19
Sep 18

Una solución razonable sobre la CICIG

El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas , Antonio Guterres,confirmó a Iván Velásquez como Jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala.  Velásquez habrá de nombrar a un comisionado adjunto que vendrá a Guatemala en tanto que el titular permanecerá fuera de Guatemala.

A mi me parece que esta es una buena salida política y diplomática y estoy convencido de que la Administración de Jimmy Morales y el Presidente no deberían reaccionar con el hígado. Es una forma de encontrarse en la cresta y si las partes involucradas actúan racionalmente es una forma de preservar al paz y evitar conflictos.  Es una forma de decir: Ni usted, ni yo. Otra cosa será si el objetivo de alguna de las partes fuera hacer crecer el conflicto, en el que en río revuelto ganancia de pescadores. ¡Cuidado con los vividores del conflicto!

El de la CICIG fue un acuerdo mal hecho y así lo advertimos muchos desde que se hablaba de la CICIACS.  Lamentablemente muchos que ahora se han dado cuenta de eso pusieron oídos sordos a las advertancias.  Ahora, porque los acuerdos deben respetarse, no queda más que echarle ganas y actuar de forma civilizada, Ya se hizo lo que se podía sin violar la ley, ni el acuerdo, la ONU ya cedió porque Velásquez no vendrá al país.  Todavía hay espacio para enmendar la Comisión en el año que le queda para trasladar sus capacidades.

Dicho lo anterior, les recomiendo mucho la lectura del artículo La CICIG, un experimento fallido, por Warren Orbaugh.  Ojalá que aprendamos algo.

Foto por elPeriódico.


17
Sep 18

El gallo-gallina de la Corte de Constitucionalidad

La Corte de Constitucionalidad otorgó un amparo provisional en el caso del retorno de Iván Veláquez como jefe de la Comisión Contra la Impunidad en Guatemala; pero la resolución es un gallo-gallina.

Por un lado la resolución dice que el Presidente, como representante de la unidad nacional y obligado a velar por los intereses de toda la población de la República y responsable de dirigir la política exterior, con el fin de preservar el bien común y la armonía ciudadana debe realizar las negociaciones con el Secretario General de la Organización de  Naciones Unidas hasta agotar las vías de diálogo relativas a efecto de que sea mediante esos mecanismos que se defina cualquiera controversia relacionada con el acuerdo de la  CICIG.

Tres cosas quiero destacar: 1. El Presidente debe negociar con el Secretario General de la ONU y ese es el mecanismo para dirimir las controversias acerca del futuro de la Comisión. 2. Al Presidente le corresponde dirigir la política exterior (dentro de la ley, claro y respetando los tratados, claro).  3. El Presidente debe hacerlo velando por los intereses de todos (no de la mayoría, ni de la mayoría), preservando el bien común (que es el bien de todos y no el de la mayoria,ni el de la minoría) y para preservar la armonía ciudadana.  Siendo que hay controversia, y que debe ser resuelta para preservar la armonía, el bien común y proteger los intereses de todos, aquella negociación para dirimir las polémicas que hubiere acerca del futuro de la CICIG. Sin esa negociación y sin zanjar las disputas tomando en cuenta el punto 3, no es posible definir cuál es el futuro de aquella comisión.

Es posterior a aquella negociación que el Presidente -como responsable de la política exterior y guardian de la armonía ciudadana, del bien común y de los intereses de todos (no de la mayoría, ni de la minoría)- habrá de dejar entrar al país al Comisionado, o Comisionada.  No puede ser antes porque la negociación será la que permita dirimir las controversias y sin resolver las controversias no es razonable  que ingrese un comisionado, o comisionada.

A mí me llama la atención que la Corte no haya mencionado por nombre al actual jefe de la CICIG, Iván Velásquez y que haya elegido referirse al cargo en masculino y femenino como está en el acuerdo que le da orígen a la intervención de la Comisión en Guatemala.  Por un lado es cierto que despersonaliza e institucionaliza; pero por otro lado es muy conveniente cuando se trata de decir, sin decir.  Cuando se trata de producir un gallo-gallina.

No es la primera vez que la Corte falla de esa forma ambigua que no resuelve nada.  Lo acaba de hacer en el caso de la Minera San Rafael.

