07
May 19

Mercantilismo vrs. capitalismo

Es muy común la creencia que una economía de mercado supone un sistema de gobierno que mantiene un clima favorable a los hombres de negocios, colmando de incentivos a la empresa privada. Algunos políticos, inclusive algunos gobiernos, para ponerse a la moda de hoy, encaminan sus gestiones hacia ese clima que creen que es la esencia de la economía de mercado, escribió Manuel F. Ayau en 1991.

Empresarios que usan leyes para beneficiar sus negocios: de agricultura, de servicios, industriales, bancarios, de construcción, de turismo o comerciales, lo que hacen es mercantilismo; no una forma de capitalismo.

Para referirse al mismo fenómeno, algunos colegas usan frases como capitalismo de amiguetes, capitalismo de plantación, capitalismo excluyente, crony capitalism y otros; pero yo prefiero el término original: mercantilismo.  Esto es porque en el imaginario popular todas aquellas son especies del género capitalismo; pero aunque eso no es cierto técnicamente, el hecho de que las frases lleven la palabra capitalismo hace muy difícil comprender las diferencias.

Dado que la función primera del lenguaje es ayudarnos a pensar, el uso confuso de frases perjudica a aquella función.  Ya lo explicó Ayn Rand: Para ser utilizada como una sola unidad, la enorme suma integrada por un concepto debe tener la forma de un concreto perceptivo único, específico, que lo diferencie de todos los demás concretos y de todos los demás conceptos. Esta es la función realizada por el lenguaje. El lenguaje es un código de símbolos visuales-auditivos que sirve a la función psico-epistemológica de convertir conceptos en el equivalente mental de los concretos. El lenguaje es dominio exclusivo y herramienta de conceptos. Cada palabra que usamos (con la excepción de los nombres propios) es un símbolo que denota un concepto, es decir, que representa un número ilimitado de concretos de cierto tipo.

Cuando hay empresarios que usan leyes para beneficiar sus negocios: de agricultura, de servicios, industriales, bancarios, de seguros, de construcción, de turismo o comerciales, lo que hacen es mercantilismo; no una forma de capitalismo. En su oportunidad, Manuel F. Ayau explicó las características del mercantilismo y aquí te comparto unas:

1, El mercantilismo, así como el socialismo, o el nacionalismo, se basa en lo que Hayek llama constructivismo racionalista. Supone que los hombres pueden planificar la economía en la misma forma que se planifica un negocio, un ejército, una organización religiosa, o la función gubernamental. La intención es conseguir la prosperidad y la justicia (lamentablemente en ese orden) encauzando el actuar de los ciudadanos hacia los objetivos inmediatos escogidos, basados en leyes que los induzcan a actuar como no hubiesen escogido libremente hacerlo, y a abstenerse de actuar como hubiesen escogido libremente. Sin la coerción de la ley el plan sería en vano, pues la gente actuaría con miras a lograr objetivos libremente escogidos, que no necesariamente coincidirán con los planes del gobierno constructivista. De manera que un gobierno constructivista por su naturaleza no puede respetar los derechos, la libertad de los hombres. Tampoco puede tratar a todos por igual, porque perdería el control de los resultados. Obligadamente tiene el régimen jurídico mercantilista que ser casuístico, otorgando ventajas a unos a costillas de otros, etc. Se vive por privilegio y licencia y no por derecho.

2. El mercantilismo es atractivo porque promete seguridad económica a quienes beneficia. Es comprensible que el anhelo de seguridad ha conducido, a través de la historia, a la utilización del poder coercitivo del gobierno como instrumento para evitar competencia potencial o real y así lograr seguridad de las ganancias o mantener seguridad en el empleo, o para garantizar el éxito permanente que en una sociedad libre de mercado habría que conquistar diariamente. Ese abusivo uso del gobierno se pretende justificar con racionalizaciones sobre la conveniencia inmediata del interés general, pasando por alto los principios generales en aras de ser pragmáticos.

3. lL economía de mercado [o capitalismo] se basa en la prevalencia de un Régimen de Derecho (no simplemente de legalidad), que sea efectivo en hacer respetar la vida, la propiedad y los contratos, que se base en la milenaria regla de oro, para que surja una economía de mercado pues contrario al mercantilismo aquella ni se planifica ni se diseña. La intervención del gobierno se dirige, no hacia el logro de resultados, sino hacia lograr que la interacción social sea respetuosa pacífica y los contratos mutua y libremente consentidos. Ello de por sí es una ardua y difícil tarea que el mercantilismo no sólo descuida sino impide.

