15
May 17

Una canallada para la historia

La administración de Jimmy Morales, por medio de la Procuraduría General de la Nación y de su jefa Anabella Morfín, se salieron con la suya: El inmueble del Hogar Rafael Ayau volverá a manos de políticos y burócratas.

A pesar de aquella canallada, estoy seguro de que la obra de la igumeni Inés Ayau y sus monjas continuará y ojalá aprendiéramos una lección: El gobierno no es una razón, tampoco es elocuencia, es fuerza. Opera como el fuego; es un sirviente peligroso y un amo temible, George Washington.

El desalojo lo anunció la abadesa  Ayau en la nota que transcribo abajo.

Queridos amigos, ya han pasado varias semanas desde que inició este conflicto absurdo con el usufructo del Hogar Rafael Ayau.

Todos debiéramos estar de acuerdo y luchar por sacar adelante a los menores abandonados de nuestro país. Nuestras energías y trabajo debiera estar enfocado hacia hacer buenas obras. Pero tristemente no es así. La teoría ya está dicha y es inútil repetirla. Los intereses personales extremos no logran encontrarse con los intereses de la gente, como si fueran opuestos.

Esta batalla que hemos llevado juntos por mantener el Hogar Rafael Ayau, este apoyo recibido de 7.1 millones de guatemaltecos y de todos los medios de comunicación, menos uno, ha sido una manifestación extraordinaria sobre lo que los guatemaltecos consideramos lo correcto, lo noble, lo digno. Ha sido un gusto experimentarlo, una bendición vivirlo! Les agradecemos todo su apoyo. Sin embargo, ha caído en oídos sordos, ensordecidos por un mercado con altoparlantes, un mercado irrespetuoso donde se gritan las necesidades urgentes del país, pero se estrellan contra intereses ajenos.

Todos gritan. Nadie escucha. Se acabó la cordura, la sensatez, el respeto. Eso no es un mercado de intercambio libre y voluntario de ideas y acciones positivas, sino un mercantilismo estruendoso. La política todavía atrae a personas así, no hemos salido del feudalismo.

Les escribo ésto para comunicarles con gran tristeza que sí nos vamos a retirar del inmueble que donó mi tatarabuelo, Don Rafael Ayau en 1856 para obras de caridad, y que en 1986 el entonces presidente Arzú nos pidió aceptáramos en usufructo a 50 años. Lo recibimos abandonado, saqueado, en ruinas. Lo arreglamos con la ayuda de los guatemaltecos y resurgió.

Ahora, a los 20 años, cuando se sigue haciendo una obra extraordinaria en beneficio de 400 jóvenes en riesgo diariamente, el presidente Morales lo pide de regreso para Bienestar Social. He buscado por tres veces un diálogo con el presidente, pero no ha sido posible. Le he enviado reportes e informes, pero sin éxito. Con ustedes hemos hecho la lucha por mantenerlo. Hasta pusimos un amparo contra la Procuradora General de la Nación. Pero las autoridades quieren el inmueble.

Esto no tiene nada que ver con la antorcha humana que hicieron en el Hogar (IN)Seguro, que ha quedado impune, pues la orden del presidente es anterior. Pero no ha sido posible el diálogo. Actualmente no se respetan los contratos, se miente impunemente, se calumnia a diestra y siniestra, amenazan hasta con la vida, etc. Ha dejado de ser una lucha útil y digna.

Ustedes son testigos que en 20 años hemos servido a más de mil niños abandonados, que han sufrido los abusos que no están escritos. Los hemos acogido con gran cariño, con amor de familia, dándoles calidad de vida en todos los sentidos, proveyéndolos con la mejor educación y las mejores terapias que recuperan su dignidad perdida y les dan lo que les faltó por su abandono; poniéndolos delante de Dios, de Jesús, el único que sana nuestros corazones y les dice: “si tú padre y tú madre te abandonan, Yo no”, devolviéndoles así la esperanza del amor, dándoles la oportunidad de crecer en su fe cristiana; haciéndolos nuestra familia para que puedan hacer sus propias familias.

