06
Nov 18

Para cosas así es que pagas impuestos

Con tu pisto, con el que te quitan y llaman impuestos, cuatro diputados gastaron Q69 mil en máquinas para hacer cafés capuchinos.

.

Los diputados a los que les pagas sus cafés de lujo son Alejandra Carrillo, Hugo García, Javier Hernández y Julio Lainfiesta.

Luego que no se diga que los impuestos son robo. Son una forma de tomar dinero ajeno por la fuerza y destinarlo a propósitos que el legítimo propietario de aquellos recursos nunca elegiría voluntariamente.

: Cincuenta y seis lectores participaron en una consulta que hice acerca de cuánto cuesta la máquina capuchinera que tienen en sus casas.  De ellos cuatro dijeron que cuesta más de $1700; 11 dijeron que cuesta menos de $1700 y 41 dijeron que no tienen máquina para hacer capuchinos en sus casas.

 


30
Oct 18

Ataque contra la libertad de expresión

En un ataque contra la libertad de expresión, los diputados Delia Bac, Dolores Beltrán, Estuardo Galdámez, Karla Martínez y Eva Monte presentaron una iniciativa de ley mordaza que busca castigar con prisión a personas que critiquen -por medio  de plataformas digitales, o medios de difusión- a candidatos a cargos populares, o funcionarios en ejercicio del cargo durante y después de las elecciones.

Es evidente que  esta iniciativa de ley mordaza viola el artículo 35 de la Constitución, que dice que es libre la emisión del pensamiento por cualesquiera medios de difusión, sin censura ni licencia previa. Este derecho constitucional no podrá ser restringido por ley o disposición gubernamental alguna; y añade que no constituyen delito o falta las publicaciones que contengan denuncias, críticas o imputaciones contra funcionarios o empleados públicos por actos efectuados en el ejercicio de sus cargos.

Los ponentes pretenden crear dos delitos nuevos. El primero  llamado acoso político para el que propone prisión de 2 a 3 años contra quien presione, hostigue o persiga a candidatos, funcionarios o políticos. Y se establece que quien ejecute aquellas acciones por cualquier medio de difusión (medios de comunicación, redes sociales) además de irse preso quedaría inhabilitado para ejercer cargo público.

El segundo llamado violencia política establece que quien, o quienes realicen actos de agresión física y/o psicológica o cualquier tipo de coacción contra personas, postulantes electas, designadas o en el ejercicio de la unción política, durante o después del proceso electoral será sancionado con prisión de 2 a 5 años. Incluye un agravante para los empleados, o representantes legales de una persona jurídica, o empresa para quiene habría una una multa de 5 a 20 mil quetzales, además de la pena de prisión. Y si hubiera reincidencia, la ley facultaría a la cancelación definitiva de la empresa.

Esta última parte del pretendido delito de violencia política, sospecho que va dirigida directamente a periodistas y empresas periodísticas.

Aunque la iniciativa es evidentemente inconstitucional es preciso que sea aplastada en el pleno del Congreso antes de que avance un paso más.  Ninguna iniciativa igual, o parecida debe ser tolerada por nadie a lo largo y lo ancho del espectro político, y por nadie a lo largo y lo ancho del espectro de electores y tributarios.  Todo intento de mordaza y todo intento de usar la legislación para coartar la libertad de expresión debe ser repugnante y debe ser extirpado sin miramientos.


16
Oct 18

Es hora de sanear el Ministerio Público

Cuando un político, o un burócrata sabe que puede actuar arbitrariamente y que las posibilidades de que su actuación arbitraria prevalezca y permanezca impune, lo más probable es que se sienta tentado actuar arbitrariamente.  Esa es una de las principales fuentes de la corrupción y del abuso de poder.

