07
Sep 18

Misticos de dos clases

¿Te das cuenta? La batalla por la libertad de todos ante la ley la perdimos hace ratos cuando -por no hacer olas con los cuates, o por no pensar en términos de principios- renunciamos a ella y dejamos que los conservadores y los socialistas hicieran suyos temas como los derechos de las mujeres y los de las minorías…y ¿recuerdas? la minoría más pequeña es…el individuo.

¿Qué tienen en común los conservadores y los socialistas, que terminaron juntos en el canasto de los adversarios de la igualdad de todos ante la ley? Como productos de la división entre el alma y el cuerpo del hombre, hay dos clases de maestros de la moralidad de la muerte: los místicos del espíritu y los místicos del músculo, a quienes ustedes llaman espirituales y materialistas, aquellos que creen en la conciencia sin existencia y aquellos que creen en la existencia sin conciencia. Ambos exigen la rendición de su mente, uno a sus revelaciones, el otro a sus reflejos. No importa cuán fuerte se postulen en el papel de antagonistas irreconciliables, sus códigos morales son parecidos, y también lo son sus objetivos: en la materia -la esclavización del cuerpo del hombre, en el espíritu- la destrucción de su mente, explicó Ayn Rand.  Ambos grupos creen que pueden imponerles sus valores y sus códigos morales a los demás, y ambos creen que los individuos no son dueños de sí mismos.  Unos creen que las personas le pertenecemos a su dios (cualquiera que este sea) y otros creen que le pertenecemos al estado; y ninguno de los dos cree que está mal usar el poder de la ley y del gobierno para legislar sobre cómo deberían vivir sus vidas los individuos.

Recientemente, unos quieren que se ejereza la coacción del estado sobre las mujeres que hayan abortado de forma culposa, o sea sin la intención de abortar, por razón de negligencia, imprudencia, o impericia; y quieren prohibir el matrimonio igualitario (virimonio, o femimonio) y quieren que se prohiban programas educativos sobre la diversidad sexual. En tanto que otros quieren imponer el matrimonio igualitario, la ideología de género y la posibilidad de abortar en las primeras 12 semanas de embarazo.

La debilidad de ambas posiciones es su perspectiva colectivista de los derechos (de las mujeres, de las minorías, como si no se tratara de derechos individuales); pero tienen debilidades particulares. Una debilidad de la primera posición es que, mediante la legislación, quiere ponerle un alto al largo proceso de prueba y error que tanto y tan bien ha descrito Friedrich A. Hayek; y al dinamismo que tanto y tan bien ha descrito Virginia Postrel.  Una debilidad de la segunda es que toma el atajo legislativo para remontar el largo proceso de prueba y error y el dinamismo, para implantar políticas y legislación para las cuales la sociedad todavía no está preparada.  Parafraseando a Miguel de Unamuno, en Salamanca, ambas prefieren vencer, que convencer.

En la tradición racionalista y constructivista que la caracteriza, la segunda posición (la mística del músculo, o socialista) -unida al uso y abuso del esperpento como recurso expresivo- no sólo ha estropeado la lucha legítima por los derechos de las mujeres y de las minorías, sino que han despertado al monstruo del conservadurismo religioso (que es el misticismo del espíritu.  Miles y miles se juntaron el domingo en la Plaza de la Constitución y calles adyacentes para dejar bien en claro que: ¡No pasarán! y que la evolución social y el dinamismo terminan donde ellos han plantado la cruz.

¿Y los que no somos de aquellas persuasiones?  Unos callan para no meneallo y para no ofender a sus amigos y parientes conservadores. ¿Y otros? Se enredan porque no piensan en términos de principios y no terminan de entender que lo que es caldo para el pollo, es caldo para el chunto, es decir, que no terminan de entender la idea radical de que las demás personas no son tu propiedad y que ese principio no sólo se aplica al comercio, sino en mataria de conciencia y de proyecto de vida. ¿Y los demás?  Pues aquí…viendo como se pierden oportunidades de oro y cómo podriamos perder la batalla por la igualdad de todos ante la ley,

Una versión abreviada de esta entrada fue publicada en mi columna en elPeriódico.; y la ilustración la tomé de Facebook.