El clavo de fondo -y ahí es donde entra la similitud del mercantilismo con el socialismo, el nacionalismo y otras formas de racionalismo constructivista- es que los políticos tengan la facultad de legislar para satisfacer las necesidades de los mercantilistas. Sin no se entiende esto, no se entiende el problema. Sin el poder político los mercantilistas  son casi irrelevantes.

La ilustración la tomé de aquí.


15
Mar 19

Sin “Facebook” y sin “Whatsapp”

Aquí estamos todos, tratando de evadir la realidad con una sola red social. Que difícil, escribió la comediante Sofía Niño de Rivera en Twitter, el miércoles pasado cuando estaban caídas Facebook y Whatsapp.

Haz clic en la foto para ir a facebook.com/luisfi61

Escucha el podcast aquí.

Inmediatamente la frase me llevó a otra que es una de mis favoritas en todo el universo mundo: Puedes evadir la realidad; pero no puedes evadir las consecuencias de evadir la realidad.   ¿De quién es esa genial observación? De Ayn Rand.

Todo viene a que estoy casi seguro de que hace más de una década, alguien dijo, en Venezuela, algo así como: Oye pana, esta gente está secuestrando los tribunales de justicia, nos está dividiendo entre buenos y malos y está secuestrando instituciones para modificar la Constitución. Y esa persona fue acusada de ver micos aparejados.

Seguramente, hace más de diez años, alguien dijo algo parecido en Nicaragua: Oye chavalo, esta gente está secuestrando los tribunales de justicia, nos está dividiendo entre buenos y malos y está secuestrando instituciones para modificar la Constitución. Y esa persona fue acusada de ver gatos aparejados.

En aquellas tierras, mientras unos alertaban contra lo que estaba ocurriendo, otros evadían la realidad. Se negaban a ver lo evidente. Se distraían con lo que fuera con tal de no reconocer lo que estaba pasando, y claro, pudieron evadir la realidad, más no las consecuencias de haberla evadido. Hoy, pagan con sangre y miseria. Pero peor aún, el pago lo hacen los más jóvenes, los que no tuvieron la oportunidad de evitar el desastre. Los que no tuvieron voz cuando sus padres, con las dos manos, votaban por el socialismo y evadían la realidad.

Y si alguien dijera, en Guatemala, Muchá, esta gente está secuestrando los tribunales de justicia, nos está dividiendo entre buenos y malos y está secuestrando instituciones para modificar la Constitución. ¿Cuál sería la reacción?

¿Quiénes y cuándo van a pagar con sangre y miseria esa maña de evadir la realidad con la esperanza de evadir las consecuencias de aquella evasión? ¿Ya regresaron Facebook y Whatsapp?

Columna publicada en elPeriódico.


01
Mar 19

Una moral para ser feliz en la Tierra

El propósito de la moralidad es enseñarte, no sufrir y morir, sino disfrutar y vivir; esta afirmación, audaz, contradice bastante de lo que en nuestra cultura se tiene por ético. Entre nosotros, muchas personas tienen como buenas la renunciación, las privaciones, el sufrimiento, el sacrificio y hasta la muere, como el paso necesario para ir a la otra vida.

Si te llamó la atención la frase con la que comienzo estas meditaciones, seguramente te va a interesar la Ayn Rand University App, que puedes googlear y bajar para IOS y para Android………¿ya la estás bajando?

Haz clic en la ilustración para bajar la App

Escucha el podcast aquí.

En ella encontrarás centenares de horas de contenido por Ayn Rand y por expertos en objetivismo, disponibles en cualquier momento y en cualquier lugar.  ¿Cómo me enteré de la App?  Fue el miércoles durante la presentación del Ayn Rand Center Latin America, otro recurso disponible para aquellos de nosotros interesados en la identificación racional de una ética para ser felices y para vivir en la tierra. Puedes buscarlo en Facebook.

Desarrollar aquel tipo de código moral es una tarea difícil y demandante; y durante aquella presentación, Tal Tsfany-que es el CEO del Ayn Rand Institute y autor de Sophie, un libro sobre una niña heroica- sugirió un ejercicio que puede ayudarlo a uno en aquel proceso.  Tal recomienda que cada noche uno identifique y anote algo que haya sido bueno para uno en ese día; y que luego uno identifique qué es lo que significa aquello bueno para uno. Con el tiempo uno podrá identificar valores y patrones y responderse si aquellos valores y aquellos patrones son consecuencias de elecciones racionales hechas por uno, o si son valores y patrones tomados caprichosamente de otros, o exigidos por otros.

