09
Nov 18

“V, de venganza”; y “Cielo de octubre”

Hay dos películas que vemos en clase y que mis compañeros estudiantes y yo disfrutamos mucho: V, de venganza y Cielo de octubre. [No están en Netflix; pero están en Amazon].

La primera es la historia de un luchador por la libertad y nos abre la puerta para discutir el totalitarismo, el miedo, la naturaleza del gobierno y la importancia del sistema republicano, así como la del principio de no agresión y otros. La segunda es sobre unos chicos que quieren construir cohetes y nos abre el camino para discutir sobre el rol de los valores y las virtudes, la familia y los amigos, y sobre la filosofía y la ciencia y otros.

Incluso los estudiantes que ya han visto esas películas disfrutan de volverlas a ver y de la discusión que sigue a la exhibición.  ¡Yo me las disfruto! y eso que las he visto n veces. En ambas hay, sin embargo, dos momentos que me incomodan mucho en términos de traducción y que confirman aquello de que Il traduttore é un traditore.

En su discurso por televisión, V dice: His hope was to remind the world that fairness, justice, and freedom are more than words.; y quien tradujo dice que dice: Su esperanza era recordarle al mundo que igualdad, justicia y libertad son algo más que palabras. La palabra fairness está mal traducida porque el enunciado debería decir: Su esperanza era recordarle al mundo que la equidad, la justicia y la libertad son más que palabras. Esto es porque la equidad consiste en no favorecer en el trato a una persona perjudicando a otra; o sea imparcialidad. Hay una gran diferencia filosófica entre ambos textos. ¿Cuál crees que es?

En Cielo de octubre, Homer le explica a su padre por qué es que ha puesto todo su talento y su empeño en construir cohetes; y le dice: I may not be the best, but I come to believe that I got it in me to be somebody in this world; y quien tradujo dispuso que el protagonista dice Puede que yo no sea el mejor, pero creo que puedo llegar a contribuir algo a la sociedad.  Empero, lo correcto es: Puede que yo no sea el mejor, pero creo que puedo ser alguien en este mundo.  ¡Hay una gran diferencia filosófica entre ambos textos! ¿Cuál crees que es?

Columna publicada en elPeriódico. La ilustración de V, de venganza es de Wikimedia Commons; y la de Cielo de octubre es de aquí.


02
Nov 18

Un trofeo de karate y el mérito

Era un niño como de siete, u ocho años.  Entro a la fiesta en casa de mi hermano con su karategui, o algo así, y con un trofeo en su mano.  Cuando se acercó a saludar, le dije: ¡Ganaste un trofeo!, y el patojito, con cara de fastidio me contestó: Nos dieron a todos.

A su corta edad, ese chiquillo sabe que un trofeo tiene valor si uno se lo ha ganado; y que carece de valor si todos los participantes reciben uno independientemente de los resultados de su desempeño.

Hace poco leí que, durante los Juegos Olímpicos de la Juventud, en Buenos Aires, no hubo medallero oficial, no por error, sino porque la idea era celebrar por igual el esfuerzo de todos los atletas.  Me recordó una escena de Los increíbles en la que Dash le dice a su madre: Papá dice que somos especiales; y Helen le contesta: Todo el mundo es especial, Dash.  Y Dash murmura: Esa es sólo otra forma de decir que nadie lo es.

Es cierto que el verdadero valor de ganar una competencia no está en derrotar a otros, sino en superarse a uno mismo; pero, ¿qué clase de sociedad estamos construyendo cuando se recompensan los méritos de igual forma que los resultados? La respuesta nos la da Friedrich A. Hayek.

Una sociedad en la que se estatuyese la posición de los individuos en correspondencia con las ideas humanas de mérito sería el polo más diametralmente contrario a la sociedad libre.  Sería una sociedad en la que se recompensaría a los hombres por las obligaciones cumplidas en vez de por el éxito; una sociedad en la que cada movimiento individual vendría guiado por lo que otras gentes pensasen, y en la que cada persona se vería relevada de la responsabilidad y del riesgo de la decisión. En una sociedad así destruiríamos los incentivos que permiten a los hombres decidir por sí mismos lo que deben hacer.  Y añade que el determinante de nuestra responsabilidad es la ventaja deducida de lo que otros nos ofrecen, no su mérito al proporcionárnoslo. Al contrario, en una sociedad libre esperamos ser recompensados por lo que valen nuestras acciones y no por nuestro mérito subjetivo.