Si me preguntan diré que lo que corresponde es que el Presidente interponga un recurso de Aclaración.  No sólo para que los magistrados de la Corte de Constitucionalidad asuman su responsabilidad (ya sabes que en Guatemala la Constitución dice lo que la Corte dice que dice -y que eso puede variar-), sino para que el Presidente sepa a qué atenerse exactamente y pueda complir con su obligación de dirigir la política exterior en atención a los intereses de todos y al bien común (y no sólo a los de la mayoría, y menos a los de los grupos más vociferantes).

Siendo que hay controversia sobre la CICIG y su jefe actual, no es sano que las cosas continúen sin que se diriman la diferencias civilizadamente, y esa es la tarea que tienen el Presidente y el Secretario general de la ONU.  El costo de no dirimir civilizadamente las controversias es demasiado elevado.

Lo que no debe ocurrir es que la Corte de Constitucional asuma tareas que son propias del jefe del gobierno.  Si bien es cierto que le Presidente está obligado a actuar conforme a la ley y los tratados, también es cierto que como la CC puede interpretar la Constitución a su antojo, el riesgo de un gobierno de los jueces es una amenaza real contra la República y contra las funciones del Ejecutivo.

Lo que no debe ocurrir es que la controversia actual sirva para que los clamores de golpe de estado, por parte de la exguerrilla y sus aliados, se haga realidad (aunque sea a fuerza de memes y de desinformación).


04
Sep 18

El sucesor de Iván Velásquez

Quien sea designado para suceder a Iván Velásquez, como jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala, debe ser un profesional de la justicia, y no un activista; debe asegurar una transición -entre ahora y septiembre del año entrante- que fortalezca el sistema de justicia y no dañe más a las instituciones; debe generar suficiente confianza como para desfacer el entuerto que deja Velásquez.

Es posible que la decisión de Jimmy Morales en el sentido de prohibir el ingreso de Velásquez sea un desatino y seguramente el asunto tendrá que dilucidarse en los tribunales; pero lo que no debe ocurrir es que Velásquez sea impuesto y que esa imposición genere daños institucionales y contribuya a profundizar y a agravar las fisuras sociales en Guatemala.

En los tribunales se habrá de dilucidar, por ejemplo, si el Presidente tiene, o no la facultad de ordenarle al Director General de Migración que le prohiba la entrada al país a una persona; habrá que dilucidar si el Jefe de la CICIG necesita visa, o no; y otros detalles.  El sucesor de Velásquez habrá de continuar las investigaciones pendientes contra Jimmy Morales en su calidad de secretario general del partido con el que ganó las elecciones.

Y con todo y eso, ¿sábes? Pienso que si el Secretario General de la ONU y los gobiernos que no sólo financian a la CICIG, sino que se empecinan en mantener a Velásquez como jefe de la misión, de verdad quisieran contribuir a acabar con la impunidad y la corrupción en Guatemala, deberían detenerse y preguntarse: ¿Hicimos lo mejor que podíamos haber hecho? ¿La agenda que no es evidente, vale la pena a cualquier costo? La imposición de Velásquez, ¿puede ser una victoria pírrica que desate quién sabe qué clase de monstruos?

De paso, ¿qué agenda? La de Patrick Leahy y otros políticos y gobiernos que quisieran ver a Latinoamérica convertida en una enorme Cuba.  La que no terminan de ver los funcionarios republicanos que no distinguen Guatemala de Guadalajara, ni de Guam.

A lo largo de los años, la CICIG amplió su autoridad para hacer avanzar la política de la extrema izquierda, que busca consolidar el poder mediante el control de las instituciones. Es la misma estrategia empleada por el fallecido dictador venezolano Hugo Chávez, explica Mary Anastasia O´Grady, de el Wall Street Journal.

En esta misma dirección, O´Grady apunta a que la izquierda internacional ha aplaudido la turbia influencia y el capricho de la CICIG porque arma y silencia a los oponentes ideológicos del socialismo. En la CICIG, los socialistas dentro y fuera de la ONU creían haber encontrado un modelo que podían desplegar en todo el mundo en desarrollo para debilitar a los defensores de las ideas de centroderecha y potenciar el colectivismo, todo bajo el pretexto de luchar contra la corrupción. Abundan los rumores de que el Tribunal Constitucional, un aliado del  señor Velásquez, se está preparando para declarar ilegal la decisión del presidente. Eso explicaría por qué, el martes [hoy], el señor Morales anunció que al señor Velásquez no se le permitiría regresar al país.

