24
Abr 18

Efectos criminales de la ley antiadopciones

¿Sabes que hay niños que crecen sin ser adoptados, a pesar de no tener familia biológica? Crecen sin ser adoptados a pesar de que hay gente que querría adoptarlos.  ¿A dónde van a parar esos niños?  Son institucionalizados y crecen bajo la jurisdicción de burócratas y políticos.

Nunca sabemos mucho de estos chicos; a no ser que algunos de sus compañeros monten un numerito como el del hogar seguro en la zona 15, el pasado 10 de abril.  Entonces si que nos enteramos…y volvemos a dejar el asunto para despues.  El asunto de la institucionalización, y el asunto de su orígen: la ley perversa antiadopciones.

Los bebés recién nacidos (cuyos padres no pueden, o no quieren criarlos), además de los riesgos que corren cuando son abandonados en calles, o basureros (pueden ser comidos por las hormigas, por ejemplo), deben enfrentar largos procesos judiciales para tener una familia. Procesos que son obstaculizados por políticos y burócrtatas antiadopciones.

Estos son los números:

  • La Procuraduría General de la Nación reportó 64 casos de recién nacidos abandonados hasta el 3 de abril. 
  • En 2017 se registraron 45 casos de bebés abandonados entre cero y dos años. En 2016 la cifra alcanzó 102.
  • Los menores abandonados, de dos a 17 años, sumaron 378 en 2016 y en 2017 fueron 134 casos.
  • Según la Secretaría de Bienestar Social, en sus hogares, hay diez niños menores de diez años en proceso de adoptabilidad.
  • El Consejo Nacional de Adopciones, entre 2016 y  2018 ha registrado 198 niños y adolescentes declarados adoptables, pero el dato no se iguala con el número de niños abandonados reportados por PGN. ¿Alguien lleva un control confiable?
  • El director del CNA  dijo que hay 275 niños a la espera de ser adoptados, pero la mayoría está en condición de adopción prioritaria —tienen más de 7 años, son adolescentes o grupos de hermanos, tienen discapacidad física o intelectual; pero, claro,  95 por ciento de las personas interesadas en adoptar tienen la expectativa de niños y niñas recién nacidos, y sanos.  
  • Según el CNA, el proceso de investigación no debiera exceder los seis meses; pero, ¿cómo iba a ser diferente? Declarar a un niño adoptable puede durar entre uno y dos años.

Conzco el caso de un niño que fue declarado adoptable hace más de siete años, su madre no lo quiere y presenta peligros para él, pero las autoridades antiadopciones hay hecho todo lo posible por no entregárselo a una madre adoptiva, a la que ya le habia sido asignado el chico.

¡Tiene que haber algo mejor para estos chicos!  Hay que cambiar la legislación antiadopciones por una ley  que no sea ideológica y que opere en favor de los niños desamparados, y de su derecho a ser protegidos.

Foto por Miguel Salay.


16
Mar 18

Bebés picados por hormigas

Hace unos días tres recién nacidas fueron abandonadas en distintos lugares de Retalhuleu, una de las pequeñas fue hallada muerta.   La bebé fallecida fue hallada en una bolsa de nailon y posiblemente murió por asfixia; y la primera niña hallada tenía picadoras de hormigas.

En julio pasado, una mujer dejó a sus dos bebés gemelos, recién nacidos, en un maizal y uno de los chiquitos murió. ¿De frío y de hambre?  A los pocos días leí que el cuerpecito de un bebé muerto fue abandonado en una mochila, que otro fue dejado en una bolsa negra, de esas de basura, en un mercado -y ahí fue encontrado su pequeño cadáver-. Leí que una bebita fue abandonada en la calle. ¡Esos fueron cinco chiquitines en una semana!…¡Que sepamos!

¡Estas son las consecuencias no intencionadas de la legislación antiadopciones!

Esa legislación ha hecho muy difícil que las madres que no quieren, o no pueden criar a sus hijos los den en adopción para que otras personas los críen -seguramente con amor-.  De hecho, la ley antiadopciones y las autoridades encargadas de hacer que se cumpla casi fuerzan a las madres a quedarse con los pequeños que no pueden, o no quieren criar.

La legislación antiadopciones, las autoridades encargadas de hacer que se cumpla y sus promotores pone a las mujeres entre la espada y la pared.  Si no pueden entregar a sus hijos a personas que desean criarlos, ¿cuáles son las opciones? El abandono, o el aborto.