En eso pensé cuando leí que no menos de 20 anomalías y vicios fueron encontrarods en los nombramientos de la coordinadora nacional y ocho fiscales regionales del Ministerio Público durante 2017 y principios de 2018, durante la administración de Thelma Aldana.  Luego de una investigación y ante las irregularidades, la fiscal María Consuelo Porras convocó a los funcionarios para pedirles que renunciaran al ascenso, con la poisibilidad de ser reubicados en los puestos que ocupaban antes de ser nombrados como fiscales regionales.  De los ocho, cinco renunciarun al asenso y una dimitió.

¿Por qué es que una Fiscal general podría hacer ascensos que no cumplen con las estipulaciones legales? Porque estaría segura de que nadie se los va a investigar y a cuestionar. Es lo malo de no tener pesos y contrapesos en el ejercicio del poder.  Es lo malo de que grupos de poder pongan en círculo las carretas alrededor de personajes, y olviden que los funcionarios son depositarios de la autoridad, responsables legalmente por su conducta oficial, sujetos a la ley y jamás superiores a ella.

De cualquier manera es sano que la fiscal Porras ponga orden en el Ministerio Público y es sano que conforme un equipo en el que pueda confiar.

En el campo de poner orden, ¿cómo te explicas que las anteriores adminisitraciones del Ministerio Público se hayan desentendido del pago por la construcción del edificio que ocupa aquella dependencia y que esa deuda ascienda a Q97.5 millones? ¿Cómo te explicas que las anteriores administraciones del MP se hayan desentendido del pago por arrendamiento de computadoras y que esa deuda ascienda a Q107 millones?  Una vez más la respuesta se halla en la arbitrariedad y el en el ejercicio ilimitado del poder.

Si tu tuvieras una empresa, ¿cuántos años crees que pasarían sin que tuvieras que pagar deudas como aquellas?

Las anteriores administraciones del MP pudieron hacerse las locas con los pagos porque han tenido el poder arbitrario para hacerlo.  Actos de corrupción como estos sólo pueden llevarse a cabo cuando se abusa del poder público con algún nivel de seguridad en el sentido de que ¿quién se va a atrever a reclamar? ¿Quién se va a atrever a investigar? Y si alguien se atreviera a reclamar y a investigar, ¿hasta dónde van a llegar las quejas si los grupos que ejercen el poder ponen en círculo las carretas.

¿Ya ves? ¿De qué sirve la supuesta lucha contra la corrpución si ni al Ministerio Público, ni a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala se les ocurre algo tan básico como cumplir los contratos y garantizar la sanidad financiera del MP? ¿Qué resposabilidad tienen Thelma Aldana, Claudia Paz y Paz y los anteriores jefes del MP en aquellas anomalías, en aquellos abusos y en aquellos incumplimientos deliberados?  Para que la lucha contra la corrupción y la impunidad sean efectivas, es hora de sanear el Ministerio Público; y es impostergable la necesidad de que las élites del país asuman -moral y políticamente- un compromiso para consolidar la república, si tutelajes y sin codependencias.

La foto es de elPeriódico.


03
Jul 18

¿Para esto pagas impuestos?

El Ministerio de Desarrollo Social -uno de los que menos presupuesto ejecuta- tiene contratados facilitadores sociales, delegados municipales y asistentes operativos -que ganan sueldos- cuya función es monitorear a personas en condiciones vulnerables; pero la cartera contrató  –por Q74 mil– el servicio de helicóptero para cuatro funcionarios que supuestamente visitaron zonas en condiciones de pobreza en el interior del país. En la justificación de la compra no se especificó cuándo, ni quiénes realizaron los vuelos.

Y tu trabajando para pagar los impuestos con los que se pagan estas excentricidades.

De paso: ¿Hay un plan de vuelo para esa aeronave? En este tipo de vuelos, ¿se deben registrar los nombres de los pasajeros y del piloto? ¿De qué sirve que el Mides contrate personal para monitorear la pobreza, si luego hay que ir a volar encima de ella a un costo de Q74 mil? La clase media que paga impuestos directamente y los pobres que pagan las consecuencias de los impuestos, ¿no agradecerían que se les descargara el peso de los Q74 mil en tributos?

