24
Sep 18

Cabras, leche y recuerdos

Una de las estampas urbanas que más disfrutan los visitantes que suelo llevar al centro de la ciudad es la de las cabritas; y el martes pasado vimos como ordeñaban a una.

Escenas como esta no se ven en las grandes ciudades del mundo.  Y ni siquiera en las pequeñas de los países desarrollados. A los visitantes no sólo les encantan las cabras que pasean por las calles y por la Plaza de la Constitución, sino que les impresiona el chasquido del látigo y el hecho de que la gente tome leche al pie de la cabra.

Cuando yo era adolescente, llegaban cabras a mi colonia y mi padre solía comprar leche de cabra.  Se las daba a mis primos a quienes les causaba mucha gracia.  Yo no la tomaba porque no me sienta bien.  Lo que yo detestaba, eso sí, era el sonido del látigo, sobre todo en vacaciones cuando las cabras pasaban temprano y yo todavía estaba bien dormido.  No era agradable despertar con aquellos latigazos en el aire.

Descontando la imundicia que dejan por ahí, estos son los contrastes entre la urbe moderna, y la Guatemala que todavía tiene rasgos de pueblón.


21
Sep 18

El mal huevo de un mal cuervo

Estoy leyendo la biografía de Leonardo Da Vinci por W. Isaacson; y es admirable como es que la prosperidad en Florencia fue un ambiente propicio para las artes, no sólo en los espacios públicos y políticos, sino en los espacios privados.  El asunto viene al caso porque un amigo –artista- me contó que, en lo que va del año se le han caído tres proyectos grandes (privados) porque sus mecenas no están en ánimo, ni en disposición de emprender proyectos artísticos.  No hay confianza en el futuro y si ese recelo ya se nota en el campo artístico (que es un lujo), ¿cómo estarán las cosas en el campo productivo?

El ambiente de tensión extrema que se vive en el país no sólo ocurre en las redes sociales virtuales donde el vitriolo va y viene entre tirios y troyanos acerca de si Iván se va, o si Iván se queda. Si me preguntan diré que prefiero que se vaya; pero no me opongo a un acuerdo en el que el jefe de la CICIG nombre a un adjunto y que el jefe dirija la comisión desde afuera.  El ambiente de tensión es una realidad violenta donde hay ataques a hidroeléctricas, invasiones de fincas y bloqueos; así como donde hay intimidaciones, insultos, desmanes y empujones en espacios públicos.  La conflictividad fabricada está siendo asfixiante.

En un informe titulado Inversión en Guatemala, ¿problema estructural, o coyuntural?, el equipo de UFM Market Trends advierte que la causa del atraso económico ha sido la incapacidad de Guatemala de atraer inversión extranjera directa, o para generarla endógenamente mediante más ahorro. ¿Y para qué quieres que no haya atraso económico? Para que haya más bienes y servicios, para que la gente encuentre trabajo, para que mejoren los salarios, para que la gente pueda llenar sus necesidades y ahorrar, para que no tengamos que privarnos de obras de arte hermosas en espacios públicos.

La CICIG es un experimento fallido, es un mal huevo que salió de un mal cuervo; y la conflictividad que ha disparado debe ser resuelta cuanto antes, por vías racionales, con los ojos puestos en el futuro y no en busca de algún tipo de victoria pírrica.  Antes de que cause más daños.

Columna publicada en elPeriódico.

Ilustración de Leonardo da Vinci [Dominio público], via Wikimedia Commons


19
Sep 18

Una solución razonable sobre la CICIG

El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas , Antonio Guterres,confirmó a Iván Velásquez como Jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala.  Velásquez habrá de nombrar a un comisionado adjunto que vendrá a Guatemala en tanto que el titular permanecerá fuera de Guatemala.

A mi me parece que esta es una buena salida política y diplomática y estoy convencido de que la Administración de Jimmy Morales y el Presidente no deberían reaccionar con el hígado. Es una forma de encontrarse en la cresta y si las partes involucradas actúan racionalmente es una forma de preservar al paz y evitar conflictos.  Es una forma de decir: Ni usted, ni yo. Otra cosa será si el objetivo de alguna de las partes fuera hacer crecer el conflicto, en el que en río revuelto ganancia de pescadores. ¡Cuidado con los vividores del conflicto!

El de la CICIG fue un acuerdo mal hecho y así lo advertimos muchos desde que se hablaba de la CICIACS.  Lamentablemente muchos que ahora se han dado cuenta de eso pusieron oídos sordos a las advertancias.  Ahora, porque los acuerdos deben respetarse, no queda más que echarle ganas y actuar de forma civilizada, Ya se hizo lo que se podía sin violar la ley, ni el acuerdo, la ONU ya cedió porque Velásquez no vendrá al país.  Todavía hay espacio para enmendar la Comisión en el año que le queda para trasladar sus capacidades.

