08
Nov 17

Los costos de los caprichos de Codeca

Ayer, durante unas ocho horas, grupos de personas específicas e identificables, coordinados por el Comité de Desarrollo Campesino (Codeca), bloquearon al menos 12 vías de comunicación y las consecuencias fueron fatales.

La más conomovedora es la muerte de Ludvin Tiul -de 4 años de edad- que falleció en la ruta al Atlántico, dentro de un bus ya que no pudo llegar al hospital como consecuencia de uno de los bloqueos de Codeca.  Tampoco fue posible que una ambulancia llegara a atenderlo.  ¿Te imaginas la angustia de la madre, Raquel Chacach, al ver que su hijo moría en aquellas circunstancias? Circunstancias debidas, no a un desastre natural, no a un accidente imprevisible, ni a nada parecido, sino a acciones deliberadas y criminales, de una dirigencia popular irresponsable.  ¿Qué harias en semejante situación de impotencia?

¿Qué exigían los directivos de Codeca a cambio de la vida del niño Ludvin Tiul? La reunncia del Presidente, los ministros y los diputados.  Lo mismo que piden cada tanto a costos espectaculares….cuando no cuestan vidas.

Conmovedora es, también, la foto de un padre que, acompañado de dos hijos pequeños, acarrea su mercancía a inmediacioines del kilómetro 255 de la ruta a Huehuetenango.  No menos impresionante es la foto de una señora que, con muletas, trata de llegar al Hospital de aquel departamento.  En Twitter circula otra foto de una familia que debe acarrear el féretro de un difunto, porque la gente de Codeca impide el paso del vehículo en el que iba. ¡Estas son las víctimas de las acciones de Codeca!

A estas víctimas, ¿cuántas más que no conocemos hay que añador? ¿Cuántas pérdidas económicas sufren personas como aquellas, y otras, a causa de los caprichos de la gente de Codeca?

De paso, y en Zacapa, un grupo de transportistas logró quitar a bloqueadores de Codeca que impedían el paso en aquella jurisdicción. Los autobuseros se molestaron con los campesinos que no eran del lugar y estaban dispuestos a quitarlos por la fuerza, pero estos accedieron a retirarse. Los bloqueadores, unos 25, no opusieron resistencia y se marcharon.Para evitar enfrentamientos intervinieron agentes de la Policía Nacional Civil.  Tal vez, con esto, estamos al principio de una nueva forma de lidiar con los bloqueadores.

La foto es de Ale Sosa, en Twitter.


23
Oct 17

La evolución de “la revolución”

Durante la celebración del 20 de octubre los revolucionarios no ensuciaron el Centro, ni pintaron hoces y martillos, o frases de odio, como en otras ocasiones.

Esta evolución de los revolucionarios merece ser reconocida porque ¿qué necesidad hay de celebrar con inmundicia aquella ocasión histórica?; pero más que todo porque las hoces y martillos son íconos de una ideología que ha costado 100 millones de muertos en sus cien años de historia. Muertos frente a pelotones de fusilamiento, en campos de concentración, por las hambrunas, y así.

El viernes pasado, al atardecer, fui a la Sexta avenida a ver cómo había quedado y me sorprendí gratamente. Está por verse si se aguantan el 1 de mayo cuando también suelen hacer pintas.

Por cierto que los revolucionarios han estado haciendo esfuerzos por no darse color.  Durante las jornadas de agosto de este año, las banderas rojas, las efigies del che Guevara y otras iconografías relacionadas desaparecieron de las manifestaciones.


18
Sep 17

La importancia de una foto

Se ha desatado una guerra mediática en la que el último árbitro va a ser la realidad. La cosa está que esta se imponga antes de que sea demasiado tarde; y que se imponga antes de que la lucha legítima contra la corrupción y otras lacras sea secuestrada.

El viernes 15 -luego de que los actos violentos del jueves 14 estropearan las fiestas de la gente- algunas bandas de colegios e institutos llegaron a la Plaza de la Constitución a desafiar a los grupos que la habían tomado.  Entre esos grupos había uno que tenía la manta que se muestra en la foto que ilustra estas meditaciones.

La razón por la que la manta llamó la atención es porque supone que mientras haya capitalismo habrá corrupción; y supone que mientras haya pueblo habrá revolución.

