambigua porque se refiere a dos cosas distintas: la piñata, en sí, que es la figura de papel rellena de dulces; y la piñata como fiesta en la que se celebra el cumpleaños de un niño y se suele romper una piñata.

Aunque me gustaba recibir regalos lo mejor que me podían obsequiar era una cuelga en efectivo.  Pocas cosas me causaban tanta alegría como juntar dinero suficiente para comprar algo que fuera de mi gusto.  Hubo un tiempo en que compraba modelos de aviones; pero lo que más, más me gustaba comprar era ropa.

En mis piñatas nunca hubo títeres, mago, ni payasos.  Mis padres me conocían suficientemente bien como para no atreverse a eso.   Sabían que conmigo quedaban muy bien no enviándome al colegio en la tarde del día de mi cumpleaños.   Un año recuerdo que me llevaron a almorzar a La Antigua; y otro año recuerdo que fuimos al cine.

Cuando crecí un poquito, a finales de la Primaria y los primeros años de la Secundaria mis padres adoptaron la costumbre de llevarlos a mis hermanos y a mí a cenar a un buen restaurante.  ¡Eso sí lo disfrutaba yo!  Hubo una excepción, la de mi cumpleaños número 10, ocasión para la cual tuve la mala idea de organizar un repaso.  Y no hubiera salido mal si no se hubiera dado la circunstancia de que de mi clase sólo llegaron los chicos, y no las chicas.  Mi madre, mis tías u una amiga de ellas salvaron la situación…pero no era lo que yo había planeado.

Luego de esa experiencia las cenas se institucionalizaron las cenas y no volví a celebrar mi cumpleaños hasta que ya estaba en la universidad…y entonces ya era menos niño.  Pero niño.

En el vídeo, un grupo de personas cuenta cómo eran las piñatas y otras fiestas a principios del Siglo XX.


27
Sep 13

Niño guatemalteco oye por primera vez a sus padres

Esta es la historia de Henry Rivera que nació sordo y -por primera vez en sus siete años de vida- acaba de escuchar la voz de sus padres.  No fue un milagro.  Esto es lo que hacen los geeks y la ciencia.

Gracias al cuate Craig Biddle, editor de The Objectivist Standard, por la pista.


23
Jun 10

Siempre hay lugar para jugar

Siempre hay lugar para soñar, para divertirse y para jugar. Hace dos fines de semana, cuando acompañé a un grupo de jóvenes a dejar ayuda para los damnificados por la tormenta Agatha, en El Rancho, me encontré con este niño.
Mientras sus padres recibían los alimentos, el agua y la ropa, a este chico le compraron ese juguete; y no perdía detalle mientras hacía sonar su tamborcito.

29
Sep 08

¡Feliz día a los niños!

Este 1 de octubre que viene, ¡Feliz día a todos los niños!; y especialmente a mis amigos del Hogar Rafael Ayau. Chicos y chicas extraordinarios cuyas curiosidad y alegría nunca dejan de asombrarme. Cuyas amistad y cariño nunca deja de animarme. Cuyas esperanzas y anhelos nunca dejan de inspirarme.

También a mis sobrinos, a quienes les deseo que su buena estrella nunca deje de brillarles.


11
May 08

Facta, non verba

Estas dos fueron escuchadas en un jardín infantil por mi amiga Ana:

1. Juan Pablo no llegó a clases durante toda la semana; al fin, el día en que aparece, la directora le pregunta: “¿Por qué no habías venido al colegio?”. Y JP contesta: “Porque mi papá le descompuso el carro a mi mamá”. “¿Y por qué?”, pregunta la directora. “Porque mi mamá sale mucho”, respondió el crío.

2. “Pobre mi mamá”, dice Cristina, mientras suspira. “¿Por qué?”, le pregunta Ana, que es su maestra. “Porque en la noche me levanto al baño y veo que mi papá está luchando con ella”.


17
Abr 07

¿Independencia, o irresponsabilidad?

Ojalá que se vea bien; pero aquí va un chico como de 6 años. Va entre el tráfico montado en una bicicleta que le queda grande. Al principio admiré la independencia del chico; pero luego pensé que si se cae, o si pierde el control de la cicle, o lo atropellan, ¿de quién será la culpa? ¿Qué pasará con el pobre conductor que resulte involucrado en un accidente con este chico?