Me encantó ese ejercicio y por eso te lo comparto.  ¿Qué tal si, en medio de la confusión en que vivimos, nos atreviéramos a descubrir que nuestras vidas son valores en sí mismos y que es posible no vivir las vidas de otros?  ¿Qué tal si descubrimos que nuestras vidas son acerca de nosotros mismos, y no de otros?

¿Te atreves a bajar la Ayn Rand University App?

Columna publicada en elPeriódico.


02
Feb 19

¡Ten un feliz Día de Ayn Rand!

¡Feliz y egoísta Día de Ayn Rand! El 2 de febrero es el aniversario del nacimiento de Ayn Rand.  Aprovechemos el Día de Ayn Rand para desafiar cualquier premisa basada en el “deber”, para reafirmar el amor por tus valores, y para honrar el principio de que la alegría de vivir es un fin en sí mismo.

https://www.youtube.com/watch?v=7XiBU8geK08

Craig Biddle, en The Objective Standard, nos explica que Rand defendía lo que ella llamaba egoísmo racional: la idea de que uno siempre debe actuar de una manera racionalmente interesada, perseguir siempre los valores que le sirven a la vida por medio del mejor juicio, siempre considerar las consecuencias a largo plazo de sus acciones y nunca cometer un sacrificio (“la rendición es un valor mayor por el bien de uno menor”).

Sostener este principio, explicó, es ser moral; de ahí la virtud del egoísmo. Rand vio esta idea como la clave de la felicidad personal y como la base moral de una sociedad libre. Y ella tenía razón. Si desea vivir su vida plenamente y alcanzar la mayor felicidad posible, debe actuar de una manera racionalmente interesada como un principio inquebrantable. Debe elegir objetivos, actividades y relaciones que sirvan para la vida, y debe buscarlos de manera racional y ambiciosa a lo largo de sus días y años. Hacer lo contrario es vivir menos plenamente, menos felizmente de lo que puedes vivir.

¿Cómo se celebra el Día de Rand o Día del egoísmo? Como dice Harry Binswanger: Haces algo que no haces en cualquier otra fiesta: te das un regalo. La idea es darte el gusto de algo que realmente quieres y que disfrutarás mucho pero que normalmente no comprarías para ti mismo ahora. Cómpralo para Randsday y disfrútalo.

El año pasado me compré un queso que me gusta mucho y que no siempre puedo comprar; otro año me compré una cinta de Aguacatán, que es una pieza textil extraordinaria; otro año adquirí una olla marca Zwilling J.A. Henckels, en fin, cosas que me dan placer. Este año no he decidido, pero algo se me ocurrirá.

En el vídeo, Rand habla sobre la sanción de la víctima, un tema que no pierde actualidad y que es muy atinado en esta efeméride.


29
Nov 18

“El método literario de Ayn Rand”, por Warren Orbaugh

Ayn Rand afirmó que decidió ser escritora, no para salvar al mundo, sino que por la simple y sencilla razón de la felicidad que le producía crear el tipo de hombres y eventos que podría admirar y respetar. La clave de su método literario en sus novelas, dijo, consiste en el principio aristotélico de representar las cosas “como pueden y deben ser”, así comienza Warren Orbaugh su serie de artículos titulada El método literario de Ayn Rand, serie que creo que es muy valiosa y que el lector interesado en la filosofía y en la literatura debería tener a su alcance con facilidad.  Por eso me tomé la libertad de recopilar y compartir, en esta entrada, todos los artículos e irlos actualizando conforme son pubicados.

Las novelas de Ayn Rand son Romántico-realistas. Son Románticas porque se ocupan con valores, con lo esencial, con lo abstracto, con lo universal en la vida humana y con la proyección del hombre como ser heroico. Son “Realistas” porque los valores que selecciona pertenecen a esta tierra y a la naturaleza actual del hombre, y porque los asuntos que trata son aquellos que son cruciales y fundamentales en nuestra época, añade el filósofo y arquitecto Warren Orbaugh.