Independientemente de que la gente tiene derecho a expresar ideas como aquellas, lo valioso es identificar qué significan, exactamente, y aquí van mis dos centavos:

El capitalismo es un sistema social basado en el reconocimiento de los derechos individuales, incluyendo los derechos de propiedad, en el cual toda propiedad es privada. Puesto de otra forma es un sistema social en el que las personas (todas las personas por igual) poseen derechos que no puede enajenar y que no le pueden ser arrebatados por ningúna otra persona, ni tampoco por cualquier número, grupo o colectivo de personas. Por lo tanto, es un sistema social en el que cada hombre existe por su propio derecho y para sí mismo, no para el grupo.  Es, desde otra perspectiva, un sistema social en el que los intereses colectivos no prevalecen sobre los derechos individuales (y, por favor, nótese que no dije que es un sistema social en el que los intereses colectivos no prevalecen sobre los intereses individuales).

Los que llevaron la manta sostienen que mientras haya un sistema que respete los derechos individuales de todos por igual, habrá corrupción.  Ellos tienen derecho a creer eso, a ponerlo en su manta y a tratar de convencer a otros de que su creencia corresponde a la realidad;…pero, otros tenemos el derecho de explicar que están en un error. ¿Por qué? porque lo opuesto al capitalismo es un sistema social en el que no se reconocen los derechos individuales, incluyendo los derechos de propiedad.  Puesto de otra forma, es un sistema en el cual que el las personas no tienen derechos derechos; y en el cual su trabajo, su cuerpo y su persona pertenecen al colectivo (la mayoría, la clase social, la étnia, el estado, u otros); un sistema en el que el el colectivo puede hacer con los individuos lo que le plazca, en la forma que quiera, por cualquier motivo que el colectivo haya decidido que es su propio bien. Ergo, las personas no viven por derecho, sino sólo con el permiso del colectivo y en beneficio del colectivo.  Es, desde otra perspectiva, un sistema social en el que los intereses colectivos prevalecen sobre los derechos individuales.

¿En qué tipo de sistemas sociales es que los intereses colectivos prevalecen sobre los derechos individuales y, por consiguiente, las personas viven por permiso y no por derecho? En los sistemas colectivistas como el socialismo (de todos los colores), el estado benefactor mercantilista, y en el estado patrimonialista (como quiera que uno quiera llamarle al sistema que hay en Guatemala).  Lo cierto es que la corrupción florece en estos sistemas porque en ellos abundan las posibilidades de que -desde el poder y al amparo de abundantes legislación y regulaciones- los políticos y sus burócratas cometan actos arbitarios que afecten los derechos de las personas.  Por ejemplo: la corrupción que resulta de la connivencia entre los empresaurios mercantilistas y los políticos y burócratas es resultado de que estos tienen la llave para que aquellos hagan bisne y la usan arbitrariamente porque de ellos depende el permisoDonde no hay arbitrariedad, ni posibilidades de abuso de poder, donde se vive por derecho y no por permiso, ¿qué necesidad hay de corrupción?

Y por eso es relevante este meme que encontré en Facebook:

(Pausa para pensar)

Mientras tanto, ¿qué pasa con la segunda parte de la manta que ilustra estas meditaciones? Esa que dice: Mientras haya pueblo habrá revolución.

La frase perdió sentido desde que no se cumplió la predicción de Carlos Marx en el sentido de que el proletariado iba a hacer la revolución, tan sólo porque el proletariado (el pueblo) no se depauperó y nunca se interesó en la revolución. De eso se dieron cuenta Eduard Bernstein y Vladimir Lenin; y por eso este último dispuso que -como el pueblo no tenía conciencia de clase- la revolución la iba a hacer el Partido, o sea la vanguardia del socialismo, o sea sus cuates.  De ahí que la revolución la hagan, no el pueblo, sino los intelectuales, artistas, estudiantes universitarios, comunicadores, y gente como la que se subió a la tarima en la Plaza de la Constitución el 14 de septiembre pasado.  No el pueblo, sino la vanguardia.

Dicho lo anterior, ¿qué es la revolución? Voy a usar palabras de Vladimir Lenin para explicar qué es la revolución. ¿Por qué? Porque Lenin, Marx y gente como ellos son los referentes de las personas y grupos que llegan a muchas manifestaciones con banderas rojas, hoces y martillos, efigies del che Guevara, y otras iconografías relacionadas.  Son los referentes de muchas de las organizaciones que apoyan el paro del miércoles 20, por ejemplo. Lenin dice que el estado burgues no puede ser reemplazado por la dictadura del proletariado sólo por medio de un proceso de marchitamiento, sino, por regla general, sólo por medio de una revolución violenta.  La revolución es violencia.  La fuerza, dijo Marx, es la partera de toda vieja sociedad que esta preñada con una nueva.