Columna publicada en elPeriódico. Foto por Hautbois [Dominio púbico], por medio de Wikimedia Commons.


19
Oct 18

¿Qué celebraremos en 2118?

Mañana es 20 de octubre y los chapines celebramos esta efeméride porque significa la caída del ancien régime. Hay quienes la celebran con pintas de odio y manchando paredes con hoces y martillos; pero debería ser una oportunidad de meditación. El 20 de octubre marca la entrada de Guatemala al siglo XX, y aunque la revolución fue cooptada por el socialismo y otras formas de colectivismo, los tres días de asueto que vienen son una invitación a explorar cómo es que los libros de historia explicarán lo que está ocurriendo ahora mismo en Guatemala.

En Guatemala hay otras conmemoraciones importantes de hechos del pasado. Los chapines celebramos el 15 de septiembre, el Día de la independencia, y lo festejamos a lo grande con desfiles y antorchas.  Pero no celebramos el verdadero espíritu del 30 de junio que es el de la revolución liberal que acabó con el régimen conservador; no celebramos el 3 de julio que es el día de la liberación, proceso que impidió que Guatemala fuera otra Cuba.  ¿Cómo celebraremos el fin del proceso que estamos atestiguando y construyendo ahora mismo? ¿Lo celebraremos?

Es mi deseo que cuando concluya este proceso los chapines hayamos encaminado bien una lucha legítima y efectiva contra la corrupción y la impunidad.  Una que haya identificado y erradicado las causas de la corrupción y de la impunidad, en vez de sólo combatir sus efectos de forma selectiva.  Si me preguntan, quisiera que los libros de historia, en 2118, se refirieran a este proceso como uno en el que las élites guatemaltecas dejaron de sentirse intimidadas y asumieron sus responsabilidades en cuanto a consolidar instituciones, una república y un estado de derecho en el que la coacción arbitraria y los privilegios fueran erradicados.  Quisiera que los discursos del primer centenario del proceso que vivimos no estuvieran salpicados de resentimiento.

Eso no ocurrirá, sin embargo, si no nos aclaramos las ideas y si no participamos del proceso, cada uno en los suyo y cada uno en la medida de sus posibilidades.  ¿Para qué te apuntas?

Columna publicada en elPeriódico.


12
Oct 18

El Día de la hispanidad y Occidente

Cuando yo era niño a la celebración de hoy se le llamaba el Día de la raza y ahora es el Día de la hispanidad o Día de Colón. ¿Por qué me gusta esta fiesta? Porque pienso que es una efeméride apropiada para celebrar la civilización occidental. La civilización que ha crecido alrededor de Aristóteles, Francisco de Vittoria, Galileo Galilei, John Locke, Charles Darwin, Thomas Edison, Ayn Rand, Steven Jobs y Bill Gates, entre muchos otros.

¿Qué es Occidente? Pues los derechos individuales, la racionalidad y el método científico. Esas son aportaciones maravillosas de la civilización occidental.

Cuando pienso en los primeros, pienso que junto a la calle Guatemala, en la ciudad de México, se halla el tzompantli de Tenochtitlán. ¿Y qué es eso?, vas a preguntar. Pues un tzompantli era un altar donde se ponían, a la vista de todos, las cabezas sanguinolentas de los cautivos sacrificados, incluidos niños,  para honrar a los dioses. Occidente acabó con los sacrificios humanos. Pienso, también, en las mujeres que los poderosos del Caribe, de Mesoamérica y Suramérica les obsequiaban a los conquistadores junto con otras cosas. Occidente acabó con la práctica de regalar mujeres como quien regala chompipes. Ah, es cierto que la conquista trajo sus males, y algunos muy malos. Pero piensa en los sacrificados y en las mujeres que dejaron de ser cosas. Es cierto que hubo formas de servidumbre, y seguramente formas crueles; pero las ideas de Occidente llevaron a la prohibición de la esclavitud. Es casi seguro que, en la historia de la humanidad, ninguna potencia bélica había prohibido esclavizar a los vencidos. Fue un largo proceso de prueba y error; pero ya había esclavitud antes de que vinieran los españoles con esas ideas tan raras acerca de la dignidad de las personas.

