30
Jun 17

En el Día del Ejército

En el Día del Ejército me gusta recordar –y agradecer– que el ejército de Guatemala salvó a mi generación de vivir bajo la dictadura del proletariado, en un sistema colectivista y totalitario como los que estaban de moda en los años 60-80.  Evitó que mi generación creciera en una sociedad moralmente exhausta como la de Cuba, y que mi generación en los 90, o la tuya hoy, tuviera que pelear en las calles para salir de la tiranía, como ocurre en Venezuela.

Imagen de previsualización de YouTube

Escucha el podcast aquí.

¿Qué, exactamente quería la guerrilla que combatía el ejército por mandato constitucional? Lenin explica que la dictadura del proletariado significa el poder ilimitado basado en la fuerza, y no en la ley. Dictadura significa autoridad sin las trabas de la ley, no restringida por normas y basada en la violencia. Si la guerrilla asesinaba, secuestraba, fusilaba y ejecutaba actos de terrorismo durante el enfrentamiento armado… ¡aquello esperaba a miles de guatemaltecos si la revolución triunfaba!

Lenin escribió: Las Cortes no deben prohibir el terror… deben legalizarlo como principio, y explicó que una vez que el proletariado esté en el poder, ninguna consideración, más que el mantenimiento del poder, será importante… la DP abolirá el sistema parlamentario –de forma permanente–, así como la separación entre el Legislativo y el Ejecutivo. La idea era que los gobernantes determinaran por medio de qué leyes iban a mandar y que no estuvieran controlados por nadie. Pero… ¿quiénes iban a ser los gobernantes? Lenin usó la frase dictadura del partido.

Es cierto que durante el enfrentamiento armado hubo actos horribles y corrupción, no en vano la guerra es el caballo rojo.  Es cierto que Guatemala necesitaba (como necesita) cambios; pero, ¿para imponer el ideal de Lenin? Si hubo crímenes, sus hechores deben ser castigados; para que se haga justicia, y no por venganza. Y es más que oportuno reconocer que, podemos discutir –en paz– todo tipo de ideas, porque no triunfó el ideal totalitario y colectivista. En buena parte gracias a la tropa y a los oficiales que dieron sus vidas.

Columna publicada en elPeriódico.


17
May 17

Amapola, lindísima amapola II

Una fuerza de 1500 soldados y 300 polícías será movilizada hacia Ixiguán y Tajumulco, en San Marcos, como consecuencia de los enfrentamientos armados que se han dado allá.  El primer objetivo de las fuerzas combinadas de seguridad será lograr recuperar el orden en la zona, principalmente en Tuichán (Ixchiguán) y Villa Real (Tajumulco), donde se agravó la situación el pasado 28 de febrero, cuando un enfrentamiento armado entre supuestos pobladores de ambas comunidades dejó como resultado una persona fallecida y varios heridos. El lunes pasado se registró otro fallecido, según los pobladores; pero este hecho lo niegan las autoridades.

Imagen de previsualización de YouTube

La presencia de las fuerzas del orden del estado ha confirmado que el cultivo de amapola es floreciente y es una fuente de ingresos de la que dependen varias familias de Ixchiguán y Tajumulco. Desde hace meses hay  incidentes violentos por diferencias limítrofes y  fuentes de agua; pero se sospechaba que la amapola —materia prima para la fabricación de heroína— podría también ser uno de los focos del conflicto.

El clavo, en el fondo, es que allá se está peleando la guerra perdida contra las drogas.  El conflicto reciente ha puesto en evidencia que  la  erradicación de amapolas, que las autoridades han hecho en el pasado, no han dado resultados. Recuerdo que, en los años 90, hice un reportaje sobre operativos de erradicación de amapolas. Tal vez te sorprenda, pero mucha de la amapola que es sembrada en San Marcos, se cultiva en tierras a cargo de políticos y burócratas (o estatales, como le gusta decir a la gente).

