24
Jun 16

No, al monopolio del IGSS

13510917_253641288346857_5687615201476587881_n

Escucha el podcast aquí.

El IGSS es una organización estatal que debería brindar atención médica y de salud a sus afiliados, y brindarles protección frente a riesgos que les impidan ganarse la vida.  Dada su importancia, ¿es, o no es criminal que sea saqueado por políticos y funcionarios? Yo digo que sí.

Actualmente un expresidente y un exgerente del Instituto están siendo procesados; exmiembros de su junta directiva están presos; hace años dos ex altos funcionarios del IGGS, de tiempos de Alfonso Portillo estaban (¿o están) presos por estafar a los afiliados y que no te extrañe que todo esto sea la punta del iceberg. El dinero de los afiliados siempre ha sido piñata. Eso sin contar que desde hace décadas, los pipoldermos de cada de turno decidieron no pagar las cuotas que le corresponden a los gobiernos que han administrado; traicionando así a los afiliados. Si quieres enterarte de más horrores de lo que ocurre en el IGSS, con tu dinero, visita

facebook.com/desmonopolicemoseligss/

Si cada mes te quitan de tu cheque del sueldo la cuota del IGSS, ¿no crees que hay que acabar con aquella piñata?  ¿Tal vez sería bueno que los trabajadores que voluntariamente quieran seguir afiliados al seguro social estatal puedan hacerlo, en tanto que aquellos de ustedes que prefieran otras formas de proveerse servicios de salud y protección contra riesgos pudieran elegir otras opciones? ¿Qué tal si pudieras ser el dueño de tus ahorros para vejez, invalidez y sobrevivencia?  ¿Qué tal si fueran tuyos y no de los políticos? Tu pensión no sería de miseria si cuando administraran mal tus ahorros pudieras cambiarlos de lugar.  El monopolio impide que puedas elegir.

El monopolio del IGSS es controlado por los mismos políticos, funcionarios y grupos de interés que han cooptado el estado.  Es una vaca sagrada ideológica del estatismo.  Es como cuando los lobos les dicen a las ovejas: No se apuren, nosotros las vamos a cuidar. De cuando en cuando nos vamos a comer a algunas de ustedes; pero las demás no se preocupen.  Aunque nos comamos a algunas, es peor si ustedes tratan de cuidarse sin nosotros.

Columna publicada en elPeriódico.  La ilustración es de Desmonopolicemos el IGSS.


08
Mar 16

El IGSS, endeudamiento y empobrecimiento

descarga

El Instituto Guatemalteco de Seguridad Social tiene 45 por ciento de sus inversiones en bonos del estado.  Los bonos del estado -en realidad- son inversiones de papel ya que no están respaldadas por alguna actividad productiva, ni multiplicadora de la riqueza.  En realidad el dinero que el estado consigue mediante la venta de papeles se va en gastos…y, ¿qué porcentaje se va a plazas fantasma, compras sobrevaloradas y otras formas de corrupción y desperdicio?

Ahí es a donde van a parar los ahorros forzados de miles y miles de guatemaltecos, dinero que los cotizantes esperan recuperar cuando no puedan trabajar por motivos de enfermedad, vejez, o maternidad.

Como el IGSS y el Ministerio de Finanzas son parte del estado, cuando el seguro social compra bonos del Minfin lo que en realidad ocurre es que el estado saca dinero de un bolsillo, lo mete en otro y asegura que hubo una inversión.  Lo que no te cuenta es que para pagar los intereses de aquella operación saca dinero de un tercer bolsillo…que es el tuyo.  ¿Te das cuenta? es como una pirámide, es lo que los gringos llaman un Esquema Ponzi. Pero nadie te lo explica así, ¿verdad?

Además del, el IGSS destina 13 por ciento de sus inversiones a operaciones realizadas por el Banco de Guatemala y el esquema se repite.  Como el IGSS y el Banguat son parte del estado se repite el esquema.  Se pasa dinero de un bolsillo a otro y como el papel todo lo aguanta, la pirámide crece.

La pirámide crece hasta que se derrumba.  Como se derrumbó en Grecia, por ejemplo.

¿De dónde saca, el estado, el dinero para pagar intereses que no produce? Lo saca de impuestos, lo saca de endeudamiento y lo saca de inflación.  ¿Y quienes pierden? Los que pagan impuestos, los que pagan el endeudamiento y los que tienen que trabajar más y cada vez tienen para comprar menos; eso si tienen empleo, porque cuando el dinero de la gente se desvía de la economía productiva a la economía de papel (la del Ministerio de Finanzas y la del Banco de Guatemala), lo que ocurre es que hay menos inversiones productivas, o sea, menos bienes y servicios y menos oportunidades de empleo y oportunidades para mejorar los salarios.

