27
Jul 17

¡Volvieron los murales de González Goyri!

Para  nada soy fan de eso que la gente llama arte abstracto; y entiendo que los derechos individuales deben prevalecer sobre los intereses colectivos.  Sin embargo, lamenté en su momento la remoción de unos murales de Roberto González Goyri, de un edificio de la zona 1.  Y me alegra que hoy vayan a ser reinaugurados, luego de volver a su lugar.

Esta es la historia de por qué.

En 1976 yo recibía clases de mecanografía en un colegio que está situado a dos cuadras del parque Enrique Gómez Carrillo y la camioneta Uno me dejaba en ese lugar.  En una de tantas pasadas vi para arriba y en el edificio localizado en la Quinta avenida y Quince calle noté unos murales firmados por Roberto González Goyri, uno de los más notables, admirados y respetados artistas guatemaltecos. Hay murales bellísimos suyos en el Banco de Guatemala, el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social y otros edificios.  El Tecún Uman monumental de la zona 13 es del maestro.

A lo largo del proceso de deterioro de la zona 1 a veces pasaba por mi mente el hecho de que era notable que aquellas obras de arte estuvieran por ahí sin que nadie -aparentemente- reparara en ellas.  En medio de la fealdad y de la inmundicia del área, y aunque artisticamente  no fueran de mi gusto, era bonito saber que estaban ahí.  Y me hubiera gustado que se quedaran ahí. En esa cuadra estaba  la casa de mi bisabuela, Gilberta a principios del siglo XX, lo cual le añadía encanto a todo el asunto.

Los murales fueron removidos hace dos años y los clamores, las vestiduras rasgadas, los puños cerrados y el crugir de dientes a causa su eliminación no se hicieron esperar. A  mucha gente le  gusta pensar que ciertas obras de arte, incluidas las de arquitectura, no son propiedad de sus propietarios, sino que son algo así como propiedad de todos. Esa forma colectivista de ver las cosas supone que si algo es del gusto de algún colectivo, su propietario no puede disponer de él.  Sucedió hace poco con las estructuras de una gasolinera en la Avenida de las Américas y sucedió hace ratales con un mural pintado en un teatro.

Hace años, yo mismo lamentaba la destrucción de varias casas de arquitectura extraordinaria y cincuentera, que estaban ubicadas en la Avenida de la Reforma, y que fueron sustituidas por edificios.  Pero una cosa es lamentar un cambio; y otra muy diferente es pretender que el propietario de un inmueble, o de una obra de arte, no pueda disponer de ella como corresponde, sólo porque un grupo de interés estima que no deba hacerlo….o peor aún, que no tenga derecho a hacerlo.

La pretensión de que los propietarios de un edificio (o de una obra de arte) no pueden cambiarlo porque hay un grupo que valora  el edificio (o la obra de arte)  parte de la pretensión arrogante de que todos deben valorar lo mismo; y parte de la pretensión peligrosa de que lo tuyo, no es tuyo.  Si prevaleciera el criterio de que los propietarios de una obra de arte en un edificio no pueden alterarla, se crearía un incentivo perverso: el de que es mejor no añadir obras de arte a los edificios para no correr el riesgo de que luego, haya gente que disponga que no se pueden alterar la obra de arte, ni el edificio.

Lamenté la sustitución de los murales del maestro González Goyri por azulejos anodinos; pero respeto el derecho de los propietarios de los murales no sólo a tener gustos distintos a los míos, sino a disponer de su propiedad como le convenga. ¿Por qué? Porque ya lo dijo Benito Juárez: el respeto al derecho ajeno es la paz.


15
Feb 17

Los murales de González Goyri están de vuelta

murales-gonzalez-goyri

En noviembre de 2015 de armó un alboroto porque los murales del edificio ubicado en la Quinta avenida y 16 calle de la zona 1 -por maestro Roberto González Goyri– habían sido removidos.  El lunes pasé por ahí y vi que ya están de vuelta, y me dio mucha alegría.  En la foto no se ven; pero están detrás de los andamios.

En su momento lamenté la sustitución de los murales de González Goyri por azulejos anodinos; pero explresé mi respeto por el derecho de los propietarios de los murales no sólo a tener gustos distintos a los míos, sino a disponer de su propiedad como le conviniera. ¿Por qué? Porque ya lo dijo Benito Juárez: el respeto al derecho ajeno es la paz.

