27
Jun 17

¿Parqueos gratis? No hay tal cosa como un almuerzo gratis

La iniciativa de forzar, por medio de legislación, a que los parqueos sean gratuitos durante las primeras dos horas y a que los estacionamientos estén asegurados -en centros comerciales y universidades- es un desatino por dos razones: viola la libertad de producir e intercambiar sin coerción; y hace que otros tengan que pagar por servicios que usan unos.

Me explico:

Cuando alguien construye estacionamientos hace una inversión e incurre en costos con la esperanza de prestar un servicio y hacer negocios con quienes -de forma voluntaria y pacífica- quieren hace uso de aquellos servicios.  Quienes prestan servicios de estacionamiento lo que ofrecen es espacio.  Se engañan quienes creen que los estacionamientos ofrecen servicios de seguridad.  Voy a abundar en esto abajo al transcribir un artículo que escribí hace ratos sobre este tema.

Cuando tu estacionas tu vehículo en un parqueo pagas X por el espacio que ocupa tu automóvil.  Si quisieras que este esté asegurado tendrías que pagar X + Y + Z porque el seguro tiene un costo (Y).  Y también lo tienen los guardias que habría que contratar (Z) para que controlaran los movimientos dentro del parqueo y evitaran daños.

Si estaciono mi vehículo en un parqueo bajo las condiciones de la pretendida ley de supuesta gratuidad, el costo de X + Y + Z no lo pagaría al salir como ocurre ahora con el pago de Z.  Lo pagaría al consumir en mi lugar de destino porque los espacios de estacionamiento tienen costos.  Y los costos se trasladan siempre que es posible trasladarlos. Entonces, en lugar de pagar X por un almuerzo en el food court del centro comercial, yo tendría que pagar el precio del almuerzo, más una parte proporcional de Y + Z y así en cada consumo.  Pero lo que es peor es que aquellas personas que lleguen sin vehículo al lugar, también tendrían que pagar una parte proporcional de la supuesta gratuidad del estacionamiento de mi vehículo.  Mi vehículo estaría estacionado aparentemente de forma gratuita; pero otros -incluso los que no llegaron con automóvil- pagarían una parte proporcional de mi privilegio.  Es por eso que Milton Friedman dijo que no hay tal cosa como un almuerzo gratis.  El almuerzo que es gratis para unos, necesariamente es pagado por otros.

La propuesta del diputado Alvaro Velásquez (ex-Convergencia) es populista e injusta. A continuación un artículo que escribí hace poco más de un año en un contexto parecido:

Algunas personas creen que los parqueos privados deberían ser regulados; que debería haber un control de precios y que, por ejemplo, los propietarios de los estacionamientos deberían responder por daños que ocurran en los locales. Esa perspectiva pierde de vista que el servicio que prestan los estacionamientos y por el cual cobran lo que cobran (y los usuarios pagan sin ser obligados a adquirir el servicio) es el de espacio para estacionar; no el de seguridad para el vehículo. Este último es un tipo de servicio muy diferente al del espacio y no estoy seguro de si alguien querría prestarlo voluntariamente a los precios actuales. Aquella óptica pierde de vista que, cuando hay control de precios, sucede lo que tiene que suceder: escasez.

Mientras tanto, toma en cuenta que:

1. En los estacionamientos generalmente hay letreros que explican que el establecimiento no se hace responsable por daños a los vehículos y que los propietarios los dejan ahí por su cuenta y riesgo. De modo que queda claro que a cambio de cualquiera que sea la suma que me cobren en el parqueo, lo que me ofrecen es un espacio para dejar mi carro; y no me ofrece seguridad.

2. En esas condiciones, está claro que yo tengo que elegir entre no llevar automóvil, dejar ahí mi carro, o dejarlo en la calle y evaluar dos cosas: si quiero seguir dando vueltas en busca de un espacio, o si quiero jugármela y dejar mi auto en la calle para no pagar la tarifa del estacionamiento.

3. Si los dueños de estacionamientos ofrecieran seguridad, seguramente sus costos se elevarían y habría que ver si podrían, o querrían, prestar ese servicio adicional al mismo precio que prestan el de espacio.

4. Lo mismo ocurriría si pagaran algún tipo de seguro. Eso incidiría en sus costos. y podría influir en los precios para el usuario.

