06
Oct 16

Al fin comí persimones

161006-persimon-luis-figueroa

¡Desde hace varias semanas hay montones de persimones en los mercados!; pero hasta esta semana pude comer los míos. Me encanta disfrutarlos bien, bien maduros y suculentos.  Me gozo su color, su dulzura y su textura, tan distinta a las de otras frutas. Me encanta comerlos bien fíos, aunque al tiempo también son sabrosos.

Los persimones siempre me recuerdan a mi abuela, Frances, en mi adolescencia.  En aquel tiempo no eran comunes, ni conocidos, y ella compartía conmigo los suyos que le llevaba su comadre, Queta, cosechados del jardín de su suegro don Manuel, en Panajachel.  La Abui, como le decíamos a mi abuela los comía crudos disfrutando de su dulzura y de su textura peculiar; o preparaba un pudding que sacaba lágrimas de emoción de lo delicioso que era.


15
May 16

Pay de limón, spaghetti a la boloñesa y una peli

150514-pay-de-limon-luis-figueroa

El pay de limón es uno de mis favoritos; y ahora que hay limones amarillos en el supermercado decidí hacerlo con esos que son otra liga.  Es un clásico del repertorio de los pays que hace mi mamá y de los que hacía mi abuela, Frances.

Este era un mi pendiente porque hace como siete años hice uno y el relleno no cuajó bien. Este me salió casi perfecto y lo único que tengo que mejorarle es la capa de turrón que en vez de sólo dorada, se endureció.   Esto es porque le puse mucha azúcar y el horno no estaba tan caliente como para dorarlo rápido.  El próximo saldrá perfecto.

El pay de limón se me antojó, no sólo porque vi los limones amarillos sino porque vi la película Toast.  Ear Peli que te recomiendo está en Netflix; es un viaje nostálgico y culinario a la Inglaterra de los años 60 y en ella el pay de limón y el spaghetti a la boloñesa tienen papeles importantes.  De modo que, hace unos días también preparé aquel spaghetti que siempre disfruto con alegría.  Al dente, acompañado con queso parmesano reggiano, aguacates, panes con ajo y cerveza, ¿cómo no van a ser fuente de dicha?

160514-spaghetti-boloñesa-luis-figueroa


20
Oct 15

¡Feliz día de Back to the Future!

CR2ucXEUsAAwFsX

En 1985 yo tenía 24 años de edad y el 21 de octubre de 2015 se veía lejos en el futuro. Hoy se celebra el Back to the Future Day, de modo que todo lo que ocurra en la película Back to the Future, a partir de hoy, será cosa del pasado. Además, hoy cumpliría 100 años de edad mi abuela, Frances.

¿Cuál es mi cita favorita de la película? Oh, honey, he’s teasing you. Nobody has two television sets.  Imagínate…en 1955, el otro año clave en el pasado, era impensable que una familia de clase media en el país más rico de la Tierra tuviera dos televisiones. ¿Quién se imaginaría, en, 1955, o en 1985 que llevaríamos teléfono en el bolsillo y que el mismo aparato sería cámara de fotos, cámara de vídeo, grabadora de voz, GPS, agenda y docenas de otros recursos? Si ya habías nacido y en aquellos años te hubieran hablado de la Internet y los motores de búsqueda, ¿qué habrías imaginado?  Todo aquello es posible gracias a la ciencia y a la tecnología, y es posible gracias a la razón.

Del soundtrack de la peli hay dos canciones que me gustan mucho: The Power of Love; y Mr. Sandman.


30
Mar 15

Pan francés con hojas de remolachas

150329_hojas-de-remolacha-luis-figueroa-carpe-diem

Si te gustan las hierbas como las espinacas, las acelgas y las puntas de güisquil, seguramente te vas a fascinar con la tortilla de hojas de remolacha; que es uno de los platos más deliciosos -y desconocidos- en casa de mis padres. A mí me encanta como sea y una de mis formas favoritas de comerla es en sandwich, en pan francés con aceite de oliva y mayonesa.  También es rica con salsa de tomate, o con chirmol. Este año, en vez de ponerle mayonesa, le pusimos queso fresco y ¡Por supuesto que también salió deliciosa! Para más alegría, la tortilla de la foto es de remolachas del día de mercado, Bejo.

Entre nosotros, los chapines, no se valora este bocatto di cardinale.  En los mercados de todo el país, las hojas de la remolacha se desperdician y se pudren, o se usan para alimentar animalitos.  Mi abuela, Frances,  contaba que, en Inglaterra, durante la II Guerra Mundial, la gente las comía porque ni modo. Pero aquí, la gente no las aprecia.