Aparte de esto, en serio…aquí la pobreza ya está sobrediagnosticada e identificada. ¡Lo que nos urge es entender en qué condiciones y cómo se crea la riqueza!

La foto es de elPeriódico.


29
Abr 18

El sistema penitenciario es una bomba de tiempo

El sistema penitenciario de Guatemala -que es horriblemente inhumano- va a estallar y a pesar de las evidencias: Mañana hago mi nido, dijo el zope.  Sólo en esta semana que termina, un motín en la Granja Penal Canadá, Escuintla, dejó ocho reos muertos y 25 heridos.

Imagen de previsualización de YouTube

Al parecer grupos que luchan por el poder o negocios ilícitos tuvieron una pelea que desencadenó en el enfrentamiento con armas de fuego, dijo el Director General del Sistema Penitenciario.

¿Cómo iba a ser de otra forma si, entre otras cosas, las cárceles están saturadas?

La Dirección General del Sistema Penitenciario registra 23,962 presos a nivel nacional. Este nivel sobrepoblacion representa un 351% de saturación, ya que los 21 centros habilitados solo poseen espacio para 6,812 personas. Corinne Dedik, investigadora del CIEN, expresó que Guatemala se encuentra entre los diez países con mayor hacinamiento en cárceles a nivel mundial. Agregó que el 48 por ciento de las personas en las cárceles cumplen prisión preventiva y anotó que la aplicación de una medida sustitutiva al 15 por ciento de esas personas, por medio del monitoreo electrónico, permitiría una mejora en la seguridad. Pero, ¿qué ocurre? Niente, nada.  Excepto, claro, que actualmente el Ministerio de Gobernación licita tres mil brazaletes electrónicos para monitoreo de personas ligadas a procesos penales…pero estos podrán utilizarse hasta 2019 y mientras tanto tic, tac, tic, tac, tic, tac.

La peli que ilustra esta entrada es Presunto cuplable y es mexicana.  No se si hay algun reportaje, o documental parecido de aquí de Guatemala; pero sospecho que cualquier parecido con el sistema de justicia y el sistema penitenciario chapín, no es cuento.


08
Nov 17

Los costos de los caprichos de Codeca

Ayer, durante unas ocho horas, grupos de personas específicas e identificables, coordinados por el Comité de Desarrollo Campesino (Codeca), bloquearon al menos 12 vías de comunicación y las consecuencias fueron fatales.

La más conomovedora es la muerte de Ludvin Tiul -de 4 años de edad- que falleció en la ruta al Atlántico, dentro de un bus ya que no pudo llegar al hospital como consecuencia de uno de los bloqueos de Codeca.  Tampoco fue posible que una ambulancia llegara a atenderlo.  ¿Te imaginas la angustia de la madre, Raquel Chacach, al ver que su hijo moría en aquellas circunstancias? Circunstancias debidas, no a un desastre natural, no a un accidente imprevisible, ni a nada parecido, sino a acciones deliberadas y criminales, de una dirigencia popular irresponsable.  ¿Qué harias en semejante situación de impotencia?

¿Qué exigían los directivos de Codeca a cambio de la vida del niño Ludvin Tiul? La reunncia del Presidente, los ministros y los diputados.  Lo mismo que piden cada tanto a costos espectaculares….cuando no cuestan vidas.

Conmovedora es, también, la foto de un padre que, acompañado de dos hijos pequeños, acarrea su mercancía a inmediacioines del kilómetro 255 de la ruta a Huehuetenango.  No menos impresionante es la foto de una señora que, con muletas, trata de llegar al Hospital de aquel departamento.  En Twitter circula otra foto de una familia que debe acarrear el féretro de un difunto, porque la gente de Codeca impide el paso del vehículo en el que iba. ¡Estas son las víctimas de las acciones de Codeca!

