16
Sep 17

¡Ya hay pasteles de Luna!

Con todo el alboroto que hay, por poco se me olvida: ¡Ya es temporada de pasteles de Luna!

En el mismo mes que llega el otoño en el hemisferio norte -y mi cumpleaños- vienen los pasteles de Luna.

En China, es costumbre que en esta  temporada y en celebración del Festival Zhongquiu o Festival de la Luna, sean elaboradas estas delicias. Los pasteles de Luna son densos y pesados comparados con los pasteles occidentales tradicionales, y suelen estar decorados con caracteres que aluden a la felicidad, la longevidad y otros buenos deseos, acompañados por imágenes de conejos y flores entre otros.

A mi me gustaron desde la primera vez que los probé, seguramente allá por finales de los años 90, gracias a mis amigos de Taiwán; y desde entonces siempre estoy pendiente de que salgan a la venta en estos días. En Guatemala los venden en el restaurante Lai Lai.  Los hay sin huevo y con huevo.  Los primeros no serán ajenos al gusto occidental y de hecho pueden recordar algunos dulces tradicionales chapines hechos con camote; pero los segundos sí son un gusto adquirido que, a quienes nos fascina la comida oriental, nos parece encantador.


11
Sep 16

¡Es temporada de pasteles de Luna!

160910-pastel-de-luna-luis-figueroa

Con la llegada del otoño en el hemisferio norte -y  con el mes de mi cumpleaños- vienen los pasteles de Luna y ayer mi desayuno incluyo una de esas delicias.

Es una costumbre china que, en este temporada y en celebración del Festival Zongquiu o Festival de la Luna, sean elaboradas estas maravillas. Los pasteles de Luna son densos y pesados comparados con los pasteles occidentales tradicionales; y suelen estar decorados con caracteres que aluden a la felicidad, la longevidad y otros buenos deseos, acompañados por imágenes de flores y conejos entre otros.

A mi me gustaron desde la primera vez que los probé, seguramente allá por finales de los años 90, gracias a mis amigos de Taiwán; y desde entonces siempre estoy pendiente de que salgan a la venta a mediados de septiembre. En Guatemala los venden en el restaurante Lai Lai.  Los hay sin huevo y con huevo.  Los primeros no serán ajenos al gusto occidental y de hecho pueden recordar algunos dulces tradicionales chapines hechos con camote; pero los segundos sí son un gusto adquirido que, a quienes nos fascina la comida oriental, nos parece encantador.


28
Sep 12

¡Pastel de Luna para el desayuno!

Ayer desayuné pastel de Luna. Es una costumbre china que, en otoño y en celebración del Festival Zongquiu o Festival de la Luna, sean elaboradas estas delicias. Los pasteles de Luna son densos y pesados comparados con los pasteles occidentales tradicionales; y suelen estar decorados con caracteres que aluden a la felicidad, la longevidad y otros buenos deseos, acompañados por imágenes de flores y conejos entre otros.

A mi me gustaron desde la primera vez que los probé, seguramente allá por finales de los años 90, gracias a mis amigos de Taiwán; y desde entonces siempre estoy pendiente de que salgan a la venta a mediados de septiembre. En Guatemala los venden en el restaurante Lai Lai.  Los hay sin huevo y con huevo.  Los primeros no serán ajenos al gusto occidental y de hecho pueden recordar algunos dulces tradicionales chapines hechos con camote; pero los segundos sí son un gusto adquirido que, a quienes nos fascina la comida oriental, nos parece encantador.

Los rellenos varían; pero usualmente son pastas de flor de loto, de frijoles dulces, o de alguna combinación de nueces y semillas.

 


10
Sep 11

Pastel de Luna para celebrar

Hoy desayuné pastel de Luna. Es una costumbre china que en otoño, y en celebración del Festival Zongquiu o Festival de la Luna, sean elaboradas estas delicias. Los pasteles de Luna son densos y pesados comparados con los pasteles occidentales tradicionales; y suelen estar decorados con caracteres que aluden a la felicidad, la longevidad y otros buenos deseos, acompañados por imágenes de flores y conejos entre otros.

A mi me gustaron desde la primera vez que los probé, seguramente allá por finales de los años 90, gracias a mis amigos de Taiwán; y desde entonces siempre estoy pendiente de que salgan a la venta a mediados de septiembre. En Guatemala los venden en el restaurante Lai Lai.  Los hay sin huevo y con huevo.  Los primeros no serán ajenos al gusto occidental y de hecho pueden recordar algunos dulces tradicionales chapines hechos con camote; pero los segundos sí son un gusto adquirido que, a quienes nos fascina la comida oriental, nos parece encantador.


15
Sep 10

¡Ya es temporada de pasteles de Luna!

Hoy fui a traer mis pasteles de Luna. En otoño y en celebración del Festival Zongquiu, es una costumbre china la elaboración de estas delicias. Los pasteles de Luna son densos y pesados comparados con los pasteles occidentales tradicionales; y suelen estar decorados con caracteres que aluden a la felicidad, la longevidad y otros buenos deseos, acompañados por imágenes de flores y conejos entre otros.

Los rellenos varían; pero usualmente son pastas de flor de loto, de frijoles dulces, o de alguna combinación de nueces y semillas. Hoy conseguí de los que tienen incluida una yema de huevo salada; pero los prefiero sin huevo. Me gustan mucho más con sólo rellenos dulces no sólo por su sabor delicado, sino por su textura y su aroma.