08
Feb 16

Ordenamiento territorial y miedo a lo insospechado

160208-guatemala-luis-figueroa

Puedes escuchar el podcast aquí.

Para los efectos de esta ley se entiende por ordenamiento territorial la función pública que ejerce el estado y las municipalidades, por si, por convenio, o en forma mancomunada, para gestionar la planificación, ordenamiento y regulaciones sobre la ocupación y uso del territorio, de acuerdo a criterios de respeto y preservación del medio ambiente, sostenibilidad, desarrollo económico, competitividad y mejoramiento de la calidad de vida de la población, materializándose en un sistema integrado de normas, políticas públicas, directrices y acciones de planificación y actuación territorial, dice el proyecto de ley marco de ordenamiento territorial que se discute en el Congreso.

Ahora te lo voy a traducir:  Para efectos de esta legislación se entiende que los políticos y funcionarios pueden usar la fuerza para obligarte a usar tus inmuebles de forma en que tu no lo harías voluntariamente.  Los políticos y funcionarios se atribuyen la facultad de prohibirte usar tus inmuebles de forma que contravenga sus designios.  Tu derecho de propiedad queda anulado y sobre él prevalecerán criterios políticos que no excluyen la arbitrariedad propia de la esfera coercitiva de la economía.  Los intereses de quienes se atribuyan la representación de los intereses colectivos prevalecerán sobre los derechos de todos.

Según la Comisión Extraordinaria de Catastro y Ordenamiento Territorial la ocupación del territorio nacional ha sido hecha sin un orden preestablecido, de forma arbitraria y antojadiza, lo que condena a los ciudadanos a un crecimiento insospechado.  Según este texto la ocupación del territorio de Guatemala debería hacerse de forma centralmente planificada, como han crecido y se han desarrollado otrás áreas en las que los políticos y funcionarios usan la fuerza para ordenarlas; por ejemplo, ¿salud, educación, vivienda, puertos, turismo, aeropuertos, carreteras, agricultura y otros que funcionan tan, pero tan bien?  ¿Para no condenar a los ciudadanos a la incertidumbre? Independientemente de otras consideraciones, ¡estos son los stasists en acción!

En  The future and its enemies, Virginia Postrel explicó -hace como 18 años-  identificó a dos grandes grupos en la sociedad. Los devotos de la stasis o sea los que no quieren cambios y prefieren sociedades controladas y uniformes que sólo cambian con el permiso de alguna autoridad centralizada; y los dynamists que prefieren sociedades con fines abiertos en los que la creatividad y el emprenderurismo operan sobre reglas impredecibles y generan el progreso de forma impredecible.

Sólo en la stasis es posible que medren y colaboren plutócratas que creen que un país debería ser gobernado como se administra una empresa; militares que creen que el país debería ir hacia un solo objetivo común, como si fuera un ejército; exguerrilleros que creen que el país debería marchar por el camino que trazaron Marx, Lenin, o Mao; indigenistas que creen que su cosmovisión es superior a cualquiera otra;  tecnócratas e intelectuales que creen que deberíamos tener un interés nacional multi e interclasista en el que tengamos tareas específicas a desempeñar como parte de un plan con fases que nos incorpore a todos; y políticos y funcionarios arrogantes que creen que ellos saben más y mejor que tu.  Y por eso le temen a la libertad y al crecimiento insospechado, es decir aquel que no está bajo su control político.

Los dynamists, en cambio no están unidos por una agenda política común, sino por el entendimiento de que la sociedad es un orden complejo de procesos evolutivos tales como la investigación científica, la competencia en el mercado, el desarrollo artístico, y los inventos tecnológicos.

La ley marco de ordenamiento territorial es una manifestación de un cáncer que está ocurriendo en la sociedad guatmalteca: Los que le tienen miedo al futuro y al cambio, están enfrentados con los que sabemos que todo cambia, y que podernos ser parte del cambio. Aquellos enfrentados con los que en vez de aferrarnos a lo conocido, no tememos explorar lo ignoto e insospechado. Están enfrentados con los que ya nos dimos cuenta de que si seguimos haciendo lo de siempre, fracasaremos como siempre.

