07
May 24

Arte que te habla

Porque el arte materializa tu sentido de vida es que piensas y sientes que ciertas obras de arte te hablan.  No importa si es en el campo de las artes plásticas, o artes rítmicas, ¿dime si no es cierto que hay obras que te se comunican contigo?

Eso me pasó con las dos piezas tituladas Nosotros, por Paulina Dávila, que vi expuestas en el Museo Ixchel.

¿En qué contexto? En el de una exposición colectiva que celebró el poder creativo, la diversidad de estilos y calidad técnica donde cada obra es una manifestación palpable de la pasión y el compromiso de cada artista revelando una amalgama de talentos y visiones enriquecedoras, según explicó la artista Eva Salazar, organizadora de la muestra el el 13 de diciembre del 2023.

En la exposición hubo otras obras que me llamaron la atención:

Con Primogénito, de Sofía Criado, también tuve una conexión.

No me hablaron, je je, pero me parecieron bellas, Amanecer dorado, de Rosario de Yaquián…

… y Rosa Naranja, de Ana Isabel Lucero.

Finalmente Lisa, de Tita de Ojeda, porque me encantan los retratos que, si están bien hechos, tienen capacidad de hablar.

Para apreciar obras como las de Paulina, Sofía y Tita me encanta usar el método de Luc Travers que consiste en tratar a la obra como si fuera el cuadro de una película.  Algo ocurrió antes y algo ocurrirá después del cuadro que estás viendo.  Imagina que ves personas, o hechos reales.  Describe para ti la escena que ves y toma nota de que los detalles son importantes.  Conéctate personalmente con lo que ves.  Dale voz al personaje e imagina que estaría diciendo.

A mí, este método me ha ayudado muchísimo a apreciar mejor muchísimas obras de arte, sobre todo aquellas con las que comparto sentido de vida.


29
Abr 24

Sierra de historias, arte e historia

He tardado muchísimo en recomendarte la serie Sierra de historias, que produce Alberto Garín. Si quieres hacer un paseo por la historia, desde la perspectiva del arte, esta es tu oportunidad.

Iglesia de San Andrés Xecul, haz clic en la foto para ir a Sierra de historias.

Alberto, por cierto, es autor de Historia irreverente del arte; y fue curador de la Casa Popenoe en La Antigua Guatemala. Es arqueólogo e historiador del arte.

En Sierra de historias, el autor nos pasea el patrimonio histórico de occidente, especialmente en Europa; y explora aquel legado. También nos comparte perspectivas variadas.

Por ejemplo, tiene un vídeo sobre Éfeso y la especulación inmobiliaria; tiene otro sobre San Andrés Xecul, y otro sobre Iximché en Guatemala; disfruté el de Los palacios de Carlos V (porque ahora estoy leyendo su biografía por Geoffrey Parker); y ¿a quién no le daría curiosidad La Roma de los Borgia? ¿Vas a creer que tiene uno que se llama La barriga es bella estereotipo femenino medieval? Las historias que cuenta Alberto, las cuenta un erudito, con sentido del humor fino.

Desde que estaba en el colegio siempre me gustaron la historia y las historias.  Así como era de malo para las matemáticas, era re bueno para la historia y la geografía. Ese gusto se los debo a mis abuelas, Juanita y Frances, y a mi tía abuela, la Mamita.  También a la Enciclopedia Estudantil y a la Enciclopedia Temática. que muchos de ustedes deben haber tenido en sus casas. Mis profesores de historia más recoradados son doña Rebeca de Arias; y Dennis Scully. 

Con sus vídeos, Alberto colabora generosamente con aquellos a quienes nos emocionan el arte, la historia y las historias; y obra decir que el suyo es un sitio que vas a disfrutar.


06
Abr 24

Paulina Cofiño y la vida diaria

 

Paulina Cofiño tiene buen ojo para ver y valorar lo sutilmente encantador que es lo de todos los días en el mundo exterior; pero también tiene buen ojo para ver hacia adentro, ponerlo en su lugar apropiado y compartirlo con su pincel.  Por eso es que es artista.  Porque uno puede ver su obra y decir: ¡Ve, hay algo de mí ahí!  

