26
Jun 17

Uber y el cuidado para el cliente

Recibí, de Uber, la siguiente nota:  Lamentamos que el costo de tu último viaje fue un poco más alto de lo esperado.  En Uber estamos trabajando para darte el servicio que mereces a un precio competitivo.  En ocasiones la demanda es muy alta y el costo tiende a subir por la demanda dinámica.  Sin embargo, nosotros siempre de avisaremos cuando esté activa, de modo que tu puedes elegir si tomas el viaje, o esperas a que la tarifa se normalice.Queremos que sigas viajando con nosotros y por eso, te daremos un 20% de descuento en tu próximo viaje.

En efecto, la semana pasada hice un viaje en hora pico y la tarifa era alta.  Sin embargo, no había tráfico y el viaje duró casi  lo normal.

Agradezco este detalle de Uber porque uso el servicio con alguna frecuencia y, en efecto, valoro no sólo la calidad del servicio, el hecho de que pueda ver por donde anda el vehículo que viene por mí y la tarifa, sino estos gestos de cuidado.

¿Quién, de tus proveedores de servicios, hace cosas así?

Además esto es responsabilidad empresarial, no las prácticas de relaciones públicas disfrazadas de apaciguamiento, ni las que constituyen la sanción de la víctima.


09
Jun 17

Los taxistas contra Uber

Con mensajes contra Uber más de cien taxistas bloquearon el paso en el Trébol  y perjudicaron a miles y miles de personas el miércoles pasado.  Mi cuate, J. Toriello, en Facebook, publicó un vídeo donde se veían los taxis con números y placas tapadas.

Escucha el podcast aquí.

Los taxistas, en el mundo, se han opuesto violentamente a la competencia e innovación que ha traído Uber; y en Guatemala, los taxistas siempre se han rehusado a abandonar a la comodidad. A finales del siglo XX, los taxistas estacionarios se opusieron a los taxis rotativos; poco más tarde los rotativos se opusieron a los amarillos hasta el punto de que, por ejemplo, los amenazaban cuando llegaban al aeropuerto La aurora.  Hoy, los taxistas la tienen contra Uber.

Es cierto, eso sí, que los taxis tradicionales están sujetos a extorsiones por parte de políticos y burócratas; es decir, a licencias, trámites, ¿arbitrios y tasas? ¡Ya te imaginas!  Pero nótese que los taxistas tradicionales no están pidiendo que les quiten aquellas cargas e igualar su condición a la de Uber para competir sanamente.  Lo que piden es que Uber sea eliminado de la competencia y, en el mejor de los casos, que a Uber, los políticos y los burócratas los castiguen como a ellos.

Es como la historia del campesino ruso que, teniendo él una vaca y su vecino un toro, cuando se le apareció un genio y le ofreció un deseo, en vez de pedir un toro para él y así iniciar una crianza de bovinos, lo que pidió fue que el genio matara al toro de su vecino.

Es como la parábola aquella de F. Bastiat en la que los fabricantes de candelas, velas, lámparas, candeleros, faroles, apagavelas, apagadores y productores de sebo, aceite, resina, alcohol y de todo lo que concierne al alumbrado, les piden a los diputados que legislen y ordenen el cierre de todas las ventanas, tragaluces, pantallas, contraventanas, póstigos, cortinas, cuarterones, claraboyas, persianas, en una palabra de todas las aberturas, huecos, hendiduras y fisuras por las que la luz del sol tiene la costumbre de penetrar en las casa, en perjuicio de las bellas industrias con las que nos jactamos de haber dotado al país.

¿Viste?

Columna publicada en elPeriódico. La foto es de J. Toriello.


25
Feb 17

Uber en una sociedad condenada

uber

Escucha el podcast aquí.

Según el Intendente de la Policía Municipal de Tránsito el servicio de Uber es ilegal porque no se ha comunicado con la Municipalidad*.  En sus declaraciones, el funcionario llegó a asegurar que el servicio representa un riesgo para los usuarios, porque no hay quien lo regule.

¡Cómo si los servicios de transporte regulados no fueran peligrosos en extremo! ¿No has oído de los asesinatos y de  los asaltos en las camionetas reguladas hasta la saciedad? ¿No has oído de asaltos y violaciones en los taxis regulados hasta el cansancio?  El mal llamado relleno sanitario está regulado, normado y reglamentado, y allí no hay mafias, ni la gente corre peligro, ¿verdad? ¿Seguimos?

Lo puro cierto es que a todo nivel, la regulación política no es garantía de nada.

La actitud del Palacio de la Loba con respecto a Uber me recordó el siguiente párrafo por Ayn Rand: Cuando para producir necesites autorización de los que no producen nada, cuando compruebes que el dinero fluye hacia quienes trafican con favores y que surgen más ricos por el soborno y las influencias que por el trabajo, cuando veas que las leyes no te protegen contra los infames, sino que son ellos los que están protegidos contra ti,  cuando los corruptos sean recompensados y ser honrado te resulte un auto sacrificio inútil, podrás deducir, sin temor a equivocarte, que te encuentras atrapado en una sociedad condenada.

Lo que quiso decir el Inspector es que aquí nadie pasa sin saludar al Rey. La verdad es que vivimos por permisos, no en libertad.

Los taxistas, por su parte, no se quejan de estar sometidos a un sistema regulatorio y expoliador; sino que se quejan de que Uber no esté sometido al mismo tipo de dictadura. La actitud de los taxistas me recuerda la historia del campesino ruso que tenía una vaca y odiaba a su vecino porque él tenía dos. Un hechicero le ofreció al primer campesino que le concedería un único deseo. Y ¿qué pidió el campesino? Mata la vaca de mi vecino fue lo que le ordenó al brujo.

Actualización: Hice una consulta en @luisficarpediem y este es el resultado. Me pareció curioso que 5 de los 37 lectores que participaron dijo que no le interesa usar Uber.  Veintiún participantes dijeron que sí han usado Uber.

captura-de-pantalla-2017-02-28-18-57-20-png

*La noticia está en la página 10 de Prensa Libre del 24 de febrero  y no la encontré en línea.