Lo ves cuando aquellas organizaciones y sus dirigencias bloquean calles y carreteras, invaden fincas, destruyen maquinaria, y cuando causaron destrozos en los festejos del 14 de  septiembre pasado.  Lo viste durante 36 años a partir de noviembre de 1961. Lo viste en Camboya, en Cuba, en China.  Lo ves en Venezuela. ¿Sigo? No sorprende, pues, que Ludwig von Mises haya sugerido que el socialismo debería llamarse destruccionismo.

Por todo esto, y más, no apoyo el paro del miércoles 20 (que ahora va a ser marcha porque el paro iba a ser un fracaso). No quiero contribuir a que la lucha legítima de los guatemaltecos contra la corrupción, contra el sistema de privilegios, contrar la arbitrariedad, y contra la injusticia le ocurra, en 2017, lo que le ocurrió a Guatemala en 1944 cuando los socialistas secuestraron la gesta del 20 de octubre.  No quiero contribuir al jacobinismo, ni a la elevación de un Robespierre de la mano de la CICIG. Mi lucha contra la corrupción y las otras lacras que la acompañan, no va de la mano de quienes quieren la revolución, ni de quienes quieren un sistema en el que los intereses colectivos prevalezcan contra los derechos individuales.  No va de la mano de los que creen que sus fines bien valen un rompimiento constitucional, o como minimo, un par de actos por encima de la ley. Si me preguntan, prefiero la evolución a la revolución, y prefiero convencer, que vencer.

La foto principal la tomé de Facebook, también.


12
Sep 17

Jalisco y las “organizaciones campesinas”

¿Ya sabes lo que se dice de Jalisco, verdad? Que Jalisco nunca pierde y cuando pierde arrebata. Lo dicen quienes quieren mostrarte valientes y terribles, y pretenden infundir miedo.

De eso me acordé cuando leí que miembros de varias organizaciones campesinas están bloqueando vías en la ciudad de Guatemala y se dirigen al Congreso de la República para presionar con el objetivo de que le sea retirada la inmunidad a Jimmy Morales.

Esta operación ocurre un día después de que aquel organo rechazara retirarle el antejuicio al Presidente tal y como lo había solicitado el Ministerio Público y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala.  El propósito de corto plazo de aquella solicitud es investigar al Mandatario por el supuesto delito de financiamiento electoral ilegal (del cual la comisión pesquisidora del Congreso no encontró evidencias); pero el propósito a mediano plazo es remover a Morales, de la Presidencia y sustituirlo por Jafeth Cabrera (el Vicepresidente); para luego remover a este e imponer un Presidente electo a dedo y al margen de la voluntad popular expresada en comicios. Un Presidente cuyas acciones hagan germinar la semilla de un proyecto socialista.

El plan falló ayer porque se impuso el buen juicio en el Congreso donde privó el criterio de que el Tribunal de antejuicio deberá declarar sin lugar la solicitud, aunque haya plena comprobación de que le funcionario es culpable del delito (que no la hubo), si su procesamiento pudiera causar al estado un daño mayor que el causado al agraviado por el delito.

En el espíritu de Jalisco, parece que los grupos que quieren remover a Morales y hacerse con la Presidencia van a acudir a lo que mejor saben hacer: el bloqueo, la plaza y la barricada.  Sin descontar que, en el Congreso, van a tratar de revivir el proceso cada vez que puedan, con la esperanza de que luego de las cansadas y bajo amenazas de inestabilidad y actos de violencia, se haga su voluntad (y la de sus patrocinadores).

Para mucha de la dirigencia popular en este estado de cosas, los procedimientos democráticos -como los comicios y la actividad parlamentaria- son valores y no se cansan de defender la democracia frente al concepto de república, por ejemplo; y esto es porque la democracia es el gobierno de la mayoría o de los que dicen representar a la mayoría. Pero para aquella dirigencia, los procedimientos democráticos sólo tienen utilidad y valor mientras que aquellos procedimientos sirven a sus intereses específicos (como remover al Presidente y poner uno de su gusto). Una vez que los procedimientos no responden a sus expectativas (porque se advierte el peligro que implican), el plan B es jacobino: El bloqueo, la plaza y la barricada. Es soreliano, en el sentido de que, desde su perspectiva, la violencia (los bloqueos, por ejemplo) puede ser moralmente buena (si no es cruel) y a partir de la idea de que -tarde, o temprano- los procedimientos democráticos no hacen más que animar al proletariado a participar en instituciones burquesas, como el parlamento, que son fuentes de desmoralización, corrupción y minado de la solidaridad de clase.

