03
Jun 16

¡Otra vez la necedad de la Biblia!

13096262_257835904560912_4365487625074939_n

Escucha el podcast aquí.

¡Es casi increíble que el Congreso haya tomado en serio la idea de forzar la lectura de la Biblia en las escuelas estatales!  Sería increíble si Frank Herbert no nos hubiera advertido de que cuando la religión y la política viajan en el mismo carruaje, los pasajeros creen que nada puede interponerse en su camino.

En su oportunidad, el diputado ponente dijo que le habló un dios y le dijo que la delincuencia en Guatemala tiene su origen en que los chapines no leen la Biblia. Sostuvo que sólo la gente que lee la Biblia es buena.  ¿Qué encontrarían -sobre la violencia- los niños que fueran obligados a leer la Biblia?

David quería quedar bien con su suegro, Saúl, que no tenía interés en una dote cualquiera.  Saúl le pidió a David 100 prepucios de filisteos y David le consiguió 200. ¡Doscientos prepucios que los filisteos no entregaron por las buenas!  ¿Cuánta violencia habrá que ejercer para conseguir 200 prepucios? Samuel 18:25-27

Unos hombres rodearon la casa de un anciano que alojaba a un forastero y para que los malvados no le hicieran daño al huésped el anciano ofreció sacar a su hija virgen y a la concubina del huésped para que los hombres hicieran con ellas lo que les pareciera bien.  Los hombres violaron y abusaron de la concubina toda la noche, hasta el amanecer.  Esa mañana el huésped volvió a su pueblo con la concubina, tomó un cuchillo, la desmembró  en doce pedazos y la esparció por todo el país. Jueces 19:16-30

Si lo anterior no te impresionó, ¿qué tal la promesa para el pueblo de Samaria? Ese pueblo cargará con su culpa por haberse rebelado contra su dios. Caerán a filo de espada; ¡a los niños los lanzarán contra el suelo, y a las embarazadas les abrirán el vientre! Oseas 13:16

No sé a ti; pero a mí estas historias me parecen cosas de mareros, cosas que podrían haber ocurrido en Los pajoques, o en Barillas; cosas que salen en las páginas de notas rojas de los diarios.  Cuando M. Osorio dice que el dios de la Biblia le dijo que la violencia tiene su origen en que los chapines no leen la Biblia y que sólo la gente que lee aquel libro es buena, ¿no te da qué pensar? La educación debe ser libre.

Columna publicada en elPeriódicoy la ilustración la tomé de Facebook.  El texto de Hipatia, dice: Las fábulas deben ser enseñadas como fábulas, los mitos como mitos y los milagros como fantasías poéticas. Enseñar supersticiones como verdades es una cosa terrible. Las mentes de los niños las aceptan y creen en ellas, y sólo con gran dolor y tal vez de forma trágica, puede ser que -después de años- sean aliviadas de ellas.


22
Feb 15

La no violencia, la Biblia y el diputado Osorio

hqdefault

El miércoles pasado el diputado Marvin Osorio estuvo en el programa HDP con Gloria Alvarez y Estuardo Zapeta.  ¿Ya diste quién es Osorio? Es el diputado que quiere obligar a que la Biblia sea leída en las escuelas.

El diputado dijo que le habló un dios y le dijo que la delincuencia y la violencia en Guatemala tienen su orígen en que los chapines no leen la Biblia.  Sostuvo que sólo la gente que lee la Biblia es gente buena; y lástima que no explicó si basta con leerla, o si, además, hay que entenderla.  ¿Qué encontrarían -sobre la violencia- los niños que fueran obligados a leer la Biblia?

Ya hice una nota sobre este tema; y te invito a leerla aquí en este enlace; empero, como resurge el tema de la violencia y la criminalidad, volvía a dar una vuelta por aquel libro para explorar qué encontrarían los niños de las escuelas acerca de actos de violencia.  Aquí van ejemplos que no estaban en mi entrada anterior:

David quería quedar bien con su futuro suegro, Saúl quien no tenía interés en una dote común y corriente.  Saúl le pidió a David 100 prepucios de filisteos y David le consiguió 200.  ¡Docientos prepucios que los filisteos no entregaron por las buenas!  ¿Cuánta violencia habrá para conseguir 200 prepucios?  Samuel 18:25-27