Los que ya se han ido regresan como regresa cualquier hijo a su casa donde se le quiere, para las fiestas y aniversarios con sus familias. Los cientos que se fueron adoptados con familias maravillosas, mantienen el contacto con nosotras como hijos que viven lejos. Los que han querido seguir estudios universitarios han tenido la oportunidad y son profesionales exitosos, igualmente que los que han preferido trabajos más técnicos.

Aún tenemos bajo nuestra responsabilidad a nuestros jóvenes mayores de edad, los que estudian semibecados en Rusia: Moscú, Ghzel, Kazan, Bielgorod y también los que estudian en Guatemala en la Galileo, en la Mariano Gálvez y en la U experimental en línea Rafael Ayau (en proceso de aprobación en CEPS) www.ieira.edu.gt.

Y si los Juzgados de Menores lo permiten, seguiremos ayudando a los 12 jóvenes adolescentes menores de edad con todos sus estudios, dándoles casa, comida sana, diversiones y amor de familia. Ellos están con nosotras desde bebés y las leyes nunca permitieron que fueran adoptados.

El Hogar Rafael Ayau pasará entonces a ser administrado para hacer caridad por Bienestar Social o por quien el presidente designe. Si lo desean continuarán las obras que actualmente se hacen, pero bajo su dirección. No todo está perdido. Esta manifestación de apoyo que hemos recibido y agradecemos mil veces, también da esperanza pues aunque en este momento pareciera que los guatemaltecos honestos perdimos esta batalla, los 7.1 millones de nosotros y la prensa en pleno (menos uno) vamos haciendo cambios razonables y sí se puede. Poco a poco, perseverando en lo bueno y lo noble, haciendo oír nuestra voz cuando se pueda, lograremos una Guatemala feliz.

Seguiremos trabajando donde se pueda, cuando se pueda, haciendo alianzas con personas con quien se pueda contar, como ustedes. Seguimos contando con ustedes en todo. Mil gracias a todos. Sigamos adelante construyendo nuestro lindo país. Vivamos con la dignidad de hijos de Dios nuestro Padre, siendo misericordiosos como Él es. Y mantengamos la oración constante que nos protege: Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros.

Los recordamos en nuestras oraciones todo el tiempo. Cuentan con nosotras así como contamos con ustedes. Gracias. Bendiciones para cada uno y mil gracias de parte de nosotras las monjas católicas ortodoxas del Monasterio de la Santísima Trinidad.


21
Mar 17

¿En serio van a reestatizar el Hogar Rafael Ayau?

Escucha el podcast aquí.

El Hogar Rafael Ayau ya fue estatal (que en chapín quiere decir gubernamental, o sea administrado por políticos y burócratas).  Durante el tiempo que estuvo a cargo del gobierno la vida allí no era muy distinta, en horrores, a lo que se ha vivido en el Hogar seguro virgen de la asunción, o a la vida en Etapa II.

En 1996 la situación cambió radicalmente cuando Inés Ayau y sus monjas ortodoxas se hicieron cargo de los niños que habitaban el lugar.  No fue un cambio fácil; pero les devolvió la dignidad a quienes estaban acogidos a la benevolencia de las nuevas administradoras; y sacó adelante a docenas y docenas de jóvenes que crecieron alejados del ambiente de espanto que prevalecía a la sombra de los políticos y burócratas.

Cuenta la madre Inés: Con ayuda de los generosos guatemaltecos reconstruimos las instalaciones y recibimos durante los primeros diez años casi un niño diario, con necesidad de un hogar. Hicimos más de 300 adopciones todas exitosas. Los siguientes 10 años que entró a funcionar el CNA han sido un calvario legal. Poco a poco nuestra población de niños fue disminuyendo. Primero los bebés los acaparó el estado… luego el resto. Hoy tenemos en nuestra “familia” y bajo nuestra responsabilidad financiera 13 niños menores de edad, adolescentes, y 14 jóvenes universitarios. Mantenemos relación de familia con todos los que se han ido.