…y si no estás indignado, es porque no estás poniendo atención.


30
Oct 15

Uno se queda “papo”

descarga

A cambio de dinero y viajes, una red de defraudación en el IGSS les recetaba a los pacientes determinados medicamentos para favorecer a proveedores que tenían contactos, o estaban en puestos políticos de mucha importancia: el secretario privado del expresidente Alvaro Colom, por ejemplo. La red incluye médicos y administradores.

Los proveedores vinculados a esa red habrían recibido más de Q420 millones mediante compras privilegiadas en perjuicio de los pacientes, los tributarios y los competidores.

Indigna que la elección de medicamentos no sea por motivos médicos y científicos; sino para favorecer intereses particulares; y a la gente le ha indignado que los participantes en aquella red digan expresamente que “la salud es un negocio”.  A mí me ha dejado “papo”; porque, ¿no se supone que el ideal estatista y socialista de que los políticos y funcionarios se encarguen de la salud de los más pobres y vulnerables es -¡precisamente!- evitar que la salud sea un negocio?  Leí que la red les daba a los pacientes medicamentos de 100 mg. en vez de los 500 mg. que correspondían.  ¡Qué escándalo se armaría si este crimen fuera cometido en un hospital privado!…y eso ha de ocurrir por montones en el sistema de salud estatista.  Si estas cosas ocurren en salud, ¿qué podredumbre habrá en educación, agricultura, vivienda, carreteras, turismo, gobernación, desarrollo?, por mencionar sólo unas fuentes de corrupción.

Lo cierto, para los que necesitaban evidencias, es que la politización de los servicios más básicos, para los más necesitados, es fuente de corrupción, mala administración, desperdicio, abusos, arbitrariedades, expoliación y de otras conductas criminales cuando no delictivas.  Lo cierto es que en esas circunstancias no hay cantidad de tributos que alcance.  El “barril sin fondo” de la venalidad -que alcanza para yates, helicópteros y casas en la playa- no alcanza para medicinas, ni material didáctico, ni para seguridad y justicia.

Urge cambiar el paradigma colectivista que hace posible la corruptela.  Por ahí puede empezar la próxima administración si quiere ganarse el respeto de los mandantes y tributarios.

Columna publicada en elPeriódico.


31
May 15

La manifestación del 30M

Haz clic en la foto para ver más fotos

La de ayer fue la tercera manifestación multitudinaria en la Plaza de la Constitución para exigir:  La renuncia de Otto Pérez Molina como presidente de la república y justicia en los casos de corrupción durante su administración (La línea, el IGSS, y otros); así como para advertirle a Manuel Baldizón que #NoLeToca.  ¿Por qué es que la CICIG y el MP no han presentado todavía las pruebas en los casos de corrupción?  Ya pasaron casi 40 días desde la renovación del mandato de aquella Comisión; pero uno tiene la impresión de que hay mucho ruido y pocas nueces.

Aquellos eran los comunes denominadores aunque también había grupos con demandas específicas que iban desde la legítima petición de justicia en el caso de Cristina Siekavizza y el equipo de #SoyUnCiudadano, hasta la irresponsabilidad de la gente que pide que sean suspendidas las elecciones y el consecuente golpe de estado.  Esta vez no vi sus hoces y martillos; pero ahí andaban con sus pañuelos rojo y negro.

Fue evidente que bastante de la propaganda contra Baldizón fue fabricada en serie por algún competidor ¿o competidora?); pero había muchísimas expresiones espontáneas, legítimas e individuales.

Había gente muy creativa como la que llevó marcos de fotos en alusión al hecho de que la administración de Pérez fotografía a quienes llegamos a las manifestaciones; una pareja, con gemelos, llevaba un pantalón y una leyenda que decía: Aquí está lo que te falta para renunciar.  Estas jornadas pacíficas y voluntarias son fiestas familiares.  Me gustó mucho un letrero que decía: Se metieron con la generación equivocada.

No faltan los que llevan máscaras de V for Vendetta; y llegaron varios grupos de indígenas principales.

Todos en paz. Los guatemaltecos le estamos mostrando al mundo lo que somos en realidad; más allá de la manipulación y de la propaganda.  Y si algo hubiera que sugerir para la próxima es que -como en las anteriores- no haya tarima para evitar protagonismos sectoriales.

Por cierto, el grupo #renunciaya original fue cerrado por sus fundadores porque algunos grupos están tratando de usar lo que hizo #renunciaya haciéndose pasar por ese movimiento y nadie sabe cuál es la agenda, ni las intenciones de los usurpadores. Supongo que los creadores del grupo lo cerraron para salvar el movimiento ciudadano que sigue con muchos movimientos legítimos que han surgido Lo que está ocurriendo es de millones de ciudadanos no de unos cuantos.  ¡Que no te tomen el pelo grupos que usan aquel nombre!