Además, en su columna de hoy, O´Grady añade: El señor Velásquez no es un funcionario electo. Es más un virrey moderno, que reprime con fuerza la oposición en la “colonia” contra aquellos que desafían su autoridad. Los guatemaltecos han llegado a entender que denunciar los métodos ilegales de la CICIG es arriesgarse a la condena pública como amigo de los corruptos, o incluso a la investigación y la detención preventiva. Empresarios turbios, políticos, matones notorios y especialmente jueces parecen tener un pase siempre que acepten la agenda del señor Velásquez, o se mantengan fuera de su camino. En otras palabras, la administración de justicia de la CICIG ha sido selectiva.

Comparto estos párrafos de la columna de O´Grady porque ayudan muy bien a entender qué es lo que está en juego y por qué es que es importante defender las instituciones, por precarias que sean; evitar la fractura social que desate monstruos y defender el pequeño germen de república que pueda haber donde quiera que lo haya.

El sucesor de Iván Velásquez tiene la misión de trasladar las capacidades de la Comisión al Ministerio Público; y para cumplirla a cabalidad y terminar la gestión de la CICIG con algún grado de respetabilidad no debe actuar como un virrey, ni al margen del debido proceso y de otras garantías constitucionales, ni del sistema de pesos y contrapesos.

¡Con, o sin CICIG, todos contra la corrupción!, ¡Con, o sin Velásquez, todos contra la corrpución!


02
May 18

¿Un candidato sin compromisos?

Mientras continúe vigente el sistema político y administrativo de incentivos perversos, mientras en la administración pública abunden las posibilidades de negocios y de arbitrariedad, la ilusión de tener candidatos sin compromisos para los cargos públicos más influyentes y poderosos es eso…una ilusión.

La meditación viene al caso porque durante el procedimiento judicial llevado a cabo el miércoles 25 de abril, en el juzgado de Mayor riesgo D, a cargo de la jueza Erika Aifán, según las colaboradoras eficaces, el ahora Presidente de la República y entonces secretario general del partido FCN-Nación, Jimmy Morales, habría dicho que no quería que el dinero de los empresarios ingresara a su partido para evitar que su imagen de “candidato sin compromisos” se viera afectada, ya que era lo que, consideraba, lo había elevado en las encuestas. Ya lo dijo Henry David Thoreu, por cada mil personas atacando las ramas de un problema, hay una sóla atacando sus raíces. Mientras no entendamos que los orígenes de la corrupción y de los compromisos están en la arbitrariedad, y no en la falta de controles, seguiremos atacando ramas y no raíces.

Por otro lado, en Camino de Servidumbre, capítulo 10, Friedrich A. Hayek explicó por qué es que los peores se ponen a la cabeza, en un sistema como el guatemalteco, o en cualquier sistema con las características colectivistas del nuestro:  De la misma manera que el  gobernante democrático que se dispone a planificar la vida económica tendrá pronto que enfrentarse con la alternativa de asumir poderes dictatoriales o abandonar sus planes, así el dictador totalitario pronto tendrá que elegir entre prescindir de la moral ordinaria o fracasar. Esta es la razón de que los faltos de escrúpulos y los aventureros tengan más probabilidades de éxito en una sociedad que tiende hacia el totalitarismo. Quien no vea esto no ha advertido aún toda la anchura de la sima que separa al totalitarismo de un régimen liberal, la tremenda diferencia entre la atmósfera moral que domina bajo el colectivismo y la naturaleza esencialmente individualista de la civilización occidental.

Durante los procedimientos judiciales citados arriba, una de las colaboradoras eficaces, dijo: Recuerdo que mi primo…era el único que estaba enojado. Nos dijo que le parecía increíble que ese señor que era candidato a Presidente nos sugiriera darle dinero fuera de su partido. Nos cuestionó que por qué en Guatemala todo se tenía que hacer bajo de agua.

Una vez más, aquella maña de ir a por las ramas, en vez de ir a por las raíces, pone énfasis en las formas y no en el fondo.  En ese contexto, no hay distinción alguna entre el dinero que viene del narcotráfico y de las mafias, y el dinero que viene de personas que no son criminales.  No hay distinción alguna entre el dinero que sirve para conseguir privilegios, negocios, favores e impunidad, para decir algo, y el dinero que sirve para garantizar que se respete la voluntad de los electores.  Yo no digo que los actos que están siendo juzgados deban quedar impunes, ¡para nada!; pero no deben ser sacados de proporción.