Dicho lo anterior, les recomiendo mucho la lectura del artículo La CICIG, un experimento fallido, por Warren Orbaugh.  Ojalá que aprendamos algo.

Foto por elPeriódico.


18
Sep 18

La fiesta de la gente, en el Obelisco

La del Monumento a los Próceres de la Independencia, conocida como Plaza del Obelisco, es la fiesta de la gente y sólo caundo uno está ahí y comparte la alegría de las familias, los amigos, los vecinos, los compañeros y especialmente de los niños, puede entenderla.

Haz clic en la foto para ver más fotos.

Se diferencia de las celebraciones en el Centro en que en el Obelisco  no hay funcionarios.  La gente llega a encender sus antorchas, a tomarse la foto y a salir corriendo cada quién sabe a dónde.  No hay edad para no divertirse en esta fiesta. Llegan desde niños hasta ancianos, desde barrios cercanos al Obelisco hasta pueblos lejanos. Es un punto de encuentro efímero, pero profundo porque de todos los que estamos allí es esta tierra.  Todos llegan en paz y con ganas de pasar buenos ratos. Todos esperan su turno, todos encuentran lo que iban buscando y todos se van en paz.  ¡Es la fiesta de la gente1

El viernes vi dos policías y un bombero…y docenas de ventas de tacos, gaseosas, cervezas, banderas, gorgoritos, vuvuzelas, bufandas, gorras, sombreros, máscaras, bandanas y todo eso que contribuye al espíritu celebratorio y de comunidad.

Antes de llegar al Obelisco caminamos por la Avenida de la Reforma en donde pasan un maral con sus antorchas.  Unos van corriendo y otros van en buses, unos en bicicletas y otros en motos.  Las motos se hicieron más notorias este año.  Hubo unos que iban en rickshaws.  Es emocionante cuando las multitudes de antorcheros se saludan y se animan entre si.  Algo molestas fueron las bolsas de agua que tiraban algunos; pero se entiende la buena intención de refrescar a los corredores.  Y entiende la chingadera juvenil de mojarse y mojar a otros.

Veníamos del Centro donde vimos a chicos y grandes desfilar en las calles.  Allá también, ni la edad, ni las sillas de ruedas son obstáculos para que la gente disfrute de la fiesta.  La plaza estaba llenísima, no sólo con las bandas de escolares que tradicionalmente acompañan a la izada de la bandera, sino por el montón de gente que va a verlas y a aplaudirlas. Allá me gocé las salvas de artillería durante la izada de la bandera y tres señoras que eran las únicas que se sabían el Himno de Cetnroamérica me hicieron reír mucho. Allá también ves a los niños maravillados con las multitudes, los colores y los desfiles. ¿Cuándo fue la última vez que te maravillaste con cosas así en una fiesta callejera?

Es cierto que hubo abucheos al Presdente; y ¿sábes qué? Los chapines deberíamos conservar la sana costumbre de abuchear a los presidentes.  Para ponerlos en su lugar, para recordarles de dónde vienen y a dónde van y que no son más que mandatarios de nosotros los mandantes.  Para recordarles que a menos que encarnen la unidad de la nación y que se comporten com dignitas, gravitas e integritas, son prescindibles en estas celebraciones.

¿Sábes qué sería genial en el Centro y en el Obelisco? Que la gente no dejara tirada su basura. Y sábes que sería más genial, que nadie vuelva a llevar violencia a esas fiestas, como ocurrió en 2017. Este año no hicieron falta los revolucionarios.


17
Sep 18

El gallo-gallina de la Corte de Constitucionalidad

La Corte de Constitucionalidad otorgó un amparo provisional en el caso del retorno de Iván Veláquez como jefe de la Comisión Contra la Impunidad en Guatemala; pero la resolución es un gallo-gallina.

Por un lado la resolución dice que el Presidente, como representante de la unidad nacional y obligado a velar por los intereses de toda la población de la República y responsable de dirigir la política exterior, con el fin de preservar el bien común y la armonía ciudadana debe realizar las negociaciones con el Secretario General de la Organización de  Naciones Unidas hasta agotar las vías de diálogo relativas a efecto de que sea mediante esos mecanismos que se defina cualquiera controversia relacionada con el acuerdo de la  CICIG.