En Gaaba unos hombres rodearon la casa de un anciano que alojaba a un forastero y para que los malvados no le hicieran daño al huésped el anciano ofreció sacarles a su hija virgen y a la concubina del huésped para que fueran humilladas y los hombres hicieran con ellan lo que les pareciera bien.  Los hombres violaron y abusaron de la concubina toda la noche, hasta el amanecer.  Esa mañana el huésped volvió a su pueblo con la concubina, tomó un cuchillo, la desmembró  en doce pedazos y la esparció por todo el país. Jueces 19:16-30

Si lo anterior no te impresionó, ¿qué tal la promesa para el pueblo de Samaria? El pueblo de Samaria cargará con su culpa por haberse rebelado contra su dios. Caerán a filo de espada y ¡a los niños los lanzarán contra el suelo, y a las embarazadas les abrirán el vientre!. Oseas 13:16

No se a tí; pero a mí estas historias me parecen cosas de mareros, cosas que podrían haber ocurrido en Los pajoques, o en Barillas; cosas que salen en las páginas de notas rojas de los diarios chapines.  Cuando Osorio dice que el dios de la Biblia le dijo que la violencia en Guatemala tiene su origen en que los chapines o leen la Biblia y que sólo la gente que lee aquel libro es buena, ¿no te da qué pensar?

La ilustración la tomé de Facebook.


06
Feb 15

¿La Biblia en las escuelas?

476px-035.The_Firstborn_of_the_Egyptians_Are_Slain

Las milicias del Estado islámico cometen atrocidades espantosas porque sus miembros sostienen que su dios es el mejor; y porque que se toman muy en serio sus textos sagrados.

En Guatemala el diputado Marvin Osorio propuso la discusión de una ley que obligaría a la lectura de la Biblia en las escuelas estatales y privadas.  Eso sería inconstitucional; pero, ¿qué ideas encontrarían los niños en aquel texto?

A muchos políticos les encanta la Biblia porque el dios de ese libro no tolera la desobediencia a las autoridades: Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios… De modo que quien se opone a la autoridad… y los que resisten, acarrean condenación.

Ese dios es vengativo, violento y rencoroso: Muera aquel hombre; apedréelo toda la congregación fuera del campamento, sentenció contra un hombre que recogía leña en el día de reposo. Aquel dios mandó osos a matar a 42 muchachos: Salieron unos muchachos de la ciudad, y se burlaban de [Eliseo], diciendo: “¡Calvo, sube!” Y mirando él atrás, los vio, y los maldijo en el nombre de Jehová. Y salieron dos osos del monte, y despedazaron…a cuarenta y dos muchachos. A Sansón le dio poderes para matar a 30 personas por una apuesta: El Espíritu del Señor vino sobre él con gran poder…y mató a treinta de ellos y tomando sus despojos…Y ardiendo en ira, subió a la casa de su padre.  Aquel dios desprecia a la gente que sufre de impedimentos, o está enferma: Ningún hombre…que tenga defecto se acercará para ofrecer el pan de su Dios… ni ciego, ni cojo, ni desfigurado, ni deforme, ni hombre en el cual haya quebradura de pie ni rotura de mano, ni jorobado, ni enano, ni que tenga nube en el ojo, ni que tenga sarna, ni erupción ni testículo dañado.

El dios que veneran los que apoyan aquella legislación le ordenó a Abraham matar a su hijo; asesinó a bebés y niños egipcios, mató a un hombre por no acceder a tener hijos con la mujer de su hermano y torturó a Job. Los cristianos veneran el Antiguo Testamento como verdadera Palabra de Dios, dice el Catecismo. ¿Te das cuenta de por qué es que a ciertos políticos les encanta la Biblia?

Columna publicada en El periódico.

Ilustración por Gustave Doré, Creative Commons, dominio público:   The Firstborn of the Egyptians are Slain.


12
May 14

Alboroto en San Juan La Laguna

Imagen de previsualización de YouTube

Vecinos de San Juan La Laguna, Sololá, andan alborotados porque  casi un centenar de judíos ultraortodoxos que se ha asentado en aquella población.  Para quienes no lo saben, San Juan es una población  mayoritariamente maya de las étnias quiché y tzutujil, ubicada en el suroccidente del lago de Atitlán.

¿Qué les incomoda a los habitantes de San Juan?

El párroco  católico de San Juan se mostró  prudente y sólo comentó que sí ha visto a los llamados judíos ortodoxos, pero ignora si hay algún malestar.  ¿Se habrá enterado por la entrevista que le hicieron?  Sin embargo, el pastor de otra iglesia cristiana fue más audaz y dijo que aunque no les ha hablado, vienen a confundir a la población, porque están desviando el verdadero concepto de Dios.  Un poblador de San Juan dijo que la comunidad sanjuanera teme perder su identidad.