22
May 15

A por la reforma del seguro social

igss

¿Te sorprendió lo del IGSS? No debería. Ese es uno de los casos que elPeriódico tiene años de estar denunciando. El seguro social es, ¿cómo se dice? un caso paradigmático para la corrupción.

Mira pues: El IGSS es un canasto de todos los afiliados en el que caen chorros de dinero. ¡Chorros! Como es de todos, es de nadie, ¿sabes? En ese sentido sufre de lo que se conoce como la tragedia de los comunes; es decir de una condición en la cual varios individuos destruyen un recurso compartido limitado (el común) aunque a ninguno de ellos, ya sea como individuos, o en conjunto les convenga aquella destrucción. Los afiliados sufren una especie de síndrome de Estocolmo; una condición en la que la víctima desarrolla una relación de complicidad y un vínculo con el victimario. La gente se ve forzada a pagar sus cuotas; sabe que a cambio recibirá poco, o nada; cree que no puede hacer nada al respecto; sabe que el Gobierno no paga sus cuotas; repite las consignas y se convence de que aquello es una conquista social y se resigna hasta el punto de defender el sistema.

¡Pero no tiene que seguir siendo así! En vez del canasto monopólico de todos, que es de nadie y nadie cuida, el seguro social debe ser individual y abierto a competencia. Así no solo se favorecería que los propietarios de los ahorros cuiden lo que es suyo; sino que se favorecería la competencia en calidad de servicios y en costo de cuotas. Se favorecería el ahorro de largo plazo que tanta falta hace para vivienda, por ejemplo.

Claro que no basta con cambiar las caras de quienes administran el canasto. Antes de la mafia actual vinculada al Secretario Privado del Presidente había otra mafia; y antes de esa, ¿vas a creer que no había otra? Luego de esta, ¿quiénes están esperando a ocupar su lugar?

Hay mucho que reformar: La eliminación de aduanas y el sistema de justicia son prioridad; y luego el sistema electoral, el seguro social, y así seguimos pero hay que hacerlo pronto y bien. Bien es la clave porque no se trata de reformar por reformar. Y en el caso del seguro social, hay que devolverles a los trabajadores la propiedad de sus ahorros.

Columna publicada en El periódico.


29
Ene 14

Diferencias entre sector público y sector privado

De acuerdo con una denuncia presentada en el Ministerio Público  los nombres 90 pacientes de cáncer y linfoma gástrico -en el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social-  fueron utilizados para interponer alrededor de 27 amparos en las tres instancias de las salas laborales para solicitar que les fuera retirado el suministro del medicamento original a cambio de un genérico.

El medicamento genérico, en cuestión de días,  les causó a los usuarios una reacción alérgica grave llamada anafilaxia, la cual puede ser mortal; y casusó miopatia (enfermedad que causa debilitamiento total de los músculos).

Los afectados se abocaron a los oncólogos, a quienes les hicieron saber los efectos que les producía el nuevo medicamento; yse llevaron la sorpresa que existían amparos, supuestamente presentados por ellos mismos y resueltos a su favor por las Salas, en las que se le ordenaba al IGSS el cambio de la medicina.

Yo tengo dos preguntas: Si este asunto hubiera ocurrido en un hospital privado…¿de qué tamaño sería el escándalo?  Y luego, ¿de qué tamaño serán las reacciones siendo que el asunto ocurrió en el seguro social estatal? Algo así, ¿hubiera llegado tan lejos en un hospital privado?  Los asuntos de este tipo, ¿tienen igual trato si ocurren en el sector público, como si ocurren en el sector privado? ¿Por qué?

Lástima que la noticia que origina estas preguntas no menciona el nombre del medicamento. ¿Verdad?


20
Ene 14

Seguridad social: ¿cualquier cosa antes que la libertad?

Nicaragua comenzó este año con la implementación de una reforma en su sistema de seguridad social que obliga a miles de ciudadanos a trabajar más tiempo para obtener una pensión cercana a su último salario. ¡Cualquier cosa antes que la libertad!

El objetivo de los cambios legales en el sistema, según el Gobierno, es evitar el colapso del monopólico y estatista Instituto Nicaragüense de Seguridad Social.