Hoy, este “Hogar Rafael Ayau” en la zona uno que es un lugar muy grande y un jardín en el centro, un pulmón, sigue siendo un lugar de caridad y misericordia. Actualmente allí viven los 11 varones adolescentes y los varones universitarios, con las personas responsables de ellos bajo mi supervisión. Allí tenemos la Primera Escuela Pública de Educación Especial que atiende 80 niños. Allí esta la Escuela Taller de la Municipalidad que atiende 300 jóvenes en riesgo, fuera del sistema educativo formal y enseñan carpintería, construcción, electricidad, jardinería, herrería, forja, panadería, quesería, etc. Allí funciona La Universidad en Línea Rafael Ayau, también gratuita, el Colectivo Isla que maneja el Centro Cultural de exposiciones gratuito de arte de jóvenes artistas y becas para jóvenes artistas, la Asociación Pre-Hospitalaria de Guatemala y el Centro de Estudios Mayas Yuri Knorosov.

La semana pasada, la igumeni Ayau y su pequeño equipo de monjas valientes denunciaron la responsabilidad del Consejo Nacional de Adopciones, la Unicef, la Procuraduría General de la Nación y de otras instancias, con respecto a las muertes en el Hogar seguro.  Y la respuesta política no se hizo esperar.  Ayer, la madre Inés recibió un ultimatum de la PGN -en nombre de la administración de Jimmy Morales- para que desalojen las instalaciones que ocupan.  La excusa es que hay una emergencia (¿cuándo no?).

Las instalaciones son del gobierno, eso es cierto; pero les habían sido otorgadas a las monjas, en usufructo, por 50 años.  Ahora la administración reclama el inmueble y pretende echar a la calle -¡en 30 días!- la obra de las monjas ortodoxas, aparentemente por un formalismo.

Aquella iniquidad pasa por alto la palabra empeñada, y desconoce el principio de que los compromisos deben ser honrados  Y, en consecuencia, las buenas obras de las monjas en aquellos edificios, en beneficio de los niños que viven ahí y estudian ahí, van a ser remplazadas por quién sabe qué engendros.

El desalojo de las monjas y sus obras no se ha consumado; y todavía es tiempo para que esta Administración -la de Jimmy Morales- se de cuenta del error que está cometiendo. ¿Es posible eso?


18
Sep 12

Inés Ayau y a su obra

En una de sus recientes visitas a Guatemala, el cuate  John Blundell le dedicó el talento de su pluma al trabajo de la madre Inés Ayau, la líder de un pequeño grupo de monjas ortodoxas rusas libertarias que tiene a su cargo el manejo del Hogar Rafael Ayau.  Las otras monjas son las madres Ivonne y María.  Yo tuve la dicha de ayudar a John con algunas de las entrevistas para este reportaje; y tengo la dicha de conocer la obra a la que se refiere el reportaje y a las tres damas que la hacen posible.

Con el título The Road to Villa Nueva, el autor de Ladies of Liberty  narra cómo la madre Inés ha dedicado su vida por los menos favorecidos, impulsada siempre por un espíritu emprendedor que heredó de su padre Manuel F. Ayau, fundador de la Universidad Francisco Marroquín.

El Hogar Rafael Ayau se fundó en 1856 por el tátara-tátara abuelo de la madre Inés y fue manejado de forma privada con buenos resultados hasta que el gobierno lo nacionalizó un siglo después. Para la década de 1990  los jóvenes que entraban al orfanato no recibían ni atención, ni educación apropiadas.

Cuando el entonces presidente Álvaro Arzú le preguntó si se haría cargo del Hogar, la Madre Inés dio una respuesta categórica: sí lo haría; pero sólo si le permitían tomar el control de toda la operación y se privatizaba el Hogar. Arzú aceptó.

Mientras un equipo dirigido por una compañía privada empezó a renovar el Hogar, la madre Inés se dirigió al norte de los Estados Unidos. Allí solicitó donaciones para su recién formada American Friends of the Hogar Rafael Ayau. Rápidamente recaudó un millón de dólares, ayudada por su familia –que era conocida y respetada en los círculos políticos, de negocios y filantrópicos–y por un banco local, relata Blundell.