Las siembras de amapolas que se hallan en aquellas localidades nacen allí, sin necesidad de siembra y mayores cuidados.  Según las autoridades, la siembra de amapolas podría ser sustituida por la de granos y vegetales, si se cambiara la mentalidad de la gente y si la gente recibiera apoyo estatal para abandonar las amapolas; pero ¿qué va a igualar la rentabilidad de las amapolas?  El precio de esa materia prima supera a la de cualquier otro cultivo gracias a la demanda de heroína en los Estados Unidos de América, principalmente.

Por otro lado, si para igualar la rentabilidad (en dinero) de la amapola que se da solita, la gente tiene que sembrar y cosechar tres veces al año granos y vegetales, ¿de verdad creen, las autoridades, que la gente va a querer trabajar tanto para recibir la misma cantidad de dinero?  Las autoriadades que piensan que sí, no tienen idea alguan de lo que es rentabilidad.  Quizás porque no han trabajado en el campo, ni han sembrado, ni cosechado nada bajo el sol.

Por cierto, a principios de los años 90 publiqué un reportaje sobre la relación que había entre la exguerrilla y los propietarios de las amapolas; en el contexto de una operación que, si mal no recuerdo, se llamaba Guatusa.  Sólo por curiosidad, ¿hay alguna relación entre organizaciones como Codeca (por mencionar una) y los propietarios de las amapolas?

El clavo es la guerra perdida contra las drogas, no la gente de San Marcos, ni la falta de cultivos alternativos. La gente es víctima de una guerra que no es suya.  Los pocos habitantes que quedaban en esas comunidades permanecían   en sus casas, sin salir, en vista de que muchos optaron por abandonar temporalmente sus hogares y trasladarse a otros municipios o aldeas.

Dicho lo anterior,  hay un problema con la movilización del ejército y la policía hacia San Marcos. Luego de la experiencia en la cumbre de Alaska, en noviembre de 2012, ¿qué tan dispuestas están la tropa y la oficialidad a hacer cumplir la ley e imponer el orden?  En Alaska las fuerzas del orden fueron enviadas a despejar un bloqueo y cuando las cosas se pusieron feas (9 muertos y 38 heridos), en circunstancias oscuras y oscurecidas, la tropa y la oficialidad fueron dejadas a su suerte, para luego ser pasto de la oligarquía de los derechos humanos.  Hasta el punto de que Rigoberta Menchú llegó al lugar a manosear el lugar de los hechos y las pruebas.

Imagen de previsualización de YouTube

23
Dic 16

Los pactos de apaciguamiento

161222-paz-luis-figueroa

Para cuando cayó el muro de Berlín se hizo evidente que el socialismo real no sólo era moral y económicamente insostenible; sino que era políticamente insostenible.  Y para entonces, el enfrentamiento armado interno en Guatemala–ocasionado por admiradores de la URSS, de Cuba y de otros regímenes totalitarios– ya tenía 28 años de estar desangrando al país. Para cuando colapsó la URSS ya no había quien sostuviera ni al régimen de los Castro, ni a las guerrillas que inspiraba. Y en ese ambiente, cinco años después, la guerrilla guatemalteca recibió un puente de plata para concluir, con dignidad, la guerra que habían iniciado y perdido.

Los pactos de apaciguamiento de 1996 les lavaron la cara a los que durante 36 años asesinaron, secuestraron, extorsionaron y vejaron a miles de guatemaltecos con el propósito de establecer la dictadura del proletariado. Les ahorraron la humillación de una merecida derrota social y militar y les consiguieron espacios clave en la maquinaria política y burocrática del país como premio y como plataforma para la siguiente etapa del enfrentamiento.

¿Y qué pasó con los vencedores del enfrentamiento? ¿Qué pasó con los que, en cumplimiento de su mandato constitucional se vieron obligados a combatir a la guerrilla? A ellos les fue servido el inmerecido plato amargo de la humillación y la ignominia.