La administración de Daniel Ortega, aprobó la reforma tras recibir el año pasado una recomendación del Fondo Monetario Internaciona pues, según los cálculos oficiales, el INSS podría quebrar en 2021 si no recibe nuevos ingresos. Las modificaciones en el Reglamento de la Ley de Seguridad Social fueron aprobadas por decreto y a puerta cerrada el 17 de diciembre pasado por el consejo directivo del INSS, con el voto de la patronal. Con las nuevas medidas, las autoridades nicaragüenses proyectan recaudar casi 57 millones de dólares anuales que garantizarán la sostenibilidad del sistema al menos hasta 2036 e incluyen el recorte de la pensión a los nuevos jubilados.  Además, para retirarse a los 60 años los trabajadores tendrán que haber comenzado a trabajar formalmente a los 20 años de edad.  La reforma elevó del 16 al 17 por ciento la cuota patronal a partir de 2014 y el Ejecutivo se comprometió a patar el 2 por ciento anualde la deuda que tiene con el INNS.}

¡Cualquier cosa antes que la libertad!  En vez de descentralizar el sistema y devolverles a los trabajadores el control de sus ahorros por medio de cuentas individuales; y en vez de incentivar el ahorro de largo plazo que sirva para la formación de capital, o que financie la vivienda, por ejemplo, los nicas optaron por sacrificar a los trabajadores.

¿Te suenan las campanas?  ¿Qué harán los políticos chapines en la medida en que nos acercamos a las circunstancias precarias de Nicaragua? ¿Serán la libertad y la responsabilidad, o el sacrificio y la coerción?


03
Abr 13

Por la fuerza, tras el botín del IGSS

Unos 15 agentes de la Secretaría de Asuntos Administrativos y de Seguridad, ¿armados?, cerraron el paso en las gradas que conducen a la oficina del presidente del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social  e instalaron, a Juan de Dios Rodríguez como presidente del seguro social.  Según declaraciones del personal que estaba dentro del edificio, los escoltas de Rodríguez forzaron la chapa del despacho del presidente legítimo Luis Reyes Mayén, después la cambiaron.

¿Cuál es el objetivo de esta violencia? La pretensión, de parte de los pipoldermos en el Ejecutivo, de controlar el botín del IGSS para añadirlo a la piñata de gastos, desperdicio y mala administración que están protagonizando.

Por lo pronto, y de manera atinada, la Junta Directiva del seguro social hay desconocido al presidente usurpador y están a la espera de que la Corte de Constitucionalidad resuelva un amparo que restaure la legalidad en la presidencia del IGSS y evite la continuación de actos ilegales y violentos de parte de la Presidencia de la República.


26
Oct 12

Las balas de la impunidad de la PNC

Sesenta y cinco  por ciento de las 30 mil armas de la Policía Nacional Civil  carece de registro de tenencia en la Dirección General de Armas y Municiones.   No hay huellas balísticas de esas armas, por lo que no se puede identificar si han sido usadas en un acto delictivo.  Esto es peligrosísimo porque no es extraño que haya policías involucrados en delitos.  El 65 por ciento de las armas de la PNC se prestan para la comisión de delitos en la impunidad.

Este año los pipoldermos -en complicidad con la oligarquía de la seguridad- obligaron a los chapines que tenían armas a que las registraran.  Pusieron un plazo y todos…menos los delincuentes y la policía acudieron a cumplir con la ley.  Una vez más, los llamados a dar el ejemplo incumplieron con su obligación moral.

Esto no es raro, claro.  En el caso del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, mientras que el estado persigue a los patronos que no pueden pagar cuotas, los pipoldermos no pagan la cuota que le corresponde al estado, desde hace décadas.  Incumplen con la obligación moral de dar el ejemplo. Le cobran a la gente, pero ellos no pagan.

Y aquel no es un caso único.  En el caso de las pérdidas del Banco de Guatemala, los pipoldermos se niegan a asumir su responsabilidad  y violan la Constitución, o manipulan el balance contable del banco central.  Otro caso en el que en vez de cumplir y hacer cumplir la ley, sólo obligan a otros a hacer lo que ellos se rehusan a hacer.

Con actos como estos, claro, no es extraño que las autoridades no tengan autoridad; y deberían llamar la atención de los estatistas que creen que los problemas se solucionan involucrando a políticos y funcionarios.


03
Ago 12

Me partió el alma el caso de Carlitos

Carlitos tenía familia; y ahora ya no.  Si ves su foto en la página 10 de Prensa Libre se te va a partir el alma, como a mí.

Carlitos fue víctima de que en el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, él y otro bebé -de nombre Denis- fueron cambiados de padres.  Esta es la historia en breve: Denis fue rescatado por su familia biológica, los padres de Denis perdieron a Carlitos con quien se habían encariñado, la madre biológica de Carlitos no lo acepta…y Carlitos ahora fue a parar a una casa cuna.

Una familia recuperó a su verdadero hijo; pero una madre se quedó sin el que creía que era propio, y vive el drama de haberlo perdido, y de no querer a aceptar al que es suyo.