La pretensión de que los propietarios de un edificio (o de una obra de arte) no pueden cambiarlo porque hay un grupo que valora el edificio (o la obra de arte)  parte de la pretensión arrogante de que todos deben valorar lo mismo; y parte de la pretensión peligrosa de que lo tuyo, no es tuyo.  Si prevaleciera el criterio de que los propietarios de una obra de arte en un edificio no pueden alterarla, se crearía un incentivo perverso: el de que es mejor no añadir obras de arte a los edificios para no correr el riesgo de que luego, haya gente que disponga que no se pueden alterar la obra de arte, ni el edificio.

Dicho lo anterior celebro el retorno de los murales con la esperanza de que no haya sido por la fuerza, ni por la amenaza del uso de la fuerza.

110115_murales_gonzalez_goyri

Hay murales bellísimos de Roberto González Goyri en el Banco de Guatemala, en el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social y en otros edificios.  El Tecún Uman monumental de la zona 13 es de aquel gran artista.


09
Feb 17

“Un Picasso”, ¿Satisfecho? ¡Nunca!

un-picasso-2

¡Soberbias las actuaciones de Ignacio López Tarso y Gabriela Spanic en Un Picasso! Con esas actuaciones magistrales y con esa obra fue inaugurado, anoche, el Festival Bravissimo 2014 del Departamento de Artes Escénicas de la Universidad Francisco Marroquín.

Mis monentos favoritos fueron: cuando Picasso le dice a Miss Fischer ¿Satisfecho? ¡Nunca!; y el enredo del primer retrato que Picasso hace de Miss Fischer en el escenario.

La obra trata de un episodio de la vida real de Pablo Picasso que, durante la ocupación Nazi de Francia fue detenido e interrogado por una funcionaria de Cultura para que reconociera y certificara que tres pinturas atribuidas a él, sí eran suyas.  A lo largo de la trama, el pintor le tiende una trampa sorprendente a su interrogadora y no te cuento en qué termina por si tienes la oportunidad de ver la obra.

Para mi gusto es lenta; pero eso  fue compansado con una puesta en escena impecable y con las maravillosas actuaciones de López y Spanic.  Así como con el final y la forma en que se llega a él.

un-picasso

Al concluir la obra, fue develada una placa con la que se celebró el hecho de que la función de anoche fue la número 300.  Muy, pero muy merecidamente, fueron invitados a develar la placa la primera actriz guatemalteca María Teresa Martínez y el escultor admirabilis Walter Peter Brenner.

Salí contento de haber visto esta obra y a sus protagonistas.


21
Nov 16

Ballet del Uruguay, que intenso

ballet-nacional-del-uruguay-ufm-luis-figueroa

Estaba buscando una sóla palabra para describir la presentación del Ballet Nacional de Uruguay en la Universidad Francisco Marroquín y la que más me pareció apropiada fue: Intensa.

¡Que intensa estuvo!  Esto es porque la intensidad se refiere a la fuerza y la energía con la que se realiza una acción.  Dadas esas fuerza y energía, lo que me emboba del ballet es que hace parecer que los movimientos son fáciles y no requieren esfuerzo, hace parecer que los bailarines vuelan; y sin embargo todo es el fruto de la integridad, la laboriosidad, la determinación, la responsabilidad, el fortalecimiento y la búsqueda de la excelencia.

El inconveniente de usar aquella sóla palabra es que excluye la dimensión estética de aquella presentación de ballet en la cual estuvieron presentes la belleza de la música, la belleza de las coreografías, la belleza (y la sencillez) de los escenarios y la belleza de los cuerpos humanos no sólo en movimiento, sino demostrando técnicas y habilidades impresionantes que no se consiguen sin ejercitar virtudes específicas.

Julio Bocca es el director artístico del Ballet Nacional de Uruguay y esta fue la segunda vez que él se presenta en la UFM.

ballet-nacional-del-uruguay-luis-figueroa-ufma

En el programa estuvo encantador el pas de deux de El corsario; y Wiithout Words fue una presentación de gran intensidad y belleza. El acto final fue de El Quijote y estuvo dedicado a la memoria del gran Giancarlo Ibargüen S. cuya querida familia asistió a la presentación.  Gianca y don Quijote tenían una conversación admirable sobre la libertad que dejó una huella, o dos, o tres, en muchísimas personas.