5. Para protegerse de usuarios inescrupulosos (o incluso de gente de buena fe que pudiera estar equivocada) en los parqueos tendrían que recibir los vehículos como cuando uno los alquila.  Tendríamos que llenar un formulario con un inventario mínimo de los daños que ya tiene el vehículo al dejarlo estacionado, e incluso un inventario de lo que hay adentro.  ¿Cuánto tiempo estás dispuesto a invertir en esto cada vez que te estaciones?

6.  Quizás debería haber dos tipos de estacionamiento: unos que sólo ofrezcan espacio, como los que hay ahora; y otros que, por el precio correcto, ofrezcan otros servicios como seguridad, seguro, limpieza y qué se yo qué más podrían querer los clientes y qué más estarían dispuestos a pagar.  Pero estos servicios deberían ser contractuales, voluntarios y pacíficos; no forzados, ni impuestos por la legislación y la política.

A mi juicio está claro, y siempre lo ha estado, que los estacionamientos no cobran por seguridad, sino que cobran por espacio. Es muy peligroso que haya quienes demanden que los diputados hagan leyes para obligar a otros a ofrecer bienes y servicios que no están dispuestos a ofrecer, a cambio de tarifas que no están dispuestos a aceptar.

Yo prefiero vivir en una sociedad en la que se respete las libertades de producir, consumir, intercambiar y de servir, sin coerción, ni privilegios.


24
Jun 17

¿Para qué es que sirven tus impuestos?

Si los edificios emblemáticos de Guatemala -como el Palacio nacional y el Conservatorio nacional de música- se están desmoronando y en parte es por falta de dinero para darles el mantenimiento necesario, la culpa no es de los tributarios.  Es de los políticos y burócratas que controlan el dinero que toman, en abundancia, de los tributarios.

Entre las cosas que yo pensaba durante la fatídica madrugada del 4 de febrero de 1976 -mientras pasaba el mal rato en uno de los automóviles de mis padres, estacionado frente a la casa- era: Ojalá que no se haya caído la lámpara del salón de recepciones del Palacio nacional.

No recuerdo que hubiera daños mayores en aquella ocasión; pero el Palacio nacional sufrió daños por los sismos de ayer y del 14 de junio. Adicionalmente, en los últimos años, se ha estado deteriorando visiblemente.  En buena parte porque no ha recibido la atención y el mantenimiento que un edificio de esa naturaleza demanda.

Igual cosa sucede con el Conservatorio estatal de música cuyas butacas y pisos dan pena.  El material aislante entre salones está en mal estado, la ventilación y la iluminación no funcionan bien.  Los instrumentos no reciben mantenimiento y no suenan adecuadamente.  Este, como el Palacion nacional y seguramente otros edificios estatales, no reciben mantenimiento.

Al Conservatorio le tengo algo de cariño porque ahí escuché mis primeros conciertos de la Orquesta sinfónica estatal, cuando yo estaba en la Secundaria en compañía de mis mejores amigos del colegio.

Independientemente de si debería haber un conservatorio y una orquesta estatales, el caso es que los políticos y burócratas a cargo de edificios y programas siempre se quejan de que no hay dinero para mantenimiento…y…sin embargo…sí hay dinero -y abundante- para que (por ejemplo) los diputados se asignen bonos y prestaciones millonarias a costa no sólo de los tributarios, sino del mantenimiento de edificios, el cuidado de hospitales -llenos de pulgas y donde mueren bebés- y otras cosas que deberían ser prioritarias.

¡A los políticos y burócratas les abunda el dinero que toman de los tributarios, pero para la piñata!…no para lo que debería ser importante.


21
Jun 17

¿Legislación contra la “violencia obstétrica”? Otra chorrada de Convergencia

Que los políticos y especialmente los diputados quieran regular las vidas y las actividades de las personas; y que incluso se extralimiten en esa pretensión no debería sorprender a nadie.  Que los políticos y diputados quieran opinar y participar legislativamente en temas médicos y científicos, debería alarmar a todos.

Que una chorrada como legislación para prevenir y sancionar la violencia obstétrica, que interfiera en la conducta, los criterios y decisiones médicas, científicas y técnicas que un profesional de la medicina pueda tener frente a una paciente y el producto de su embarazo por una complicación, venga del partido Convergencia y de sus dos diputados, ¿te sorprende?

¿Cuál es el límite para la legislorrea?

¿Vas a creer?,  la exposición de motivos de aquella aberración legislativa dice que la violencia obstétrica inicia cuando un proceso natural como lo debería ser el embarazo y el parto, es tranformado en un problema médico y abordado como una “enfermedad”, a través de la medicalización y la patologización. Así se despoja el embarazo y al parto de una condición natural y se le da un carácter médico.  Es en serio, no me lo inventé.