En estas fechas te recomiendo un librazo: La cruzada del océano, por J. J. Esparza. Descontado un su olorcillo místico, aquel libro e Imperios del mundo atlántico, de J. H. Elliott ayudan mucho a entender la naturaleza de la que, por mucho, es la mayor aventura y proezas que haya emprendido pueblo alguno. ¡Salud, Colón!

Columna publicada en elPeriódico. Ilustración de la Biblioteca John Carter Brown [Dominio publico], via Wikimedia Commons.


07
Sep 18

Misticos de dos clases

¿Te das cuenta? La batalla por la libertad de todos ante la ley la perdimos hace ratos cuando -por no hacer olas con los cuates, o por no pensar en términos de principios- renunciamos a ella y dejamos que los conservadores y los socialistas hicieran suyos temas como los derechos de las mujeres y los de las minorías…y ¿recuerdas? la minoría más pequeña es…el individuo.

¿Qué tienen en común los conservadores y los socialistas, que terminaron juntos en el canasto de los adversarios de la igualdad de todos ante la ley? Como productos de la división entre el alma y el cuerpo del hombre, hay dos clases de maestros de la moralidad de la muerte: los místicos del espíritu y los místicos del músculo, a quienes ustedes llaman espirituales y materialistas, aquellos que creen en la conciencia sin existencia y aquellos que creen en la existencia sin conciencia. Ambos exigen la rendición de su mente, uno a sus revelaciones, el otro a sus reflejos. No importa cuán fuerte se postulen en el papel de antagonistas irreconciliables, sus códigos morales son parecidos, y también lo son sus objetivos: en la materia -la esclavización del cuerpo del hombre, en el espíritu- la destrucción de su mente, explicó Ayn Rand.  Ambos grupos creen que pueden imponerles sus valores y sus códigos morales a los demás, y ambos creen que los individuos no son dueños de sí mismos.  Unos creen que las personas le pertenecemos a su dios (cualquiera que este sea) y otros creen que le pertenecemos al estado; y ninguno de los dos cree que está mal usar el poder de la ley y del gobierno para legislar sobre cómo deberían vivir sus vidas los individuos.

Recientemente, unos quieren que se ejereza la coacción del estado sobre las mujeres que hayan abortado de forma culposa, o sea sin la intención de abortar, por razón de negligencia, imprudencia, o impericia; y quieren prohibir el matrimonio igualitario (virimonio, o femimonio) y quieren que se prohiban programas educativos sobre la diversidad sexual. En tanto que otros quieren imponer el matrimonio igualitario, la ideología de género y la posibilidad de abortar en las primeras 12 semanas de embarazo.

La debilidad de ambas posiciones es su perspectiva colectivista de los derechos (de las mujeres, de las minorías, como si no se tratara de derechos individuales); pero tienen debilidades particulares. Una debilidad de la primera posición es que, mediante la legislación, quiere ponerle un alto al largo proceso de prueba y error que tanto y tan bien ha descrito Friedrich A. Hayek; y al dinamismo que tanto y tan bien ha descrito Virginia Postrel.  Una debilidad de la segunda es que toma el atajo legislativo para remontar el largo proceso de prueba y error y el dinamismo, para implantar políticas y legislación para las cuales la sociedad todavía no está preparada.  Parafraseando a Miguel de Unamuno, en Salamanca, ambas prefieren vencer, que convencer.