Hay por ahí unas vallas conmemorativas de los pactos de apaciguamiento que dicen que las guerras son inútiles. Pero…¿la guerra hubiera sido inútil para la URNG si sus dirigentes hubieran alcanzado el poder y se hubieran convertido en los Ortega, los Chávez, o los Castro de esta tierra?  ¿Fue inútil hacerles frente a los aprendices de dictadores, totalitarios aspiracionales que querían hacer de Guatemala un infierno socialista?  La guerra es espantosa, es el peor enemigo de la libertad y debe ser evitada a no ser que, como dice el himno nacional de Guatemala: Tu pueblo con ánima fiera, antes muerto que esclavo será.  En estas fiestas de fin de año recordemos a los héroes que –con su sangre, o ahora en prisión– evitaron que creciéramos bajo regímenes criminales como los de Cuba y Venezuela.

Columna publicada en elPeriódico.


01
Jul 16

Gracias al Ejército

Imagen de previsualización de YouTube

De todos los enemigos de la libertad, la guerra es el más temible porque comprende y desarrolla el germen de los demás, dijo James Madison. En Guatemala, el enfrentamiento armado interno hizo aquello. Porque un grupo de marxistas-leninistas quiso establecer un régimen inspirado en el totalitarismo de Castro y Stalin, los guatemaltecos nos vimos envueltos en 36 años de violencia en los que se criaron los gérmenes contra los que advirtió Madison.

Por dicha, mi generación y la siguiente no tuvieron que sufrir los horrores que viven los Venezolanos y Cubanos, o los que vivieron los camboyanos y otros pueblos sometidos a los ideales que inspiraban a las FAR, ORPA, EGP y PGT. Si te horroriza el terrorismo en el aeropuerto de Estambul, no olvides que los guerrilleros chapines pusieron una bomba en el parque central de la ciudad de Guatemala, que igualmente cobró vidas humanas, y que saquearon y destruyeron el museo de Tikal.

La institución que impidió que mi generación y la siguiente crecieran en dictaduras criminales como las que destruyeron millones de vidas en Africa, Asia y Europa del este fue el Ejército de Guatemala que, en cumplimiento de la enfrentó a las guerrillas de la hoz y el martillo. El Ejército impidió que Soto, Ramírez, Asturias, o Rosales se convirtieran en los Ceaucescu, los Kim, los Castro, o los Maduro de Guatemala. El Ejército impidió que fuera establecida la dictadura del proletariado con toda su brutalidad.

El enfrentamiento armado tuvo costos…porque de todos los enemigos de la libertad, la guerra es el más temible. Costó vidas humanas y le dio paso a abusos y corrupción. Pero a pesar de los abusadores y los corruptos (que deberían enfrentar las consecuencias jurídicas de sus actos), es de justicia y de decencia darles las gracias a los miles de oficiales y a las tropas que participaron (y hasta entregaron sus vidas) en aquel enfrentamiento y evitaron la dictadura colectivista y totalitaria. El domingo no podré saludar al Ejército en su desfile; pero va mi agradecimiento a los buenos veteranos y militares de alta que –honradamente– cumplieron y cumplen con su deber constitucional.

Columna publicada en elPeriódico.


25
Dic 15

Jesús, ¿coronel del Ejército, o guerrillero?

121031_jesus_revolucion_fusil

Si me preguntan, prefiero que Yisus sea coronel del Ejército de Guatemala, en vez de guerrillero.  Descontado el absurdo de que una imagen, o un personaje místico -en este caso la del Jesús de la Merced- tenga un grado militar (aunque sea honorifico), lo menos peor es que no esté del lado de la revolución colectivista y totalitaria, una de esas de orden marxista-leninista, o maoista, o chavista.  Yo de hecho, siempre le estoy agradecido al Ejército porque, en cumplimiento de la Constitución, evitó que mi generación y yo creciéramos en una tiranía como las de Cuba y Venezuela, por no citar China, la Unión Soviética, Camboya y otras.

Esto viene al caso porque la imagen del nazareno de la Merced (una parroquia a cargo de los jesuitas) está por ser ascendida de coronel a general del Ejército.  Y porque tirios y troyanos ya se están tirando los platos.