La tortilla de hojas de remolacha se prepara exactamente como prepararías una tortilla de acelgas, o de espinacas.


19
Nov 14

Me encantan los persimones

 

141116-persimones-luis-figueroa-carpe-diem

¡Hay montones de persimones en los mercados! y me encanta disfrutarlos bien , bien, bien maduros, suculentos.  Lo que más me gusta es su color , su dulzura y su textura, tan distinta a otras frutas.  Me encanta comerlos fríos, aunque al tiempo también son sabrosos.

Los persimones siempre me recuerdan a mi abuela, Frances, en mi adolescencia.  En aquel tiempo no eran comunes, ni conocidos, y ella compartía conmigo los suyos que le llevaba su comadre,  Queta, cosechados del jardín de su suegro don Manuel, en Panajachel.  La Abui, como le decíamos a mi abuela los comía crudos disfrutando de su dulzura y de su textura peculiar; o preparaba un pudding que sacaba las lágrimas de lo delicioso que era.  De repente y me animo a hacer un pudding de persimones ahora que hay tantos y tan buenos.


31
Ago 14

Delicioso “el otro” pay de pollo

140831_pay_de-pollo-luis-figueroa

Ese es el otro pay de pollo que hacían mi bisabuela, Adela; mi abuela, Frances; y hace mi madre, Nora.  Es muy distinto al que hice el 4 de agosto pasado y es más tradicional. Este lleva crema de hongos, trocitos de zanahoria y de chile pimiento.

Mientras lo hacía recordé la mesa esmaltada en la que Frances hacía la pasta del pay.  Me di cuenta de que uso el estribo de Nora y el bolillo de mi abuelita, Juanita.  Ahora que he estado haciendo pays recordé que es cierto que muchos de los momentos más felices de mi infancia los pasé en la cocina estorbando y aprendiendo.  De mi padre, Luis, aprendí a limpiar calamares y que hay que descartar las almejas que no se abren, por ejemplo.  ¿Por qué es que esas cosas me hacían feliz? Creo que no sólo es porque me daban nuevos conocimientos y habilidades; sino porque creaban y estrechaban vínculos no sólo con las personas que amo (y amaba), sino entre generaciones y a lo largo y ancho de la historia de mi familia. Muchos de los pays que hacía Adela, son recetas de su madre, Minnie.  Mis abuelos no cocinaban…bueno….tampoco.   Una vez oí que mi abuelo, Jorge, era muy hábil para darles vuelta a los panqueques mediante el procedimiento de lanzarlos al aire con la sarten; y oí que mi abuelo, Luis, hacía sus propios huevos tibios para el desayuno.

Tal vez soy algo exagerado en estas cosas; pero cuando hago estas recetas me conecto con el mundo del que vienen.


24
Ago 14

¡Rico salió el pay Barbara Fritchie!

140824_barbara_fritchie_pie_luis_figueroa_luisfi

El pay Barbara Fritchie es otro de mis favoritos.  Otro clásico de mi bisabuela, Adela; de mi abuela, Frances; y de mi madre Nora, este pay también era un postre tradicional en los hoteles Casa Contenta (de mi bisabuela) y Cacique Inn (de mi tía abuela Adelita), en Panajachel.  Fue en este último que lo probé por primera vez allá  a finales de los años 70.  Me gusta comerlo bien frío, recién salido del refrigerador.  La receta que usamos en casa es la del enlace; pero mi bisabuela no le ponía nuez moscada.

Cuenta la Historia que Barbara Fritchie vivió en Frederick, Maryland y que cuando las tropas confederadas pasaron por su casa ella salió a amenazarlos con su bastón y ondeando una bandera de la Unión.  Hay un poema de John Greenleaf Whittier que se refiere a aquella dama y a su legendario enfrentamiento con las tropas del general confederado Stonewall Jackson: Shoot, if you must, this old gray head. But spare your country`s flag, she said.

¿Cómo no supe esta historia cuando viví en Maryland? Me hubiera gustado mucho ir a la casa de Barbara y celebrar su pay.


18
Ago 14

Delicioso y chulo el pay de cebollas

140816_pay_de_cebollas_luisfi_luis_figueroa_carpe_diem

Delicioso y chulo me salió el pay de cebollas que hice el sábado.  Este es uno de los clásicos en las casas de mi abuela, Frances; y en la de mis padres.  El relleno salió estupendo; pero los que leen Carpe Diem con frecuencia saben que con lo que he tenido dificultades es con la pasta.

