19
Jun 17

El drama de las niñas madres

Hacé sho, o te meto un hijo, es una frase que leí hace años en un blog -y lamentablemente no tuve el cuidado de anotar en cuál fue-.  Según recuerdo, el bloguero se la escuchó a un jóven cuando se la decía, de muy mal modo, a la que quizás era su chica.  Otra frase que también me impresionó, desde que un cuate me contó que se la escuchó a alguien en una finca: Mire, mejor se lo hago yo porque…si alguien más le va a hacer el daño, mejor que sea con su papá.  Este era el padre de una chica, refiriéndose a la forma en la que su hija habría de tener sexo por primera vez.

De aquello me acordé cuando leí que cada ocho horas, al menos una niña se convierte en madre en Guatemala, antes de cumplir 15 años.   Las cifras podrían ser peor porque hay distorsiones en las mediciones.  Las cifras corresponden solo a los partos atendidos en el sistema estatal de salud, y cuatro de cada 10 se atienden fuera de este. Del total de niñas madre registradas en la última década, el 11 por ciento tiene 14 años o menos, lo que indica que han sido víctimas de violencia sexual.

La mayor parte de casos se da en Alta Verapaz, Guatemala, Escuintla, Petén, Huehuetenango y San Marcos.  Las niñas con menor grado de educación corren más riesgos y 45.6 % de los casos registrados se da en áreas rurales, en tanto que 48.9% se registran en areas urbanas.

Es posible que más información sobre salud reproductiva y más información sobre la naturaleza del sexo y las relaciones sexuales incida en la prevención de embarazos por parte de niñas y adolescentes; pero…lo cierto es que muchos de aquellos embarazos son precedidos por amenazas, abusos y violencia por parte de adultos, o coetáneos que, en muchos casos son familiares, o personas allegadas, e incluso por parte de personas que deberían velar por la salud y la seguridad de las niñas y adolescentes.  No se trata sólo de que las niñas estén informadas (que es lo deseable); se trata de una cultura perversa enraízada en la ignorancia, en la violencia y en la pobreza. No que el fenómeno sólo ocurra en ambientes donde la miseria es prevaleciente; sino que las cifras apuntan a que se produce más, donde hay más concentración de pobreza.

Que poco han de poder hacer las niñas y adolescentes (aún informadas) frente a los avances de adultos amenazantes.

Si te hacía falta una razón para unirte a la lucha por políticas generadoras de prosperidad y de riqueza; en vez de promover políticas fabricantes de miseria, esta es una.

La foto es de Prensa Libre, por Erick Avila.


31
May 17

¡Eso faltaba!…un gabinete para la prosperidad

Era tan evidente y nadie se daba cuenta…lo que faltaba para acabar con la pobreza era un gabinete bien específico…pero así específico y una alianza para la prosperidad. Por eso la Presidencia de la República creo el Gabinete Específico del Plan Alianza para la Prosperidad.  Como dice mi cuata Mary, lo que hace falta ahora es un ministerio de la felicidad y de la buena suerte; o como dice mi cuate, Rudy: el gabinete de los buscadores de rentas parasitarias.

Su misión…a diferencia de el otro gabinete, es cumplir con los objetivos y funciones de coordinación, diseño, gestión y planificación de las políticas públicas y para la discusión y formulación de propuestas en fin de lograr los resultados previstos en los planes del Gobierno. Su objetivo es coordinar el diseño y gestión de las políticas y acciones orientadas a la generación de las condiciones económicas y sociales, que impulse el arraigo de poblaciones con alta vocación migratoria. La Presidencia decidió que este gabinete tenga una duración de cuatro años.