Se supone que el estado de Guatemala es laico y con excepción de las sociedades más tribales, en el mundo hay cierto acuerdo en el que el estado y la religión deben mantenerse separados.  Sin embargo, el misticismo está muy enraizado en Guatemala. De hecho la Constitución comienza con la invocación a un dios y en el artículo 37 de la ley fundamental, la iglesia católica recibe tratamientos especiales.  En ese ambiente, medieval y algo alucinado, ¿por qué es que una imagen no podría ser…coronel, general, o cualquiera otra cosa?  De hecho, el Cristo de Esquipulas fue comandante del Movimiento de Liberación Nacional, otra ocasión en la que Jesús (o por lo menos aquel Jesús) no estuvo del lado del colectivismo totalitario.

¿Quién, entonces, decide si Yisus está con la revolución, o contra ella? Si el de la Merced es coronel del Ejército y el de Esquipulas comandó a Liberación, ¿es posible saber con quién están el de Candelaria y el de la Recolección, para mencionar dos?  Si los exguerrilleros pueden reclamar a Jesús como revolucionario, ¿por qué es que el Ejército no puede reclamarlo como oficial? Descontado el absurdo en ambas situaciones, claro. En todo caso, el misticismo llevado a esos niveles pone la carne de gallina; y ¿te parece correcto que el dinero de todos los tributarios sea usado para cosas así?

¿Por qué no un estado laico y ahí la dejamos? Como debe ser.


18
Oct 15

Adiós al general López Fuentes

12144746_1646959982218642_4770284714587271634_n

Si tienes entre 30 y 50 años de edad y no creciste en Guatemala bajo una tiranía como las de Cuba y Venezuela, detente un momento a recordar que le debes eso a soldados como el general Héctor Mario López Fuentes, que falleció ayer.

Cuando yo estaba en Quinto bachillerato, López Fuentes era el jefe de la zona militar de Jutiapa; y cuando yo estaba en la Universidad ocupó el mismo puesto en Zacapa.  En 1982/83 fue Jefe del Estado Mayor del Ejército.  Al mando de un ejército profesional, el general López Fuentes fue uno de los artífices de la derrota de la guerrilla marxista-leninista que desde 1961 intentaba romper el orden constitucional y establecer una dictadura del proletariado y un régimen inspirado en el de Fidel y Raúl Castro.  Un régimen totalitario y colectivista de esos que en el mundo costaron millones y millones de vidas humanas.

Para 1982 la guerrilla guatemalteca vivía los momentos más intensos del triunfalilsmo.  La dirigencia guerrillera se creía, de verdad, que había llegado el momento en el que las masas campesinas se alzarían y apoyarían su revolución.  El Ejército Guerrillero de los Pobres fue la organización guerrillera que más activamente involucró a los campesinos en acciones de tipo guerrillero y creó una red compleja de apoyo y control poblacional que puso a la gente entre la espada y la pared.  Si te interesa esta parte de la historia te recomiendo Escaping the Fire, un libro que todo chapín debería leer para entender que ocurría en aquel entonces.

Al mando de generales como Héctor Mario López Fuentes, el Ejército (como parte del gobierno y de una campaña nacional para evitar que la guerrilla estableciera la dictadura que pretendía) modificó su forma de enfrentar a la guerrilla y, por ejemplo, organizó las Patrullas de Autodefensa Civil con lo que empoderó a los campesinos de tal manera que estos -armados y con apoyo- ya no estaban a merced de las presiones guerrilleras para unirse a la revolución (que los campesinos no querían).  Las PAC fueron clave para evitar el triunfo guerrillero que parecía inevitable en aquellas fechas.  Los cambios que hubo en el actuar del Ejército llevaron a las organizaciones guerrilleras a escenarios para los cuales no estaban preparados.  López Fuentes fue arquitecto de aquellas modificaciones que rescataron a miles y miles de personas de una guerra que casi nadie quería.  El programa Fusiles y Frijoles -con el apoyo del Programa Mundial de Alimentos- no sólo armaba a la gente para que pudiera enfrentar las presiones de la guerrilla; sino que como las personas no podían sembrar y atender sus cultivos, fue necesario llevarles ayuda alimenticia que necesitaban desesperadamente.  El Ejército pasó de una actitud principalmente represiva a una gue se ganaba la confianza y colaboración de los campesinos.  El Plan Victoria 82 es otro ejemplo.  Por primera vez se intentó enmarcar la lucha contra la guerrilla en una visión coherente y de largo plazo; entre otros lineamientos importantes, como negale a la guerrilla el acceso a la población, se fijaron políticas que prohibían acciones como hacer fuego, desde aviones, a áreas pobladas, irrespetar costumbres y tradiciones, o tomar propiedad ajena en las poblaciones.   Esto, claro, no te lo cuenta la historia oficial, ¿verdad?