Jalisco siente que perdió ayer; y va a intentar arrebatar.  Lo que ocurrió ayer no debe ser visto con triunfalismo por parte de la Presidencia -y no debería ser aprovechado para profundizar el clima de conflicto por parte de la dirigencia popular y sus patrocinadores-; sin embargo, debe ser aprovechado para resolver el tema de Iván Velásquez y la CICIG.  Por eso, este es un muy buen momento para recordar el consejo de Ayn Rand: En todo conflicto entre dos hombres (o grupos) que comparten los mismos principios básicos, gana el más consistente. En toda colaboración entre dos hombres (o grupos) que se apoyan en diferentes principios básicos, el más maligno, o irracional es el que gana. Cuando los principios básicos opuestos están abierta y claramente definidos, eso obra en ventaja del lado racional; y cuando no están claramente definidos, sino que están ocultos, o difusos eso obra en ventaja del lado irracional.

La foto es de RepúblicaGt


02
Sep 17

Se deteriora la confianza

La más reciente Encuesta de Expectativas Económicas al Panel de Analistas Privados  reveló que en agosto de 2017 el índice de confianza de la actividad económica disminuyó frente a julio y se ubicó en el nivel más bajo del año.

Imagen de previsualización de YouTube

¿Sorpresa? No

La Corte de Constitucionalidad confirmó la suspensión provisional de las actividades de la mina San Rafael. En julio pasado la Corte Suprema de Justicia suspendió las operaciones de la mina -que es subsidiaria de la canadiense Tahoe Resources- y ordenó cesar operaciones por, supuestamente, haber discriminado al pueblo xinca.

Por segunda ocasión, un grupo de supuestos pobladores  de Barillas, Huehuetenango, ingresó en la finca San Luis, donde se proyecta la construcción de una hidroeléctrica, en  Santa Eulalia, Huehuetenango, e incendió una vivienda, una bodega y maquinaria forestal.

Desde el domingo pasado -con raíces mucho más profundas en el tiempo- los guatemaltecos estamos luchando por qué curso tomará el país.  En apariencia es una pugna entre el Presidente de la República y el Jefe de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, pero esa es una lectura superficial.

Varias operaciones agrícolas en el país se encuentran invadidas y han sido saqueadas. El caso más reciente y paradigmático es el de la finca Bremen que ilustra esta entrada.

Y es un chiste, de muy mal gusto, que el gobierno tenga un programa nacional participativo, facilitador de los esfuerzos y alianzas interinstitucionales entre el sector público, privado, sociedad civil y academia, para el desarrollo de la competitividad del capital humano y empresarial que genere inversión, contribuya al desarrollo descentralizado del país, mejore la calidad de vida de los guatemaltecos y genere oportunidades de empleos formales….¿en medio de aquel desmadre?

El país se está deteriorando profundamente gracias a una dirigencia popular irresponsable para la cual ni la vida, ni la libertad,ni la propiedad tienen valor alguno; y gracias a autoridades sin autoridad, en medio de un lucha por el poder.  Lucha que la mayoría de los guatemaltecos creen que le es ajena.

Como debemos actuar mientras vivamos, una sociedad irracional y paralizada está lista para ser tomada por cualquiera que esté dispuesto a determinar su curso. La iniciativa pude venir de dos tipos de personas: las que están preparadas para asumir la responsabilidad de afirmar los valores racionales, y las que persiguen lo contrario.


28
Ago 17

¿Guardaron las banderas?

Las banderas y mantas de Comité de Desarrollo Campesino, el Comité de Unidad Campesino y el partido Winaq -tan evidentes en las operaciones de la semana pasada- han desaparecido de los operativos del sábado y de hoy. La foto de abajo es de la manifestación del sábado.

Los colectivos que roban energía eléctrica, organizan bloqueos y tienen sus raíces en la exguerrilla han bajado su perfil, ¿con la esperanza de que la contaminación ideológica no sea evidente? Los colectivos que roban energía eléctrica, organizan bloqueos y tienen sus raíces en la exguerrilla han bajado su perfil, ¿con la esperanza de que la contaminación ideológica no sea evidente? La foto de abajo es de un bloqueo en Totonicapán.

En cambio, la semana pasada -y sin darse cuenta del colorón ideológico que le daban a lo que está ocurriendo- los colectivos se dejaron ver con todos sus colores.  Abajo, manta de la Codeca.

Abajo, banderas del CUC

Abajo, bandera de Winaq

El humo y los espejos distraen. ¿Rescatamos el ideal republicano, o nos entregamos al frenesí de botar y poner presidentes desde la plaza y desde las barricadas? Los chapines, ¿asumimos la responsabilidad del futuro de nuestro país, o nos entregamos a la voluntad de la burocrácia internacional?