Eso si; si lo que va a hacer el nuevo gabinete específico es diseñar, gestionar y planificar políticas propias del estado benefactor mercantilista; esas políticas estatistas e intervencionistas que son fabricantes de miseria aquí y en la Cochinchina, estamos aliviados.  Si lo que va a hacer el gabinete específico es cordinar acciones que colectivistas y asistencialistas de todo tipo que le den falsas esperanzas a la gente, estamos aliviados. Todo eso va a ser la misma chorrada de siempre a precios de 2017.

Cosa distinta será si, por ejemplo, el nuevo gabinete específico hace realidad la eliminación de las aduanas, los aranceles y las barreras no arancelarias; la flexibilización radical del mercado laboral y la eliminación del impuesto sobre los rendimientos del capital.  ¿Por qué habría de hacer todo esto? Para facilitar las inversiones productivas y la creación de riqueza, así como la de más y mejores empleos de modo que la gente pueda trabajar y vivir dignamente. Claro que el gabinete específico debería promover el respeto a la ley, la lucha contra la impunidad y la corrupción;  así como fortalecer la seguridad y la justicia, y la seguridad jurídica.

¿Cuál de los dos caminos crees que vaya a tomar la cosa?

La foto es de Prensa Libre.


26
Abr 17

¿Cómo cuidamos a Nemo y a Bambi?

En el cajón de mis recuerdos más queridos están mis paseos por el río San Juan, en Petén; por el río Lagartero, en Huehuetenango; y por el río Cahabón, en Alta Verapaz. Por eso me duele las fotos del basural que la gente tira en los ríos y va a parar al lago de Amátitlán (donde pasé inolvidables fines de semana en mi adolescencia), y las fotos del basural que la gente arroja en los ríos de Huehuetenango.

El plástico es especialmente escandaloso porque como flota, se ve. Pero la gente vierte todo tipo de basura e inmundicias en los ríos, lagos y lagunas.  Acabo de oír la historia de un alcalde que, cuestionado de por qué es que tenía un basurero expuesto en su jurisdicción, dio como excusa el hecho de no tener un río grande en el cual echar los desperdicios. ¡Así es como están las cosas! y las respuestas políticas tradicionales a problemas como los de la basura y la contaminación están pasando por prohibir y gravar. Un caso más en el que, como advirtió Henry David Thoreau, por cada mil personas atacando las ramas de un problema, hay una sola atacando sus raíces.

¿Cuál es la raíz de males como la mala administración de la basura y la contaminación? Hay una relación estrecha entre la pobreza y el descuido, y la destrucción del ambiente. Esta no es una afirmación ideológica, sino que es un hecho:

La lucha contra la pobreza no es, pues, sólo una prioridad para rescatar la dignidad humana, para evitar que los niños mueran antes de los 4 años por enfermedades evitables, o para evitar que familias enteras languidezcan en la desnutrición.  Es una prioridad para salvar a Nemo y a Bambi.

Las políticas que perpetúan la pobreza e impiden la creación de riqueza no sólo son las responsables de la muerte, la insalubridad y la infelicidad de millones de personas, sino que son responsables de que los niños no puedan disfrutar de nadar sanamente en ríos y lagos, y de que Nemo y Bambi se asfixien en las aguas, o se intoxiquen con quién sabe qué porquería.

Las políticas que impiden la flexibilidad de los contratos laborales, las que castigan el ahorro, las que gravan los rendimientos del capital, las que obstacuilizan la generación de enegía, la multiplicación de emprendimientos productivos, las que encarecen los bienes y los servicios, las que crean privilegios, y las que minan la propiedad, son las políticas fabricantes de miseria.  Miseria que resulta en contaminación y en destrucción del ambiente.

¡Para salvar vidas humanas, y para elevar la calidad de las vidas de millones de personas!, pero también para salvar a Nemo y a Bambi, y para mojarse los pies en los ríos de Huehue, y en los del todo el país, ya es tiempo de que nos pongamos serios y -habiendo comprendido cuáles son las causas de la riqueza- desmontemos todo el entramado ideológico y legal que perpetúa la pobreza. ¿Te apuntas?