A los quichés y tzutujiles de San Juan les incomoda que los nuevos vecinos se vistan de negro, tengan muchos hijos y que sean hoscos.  La gente desconfía de ellos y los acusan de que no hablan con nadie. Les causa extranñeza que se bañen desnudos en el lago -de acuerdo con una tradición ancestral suya-  y no les agrada que regateen por los precios en las tiendas.  Todo aquello ha ocasionado que los nuevos vecinos sean víctimas de insultos y de discriminaciones racial y religiosa.  A los nuevos vecinos, los habitantes de San Juan también los acusan de no ser higiénicos.

El hecho es que son distintos.

Los nuevos vecinos de aquella población que es mayoritariamente quiché y tzutujil son perseguidos en otros países porque no envían a sus hijos a las escuelas -y puede que me equivoque-; pero viniendo de Canadá la acusación, sospecho que el cuco es que no envían a sus hijos a las escuelas del estado, ni cumplen con las exigencias estatistas al respecto.

Se les acusa, también, de usar la vara para corregir a los niños; pero…ese uso de la vara, ¿no es, también, una práctica aceptada en ciertas iglesias cristianas?  En la Biblia, en  Proverbios 23, 13 14 se lee: No ahorres la corrección al joven, no morirá porque le castigues con la vara. Golpéale con la vara, y librarás su vida del abismo. No soy un entusiasta de los castigos físicos; pero…estos detalles llaman a la meditación, ¿o no?

¿Por qué me llamó la atención este tema? Porque siempre me inquieta lo rápidas que son las personas para desconfiar, criticar y perseguir a los que son diferentes en todos los tiempos y en todas las culturas.  Y porque ayer ver una peli que creo que también invita a meditar.  Estamos acostumbrados a pensar que la persecución contra los judíos, en la Europa de la II Guerra Mundial, fue cosa de los Nazis, y de los alemanes; pero ahí está que no.  Los franceses, por ejemplo, también hicieron su parte en el holocausto.   Sospecho que cualquier pueblo puede hacer cosas horribles a causa de los prejuicios, la ignorancia y el fanatismo.

La peli es La llave de Sara y puedes verla aquí.


23
Nov 13

Preguntas sobre el Exodo para un sábado por la mañana

Varias cosas llaman la atención sobre la salida de los israelitas de Egipto, según un análisis que hizo mi cuate, Jose Joaquín Fernández.  Sus observaciones me parecieron buenos alimentos para el pensamiento y agradezco que JJ haya hecho este ejercicio.

Primero. Veamos los siguientes versículos:

Como los israelitas gemían y se quejaban de su servidumbre, el clamor … subió a Dios (2:23). Dios escuchó los gemidos y se acordó de su alianza pactada con Abrahán, Isaac y Jacob (2:24). Dios dijo a Moisés, … “Yo soy el Dios de tu padre, de Abrahán, de Isaac, y de Jacob” (3:6).

La pregunta es, ¿por qué no se incluye a Esaú, primogénito de Isaac y hermano de Jacob? Recordemos que Jacob es un corrupto pues, se aprovecha del hambre de su hermano Esaú para comprarle la primogenitura, usurpa a su hermano para robarle la bendición de su padre, huye cobardemente en vez de responder por sus actos, pretende comprar la voluntad de Esaú en vez de pedir perdón, etc.

Segundo: Constantemente se lee que es Yahvé mismo quien endurece el corazón del faraón para que no deje salir a los israelitas de Egipto. Además, Yahvé habla de exterminar a pueblos enteros:

“Yo endureceré su corazón para que no deje salir a su pueblo” (4:21). “Yo endureceré el corazón del faraón” (7:3). “Pero Yahvé hizo que el faraón se obstinase” (9:13). “Pero Yahvé hizo que el faraón se obstinara” (10:20). “Yo haré que el faraón se obstine y os persiga …”. (14:4). “Yahvé hizo que se obstinara el faraón” (14:8). “Mi ángel caminará delante de ti y te introducirá en el país de los amorreos, de los hititas, de los perizitas, de los cananeos, de los jivitas y de los jebuseos; y yo los exterminaré”. (23:25).

