10
Oct 16

Calavera de cristal, a tiempo para Halloween

calavera-luis-figueroa

El niño que hay en mi se emociona cuando el Museo Popol Vuh exhibe su calavera de cristal; especialmente cuando la muestra coincide con la fiesta de Halloween y con El museo a oscuras, una actividad para patojos.

El cráneo es de cristal de roca y muestra rastros de cinabrio; un mineral rojo que simboliza sangre, por su color y era usado por los mayas para la protección de tumbas por su alta toxicidad.

Entre los aztecas y toltecas era común guardar cráneos como trofeos de guerra. Por ejemplo, la diosa Cuatlicue o La de la Falda de Serpiente, está adornada con calaveras y otras partes humanas en su cuerpo. Los primeros españoles que tuvieron contacto con los habitantes del continente americano observaron que en muchos edificios estaban ornamentados con calaveras colgadas, y en la colección del Museo Popol Vuh, varias urnas funerarias están decoradas con cráneos descarnados. Los sacerodotes Xipe Totec se cubrían a sí mismos con la piel de sus víctimas y en la colección de Museo pueden ser observadas piezas con esta característica macabra.

La revista Archaeology, en su edición de mayo/junio de 2008, publicó un reportaje sobre la leyenda de los cráneos de cristal.

En el mundo hay varias calaveras similares. En el Museo de Arqueología de México hay una adornada con turquesas, y más de una circula en exhibiciones y ferias como objetos con poderes sobrenaturales y curativos. Las hay de cristal de roca; pero también hay falsificaciones, tan evidentes, que son de vidrio y de acrílico. De una de las más famosas se cuenta que fue encontrada por un arqueólogo en un templo de Belice, en la selva; sin embargo, no falta quien diga que la compro en una subasta en Europa. En el Museo Británico hay otra que se supone que fue elaborada en el siglo XIX. También el Museo del Hombre, en París; y la Smithsonian Institution, cuentan con calaveras de cristal.

La calavera del Museo Popol Vuh forma parte de la colección que le dio origen al mismo y que fue propiedad del coleccionista Jorge Castillo, antes de que él lo donara a la UFM en 1977.

El Museo Popol Vuh se encuentra en el campus de la Universidad Francisco Marroquín, 6 calle final, zona 10. Teléfono 2338 7896. La admisión es de Q35 para adultos, y de Q10 para niños de 10 a 12 años; para estudiantes con carné es de Q15. Estacionamiento, Q30 por hora.


27
Abr 15

Calavera de cristal expuesta en Museo Popol Vuh

calavera-de-crista-museo-popol-vuh

Una calavera de cristal, parecida a las de la película Indiana Jones en el reino de la calavera de cristal, es exhibida por unos días en el Museo Popol Vuh, de la Universidad Francisco Marroquín.

El cráneo es de cristal de roca y muestra rastros de cinabrio; un mineral rojo que  simboliza sangre, por su color y era usado por los mayas para la protección de tumbas por su alta toxicidad.

Entre los aztecas y toltecas era común guardar cráneos como trofeos de guerra. Por ejemplo, la diosa Cuatlicue o La de la Falda de Serpiente, está adornada con calaveras y otras partes humanas en su cuerpo. Los primeros españoles que tuvieron contacto con los habitantes del continente americano observaron que en muchos edificios estaban ornamentados con calaveras colgadas, y en la colección del Museo Popol Vuh, varias urnas funerarias están decoradas con cráneos descarnados. Los sacerodotes Xipe Totec se cubrían a sí mismos con la piel de sus víctimas y en la colección de Museo pueden ser observadas piezas con esta característica macabra.

La revista Archaeology, en su edición de mayo/junio de 2008, publicó un reportaje sobre la leyenda de los cráneos de cristal.

En el mundo hay varias calaveras similares. En el Museo de Arqueología de México hay una adornada con turquesas, y más de una circula en exhibiciones y ferias como objetos con poderes sobrenaturales y curativos. Las hay de cristal de roca; pero también hay falsificaciones, tan evidentes, que son de vidrio y de acrílico. De una de las más famosas se cuenta que fue encontrada por un arqueólogo en un templo de Belice, en la selva; sin embargo, no falta quien diga que la compro en una subasta en Europa. En el Museo Británico hay otra que se supone que fue elaborada en el siglo XIX. También el Museo del Hombre, en París; y la Smithsonian Institution, cuentan con calaveras de cristal.

La calavera del Museo Popol Vuh forma parte de la colección que le dio origen al mismo y que fue propiedad del coleccionista Jorge Castillo, antes de que él lo donara a la UFM en 1977.