La legislación antiadopciones es perversa y cuesta vidas.  No sólo cuesta las vidas de los chiquitos que terminan en estacionamientos, o en terrenos baldíos, maizales, bolsas, mochilas, tragantes, callejones y basureros, picados por hormigas, sino que cuesta las vidas de las de las mujeres que son arrinconadas y no hallan salida a sus situaciones angustiosas.

Cuando leo historias como las de arriba, deseo, ¡en serio!, que los llantos de los bebés que mueren de hambre y de frío -tirados por ahí- les quiten el sueño a los promotores de la legislación antiadopciones y a las autoridades que podrían hacer algo por cambiarla, y no hacen nada.

Esta columna fue publicada en elPeriódico; y la foto es de Rolando Miranda, de Prensa Libre..


12
Feb 18

Es más fácil abandonar bebés

En Guatemala, y gracias a la ley antiadopciones, es más fácil abandonar bebés, que darlos en adopción.

El criterio retorcido de que los bebés deben crecer en sus culturas, como si los bebés tuvieran cultura; y el criterio perverso de que los bebés morenos no deberían crecer en Nueva York, generó la ley antiadopciones que criminaliza la posibilidad de que las madres que no quieren, o no pueden criar hijos, los den en adopción.  Criminaliza la posibilidad de que gente que no puede tener hijos, y desea criarlos, contribuya a la gestación sana de un hijo potencial, y al cuidado de la mujer que lo lleva en su vientre.

Los bebés no deseados, entonces, terminan en terrenos baldíos, basureros, tragantes y en otros lugares similares.

Yo deseo, con todo mi corazón, que los llantos de esos niños abandonados les quiten el sueño a los autores, promotores y patrocinadores de la ley antiadopciones.


31
Jul 17

Bebés abandonados y anticonceptivos

En la habitación de un hotel  -y aún con su cordón umbilical- fue abandonada una recién nacida.  La supuesta madre alquiló la habitación y dejó ahí a la bebé.  Este caso se suma a otros, parecidos, de hace unos días.

Por eso me pareció importante la noticia de que ha aumentado la demanda de anticonceptivos*.  Si la gente va a tener sexo, lo mejor es que usen anticonceptivos y así evitar embarazos no deseados.  Hay gente que no quiere, o  puede criar hijos y para ellos -si van a tener sexo- antes que abortar, o abandonar al bebé no deseado, e incluso al embrión, o feto no deseado, la mejor opción es evitar la concepción.  Los métodos más buscados son los condones y las dosis inyectables y la ventaja de los primeros es que protegen contra enfermedades venéreas.

Cuando dar en adopción al hijo no deseado no es opción; porque la legislación y los burócratas casi fuerzan a las madres a quedarse con sus bebés y porque la legislación y los burócratas impiden que las madres arreglen una gestación sana para los hijos que no quieren (o no pueden) criar, para luego darlos en adopción, en esas condiciones no es extraño que haya mujeres que prefieran dejar abandonados a sus hijos.  Ya sea en hoteles, o en lugares mucho, pero mucho peores.

Por eso es que deseo, ¡en serio!, que los llantos de los bebés que mueren de hambre y de frío -tirados por ahí, abandonados- les quiten el sueño a los promotores de la legislación antiadopciones y a las autoridades que podrían hacer algo por cambiarla, y no hacen nada.

La foto es de Publinews.

*La noticia está en la página 20 de Prensa Libre, del viernes 28, pero no la encontré en línea.


24
Jul 17

La legislación antiadopciones cuesta vidas

La semana pasada una mujer dejó a sus dos bebés gemelos, recién nacidos, en un maizal y uno de los chiquitos murió. ¿De frío y de hambre?  En esa semana leí que el cuerpecito de un bebé muerto fue abandonado en una mochila, que otro fue dejado en una bolsa negra, de esas de basura, en un mercado -y ahí fue encontrado su pequeño cadáver-  y que una bebita fue abandonada en la calle. ¡Esos son cinco chiquitillos en una semana! ¡Que sepamos!

¿Cuántos bebés más habrán sido abandonados y murieron de hambre y frío?