¿No es acaso el diablo quién endurece y hace obstinado el corazón del hombre? ¿Puedo ser acusado de pecador si Yahvé mismo es quien pone mi corazón duro y obstinado? En el Éxodo no hay demonio que explique el mal. El mal surge por dos razones en el Éxodo: la obstinación y terquedad que nace voluntariamente del hombre que hace ejercicio de su libre albedrio. La segunda razón del mal en el Éxodo proviene, ¡de Yahvé mismo!

También es claro en el Éxodo que la renovación de la Alianza de Yahvé es con los Israelitas y nada más que con ellos, entendiendo por Israelitas los descendientes de Jacob, no de Esaú (Gen 32:29). Por eso no es alarmante que Yahvé hablé de exterminar a los enemigos de Israel. Definitivamente este es un ejemplo de que el Dios del Antiguo Testamento es distinto al Dios Padre, Bueno y Universal del Nuevo Testamento.

Tercero: Un comentario sobre la elaboración de imágenes.

“No te harás escultura ni imagen alguna de lo que hay arriba en los cielos, abajo en la tierra o en las aguas debajo de la tierra” (20:4)

Sin embargo, Yahvé ordena la fabricación de querubines en su templo:

“Harás, además, dos querubines de oro macizo … “. (25:18) “Fabricó igualmente dos querubines de oro macizo …”. (37:7)

Lo que yo percibo es que la prohibición de hacer imágenes tiene una connotación política. No todos estaban de acuerdo con el liderazgo de Moisés. Esto no es nada malo ni extraño; sino parte de la naturaleza misma del ser humano. Siempre hay disidentes, divisiones, sectas, grupos que se oponen al status quo, etc. Según Éxodo, Yahvé le ordena a Moisés consagrar a su hermano Aarón, y a los hijos de este último, como los sacerdotes por excelencia, y por decreto, de por vida con todos los privilegios, lujos y poder que esto implica.

“Confeccionarás túnicas para hijos de Aarón … que les den majestad y esplendor” (27:40). “Quiero que Aarón ejerza mi sacerdocio, junto con sus hijos Nadab, y Abilú, Eleazar e Itamar. Manda confeccionar para Aarón, tu hermano, vestiduras sagradas, que le den majestad y esplendor. … Tomarán para ello oro, púrpura violeta y escarlata, carmesí y lino fino” (28:1-5). “… a tu hermano Aarón y a sus hijos; los ungirás, los investirás y los consagrarás para que ejerzan mi sacerdocio (28:41) … A ellos les corresponderá el sacerdocio por decreto perpetuo” (29:9). “Para el servicio del Santuario confeccionaron vestiduras de ceremonia, de púrpura violeta y escarlata, de carmesí y lino fino. Hicieron también las vestiduras sagradas de Aarón, como Yahvé había mandado a Moisés” (39:1).

Según el Éxodo, Yahvé ordena toda una serie de lujos para la construcción de su templo, de las vestiduras de sus sacerdotes y de sacrificios diarios en los que solo los sacerdotes podían participar y disfrutar.

“Comerán aquello que ha servido para su expiación… pero que ningún laico coma de ello, porque es cosa sagrada” (29:33).

Llama la atención que luego de que Moisés baja del Monte y se encuentra con los israelitas adorando el Becerro, Moisés convoca a los que están con él. Esa misma noche, los Levitas incurren en masacre de sus propios familiares. ¿Habrán sido las víctimas los opositores de Moisés? En este sentido, la prohibición de hacer imágenes, según el segundo mandamiento del decálogo que viene en el Éxodo (20:4) equivale a cuando las dictaduras proscriben a todo partido político que no sea el propio. Esto explicaría el por qué el grupo allegado a Moisés sí puede elaborar querubines y los otros no. Esto queda claro al leer Ex 32:25-29, luego del incidente del becerro.

(25) Moisés vio que el pueblo estaba desenfrenado, pues Aarón les había permitido entregarse a la idolatría en medio de sus adversarios. (26) Entonces Moisés se plantó a la puerta del campamento y exclamó: “¡A mí los de Yahvé!”, y se le unieron todos los hijos de Leví. (27) Él les dijo: “Esto dice Yahvé, el Dios de Israel: Ceñíos cada uno su espada al costado; pasen y repasen por el campamento, puerta en puerta; y matad cada uno a su hermano, a su amigo, y a su pariente”. (28) Los hijos de Leví cumplieron la orden de Moisés. Aquel día cayeron unos tres mil hombres del pueblo. (29) Luego dijo Moisés: “Hoy habéis recibido la investidura como sacerdotes de Yahvé, cada uno a costa de vuestros hijos y vuestros hermanos, para que él os dé hoy la bendición”.