La foto es del río Lagartero, en Huehuetenango.


17
Ene 17

Oxfam y su mala comprensión de la riqueza

15978062_10210376989800027_8387239770176445437_n

Según Oxfam deberíamos alarmarnos (¿o que?) porque ocho personas son más ricos que la mitad más pobre del mundo; porque seis estadounidenses un mexicano y un español poseen más que los 3.6 millones de pobres…y hay gente, en algunas redes sociales, que se toma muy en serio esas cosas.

Afortunadamente circula el siguiente texto que aclara y pone en perspectiva lo que inquieta al púlbico de aquella ONG.  Dicho texto cuenta la siguiente historia:

Un sujeto observó mi Corvette el otro día y dijo: “Me pregunto, ¿a cuantas personas podrías haber alimentado con el dinero que costó este auto deportivo?”.

Respondí que no estaba seguro, porque mi auto deportivo ya había alimentado a muchísimas familias en Bowling Green, Kentucky donde fue construido. Le dió de comer a las personas que hicieron las llantas, le dió de comer a las personas que hicieron los componentes para armarlo, le dió de comer a las personas de la mina de cobre que extrajeron el cobre para sus cables, le dió de comer también a gente de Decatur, Illinois en la empresa Caterpillar, donde hacen los camiones que transportan las piedras y lingotes de cobre. Le dió de comer a los choferes que lo llevaron de la planta a la agencia y a sus familias. Pero… debo admitir, que no sé a cuántas personas llegó a alimentar.
Esa es la diferencia entre la mentalidad capitalista y la del asistencialismo.

Cuando compras algo, tú pones dinero en los bolsillos de la gente y dignificas su trabajo y sus habilidades. En cambio cuando le das algo a alguien por nada, les robas su dignidad y su auto valoración. El capitalismo es darle libremente tu dinero a alguien a cambio de cosas de valor. Socialismo es tomar dinero de otros a la fuerza, contra la voluntad de algunos, y asignar los productos que todos deben adquirir a la fuerza.

Si te interesa profundizar en el tema te recomiendo Oxfam is wrong to imply free markets make the rich richer at the poor’s expense.

La foto la tomé de Facebook.


22
Ene 16

El principal desafío

12494668_1257095597641301_1906434934448800130_n

¿Cómo es la cosa?  En el Congreso una contadora gana más de Q76 mil mensuales, el director de protocolo recibe más de Q64 mil, una asistente devenga más de Q54 mil, hay secretarias de Q35 mil y conserjes de Q30 mil.  El dólar está a Q7.73 por 1US$ para que los de afuera hagan cuentas.  Las plazas fantasma y el nepotismo son plagas en el Legislativo.

Aquello es en el Congreso y, ¿cómo será en otros organismos y oficinas autónomas y descentralizadas?  ¡Todos han de ser piñatas inmensas! ¡Con razón no hay plata que alcance!  El desperdicio y el abuso contra los tributarios son escandalosos.  El presidente Morales quiere confianza; pero se empecina en mantener como ministra a una contratista del estado.

Y claro, el Presidente quiere ampliar gastos (leíste bien), quiere elevar los gastos y endeudar más a los tributarios, y a los hijos de los tributarios y a los nietos de los tributarios.   Por ningún lado se lee que los sueldos abusadores serán reducidos a niveles de mercado; en ningún lado se lee que toda plaza innecesaria, o fantasma será erradicada del presupuesto y en ningún lado se lee que todo renglón presupuestario que sea para servir intereses particulares será eliminado.  ¿Qué quieren los nuevos administradores? Quieren aumentar el presupuesto y vender bonos.  Ya sabes, los bonos chupan los ahorros que debería servir para inversiones de capital y los trasladan a la economía de papel.  Y así, ¿cómo van a haber más inversiones productivas, más puestos de trabajo y mejores salarios?