¡Para escándalo es la fetidez que sospecho que los fiscales encontrarían si abrieran las gavetas de Unidad Nacional de la Esperanza y las del Partido Patriota, por mencionar dos!

Una vez más, son el sistema de incentivos perversos y la abundancia de oportunidades de negocios y la arbitrariedad la tierra fértil no sólo para la opacidad, sino para tratos y arreglos ruines. De ahí que la llamada de atención, por parte de Hayek sea muy relevante, tomando en cuenta que, si ves con detenimiento, en nuestros países todas las tiranías vigentes -especialmentee las que los jóvenes tienen que salir a echar a pedradas y a costa de sus vidas- fueron precedidas por regímienes corruptos de los que la gente ya estaba harta, ¿qué dice Hayek?  Tenemos que retornar por un momento a la etapa que precede a la supresión de las instituciones democráticas [y yo diría que republicanas, no democráticas]  y a la creación de un régimen totalitario. En este punto, la general demanda de acción resuelta y diligente por parte del Estado es el elemento dominante en la situación, y el disgusto por la lenta y embarazosa marcha del procedimiento democrático convierte la acción por la acción en objetivo. Entonces, el hombre o el partido que parece lo bastante fuerte y resuelto para “hacer marchar las cosas” es quien ejerce la mayor atracción. “Fuerte”, en este sentido, no significa sólo una mayoría numérica; es la ineficacia de las mayorías parlamentarias lo que tiene disgustada a la gente. Lo que ésta buscará es alguien con tan sólido apoyo que inspire confianza en que podrá lograr todo lo que desee. Lo que estará buscando es un dictador.

¿Te das cuenta del peligro? Es peligroso concentrarse en las ramas y olvidarse de las raíces.

La imágen es de dominio público, via Wikimedia Commons


13
Sep 17

Los bonos y la piñata estatista

Nunca antes se había hecho tan evidente la relación íntima y causal que hay entre el estatismo, la arbitrariedad y la piñata de la corrupción.

Ayer se destapó la novedad de que el alto mando del ejército y para su comandante, el Presidente de la República, se recetaron sendos bonos de responsabilidad; que ascienden a Q471.8 millones de quetzales.  El bono fue creado el 1 de enero de 2016, cuando ya era ministro el actual titular de la cartera de Defensa Nacional y durante los últimos días de la presidencia de Alejandro Maldonado Aguirre.

Aquella cúpula no es la única privilegiada con ese tipo de canonjías: Por ejemplo, la Corte de Constitucionalidad se auto premió con un bono revolucionario (bono revolucionario, por favor), en noviembre de 2015.

La Fiscal General, y otros miembros de la cúpula del Ministerio Público,  recibe una variedad de bonos, además de estupendas ventajas económicas.

La Superintendencia de Administración Tributaria les da a sus funcionarios bonos por alcanzar la meta de expoliación, que ellos llaman de recaudación.  Funcionarios y empleados en el Congreso y a todo lo ancho y largo de la administración pública reciben bonos, y privilegios a costa de los tributarios. Se dan en el ministerio de Salud y en el de Educación. Si no hemos visto los bonos y privilegios que reciben otro burócratas es porque no hemos escarbado un poco. ¿Te acuerdas cuando los diputados estaban hicieron berrinche porque querían prestaciones superiores a las que les tocaba de acuerdo con la ley?

Nunca antes se había hecho tan evidente que los políticos y burócratas se recetan sendos cheques cada vez que pueden, porque pueden.  La piñata es posible porque, ¿por qué no?

Oportunamente, los bonos del Presidente y del ejército se dan a conocer cuando la SAT ha puesto sobre la mesa su intención de elevar la recaudación.  Los políticos y burócratas se quejan de que no les alcanza el dinero que toman de los tributarios; pero con los bonos y canonjías que se reparten -todos los que pueden- ¡no hay dinero que alcance!  Toda discusión tributaria debería de ser precedida por la eliminación de los privilegios, desperdicios y mala administración en el presupuesto del estado; toda discusión sobre impuestos debería ser precedida por la evidencia -por parte de quienes toman dinero de los tributarios- de que estos recursos no son usados para satisfacer intereses particulares, ni para enriquecer a quienes los administran.