Tres cosas quiero destacar: 1. El Presidente debe negociar con el Secretario General de la ONU y ese es el mecanismo para dirimir las controversias acerca del futuro de la Comisión. 2. Al Presidente le corresponde dirigir la política exterior (dentro de la ley, claro y respetando los tratados, claro).  3. El Presidente debe hacerlo velando por los intereses de todos (no de la mayoría, ni de la mayoría), preservando el bien común (que es el bien de todos y no el de la mayoria,ni el de la minoría) y para preservar la armonía ciudadana.  Siendo que hay controversia, y que debe ser resuelta para preservar la armonía, el bien común y proteger los intereses de todos, aquella negociación para dirimir las polémicas que hubiere acerca del futuro de la CICIG. Sin esa negociación y sin zanjar las disputas tomando en cuenta el punto 3, no es posible definir cuál es el futuro de aquella comisión.

Es posterior a aquella negociación que el Presidente -como responsable de la política exterior y guardian de la armonía ciudadana, del bien común y de los intereses de todos (no de la mayoría, ni de la minoría)- habrá de dejar entrar al país al Comisionado, o Comisionada.  No puede ser antes porque la negociación será la que permita dirimir las controversias y sin resolver las controversias no es razonable  que ingrese un comisionado, o comisionada.

A mí me llama la atención que la Corte no haya mencionado por nombre al actual jefe de la CICIG, Iván Velásquez y que haya elegido referirse al cargo en masculino y femenino como está en el acuerdo que le da orígen a la intervención de la Comisión en Guatemala.  Por un lado es cierto que despersonaliza e institucionaliza; pero por otro lado es muy conveniente cuando se trata de decir, sin decir.  Cuando se trata de producir un gallo-gallina.

No es la primera vez que la Corte falla de esa forma ambigua que no resuelve nada.  Lo acaba de hacer en el caso de la Minera San Rafael.

Si me preguntan diré que lo que corresponde es que el Presidente interponga un recurso de Aclaración.  No sólo para que los magistrados de la Corte de Constitucionalidad asuman su responsabilidad (ya sabes que en Guatemala la Constitución dice lo que la Corte dice que dice -y que eso puede variar arbitrariamente-), sino para que el Presidente sepa a qué atenerse exactamente y pueda complir con su obligación de dirigir la política exterior en atención a los intereses de todos y al bien común (y no sólo a los de la mayoría, y menos a los de los grupos más vociferantes).

Siendo que hay controversia sobre la CICIG y su jefe actual, no es sano que las cosas continúen sin que se diriman la diferencias civilizadamente, y esa es la tarea que tienen el Presidente y el Secretario general de la ONU.  El costo de no dirimir civilizadamente las controversias es demasiado elevado.

Lo que no debe ocurrir es que la Corte de Constitucional asuma tareas que son propias del jefe del gobierno.  Si bien es cierto que le Presidente está obligado a actuar conforme a la ley y los tratados, también es cierto que como la CC puede interpretar la Constitución a su antojo, el riesgo de un gobierno de los jueces es una amenaza real contra la República y contra las funciones del Ejecutivo.

Lo que no debe ocurrir es que la controversia actual sirva para que los clamores de golpe de estado, por parte de la exguerrilla y sus aliados, se haga realidad (aunque sea a fuerza de memes y de desinformación).


17
Sep 18

¿Cuántos años tengo?

¿Cuántos años tengo? La verdad que no se.  He vivido, ¡vivido!, 57 años; pero no se cuántos tengo. Eso sí, espero que sean muchos y buenos.  Y si son pocos, que sean buenos.

Nací el domingo 17 de septiembre de 1961 a las 2:45 p.m. Es importante tomar nota de que fue en domingo, justo a la hora de la siesta; y así reportó, El Imparcial, aquel acontecimiento:

¿Sabes qué ha sido lo mejor en ese tiempo? La gente que ha caminado a mi lado, la que me ha cargado en brazos cuando ha hecho falta.  La gente que me ha enseñado el camino y la que me lo ha iluminado.  De todo lo que he hecho y lo que he tenido, son las miradas, las sonrisas, las voces y las manos de cientos de personas buenas, generosas y entrañables  lo que más me llena de alegría recordar.

En eso estaba  pensando cuando cruzaron por mi mente hechos y fenómenos que he vivido: dos sobrecogedores eclipses totales del Sol, la llegada del primer hombre a la Luna que fue una hazaña científica y tecnológica de carácter tiránico, el terremoto de 1976 y sus lecciones de solidaridad y resilencia, el golpe de estado de 1982 (cuando yo creía que nunca iba a ver uno de esos), el serranazo en el que viví de cerca cómo se hace la historia, el 11 de septiembre de 2001 y los horrores del terrorismo islamista, las jornadas de mayo de 2009 y las camisas blancas, el Cambray y el drama humano del deslizamiento en aquel lugar, el siniestro en el estadio Mateo Flores, en 1996, el 13 Baktun (y todo pasó sin que pasara nada), la tragedia del volcán de fuego hace sólo un par de meses y cuando el volcán Pacaya cubrió la ciudad de Guatemala con arena negra en 2010.