En la tradición racionalista y constructivista que la caracteriza, la segunda posición (la mística del músculo, o socialista) -unida al uso y abuso del esperpento como recurso expresivo- no sólo ha estropeado la lucha legítima por los derechos de las mujeres y de las minorías, sino que han despertado al monstruo del conservadurismo religioso (que es el misticismo del espíritu.  Miles y miles se juntaron el domingo en la Plaza de la Constitución y calles adyacentes para dejar bien en claro que: ¡No pasarán! y que la evolución social y el dinamismo terminan donde ellos han plantado la cruz.

¿Y los que no somos de aquellas persuasiones?  Unos callan para no meneallo y para no ofender a sus amigos y parientes conservadores. ¿Y otros? Se enredan porque no piensan en términos de principios y no terminan de entender que lo que es caldo para el pollo, es caldo para el chunto, es decir, que no terminan de entender la idea radical de que las demás personas no son tu propiedad y que ese principio no sólo se aplica al comercio, sino en mataria de conciencia y de proyecto de vida. ¿Y los demás?  Pues aquí…viendo como se pierden oportunidades de oro y cómo podriamos perder la batalla por la igualdad de todos ante la ley,

Una versión abreviada de esta entrada fue publicada en mi columna en elPeriódico.; y la ilustración la tomé de Facebook.


31
Ago 18

¿Grandes los taxistas?

Los taxistas tienen la oportunidad de hacerse grandes, ¿van a aprovecharla? Los taxistas están en la posición perfecta para luchar contra las regulaciones innecesarias y absurdas que les impiden prestar el servicio de transporte sin coerción, ni privilegios.

Y cuando su lucha tenga éxito habrán contribuido –grandemente- a liberar a los chapines de ese ese ambiente en el que para producir se necesita la autorización de quienes no producen nada; en el que el dinero fluye hacia quienes trafican no con bienes, sino con favores; en el que muchos se hacen ricos por el soborno y las influencias más que por el trabajo, en el que las leyes no protegen a la gente contra aquellos, sino que, por el contrario, son aquellos los que están protegidos contra la gente; y ese ambiente en el que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un sacrificio personal, ese ambiente en el que Ayn Rand advirtió que la sociedad está condenada.

Para hacerse grandes y ejemplares los taxistas tienen la oportunidad de resistirse a la tentación de hacer como el labrador ruso que tenía una vaca y odiaba a su vecino porque él tenía dos. Un hechicero le ofreció al primer campesino que le concedería un único deseo. Y ¿qué pidió el labriego? Mata la vaca del vecino le ordenó al brujo.

En vez de exigir iguales condiciones de arbitrariedad y regulación contra los socios de Uber; y en vez de demandar rotulaciones, placas específicas y otros obstáculos, los taxistas se harían grandes si lucharan contra las condiciones que condenan no sólo su actividad comercial, sino a la sociedad entera.  Además, el de Uber y el de los taxistas son dos modelos de negocios muy distintos, que sirven a necesidades y propósitos diferentes no sólo de sus usuarios (que son importantes), sino de los proveedores mismos (que no son menos importantes).

Los taxistas podrían conseguir lugar en los libros de Historia como aquellos que la cambiaron para bien; o quedarse en el bote de los que bloqueaban calles para perpetuar el sistema que condena a la sociedad.

Columna publicada en elPeriódico; y la foto es de Prensa Libre.


24
Ago 18

El caldo más caro que la gallina

En Guatemala se dice que el caldo salió más caro que la gallina, cuando los costos de un beneficio supuesto son más elevados que beneficio esperado.  De eso me acordé cuando fui al mercado central a comprar telas típicas y el hombre de la tienda me contó, orgulloso, que las bolsas que usa para entregar mercadería son de maíz.  ¿Qué vino a mi mente? Ceteris paribus, si el uso de maíz para hacer bolsas se generaliza el precio del maíz se va a elevar y los más pobres van a tener que pagar más por las tortillas.