14
Nov 16

Winston Churchill y el arte

churchill-the-crown-netflix

Uno de mis capítulos favoritos en la serie The Crown, de Netflix, es el capítulo 9; uno de cuyos temas principales es el del célebre retrato de Winston Churchill por el pintor modernista Graham Sutherland.

Cuando Churchill posa para el artista, sucede un diálogo sobre la  naturaleza del arte que me pareció fascinante y quiero compartir.  La esposa de Sutherland observa el trabajo de su marido y Churchil le pregunta: ¿Qué le parece, señora Sutherland? A lo que ella responde: Muestra la verdad.

Con el argumento de que él conoce su cara mejor que Sutherland, Churchill pide ver cómo va la obra y Sutherland le dice que no y arguye que en general las personas no tienen una percepción real de sí mismas y que debemos hacer la vista gorda con muchas cosas para seguir con nuestras vidas.

El Primer Ministro responde: Y usted cree que su deber es sacar todo eso a relucir. Ciertamente, dice Sutherland, lo bueno y lo malo.  A lo que Churchil responde: Concéntrese en lo bueno y todo saldrá bien.  No me está pintado sólo a mi, está pintando al Primer Ministro del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y todo lo que representa ese alto cargo.

El pasatiempo de Churchill era la pintura; y recuerdo que en casa de mi abuela, Frances, había un libro sobre ese tema, escrito por el Sir Winston.  En la serie, luego de una sucesión de escenas que muestran tanto a Churchill como a Sutherland tratando de entender al artista que hay en uno y el otro, sucede una continuación del diálogo anterior.

Churchill pregunta: ¿Me gustará? y Sutherland responde: Supongo que eso es mucho pedir; pero me consuela saber que su propia obra es honesta y reveladora.  Y Churchill agradece el cumplido.  Luego ocurre un diálogo encantador sobre el estanque de peces de Chartwell, la casa de los Churchill que el Primer Ministro ha pintado más de 20 veces y seguirá pintando después.  Churchill argumenta que el estanque le presenta retos que lo eluden; y Sutherland pregunta si no es que Churchill se elude a sí mismo y que por eso es que el estanque es más revelador que un autorretrato.

Según Sutherland, el arte es revelador de forma no intencional y que eso ocurre con las pinturas del estanque y Churchill.  No te contaré detalles para no estropear tu experiencia con la serie; pero sigamos.  Churchill se refiere luego a un cuadro de Sutherland llamado Pastoral en el que hay árboles nudosos y colores muy oscuros. Churchill dice que hay algo malévolo en ese cuadro y pregunta: ¿De dónde viene eso? A lo que Sutherland responde: Fue una época muy oscura; y una vez más no voy a dar detalles; pero es una escena muy conmovedora entre ambos.  Escena que deja una impronta profunda en el resultado del retrato.

Minutos antes, en la serie, cuando Sutherland y Churchill se conoce, el Primer Ministro le pregunta al retratista si va a halagarlo, o a mostrar al realidad.  ¿Va a pintarme como un querubín, o como a un “bulldog”?, pregunta Churchill.  A lo que Sutherland responde: Supongo que hay un gran número de Mr. Churchills, comentario que confirma la señora Churchill.  Quizás podría rogarle que no se esmere en ser demasiado fiel a la realidad, dice el Primer Ministro.  Y Sutherland, contesta: ¿Por qué? Así se muestra la verdad.  Y Churchill responde: ¡No!, para eso ya existen las cámaras.  La pintura es el arte superior.  Yo pinto un poco, ¿sabe? Y nunca dejo que la realidad interfiera con la verdad si no lo deseo. Si veo un paisaje que me gusta y desearía que no hubiera una fábrica en el fondo, quito la fábrica.

Sutherland hace una observación monumental, la de que la verdad corresponde a la realidad.  Lo que me lleva a recordar el principio objetivista que nos enseña que la existencia expresa que algo es, con independencia de nuestros deseos, o nuestros caprichos como observadores; y que ser, es ser algo específico, con una naturaleza específica, con una identidad específica.  Esto se resume en que la existencia existe; empero, la facultad de percibir lo que existe lleva el nombre de consciencia.  Eso sí, la consciencia es un medio para conocer y entender la realidad, no un medio para crearla.