Los promotores del estatismo no se cansan de gritar que al principal desafío fiscal de la nueva administración es fortalecer su capacidad recaudadora; pero no es así.  Un principal desafío es demostrarles a los tributarios que el saqueo, que la expoliación, que el desperdicio, la mala administración y la corrupción han llegado a su fin.  Cosas que no ocurren mientras haya empleados con sueldos como los del Congreso, o haya altos funcionarios mezclados con negocios del gobierno.  Pero el reto principal es elevar la productividad y facilitar la multiplicación de la riqueza, nada más y nada menos que para combatir la pobreza.

Columna publicada en elPeriódico.  La ilustración es de PePe, en Humortenango.


18
Dic 15

Fabricantes de miseria

vendedor-de-escobas-luis-figueroa

Debido a que puedes leer estas líneas –en papel, o en línea– voy a suponer que no estás en la miseria. Voy a suponer que aunque no te des lujos, sabes que habrá comida en tu mesa y abrigo en tu cama. Supondré, y puede que me equivoque, que tal vez no tengas todos los recursos necesarios para enfrentar una enfermedad larga; pero puedes defenderte de una gripe y de una apendicectomía.

El caso, sin embargo, es que según la Encovi 2014, el porcentaje de población guatemalteca que vive en condiciones de pobreza se elevó de 13.5 al 23.4; mientras que el de quienes viven en pobreza extrema subió a 59.3%.

Esas cifras vergonzosas deberían motivarnos a abandonar “las políticas de siempre”, fabricantes de miseria. Desde hace unos 70 años –a fuerza de consignas– demasiados chapines han creído que el estatismo es la vía para acabar con la pobreza y la miseria. La prácticas dominantes son: Enseñar y difundir una filosofía que vilipendia a la creación de riqueza. Quitarles a unos para darles a otros por medio de una red política y burocrática compleja que consume buena parte del botín. Obstaculizar la multiplicación y el crecimiento de emprendimientos mediante impuestos a los rendimientos del capital y otros tributos, legislación, reglamentos, prohibiciones, procedimientos y entrampamientos; de tal manera que sea difícil y costoso producir, o importar más barato y abundante, y generar más y mejores plazas de trabajo.

El caso es que el mercado, la escuela, el seguro de salud, la vivienda, la ropa y otras necesidades son eso, necesidades; y se consiguen con recursos económicos los cuales pueden ser multiplicados. Es en la multiplicación de la riqueza, y no en su redistribución, en donde se halla la clave para rescatar vidas de la miseria. Tu no tienes por qué saberlo, pero lo peor de la pobreza y la miseria son la vulnerabilidad y la incertidumbre: el no saber si habrá tortillas para el desayuno y no tener ni con qué curarle una fiebre a tu bebé. Lo peor es que minan la dignidad delas personas. Las cifras de la vergüenza deberían empujarnos a abandonar los prejuicios socialistas que abundan entre nosotros.

Columna publicada en elPeriódico.


17
Abr 15

Más caro el caldo que la gallina

141227_caldo-de_huevos-y-pavo-luis-figueroa-carpe-diem

En años recientes el quetzal ha estado ganando valor frente al dólar.  En 2009 el precio promedio de un dólar era de Q8.35 en tanto que el año pasado fue de Q1.70.

Si la depreciación del quetzal frente al dólar era mala noticia en los años 80 y 90; ¡su apreciación en el siglo XXI debería ser buenas nuevas!…pero ahí está que no.  Hay grupos de interés cuyos negocios y prosperidad dependen de un quetzal débil porque mientras más débil es el quetzal más quetzales reciben por cada dólar que ganan.  Estos grupos le llaman competitividad a esta iniquidad; y usan su influencia política y mediática para hacer todo lo posible porque las autoridades monetarias mantengan caro el dólar.  Y las autoridades, aficionadas a corregir por medios políticos lo que no les conviene a sus clientelas, en el mercado, deprecian artificialmente el quetzal.