La madre Inés, una monja de 60 años, entró a un convento de la iglesia católica romana hace cuatro décadas, cuando la teología de la liberación estaba en la cumbre de su popularidad. Viajó por todo el mundo enseñando religión mientras obtenía su título en teología, pero para su desánimo, en todos lados se encontraba con la teología de la liberación.

Siempre luché tan fuerte como pude. La teología de la liberación es una relectura de la Biblia con anteojos comunistas, buscando palabras fuera de contexto para justificar una agenda política comunista […] Estaba harta con la teología, así que mientras estaba en las Filipinas empecé a buscar algo más tradicional y descubrí la Iglesia ortodoxa rusa explicó.

A su regreso a Guatemala en los ochenta, la Madre Inés inició un gran proyecto, la construcción del primer monasterio e iglesia de la ortodoxia rusa en el país, situado en Villa Nueva. Pero luego vendría la propuesta del ex presidente Arzú por lo que se dedicó por completo al Hogar Rafael Ayau.

El orfanato prosperó a lo largo de los años. Unos 240 niños fueron adoptados y 900 se graduaron del programa escolar. Pero el Hogar se enfrentaría a nuevos problemas en 2007, cuando, impulsado por presiones internacionales, el presidente saliente Óscar Berger promovió pesadas regulaciones a los orfanatos y prohibió las adopciones privadas.

Las medidas asestaron un duro golpe al Hogar y a Inés. Sin embargo el orfanato continúa funcionando y sirviendo a una causa importante hoy día, como el propio Blundell pudo confirmar en una visita en marzo. A pesar de todos los obstáculos, la madre Inés sigue su marcha para adelante:

Veinte años después de empezar el trabajo en Villa Nueva, la construcción está por terminar. Las instalaciones se encuentran en un acantilado con vista al Lago de Amatitlán, donde la Madre ha construido una iglesia ortodoxa rusa de tal belleza y esplendor que tuve que sentarme por media hora para apreciarla toda. Cada centímetro cuadrado, incluyendo el techo, está pintado con iconografía exquisitamente coloreada. La Madre también ha creado una granja que produce pescado, carne de conejo, frutas y vegetales. Ella es una verdadera empresaria.


16
May 11

¿”Verdá” que vos eras mi amigo?

¿Verdá que vos eras mi amigo? ¿Verdá que vos eras mi hermano?  Así me preguntó y de sopetón, Armando, en el Hogar Rafael Ayau.  El chiquillo ese, de 5 años de edad, me sacó las de cocodrilo.  Se me hizo un nudo en la garganta y por ahí, a duras penas, pude decirle Si vos, somos amigos y hermanos.

¡Ala gran diabla!, ¿cómo pude dejar de ir durante más de un año al Hogar?  A Armando lo conocí cuando parecía un Teddy Bear notablemente más grande que los demás niños de su edad.  Notablemente más grande y taciturno, pero con una estupenda sonrisa que, cuando se dejaba ver, le brillaba en los ojos y se tornaba, rápido, en carcajada.

Pero Armando no hablaba y generalmente daba la impresión de que no quería ser molestado.  Así que yo tenía la idea de que no le daba mayor importancia al hecho de que le prestara atención.   Por eso me sorprendió mucho -y me conmovió mucho- ahora que no sólo me recordaba, sino que me recordaba como su amigo y hermano.  Y me dio mucho gusto oír su voz y ver que puede hablar como cualquier otro niño de su edad.

Samaris era una chiquilla pequeñita que daba la impresión de siempre estarse tropezando con algo, o con sus propios pies.   Y el sábado, cuando se me acercó y me dio un abrazo apretado, apretado, vi que había crecido bastante; y no se cayó ni una vez durante todo el tiempo en que anduvo por ahí corriendo y brincando con sus compañeras.  Lo que si se cayó fue su esperanza de ser adoptada.

Después de dos años de no verlos, los niños y niñas que -luego de la Ley Antiadopciones- quedan en el Hogar Rafael Ayau han crecido como crece cualquier niño saludable y criado en un ambiente sano.  Sara ya está en la universidad, la mayoría de las niñas grandes están aprendiendo en una carpintería profesional de primera, Samuel se pegó un estirón impresionante y Kevin -a quien apodamos Ratatouille– tiene brackets para salvar sus dientecitos.  Miniedgar no ha crecido ni un geme; pero juega y sigue instrucciones como si no tuviera un problema de sordera.