No de forma pretenciosa, claro; ni de forma impertinente, sino porque sus obras conectan con la realidad externa y con la realidad interna, no como cuando uno ve una fotografía, sino como una interpretación. Como se interpreta una pieza musical, o como se interpreta un plato de cocina.

Yo tenía que decir eso, porque soy cocinero.

De su obra recientemente expuesta en Proyecto Poporopo es difícil elegir favoritos, así que te comparto algo de lo que más me gustó:

Funerales renaces es una obra rica en muchos niveles; y Ya no aguanto más, lo siento complementa aquella obra de forma inquietante, pero con un sentido del humor muy fino.

Sastrería antigua me habló porque nunca he contado esto; pero a mí me gusta muchísimo ir a un buen sastre. Disfruto ir a un buen sastre.  La primera vez que fui a uno fue cuando estaba en Primer año de Primaria, para que hiciera mi traje de Primera Comunión.  Fui con mis padres y recuerdo re bien que disfruté muchísimo de la experiencia.  Ese no fue mi primer traje, pero si fue el primero a mi medida.

Los siguientes cuatro son ejemplos de esa cotidianeidad que Paulina capta con ojo de artista y -en su simplicidad y hasta en su irrelevancia aparente- consigue causar emociones, o evocar sentimientos.

Este, Sin título, es…voy a decirlo así… mi favorito y se llama El recuerdo. ¡Cuántas veces habré vivido una experiencia así en una camioneta!  Además el cuadro es engañoso y eso me divierte mucho.

Sin título y Espalda, como el anterior, son esos atisbos interiores que mencioné arriba. Por un lado son dos obras conmovedoras; y por otro su candidez profunda las saca de cierta oscuridad aparente para encontrarles luz.

Finalmente: Tienda, una obra en vidrio que merece atención no sólo por la técnica, sino porque, una vez más, conecta con experiencias mundanas, sencillas, nimias que son, algo entrañables.  A mi me lleva a 2019 cuando me detuve camino a Los cerritos de Chijoj durante un roadtrip con personas muy queridas, a otra experiencia igual en Zacualpa, en 2022; y a las docenas de veces que compré una Coca-Cola y unos Tortrix en circunstancias similares.

Para apreciar obras como las de Paulina me encanta usar el método de Luc Travers que consiste en tratar a la obra como si fuera el cuadro de una película.  Algo ocurrió antes y algo ocurrirá después del cuadro que estás viendo.  Imagina que ves personas, o hechos reales.  Describe para ti la escena que ves y toma nota de que los detalles son importantes.  Conéctate personalmente con lo que ves.  Dale voz al personaje e imagina que estaría diciendo.

A mí, este método me ha ayudado muchísimo a apreciar mejor muchísimas obras de arte, sobre todo aquellas con las que comparto sentido de vida.

Gracias, Paulina, por llevarnos de la mano y darnos un buen paseo guiado por tus ojos…y con tu pincel.

Si te gustó la obra, seguramente querrás ver Paredes


01
Mar 24

La nueva obra de Walter Peter Brenner: una oda a la libertad y la fortaleza

 

Colosal y monumental, pero sobre todo bella como pocas es la nueva escultura de Walter Peter Brenner: Dueño de su propio destino.

Lo colosal y monumental de esta obra escultórica no reside sólo en su tamaño, que supera los dos metros de altura; sino en las virtudes que representa, propias de un sentido de vida heroico y de florecimiento personal profundo.  “Dueño de su propio destino” es, y puede ser cada uno de ustedes, dijo el artista cuando mostró la obra el sábado pasado en su estudio.

Acompañado por el Concierto No. 2 para piano, de Johannes Brahms, y por su musa, la dilecta y talentosa María Fernanda, Walter fue descubriendo no sólo los músculos y la acción de esta pieza, sino el genio que representa: el del hombre que es dueño de su propio destino y se hace a sí mismo. ¡Y el genio que se necesita para producir esculturas capaces de conectarse -de forma inteligible- con quienes tenemos la dicha de admirarlas!