La normativa propuesta por Convergencia pretende sustituir el criterio médico, científico y técnico por artículos decretados desde el Congreso.

Explica el Colegio de Médicos que la definición de “violencia obstétrica” no contempla que el ser humano, en este caso la madre, y también el producto del embarazo constituyen una unidad altamente susceptible de asociarse con enfermedades que se padecen desde antes del embarazo, o complicarse con patologías diversas propias de la condición fisiológica del proceso de la maternidad. Que para producirse un nuevo ser, y constituirse en la unidad madre/niño principalmente en el orden hemodinámico, incrementando el volumen sanguíneo, produciendo sobre esfuerzo en el aparato cardiovascular, hepático y renal principalmente, con lo cual dispone a la paciente a través de este fenómeno fisiológico al riesgo de evidenciar problemas cardiacos, metabólicos y renales, que por la sobre carga que sufre la madre, de manera interna sin la intervención de profesional alguno la llevarla a sufrir patologías que se evidencian con complicaciones agregadas al proceso fisiológico del embarazo.

Añade aquella organización gremial que la violencia obstétrica inicia cuando un proceso natural como el embarazo y el parto, es transformado en un problema medico y abordado como una enfermedad, a través de la medicalización y la patologización, despojando al embarazo y el parto de una condición natural para darle un carácter médico. Esta afirmación revela nuevamente desconocimiento del proceso fisiológico que vive la mujer embarazada, que ya hemos descrito antes ampliamente.

Las condiciones actuales en las que se atiende a la mujer embarazada y al producto de su embarazo, en los sistemas de salud nacionales, de seguridad social y principalmente en áreas rurales, son deplorables, la carencia de medicamentos, insumos quirúrgicos y de atención en general solo es superada por la deficiencia infraestructura y equipamiento en las instituciones de salud de nuestro país. Es claro que en estas condiciones estas instituciones funcionan y dan servicio rindiendo productos positivos a la comunidad, solamente por el actuar desinteresado y apostólico de médicos, enfermeras, personal de salud y administrativos, que con salarios de hambre deciden prestar sus servicios aún en esas condiciones corriendo todos los riesgos y ahora amenazados judicialmente y ante esa situación de condiciones de trabajo prácticamente sentenciados a la cárcel. 

Es por todas estas situaciones analizadas y expresadas que el gremio médico se man¡fiesta totalmente en contra de que dicha iniciativa de ley se convierta en ley en el congreso de la república de Guatemala.

Gracias a mi cuata, Astrid, por la pista.

Foto por:  Tom and Katrien (Flickr) [CC BY-SA 2.0, via Wikimedia Commons


08
Jun 17

¡Claro que es el estado!…y los niños en peligro

Hoy leemos que los monitores señalados  de cometer abusos contra los menores de edad que se encontraban el el hogar estatal seguro virgen de la asunción todavía reciben sueldos pagados por los tributarios y que los políticos y burócratas que son sus jefes, no los han podido despedir porque sus puestos laborales están emplazados. Es decir, protegidos por la legislación de trabajo que privilegia a los empleados, frente a la justicia.

Por si no lo sabías, los monitores del centro golpeaban y abusaban sexualmente de los menores y no tienen el perfil idóneo para tratar con niños y niñas.  ¡Pero están protegidos por el Código de Trabajo!

También leímos que el nuevo residencial de la zona 15, de la Secretaría de Bienestar Social, es fuente de problemas (¿Será el único?). En la noche del martes hubo un incidente en el que dos jóvenes -a cargo de los políticos y funcionarios que controlan el lugar-  resultaron con daños físicos.

En ese lugar se encuentran 14 adolescentes que habían sido víctimas de maltrato en todas sus formas. Sin embargo, ¡por orden judicial! ingresaron tres nuevos con una problemática más compleja (¿Qué querrá decir eso, exactamente?). La mezcla de perfiles  es la que está generando desestabilización.

¿Te das cuenta?  ¡Es el estado: políticos, burócratas, y jueces!…y son los estatistas.

La foto es de elPeriódico.


01
Jun 17

Impuestos para mantener a estos

¿Para qué sirven los impuestos que te quitan los políticos y los burócratas? ¿De dónde crees que sale el dinero para plazas fantasma, para plazas duplicadas, para compras inecesarias, para compras caras y cosas así? Sale de tu trabajo, y de lo que los políticos y burócratas obtienen de tus esfuerzos.