Luego me acordé de que he visto correos electrónicos con una petición para que los receptores no los impriman y la intención es salvar árboles.  ¿Qué viene a mi mente? Que el papel no se hace con maderas de las selvas de Petén, sino que con pulpa de maderas de árboles cultivados en fincas para ese propósitoCeteris paribus, si la demanda de papel disminuye, también se reduce la demanda de pulpa de madera y, en consecuencia, la demanda de árboles de finca.  ¿Y? ¡Se reduce el incentivo más eficaz para sembrar árboles!

El domingo fui a cenar a un hotel y la orden incluía una naranjada frozen.  La misma vino sin pajilla y ¿cómo fregados se toma uno una bebida frozen sin pajilla?  La bebida la devolvimos y pedimos una gaseosa.  El mesero, orondo, nos explicó que aquello era para proteger el ambiente y que por esa misma razón no se ponían manteles en las mesas.  ¿Qué se me ocurrió allí?  Una pregunta: ¿Llegaremos al momento en que las sábanas no sean cambiadas sino cada mes para proteger el ambiente? 8-|

Mientras escribo esto me acuerdo de algo que publicó mi amigo, Ramón: las bolsas de papel y de tela son más contaminantes que las de plástico.  El ambientalista Bjørn Lomborg, ha explicado que necesitaríamos reusar 43 veces una bolsa de papel, 7,100 veces una de algodón normal y 20,000 veces una de algodón orgánico para que sean mejores para el medio ambiente que una sola bolsa de plástico.  ¿Te das cuenta? El caldo nos va a salir más caro que la gallina.

Columna publicada en elPeriodico.


17
Ago 18

La Corte de Constitucionalidad juega con fuego

Causó alboroto la audiencia del lunes pasado, en la Corte de Constitucionalidad, en la que la administración de Jimmy Morales insistió en pedir el cambio de Anders Kompass, como embajador de Suecia. Solicitud que  -digan lo que digan- el Presidente tiene la facultad de hacer porque, como es el jefe del Estado y del gobierno, a el le corresponde dirigir la política exterior y las relaciones internacionales” y “proveer a la defensa y a la seguridad de la Nación.

Por medio del Minex, la administración formula las políticas relativas a las relaciones de Guatemala con otros Estados.  Es al titular de aquella cartera a quien le corresponde  dirigir y resolver las acciones relacionadas con su Ministerio.

Por eso llamo la atención sobre el punto 12 del voto razonado de la magistrada Dina Ochoa, con fecha 29 de mayo de 2018, que dice: Considero que el auto del cual disiento no contiene un efecto positivo certero, por cuanto únicamente ordena que el Presidente de la República debe reconducir “conforme los principios del Derecho Internacional, las relaciones diplomáticas con el Reino de Suecia, en cuanto a la solicitud del retiro del embajador Anders Kompass”; sin embargo no establece cuál es el proceso que, en todo caso, debe seguir la autoridad cuestionada para reconducir su actuación.

Coincido con quienes han advertido contra el hecho de que el recurso que motivó la audiencia citada y el voto razonado citado constituye un abuso del Amparo, socava la Constitución y el sistema de justicia constitucional y cultiva esa perversión llamada gobierno de los jueces.

De forma abyecta la mayoría de magistrados de la CC juega a que esa Corte puede ejercer la revisión judicial sin restricciones -al margen de la Constitución y de la ley- en función política y activista.  La misma corte que se rehúsa a proteger los derechos de los trabajadores y operadores de la minera San Rafael.  Con resoluciones como la del caso Kompass y acciones como la de la minera, la CC cultiva una tragedia institucional que equivale a jugar con fuego y para nada contribuye a construir una república sana.

Columna publicada en elPeriódico y las fotos son por Katarin Chumil, de ese diario.


27
Jul 18

Baal y el estatismo

Baal era uno de esos dioses a los que la gente le sacrificaba niños para que el universo no colapsara. Un día de tantos, Baal fue sustituido por otros dioses, la gente dejó de sacrificarle niños y ¿qué pasó? Niente.  Las cosas siguieron su curso normal. Para hacer la historia corta, el estatismo es el Baal de nuestros días. Mucha gente está dispuesta a hacer sacrificios a sus pies para que su mundo no colapse. Pero la gente no se va a dar cuenta de que los sacrificios son innecesarios –y que el estatismo es prescindible, como Baal– hasta que deje de hacer sacrificios a sus pies. Nota importante: no soy anarquista, y estatismo no es lo mismo que gobierno bajo la ley.