El Museo Popol Vuh se encuentra en el campus de la Universidad Francisco Marroquín, 6 calle final, zona 10. Teléfono 2338 7896. La admisión es de Q35 para adultos, y de Q10 para niños de 10 a 12 años; para estudiantes con carné es de Q15. Estacionamiento, Q30 por hora.


12
Dic 13

Bombas en la fiesta de mi barrio


La fiesta de Guadalupe es la fiesta  de mi barrio; y así comienza el día, con bombas pirotécnicas a las cinco de la mañana.

A los guatemaltecos nos gusta quemar cohetes y bombas para las festividades.  Los chapines quemamos pólvora cada vez que podemos.  Cuenta la leyenda (que leí en Noticias del imperio, por Fernando del Paso)  que en tiempos de Fernando VII . cierto mexicano visitó la corte de aquel monarca español y en algún momento de la mañana el Rey le preguntó que qué es lo que sus paisanos estarían haciendo en ese momento.  Y el mexicano contestó que seguramente estarían quemando cohetes.  El Deseado volvió a hacer la pregunta más tarde, sólo para obtener la misma respuesta.  Y a la misma pregunta, horas más tarde, volvió a contestar lo mismo.  Exactamente lo mismo durante todo el día. Lo que digo es que eso mismo se nos aplica a los chapines.  Los chapines quemamos pólvora con cualquier pretexto, a cualquier hora

La villa de Guadalupe es un barrio antiguo de la ciudad de Guatemala.  Tiene su plaza, su mercado y su iglesia.  Allá por principios del Siglo XX era un pueblo distinto al la ciudad capital y entre ambos corría un tranvía Decauville.

El área todavía conserva algo de su carácter de pueblo y la fiesta de hoy es una de esas características. También lo es la vida en la plaza, el convite, el aroma a leña que las áreas más interiores del barrio y el hecho de que si caminas por sus calles la gente te saluda. Buenos días. Buenas tardes.

He vivido aquí en dos etapas de mi vida.  La actual y cuanto tenía entre 8 y 14 años.   En los 70 era un área residencial muy tranquila; pero ahora se ha animado.  Hay muchos negocios; tres, o cuatro restaurantes buenos; un bar que se ve muy alegre.  Y todo ello hace una emocionante y agradable mezcla de tradiciones y dinamismo.


01
Feb 12

Falleció Héctor Gaitán


Como me lo contaron, te lo cuento: guiado por El Cadejo y acompañado por sus amigos ente los espantos y los aparecidos se fué Héctor Gaitán, autor de la serie La calle donde tu vives.  Recordado por su habilidad para contrar cuentos e historias misteriosas y hasta de terror, don Héctor era uno de los guardianes de las leyendas chapinas.


25
May 11

¡Que bueno que reparan puente que hizo el Diablo!

¡Vaya!, como me alegro de que esté siendo reparado el Puente Los Esclavos, obra del período colonial, que se le atribuye al Diablo.

Según la leyenda, hace poco más de 400 años el esclavo que estaba encargado de la construcción del puente le vendió su alma al Príncipe de las Tineblas, a cambio que la obra fuera terminada. Una vez concluida esta, el esclavo se le escapó a Satanás y este, enojado, le quitó una piedra al puente para que no quedara concluido. Según la tradición, la piedra que quitó Belzebú desaparece cada vez que alguien trata de reponerla.

Mis amigos Roberto y Amable me cuentan que este no es el único puente que ha tendido el diablo.  Lucifer hizo el puente de Navacoyan en Durango, México; e hizo una obra similar en Gorias, España.


01
Abr 11

Los azacuanes llegaron ya

Los azacuanes o swainson hawks, que se van por ahí por octubre y regresan en estos días, están pasando por la ciudad de Guatemala.  En realidad, los azacuanes pasan cuando tienen que pasar.

Antes se decía que los azacuanes traían la lluvia y que dependía, del número de esas aves lo que duraría la temporada de lluvia y la cantidad de las precipitaciones.

Hoy los vi por montones. Las parvadas daban algunas vueltas y seguían su camino; daban algunas vueltas y seguían su camino.


03
Ene 11

Visita al puente que hizo el Diablo

En camino a El Salvador me gusta pasar por el Puente de Los Esclavos, estructura que, según la leyenda, hizo el Diablo.

No lo veía desde hacía exactamente un año; y temí que hubiera sido destruido por la tormenta Agatha que hizo estragos en mayo de 2010.   Afortunadamente, ese puente que tiene más de 400 años de edad resistió los embates del agua y de los escombros; y sólo perdió una pieza que adornaba su lado Sur, frente a la placa que conmemora su inauguración en 1579.  El puente sobre el Río Los Esclavos no está a salvo y podría colapsar.  Ojalá que sea posible su rescate y que sigamos gozando de él por muchos años más.