Fue entregado en el Congreso el informe de auditoría realizado por la Contraloría General de Cuentas a la gestión de Mario Taracena, que presidió la Junta Directiva durante 2016. En el documento se confirman al menos tres casos de anomalías administrativas y financieras. Por otro lado, de acuerdo con el Sistema de Contabilidad Integrada, durante su presidencia se realizó un gasto millonario en viajes al exterior. Todo esto con tu pisto.

Se confirmaron las denuncias de unas 1400 plazas en el renglón 022 que carecen de actas de toma de posesión y que tenían beneficios administrativos como no marcar ni cumplir con un horario. Todo esto con lo que pagas de impuestos.

La denuncia presentada asciende a 72 millones 807 mil 689 quetzales en hallazgos de esos contratos, además de tres informes de cargos por 5 millones 547 mil 614 quetzales que recibieron los diputados como pago extra sobre sus sueldos base.  Cuando te quitan los impuestos, trabajas para pagar esto.

El informe de auditoría de la Contraloría detalla que en el Hospital de Escuintla se detectó que dos personas  tienen relación laboral en el Ministerio de Salud y en el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social.

En el Hospital General San Juan de Dios se halló que una persona tiene una plaza en esa institución y  otra en la Unidad del Enfermo Renal Crónico (Unaerc), a donde no se presenta. Las plazas son pagadas con tu dinero.

También se determinó que 540 personas no están desempeñando sus labores en las unidades ejecutoras asignadas, con el argumento de que   fueron trasladadas a otras, pero no cuentan con el debido nombramiento.  Estas personas reciben sueldos que tu has pagado.

En el Hospital General San Juan de Dios, 12 personas están contratadas bajo los renglones 011 y 182, y  laboran en otras dependencias públicas o privadas   relacionadas con la salud, pero los horarios son incompatibles.  Adivina quien paga por estas plazas. ¡Exacto!, los tributarios como tu.

La CGC no logró determinar cuál fue el destino y uso de bienes adquiridos entre 2012 y 2015 en la Dirección General de la Policía Nacional Civil  y la Dirección General del Sistema Penitenciario, ¿Cuánto les ha costado eso a los tributarios?  ¡Q122.5 millones!

¿Has hecho las sumas?

El informe de auditoría  presentado ayer por el Contralor general de Cuentas detalla que se hicieron varias denuncias penales contra los ministros de Defensa, Williams Mansilla; Gobernación, Francisco Lara;  Desarrollo Social, José Moreno; Salud, Lucrecia Hernández Mack; Agricultura, Mario Méndez Montenegro; Trabajo, Aura Leticia Teleguario; y Comunicaciones, Aldo García.

Todos ellos por malgastar, mal administrar y descuidar el dinero que toman de los tributarios.

Las objeciones de la Contraloria están siendo impugnadas por los sindicados; pero, ¿me vas a decir que no hay corrupción, malgasto, desperdicio y abusos en todo lo ancho y lo largo del sector público?  Además, como dice mi cuate, Danilo, es sospechoso el sorprendente y súbito florecimiento de la Contraloria.


31
May 17

Para esto sí hay dinero…tu dinero

¡Veintiseis diputados!  han salido en 28 viajes que han financiado los tributarios durante este año y  solo en dos de aquellos periplos se erogaron Q289 mil 801 en boletos y viáticos.  Un viaje a Ginebra, para una reunión de unas horas, duró 7 días para los afortunados.  Un viaje a Bangladesh, para dos diputados, les costó a los tributarios la nadería de Q129 mil 441  entre boletos y viáticos.

No es cierto, pues que los políticos y funcionarios no obtengan suficientes recursos de los tributarios. De hecho, lo que pasa es que sus prioridades son…son distintas a las de los que producen el dinero que desperdician.  El dinero que sirve para que los diputados, y otros funcionarios paseen por Europa y por países exóticos, no se usa en hospitales, escuelas, carreteras y otras necesidades.

Así se desperdician los impuestos que te quitan. Total…gobernar es gravar para gastar.


23
May 17

Paro, bloqueo, extorsión y terrorismo

Hoy por capricho de las dirigencias populares, a miles de personas se las estará forzando a desperdiciar tiempo y recursos porque están varadas en las carreteras y ciudades por la fuerza.