A estas víctimas, ¿cuántas más que no conocemos hay que añador? ¿Cuántas pérdidas económicas sufren personas como aquellas, y otras, a causa de los caprichos de la gente de Codeca?

De paso, y en Zacapa, un grupo de transportistas logró quitar a bloqueadores de Codeca que impedían el paso en aquella jurisdicción. Los autobuseros se molestaron con los campesinos que no eran del lugar y estaban dispuestos a quitarlos por la fuerza, pero estos accedieron a retirarse. Los bloqueadores, unos 25, no opusieron resistencia y se marcharon.Para evitar enfrentamientos intervinieron agentes de la Policía Nacional Civil.  Tal vez, con esto, estamos al principio de una nueva forma de lidiar con los bloqueadores.

La foto es de Ale Sosa, en Twitter.


04
Nov 17

Entre el fiambre y el pavo se cuidan los nenes

Cuando los magistrados de la Corte Suprema de Justicia tienen hambre, monchan  almuerzos de casi mil quetzales. Para ser exactos, de Q972, valor individual de 14 platillos.  En un almuerzo de septiembre pasado se gastaron 13 mil 604 quetzales…de tus impuestos. ¡Para esto es que quieren más tributos los pipoldermos!

Dos días antes de la festividad del solsticio de invierno, en 2015, los magistrados se echaron una cena en la que, cada platillo, tuvo un costo Q299 cada una, para un gasto total de Q5 mil 970….de tus impuestos. Uno se pregunta: Si es con su dinero propio, ¿cáda cuánto pagan Q299 en una cena estos personajes?

De acuerdo con los registros de gastos de comida del Organismo Judicial, de noviembre de 2014 hasta mayo de este año, los magistrados han gastado 425 mil quetzales entre almuerzos, refacciones, pasteles y galletas.  Ese dinero de tus impuestos ha ido a parar a las barrigas golosas de los magistrados y de otros funcionarios.

¡Para cosas así es que usan tus tributos los pipoldermos!…y así ha de ser ministerios y otras oficinas burocráticas. ¿O no?

La foto es de Soy 502.


19
Sep 17

Del paro a la marcha y al bloqueo

¡Si así son las vísperas, cómo serán las fiestas!  Lo que iba a ser un paro nacional ya pasó a marcha y hoy se convirtió en bloqueos.

Cuando hay paro, quienes deciden participar en él lo hacen voluntariamente (y yo he participado en dos, uno en tiempos de Vinicio Cerezo y otro en tiempos de Alfonso Portillo). Quienes participan en el paro toman la decisión personal de no trabajar, no intercambiar, no servir y/o no cumplir con sus responsabilidades frente a clientes y/o proveedores. La participación en el paro es personal y como toda acción humana tiene consecuencias que debe enfrentar, responsablemente, aquel que la emprende.  Uno puede estar de acuerdo, o en desacuerdo con los propósitos ulteriores de un paro en particular; pero en tanto acción voluntaria y en tanto que es ejercicio de la libertad, pues no hay más que decir.

Un animal diferente es la marcha.  La marcha afecta a terceros; pero quienes la organizan y participan en ella no enfrentan las consecuencias de sus decisiones y de sus acciones y no se hacen responsables de sus decisiones y de sus acciones. Las marchas impiden el tráfico fluido en una ciudad que ya sufre de tráfico pesado.  Las marchas obstaculizan las actividades de aquellos que no comparten los valores de los marchistas.  Las marchas causan daños económicos y emocionales.  Las marchas son imposiciones, e incluso pueden poner vidas en peligro.

Peores que las marchas, son los bloqueos; porque los bloqueos son acerca de obstuir e impedir, son acerca de detener, interrumpir, retener e incomunicar.  El bloqueo es imposición y agresión. El bloqueo causa daños y perjuicios económicos, y daños emocionales. Vaya uno a tratar de pasar por un bloqueo, aunque sea de forma gentil y educada, y lo que va a recibir es violencia.  Los bloqueos también pueden poner vidas en riesgo.