El más impresionante, sin embargo, es René.   El pequeño René vivía recluido en su mundo interior, se daba golpes en la cabeza, no hablaba, y aunque andaba erguido, tenía dificultades extremas para moverse.   Era muy delgado y la última vez que lo vi estaba acurrucado en un rincón, cual gato asustado, lejos, lejos, lejos de todo.  ¡Ese no es el René que vi el sábado!  Todavía no habla, y es posible que nunca lo haga; pero aunque se mueva con alguna dificultad, juega y participa en las actividades con los demás niños.   Es evidente, por su mirada y por sus actitudes, que entiende bien lo que se le dice y lo que está ocurriendo a su alrededor.  René ya no vive en sí mismo, sino que vive en el mundo que todos disfrutamos.  Me cuentan las niñeras que René se baña y se viste sólo.  René no está gordito, pero ya no se ve flaco.

René fue sacado de un mundo oscuro y de soledad, y ahora -aún con sus limitaciones- ese chico te da unos abrazos que no puedes sino apreciar como algo lleno de vida, de luz y de alegría.

Mientras tanto, Emanuel y sus dos hermanos, que ya tenían familia siguen esperando a que la ley antiadopciones termine de ser una pesadilla.  Y los demás…están al buen cuidado de las madres Inés, Ivonne y María.

El sábado, con un grupo de amigos, asamos salchichas y marshmellows con los niños.  Y la pasamos re bien.  Yo salí muy agradecido y lleno de abrazos y sonrisas.


06
Nov 10

Exito de las chicas del Hogar Rafael Ayau

El coro de chicas del Hogar Rafael Ayau se presentó en Moscú, Rusia, donde el público las ovacionó fuertemente.  Las integrantes del grupo, de entre 13 y 19 años de edad, se presentaron en el Salón de Oro del Palacio Presidencial, en el Kremlin y entonaron canciones folclóricas rusas, así como guatematlecas.

Estoy seguro de que ellas y las madres Inés, Ivonne y María deben estar muy orgullosas y contentas por esta oportunidad que las chicas se tenían muy merecido.  El lunes pasado tuve la dicha de ser invitado al ensayo con vestuario, en el Hogar, y francamente daba mucho escucharlas cantar y verlas con sus hermosos huipiles.

¡Felicitaciones patojas!


28
Abr 10

Dicha, tristeza y esperanza, al mismo tiempo

Caldo de verduras, conejo, pasta con crema, rábanos rallados y tortillas, fueron el delicioso almuerzo que compartieron conmigo, ayer, los chicos y chicas del Hogar Rafael Ayau.
Siempre es una dicha pasar buenos ratos en compañía de los niños y niñas del Hogar. Da gusto ver cómo van creciendo y remontando las dificultades con las que han empezado sus jóvenes vidas. Llena de alegría ver su alegría.
Esto claro, a pesar de que la ley antiadopciones condenó a muchos de ellos a no conseguir familias; a pesar de que todos los recursos y potencial del Hogar no pueden ser aprovechados en su plenitud; y a pesar de que las aulas, los dormitorios y el comedor están muy vacíos.
Con todo y todo, las visitas al Hogar siempre me llenan de ánimo; porque la obra de las madres Inés, Ivonne y María ha dejado una huella valiosa en las vidas de estas criaturas. Niños y niñas para los que la idea de que la libertad y la responsabilidad están inseparablemente ligadas, no les es ajena. Niños y niñas que conocen los efectos malignos de la coaccion arbitraria. Niños y niñas que saben que un pueblo de súbditos, no es un pueblo de ciudadanos.

01
Jun 09

Una mañana diferente en la carpintería

Después de semanas y semanas de no ir, hoy que tenía parte de la mañana libre aproveché para ir al Hogar Rafael Ayau donde siempre paso momentos muy agradables en compañía de los chicos y chicas de allá.