El diálogo entre Sutherland y Churchill, con el auxilio de la señora Churchill, nos recuerda que podemos conocer las cosas (o a las personas) porque son lo que son y el medio para conocer la realidad es nuestra mente racional.

Con respecto al arte, parece evidente que Sutherland quiere un retrato realista o imitativo de la realidad (de ahí la alusión de Churchill a la cámara fotográfica); uno que muestre al Primer Ministro como es (de ahí la alusión a la edad).  Pero Churchill, desea uno romántico, uno basado en la idea de que el arte es una re-creación selectiva de la realidad; una imagen de la realidad, pero con exclusion de lo inatingente (de ahí su alusión a la fábrica y su referencia a los valores que representa el cargo de Primer Ministro del Reino Unido).

No te voy a contar en qué termina el asunto y no puse una imagen del retrato para no incurrir en un destripe del capítulo; pero si te dejo con la idea objetivista de que el arte es una re-creación selectiva de la realidad, basada en los juicios de valor del autor o en su sentido de la vida (el arte es revelador).  Cuando nos identificamos con una obra de arte, con lo que nos identificamos con el sentido de la vida de su autor, cuando una obra de arte nos habla, lo que nos dice es: Así es la vida como la veo.

¿Ves por qué es que me encantó este capítulo de The Crown?


07
Oct 16

La musa de la innovación

160929-musa-de-la-innovacion

Escucha el podcast aquí.

La musa de la innovación, una escultura monumental por el maestro Walter Peter Brenner, fue develada frente al Tec 2, en Cuatro grados norte, y es motivo para destapar una botella de cava.

Durante su develación, el artista explicó que la importancia de la escultura para la arquitectura es que podemos identificar de forma visual y concreta los valores y virtudes humanas que deseamos expresar en el edificio arquitectónico. La escultura los personifica, los vuelve palpables y elocuentemente entendibles.  ¿Qué valores y virtudes concretiza nuestra musa? Nuestra porque adorna la ciudad y un espacio público. Los valores que concretiza son: la racionalidad, la creatividad y el ingenio; la libertad, la belleza, el florecimiento, la búsqueda de la felicidad y, por supuesto, ¡La innovación!

A sus pies habrá un texto que dirá: La fuerza creativa de la mente es la energía que impulsa el desarrollo de la humanidad y las alas de la innovación tecnológica se convierten en la máquina que le permite viajar al futuro y alcanzar fronteras inimaginables; actividades que sólo son posibles en un universo benevolente.   Prueba de que el universo benevolente es una realidad es que la Musa de la innovación es posible, que el Tec 2 es posible y que Cuatro grados norte no sólo es posible, sino que revivió de sus cenizas con pasión y elegancia.   Prueba de que el universo benevolente es posible es que emprendedores como Juan Mini le encargan a un artista como Walter Peter, esculturas como la musa que inspira estas líneas.

Mientras Walter explicaba el significado de su obra, su musa amada, María Fernanda, develó la escultura  ante la fascinación de los que tuvimos la dicha de estar ahí.  ¡Y fue alegre estar ahí, en aquel momento hermoso, junto a amigos queridos!

La musa de la innovación expresa un sentido de vida heroico que haríamos bien en cultivar entre nosotros; para no abandonarnos en los suampos de lo ininteligible, lo feo, lo grosero, lo pedestre, lo irracional, lo místico, ni de lo insignificante.  Como Atlas libertas en la UFM y el Amanecer, el gigante de Cayalá, la Musa de la innovación, le habla a lo mejor entre nosotros.

Columna publicada en elPeriódico.


28
Ago 16

Adiós a Juan Gabriel

Imagen de previsualización de YouTube

Juan Gabriel, el celebrado cantautor mexicano falleció hoy; y Juan Gabriel era un grande de América Latina. Nos dejo poesía hecha canciones y nos dejó música para el alma y el corazón. Música para celebrar, para llorar y para recordar.

¿Cuál será mi canción favorita de Juan Gabriel? No se…trato de elegir y no puedo: Quizás Querida, Hasta que te conocí, Se me olvidó otra vez, Así fue, Pero que necesidad, Abrázame muy fuerte, Amor eterno, Caray o Ya lo sé que tu te vas.  O tal vez cualquiera de las que cantó con Rocío Dúrcal.