La legislación antiadopciones ha hecho muy difícil que las madres que no quieren, o no pueden criar a sus hijos los den en adopción para que otras personas los críen -seguramente con amor-.  De hecho, la ley antiadopciones y las autoridades encargadas de hacer que se cumpla casi fuerzan a las madres a quedarse con los pequeños que no pueden, o no quieren criar.

La legislación antiadopciones, las autoridades encargadas de hacer que se cumpla y sus promotores pone a las mujeres entre la espada y la pared.  Si no pueden entregar a sus hijos a personas que desean criarlos, ¿cuáles son las opciones? El abandono, o el aborto.

La legislación antiadopciones es una normativa mala.  Es perversa y cuesta vidas.  No sólo las de los chiquitos que terminan en maizales, bosas, mochilas, tragantes, calljones y basureros, sino que las de las mujeres que son arrinconadas y no hallan salida a sus situaciones angustiosas.

Cuando leo historias como las de arriba, deseo, ¡en serio!, que los llantos de los bebés que mueren de hambre y de frío -tirados por ahí- les quiten el sueño a los promotores de la legislación antiadopciones y a las autoridades que podrían hacer algo por cambiarla, y no hacen nada.

La foto es de Prensa Libre.


30
May 17

Víctimas de la ley antiadopciones

Ayer,  tres bebés fueron abandonados en la vía pública, en la zona 6 y uno de ellos fue hallado muerto. El sábado anterior otro recién nacido fue aandonado dentro de un vehículo.  La noticia está en Prensa Libre de ayer, página 9.

Si una mujer no pudiera, o no quisiera hacerse cargo de su bebé tiene pocas opciones. Si decidiera entregalo formalmente a las autoridades, estas iniciarían un proceso para convencerla -y casi forzarla- a quedarse con el chiquito y a criarlo.  Las mujeres que no pueden, o no quieren hacerse cargo de sus bebés, no pueden hacer arreglos para que otras personas las cuiden durante la gestación y reciban a sus chiquitos cuando nazcan. La ley antiadopciones cerró aquella puerta y pone a las mujeres entre la espada y la pared.  De ahí que muchas prefieran optar por los caminos más tristes: abandonar a los neonatos, o abortar en condiciones inhumanas.

Yo digo que los llantos de los niños abandonados, con hambre y con frío, no deberían dejar dormir a los promotores y defensores de la ley antiadopciones.

La foto es de Prensa Libre.


06
Abr 17

La ley criminal antiadopciones

Escucha el podcast aquí.

Hoy leemos que la directora interina del Consejo Nacional de Adopciones presume de que desde, que existe aquel monopolio centralizado, 1561 niños y adolescentes  han sido declarados como adoptables y de que de ellos, 1033 han conseguido familia.   Eso quiere decir que 528 niños, o adolescentes adoptables siguen sin familia porque la burocracia no los ha podido integrar.  Aquello es un promedio 103 adopciones por año, ¡en diez años que tiene de vigencia la ley antiadopciones!

Esa cifra es es más impactante si tomamos en cuenta que en 1996 hubo 731 adopciones, en 2002 hubo 3289 y en 2007 hubo 5577 adopciones internacionales.  Con respecto a 1996 hay un déficit, digámoslo así, de 628 adopciones; con respecto a 2002 el déficit es de 3186; y con respecto a 2007 la diferencia es de 5474 adopciones.  Claro que esto no es cuestión de sólo aritmética; pero parece evidente que hay muchos más niños abandonados y candidatos a la adopción, que el número de niños y adolescentes a los que ese monopolio burocrático que es el CNA es capaz de encontrarles familias.

¿Dónde están los niños y adolescentes abandonados, y candidatos a adopción a los que el CNA les ha fallado? ¿En qué condiciones viven? ¿Cuál es su estado emocional?  Algunos están en lugares como el espantoso Hogar seguro virgen de la asunción. ¿Dónde están los demás?

Seguramente hay hogares privados que no son ejemplares; pero es escalofriante que la directora interina del CNA diga que hay hogares privados que no llenan los estándares estatales.  ¿Cuáles estándares? ¿Los del Hogar seguro virgen de la asunción?  Si no fuera trágico, movería a risa la queja de que hay hogares no supervisados por los políticos y funcionarios; como si la supervisión estatal significara que hay buenas escuelas estatales, buenos hospitales estatales, buenas carreteras estatales.  Los políticos y funcionarios ni siquiera pueden tener pasaportes a tiempo e hicieron colapsar el correo. ¿De cuáles estándares estamos hablando?