La crisis que se vive en Guatemala es de orden político; y los actores políticos están tomando posiciones incluso en la Corte de Constitucionalidad.  Se engañan quienes no se dan cuenta de que el enfrentamiento (peligrosamente personalizado) entre Iván Velásquez y Jimmy Morales es una batalla en la que tienen importancia las ideas sobre los límites del poder, sobre la naturaleza de las instituciones, sobre el rol de la ley y de la legislación, sobre quién la igualdad de todos ante la ley y sobre la naturaleza de los derechos individuales.

¿Actuamos racional y objetivamente, o no? ¿Actuamos en función del largo plazo, o nos limitamos al corto plazo? ¿Asumimos nuestra responsabilidad de mandantes, o abdicamos a ella?

La pelota está en la cancha de la Corte de Constitucionalidad.  Los magistrados tienen que decidir si van a otorgar un amparo definitivo, en una materia que no es sujeta de amparo, o si respetan la ley. Los magistrados tienen que decidir si van a fallar conforme a derecho, o si va a fallar para favorecer intereses políticos.  Los magistrados tienen que decidir si va a animarse a pasar sobre una decisión presidencial y si está dispuesta a asumir las consecuencias de hacerlo.

Si bien es cierto que la Constitución dice que no hay ámbito que no esté sujeto a amparo, también es cierto que  el amparo es instituido con el fin de proteger a las personas contra las amenazas de violaciones a sus derechos o para restaurar el imperio de los mismos cuando la violación hubiere ocurrido; y que  el amparo procederá siempre que los actos, resoluciones, disposiciones o leyes de autoridad lleven implícitos una amenaza, restricción o violación a los derechos que la Constitución y las leyes garantizan.  Nada tiene que ver con derechos el ejercicio de las funciones de un comisionado que se halla invitado en el país y que -de acuerdo con la Convención de Viena- puede ser removido por una decisión ejecutiva, del Ejecutivo.

De paso…pero muy importante: si la Corte de Constitucionalidad se constituyera en el árbitro último de las decisiones ejecutivas del Jefe del gobierno y Jefe de estado, ¿de qué serviría tener un Jefe del gobierno y Jefe de estado?  Si la Corte de Constitucionalidad usurpara las funciones del Jefe del Ejecutivo, está claro que se excedería en sus facultades de una forma inaceptable.

Aún si tal aberración tuviera éxito político temporal, generaría un fenómeno no menos indeseable: El gobierno de los jueces; es decir un sistema de revisión judicial verdaderamente sin restricciones, que no pudiera ser limitado ni siquiera por medio de una enmienda constitucional.  El gobierno de los jueces no debe ser confundido con el control jurisdiccional que es, este último, un componente del estado de derecho. Gracias al cuate Chingui, por llamar mi atención sobre este tema .

Por lo pronto, la fiscal general ha llamado al diálogo, lo que apunta a que hay una oportunidad para que no haya consecuencias graves en este enfrentamiento.  Este es el momento apropiado para recordar el consejo de Ayn Rand: En todo conflicto entre dos hombres (o grupos) que comparten los mismos principios básicos, gana el más consistente. En toda colaboración entre dos hombres (o grupos) que se apoyan en diferentes principios básicos, el más maligno, o irracional es el que gana. Cuando los principios básicos opuestos están abierta y claramente definidos, eso obra en ventaja del lado racional; y cuando no están claramente definidos, sino que están ocultos, o difusos eso obra en ventaja del lado irracional.

Las fotos son de elPeriódico y de Luciano Gil.


23
May 17

Paro, bloqueo, extorsión y terrorismo

Hoy por capricho de las dirigencias populares, a miles de personas se las estará forzando a desperdiciar tiempo y recursos porque están varadas en las carreteras y ciudades por la fuerza.

Los bloqueos son casos paradigmáticos de cuando los intereses particulares prevalecen sobre los derechos de los demás; pero lo que es peor, es que nadie tiene autoridad alguna para proteger las vidas y los derechos de aquellos que son afectados por los que usan la violencia, y la amenaza del uso de la violencia, para parar el país. Por cierto, es un error llamar a este tipo de actividades delictivas paro nacional; porque no es lo mismo un paro voluntario a nivel nacional-que es una forma legítima de manifestación- que una paralización forzada.  Es un error referirse a los participantes en los bloqueos simplemente como campesinos, haciendo caso omiso de la naturaleza de sus dirigencias: el Comité de Unidad Campesina, la Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas….y otros de esa calaña.

¿Qué hacer en caso de encontrarse frente a un bloqueo? Lo que no debe ocurrir y lo peor que puede pasar, es una escalada de violencia.  No sólo por lo que eso implicaría en términos de vidas y propiedad; sino porque a aquellos grupos los mártires les son muy útiles. Ya viste lo que pasó hace poco en la San Juan.