A mí, los pasteles de Luna me gustaron desde la primera vez que los probé, seguramente a finales de los años 90, gracias a mis amigos de Taiwán. Desde entonces, siempre estoy pendiente de que salgan a la venta, a mediados de septiembre, en el restaurante Lai Lai.


04
Oct 09

Pastel de luna y la luna llena de Otoño


Con pasteles de Luna y otras muestras de la rica pastelería china, en casa recordamos el Festival Zongquiu, o festival de Medio Otoño.

Los pasteles de Luna, que son indispensables para la ocasión, son son densos y pesados comparados con los pasteles tradicionales en Occidente. Suelen estar decorados con caracteres que significan felicidad, longevidad, harmonía y otros buenos deseos; acompañados por imágenes florales, o de conejos, entre otras. Los rellenos varían, pero usualmente son pastas de flor de loto, de frijoles dulces, o de una combinación de nueces y semillas.

Como a mí me gustan las fiestas -y mejor si están directamente vinculadas con comidas tradicionales- celebro esta festividad que, también, involucra la observación de la Luna. Mi amiga taiwanesa, Carmen, trajo los pasteles a casa acompañados por anécdotas singulares y su encantador sentido del humor.


09
Ene 09

Copa en mano, hoy celebro a la luna

Hoy, que es la noche con la luna más brillante del año, saldré a aullarle a la luna. Y comparto con ustedes, algo que escribí para la noche en la que la luna fue la más grande del año.

Mí tía abuela, La Mamita, aseguraba que luna, había sido una de mis primeras palabras; aunque, en mi album de recien nacido, estaba anotado que aquellas habían sido: papá, mamá, agua. Y talvez es, por eso, que de cuando en cuando le aullo a la Luna.

Quizás puede ser que aulle, también, porque a la edad de 8 años ví, casi vencido por el sueño, cuando Neil Armstrong descendió de El Aguila y estampó su huella en el polvo lunar. Como muchos niños de mi generación, tuve un módulo lunar de cartón y creí que para los 40 ya habría visitado a Selene…varias veces. Y como todo chapín chauvinista puedo cantar Luna de Xelajú con los versos confundidos.

En mi vida han habido varias lunas: tuve un restaurante que se llamaba Luna Llena y desde siempre he sabido recitar:
Luna, comé tu tuna.
Echá las cáscaras
En la laguna.

Y cuando era niño, creía que cantaba como ninguno:
La Luna se está peinando
En los espejos del río.
Y el toro la está mirando
Entre la jara escondido.

Aún hoy me embruja la Luna lunera, la Luna gatuna. Cuando por mi telescopio vi por primera vez a a la Luna, me salió un suspiro profundo; casi exactamente el mismo suspiro que salió cuando comí pasteles de Luna en Taipei. De vez en cuando, y sin razón alguna, canto Blue Moon; me gusta la cerveza Blue Moon; y también, sin razón alguna, canto o aullo:
Luna que se quiebra
Sobre las tinieblas
De mi soledad.

La Luna me embelasa y me acaricia. La Luna me canta y la Luna me arrulla. Y aveces le pregunto:
Dime Luna de plata
Qué pretendes hacer
con un niño del piel.

Aveces, la Luna se pone re grandota, como una pelotota y alumbra el callejón; y hoy celebro a la Luna y copa en mano saldré a saludarla a cantar Preguntale a la luna… y a aullarle. Lehaim.

La foto es por José Eduardo Valdizán.


19
Sep 08

¡Celebramos el Festival de la luna!

A mediados de Otoño, los chinos celebran el Festival de la Luna; una de las tres fiestas más importantes del calendario lunar.

Yo me adhiero porque me gustan las celebraciones; y gracias a mi amiga, Carmen, que intuyó que disfrutaría esta fiesta que es “tranquila, elegante y esencialmente nocturna”. Por eso nos mandó Lu-dou-peng que son pasteles de luna de soya verde, que están hechos de varias capas finas del polvo de aquella leguminosa, con relleno de pasta de soya verde y carne. Estos pastelitos son muy tipicos y originales de Taiwan. También Dan-huang-su o pasteles de luna con yemas, rellenos de soya, dátiles o soya verde, con yemas de huevo.


15
Sep 07

Temporada de pasteles de luna

A mediados del otoño, es una costumbre china la elaboración de pasteles de luna.

Estos son densos y pesados comparados con los pasteles tradicionales en Occidente. Suelen estar decorados con caracteres que significan felicidad, longevidad, harmonía y otros buenos deseos; acompañados por imágenes florales, o de conejos, entre otras. Los rellenos varían, pero usualmente son pastas de flor de loto, de frijoles dulces, o de una combinación de nueces y semillas. Aveces llevan en el centro una yema salada de huevo de pato. Este año compré los míos con huevo.

Para muchos occidentales los pasteles de luna son un gusto adquirido; y a mi me gustaron desde la primera vez que los probé, seguramente allá por finales de los años 90, gracias a mis amigos de Taiwán. Desde entonces siempre estoy pendiente de que salgan a la venta a mediados de septiembre. En Guatemala los venden en el restaurante Lai Lai.