Los stasists tienen miedo y por eso se emboban con cosas como la ley marco de ordenamiento territorial.  Además…para ellos ha de ser sabroso imponer sus criterios y de paso conseguir una teta más para aferrarse al presupuesto del estado.   La ley viene con ministerio ad hoc y todo lo que eso implica: plazas para los compadres, contratos para los socios, viáticos, gasolina,…casas, carros, sueldos, puntos.

La legislación propuesta es criminal porque, ¿vas a creer que el texto prohibe que en suelos rurales sean construidas edificaciones de tipo urbano?  ¡Es la locura del stasis; que condena a los habitantes del campo a quedarse al margen del desarrollo y de la infraestructura.

Es criminal porque el artículo 66 faculta a los políticos y funcionarios (y a su clientela) a expropiar(despojar) cuando los políticos y funcionarios (y su clientela) dispongan que un inmueble es de utilidad colectiva, beneficio social, o interés público lo que confirma que el derecho de propiedad deja de existir en función de los intereses de quienes digan actuar en nombre de la colectividad, o del público.

Es criminal porque el artículo 67 faculta a los políticos y funcionarios (y a su clientela) a forzar a los propietarios a usar sus recursos de forma en que no lo harían voluntariamente y aún contra sus propios intereses, so pena de despojo o expropiación.  Este artículo es una versión urbana de la vieja legislación de tierras ociosas que use recetaba en el campo.

Todo esto es el stasism, es el colectivismo, el estatismo, la fatal arrogancia, y el totalitarismo hechos legislación.


11
Sep 09

Arzú se peló

El dios del Palacio de la Loba se peló ayer en el Congreso. El alcalde de la ciudad de Guatemala, Alvaro Arzú, añoró a dictadores como Rafael Carrera y Justo Rufino Barrios, porque uno le dio forma al estado y otro modernizó al país. Instó a la instauración de un modelo cívico militar en la educación, modelo que, según él, le permitiría inculcar valores cívicos de convivencia, respeto y disciplina y, por ende, restablecer la autoridad de las instituciones.


Dijo cosas como que la democracia tiene sentido cuando es debidamente dirigida, y que el modelo de educación cívico militar permitiría reencausar a la juventud. Y, por supuesto, tenía que echarle su chinita a la Prensa; ya que dijo que la crisis de valores está presente en todo nivel: la familia, la iglesia, los partidos políticos, la empresa y la Prensa.

Lo que le faltó decir, al Expresidente es “I am holyer than thou”; y por eso es que yo podría darle forma al estado y modernizar el país; y hacer de los jóvenes un ejército ordenado de sumisos, obedientes y disciplinados contribuyentes. Ideales para que las autoridades puedan hacer con ellos lo que se les antoje, bien entrenados y bien imbuidos de los valores que las autoridades les inculquen.

¿Por qué es que no me extraña que hace poco vi un anuncio de Tu Muni, o del Partido Unionista, que usaba el himno fascista Cara al sol?

En lenguaje del siglo XX, las palabras de Arzú reflejan el pensamiento propio del conservadurismo más rancio para el que los valores ya están escritos en piedra y para el que el orden debe prevalecer sobre la libertad para que no haya inestabilidad, ni haya imprevistos. Para que todo permamanezca y para que no haya cambios. Empero, ¿por qué es que un personaje como Arzú admira a Carrera y a Barrios, que supuestamente se hallan en extremos opuestos del espectro filosófico/político chapín?

La respuesta la hallamos en el lenguaje del siglo XXI, porque las palabras de Arzú reflejan el pensamiento propio de los stasists.

En 1998, y en un libro que se llama The future and its enemies, Virginia Postrel explicó que las viejas etiquetas ya no funcionan e identificó a dos grandes grupos. Los devotos de la stasis o sea los que no quieren cambios y prefieren sociedades controladas y uniformes que sólo cambian con el permiso de alguna autoridad centralizada; y los dynamists que prefieren sociedades con fines abiertos en los que la creatividad y el emprenderurismo operan sobre reglas impredecibles y generan el progreso de forma impredecible.