La verdadera competitividad -creadora de riqueza y aniquiladora de la pobreza- depende de ofertar mejores bienes y servicios a menores precios, con buen servicio y en menos tiempo. Depende de producir y de vender bueno, bonito y barato (como dice la gente en la calle); no de mantener devaluada la moneda local para beneficio de unos y en perjuicio de otros.  En un mercado sano la competitividad no depende del manejo político del precio de la moneda local frente a otras.  Esa práctica mercanitilista, propia del crony capitalism y de los empresaurios debería ser motivo de vergüenza.

El precio de las divisas, como precio que es, debería ser libre de censura para cumplir con su función comunicadora en cuanto a dónde y cuándo colocar recursos productivos.  Si se altera políticamente para beneficiar a unos (y perjudicar a otros) sale más caro el caldo que la gallina

Si la competitividad fuera un objetivo real, los pipoldermos y su clientela dejarían de desviar recursos escasos del sector productivo al sector público por medio de la venta de papeles; empoderarían a los trabajadores mediante la flexibilización del mercado laboral; dejarían de asfixiar al capital y eliminarían el impuesto a los rendimientos del mismo; eliminarían los aranceles; y dejarían de darte atol con el dedo.

Columna publicada en El periódico.  La foto no es de caldo de gallina; pero igual está bueno el caldo…y como es viernes.


15
Abr 15

Lo que hay que aguantarle a Bergoglio

10525831_10152566910681779_7314835889564255021_n

Jorge Mario Bergoglio dijo que los cristianos no deben acumular riquezas y aseguró que es virtuoso no considerar de tu propiedad aquello que te pertenece.

¿Cómo se sentirán todos esos millonarios que financian la organización que dirige Bergoglio? ¿Cómo se sentirán esas beatas que rezan con rosarios Swarovski y que asisten a misa mientas el piloto y el seguridad se quedan afuera cuidando la Cayenne? ¿Se darán cuenta de lo que dice su pastor, o no se oye, padre?

Sospecho que Bergoglio es de los que cree que los ricos acumulan riquezas como se acumulaban tesoros antes de la revolución industrial. ¿Bergoglio imaginará bóvedas y baúles con piezas de ocho, copones y pectorales? Bergoglio dice que los ricos deben poner su riqueza al servicio de los necesitados y que tienen que ser generosos con ellas.  Pero ni una palabra en cuanto a ahorrar e invertir la riqueza.  Ni una palabra en cuanto a realizar inversiones productivas que la multipliquen.  Ni una palabra en cuanto a emprender y ni una con respecto a multiplicar. Pudo haber hablado de eso…pero Niente, de lo que habló fue de restar y de dividir.

Bergoglio ha de haberse preguntado: Lo tuyo, ¿es tuyo? Y debe haberse respondido que no.  Por eso es que puso como ejemplos de virtud a los miembros de la comunidad de Jerusalén para quienes -en la supuesta primera comunidad cristiana- ninguno entre ellos estaba necesitado, ninguno consideraba de su propiedad aquello que les pertenecía, estaba al servicio de la comunidad; o sea, ¿de cada cual según su capacidad y a cada cual según su necesidad?  Este principio leninista es conocido como A cada cual según su aporte.

Si te interesa conocer más sobre a qué se refiere Bergoglio cuando menciona a la utópica comunidad de Jerusalén, quizás quieras hacerlo por medio de la pluma genial de Fancisco Pérez de Antón.  Te invito a leer el capítulo tres de El gato en la sacristía, titulado El mito de Jerusalén o la nostalgia de una herejía.  Si no tienes ganas de leer, te recomiendo este vídeo corto del mismo autor.