Los bloqueos son casos paradigmáticos de cuando los intereses particulares prevalecen sobre los derechos de los demás; pero lo que es peor, es que nadie tiene autoridad alguna para proteger las vidas y los derechos de aquellos que son afectados por los que usan la violencia, y la amenaza del uso de la violencia, para parar el país. Por cierto, es un error llamar a este tipo de actividades delictivas paro nacional; porque no es lo mismo un paro voluntario a nivel nacional-que es una forma legítima de manifestación- que una paralización forzada.  Es un error referirse a los participantes en los bloqueos simplemente como campesinos, haciendo caso omiso de la naturaleza de sus dirigencias: el Comité de Unidad Campesina, la Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas….y otros de esa calaña.

¿Qué hacer en caso de encontrarse frente a un bloqueo? Lo que no debe ocurrir y lo peor que puede pasar, es una escalada de violencia.  No sólo por lo que eso implicaría en términos de vidas y propiedad; sino porque a aquellos grupos los mártires les son muy útiles. Ya viste lo que pasó hace poco en la San Juan.

He preguntado, pero no existe una teoría general del bloqueo; empero pareciera que se hacen by the book y es evidente que persiguen objetivos políticos por medio de el descontento, la inestabilidad, el miedo, violencia psicológica y la amenaza de violencia física. Es un error suponer que los bloqueadores no ganan nada con estas acciones.  Ganan malestar social y medran en él.

¿Cómo pueden, las víctimas de los bloqueos, enfrentarlos de forma creativa y que ponga en evidencia a los agresores?  De los años 60 recuerdo la foto de una manifestación de hippies en los que los manifestantes ponían flores en los cañones de los fusiles de la policía; y eso es ingenioso, ¿o no?  De V for Vendetta veo miles de personas con máscaras de Guy Fawkes, ¿genial, o no?

Si quedas atrapado en un bloqueo la prioridad debe ser evitar la violencia.  Y luego evidenciar a los agresores.  A mí se me ocurre que quienes se hallan atrapados en bloqueos podrían agitar pañuelos blancos, o lo que sea y plantarse frente a los agresores a lo largo y lo ancho de todo el bloqueo. Podrían cantarles el himno nacional (que dura 5 minutos) cada 15, o 20 minutos.

La cosa es no quedarse cruzados de brazos y entretenerse.  También puedes tuitear  fotos cada 10, o 15 minutos describiendo la situación.  Quizás con un hashtag como #NoApoyoElBloqueo .

Son ideas y seguramente hay mejores.  La cosa es no quedarse cruzado de brazos, de malas pulgas y, sobre todo, evitar la violencia para no caer en la provocación de los agresores.


15
May 17

Una canallada para la historia

La administración de Jimmy Morales, por medio de la Procuraduría General de la Nación y de su jefa Anabella Morfín, se salieron con la suya: El inmueble del Hogar Rafael Ayau volverá a manos de políticos y burócratas.

A pesar de aquella canallada, estoy seguro de que la obra de la igumeni Inés Ayau y sus monjas continuará y ojalá aprendiéramos una lección: El gobierno no es una razón, tampoco es elocuencia, es fuerza. Opera como el fuego; es un sirviente peligroso y un amo temible, George Washington.

El desalojo lo anunció la abadesa  Ayau en la nota que transcribo abajo.

Queridos amigos, ya han pasado varias semanas desde que inició este conflicto absurdo con el usufructo del Hogar Rafael Ayau.

Todos debiéramos estar de acuerdo y luchar por sacar adelante a los menores abandonados de nuestro país. Nuestras energías y trabajo debiera estar enfocado hacia hacer buenas obras. Pero tristemente no es así. La teoría ya está dicha y es inútil repetirla. Los intereses personales extremos no logran encontrarse con los intereses de la gente, como si fueran opuestos.

Esta batalla que hemos llevado juntos por mantener el Hogar Rafael Ayau, este apoyo recibido de 7.1 millones de guatemaltecos y de todos los medios de comunicación, menos uno, ha sido una manifestación extraordinaria sobre lo que los guatemaltecos consideramos lo correcto, lo noble, lo digno. Ha sido un gusto experimentarlo, una bendición vivirlo! Les agradecemos todo su apoyo. Sin embargo, ha caído en oídos sordos, ensordecidos por un mercado con altoparlantes, un mercado irrespetuoso donde se gritan las necesidades urgentes del país, pero se estrellan contra intereses ajenos.

Todos gritan. Nadie escucha. Se acabó la cordura, la sensatez, el respeto. Eso no es un mercado de intercambio libre y voluntario de ideas y acciones positivas, sino un mercantilismo estruendoso. La política todavía atrae a personas así, no hemos salido del feudalismo.