Cuando yo participaba activamente en los Viernes de luto, no faltaban quienes sugerían que -para obtener cobertura mediática, antes de que existieran las redes sociales virtuales- lo que había que hacer era parar el tráfico en el Obelisco (los viernes a las 6:00 p.m.).  Los responsables de aquellas jornadas, siempre, siempre nos rehusamos a cometer aquel abuso, aún cuando los medios masivos dejaron de darles cobertura a las actividades, que fueron dieciocho.  Recuerdo bien que, una vez, alguien sugirió bajar la bandera que había en la plaza del Monumento a los próceres, e igualmente nos rehusamos a permitir que eso ocurriera.

Puedo respetar la idea de un paro, aunque no esté de acuerdo con sus propósitos ulteriores.  Con lo que no puedo estar de acuerdo, para nada, es con acciones como marchas y bloqueos que dañan y perjudican a terceros y constituyen imposiciones agresivas.

No apoyo el paro del miércoles 20 (que ahora va a ser marcha y bloqueos). No quiero contribuir a que la lucha legítima de los guatemaltecos contra la corrupción, contra el sistema de privilegios, contrar la arbitrariedad, y contra la injusticia, le ocurra en 2017, lo que le ocurrió a Guatemala en 1944 cuando los socialistas secuestraron la gesta del 20 de octubre.

La foto es de Prensa Libre.


13
Sep 17

Los bonos y la piñata estatista

Nunca antes se había hecho tan evidente la relación íntima y causal que hay entre el estatismo, la arbitrariedad y la piñata de la corrupción.

Ayer se destapó la novedad de que el alto mando del ejército y para su comandante, el Presidente de la República, se recetaron sendos bonos de responsabilidad; que ascienden a Q471.8 millones de quetzales.  El bono fue creado el 1 de enero de 2016, cuando ya era ministro el actual titular de la cartera de Defensa Nacional y durante los últimos días de la presidencia de Alejandro Maldonado Aguirre.

Aquella cúpula no es la única privilegiada con ese tipo de canonjías: Por ejemplo, la Corte de Constitucionalidad se auto premió con un bono revolucionario (bono revolucionario, por favor), en noviembre de 2015.

La Fiscal General, y otros miembros de la cúpula del Ministerio Público,  recibe una variedad de bonos, además de estupendas ventajas económicas.

La Superintendencia de Administración Tributaria les da a sus funcionarios bonos por alcanzar la meta de expoliación, que ellos llaman de recaudación.  Funcionarios y empleados en el Congreso y a todo lo ancho y largo de la administración pública reciben bonos, y privilegios a costa de los tributarios. Se dan en el ministerio de Salud y en el de Educación. Si no hemos visto los bonos y privilegios que reciben otro burócratas es porque no hemos escarbado un poco. ¿Te acuerdas cuando los diputados estaban hicieron berrinche porque querían prestaciones superiores a las que les tocaba de acuerdo con la ley?

Nunca antes se había hecho tan evidente que los políticos y burócratas se recetan sendos cheques cada vez que pueden, porque pueden.  La piñata es posible porque, ¿por qué no?

Oportunamente, los bonos del Presidente y del ejército se dan a conocer cuando la SAT ha puesto sobre la mesa su intención de elevar la recaudación.  Los políticos y burócratas se quejan de que no les alcanza el dinero que toman de los tributarios; pero con los bonos y canonjías que se reparten -todos los que pueden- ¡no hay dinero que alcance!  Toda discusión tributaria debería de ser precedida por la eliminación de los privilegios, desperdicios y mala administración en el presupuesto del estado; toda discusión sobre impuestos debería ser precedida por la evidencia -por parte de quienes toman dinero de los tributarios- de que estos recursos no son usados para satisfacer intereses particulares, ni para enriquecer a quienes los administran.