Por supuesto que Walter nos tiene acostumbrados a muchísimo más que hierros retorcidos y formas deformes.  Con Amanecer, su gigante de Cayalá; con Atlas, pilar del mundo, en Fontabella; con El Inventor y con La Musa de la Innovación en los TEC; y con muchos otros de esa talla, el escultor sabe darle tridimensionalidad a lo que es bueno y lo que es bello entre nosotros, para deleite de todos los que podemos detenernos a admirar sus obras.

Como lo explicó Walter, en Dueño de su propio destino la vida es representada por su vitalidad misma y por la acción que el personaje ejerce para preservarla y mejorarla.

Master of His Own Destiny es un ciudadano libre, independiente y racional que posee voluntad y quiere vivir.  Por ello busca su propia felicidad y sueña con su prosperidad. 

De acuerdo con la tradición aristotélica, ¿dónde es que aquel tipo de hombre puede hacerse más hombre? Es decir…más virtuoso. En la ciudad.  Es en esta forma de organización que por medio de la práctica de virtudes como la fortaleza, sabiduría, justicia, y templanza, los seres humanos se convierten en mejores seres humanos.

Es en la república constitucional, basada en la libertad y donde se protegen los derechos individuales, que las personas podemos florecer, dice el escultor.

En esta obra, la libertad es simbolizada por la acción que el dueño de su propio destino ejerce al tallarse a sí mismo y al emerger de la roca, con un pie adelantado al liberarse de la misma.

El propósito es representado por el nivel de enfoque y por la concentración de sus facciones en la acción puntual y exacta de la seguridad que tiene en el punto exacto donde talla.

La razón está traducida en su mirada inteligente y enfocada , que demuestra que su eficaz pensamiento lo ha llevado a tomar las decisiones y acciones correctas para alcanzar sus propósitos impuestos, y por ende, la felicidad. Tiene la certeza de que sus sentido no lo engañan y que la verdad es absoluta, única y contextual.

Su fortaleza de carácter la ves en sus rasgos anatómicos poderosos y su determinación incisiva.

La templanza la identificas (y se materializa hasta el punto en que la sientes)  en sus golpes del martillo; lentos, controlados, sin hacer uso de la fuerza bruta. El dueño de su propio destino no usa sus emociones para actuar.

Finalmente, la felicidad está expresada en que está alcanzando la meta trazada.

@luisficarpediem

Colosal y monumental, pero sobre todo bella como pocas es la nueva escultura de Walter Peter Brenner: Dueño de su propio destino. Lo colosal y monumental de esta obra escultórica no reside sólo en su tamaño, que supera los dos metros de altura; sino en las virtudes que representa, propias de un sentido de vida heroico y de florecimiento personal profundo. “Dueño de su propio destino” es, y puede ser cada uno de ustedes, dijo el artista cuando mostró la obra el sábado pasado en su estudio #escultura #arte #dueñodesupropiodestino #walterpeterbrenner #valores #virtudes #proposito #felicidad #luisfi61

♬ Piano Concerto No. 2 in C Minor, Op. 18: II. Adagio sostenuto – Khatia Buniatishvili

Para apreciar obras como la de Walter me encanta usar el método de Luc Travers que consiste en tratar a la obra como si fuera el cuadro de una película.  Algo ocurrió antes y algo ocurrirá después del cuadro que estás viendo.  Imagina que ves personas, o hechos reales.  Describe para ti la escena que ves y toma nota de que los detalles son importantes.  Conéctate personalmente con lo que ves.  Dale voz al personaje e imagina que estaría diciendo.

A mí, este método me ha ayudado muchísimo a apreciar mejor muchísimas obras de arte, sobre todo aquellas con las que comparto sentido de vida.

Gracias, Walter, por traer a la vida de los chapines obras como Dueño de su propio destino.

Columna publicada en República.


17
Ene 24

Mural de Santo Tomás Chichicastenango

 

Este es un mural que muestra la iglesia de Santo Tomás Chichicastenango, pintado por David Huit el 1 de abril de 2019 y siempre me ha gustado.