Creo, por cierto, que los funcionarios -que no sirven a intereses particulares y que son necesarios para que el gobierno administre seguridad y justicia- deberían recibir sueldos que vayan de acuerdo con sus responsabilidades.  Sueldos comparables a sus equivalentes en el sector privado.  A nadie debería escandalizar que el Presidente de la República, reciba el sueldo de un CEO y a nadie debería escandalizarle que el Fiscal General reciba un suelto en aquella línea. ¡Pero esos sueldos -como los de los jueces y ministros, por mencionar dos- deberían ser transparentes!  Ya sabes, por aquello de que la mujer del César no solo debe ser honrada; sino también parecerlo, frase atribuida a Julio César, por Plutarco.

Jimmy Morales, el que alardeaba de que iba a donar el 60% de su primer sueldo y de viajar en clase económica, el que ahora tiene a su cargo la administración del Organismo Ejecutivo no porque fuera el mejor candidato, sino porque los otros dos posibles ganadores eran muy peligrosos, tiene la oportunidad -ahora- de dar un buen ejemplo y enmendar el entuerto en el que está metido.  ¡Que se guarde el 60% de su sueldo legítimo que dijo que iba a donar y ya no donó; y que devuelva los bonos que recibió del ejército!  ¡Que pida perdón, por bocón! ¡Que, como jefe de estado y de gobierno, de el ejemplo!  ¡Que se haga responsable y si tiene que pedir un préstamo para devolver la plata, que lo pida!

Igual cosa va para la cúpula del ejército y para la cúpula de todo ministerio, o dependencia estatal que reciba bonos parecidos. ¿Alguien sabe cuántos funcionarios y dónde reciben bonos? Quizás sea más fácil hacer una lista de quiénes no reciben bonos y otros privilegios. Es una canallada que los pipoldermos en toda la administración pública reciban aquellos pagos, y que pretendan expoliar más recursos de los tributarios.

Nunca antes se ha hecho tan evidente que el estatismo y la arbitrariedad son el caldo de cultivo perfecto para los abusos, los privilegios, y la piñata.  ¿Aprovechamos la ocasión para empezar a desmantelar el estatismo? ¿Aprovechamos la oportunidad para prohibir todo privilegio en el presupuesto del estado?


12
Sep 17

Jalisco y las “organizaciones campesinas”

¿Ya sabes lo que se dice de Jalisco, verdad? Que Jalisco nunca pierde y cuando pierde arrebata. Lo dicen quienes quieren mostrarte valientes y terribles, y pretenden infundir miedo.

De eso me acordé cuando leí que miembros de varias organizaciones campesinas están bloqueando vías en la ciudad de Guatemala y se dirigen al Congreso de la República para presionar con el objetivo de que le sea retirada la inmunidad a Jimmy Morales.

Esta operación ocurre un día después de que aquel organo rechazara retirarle el antejuicio al Presidente tal y como lo había solicitado el Ministerio Público y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala.  El propósito de corto plazo de aquella solicitud es investigar al Mandatario por el supuesto delito de financiamiento electoral ilegal (del cual la comisión pesquisidora del Congreso no encontró evidencias); pero el propósito a mediano plazo es remover a Morales, de la Presidencia y sustituirlo por Jafeth Cabrera (el Vicepresidente); para luego remover a este e imponer un Presidente electo a dedo y al margen de la voluntad popular expresada en comicios. Un Presidente cuyas acciones hagan germinar la semilla de un proyecto socialista.

El plan falló ayer porque se impuso el buen juicio en el Congreso donde privó el criterio de que el Tribunal de antejuicio deberá declarar sin lugar la solicitud, aunque haya plena comprobación de que le funcionario es culpable del delito (que no la hubo), si su procesamiento pudiera causar al estado un daño mayor que el causado al agraviado por el delito.

En el espíritu de Jalisco, parece que los grupos que quieren remover a Morales y hacerse con la Presidencia van a acudir a lo que mejor saben hacer: el bloqueo, la plaza y la barricada.  Sin descontar que, en el Congreso, van a tratar de revivir el proceso cada vez que puedan, con la esperanza de que luego de las cansadas y bajo amenazas de inestabilidad y actos de violencia, se haga su voluntad (y la de sus patrocinadores).