Les escribo ésto para comunicarles con gran tristeza que sí nos vamos a retirar del inmueble que donó mi tatarabuelo, Don Rafael Ayau en 1856 para obras de caridad, y que en 1986 el entonces presidente Arzú nos pidió aceptáramos en usufructo a 50 años. Lo recibimos abandonado, saqueado, en ruinas. Lo arreglamos con la ayuda de los guatemaltecos y resurgió.

Ahora, a los 20 años, cuando se sigue haciendo una obra extraordinaria en beneficio de 400 jóvenes en riesgo diariamente, el presidente Morales lo pide de regreso para Bienestar Social. He buscado por tres veces un diálogo con el presidente, pero no ha sido posible. Le he enviado reportes e informes, pero sin éxito. Con ustedes hemos hecho la lucha por mantenerlo. Hasta pusimos un amparo contra la Procuradora General de la Nación. Pero las autoridades quieren el inmueble.

Esto no tiene nada que ver con la antorcha humana que hicieron en el Hogar (IN)Seguro, que ha quedado impune, pues la orden del presidente es anterior. Pero no ha sido posible el diálogo. Actualmente no se respetan los contratos, se miente impunemente, se calumnia a diestra y siniestra, amenazan hasta con la vida, etc. Ha dejado de ser una lucha útil y digna.

Ustedes son testigos que en 20 años hemos servido a más de mil niños abandonados, que han sufrido los abusos que no están escritos. Los hemos acogido con gran cariño, con amor de familia, dándoles calidad de vida en todos los sentidos, proveyéndolos con la mejor educación y las mejores terapias que recuperan su dignidad perdida y les dan lo que les faltó por su abandono; poniéndolos delante de Dios, de Jesús, el único que sana nuestros corazones y les dice: “si tú padre y tú madre te abandonan, Yo no”, devolviéndoles así la esperanza del amor, dándoles la oportunidad de crecer en su fe cristiana; haciéndolos nuestra familia para que puedan hacer sus propias familias.

Los que ya se han ido regresan como regresa cualquier hijo a su casa donde se le quiere, para las fiestas y aniversarios con sus familias. Los cientos que se fueron adoptados con familias maravillosas, mantienen el contacto con nosotras como hijos que viven lejos. Los que han querido seguir estudios universitarios han tenido la oportunidad y son profesionales exitosos, igualmente que los que han preferido trabajos más técnicos.

Aún tenemos bajo nuestra responsabilidad a nuestros jóvenes mayores de edad, los que estudian semibecados en Rusia: Moscú, Ghzel, Kazan, Bielgorod y también los que estudian en Guatemala en la Galileo, en la Mariano Gálvez y en la U experimental en línea Rafael Ayau (en proceso de aprobación en CEPS) www.ieira.edu.gt.

Y si los Juzgados de Menores lo permiten, seguiremos ayudando a los 12 jóvenes adolescentes menores de edad con todos sus estudios, dándoles casa, comida sana, diversiones y amor de familia. Ellos están con nosotras desde bebés y las leyes nunca permitieron que fueran adoptados.

El Hogar Rafael Ayau pasará entonces a ser administrado para hacer caridad por Bienestar Social o por quien el presidente designe. Si lo desean continuarán las obras que actualmente se hacen, pero bajo su dirección. No todo está perdido. Esta manifestación de apoyo que hemos recibido y agradecemos mil veces, también da esperanza pues aunque en este momento pareciera que los guatemaltecos honestos perdimos esta batalla, los 7.1 millones de nosotros y la prensa en pleno (menos uno) vamos haciendo cambios razonables y sí se puede. Poco a poco, perseverando en lo bueno y lo noble, haciendo oír nuestra voz cuando se pueda, lograremos una Guatemala feliz.

Seguiremos trabajando donde se pueda, cuando se pueda, haciendo alianzas con personas con quien se pueda contar, como ustedes. Seguimos contando con ustedes en todo. Mil gracias a todos. Sigamos adelante construyendo nuestro lindo país. Vivamos con la dignidad de hijos de Dios nuestro Padre, siendo misericordiosos como Él es. Y mantengamos la oración constante que nos protege: Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros.

Los recordamos en nuestras oraciones todo el tiempo. Cuentan con nosotras así como contamos con ustedes. Gracias. Bendiciones para cada uno y mil gracias de parte de nosotras las monjas católicas ortodoxas del Monasterio de la Santísima Trinidad.