He preguntado, pero no existe una teoría general del bloqueo; empero pareciera que se hacen by the book y es evidente que persiguen objetivos políticos por medio de el descontento, la inestabilidad, el miedo, violencia psicológica y la amenaza de violencia física. Es un error suponer que los bloqueadores no ganan nada con estas acciones.  Ganan malestar social y medran en él.

¿Cómo pueden, las víctimas de los bloqueos, enfrentarlos de forma creativa y que ponga en evidencia a los agresores?  De los años 60 recuerdo la foto de una manifestación de hippies en los que los manifestantes ponían flores en los cañones de los fusiles de la policía; y eso es ingenioso, ¿o no?  De V for Vendetta veo miles de personas con máscaras de Guy Fawkes, ¿genial, o no?

Si quedas atrapado en un bloqueo la prioridad debe ser evitar la violencia.  Y luego evidenciar a los agresores.  A mí se me ocurre que quienes se hallan atrapados en bloqueos podrían agitar pañuelos blancos, o lo que sea y plantarse frente a los agresores a lo largo y lo ancho de todo el bloqueo. Podrían cantarles el himno nacional (que dura 5 minutos) cada 15, o 20 minutos.

La cosa es no quedarse cruzados de brazos y entretenerse.  También puedes tuitear  fotos cada 10, o 15 minutos describiendo la situación.  Quizás con un hashtag como #NoApoyoElBloqueo .

Son ideas y seguramente hay mejores.  La cosa es no quedarse cruzado de brazos, de malas pulgas y, sobre todo, evitar la violencia para no caer en la provocación de los agresores.


03
May 17

¡Que no haya otra Brenda…y no haya otro Jabes!

Con tanto caos alguien va a hacer algo estúpido, dice el inspector Finch en la película V for Vendetta; y acto seguido un señalador le dispara a una niña y esta cae muerta.   Cuando aquello ocurra, las cosas se van a poner muy mal, añade el policía y en la siguiente escena un grupo de personas acorrala al señalador asesino, que desenfunda su arma para luego recibir un golpe con una llave inglesa por parte de uno de los que lo tienen rodeado. Ese acto desata la cadena de sucesos que llevan el desenlace de la película.

Escucha el podcast aquí.

De esa escena me acordé cuando vi que el miércoles pasado una persona (entonces no identificada) atropelló a un grupo de jóvenes que bloqueaba la Calzada San Juan.  Luego se identificaría al hechor como Jabes Meda Maldonado.  La sucesión de actos en aquél día y lugares fatídicos resultó en la peor de las tragedias cuando Brenda Domínguez, una de las chicas que bloqueaban la vía perdió la vida a causa de las heridas recibidas bajo el automóvil que conducía Meda.

Desde hace ratos –en mayo de 2016 y en junio de 2015– para citar dos ejemplos, he advertido que los bloqueos de calles y carreteras no sólo afectan la libertad de locomoción (así en abstracto); sino que afectan las vidas y los negocios de miles de personas reales, individuales (en concreto). Por eso son situaciones muy volátiles y peligrosas y que lo peor que puede pasar durante un bloqueo, ¡y lo que no debería ocurrir!, es la violencia.

Por su naturaleza, los bloqueos son situaciones muy tensas, en las que la irracionalidad y la violencia pueden encontrar el campo fértil, como triste y desgraciadamente ocurrió en la San Juan.   Además de la muerte de Brenda Domínguez, por lo menos 10 chicos más resultaron embestidos y heridos.

Ahora bien, le corresponde a un tribunal de justicia establecer qué es lo que ocurrió ahí exactamente y quiénes (quiénes, no sólo quién) fueron los responsables de la cadena de sucesos que llevó al desenlace fatal. ¿Está claro que deberíamos tratar de que cosas así no vuelvan a ocurrir?

Parece evidente que hay un consenso con respecto a que quien conducía el automóvil que atropelló a Brenda Domínguez y a sus compañeros están la primera línea de responsabilidad. El piloto tomó la decisión de avanzar y acelerar y embestir a los bloqueadores.

Pero hay una segunda línea de responsables: ¿Quiénes organizaron el bloqueo? ¿Quiénes convencieron a otros de que salir a bloquear la San Juan era una buena idea? ¿Había maestros entre ellos? Brenda Martínez era menor de edad, ¿bajo la responsabilidad de quién, o de quiénes está un estudiante menor de edad cuando se halla en la escuela, o en el instituto cualquiera que este sea? ¿Había estudiantes mayores de edad entre los organizadores? Estos responsables no son los hechores, claro; pero sin su participación activa, o sin su negligencia, el bloqueo y el sucesivo atropellamiento no hubieran sido posibles.