Nada que ver, pero sí tiene que ver, que el otro día comentaba con aficionados a la Historia, que en mi vida me perdí de hacer dos cosas que deseaba mucho y mi padre nunca me concedió: visitar la Penitenciaria central antes de que la demolieran (muchos de mis compañeros del colegio fueron) e ir a la lucha libre.  Para la primera no hay remedio, y para la segunda tampoco, porque si bien es cierto que podría ir ahora ala lucha libre, ya no sería con ojos de siete, o diez años…y no es igual.

Si veo para atrás la vida me hace un guiño y no puedo sino sonreír maravillado.

Ante todos ustedes -y ustedes saben quiénes son- levanto mi copa y me inclino con agradecimiento y cariño. ¡Lehaim!…y mientras tanto el día comenzó con los tradicionales torta y chocolate, torito, palo encebado, alegre alborada y zarabanda.

De paso, esa idea de cuántos años tengo se la copié a mi amigo Moi.


16
Sep 18

Vandalismo en momumentos

La semana pasada visité en monumento a los héroes de la guerra nacional de Centroamérica contra los filibusteros y dos cosas me impresionaron, el vandalismo del que ha sido víctima ese lugar y que casi nadie sabe cual fue aquella guerra.

La visita fue durante un paseo alegre y educativo.

El monumento ha sido víctima de dos tipos de vandalismos: el de los chatarreros que se robaron casi todas las placas y muchos bustos en las avenidas de la Reforma, las América y otras partes de la ciudad; y el de los ignorantes que creen que es un monumento al ejército y en sus fiebres revolucionarias la agarran contra el conjunto.

En aquel lugar faltan bustos, piezas como la balanza de la justicia, un brazo a alguna alegoría, una espada aquí y otra allá, y así.  ¿Has visto las placas da ese monumento? Son hermosas y muestran edificios que ya no existen en la ciudad.

Da algo de rabia y tristeza que cafres y palurdos destruyan los monumentos de la ciudad.

Y ahora, ¿cual fue la guerra centroamericana contra los filubusteros? La que los centroamericanos lucharon contra Willliam Walker y sus aventureros en Nicaragua.  Los centroamericanos expulsaron a los filubusteros.

Tiene que ver, y no tiene que ver que circula un vídeo de unos patojos poniéndole ropa al monumento de Miguel Angel Asturias. ¿Cuál es la diferencia entre lo que hacen esos chicos, con lo que hacen otros? Los de MAA le ponen ropa a la estatua, se divierten y no hacen daños; pero otros grupos pintan con spray los monumentos -el Palacio Nacional entre ellos-, se roban piezas o sólo los destruyen y no lo hacen por diversión, sino por odio y rencor.

Hace años era costumbre ponerles condones a los toros de la Reforma, y eso es sólo una broma, no daña, ni destruye. Antes era costumbre encaramarse a la Torre del Reformador y, aunque era una imprudencia, no había daños, ni destrozos.

Hay que poner las cosas en perspectiva, ¿verdad? Cuando yo estudiaba en la University of Maryland at College Park, oí la historia de que hace décadas los estudiantes de otra universidad habían secuestrado el monumento a Testudo (la mascota de UMD) y que los de Maryland habían tenido que irla a rescatar.  Hay una gran diferencia entre bromas de estudiantes y vandalismo.


14
Sep 18

¿Por qué celebro hoy y mañana?

Si no hay sabotajes, como el año pasado, hoy y mañana son las celebraciones de la Independencia.

A pesar de los inconvenientes me las gozo.  ¿Sabes por qué? Porque son fiestas que se festejan en familia, porque son muy alegres, porque la gente se las disfruta y, si se aparta de ellas el nacionalismo colectivista y nefasto, son una afirmación de que esta tierra también es mía y de que los que la habitamos compartimos muchas cosas buenas. ¡Muchas cosas buenas!

El año pasado, los que suspiran por la revolución y lucen playeras del che Guevara les estropearon a los jóvenes el desfile del 15; pero en el Obelisco, en la noche del 14 la fiesta se celebró como si nada.  ¿Has ido alguna vez al Obelisco, o al Centro el 14?  Es imposible no conmoverse al ver a la gente con sus familias, sus amigos, sus vecinos, sus colegas o sus compañeros –de todas las edades y de todas las condiciones– unidos y con esperanzas, a pesar de sus problemas particulares. Es imposible ir y no hacer propio al holgorio.