Por cierto que para ser cabales, Pérez de Antón explica que aquella nostalgia no es una novedad de Bergoglio, sino que ha sido compartida, por ejemplo, por el Sínodo de obispos de Roma en 1996: sigue siendo inspirador en el campo de una real comunión y participación de bienes incluso materiales; y por Karol Wojtyla que alude a un modelo que ayudaría a buscar soluciones a nivel mundial instaurando una verdadera economía de comunión y participación de bienes.  ¿Que sorpresa, verdad? No.  En realidad, no.

Al respecto, mi cuate Alfonso comentó: El Papa, alzando su libro enmarcado en oro e incrustado con gemas dijo que “los cristianos no deben acumular riquezas sino ponerlas al servicio de quien tiene necesidad”. Luego, ajustó su anillo de oro mientras estaba parado en el podio de la Basílica decorada con detalles de madreperla y dijo que “las riquezas son para el servicio”. 


18
Ago 14

Lo que se ve y lo que no se ve: la crisis y el gasto

Como mejorar el nivel de vida

Federico Bastiat, en 1863, escribió:  En la esfera económica, un acto, una costumbre, una institución, una ley no engendran un solo efecto, sino una serie de ellos. De estos efectos, el primero es sólo el más inmediato; se manifiesta simultáneamente con la causa, “se ve”. Los otros aparecen sucesivamente, “no se ven”; bastante es si los “prevemos”. 

De aquello me acordé al leer que el director del Instituto Centroamericano de Estudios fiscales comentó que en tiempos de crisis es contraproducente apretarse el cincho porque una crisis implica menor actividad económica y si el estado deja de gastar eso se traduce en menos dinamismo económico. El Director del ICEFI; precisó: Finalmente el gasto público es un engranaje de la actividad económica, los salarios de los empleados se convierten en consumo privado. Pero si se contuviera el gasto público lo que hacemos es quitarle aceite a la actividad económica.  Desde esa perspectiva pareciera que ejecutar el gasto público…aún en sueldos de burócratas, es la salida para la crisis.

Eso es lo que  se ve.  Parece como si la prosperidad tuviera su orígen en el gasto.

Pero…¿qué es lo que no se ve?  Cuando los recursos escasos (el dinero de la gente) es desviado por la fuerza (por medio de los impuestos) hacia los objetivos políticos de los políticos que reparten los recursos (y toman la parte del león), ya no son usados para lo que la gente los usaría (sin que se desperdicien en mala administración y corrupcion).  Pero eso no es lo peor.  Lo peor es que cuando los recursos escasos son gastados, no son ahorrados y el ahorro es la raíz del fin de las crisis.   Esto es contraintuitivo y por eso es que no se ve…pero debe ser previsto.

El ahorro sirve para invertir en capital, con ahorros se puede comprar tractor, para no tener que trabajar la tierra con azadones; con ahorros se puede comprar camión, en vez de tener que mover los productos con carretas.  Mientras más capital tiene un país, más rico es.  Para darte una idea, en un día un hombre puede arar 20 metros cúbicos de tierra si usa azadón; pero si usa tractor puede arar 11,200 metros cúbicos.

Pero…¿de dónde sale el ahorro? Cuando la gente economica reduce sus gastos y junta dinero.  Ese es el ahorro. Con lo que unos ahorran ellos, u otros, pueden invertir en máquinas (que son el capital). Con los ahorros se fundan más fábricas, se establecen más comercios y se trabajan más fincas.   Con capital se puede producir más y más barato.  Cuando hay más cosas y las cosas que hay son más baratas, la gente se enriquece.  Con más fábricas, más comercios y más fincas hay más empleo.  Con más empleos hay mejores salarios.  Con empleos y salarios se enriquece la gente.  Y así se sale de la crisis…enriqueciendo a la gente, no gastando y gastando.

No me creas; velo con dibujitos en Como mejorar el nivel de vida.