13
May 17

¿Quién paga a los que no trabajan?

No es cierto que Salud pague a dos mil empleados que no trabajan.  Somos los tributarios, y entre ellos, tu, quienes pagamos a todos los empleados que no trabajan a lo largo y lo ancho del sector público.

No es por otra cosa que el sector público es el sector coercitivo de la economía.  Cuando tu pagas los salarios de gente que no trabaja, los pagas a costa de tus necesidades y de las necesidades de tu familia.  En el sector público les pagas salarios a gente que no trabaja porque eres forzado a hacerlo.

La foto es de Prensa Libre y muestra a sindicalistas del Ministerio de Salud en una audiencia judicial.


03
May 17

¡Que no haya otra Brenda…y no haya otro Jabes!

Con tanto caos alguien va a hacer algo estúpido, dice el inspector Finch en la película V for Vendetta; y acto seguido un señalador le dispara a una niña y esta cae muerta.   Cuando aquello ocurra, las cosas se van a poner muy mal, añade el policía y en la siguiente escena un grupo de personas acorrala al señalador asesino, que desenfunda su arma para luego recibir un golpe con una llave inglesa por parte de uno de los que lo tienen rodeado. Ese acto desata la cadena de sucesos que llevan el desenlace de la película.

Escucha el podcast aquí.

De esa escena me acordé cuando vi que el miércoles pasado una persona (entonces no identificada) atropelló a un grupo de jóvenes que bloqueaba la Calzada San Juan.  Luego se identificaría al hechor como Jabes Meda Maldonado.  La sucesión de actos en aquél día y lugares fatídicos resultó en la peor de las tragedias cuando Brenda Domínguez, una de las chicas que bloqueaban la vía perdió la vida a causa de las heridas recibidas bajo el automóvil que conducía Meda.

Desde hace ratos –en mayo de 2016 y en junio de 2015– para citar dos ejemplos, he advertido que los bloqueos de calles y carreteras no sólo afectan la libertad de locomoción (así en abstracto); sino que afectan las vidas y los negocios de miles de personas reales, individuales (en concreto). Por eso son situaciones muy volátiles y peligrosas y que lo peor que puede pasar durante un bloqueo, ¡y lo que no debería ocurrir!, es la violencia.

Por su naturaleza, los bloqueos son situaciones muy tensas, en las que la irracionalidad y la violencia pueden encontrar el campo fértil, como triste y desgraciadamente ocurrió en la San Juan.   Además de la muerte de Brenda Domínguez, por lo menos 10 chicos más resultaron embestidos y heridos.

Ahora bien, le corresponde a un tribunal de justicia establecer qué es lo que ocurrió ahí exactamente y quiénes (quiénes, no sólo quién) fueron los responsables de la cadena de sucesos que llevó al desenlace fatal. ¿Está claro que deberíamos tratar de que cosas así no vuelvan a ocurrir?

Parece evidente que hay un consenso con respecto a que quien conducía el automóvil que atropelló a Brenda Domínguez y a sus compañeros están la primera línea de responsabilidad. El piloto tomó la decisión de avanzar y acelerar y embestir a los bloqueadores.

Pero hay una segunda línea de responsables: ¿Quiénes organizaron el bloqueo? ¿Quiénes convencieron a otros de que salir a bloquear la San Juan era una buena idea? ¿Había maestros entre ellos? Brenda Martínez era menor de edad, ¿bajo la responsabilidad de quién, o de quiénes está un estudiante menor de edad cuando se halla en la escuela, o en el instituto cualquiera que este sea? ¿Había estudiantes mayores de edad entre los organizadores? Estos responsables no son los hechores, claro; pero sin su participación activa, o sin su negligencia, el bloqueo y el sucesivo atropellamiento no hubieran sido posibles.

La tercera línea de responsabilidad es la de las autoridades castradas encargadas de hacer cumplir la ley y las de mantener despejadas las vías de tránsito y circulación.  Los bloqueos son  delitos, y cuando las autoridades incumplen con sus obligaciones legales, y permiten que un delito continuado como el bloqueo ocurra y se extienda innecesariamente, su negligencia hace que se intensifique en clima de tensión y que el caldo de cultivo para la irracionalidad y la violencia se haga más nutritivo.