La tercera línea de responsabilidad es la de las autoridades castradas encargadas de hacer cumplir la ley y las de mantener despejadas las vías de tránsito y circulación.  Los bloqueos son  delitos, y cuando las autoridades incumplen con sus obligaciones legales, y permiten que un delito continuado como el bloqueo ocurra y se extienda innecesariamente, su negligencia hace que se intensifique en clima de tensión y que el caldo de cultivo para la irracionalidad y la violencia se haga más nutritivo.

Finalmente hay una cuarta línea de responsabilidad, la de los formadores de opinión y la de las dirigencias que fomentan los bloqueos, las marchas y otras formas de violencia como instrumentos políticos.  Los que no dudan en usar jóvenes y gente modesta, desde lejos, para bloqueo tras bloqueo, marcha tras marcha, generalizar un ambiente de tirantez y estrés sociales que, se suman a los problemas que día a día tiene que enfrentar la gente.  Inocentemente, muchas personas dudan que los bloqueos sirvan para algo, y se preguntan, que, ¿qué ganan los bloqueadores y marchistas? Pues ganan angustia, incertidumbre, tensión y un sentimiento generalizado de estar al borde. En el Hogar seguro virgen de la asunción se llegó al borde; y aquel triste y fatídico miércoles en la San Juan se llegó al borde.

A veces, los chapines sentimos que estamos en una de esas semanas en las que se nos descompone el automóvil, nos abandona la pareja, se nos muere el gato y perdemos el examen parcial.  En esas condiciones, y recordando lo que dijo el inspector Finch: Alguien pude hacer algo estúpido, y las cosas se pueden poner verdaderamente mal. Tal y como ocurrió en la San Juan.

Esto es, en parte (pero no totalmente) a causa de que no distinguimos derechos, de necesidades; ni derechos, de caprichos.  Me explico:

Una característica esencial de un derecho es que su ejercicio no viola derechos ajenos.  Si en el ejercicio de una facultad que yo creo que es mi derecho, violo un derecho ajeno, uno de los dos no es derecho.

Me explico:

Tengo necesidad a trabajar, lo cual implica que otros tienen la obligación de  no impedir que yo busque y encuentre un empleo de forma pacífica y voluntaria. Lo que no puedo hacer, a pesar de tener necesidad de trabajar y el derecho a buscar trabajo libremente, es a forzar a otros a darme empleo.  Si fuerzo a otros a emplearme, violo sus derechos a la libertad y a la propiedad y lo que era mi derecho a trabajar se convierte en una forma de violencia.

¿Otro ejemplo?

Tengo derecho a la libertad de expresión y eso quiere decir que nadie debería impedir, o tratar de impedir que yo diga, o escriba lo que pienso, o creo.  Eso sí, no puedo, de manera alguna, forzar a otros a publicar, difundir, o patrocinar mis ideas, u opiniones, si no están de acuerdo con ellas.  Y ni siquiera si están de acuerdo; pero simplemente no tienen deseos de colaborar con ellas.

¿Un tercer ejemplo?

Tengo el derecho a congregarme y manifestar.  Tengo la facultad de ejercer el derecho de petición.  Incluso puedo manifestar y ejercer mi derecho de petición para solicitar privilegios y hasta disparates.  Pero si en el ejercicio de aquel derecho le ocasiono daños y perjuicios a otras personas, en sus vidas, o en su propiedad, el derecho de manifestar y el derecho de petición dejan de serlo para convertirse en formas de provocación, de agresión, de presión y de violencia.  ¡No existe tal cosa como el derecho a la amenaza del uso de la fuerza, o el derecho al uso de la fuerza para conseguir privilegios, o disparates!  Si existiera, los extorsionistas no serían delincuentes. ¿Verdad?

Voy a apostar a coincidimos en lo que ocurrió en la San Juan el miércoles pasado fue muy malo y muy triste, y que deberíamos evitar que vuelva a pasar.  Voy a apostar a que coincidimos en que los responsables deben enfrentar -con justicia- las consecuencias de sus acciones, u omisiones. ¿Coincidimos en que las autoridades deben proteger la vida, la libertad y la propiedad de todos por igual?  ¿Podemos coincidir en que no está bien usar jóvenes y personas modestas para fines alcanzar nuestros fines?

No se vale derivar, de estas meditaciones, que no se debe salir a manifestar.  ¡Contra la tiranía, contra la corrupción, contra los abusos de las autoridades, para evitar la injusticia, hay que manifestar!  Lo que no es aceptable es violar derechos ajenos durante las manifestaciones, ni dañar, ni perjudicar a otros durante las manifestaciones.