17
Ago 10

La libertad y los vínculos matrimoniales

El establishment guatemalteco ha estado reaccionando activamente frente al acuerdo 27-10 del Congreso de la República, que reforma los códigos Civil y Penal y que les reconoce, tanto a la mujer, como al hombre, la libertad de pedir el divorcio sin necesidad de contar con el consentimiento del otro cónyuge.

Quienes se oponen a esta disposición han basado sus argumentos en premisas colectivistas que generalmente suponen que las personas, sus vidas y su felicidad deberían estar al servicio de la sociedad, cuando no del estado; o en premisas místicas que suponen que las personas, sus vidas y su felicidad deberían estar sometidas a los caprichos de su dios, cuando no a los de su iglesia.

Hay otro tipo de argumentos que tienen que ver con las responsabilidades para con los hijos, que no tocará ahora, porque se entiende que no hay libertad sin responsabilidad, y viceversa. Y porque este es un tema de suyo importante que vale la pena tocar aparte. En estas meditaciones exploraré sólo la parte que tiene que ver con los argumentos colectivistas y místicos.

Lo que conocemos como matrimonio es un acuerdo privado entre dos personas que voluntaria y pacíficamente deciden compartir sus vidas –generalmente porque se aman; pero no necesariamente por esa razón– y hacerlo en el marco de cierta formalidad. Dicha formalidad subraya el carácter de compromiso y de permanencia en la unión, y busca el apoyo del prójimo para la pareja contrayente.

En su Compendio de derecho civil, Federico Puig Peña, sin embargo, considera que el abandono del matrimonio como acto privado es una etapa superada, y que tanto la affectio maritalis como el principio consensus facit nuptias, así como la sola voluntad de los contrayentes “sin requisito de forma alguna”, no son suficientes para que el matrimonio quede válidamente constituido.

Válidamente constituido de cara a lo que el Gobierno y la legislación consideran como válido, claro, porque en las condiciones descritas por Puig Peña los políticos disponen regular un asunto que es principalmente contractual e íntimo. Un asunto en el que –en el contexto de una sociedad abierta, o en el de un orden espontáneo, como es la sociedad– el gobierno y el estado deberían estar obligados a respetar la voluntad de los individuos involucrados; y ocuparse sólo de sancionar a la parte, o las partes, que violen las responsabilidades contractuales tales como la provisión de alimentos, el cuidado de los hijos, la repartición de tareas, y otras tanto mientras dura el vínculo, como luego de su disolución.

Debido a que el matrimonio civil es una creación legislativa, el vínculo debería estar sujeto al principio de igualdad de todos ante la ley; y al debido respeto de la voluntad de los contrayentes.

Kosmos y sociedad abierta

En Derecho, legislación y libertad, Friedrich A. Hayek explica que un orden espontáneo o kosmos, a diferencia de un orden creado o taxis, no está limitado por lo que determinada mente humana pueda dominar; su existencia no tiene por qué estar al alcance de nuestros sentidos, por estar basada en relaciones puramente abstractas que sólo mentalmente cabe establecer; y finalmente, por no ser producto de creación intencionada, no se puede legítimamente afirmar que persiga un fin determinado, si bien el hecho de descubrir su existencia puede en gran medida contribuir a que con mayor facilidad consigamos materializar nuestras propias apetencias. Un kosmos sólo puede ser regulado por leyes tipo nomoi; es decir, por normas generales, abstractas, de aplicación para todos por igual y de conducta justa. Precisamente el tipo de leyes que delimitan y protegen las esferas individuales de acción, dentro de las cuales las personas ejercen sus derechos individuales con la única obligación de respetar los derechos de los demás.

Por su parte, en La sociedad abierta y sus enemigos, Karl Popper advierte que esta civilización [la occidental] no se ha recobrado todavía completamente de la conmoción de su nacimiento, de la transición de la sociedad tribal o cerrada, con su sometimiento a las fuerzas mágicas, a la sociedad abierta, que pone en libertad las facultades críticas del hombre. En la tribu –precisamente por su carácter tribal– cabe la intromisión de otros –por la fuerza de la costumbre o de la normativa– en un asunto tan íntimo y privado como el contrato de unión entre dos adultos capaces; pero en una sociedad abierta, donde es inaceptable aquella invasión, esta sólo se explica por la conmoción a la que se refiere Popper.