De aquello me acordé cuando leí algunas reacciones a mi columna de la semana pasada.  Muchas personas –especialmente burócratas– están convencidas de que sin un censo son imposibles las grandes estrategias estatistas (de Baal) que sacarán a miles de la pobreza. Y pensé: ¿Por qué sigue habiendo miseria luego de los censos y grandes estrategias de los últimos 50 años?

Pensé en Baal cuando muchísimas personas han hecho malabares para torturar el texto constitucional que dice que La ley establece el número de diputados que correspondan a cada distrito en proporción a la población y para invalidar la larga tradición de representación proporcional en la historia parlamentaria de occidente. En su altar, Baal acepta el sacrificio de principios, con tal de que el holocausto se base en criterios políticos de magistrados dispuestos a bendecir la inmolación.

Pensé en los adoradores de Baal cuando leí que los mejores argumentos de algunos, contra los peligros de la ideologización del censo, eran: Ignorante, tipejo, estúpido y tonto; sobre todo cuando es evidente que ni siquiera habían leído el texto que ofendía sus sensibilidades. Pensé en los sacerdotes de Baal cuando alguien agitó una tea y gritó: ¡Hay que denunciar este perfil! con la esperanza de silenciar los cuestionamientos de mi artículo y con la de imponer el pensamiento único que mana del templo de Baal.

Gracias a M. A. Bastos por la historia de Baal, aunque R. Blum dice que el que demandaba sacrificios de niños era Moloch; y las ilustraciones las tomé de Facebook.

Columna publicada en elPeriódico y las ilustraciones las tomé de Facebook.

De paso…como siempre el humor chapín se hizo presente en este tema del censo:


06
Jul 18

Pedro, el lobo y la ONU

Un informe de la ONU dice que el número de niños que viven en la pobreza, en los Estados Unidos, es escandalosamente alto; y asegura que aquel país encabeza el mundo desarrollado con las tasas más altas de pobreza juvenil. Pero como dice Daniel J. Mitchell en una publicación de la Foundation for Economic Education: esos estudios suelen estar guiados por la ideología estatista y hay que ser extremadamente escépticos con sus hallazgos.

Escucha el podcast aquí.

Cuando la ONU interviene en políticas sobre el cambio climático, el derecho a portar armas, la Internet, la guerra contra las drogas, la política monetaria y el control de la natalidad financiado por los tributarios, por ejemplo, inevitablemente llama a más poder y control por parte del gobierno, advierte Mitchell. Según la ONU, los gringos deberían pagar más impuestos.

Es cierto que los EE.UU tiene una tasa alta de pobreza infantil entre los países de la OCED, dice Mitchel; pero no es más alta que la de México, Grecia, o Turquía. Y la información que expone la ONU no sólo es una manipulación deshonesta, sino que el reporte está basado en mentiras.  Así como en Pedro y el lobo, lo que no es raro viniendo de una burocracia que medra en las políticas estatistas y colectivistas.

Es una tradición estatista aquella de forzar los datos para que respalden las conclusiones que se pretenden demostrar; pero te recomiendo los trabajos de Julian Simon (a quien entrevisté a principios de los años 90) para vacunarte contra la propaganda estatista y sombría; y Johan Norberg ha hecho estudios, más recientes, que ponen en evidencia aquellas manipulaciones.  Si te interesa este tema te recomiendo https://humanprogress.org/ y https://www.gapminder.org/

En Guate, el jefe de la CICIG -proyecto consentido de la ONU- ha dicho que esa Comisión enfrenta un reto descomunal; y en la tradición que señala Mitchell, lo veo construyendo poderes descomunales para su tutelaje. ¿Es eso lo que queremos?

Columna publicada en elPeriódico.