27
May 14

Piketty y “el viejito del costal”

Que_viene_el_coco

A los niños chiquitos, en Guatemala, se les amanazaba con que si no se portaban bien vendría el viejito del costal y se los llevaría.  Es una forma primitiva de conseguir que los niños se porten bien; pero sin duda es lo mejor que podían hacer ciertos padres.  El viejito del costal es como El coco.   El capital, de Thomas Picketty es como el viejito del costal.

Paul Krugman, por ejemplo, dice que el libro es un prodigio y que contiene erudición auténtica; y los conservadores se aterrorizaron con él.  Las mentes más serenas, las que están acostumbradas a pensar en términos de principios, no se alborotaron.  Keep calm.

Mi cuate, Adriano Gianturco escribió:  Cuando descubrimos que el libro de Piketty tiene mala data, asumimos que ha sido refutado.  El hecho de que sus argumentos ya eran ilógicos e incoherentes y que sus propuestas son imposibles, y que sus políticas son contraproducentes no importaba.  Es increíble que la mayoría de personas piense que la data es objetiva y que la lógica no importa. Estamos muy lejos de un pensamiento superior, abstracto y teórico.

En The New York Times, Neil Irwin comentó que uno de los acercamientos más comunes a El capital, de Piketty ha sido el de criticar sus teorías y predicciones; pero alabar efusivamente su data; después de todo el autor habría hecho un gran trabajo de compilación de data para tratar de determinar la historia de la desigualdad de riquezas en el mundo.  Sin embargo The Financial Times le ha echado un ojo cuidoso a la data del libro y ha puesto sobre la mesa la pregunta: El libro de economía más influyente de este año, ¿está construido sobre malas matemáticas?  Irwin no fue el único que se dio cuenta de los errores de data en el libro de Piketty; Martin Feldstein, en The Wall Street Journal advirtió que los números de Picketty no cuadran.  Al ignorar cambios dramáticos en la legislación impositiva desde 1980, creó la impresion falsa de que la desigualdad en ingresos está creciendo.

Aparentemente los errores de Piketty son elementales; y Fraser Nelson se hace la pregunta: ¿Por qué es que el editor de Piketty, en Harvard, no se dió cuenta de los errores que ha expuesto The Financial Times? La respuesta es pertubadora, pero a mí no me sorprende para nada y sólo confirma que en todas partes se cuecen habas: HUP sólo reimprimió la versión francesa sin aplicar las verificaciones que se le aplicarían a un libro de economía de Harvard.  El editor habló de lo mucho que el libro ha significado para la compañía en términos de dinero y concluyó diciendo: As long as there is bullshit and inequality, we won’t go out of business.  Pues sí. Eso de tirar mierda y clamar desigualdad es como una fórmula, ¿o no?  Funciona allá…y funciona por aquí.

¡Que bueno que encontraron que la data del libro está mal!; pero que mal que, en atención a lo que nos advierte Adriano, a la gente no le importe la mala lógica y la mala teoría.  Que mal que la atención sea sobre sumas y restas.  George Leef también lo dijo muy bien: En vez de ir tras los números de Piketty, deberíamos ir tras su “filosofía”.  ¡Es en la batalla de las ideas donde está la clave del futuro!  Lo que hizo Piketty fue una apología de la expoliación legal; y ya Federico Bastiat nos había advertido bastante acerca de eso; y Leef nos advierte, también, que ya tenemos bastante expoliación legal y Piketty quiere más.

Que los estatistas se hayan emocionado con El capital, de Piketty; y que los conservadores se hayan aterrorizado con él, no debería extrañarnos.  Y no cayó nada mal que su data fuera defectuosa.  Empero, creo que la mejor lección que nos deja esta experiencia es una que Ludwig von Mises y Ayn Rand han estado tratando de comunicarnos desde hace décadas: hay que pensar en términos de principios.  La teoría es importante.  El pensamiento abstracto es importante.  ¡Es en la batalla de las ideas donde está la clave del futuro!

La ilustración es Que viene el coco, por Francisco Goya [Public domain], via Wikimedia Commons