Nunca vi un concierto suyo porque no soy muy de conciertos (y quizás me arrepienta de ello); mi madre, sin embargo se gozó cada uno de los que presenció.  Cuando estuvo de moda, a mi padre le encantaba Querida.  No recuerdo una fiesta en casa de mis padres en que no hubiera música de Juanga; y es posible que no hubiera una en la mía en que su música no estuviera para hacernos cantar a todos.

Voy a inclinarme por Se me olvidó otra vez, porque estoy seguro de que esa fue la primera canción suya que escuché.

Hice una consulta en Twitter y 45 personas opinaron: ¿Cuál es tu canción favorita de Juan Gabriel? 42% Abrázame muy fuerte; 27% Se me olvidó otra vez; 24% Pero qué necesidad; y 7% Caray.


05
Jul 16

La música, y cómo ser objetivo acerca del objetivismo

shoebotham-luis-figueroa

¿Y si empiezas tu día de clases con una sobre música?  Ayer empezó el curso de dos días titulado Listening to Music: An Ear Training Approach, por Thomas Shoebotham. Este curso -en la Objectivist Summer Conference 2016–  parte de la premisa de que la música es algo que apasiona a muchas personas; y, sin embargo, muchos encontramos que es difícil describir lo que sentimos por la música.  Thomas presentó muchos ejemplos de música grabada y tocada en vivo (con cello y un piano electrónico) para ayudarnos a apreciar mejor cómo se integran los materiales musicales y nos mostró estratégias para profundizar en el entendimiento de esta forma de arte que es algo elusiva.

Thomas sugirió que cuando escuchemos música por placer y para entenderla, no lo hagamos mientras hacemos otras cosas, esto es para enfocarnos.

Nos proveyó con vocabulario básico como tono, que es una propiedad del sonido, una frecuencia que os permite distinguir la música del ruido porque aquella es estable; el ritmo que es el lapso que dura el sonido; el beat (¿pulso?) que es la pulsación regular. Nos recordó que el ritmo y le pulso no son lo mismo y que suelen ser confundidos. Aprendimos qué es la métrica, el patron de pulsos fuertes y pulsos débiles; el tempo rubato que es una distorción deliberada del pulso o el ritmo con propósitos expresivos; la melodía, que es la unión de ton y ritmo; y los motifs que son pequeñas células musicales o ladrillos con lo que se construyen piezas más grandes.

Con esos y más herramientas, el curso -que duró dos sesiones en lunes y martes- nos dió posibilidades de apreciar mejor la música.  Thomas recomendó: sean pacientes consigo mismos, aprendan a cantar, o a bailar para poner la música en sus cuerpos.

La objetividad acerca del objetivismo:

salmieri-luis-figueroa

La filosofía es una disciplina demandate que requiere rigor intelectual y honestidad escrupulosa, advirtió Gregory Salmieri.  Toma años de pensamiento disciplinado entender y evaluar sus principios e incorporarlos a la vida de uno [díganmelo a mí, digo yo]. Ese trabajo continúa a lo largo de la vida de uno en tanto uno usa la filosofía para mantener integrado un creciente corpus de conocimiento (checando premisas cuando es necesario).  Recordó que ser objetivista quiere decir respetar los hechos y hacerse responsable de los conceptos, conclusiones y valores propios de uno; aún si uno no ha originado aquellas ideas uno mismo, uno si puede responsabilizarse de elegirlos conscientemente.

Salmeri habló sobre cómo ser objetivo acerca del objetivismo, incluyendo la necesidad de estar concientes acerca de qué principios filosóficos sabemos que son verdaderos y cómo sabemos que son verdaderos, así como que preguntas nos quedan por contestar.  Nuestras ideas y valores deben estar en contacto con la realidad.  Puso atención especial en los errores comunes en los que caemos cuando nos entusiasmamos con la filosofía e hizo énfasis en la necesidad de que los miembros del movimiento objetivista respeten las necesidades congnitivas de otros miembros, así como sus contextos de conocimiento.

Lamentó que, en nuestra cultura, normalmente no veamos mucho interés en la búsqueda de la verdad, y que la gente prefiera pertenecer, más que buscar la verdad.