Treinta y tres años después de aquellos tiempos, el general Héctor Mario López Fuentes falleció víctima del cáncer y en medio de una campaña -de la exguerrilla y sus simpatizantes- para forzar la idea de que en Guatemala hubo un genocidio; sin que haya elementos suficientes para tipificar ese delito.  En medio de una campaña en la cual ni se recuerda, ni se habla del contexto de pesadilla en el que el Ejército actuó para evitar que crecieras en una tiranía como las de Cuba y Venezuela.  Murió amado por su familia, respetado por quienes sirvieron a su lado y olvidado por quienes deberán estar agradecidos con él.  Murió como soldado patriota y valiente, de esta tierra en la que cada día luchamos por nuestra libertad.

Adiós, entonces, al general Héctor Mario López Fuentes, a quien ojalá que la Historia le haga justicia.


27
Ago 15

El legado patético de Otto Pérez

Haz clic en la foto para ver más fotos

Me tocó vivir la jornada de hoy en La Antigua.  Aquí hubo una concentración razonable en el Parque Central.  No la mayoría; pero sí muchos negocios tenían carteles de rechazo a Otto Pérez Molina y muchos negocios incluso cerraron.  Mientras tanto, en la ciudad de Guatemala, la Plaza de la Constitución y calles aledañas (a pesar de la lluvia) están topadas de gente.  Topadas.

Así se va a recordar a Otto Pérez Molina en los libros de Historia.  El primer Presidente que los chapines sacaron a sombrerazos en el siglo XXI. ¿También se lo recordará como el Presidente que le abrió la puerta al un regímen como el de Nicaragua, el de Venezuela, el de Bolivia, o el de Ecuador?  Eso está por verse.

Otto Pérez Molina tiene una larga historia de servirles a los simpatizantes de aquellos regímenes: les  firmó los acuerdos de paz que le tendieron un puente de plata a la exguerrilla y le permitieron una salida elegante de un enfrentamiento que ellos habían perdido militarmente.  Aquellos pactos de apaciguamiento le safaron la alfombra al Ejército para que luego, Oscar Berger terminara de debilitarlo y desarticularlo.  OPM estuvo rodeado de importantes asesores que fueron miembros de la guerrilla, o que tuvieron contactos estrechos con ella.  Subió impuestos como lo haría cualquier socialista, promovió una reforma constitucional a la medida de sus asesores socialistas, cuando pudo promovió una reforma agraria como lo harían los socialistas.  A mí no me extraña que su salida ominosa tenga consecuencias no intencionadas (¿No intencionadas?) que sigan en la senda descrita anteriormente.

Otto Pérez Molina es una vergüenza; y esa vergüenza, ¿cuánto nos va a costar a los chapines?


09
May 15

¡Y renunció, pues!

renuncia-baldetti

Luego del destape del escándalo de defraudación y de corrupción en la Superintendencia de Administracion Tributaria y en Aduanas, por parte de la estructura criminal conocide como La línea, la vicepresidenta de la República, Roxana Baldetti, hizo mutis por el foro y renunció.

Primum vivere, así que ¡a celebrar!

Luego hay que continuar el proceso.  El Congreso se reunirá hoy para elegir Vicepresidente y es inaceptable que resulte electo alguien que tenga la cola machucada; y menos un impresentable.  Aunque es razonable que le proximo Vicepresidente sea alguien de confianza del Presidente; su misión principal debe ser aguantar la peña y pasar tan inadvertido como sea posible. Debe ser alguien que les inspire alguito de confianza a los electores y a los tributarios y que no obstaculice las investigaciones que deben continuar.  Debe ser alguien que no hieda.