Para mucha de la dirigencia popular en este estado de cosas, los procedimientos democráticos -como los comicios y la actividad parlamentaria- son valores y no se cansan de defender la democracia frente al concepto de república, por ejemplo; y esto es porque la democracia es el gobierno de la mayoría o de los que dicen representar a la mayoría. Pero para aquella dirigencia, los procedimientos democráticos sólo tienen utilidad y valor mientras que aquellos procedimientos sirven a sus intereses específicos (como remover al Presidente y poner uno de su gusto). Una vez que los procedimientos no responden a sus expectativas (porque se advierte el peligro que implican), el plan B es jacobino: El bloqueo, la plaza y la barricada. Es soreliano, en el sentido de que, desde su perspectiva, la violencia (los bloqueos, por ejemplo) puede ser moralmente buena (si no es cruel) y a partir de la idea de que -tarde, o temprano- los procedimientos democráticos no hacen más que animar al proletariado a participar en instituciones burquesas, como el parlamento, que son fuentes de desmoralización, corrupción y minado de la solidaridad de clase.

Jalisco siente que perdió ayer; y va a intentar arrebatar.  Lo que ocurrió ayer no debe ser visto con triunfalismo por parte de la Presidencia -y no debería ser aprovechado para profundizar el clima de conflicto por parte de la dirigencia popular y sus patrocinadores-; sin embargo, debe ser aprovechado para resolver el tema de Iván Velásquez y la CICIG.  Por eso, este es un muy buen momento para recordar el consejo de Ayn Rand: En todo conflicto entre dos hombres (o grupos) que comparten los mismos principios básicos, gana el más consistente. En toda colaboración entre dos hombres (o grupos) que se apoyan en diferentes principios básicos, el más maligno, o irracional es el que gana. Cuando los principios básicos opuestos están abierta y claramente definidos, eso obra en ventaja del lado racional; y cuando no están claramente definidos, sino que están ocultos, o difusos eso obra en ventaja del lado irracional.

La foto es de RepúblicaGt


11
Sep 17

¿Quiénes están en el infierno?

Si el informe que presenta la comisión pesquisidora del Congreso va en el tono de que no se evidencia que Jimmy Morales haya tenido participación directa en el financiamiento ilícito del partido oficial; pero que igual recomienda que el Congreso discuta su antejuicio y le retire la imunidad, ese gallo/gallina es material para el infierno, de Dante Alighieri, en La divina comedia.

Ante las puertas del infierno, entre otros, se encuentran -entre lamentos de dolor y de ira- las gentes que vivieron sin gloria, ni infamia, mezcladas con los ángeles que no se rebelaron contra el dios cristiano; pero no por lealtad, sino para evitar las consecuencias de tomar partido en la lucha entre el bien y el mal. El cielo los rechaza porque no hicieron algo bueno y el infierno los rechaza porque no hicieron algo malo. Su tormento es que nadie se acuerda de ellos, no tienen esperanza de morir y no tienen nada que hacer en sus pobres vidas, desdeñados tanto de la justicia como de la compasión.

Mientras tanto, se cuentan con los dedos de las manos los miembros de los grupitos que presionan para remover al Presidente, sustituirlo por el Vicepresidente, para luego remover a este e imponer nuevos Mandatario y Vicemandatario de su gusto y a dedo -sin pasar por comicios-; a pesar de su irrelevancia y de su falta de representatividad, sus semillas germinan y avanzan en sus propósitos porque cuentan con el apoyo de los procónsules en las zonas 10 y 14.  Todo en detrimento del sistema republicano y del orden constitucional.

Este es momento para recordar las palabras del jurista Francisco Fonseca Penedo, exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia:  Es preciso llegar a la conclusión de que el Tribunal de Antejuicio deberá declarar sin lugar la solicitud, aunque haya plena comprobación de que le funcionario es culpable del delito, si su procesamiento pudiera causar al estado un daño mayor que el causado al agraviado por el delito…y en este caso no hay plena comprobación de que el Presidente estuviera involucrado en las irregularidades y financiamiento ilícito en el que hubiera ocurrido el partido que lo postuló en las elecciones pasadas.  Lo dijo el Presidente de la Pesquisidora : No hay evidencias.

Más, aún,  la Pesquisidora estaba consciente, de que el orígen del proceso es de naturaleza política.