El gobierno como taxis, orden creado u organización que persigue fines determinados, y el estado, en persecución de los objetivos que le imponen a la sociedad quienes tienen la facultad de legislar, son los que disponen, por la fuerza de la legislación, que en el matrimonio –como institución jurídica– los involucrados deban permanecer unidos, aunque ya no les convenga, en supuesto beneficio de la colectividad. Puig Peña opina que no basta “la unión espiritual de un hombre y una mujer para alcanzar el fin supremo de la procreación de la especie”, un objetivo indiscutiblemente colectivista, sino que hace hincapié en que, para que haya matrimonio, aquella unión debe ser consagrada por la ley.

En algún momento de la historia de la humanidad las religiones dispusieron hacer uso del matrimonio para hacer avanzar sus intereses, e igual cosa hizo el Estado. Pero antes de que ambas organizaciones se inmiscuyeran en aquel acuerdo privado, ya había compromisos voluntarios y pacíficos, de largo plazo, entre personas individuales que decidían unir sus vidas.

Historia y tradición

En su Diccionario enciclopédico de derecho usual, Guillermo Cabanellas lo explica con claridad, al decir que históricamente el matrimonio tiene por origen un contrato: el consentimiento familiar o sensual de la pareja humana, un acuerdo de las voluntades o de los deseos de ambos cónyuges. Y luego añade que “la religión (y la católica con mayor constancia y empeño que ninguna) lo eleva a la jerarquía de sacramento, basado siempre en la libre manifestación del consentimiento de los contrayentes”.

Sabemos que los gentiles se juntaban sin necesidad de contar con la bendición del dios judeo-cristiano, porque, según la Biblia, en Tobías VII:5, así se lo dice Tobías a Sara en su noche de bodas: Nosotros somos hijos de santos y no podemos juntarnos a manera de los gentiles, que no conocen a Dios .

El punto clave, aquí, es que la unión voluntaria de personas existía antes de que la religión judeo-cristiana dispusiera que esa unión tenía que ser santificada. Del mismo modo en que las casas de cambio preceden por miles de años a los bancos centrales –hecho que a los políticos y a los banqueros centrales no les gusta recordar–. La gente tiende a creer que antes de que el Gobierno regulara ciertas prácticas estas no existían, y que no eran posibles sin aquellas normativas.

De hecho, cada religión (con su dios y sus ceremonias) lo santifica a su modo. De la misma forma en que cada legislación (con sus normas y sus procedimientos) lo legaliza a su modo. En realidad, y a la larga, ni la ceremonia matrimonial católica (qua ceremonia) es mejor o peor que la judía o que la sintoista. Del mismo modo en que la ceremonia matrimonial civil en Madrid (qua ceremonia) no es mejor o peor que la ceremonia civil en Nueva York, en Jerusalén, o en Japón.

A pesar de ello, las Iglesias cristianas y el gobierno pretenden que el matrimonio sirva a sus intereses, y no a los de los contrayentes. La Iglesia católica, por ejemplo, hace de menos el carácter contractual del matrimonio, al asegurar, en su catecismo, que no depende del arbitrio humano. El mismo Dios es el autor del matrimonio. Esto es, a pesar de que el carácter contractual del matrimonio tiene una importante tradición -aún dentro de la Iglesia Católica- porque, aunque el Código de Derecho Canónico vigente se refiere a la alianza matrimonial, el Codex iuris canonici de 1917, resaltaba el matrimonio como contrato, según cuenta Antonio Benlloch.

El uso incorrecto de la ley

En tales condiciones es evidente que la ley y una institución jurídica están siendo usadas de forma incorrecta para imponerle a todos, en la sociedad, objetivos propios de algunos integrantes de la misma. El propósito de este análisis no es moralizar sobre la ley, como no lo es cuestionar, y menos poner en duda, la validez de aquellos objetivos –en cuando sean fines individuales–. Lo que sí se busca con él es establecer como ilegítimo que aquellos fines le sean impuestos a una situación contractual como el matrimonio, que le sean impuestos en el contexto de un kosmos y que, de todas formas, tanto en este como en cualquier otro caso en el que el Gobierno crea derechos y obligaciones por medio de normas legales, estas deben aplicarse con estricto apego al principio de igualdad de hombres y mujeres ante la ley.