Finalmente hay una cuarta línea de responsabilidad, la de los formadores de opinión y la de las dirigencias que fomentan los bloqueos, las marchas y otras formas de violencia como instrumentos políticos.  Los que no dudan en usar jóvenes y gente modesta, desde lejos, para bloqueo tras bloqueo, marcha tras marcha, generalizar un ambiente de tirantez y estrés sociales que, se suman a los problemas que día a día tiene que enfrentar la gente.  Inocentemente, muchas personas dudan que los bloqueos sirvan para algo, y se preguntan, que, ¿qué ganan los bloqueadores y marchistas? Pues ganan angustia, incertidumbre, tensión y un sentimiento generalizado de estar al borde. En el Hogar seguro virgen de la asunción se llegó al borde; y aquel triste y fatídico miércoles en la San Juan se llegó al borde.

A veces, los chapines sentimos que estamos en una de esas semanas en las que se nos descompone el automóvil, nos abandona la pareja, se nos muere el gato y perdemos el examen parcial.  En esas condiciones, y recordando lo que dijo el inspector Finch: Alguien pude hacer algo estúpido, y las cosas se pueden poner verdaderamente mal. Tal y como ocurrió en la San Juan.

Esto es, en parte (pero no totalmente) a causa de que no distinguimos derechos, de necesidades; ni derechos, de caprichos.  Me explico:

Una característica esencial de un derecho es que su ejercicio no viola derechos ajenos.  Si en el ejercicio de una facultad que yo creo que es mi derecho, violo un derecho ajeno, uno de los dos no es derecho.

Me explico:

Tengo necesidad a trabajar, lo cual implica que otros tienen la obligación de  no impedir que yo busque y encuentre un empleo de forma pacífica y voluntaria. Lo que no puedo hacer, a pesar de tener necesidad de trabajar y el derecho a buscar trabajo libremente, es a forzar a otros a darme empleo.  Si fuerzo a otros a emplearme, violo sus derechos a la libertad y a la propiedad y lo que era mi derecho a trabajar se convierte en una forma de violencia.

¿Otro ejemplo?

Tengo derecho a la libertad de expresión y eso quiere decir que nadie debería impedir, o tratar de impedir que yo diga, o escriba lo que pienso, o creo.  Eso sí, no puedo, de manera alguna, forzar a otros a publicar, difundir, o patrocinar mis ideas, u opiniones, si no están de acuerdo con ellas.  Y ni siquiera si están de acuerdo; pero simplemente no tienen deseos de colaborar con ellas.

¿Un tercer ejemplo?

Tengo el derecho a congregarme y manifestar.  Tengo la facultad de ejercer el derecho de petición.  Incluso puedo manifestar y ejercer mi derecho de petición para solicitar privilegios y hasta disparates.  Pero si en el ejercicio de aquel derecho le ocasiono daños y perjuicios a otras personas, en sus vidas, o en su propiedad, el derecho de manifestar y el derecho de petición dejan de serlo para convertirse en formas de provocación, de agresión, de presión y de violencia.  ¡No existe tal cosa como el derecho a la amenaza del uso de la fuerza, o el derecho al uso de la fuerza para conseguir privilegios, o disparates!  Si existiera, los extorsionistas no serían delincuentes. ¿Verdad?

Voy a apostar a coincidimos en lo que ocurrió en la San Juan el miércoles pasado fue muy malo y muy triste, y que deberíamos evitar que vuelva a pasar.  Voy a apostar a que coincidimos en que los responsables deben enfrentar -con justicia- las consecuencias de sus acciones, u omisiones. ¿Coincidimos en que las autoridades deben proteger la vida, la libertad y la propiedad de todos por igual?  ¿Podemos coincidir en que no está bien usar jóvenes y personas modestas para fines alcanzar nuestros fines?

No se vale derivar, de estas meditaciones, que no se debe salir a manifestar.  ¡Contra la tiranía, contra la corrupción, contra los abusos de las autoridades, para evitar la injusticia, hay que manifestar!  Lo que no es aceptable es violar derechos ajenos durante las manifestaciones, ni dañar, ni perjudicar a otros durante las manifestaciones.

¿Cachas la idea?

¿Podemos coincidir, también, en que debemos evitar acciones violentas, incluidas las amenazas en el uso de la fuerza?  ¿Podemos coincidir en que no es un derecho aquello que causa daños y perjuicios a otros?

A mi me conmueve y me da tristeza cuando mueren jóvenes, especialmente si es en circunstancias evitables; y me conmueve y me da tristeza cuando jóvenes estropean sus vidas por no actuar con prudencia, o por actuar criminalmente. Por las Brendas y los Jabes potenciales que andan por ahí, ¡que no haya una víctima más!