Sólo en aquella stasis es posible la colaboración cómoda de plutócratas que creen que el país debería ser gobernado como se administra una empresa; militares que creen que el país debería ir hacia un solo objetivo común, como si fuera un ejército; exguerrilleros que creen que el país debería marchar por el camino que trazaron Marx, Lenin, o Mao; indigenistas que creen que su cosmovisión es superior a cualquiera otra; y de tecnócratas e intelectuales que creen que deberíamos tener un interés nacional multi e interclasista en el que tengamos tareas específicas a desempeñar como parte de un plan con fases que nos incorpore a todos. También expresidentes que creen que hay que inculcar valores y que hay que restablecer la autoridad.

Los dynamists, en cambio no están unidos por una agenda política común, sino por el entendimiento de que la sociedad es un orden complejo de procesos evolutivos tales como la investigación científica, la competencia en el mercado, el desarrollo artístico, y los inventos tecnológicos. Los dynamists creen que la evolución social es una serie infinita de posibilidades abiertas. Para los dynamists, la libertad es más valiosa que el orden, y para ellos, los valores se descubren a lo largo de un extenso proceso de pruebas y errores.

En el siglo XXI, los que le tienen miedo al futuro y al cambio, están enfrentados con los que saben que todo cambia, y que podemos ser parte del cambio. Están enfrentados con los que en vez de aferrarse a lo conocido, no le temen a explorar lo ignoto. Están enfrentados con los que ya se dieron cuenta de que si seguimos haciendo lo de siempre, fracasaremos como siempre.

Los stasists le tienen miedo al futuro si no lo controlan todo, y los dynamists disfrutan cada paso hacia lo desconocido y hacia lo que no está bajo el control…de gente como Arzú.


26
Ago 09

El puercoespin y el zorro

De acuerdo con una historia de Isaiah Berlin, el puercoespín es un animalito que sabe defenderse como nadie; y cuya estrategia consiste en enrollarse en sí mismo y amenazar con sus púas, que medra en la oscuridad, que siempre anda cerca de su guarida, pero cuya vida es muy monótona. Contrasta la existencia del puercoespín con la vida del zorro. La de este último animalito transcurre en el campo abierto, y depende de su astucia, así como de su velocidad. De esto me acordé ahora que estoy leyendo el libro The future and its enemies, por Virginia Postrel. Y pensé que entre nosotros hay puercoespines y hay zorros, así como hay stasits y hay dynamists.
Los puercoespines (o stasists) no quieren que las cosas cambien, prefieren la seguridad y el orden, quieren un diseño y un plan para cada cosa, le temen al futuro. Los zorros (o dynamists)-en cambio-saben que todo está en constantes cambio y movimiento; prefieren la libertad; saben que hay cosas demasiado complejas como para que alguien pretenda diseñarlas, o planificarlas; y les empciona el futuro.
Los puercoespines tienen su estrategia y aplican su modelo a su mundo estable; pero los zorros siempre están en un proceso de aprendizaje, evolucionando, concientes de que el mundo es tan complejo, que el proceso de aprendizale (y de prueba y error) no termina nunca. Y eso no les molesta, sino que al contrario, los incentiva y los anima.
El puercoespin que ilustra esta entrada vive en la casa de mis amigos Martine y Louis, en Suiza. Las hojas verdes que rodean al animalito son del arbusto de fresas que ellos tienen en aquel jardín al que todas las noches, a eso de las 10:00 p.m., llega el puercoespín. La foto es por Martine de Montmollin.

24
Ago 09

¿Por qué hay alguna hostilidad contra ProReforma?

Desde hace varias semanas, casi no hay día en el que no haya un artículo de opinión que comente ProReforma; lo cual es buenísimo. Los temas que aborda el proyecto llaman a mucha reflexión de modo que su cuestionamiento y su discusión son muy valiosos. Empero, hay comentarios que no pasan de ser simplemente ataques, y estos generalmente vienen de parte de grupos de interés. Y lamentablemente muchos de esos ataques son por lo que los atacantes dicen que es ProReforma, y no por lo que es el pryecto. Los indigenistas lo atacan porque no se ocupa de sus intereses; los ecologistas hacen tres cuartos de lo mismo; algunos militares creen que es la semilla del anarquismo, la intelligentsia se incomoda porque el proyecto demanda integridad, porque no se parece a nada conocido, o porque no ha sido diseñado por ellos; la plutocracia criolla trata de hacer como si no existiera y más de un cura se ha expresado del proyecto, como si hubiera sido hecho por inspiración de Satanás. Los exguerrilleros lo atacan con rabia. Y, sin embargo, más de 70,000 personas prestaron sus firmas para respaldar el proyecto, y el día que fui con un equipo a buscar firmas a la población de Comalapa, la gente hacía fila para apoyar con su rúbrica.