Esta casi, casi está a la altura.  No tuve dificultades al trabajarla con el estribo, ni al pasarle el bolillo.  La enfrié un poco, como hice con la del pay de manzanas y creo que eso ayuda a la hora de extenderla.  Como la pasta de este pay se hornea unos minutos antes de ponerle el relleno, ni se encogió, ni se elevó.  Por lo único que no le doy un 10 es porque los bordes no me salieron parejos como le salían a mi abuela y como le salen a mi madre; pero estoy muy contento con el resultado.

¡Me encanta la consistencia de este pay que es como de soufflè!  El sabor de cebollas es delicado y lleva pedacitos de tocino.  Desde que era niño me gustaban mucho su color y el hecho de que, al salir del horno, viene bien inflado y luego se baja para dejar formas caprichosas y de distintas tonalidades.

Estoy muy contento por el resultado de este pay.

 


11
Ago 14

Pay de manzanas…¿sin queso?

140809_pay_de_manzanas_luis_figueroa_luisfi

Mi abuela Frances, decìa: Apple pie without cheese is like a hug without a kiss; así que a la siguiente porción le puse una rodaja de cheddar.  Este es el pay de queso que hice el sábado.  El relleno me salió delicioso -de acuerdo con la receta de mi madre y de mi abuela- Tuve menos problemas con la pasta; y tanto en casa, como con mi madre, hubo consenso en que me estoy aproximando…me estoy aproximando.

Mi sobrino, El Ale, me ayudó a pelar las manzanas y a hacer los palitos de queso que hacemos con los recortes de la pasta.

El pay de queso es muy sencillo en comparación con otros; pero en su sencillez es una magnifica comfort food y es un clásico.  Me gusta comerlo al tiempo; pero cuando le pongo queso me gusta que este esté derretido y que el pay esté por lo menos tibio.


04
Ago 14

Pay de pollo, y aguacates…un viaje a la nostalgia

140802_pie_de_pollo_aguagace_luis_figueroa

El sábado se me metió que quería hacer uno de los pays de pollo que hacían mi bisabuela y mi abuela, y hace mi madre.  Elegí uno cuya receta es de Abel, que fue uno de los cocineros de mi bisabuela, Adela, -en la Casa Contenta-.  La particularidad de esta receta es que lleva crema de tomate, aceitunas y pasas; de modo que es delicadamente dulzón.  El relleno me salió muy bueno y me trajo muchísimos recuerdos: las cocinas de mi madre y de mi abuela.  El hecho de que ambas permitían que los niños hiciéramos palitos de queso con los recortes de la masa de los pays.  Las hojas que mi abuela, Frances, y mi madre , Nora, dibujaban en la masa de los pays antes de hornearlos, ¡Sabores, texturas y aromas!  Los palitos también me salieron muy bien ahora; pero tengo que trabajar más en la masa porque todavía no estoy contento con el resultado.  No es que saliera mal; pero tampoco salió como debe ser.

Todavía recuerdo a Abel.  Recuerdo muy bien que -durante el desayuno- le pedí un cucharón para mi  mosh, queriendo decir una cuchara grande.  Y el se acercó con un tremendo cucharón de cocina de hotel, así como para emplatar sopas.  Y todos, en la cocina, se rieron de mí.  Recuerdo que en los años 80, en la casa de mi abuela, todavía comimos un mango chutney preparado por él, quizás a finales de los años 60.

En fin, me alegro de haber hecho el pay y quedé con ganas de hacer otro.  Mi madre es la diosa viviente de los pays, y espero que algún día la masa me salga tan bien como a ella…y a mi abuela y a mi bisabuela.

El almuerzo del sábado incluyó otra maravilla: un aguacate muy especial de La Antigua.  ¡Que cosa más deliciosa!  ¿Y de postre? Helado de laichis hecho en casa, con un topping de trocitos de aquella fruta conservados en licor de naranjas.

¿Y por qué se me metió lo de hacer un pay? Porque estoy leyendo El último príncipe del imperio mexicano, por C.M. Mayo, y ahí cuentan que a Alice Green, la madre del pequeño príncipe Iturbide -que era de inmediaciones de Washington, D.C.-, le gustaba mucho hacer pays.  Y ya sabes…una cosa lleva a la otra.  Y por cierto que el libro está muy bueno.