Dicho lo anterior, esta es una manifestación de la semana pasada:

Y esta es la manifestación de ayer:

Estos grupitos ahora tienen la prudencia de esconder las banderas rojas y las efgies del Che Guevara; pero siguen siendo tan pocos. Tan…nada.

¿Por qué, entonces, es que los diputados ceden ante sus presiones?  Las que hay ahora no son las manifestaciones representativas y masivas de 2015. ¿Qué fuerzas formidables intimidaron a los diputados? ¿Siguiera se necesitaron fuerzas formidables?

Ilustración  por Gustave Doré (1832 – 1883) [Dominio público], via Wikimedia Commons.


01
Sep 17

Morales y Velásquez no son relevantes

Como debemos actuar mientras vivamos, una sociedad irracional y paralizada está lista para ser tomada por cualquiera que esté dispuesto a determinar su curso. La iniciativa pude venir de dos tipos de personas: las que están preparadas para asumir la responsabilidad de afirmar los valores racionales, y las que persiguen lo contrario.

Esa frase ha rondado mi cabeza desde que estalló la crisis política que desvela a los guatemaltecos.  Superficialmente, la crisis es un enfrentamiento entre el presidente Morales y el jefe de la CICIG, Velásquez.  No falta quienes creen que hay que tomar partido por uno, u otro personaje, y olvidan, o ignoran, o quieren que no se discuta el hecho de que lo que está en peligro es algo más valioso: los principios que determinan el curso de este país…y el de nuestras vidas.

El miércoles, que entre las fotos de los manifestantes que apoyan a Velásquez vi una efigie del Che Guevara –que se suma a las banderas de Codeca, el CUC y Winaq en otras manifestaciones– tomó forma el primer párrafo de arriba.  ¿Qué principios representan Guevara y aquellos a quienes no les da pudor asociarse con él? Estas son frases suyas: Los jóvenes deben aprender a pensar y actuar como una masa. Para enviar hombres al pelotón de fusilamiento, la prueba judicial es innecesaria…esta es una revolución. Y un revolucionario debe convertirse en una fría máquina de matar motivado por odio puro. Descubrí que realmente me gusta matar.

Es cierto que pronunciar un juicio moral es una responsabilidad enorme; pero, ¿cómo se puede dormir tranquilo sin advertir que –a estas alturas de la historia– pedir “la revolución” y alinearse con banderas del Che no es un error de conocimiento, sino maldad?

La alternativa que tenemos enfrente es entre los valores que representan el Che, Codeca, CUC, Winaq, Semilla, Somos y otros actores similares; y la esperanza de una sociedad en la que se respeten absolutamente los derechos individuales de todos por igual, sin privilegios.  Opto por esta última.  ¿Y tú?

El párrafo primero es paráfrasis de ¿Cómo se puede tener una vida racional en una sociedad irracional?, por A. Rand.

Columna publicada en elPeriódico, la foto la tomé de Facebook.


30
Ago 17

¿Qué esta pasando en Guatemala?

Hoy temprano, y en Emisoras Unidas, estaban Luis Fernández Molina y Carlos Luna Villacorta.  Uno es exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia y el otro fue magistrado de la Corte de Constitucionalidad.

Luis Fernández Molina comentó los siguente: la CICIG debió buscar aliados, entre estos al presidente “y no atacarlo”. “CICIG debió haberse ganado aliados, pero lejos de este lo están echando”.

Lo hicieron los griegos cuando atenienses y espartanos (que eran enemigos) se aliaron contra el enemigo común que eran los persas; y lo hicieron los cakchiqueles con los españoles, cuando el enemigo común eran los quichés. Digo yo: la observación de esta mañana tiene sentido si el propósito principal de la misión (o el del mandato de Velásquez) fuera, por ejemplo, destapar y procesar mafias.  En el caso de Guatemala, aún si el presidente Jimmy Morales fuera corrupto (¿Y por qué no podría serlo?), no tiene sentido que Velásquez se enemistara con él en las primeras de cambio y que en el proceso se generara una crisis política de profundidades graves.  La CICIG de Velásquez podría perseguir al Presidente más adelante en el proceso de destapar y procesar mafias y corruptos, e incluso podría hacerlo cuando abandonara el poder, sin causar daños institucionales. Pareciera que remover al Presidente tiene prioridad sobre otros objetivos más propios de la Comisión.