Explicó que le objetivismo es filosofía porque tiene que ver con los temas fundamentales con referencia a la forma en que dirijimos nuestras vidas; es un movimiento filosófico porque la objetividad es necesaria; es un sistema filosófico porque está integrado y no es sólo una colección de citas filosóficas; y es una filosofía, porque hay otras; y es la filosofía de Ayn Rand basada en los trabajos de esa filósofa; es una filosofía radical porque reta 2000 años de dradiciones que están son fundamentalmente mal  y son las causas por las que estamos en crisis moral.

Recomendó diferenciar entre la filosofía de Ayn Rand y sus preferencias personales,;sus ideas en otros campos que no son filosofía; sus juicios sobre tendencias; personas y eventos históricos, o contemporáneos.


04
Jul 16

La escultura, y objetivismo y libertarianismo

The-Sluggard-Sandra-Shaw-ocon-luis-figueroa

En la Objectivist Conference 2016 mis conferencias favoritas de ayer fueron:

  1. The Value of the Visual Arts: How to Appreciate Sculpture and Still Life Painting, por la escultora Sandra Shaw y la pintora Linda Mann.  ¡Las naturalezas muertas, de Mann son bellísimas y excelentes!
  2. Objectivism and Libertarianism, por Yaron Brook y Onkar Ghate.

La escultura dramatiza la figura humana en forma tridimensional y apela a nuestra habilidad de ver las cosas y tocarlas; y como sucede en todo tipo de arte lo que buscamos en ella afecta lo que obtenemos de ella.  Shaw mostró The Column of Live por M. Hoffman y explicó como es que esa obra de arte nos muestra un mundo en el que eso es posible, la figura de dos seres humanos completamente expuestos en un mundo benevolente donde la serenidad, el amor, las relaciones y lo pacífico son posibles.

Shaw mostró The Painters´s Honeymooon por F. Leighton y Eva Buttler With a Dove, por A. Munro que recrean un mundo en el que la gentileza es posible.  También mostró The Sluggard, de F. Leighton que ilustra esta entrada.  La ideas de un universo benevolente se capta por medio de todas aquellas obras.

Entre las artes visuales, la escultura tiene la ventaja de que pone los objetos en nuestra dimensión, de la misma forma en que observamos la realidad y de la misma forma en la que los objetos están presentes en nuestro mundo.  Nos ofrece la experiencia de la realidad y de la grandeza del potencial humano (como en el David, de Miguel Angel). El hecho de que la escultura atienda a nuestras facultade de ver y tocar enfatiza su relación con la realidad.  Nuestra capacidad de percibir la existencia de las cosas depende de la vista y del tacto; y sin ellos nuestra capacidad de experimentar la presencia de entes estaría severamente limitada.

El foco principal de la escultura son las personas, los seres humanos; y su valor central es que nos ofrece una vista fundamental de los seres humanos y de su potencial.  Nos muestra que los seres humanos somos capaces de alcanzar logros, de ser felices y de ser inspiradores.

Shaw sugirió que las preguntas principales que debes hacerte cuando ves una escultura son: ¿Qué clase de ser es este? ¿Está floreciendo, o es inspirador? ¿Qué clase de vida vive? ¿En qué clase de mundo vive? La suya, ¿presenta una figura ideal? Cuando veas una escultura se explícito contigo mismo con respecto a qué quieres de ella.  Se muy egoísta cuando veas una escultura.

De las pinturas de Linda Mann voy a decir que me dejaron fascinado.  Yo nunca les había puesto atención a las naturalezas muertes.  En mi escala de mi muy humilde apreciación del arte estaban un escalón abajo de los paisajes, y estos estaban un escalón abajo de las pinturas que involucraban personas y acciones.  Ahora he aprendido el valor de las naturalezas muertas.

Estas nos recuerdan que el universo es inteligible y ordenado.  Nos hablan de perspectiva y de lo importante que es enfocarse y en la importancia, no de los detalles de la realidad, sino de los detalles escogidos por el artista.

De las pinturas que mostró Mann me impresionaron muchísimo una de una vasija griega y un broche, una de un florero de cristal y una tetera japonesa de hierro, y otra de una urna griega preciosa.  Las tres pinturas que -sin duda alguna- le hablan a nuestros sentidos de vida y hacen concretos nuestros valores abstractos.

Objetivismo y libertarianismo:

Yaaron Brook y Onkar Ghate cuestionaron que ideas como derecha e izquierda, o liberalismo y conservadurismo sean apropiadas para etiquetar al objetivismo; principalmente porque el objetivismo es una filosofía y no una ideología política.