Se halla, of all places, en un estacionamiento y car wash situado frente al Mercado Colón, que visito de cuando en cuando para comprar huevos de dos yemas; y gallinas y verduras para el fiambre.

Me encantan los personajes y lo que hacen y lo comparto porque es una dicha que exista.


01
Dic 23

Geraldina Baca-Spross, una sonata de creatividad y entusiasmo por las artes

A Geraldina Baca-Spross, promotora de arte extraordinaire, la vi por primera vez cuando mi abuela, Frances, y yo estábamos haciendo cola para entrar al espectáculo Nueces y cascabelesElla es Geraldina, me dijo mi abuela, Mira que ojos tan lindos tiene.  Y efectivamente, Geraldina se veía guapísima, y nos sonrió cuando mi abuela y yo le hicimos un gesto de saludo y entró al Teatro Nacional.

Geraldina y las artes escénicas en Guatemala son una sola.  Desde 1976 hasta lo que va del siglo XXI, la historia de la música, la danza, la ópera, el teatro, el ballet, y otras artes de esa naturaleza -en Guatemala- no puede ser escrita sin mencionar a esta dama en un lugar distinguido.

La segunda vez que la vi fue en su casa del final de la Avenida de las Américas.  Yo repartía juegos electrónicos Odyssey para ganarme unos quetzales y llegué a su casa a dejar e instalar uno.  Tuve la suerte de que ella me recibiera y ¿sabes que me impresionó muchísimo? En su casa había dos pianos. A uno, de niño, eso lo impresiona mucho.  Era evidente que era la casa de una artista y, sobre todo, la casa de una pianista, porque Geraldina también toca el piano.

Haz clic en la foto para ver una entrevista que le hice a Geraldina en 2012.

Las producciones de Geraldina no sólo han sido espectaculares siempre; sino que, las suyas, siempre han sido elegantes y de muy buen gusto.  No ha habido nada ordinario en sus producciones por sencillas que fueran.  Desde la presentación de una ópera, hasta la de un solista lucen magníficas si Geraldina las organiza.  Si el arte muestra el sentido de vida de los artistas, el arte que Geraldina produce y hace posible, es la materialización de todo lo que es bueno, lo que es bello y lo que es pacífico.

El miércoles pasado, Geraldina Baca-Spross recibió el reconocimiento Llamas de la Libertad de parte del Consejo Directivo de la Universidad Francisco Marroquín, presea que se otorga a personas que han llevado la misión de la Universidad un paso más allá.  Más merecido, imposible, porque Geraldina ha llevado, a las artes, donde tanto se necesitan, los valores estéticos propios de una sociedad abierta y de personas libres. La vida de Geraldina es la prueba de que una vida con propósito es una vida plena y feliz.

He tenido la dicha de ser invitado a seis producciones de Geraldina, primero enla Organización para las Artes de la Universidad Francisco Marroquín y luego en el Departamento de Artes Escénicas, de la Casa de la Libertad.  Primero en Monstruos y prodigios, como un miembro del público que inicia una guerra de pan con los actores; luego en Holiday of Musicals, como un estudiante preguntón; más tarde en El carnaval de los animales, al leer los textos de esa obra de Saint-Saëns; tuve un párrafo en la producción del Pájaro de fuego; leí una narración en Joy 2022 y, en mayo pasado, fui el narrador en Durmiendo en el museo.  Esas experiencias las he gozado como mico y se las agradezco mucho a Geraldina.

Siempre recordaré el recital que, a oscuras y en medio de lluvia y relámpagos, organizó en su casa durante la tormenta Agatha con la complicidad del virtuoso Roberto Prosseda. Sus soirées de navidad en compañía de Lowell, su esposo, y de damas notables como la cantante de ópera Susy Sello y esa institución que era Siang Aguado de Seidner, y de otros personajes de la cultura guatemalteca, también son memorables. Sus deferencias para mi madre, siempre son valoradas.