Normalmente, cuando paso por ahí, le tomo fotos al puente desde arriba, pero ahora me dio por bajar a la presa hidroeléctrica que se halla a su lado, y desde ahí pude ver perspectivas que no había apreciado antes.

Según la leyenda, el esclavo que estaba encargado de la construcción del puente le vendió su alma al Príncipe de las Tineblas, a cambio que la obra fuera terminada. Una vez concluida esta, el esclavo se le escapó a Satanás y este, enojado, le quitó una piedra al puente para que no quedara concluido. Según la tradición, la piedra que quitó Belzebú desaparece cada vez que alguien trata de reponerla.

Mis amigos Roberto y Amable me cuentan que este no es el único puente que ha tendido el diablo.  Lucifer hizo el puente de Navacoyan en Durango, México; e hizo una obra similar en Gorias, España.


16
Sep 10

En peligro el puente que hizo el diablo

El puente que hizo el Diablo y que tiene más de 400 años de edad está por colapsar. Luego de Agatha y de esta temporada lluviosa las bases del puente de los esclavos están socabadas y eso pone en peligro la estructura.

Según la leyenda, el esclavo que estaba encargado de la construcción del puente le vendió su alma al Príncipe de las Tinieblas a cambio de que la obra fuera terminada. Una vez concluida esta, el esclavo se le escapó a Satanás y este, enojado, le quitó una piedra al puente para que no quedara concluido. Mis amigos Roberto y Amable me cuentan que este no es el único puente que ha tendido El maligno. Lucifer también hizo el puente de Navacoyán en Durango, México, e hizo una obra similar en Goiras, España. Y seguramente, por el mundo, hay otros puentes que hizo Belzebú.

Esta entrada fue publicada por El Periódico y por Siglo Veintiuno.

11
Feb 09

Las exóticas pitayas amarillas

Hoy he preparado pitayas amarillas. Como todo chapín, yo estaba acostumbrado a las sensuales pitayas que en estas latitudes tienen un color entre rojo, corinto y morado. Las he preparado como siempre, con azúcar y un chorrito de Triple Sec. Estas pitayas de un amarillo intenso, y con carne blanca han sido una agradable novedad.

Ya mi amigo Constantino me había mandado fotos de unas pitayas con carne blanca, pero con piel parecida a las pitayas que estamos acostumbrados en Guatemala.

Por cierto que ¡muchas gracias! a mis amigas Carmen y Violeta, de Taiwán, por estas frutas deliciosas y encantadoras. Y hablando de amigas, mi cuata Justine me contó que en Asia les llaman Frutas Dragón.

Ya he contado esta historia; pero cuando las comía me acorde de algo que leí cuando estaba en la Primaria. Esta es la de una cueva que estaba habitada por murciélagos, y de la cueva salían ríos de sangre. La gente, por supuesto, tenía mucho temor de la cueva y de los murciélagos; miedo que se hacía espantoso si tomamos en cuenta el vampirismo que implicaba la abundancia de sangre.

Resulta, claro, que todo tenía su explicación. Los murciélagos en cuestión consumían muchas pitayas y por lo tanto su orina y sus excrementos salían coloreados. Al mezclarse estos con el agua que corría en la caverna, parecía que de ella salían ríos de sangre. Eso, por supuesto, no puede ocurrir con las pitayas blancas.

No recuerdo si la cueva quedaba en Honduras, o en Guatemala, pero quizás alguien puede ampliarnos más información sobre esta historia.


30
Nov 08

80% de cuenteros, por no decir mentirosos

Ocho de cada diez guatemaltecos dice no ser supersticioso; sin embargo, 77.5% de ellos no entraría a un cementerio en altas horas de la noche. En esa misma dirección 86.3% sí cree en los milagros, 54% cree que los sueños son presagios, 51.5% cree en el diablo, 55% conoce a alguien que ha escuchado el grito de La Llorona. ¿Entonces? ¿Son, o no son? Por cierto que yo soy de los que conocen gente que ha oído a La Llorona.

Esto de los chapines que no son supersticiosos me recuerda un sondeo que vi en Antena 3, o en TVE. La reportera le preguntaba a la gente si era racista, o no; y, adivine usted qué contestaba la gente. Pues contestaba que no. Y luego, la reportera les preguntaba a los entrevistados si estaban de acuerdo, o no, con que sus hijos se casaran con alguien de raza negra. Y la gente rápidamente salía con distintas razones por las cuales eso no era conveniente. Que por los hijos, que porque la gente es mala, que porque la sociedad no entendería, que porque las cosas ya son difíciles como para complicarlas más, y qué se yo.

Lo cierto es que así, en abstácto, pocos están dispuestos a admitir que son supersticiosos, o que son racistas; pero, en lo concreto, cada quién busca sus motivos.