¿Cachas la idea?

¿Podemos coincidir, también, en que debemos evitar acciones violentas, incluidas las amenazas en el uso de la fuerza?  ¿Podemos coincidir en que no es un derecho aquello que causa daños y perjuicios a otros?

A mi me conmueve y me da tristeza cuando mueren jóvenes, especialmente si es en circunstancias evitables; y me conmueve y me da tristeza cuando jóvenes estropean sus vidas por no actuar con prudencia, o por actuar criminalmente. Por las Brendas y los Jabes potenciales que andan por ahí, ¡que no haya una víctima más!


21
Feb 17

Trabajadores secuestrados; y “ni cuío”

comunicado-naturaceites-1

En la madrugada de ayer, un grupo armado de 50 personas, con las caras cubiertas con pasamontañas, invadió la finca Palestina, en Panzós, Alta Verapaz y secuestró a varios trabajadores. Los invasores también causaron daños graves en el lugar; están botando las plantaciones con motosierras.

Tal vez me perdí de algo; pero ¿y el Ministerio Público? ¿Y la Policía?  ¿Yos grupos defensores de los derechos humanos? Ni cuío.  No se ven movilizaciones para proteger a las víctimas de los secuestradores armados.

Esta no es la primera vez que NaturAceites, la empresa propietaria de la finca invadida ayer sufre este tipo de violencia. En agosto de 2016 se vivió un escenario similar en la finca El Pataxte, en el Estor, donde individuos armados secuestraron a 21 trabajadores.


21
Feb 17

¿Y si estás atrapado en un bloqueo?

c5mxgg7ueaau4nl-jpeg

Mientras lees esto hay bloqueos en distintas carreteras del país; los bloqueos son para promover la agenda de grupos colectivistas y sus demandas son un fiambre rancio.

¿Qué hacemos si nos hallamos en un bloqueo? Lo peor que puede pasar, y lo que no debe ocurrir, es una escalada de violencia.  No sólo por lo que eso implicaría en términos de vidas y propiedad; sino porque a aquellos grupos los mártires les son muy útiles.

¡Por supuesto que los dirigentes y los ejecutores de los bloqueos inician el uso de la violencia con los bloqueos!  Esto es no sólo porque dañan y perjudican la vida y los negocios de sus víctimas (que son las personas que quedan varadas y las personas que no pueden movilizarse), sino que violan derechos fundamentales al impedir el paso por la fuerza.  Los bloqueos cortan el paso (que de otra forma sería libre y pacífico), interrumpen el desarrollo normal de las actividades de personas pacíficas, inmovilizan, paralizan, y generan tensiones.

He preguntado, pero no existe una teoría general del bloqueo; empero pareciera que se hacen by the book y es evidente que persiguen objetivos políticos por medio del descontento, la inestabilidad, el miedo, violencia psicológica y la amenaza de violencia física.  El propósito de los bloqueos no es el de encontrarles solución a los problemas, sino el de generar conflicto.  Los grupos que promueven los bloqueos viven del conflicto.

¿Cómo pueden, las víctimas de los bloqueos, enfrentarlos de forma creativa y que ponga en evidencia a los agresores?  De los años 60 recuerdo la foto de una manifestación de hippies en los que los manifestantes ponían flores en los cañones de los fusiles de la policía; y eso es ingenioso, ¿o no?  De V for Vendetta veo miles de personas con máscaras de Guy Fawkes, ¿genial, o no?

Si quedas atrapado en un bloqueo la prioridad debe ser evitar la violencia.  Y luego evidenciar a los agresores.  La cosa es no quedarse cruzados de brazos y entretenerse. También puedes tuitear cada 20 o 30 minutos describiendo la situación.  ¿Qué tal si envías fotos, o vídeos de los bloqueos? Quizás con un hashtag como #NoApoyoElBloqueo .

En ocasiones anteriores he sugerido que deberíamos llevar banderas blancas en nuestros automóviles,  banderas de tela, o de plástico, fáciles de hacer y de poner en el baúl.  Y si somos atrapados en un bloqueo podríamos salir con nuestras banderas y plantarnos frente a los agresores y a lo largo y lo ancho de todo el bloqueo. Podríamos cantarles el himno nacional (que dura 5 minutos) cada 15, o 20 minutos.  Son ideas y si alguien tiene mejores sería bueno escucharlas…o mejor aún…verlas en práctiva

Son ideas y seguramente hay mejores.  La cosa es no quedarse cruzado de brazos, de malas pulgas y, sobre todo, evitar la violencia para no caer en la provocación de los agresores.