Me encontré con la sorpresa de que Alan Russell está enseñándoles carpintería a los chicos y chicas el Hogar.  Ahora tienen una carpintería con equipo nuevo y de primera con el que están haciendo joyeros, rompecabezas y unos ingeniosos atriles para leer, o para usar la compu en el auto cuando uno está esperando a alguien.  Con el equipo viejo que había en la carpitería del Hogar yo ya había visto unos bancos muy hermosos; pero con el equipo nuevo -que además es más seguro- lo que pueden hacer no tiene límites.
Con las nuevas sierras de precisión, hasta yo y mi motricidad fina casi inexistente podríamos hacer algo medianamente bonito.
Los chicos y chicas del Hogar no sólo cuentan con el cariño y los cuidados de las Madres Inés, Ivonne y María; así como con los del personal que opera el lugar.  También cuentan con instalaciones cómodas y apropiadas, y con equipo para su desarrollo personal.  Mi favorita siempre había sido la panadería, pero la nueva carpintería es extraordinaria.
A principios del año fui invitado a dar una charla sobre los ismos políticos a los chicos y chicas mayores; y me agradó mucho la calidad de preguntas que los asistentes hicieron al concluir mi paticipación.  Los chicos y chicas del Hogar se mantienen al día en las noticias y su conversación suele ser fuera de lo común.  Aunque la mayoría no se anima a hablar el idioma inglés, todos los que participan en el curso de carpintería del doctor Russell pueden seguir perfectamente sus instrucciones en el idioma de Shakespeare; y más de uno puede sostener con él una conversación.  
Cuando voy al Hogar siempre me pasa algo…;yo creo que voy a dar…,pero siempre soy el que recibe.

03
Ene 09

Iconografía ortodoxa, en Guatemala

Imagine, usted, siglos enteros de tradiciones artísticas y técnicas plasmadas, magistralmente, en el interior de una estructura monumental que a sus pies tiene un lago hermoso y un volcán activo. Hoy, me dió mucho gusto ver el reportaje, sobre los íconos que están siendo pintados en la iglesia ortodoxa en Amatitlán.

En octubre de 2007, tuve la dicha de visitar el lugar y de admirar lo que ahí se está haciendo; y hace unas semanas tuve la oportunidad de saludar a la jefa del equipo de especialistas y artistas que se ocupan de esta obra monumental. Tatiana Berestova dirige un grupo de cuatro artistas más, formados en Rusia y en los Estados Unidos de América, que aplican técnicas antiquísimas propias de la iconografía ortodoxa. En la iglesia de Amatitlán, trabajan de sol a sol para la creación de esta estupenda obra. Con Berestova, por cierto, tuvimos una simpática conversación sobre la diferencia entre los cocos guatemaltecos y los cocos rusos.

Las madres Inés, Ivonne y María, no sólo están construyendo el hermoso complejo de monasterio, iglesia y hogar que tiene a sus pies el lago de Amatitlán. Ellas dirigen el Hogar Rafael Ayau, en donde docenas de niños crecen y se desarrollan en un ambiente sano, cariñoso y educativo.

En las fotos puede verse a uno de los artistas mientras trabaja en la parte más alta de la escena más alta del ícono.


09
Dic 08

No son sólo galletas

Las galletas que generosamente me enviaron los chicos del Hogar Rafael Ayau, han sido las primeras de la temporada. No sólo son muy sabrosas, de gengibre; sino que en ellas aprecio mucho la alegria, la esperanza, y el cariño que esos chicos saben dar.

A ellos; a las madres Inés, Ivonne y María; al personal del Hogar y a todos los que lo hacen posible, les deseo que reciban muchas bendiciones, y que en 2009 se hagan realidad sus sueños.


29
Sep 08

¡Feliz día a los niños!

Este 1 de octubre que viene, ¡Feliz día a todos los niños!; y especialmente a mis amigos del Hogar Rafael Ayau. Chicos y chicas extraordinarios cuyas curiosidad y alegría nunca dejan de asombrarme. Cuyas amistad y cariño nunca deja de animarme. Cuyas esperanzas y anhelos nunca dejan de inspirarme.

También a mis sobrinos, a quienes les deseo que su buena estrella nunca deje de brillarles.