A la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala y el Ministerio Público hay que exigirles que presentan todas las pruebas que tengan contra todos los integrantes de La línea, en todos los niveles hasta donde haya que llegar. ¡Que de verdad no haya transas, pues!  Hay que proceder con la extinción de dominio. Y, por cierto, si no hay transas, ¿por qué es que Baldetti, en su carta de renuncia, asegura que la CICIG  y el MP no tienen pruebas en su contra? ¿Quién miente?

Cuanto antes hay que proceder a desmantelar todo el tinglado que hace posible la exitencia de La línea.  Las extorsiones y las defraudaciones en aduanas son un negocio que ahora está abierto para los sucesores de La línea, así como estuvo abierto para los sucesores de la red Moreno.  Ha de haber una cola larga para ser lo siguientes beneficiarios.  Una lista más comprehensiva de la tarea que tenemos está en este enlace. No se vale encargarles la supuesta solución del problema a los mismos que diseñaron el sistema actual y muchos de los problemas en la Superintendencia de Administración Tributaria y Aduanas.

No hay que dejarse llevar por distractores.  Los responsables de La línea y de cualquiera otra defraudación relacionada con la SAT y aduanas son los que tienen la llave. Los que les pueden cerrar la puerta, arbitrariamente, a otros,  Los que dicen si algo pasa, o no, y los que dicen si algo paga, o no.  Los que extorsionan.  Los que usan su facultad coercitiva para obstaculizar el tráfico comercial.  Los que tienen el poder y pueden cerrar las puertas, son los victimarios; y los extorsionados son las víctimas.  Piensa en términos de principios, no de consignas.

Si te quedaste en casa el 25 de abril, ¿aprendiste alguna lección? Si participaste aquel día, si estuviste activo en redes sociales y con tus grupos de influencia; si fuiste al plantón y animaste a otros a que fueran.  Si vas a ir hoy a la plaza.  Date un abrazo. Tu compromiso cívico y tu valentía fueron recompensados.  Los hashtags y los memes fueron valiosos.  El rol informativo y la perseverancia de medios como El periódico, fue valioso. Los guatemaltecos le estamos dando un ejemplo al mundo; como se lo dimos para el serranazo.  Podemos resolver estas cosas sin violencia y de forma civilizada.  Y…¿no te da curiosidad qué otras fuerzas hubo detrás de la renuncia?

Yo, por ejemplo, quisiera saber si el testimonio de La reina del sur, la resolución de la Corte Suprema de Justicia en cuanto a la inmunidad de la Vicepresidenta, la repentina valentía del Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras, y la visita del Canciller a la embajada de los Estados Unidos de América y la posterior cancelación de una conferencia de prensa sobre la supuesta cancelación de visas estuvieron relacionadas entre sí; y con la renuncia de Baldetti.

Quisiera saber si es cierto que cierta oficialidad del Ejército encaró al presidente Otto Pérez Molina y le reclamó por haber ensuciado el nombre de la institución armada. Quisiera saber si potenciales competidores de La línea se dieron cuenta de que si no rompían esa estructura y la alianza Baldetti-Baldizón, ese cártel hubiera impedido que aquellas estructuras delictivas obtuvieran sus correspondientes tajadas.  Quisiera conocer los alcances de la relación Baldetti-Baldizón.  Quisiera saber si la CICIG va a exponer los resultados de su investigación sobre el partido Lider y sus candidatos.

La noche del viernes, en un restaurante, un grupo de guatemaltecos decentes, valientes y cabales le gritó ¡No le toca, no le toca! al compañero de fórmula de Baldizón.  ¿Qué tal si los chapines -de forma educada, pero inequívoca- expresamos públicamente nuestro rechazo los políticos impresentables cuando los veamos en lugares como restaurantes, supermercados y otros?  En La Antigua, y al grito ¡No le toca!, la gente no dejó que llegara el candidato.

Hay mucho por hacer, y para luego es tarde.