Hay quienes quisieran que estas fiestas no se celebraran.  Quisieran que se impusieran la lucha de clases, el odio y el rencor.  Creen que se trata de esconder la realidad, o de aferrarse al pasado.  Pero muchos de ellos son los mismos que no dudan en bloquear calles y carreteras, y en acudir a la violencia, como el año pasado; o –como buenos fabricantes de miseria– no dudan cuando se trata de cortar alas y pisotear las preferencias de otros.

Imagen de previsualización de YouTube

Es cierto que las antorchas y los desfiles pueden ser fastidiosos.  Pero las procesiones también son enojosas y las carreras no lo son menos.  ¿Y los bloqueos? Ni digamos. Las celebraciones populares callejeras son parte del carácter de la ciudad, y la urbe es de todos. ¿Cada loco con su tema? Si, si la intención no es causar daños; y ahí nos apañamos.  Yo andaré por ahí y cada vez que vea a un niño sonreír y cada vez que vea a padres y abuelos orgullosos con sus hijos y nietos, también voy a sonreír; porque, a pesar de lo negativo, todos compartimos cosas buenas. ¡Cosas muy buenas!

Columna publicada en elPeriódico. La primera foto la tomé en la 24 calle de la zona uno, la segunda es en el Obelisco, el año pasado y el vídeo lo tomé junto al Mapa en Relieve, en la zona 2. Son grupos de estudiantes ensayando para las fiestas que comienzan hoy.


13
Sep 18

Te dieron atol con el dedo, aumentó robo de teléfonos

¿Te acuérdas cuando te decían que era necesaria una ley contra el robo de teléfonos móviles? ¿Recuérdas que te decían que así se iban a acabar (o por lo menos disminuir) los robos de móviles? Pues te dieron atol con el dedo…te tomaron el pelo. Los reportes de robos de teléfonosmóviles se mantienen en aumento.

¿Te acuérdas del maral que apoyaba la iniciativa y de la bulla que hacían?

Hasta agosto de 2018 hubo 18,441 denuncias; a decir verdad, los robos disminuyeron tantito luego de la vigencia del Decreto 8-2013; pero fue un alegrón de burro porque el efecto sólo duró pero sólo durante un año.  Luego los robos retomaron la curva ascendente.

En 2012, cuando se discutía aquella legislación, escribí que si ya existe el robo como delito, y los teléfonos son bienes muebles, ¿qué necesidad hay de una ley específica? En vez de multiplicar delitos, sería mejor eliminar la impunidad con respecto a los delitos que ya existen.

En 2013 había un entusiasmo loco por la legislación contra el robo de teléfonos móviles, a pesar de las advertencias.  ¡Se sabe que no es con más leyes que se combate la delincuencia! ¡Se sabe que la delincuencia se combate mejor con la aplicación certera de las que ya hay!  ¿Será que esta vez aprendemos la lección?

Es como la gente que cree que sólo capturando corruptos selectivamente, sin desmantelar el sistema en el que medra la corrupción, es como se va a acabar con aquel mal.  Y ya sabes, podemos ignorar la realidad, pero no podemos evitar las consecuencias de ignorar la realidad.

¿Te van a agarrar de papo otra vez?


12
Sep 18

¡Pasteles de Luna, que alegría!

¿Qué hubo en mi predesayuno de hoy? ¡Pastel de Luna!

Con ocasión de la llegada del otoño en el hemisferio norte vienen los pasteles de Luna. Y qué casualidad que también en el mes de mi cumpleaños.

En China, la costumbre es que en esta  temporada y para celebrar el Festival Zhongquiu o Festival de la Luna, la gente coma pasteles de Luna. Estas deliciasson densas y pesadas comparados con los pasteles occidentales tradicionales, y se los decora con caracteres que aluden a la felicidad, la longevidad y a otros buenos deseos, acompañados por imágenes de conejos y flores entre otros.

Yo me los gozo desde la primera vez que los probé, seguramente allá por finales de los años 90, gracias a mis amigos de Taiwán.  Desde entonces siempre estoy pendiente de que salgan a la venta . En Guatemala los consigue en el restaurante Lai Lai de la Montúfar.  Los hay sin huevo y con huevo.  Los primeros no son ajenos al gusto occidental y de hecho recuerdan algunos dulces tradicionales chapines hechos con camote; pero los segundos sí son un gusto adquirido que, a quienes nos fascina la comida oriental, nos parece encantador.