¡Estoy seguro de que tenemos Geraldina Baca-Spross para ratos! y de que los chapines seguiremos disfrutando de su vitalidad, de su creatividad y de su entusiasmo por las artes.   L´chaim, querida Geraldina.

Columna publicada en República.


07
Jun 23

“Paredes”, por Paulina Cofiño

 

En Paredes, la pintora Paulina Cofiño nos nos lleva a la cotidianeidad por medio de la energía de sus pinceladas y de la fineza de su ojo de observadora.  Las escenas que nos ofrece Paulina son de Huehuetenango y mis respetos para esta joven artista.

Los cuadros son encantadores; pero tres fueron mis favoritos: El recuerdo que, además ser extraordinariamente artístico es ingeniosamente engañoso.

Tarde de fútbol que, al entendido por señas, hace gala del conocimiento que tiene Paulina de la cultura popular…

…y Carnicería que, como soy cocinero no me iba a pasar inadvertido.

La exposición puede ser visitada en el espacio Libélula, en La Antigua Guatemala, y puedes programar tu visita por medio del Whatsapp: 49074436.  Allá te recibirá Aida que es es un personaje y tiene mucho que contar. 

Para apreciar obras como las de Paulina me es muy útil usar el método de Luc Travers que consiste en tratar a la obra como si fuera el cuadro de una película.  Algo ocurrió antes y algo ocurrirá después del cuadro que estás viendo.  Imagina que ves personas, o hechos reales.  Describe para ti la escena que ves y toma nota de que los detalles son importantes.  Conéctate personalmente con lo que ves.  Dale voz al personaje e imagina que estaría diciendo.

A mí, este método me ha ayudado muchísimo a apreciar mejor muchísimas obras de arte, sobre todo aquellas con las que comparto sentido de vida.


05
May 22

“Ixcán”, el mural de Carlos Mérida

 

Ixcán, es el nombre de un mural de Carlos Mérida que se halla en la Plaza de la libertad de la Universidad Francisco Marroquín y tuve la dicha de conversar acerca de su restauración con Margarita Estrada, artista que dirigió aquel proceso importante.

Haz clic en la imagen para ver la conversación.

La obra representa una fiesta en la que hay baile y comida; y en ella participan personas y animales.  El mural muestra el estilo y los colores característicos de Mérida, data de ca. 1960, mide 2.65 X 2.35 metros. y pesa poco más de 2,000 libras.

El proceso fue muy cuidadoso y respetuoso de la integridad de la obra, garantiza su conservación y la posibilidad de que disfrutemos de ella muchos años más.

Carlos Mérida fue un  pintor y escultor guatemalteco, naturalizado mexicano. Formó parte del movimiento muralista en México; pero desde una perspectiva abstracta y geométrica, a diferencia del estilo narrativo y figurativo de los grandes maestros de aquella corriente. En sus obras integró el arte plástico a la arquitectura en una fusión entre los cánones occidentales del arte y elementos del arte mesoamericano Su vida creativa se desarrolló entre Guatemala y México.


30
Jul 21

Atlas, pilar del mundo

En tiempos interesantes como cuando en el marco de una pandemia son amenazados gravemente los derechos individuales, como cuando las instituciones se ven peligrosamente socavadas y como cuando la capacidad de razonamiento lógico es minada, el arte juega un papel clave para encontrar o para no perder el norte.

¿Por qué? Porque el arte no solo refleja los juicios de valor metafísicos del autor, sino que —a quienes lo observamos— nos provee con la experiencia intensa y profundamente personal de concretizar nuestra visión del mundo y nuestro sentido de vida. Una obra de arte, cuando la observas, puede decirte: Esta es la vida como la ves; o bien, esta no es la vida como la ves.

Por eso celebro a Atlas, pilar del mundo, la escultura de Walter Peter B. que se halla en Fontabella HQ, acompañada por toda una exhibición del contexto filosófico de aquella obra magnífica y acompañada por el mural Camino a la victoria. Celebro a sus mecenas porque ¡qué apropiado es llegar a un edificio destinado a emprendedores, creadores e innovadores y encontrarse con arte que encarna las virtudes y valores ineludibles para emprender, crear e innovar! Atlas, pilar del mundo es una obra apropiada para productores, no para saqueadores.