Esta operación, la de remover al Morales, tiene sus raíces en el intento semillero de suspender las elecciones en septiembre de 2015, en otros intentos similares y en la derrota de la social-democracia en aquella ocasión; y tiene precedentes en numerosos intentos posteriores dirigidos a deslegitimar la decisión que tomaron los electores en aquellos comicios.

El propósito de estas meditaciones no es el de abonar a una pugna personal entre el Presidente y el jefe de la CICIG.  Empero, la amenaza y la concreción de un rompimiento institucional -así como la posibilidad de la toma del control del poder por parte de grupos que no han sido electos, sino que operan a la sombra y mediante la manipulación- claman por perspectivas que aclaren lo que está ocurriendo.

Iván Velásquez tiene una ventana de oportunidad.  Puede reconocer que su empeño en aferrarse al puesto que ocupa está causándole daños a una sociedad muy vulnerable y puede, como caballero, retirarse antes de que -si obtuviera la victoria- esta fuera una victoria pírrica.

La cuestión es si va a aprovechar la ocasión, o va a desperdiciarla.

La foto la tomé de Publinews.


27
Ago 17

WTF La lucha entre Morales y Velásquez

¡Que mal se ve la decisión del presidente, Jimmy Morales, en cuanto a declarar non grato a Iván Velásquez, jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala!

Vale aclarar, sin embargo que el rumor de que Morales iba a la ONU a pedir la remoción de Velásquez no pasó de ser un rumor.  Uno rumor que nunca llegó a serverdad y que desató la crisis actual. Antonio Guterres, secretario general de aquel organism confirmó que el Presidente de Guatemala nunca pidió la destitución del jefe de la CICIG.

Empero, la decisión del Presidente se ve mal porque:

-La Comisión y el Ministerio Público pidieron un antejuicio contra Jimmy Morales por financiamiento ilícito al partido oficial FCN-Nación.  Se ve feo que siendo señalado el Presidente, procediera a expulsar al señalador, ¿con la esperanza de que la Fiscal General cumpla su amenaza de renunciar en caso de que Velásquez fuera removido?

-Esta es la hora en que Jimmy Morales no ha explicado clara e inequívocamente sus razones para declarar non grato al Comisionado. De acuerdo con la Convención de Viena no tendría que hacerlo; pero en un ambiente de silencio han surgido toda clase de especulaciones y estridencias.  Los mandantes y tributarios merecemos una explicación porque la incertidumbre y las aguas turbias quién sabe a quién van a terminar sirviendo.

-Luego del fracaso de la operación de ayer, en la plaza que no fue multitudinaria, ni nada parecido, ¿qué necesidad habría de fortalecer a los grupos cuyas banderas e intereses se reunieron en la plaza?

-Tanto Jimmy Morales como Iván Velásquez -si hubieran unido, en vez de separar a los guatemaltecos- tuvieron la oportunidad de liderear el rescate de Guatemala, de las manos de la impunidad, de la corrupción y de las mafias. Esa oportunidad de oro se está yendo, si no es que ya se fue, dada la fragmentación que estamos viviendo.

Desde antes de su creación, cuando aún existía el concepto de CICIACS, me opuse a la creación de una comisión internacional que dirigiera la lucha contra la impunidad, la corrupción y las mafias, no con argumentos nacionalistas (y menos por defender aquellas lacras); sino porque nos quitábamos, los chapines, la responsabilidad de encabezar aquella lucha.  Y ya sabes, no ser responsable de algo es cómodo; pero tiene un precio terrible: la impotencia.  Y así está resultando.

Con todo y todo, sin explicaciones claras e inequívocas, en un ambiente enrarecido y de divisiones profundas, en el contexto de los señalamientos de financiamiento ilícito y a la vista de las banderas que había ayer en la operación de la plaza, la decisión imprudente del presidente Morales es digna de un WTF; y ha puesto en grave peligro a Guatemala y -lo que es peor a los guatemaltecos-.

…y aún así, esta lucha de poder nos involucra a todos como mandantes y va a requerir que separemos la paja del trigo y que -en la medida en que se aclare el panorama- actuemos de forma racional, pensando en el largo plazo y de forma objetiva.  ¿Vamos a ser actores, o vamos a ser observadores? ¿Vamos a involucrarnos en una lucha personalizada, o vamos a tomar decisiones conforme a principios?

La foto la tomé de elPeriódico.