Creo, por cierto, que los funcionarios -que no sirven a intereses particulares y que son necesarios para que el gobierno administre seguridad y justicia- deberían recibir sueldos que vayan de acuerdo con sus responsabilidades.  Sueldos comparables a sus equivalentes en el sector privado.  A nadie debería escandalizar que el Presidente de la República, reciba el sueldo de un CEO y a nadie debería escandalizarle que el Fiscal General reciba un suelto en aquella línea. ¡Pero esos sueldos -como los de los jueces y ministros, por mencionar dos- deberían ser transparentes!  Ya sabes, por aquello de que la mujer del César no solo debe ser honrada; sino también parecerlo, frase atribuida a Julio César, por Plutarco.

Jimmy Morales, el que alardeaba de que iba a donar el 60% de su primer sueldo y de viajar en clase económica, el que ahora tiene a su cargo la administración del Organismo Ejecutivo no porque fuera el mejor candidato, sino porque los otros dos posibles ganadores eran muy peligrosos, tiene la oportunidad -ahora- de dar un buen ejemplo y enmendar el entuerto en el que está metido.  ¡Que se guarde el 60% de su sueldo legítimo que dijo que iba a donar y ya no donó; y que devuelva los bonos que recibió del ejército!  ¡Que pida perdón, por bocón! ¡Que, como jefe de estado y de gobierno, de el ejemplo!  ¡Que se haga responsable y si tiene que pedir un préstamo para devolver la plata, que lo pida!

Igual cosa va para la cúpula del ejército y para la cúpula de todo ministerio, o dependencia estatal que reciba bonos parecidos. ¿Alguien sabe cuántos funcionarios y dónde reciben bonos? Quizás sea más fácil hacer una lista de quiénes no reciben bonos y otros privilegios. Es una canallada que los pipoldermos en toda la administración pública reciban aquellos pagos, y que pretendan expoliar más recursos de los tributarios.

Nunca antes se ha hecho tan evidente que el estatismo y la arbitrariedad son el caldo de cultivo perfecto para los abusos, los privilegios, y la piñata.  ¿Aprovechamos la ocasión para empezar a desmantelar el estatismo? ¿Aprovechamos la oportunidad para prohibir todo privilegio en el presupuesto del estado?


27
Jun 17

¿Parqueos gratis? No hay tal cosa como un almuerzo gratis

La iniciativa de forzar, por medio de legislación, a que los parqueos sean gratuitos durante las primeras dos horas y a que los estacionamientos estén asegurados -en centros comerciales y universidades- es un desatino por dos razones: viola la libertad de producir e intercambiar sin coerción; y hace que otros tengan que pagar por servicios que usan unos.

Me explico:

Cuando alguien construye estacionamientos hace una inversión e incurre en costos con la esperanza de prestar un servicio y hacer negocios con quienes -de forma voluntaria y pacífica- quieren hace uso de aquellos servicios.  Quienes prestan servicios de estacionamiento lo que ofrecen es espacio.  Se engañan quienes creen que los estacionamientos ofrecen servicios de seguridad.  Voy a abundar en esto abajo al transcribir un artículo que escribí hace ratos sobre este tema.

Cuando tu estacionas tu vehículo en un parqueo pagas X por el espacio que ocupa tu automóvil.  Si quisieras que este esté asegurado tendrías que pagar X + Y + Z porque el seguro tiene un costo (Y).  Y también lo tienen los guardias que habría que contratar (Z) para que controlaran los movimientos dentro del parqueo y evitaran daños.