Cuando noté esta peculiar alianza de los más dispares compañeros de cama, pensé que el mapa chapín de relaciones sociopolíticas estaba cambiando. Era evidente que si la plutocracia, los militares y la iglesia estaban del mismo lado que la exguerrilla, el viejo paradigma de izquierda y derecha (así con brocha gorda) era inadecuado para explicar las nuevas redes y las nuevas alineaciones. Pero ni siquiera un pincel más fino, como el de izquierda/colectivismo y derecha/individualismo resultó suficiente para los nuevos trazos que requería el nuevo mapa.

Se me ocurrió, entonces, que hay un establishment que ve en ProReforma una amenaza para sus intereses, para el estado patrimonial en el que operan, para su visión del mundo y para su lugar en el mundo. Pensé que si había personas que habían pasado todas sus vidas aprendiendo a vivir y a controlar el sistema -y que incluso habían estado dispuestas a matar y a dejarse matar-; ciertamente que esas personas verían a ProReforma como una amenaza para el statu quo y para su posición hegemónica, para sus privilegios, o para su modus vivendi. Seguramente que esas personas sentirían que, cuando al fin se sabían todas las respuestas, les íbamos a cambiar las preguntas.

…Y descubrí el agua azucarada.

En 1998, y en un libro que se llama The future and its enemies, Virginia Postrel explicó que las viejas etiquetas ya no funcionan e identificó a dos grandes grupos. Los devotos de la stasis o sea los que no quieren cambios y prefieren sociedades controladas y uniformes que sólo cambian con el permiso de alguna autoridad centralizada; y los dynamists que prefieren sociedades con fines abiertos en los que la creatividad y el emprenderurismo operan sobre reglas impredecibles y generan el progreso de forma impredecible.

Sólo en aquella stasis es posible la colaboración cómoda de plutócratas que creen que el país debería ser gobernado como se administra una empresa; militares que creen que el país debería ir hacia un solo objetivo común, como si fuera un ejército; exguerrilleros que creen que el país debería marchar por el camino que trazaron Marx, Lenin, o Mao; indigenistas que creen que su cosmovisión es superior a cualquiera otra; y de tecnócratas e intelectuales que creen que deberíamos tener un interés nacional multi e interclasista en el que tengamos tareas específicas a desempeñar como parte de un plan con fases que nos incorpore a todos.

Los dynamists, en cambio no están unidos por una agenda política común, sino por el entendimiento de que la sociedad es un orden complejo de procesos evolutivos tales como la investigación científica, la competencia en el mercado, el desarrollo artístico, y los inventos tecnológicos.

El libro de Postrel lo conocí gracias a mi amigo Bert, que un día de estos tuvo la paciencia de escuchar mi hipótesis acerca delestablishment. Como es buena onda no me dijo que lo que yo había descubierto, ya había sido descrito en The future and its enemies; pero en la medida en que me comentaba lo que había escrito la autora; y en la medida en la que avanzo en la lectura de la obra, en esas medidas mucho se ha aclarado. ¡Este era el pincel fino que nos hacía falta para no chorrear el análisis de lo que está ocurriendo en la sociedad chapina! Los que le tienen miedo al futuro y al cambio, están enfrentados con los que sabemos que todo cambia, y que podernos ser parte del cambio. Están enfrentados con los que en vez de aferrarnos a lo conocido, no tememos explorar lo ignoto. Están enfrentados con los que ya nos dimos cuenta de que si seguimos haciendo lo de siempre, fracasaremos como siempre.

Los stasists tienen miedo y por eso han reaccionado como lo han hecho frente a ProReforma.