Observaron que hay muchas coincidencias entre Ayn Rand y Ludwig von Mises; pero que se aproximan al capitalismo de laissez-faire (cuyo objetivo fundamental es proteger los derechos individuales, que son la vida, la libertad, la propiedad y el derecho a la búsqueda de la libertad) desde dos perspectivas muy diferentes.

Yaron y Onkar hicieron énfasis en la importancia de sancionar lo bueno; y no sancionar lo malo.


09
Abr 16

12 hombres en pugna

160408-12-hombres-en-pugna-luis-figueroa

¡Qué es la justicia?  ¿Cuándo decimos que se hizo justicia?  Para los guatemaltecos de la segunda década del siglo XXI, ¿qué nos puede enseñar una obra de teatro gringa de 1954?  12 hombres en pugna es el título de esta obra que de verdad recomiendo que no te pierdas.

Los de mi generación y los mayorcitos seguramente la recordarán por la película 12 Angry Men, de 1957.

En la obra un jurado integrado por doce hombres delibera en un juicio por asesinato.  El imputado es un joven latino de 19 años acusado de haber matado a puñaladas a su padre y si es encontrado culpable, el acusado debería ser condenado a la silla eléctrica. El asunto parecía simple…pero no lo es.  En la primera votación once miembros del jurado votan por la culpabilidad del acusado; pero uno de los jurados no.  Y su disidencia no es porque crea en la inocencia del acusado; sino para que se discuta y afirme la culpabilidad del acusado más allá de toda duda razonable.  ¡Y aquí reside lo fascinante de esta obra!

La justicia no es venganza, ni es el odio del agraviado.  La justicia tiene que ver con las consecuencias proporcionales de las acciones y con las motivaciones de aquellas acciones.  No puede basarse en prejuicios, en suposiciones, ni en colectivizaciones, ni en evidencias circunstanciales.  Sólo puede hacerse justicia en un proceso judicial si el veredicto se basa en hechos y actos comprobables, en evidencias que dejen a un lado toda duda razonable. ¡Sobre todo si está involucrada la pena de muerte!

El jueves pasado recordábamos, con mi amiga, Marta Yolanda, que la imagen de la justicia con los ojos vendados es una mala analogía.  Es cierto que la justicia no tiene que ver si juzga a ricos, o a pobres; a hombres, o a mujeres; a ladinos, o a indigenas, y así….pero está obligada, está moralmente obligada, a ver bien, bien, bien, las evidencias más allá de toda duda razonable.  Debe tener bien abiertos los ojos para distinguir las evidencias, de lo que parecen evidencias.  Debe tener los ojos bien abiertos para separar el trigo de la paja.

¡No querrás perderte esta obra!  La escenografía y la iluminación de lo mejor.  Las actuaciones con convincentes y muchos de los actores tienen una larga y valiosa experiencia que se nota en las tablas.  Logran que te atrape la trama y logran meter al público en la intensidad que se vive en el escenario.  Quien haya estado en algún tipo de discusión intensa sobre cosas que son importantes, no se va a sentir ajeno a lo que viven los 12 hombres en esta obra.

Y si tuviera que apuntar a algo que hay que mejorar, diría que había demasiado calor en la sala; asunto que hay que resolver para que la experiencia sea de diez puntos.  Y tres pequeños detalles:  Como en la obra mencionan el edificio Woolworth (que fue el primerarascacielos en Nueva York) y en la escenografía se ve la Space Needle, de Seatlle, eso es algo raro.  Raro es, también que en una sala de un juzgado gringo, haya una foto del Presidente Eisenhower.  Y por último, el  jurado 7 picha como en sóftbol, cuando debería pichar como en beisbol.

Yo conocía esta obra porque era una de las películas que más me gozaba cuando era niño.  La vi por lo menos tres veces, en Telecine.  ¿Te acuerdas de Telecine? De lunes a viernes a eso de las 2:00 p.m. en Canal 3.  Solía verlas con mi madre, luego de que mi padre se fuera a trabajar (y yo conseguía no ir al colegio en la tarde).  El equipo de 5ta columna; la directora, Elma Soto y los actores consiguieron envolverme y engancharme como me atrapaba y enganchaba la peli.

Esto es teatro del bueno y está en Solo Teatro, a las 8:30 p.m. y puedes comprar los boletos en Todoticket.