Todas las adopciones irregulares que hubo, las pocas que hubo, eran aprobadas por jueces y pasaban por la Procuraduría General de la Nación, ¿de qué estándares estamos hablando?

Si los niños mayores de 7 años de edad son de difícil ubicación, como les llama la burocracia, en diez años de vigencia de la ley antiadopciones y de existencia del CNA, ¿cuántos niños que eran bebés en 2008 alcanzaron la edad de 7 años sin que se les consiguiera familia? ¿Cuántos siguen sin familias?

Si antes se les conseguían familias a 731 niños y hasta 5474 niños en un año, ¿por qué es que el CNA a duras penas puede ubicar a 103 por año?

Si es cierto que salieron más de 20 mil niños, como dice la directora interina del CNA, ¿por qué es mejor que los niños que no tienen familia estén en lugares como el Hogar seguro virgen de la asunción y no en familias?

La ley antiadopciones, es criminal.  Los que la promovieron y los burócratas que la hacen posible son criminales.


29
Abr 16

Adopciones: la corrupción de la que no se habla

P10406211

Puedes escuchar el podcast aquí.

Cinco bebés que fueron abandonados permanecen en el hospital estatal de Huehuetenango donde no hay recursos para atenderlos; tres fueron abandonados en un mes en barrancos, o en viviendas deshabitadas.  Uno fue dejado en una bolsa plástica. En todo el país, ¿cuántos bebés abandonados mueren de frío y hambre porque nadie los encuentra?¿Cuántos bebés –cuyos padres no pueden, o  no quieren criarlos– no serían abandonados, ni morirían de frío y hambre si pudieran ser dados en adopción sin prejuicios y sin ese cuello de botella y monopolio que es el Consejo Nacional de Adopciones?

El CNA presume de que en 2015 concluyó 125 [de acuerdo con su memoria de labores]; pero no explica que hay procesos estancados desde que fue aprobada la ley antiadopciones  y que bebés que podrían tener familia desde 2008 siguen institucionalizados sólo porque la burocracia hace ese tipo de cosas a sangre fría; y porque el objetivo no es proveer a los niños con familias que los amen, sino forzar a sus padres a criarlos a toda costa.  Si antes había miles de adopciones al año (y ciertamente que no todas eran delictivas); pero ahora concluyen sólo 125, ¿qué está pasando con los demás niños?

En días recientes la situación se ha agravado porque el CNA está extendiendo sus tentáculos. Hogares que recibían niños de padres muy pobres y les daban alimentos, albergue y educación porque sus padres voluntariamente así lo desean, han sido amenazados para que devolvieran a los niños a menos que se sometieran al control del monopolio estatal.  Incluso el Consejo se atreve a desobedecer resoluciones emanadas de los tribunales de menores en su obsesión por controlar los procesos y someterlos a criterios prejuiciosos como el de forzar a los padres a criar a sus hijos, o el de que los bebés no deben ser separados de sus culturas (¡Como si los bebés tuvieran cultura!).

Un sistema monopólico, prejuicioso y que prefiere estatizar bebés y niños (y crea incentivos políticos para abandonar niños en bolsas plásticas –o abortarlos, que es otra posibilidad–) es uno de los sistemas posibles más inmorales.

Columna publicada en elPeriódico.


08
Ene 16

¿Le negarías nueve años de navidades a un niño?

P10406211

Hace dos años te conté esta historia; pero antes… ¿cómo pasaste tu navidad?  ¿Qué tal si hubieras sido forzado a pasarla sin las personas que amas y te aman?  En Guatemala, seis niños están condenados a eso por la falta de escrúpulos de organismos internacionales, ONG, jueces y otros funcionarios.

José es uno de esos niños.  Ha tenido vínculos emocionales y personales con Rose, que es su madre adoptiva potencial desde que él tenía 2 meses de edad (antes de la ley antiadopciones) y durante nueve años y docenas viajes de los EE.UU. a Guatemala. Pero José vive en riesgo permanente de ser forzado a regresar a manos de su madre biológica que lo maltrataba Los derechos de José son violados constantemente al hacerlo crecer sin familia.  ¿Por negligencia, o por mala fe?