Es demasiado corrientemente aceptada la idea de que el derecho de familia –y consecuentemente el matrimonio– es de orden público. Asegura Puig Peña que las normas del Derecho de Familia son, por regla general, de orden público, inderogables por actuación de la mera voluntad privada. Las partes, en efecto, no pueden dejar de cumplir las condiciones naturales ni modificar a su arbitrio los cánones imprescriptibles del derecho de familia. No pueden casarse cuando quieren como quieren, ni adoptando la forma que estimen conveniente, ni disolver el matrimonio, ni incluso modificar los pactos matrimoniales establecidos. Las potestades familiares no son potestades-derechos, sino potestades-función, o sea, facultades establecidas, no en propio beneficio, sino en utilidad y régimen de los que a ella aparecen como sometidos. Y aquello podría ser bien visto en una sociedad colectivista, en una sociedad cerrada o en una tribu, en la que los individuos están llamados a ser engranajes de una maquinaria, órganos de un sistema, o partes de un todo superior a ellos; pero no está bien en una sociedad de personas libres y responsables, en un kosmos o en una sociedad abierta.

Puig Peña considera que el hecho de que el Derecho de Familia tenga una función social, y no sea una potestad-derecho, es un evidente progreso para el derecho. Desde mi punto de vista, esto pone de manifiesto la idea peligrosa de que el individuo y sus relaciones personales sirvan al Estado o a la sociedad, y, peor aún, que el interés colectivo prevalezca sobre los derechos individuales.

Ahora bien, como las personas no son animalitos que solo se unen para perpetuar la especie, el matrimonio del siglo XXI debe tomar en cuenta las diversas razones que llevan a las personas a unir sus vidas. La comunidad de intereses, el amor, la admiración, la búsqueda de compañía, la conveniencia, entre muchos otros, son ejemplos de aquellas razones. El matrimonio debe tomar en cuenta que las personas son individuos y que las mismas deben ser tratadas por la ley como seres racionales, no como medios, ni como instrumentos.

Tradición y evolución

No es extraño, entonces, que en la sociedad, que es evolutiva por naturaleza, las instituciones también evolucionen.

En Los Fundamentos de la Libertad, Friedrich A. Hayek explica que en todos los países y en todos los tiempos existen grupos que han alcanzado una posición más o menos estacionaria con hábitos y formas de vida establecidos durante generaciones. Tales formas de vida pueden verse inesperadamente amenazadas por desarrollos con los que nada tienen que ver; y no sólo los miembros de las aludidas agrupaciones, sino a menudo otras gentes muy dispares pueden también desear la preservación de los hábitos en cuestión.

De esa cuenta, el matrimonio como una cadena con bola, amarrado por la fuerza de la ley, o por el chantaje espiritual de las iglesias, puede perfectamente pasar a ser el matrimonio moderno y retomar su verdadero carácter como contrato de convivencia y de respeto mutuo entre individuos que lo aceptan libremente en el marco de culturas propias de sociedades abiertas. Ni al servicio de la Iglesia, ni al servicio del Estado, sino que al servicio de aquellos que, en ejercicio de sus derechos como personas humanas, asuman el compromiso, por el tiempo que puedan, o quieran, sin dejar de tomar en cuenta que en caso de disolución hay responsabilidades que enfrentar. En una sociedad abierta, todo ejercicio de la libertad, implica responsabilidad.


12
Jul 10

Populismo, Biblia y poder

La Biblia debe ser leída -durante por lo menos siete minutos al día, todos los días- de acuerdo con un decreto aprobado en El Salvador que se aplica a todos los centros educativos del país vecino.
Aunque en El Salvador no hay religión oficial, igual que aquí en Guatemala, la Iglesia Católica de aquel país tiene el privilegio de que la Constitución reconoce su personalidad jurídica, en tanto que otras denominaciones tienen que someterse a alguna forma de trámite. No obstante, el Arzbispo de San Salvador pidió el veto del decreto, no sólo porque es inconstitucional, sino porque opina -atinadamente- que la enseñanza religiosa les corresponde a los padres, y no a los maestros.
Lo que para los pelos es la opinión de un legislador independiente, que dijo que no se puede trasladar la responsabilidad de enseñar valores morales a los padres de famila. ¡Hágame usted el favor!
Esto me recordó, entonces, algo que escribió Frank Herbert: Cuando la religión y la política viajan en el mismo carruaje, los pasajeros creen que nada puede interponerse en su camino.

13
Oct 07

¿Quién es John Galt?