Si estaciono mi vehículo en un parqueo bajo las condiciones de la pretendida ley de supuesta gratuidad, el costo de X + Y + Z no lo pagaría al salir como ocurre ahora con el pago de Z.  Lo pagaría al consumir en mi lugar de destino porque los espacios de estacionamiento tienen costos.  Y los costos se trasladan siempre que es posible trasladarlos. Entonces, en lugar de pagar X por un almuerzo en el food court del centro comercial, yo tendría que pagar el precio del almuerzo, más una parte proporcional de Y + Z y así en cada consumo.  Pero lo que es peor es que aquellas personas que lleguen sin vehículo al lugar, también tendrían que pagar una parte proporcional de la supuesta gratuidad del estacionamiento de mi vehículo.  Mi vehículo estaría estacionado aparentemente de forma gratuita; pero otros -incluso los que no llegaron con automóvil- pagarían una parte proporcional de mi privilegio.  Es por eso que Milton Friedman dijo que no hay tal cosa como un almuerzo gratis.  El almuerzo que es gratis para unos, necesariamente es pagado por otros.

La propuesta del diputado Alvaro Velásquez (ex-Convergencia) es populista e injusta. A continuación un artículo que escribí hace poco más de un año en un contexto parecido:

Algunas personas creen que los parqueos privados deberían ser regulados; que debería haber un control de precios y que, por ejemplo, los propietarios de los estacionamientos deberían responder por daños que ocurran en los locales. Esa perspectiva pierde de vista que el servicio que prestan los estacionamientos y por el cual cobran lo que cobran (y los usuarios pagan sin ser obligados a adquirir el servicio) es el de espacio para estacionar; no el de seguridad para el vehículo. Este último es un tipo de servicio muy diferente al del espacio y no estoy seguro de si alguien querría prestarlo voluntariamente a los precios actuales. Aquella óptica pierde de vista que, cuando hay control de precios, sucede lo que tiene que suceder: escasez.

Mientras tanto, toma en cuenta que:

1. En los estacionamientos generalmente hay letreros que explican que el establecimiento no se hace responsable por daños a los vehículos y que los propietarios los dejan ahí por su cuenta y riesgo. De modo que queda claro que a cambio de cualquiera que sea la suma que me cobren en el parqueo, lo que me ofrecen es un espacio para dejar mi carro; y no me ofrece seguridad.

2. En esas condiciones, está claro que yo tengo que elegir entre no llevar automóvil, dejar ahí mi carro, o dejarlo en la calle y evaluar dos cosas: si quiero seguir dando vueltas en busca de un espacio, o si quiero jugármela y dejar mi auto en la calle para no pagar la tarifa del estacionamiento.

3. Si los dueños de estacionamientos ofrecieran seguridad, seguramente sus costos se elevarían y habría que ver si podrían, o querrían, prestar ese servicio adicional al mismo precio que prestan el de espacio.

4. Lo mismo ocurriría si pagaran algún tipo de seguro. Eso incidiría en sus costos. y podría influir en los precios para el usuario.

5. Para protegerse de usuarios inescrupulosos (o incluso de gente de buena fe que pudiera estar equivocada) en los parqueos tendrían que recibir los vehículos como cuando uno los alquila.  Tendríamos que llenar un formulario con un inventario mínimo de los daños que ya tiene el vehículo al dejarlo estacionado, e incluso un inventario de lo que hay adentro.  ¿Cuánto tiempo estás dispuesto a invertir en esto cada vez que te estaciones?

6.  Quizás debería haber dos tipos de estacionamiento: unos que sólo ofrezcan espacio, como los que hay ahora; y otros que, por el precio correcto, ofrezcan otros servicios como seguridad, seguro, limpieza y qué se yo qué más podrían querer los clientes y qué más estarían dispuestos a pagar.  Pero estos servicios deberían ser contractuales, voluntarios y pacíficos; no forzados, ni impuestos por la legislación y la política.

A mi juicio está claro, y siempre lo ha estado, que los estacionamientos no cobran por seguridad, sino que cobran por espacio. Es muy peligroso que haya quienes demanden que los diputados hagan leyes para obligar a otros a ofrecer bienes y servicios que no están dispuestos a ofrecer, a cambio de tarifas que no están dispuestos a aceptar.

Yo prefiero vivir en una sociedad en la que se respete las libertades de producir, consumir, intercambiar y de servir, sin coerción, ni privilegios.