José y Rose –¡como otros cinco niños y sus familias adoptivas!– viven pesadillas desde que sus procesos de adopción quedaron atrapados en el agujero negro de la ley antiadopciones y el prejuicio. Dos veces la Procuraduría General de la Nación se ha pronunciado a favor de la adoptabilidad de José; pero cierto juez -¡el séptimo que vio el caso!- dispuso que José debería ser regresado con su madre biológica. En su fallo el juzgador ignoró reportes documentados, de expertos, que confirman que la madre biológica de José es incapaz de proveerlo con un ambiente sano y que representa un riesgo para él.

Hace dos años había 18 niños en la situación de José y 12 ya tienen familia; pero piensa un momento: ¿qué clase de personas les niegan familias a niños que podrían tenerlas? ¿Quién les repone –¡a seis niños!– 9 navidades sin familias?

Como todo comienzo, un año nuevo trae esperanzas y oportunidades.  Para los niños que crecen sin familias esas esperanzas y oportunidades no tienen que ver con conseguir el juego más reciente para ser el “gamer” más fresco del colegio.  ¿Te imaginas lo que ha de ser ocho años deseando una familia?

Y mientras los funcionarios, oenegeros y jueces recibieron a Santa y se abrazaron con sus familias en la navidad…posiblemente frente a un nacimiento, José la pasó en el orfanato ¡por octava vez! ¿Cómo se les reponen nueve años de navidades a seis niños?

Columna publicada en elPeriódico.


17
Mar 15

La controversia de Dolce & Gabanna

download

Domenico Dolce y Stefano Gabanna dijeron: Nosotros, pareja gay, decimos no a las adopciones gay. Basta hijos de la química y úteros en alquiler. Los hijos deben tener un padre y una madre.  Los tirios cantaron Gloria y los troyanos lanzaron un boycott.  Ahora hay una discusión acerca de la tolerancia, de la libertad de expresión y de otros temas relacionados.

Sostengo que todos tenemos derecho a opinar lo que querramos en libertad; y que la libertad no debe tener límites.  ¿Cómo iba a ser de otra forma?  Y dicho lo anterior hay que ponerle contexto a las declaraciones de Dolce & Gabanna:  Vivimos en una sociedad en la que el poder (la política) tiene una enorme influencia en la vida de las personas.  El poder se alimenta de la opinión pública; y no toda opinión pública tiene los mismos peso y valor.  La mía y la tuya no se comparan con el peso formidable que tienen las personas que transitan por alfombras rojas.  La opinión pública de las celebridades puede inclinar la balanza en favor (o en perjuicio) de una u otra política pública (policy) que a su vez inclina la balanza de la política (del poder) en favor (o en perjuicio) de uno u otro grupo de interés que quiera usar el poder para influir, o controlar las vidas de otros.  Entre nosotros es el poder el que define qué es una familia, y qué no, y a partir de ahí, el poder define quienes gozan de los privilegios propios de las familias, y quienes no.

De ahí que las opiniónes de las celebridades sean animadas, requeridas y difundidas por los grupos de interés a los que favorecen.  Es un hecho la importancia que tiene la cultura pop en el mundo de las ideas y en el del poder;  artistas como Mariah Carey, Jennifer López, Julio Iglesias, Hillary Swank, Nelly Furtado y Beyoncé –entre otros– les han cantado a tiranos y han aceptado sus millones de dólares.  Madona apoya el matrimonio igualitario; y Dolce & Gabanna se oponen a la adopción por parte de parejas del mismo sexo. Es parte natural del juego del poder en sociedades en las que los políticos puede decidir quienes pueden hacer qué, y quienes no.  En este contexto, como dice mi cuate Juan Pablo, no es lo mismo decir Opino que, que arremeter con un No a esto, o con un Basta de aquello.

Las celebridades que participan en aquel juego de poder deben estar dispuestas a aceptar las consecuencias propias del juego de poder. Cuando se trata del poder de influir en políticas y en la política, no se trata sólo de estar de acuerdo, o disentir como se está de acuerdo, o se disiente en el mundo de las ideas.  El poder es la fuerza y el poder controla las vidas de las personas.  Las opiniones de las celebridades, por el efecto que tienen en la opinión pública, no son políticamente neutras.  Luego no es intolerancia, ni es fuera de lugar una reacción política frente a una acción política, siempre que aquella sea pacífica.

La imagen la tomé de Facebook.