En esta semana, que está por terminar, aquellos que amamos la libertad celebramos el 50 aniversario de la publicación de Atlas Shrugged o La rebelión de Atlas. El libro que, según una encuesta que hizo el Club del libro del mes, de The New York Times, entre sus lectores, “ha marcado una diferencia en más vidas, después de la Biblia”.

Como es uno de mis libros favoritos, desde julio pasado he estado participando en un club de lectura en el que esa obra, de Ayn Rand, ha sido objeto de extraordinarias y apasionadas discusiones. Esto es porque una vez se empatina uno en ese libro, no puede ser indiferente a él ni a las ideas que contiene.

¡Este es un libro lleno de ideas! Ya he contado esto antes; pero como siempre hay nuevos visitantes en este espacio, aquí va: Cuando mi abuela me regaló su ejemplar, que es una primera edición, me dijo que “Este es un buen libro. El final es muy filosófico, pero te va a gustar”. A mí me causa mucha gracia, porque todo el libro es una novela filosófica y porque yo soy uno de esos a los que les cambió la vida.

En Guatemala, la celebración de esta importante efemérides para amplios círculos de la literatura y de la filosofía, ha llamado la atención del mundo. Esta piedra angular de la filosofía occidental está siendo festejada con conferencias de clase mundial; con una exhibición de libros en la Biblioteca Ludwig von Mises, de la Universidad Francisco Marroquín; con un concurso de reseñas acerca de la obra y ¡con una escultura monumental en el campus de La Casa de la Libertad!

Atlas Libertas, está concebida para celebrar el espíritu emprendedor y la fuerza creadora del individuo. Es una figura humana de la cadera hasta la cabeza, cargando el Universo; y este está representado por un conjunto de semicírculos (abstrayendo planetas y engranajes). Atlas Libertas mide 4.5 x 4.5 Mts. y su autor es el escultor, Walter Peter Brenner.

A la escultura la acompaña una cita de La rebelión de Atlas: “En nombre de lo mejor que hay en ti, no sacrifiques este mundo a los peores. En nombre de los valores que te mantienen con vida, no permitas que tu visión del hombre sea distorsionada por lo feo, lo cobarde, lo inconsciente en aquellos que nunca han conseguido el título de humanos. No olvides que el estado natural del hombre es una postura erguida, una mente intransigente y un paso vivaz capaz de recorrer caminos ilimitados. No permitas que se extinga tu fuego, chispa a chispa, cada una de ellas irremplazable, en los pantanos sin esperanza de lo aproximado, lo casi, lo no aún, lo nunca jamás. No permitas que perezca el héroe que llevas en tu alma, en solitaria frustración por la vida que merezcas pero que nunca pudiste alcanzar. Revisa tu ruta y la naturaleza de tu batalla. El mundo que deseas puede ser ganado, existe, es real y posible; es tuyo”.

A algunos lectores, los protagonistas de La rebelión de Atlas -como John Galt y Dagny Taggart- les parecen irreales e imposibles debido a su lealtad a sus principios y a su carácter heroico. Ella dice que la prueba de que personas así sí existen es que el libro fue publicado. Y yo digo que otra prueba de que sí existen personas así, es que Atlas Libertas ha sido erigido.

Atlas Libertas fue dedicada en el marco de la serie de actividades académicas que la UFM programó para celebrar el 50 aniversario de la publicación de La rebelión de Atlas.

La edición rústica de Atlas Shrugged es ¡la número 119 en el rankeo de ventas de Amazon!, según consulta que hice ayer, temprano. En Guatemala, la obra en español está disponible en Sophos, en el Fondo de Cultura Económica y en el Centro de Estudios Económico-Sociales. Si quiere saber más sobre Rand y su obra, le recomiendo Ayn Rand: A Sense of Life, que está en Take One, la tienda de vídeos que está en Futeca de la zona 14.

Publicada en Prensa Libre el sábado 13 de octubre de 2007.


09
Oct 07

Meme: la prostitución en Guatemala

De Billy Quijada y su Blog Cachacero recibí la invitación para participar en un meme sobre la prostitución en Guatemala. Así que aquí va: Las prostitutas prestan servicios. Siempre que el contrato de prestación de aquellos servicios sea entre adultos y voluntario, el negocio debería ser respetado como debe ser respetado cualquier otro acuerdo de esa naturaleza.

El blog de Billy me recordó algo que escribí hace ratos sobre los publicanos; a los que la Biblia pone en la misma canasta que a las meretrices, con perdón de estas últimas.