Atlas, cuya fortaleza titánica descansa en el carácter colosal que demuestras cuando defiendes y practicas la noble virtud de nunca traicionar tu virtud más noble, la razón, en palabras del artista. Atlas, el emprendedor que pone su tiempo, alma y recursos detrás de una idea, y que persigue sus sueños incansablemente, aun cuando el mundo entero ofrece resistencia, según Rodrigo Castillo, del Grupo Abarca.

La importancia del arte en espacios públicos se halla en el hecho de que pone a disposición de quienes lo observamos la posibilidad de explorar nuestras escalas de valores en función de que tenemos facultad volitiva. Nos ofrece la posibilidad de explorar nuestras emociones en función de la visión que tenemos de nosotros mismos y de la existencia. Sin más costo que el de tomarnos el tiempo para preguntarnos: ¿Por qué nos alegra haber conocido esta obra?

¿Qué piensas?

Columna publicada en elPeriódico.


28
Dic 19

Visita a la obra de Carlos Mérida

Mi pieza favorita en la exhibición de obras de Carlos Mérida, que hay en el Museo Nacional de Arte Moderno (que lleva su nombre) es la que está abajo.  Me gustan la sobriedad y dignidad de la escena y el estilo.

Si me ofrecieran una pieza para llevar, esta es la que escogería.

La de abajo, llamada Danzantes, también llamó mi atención aunque es en un estilo que me gusta menos.  Sin embargo, se me hizo bien sesentera; me llevó a alguna biblioteca privada de cuando yo era niño.  Consiguió llevarme a algún lado.

Esta obra me transportó en el tiempo.

La serie de abajo, llamada imágenes de Guatemala, decoró mi dormitorio en algún momento durante los años 80.  Era de mis padres y era una colección de exquisitas litografías de Byron Zadik.  Mi padre las había mandado a enmarcar para su oficina a finales de los años 70 y luego las llevó a casa.  ¿Qué pasó con ellas? Pues…no recuerdo. Creo que se quedaron en alguna mudanza y cada vez que me acuerdo de eso, me pego un golpe por baboso.

Imágenes de Guatemala.

De todos modos, ya sabes, no soy de arte moderno, pero tenía ganas de ver algunas obras de aquel artista guatemalteco.  El tipo de cuadros que parecen salidos de sueños ácidos no me interesan, ni me gustan, tampoco las figuras geométricas.   Empero, de verdad me gustó mucho la exhibición.  Hubo algunas que me gustaron y que olvidé fotografiar, en la primera parte de la exposición, que son imágenes mexicanas.

Mi hermana, Guisela; mi sobrino, Andrés, Raúl y yo pasamos un buen rato explorando esta muestra de Mérida y tuvimos la suerte de encontrarnos con el artista Rudy Cotton, director del MuNaM.

Sin tener mayores entrenamiento, ni conocimiento de arte, desde niño siempre he disfrutado de un buen cuadro; y desde que uso el método de Luc Travers para tocar el arte, de verdad que me gozo más los museos y las exhibiciones.  Te lo recomiendo en este enlace.

Con el llamado arte moderno es difícil prácticar los consejos de Luc; pero con el primer cuadro de esta entrada sí fue posible. Luc te sugiere, por ejemplo, tratar una obra de arte como si fuera el cuadro de una película. Algo ocurrió antes, y algo ocurrirá después del cuadro que estás viendo; Imagina que estás viendo personas, o hechos reales; descríbete y descríbe las escenas, los detalles son importantes; conéctate personalmente a lo que estás viendo. Dales voces a los personajes e imagina qué estarían diciendo; si estuvieras ahí, qué estarías diciendo, y haciendo.  Estos son algunos de los consejos que me han servido para disfrutar el arte muchísimo más.

Luego fuimos rápidamente a ver los murales de San Bartolo en el Museo de Arqueología, para tener una probadita y volver otro día.