28
Ago 14

“La farsa del genocidio en Guatemala”

genocidio-guatemala-platero

La farsa del genocidio en Guatemala es el libro de Oscar Platero que pone en evidencia las maquinaciones que la exguerrilla marxixta-leninista y la iglesia católica pusieron y tienen en marcha para imponer el criterio de que en este país hubo un genocidio.

No hay duda alguna de que durante los 36 años que la guerrilla intentó hacerse con el poder por la fuerza, los guatemaltecos -como ocurrió también con los argentinos, chilenos, colombianos, nicaraguenses, peruanos y salvadoreños- se vieron arrastrados a una vorágine de violencia cruel y espantosa.  No hay duda de que en aquel ambiente hubieran sido cometidas atrocidades e incluso crímenes de lesa humanidad.  Pero lo que no hubo fue genocidio.  No lo hubo porque nunca existieron intención o propósito de destruir total o parcialmente a grupo nacional, étnico, o religioso alguno, como tal, (o sea por el atributo de nacionalidad, etnicidad, o religión).

Aquello ya se sabe y por eso es que la novedad que nos ofrece este estudio reside en otra parte.  La novedad es que expone a las ideas y los actores que hay detrás de la farsa del genocidio.  Expone la relación entre la guerilla y la iglesia católica por medio de la teología de la liberación.  Pone en evidencia el rol de personajes como Rigoberta Menchú, Ricardo Falla, Luis Gurrirán, Frank La Rue, y otros.   Expone el papel de las izquierdas a nivel internacional, así como el de las organizaciones no gubernamentales.

El libro de Platero es un documento que reune evidencias y perspectivas.  Uno que el historiador, el periodista, el comunicador, el maestro, el juez,  el cura, el soldado, el estudioso y el curioso no deberían dejar de consultar.


21
May 14

“El ocaso de las dictaduras”

el-ocaso-de-las-dictaduras-garcia

El ocaso de las dictaduras es el título del libro que acaba de publicar el general y abogado José Domingo García; y en él relata sus vivencias -de cerca y desde adentro- con respecto a los golpes de estado de finales del siglo XX, el enfrentamiento armado con la guerrilla marxista-leninista, y el proceso de apaciguamiento en Guatemala.  Tiene, además, fascinantes raíces históricas en el atentado de los cadetes contra el presidente Manuel Estrada Cabrera.

El general García fue ministro de la Defensa Nacional durante el gobierno de Jorge Serrano y durante el serranazo; combatió a la guerrilla; y participó en la comisión de los países del Grupo Contadora.

El libro es rico en testimonios y vivencias; en perspectivas y en fotografías -algunas muy conmovedoras-.  No he leído La guayaba tiene dueño, de Serrano; pero sí he leído Imponiendo la democracia o Dictating Democracy por Rachel M. McCleary; y como director de la Oficina de Información del Sector Empresarial en 1993, viví muy de cerca el serranazo tal y como lo cuento en Mis recuerdos del serranazo.  El libro del general García ayuda a tener una mejor visión tridimensional de los hechos históricos que aborda.

En la página 287 de esta obra, García tuvo a bien citar un artículo mío que dice: Durante 36 años, grupos armados marxistas-leninistas y maoístas castigaron a los guatemaltecos con un enfrentamiento armado plagado de terrorismo, que costó miles de muertos.  Uno de los actos terroristas más inescrupulosos protagonizados por aquellas personas fue el de septiembre de 1980. Había partes humanas esparcidas por todos lados, los hermosos vitrales del Palacio Nacional fueron severamente dañados.  ¡Dos bombas fueron plantadas en el Parque Central!  El propósito de aquella gente era el de establecer “la dictadura del proletariado”.  El comunismo no asusta porque sea una palabra; sino porque es espantoso y sus muertos se cuentan por millones, 61 en la URSS, 76 en China…el comunismo no asusta porque sea una palabra; sino porque es violencia…Ninguna ideología ha producido tantos tiranos de sangre fría y tantas dictaduras totalitarias como el socialismo real.

Para los interesados en conocer y entender la historia reciente de Guatemala, El ocaso de las dictaduras es una fuente rica, informada y que abre nuevas ventanas.  El libro es una edición de Artemis Edinter.