El propósito principal de sus cinco novelas –”Ideal, “Los que vivimos“, “Himno“, “El manantial“, “La rebelión de Atlas– no fue la conversión filosófica de sus lectores (aunque todas tienen un tema filosófico principal), sino que proyectar y hacer real los caracteres que son los héroes de sus libros. El deseo de hacer visible al hombre ideal fue lo que la llevó a escribir las novelas, y la necesidad de definir lo que hace posible a un hombre ideal, la llevó a formular el contenido filosófico de esas novelas, explica Orbaugh.

Te dejo los enlaces para los demás artículos.

Vimos en mi artículo anterior que Ayn Rand es una novelista Romántico-realista que trajo de vuelta a la literatura los valores y esta tierra al elegir escribir sobre los aspectos más urgentes y fundamentales de nuestra época y usarlos como material en sus novelas, valores que son aplicables a la realidad y que se pueden practicar, por lo que pueden servir de guía al hombre para alcanzar la felicidad y el éxito. Como resultado de esto, sus héroes, predominantemente tienen éxito en sus propias vidas. 3a. Parte.

Vimos en mi artículo anterior que el principio de caracterización de Ayn Rand consiste en caracterizar por esenciales, que es enfocarse en lo universal y omitir lo accidental, lo banal, lo trivial, lo irrelevante, lo contingente, y presentar los principios fundamentales que motivan potencialmente a todo hombre. Evita incluir lo no importante, pues incorporar lo banal, lo trivial, es magnificarlo y darle un estado igual a lo importante, debilitando así lo verdaderamente importante. 4a. parte

La literatura de Rand es «revolucionaria» y «reformista»,  por cuanto su hipótesis no se detiene ante las contradicciones periféricas, sino que localiza enseguida el meollo de las contradicciones, y para resolverlas desde su raíz, postula una subversión total del orden de los acontecimientosconnotando una ideología reformista. Vimos también que por medio de la caracterización por esenciales, agniciones, revelaciones y una gran originalidad muestrala contradicción fundamental de las vidas y valores de los deuteroagonistas de “Idealidentificando al verdadero antagonista al que deben enfrentarse y ante el que sucumben o encaran y superan; y que muestra al verdadero antagonista de la novela “Los que Vivimos” –el sistema colectivista– que como demuestran los eventos en la novela con inexorable lógica, inevitablemente, destruye por igual a todos precisamente por sus virtudes. 5a. parte

La diferencia de otros autores de ficciones distópicasRand comprende que el sistema totalitarista necesariamente se fundamenta en la violación de los derechos del hombre –viola su derecho a la propiedad, a su libertad de actuar según su mejor juicio y a vivir su vida como desee– y por tanto hace imposible la cooperación social, por lo que inevitablemente destruye por medio de la violencia la sociedad y su producto: la civilizaciónhundiendo a los hombres en la ruina económica y condenándolos a una vida de miseria, como lo retrata en “Himno”. 6a. parte

Nietzsche le dio a Rand la raíz de su sentido de vida y primera orientación filosófica, que influencia sus novelas hasta el “Manantial”, donde conscientemente se diferencia de su filosofía, mas no de ese sentido de vida que se resume en la cita nietzscheana que reza “El espíritu noble tiene reverencia por sí mismo. 7a. parte.

Dado que el personaje ideal –Roark es moralmente perfecto, ofrece pocas oportunidades para centrar la historia en un conflicto moral interno, Rand construye el  tema de la trama alrededor de ‘cómo reacciona la gente imperfecta ante el hombre ideal’. De esta forma Rand centro la trama en un conflicto moral interno, tanto de Domique, como de Gail, quienes convencidos de que el mal siempre triunfa en el mundo, rechazan los valores. Sin embargo, finalmente, Howard Roark destruye la habilidad de Dominique y Wynand para auto engañarse, para hacerse creer que no les importa lo que valoran, arrastrándolos de regreso a la realidad, a la necesidad de tener valores y de luchar por ellos. 8a. parte

Otro tema subyacente del “Manantial” es el asunto de la relación entre la integridad eindependencia que Rand expresa, por medio de laantítesiscomparativa a lo largo de la novela, entre el hombre de pensamiento independiente –Howard Roark, y el intelectual de “segunda mano” –Peter Keating.También vimos que el auténtico villano de la novela, Ellsworth Toohey, quien encarna la visión de Emanuel Kant –con su discurso que pregona que la acción dirigida a alcanzar la propia felicidad no es moral– manipula a las personas para destruir sus egos y establecer una interrelación de poder esclavo-amo, donde él pretende ser el amo. Rand expone en la novela como el enfoque nietzscheano, ejemplificado por Gail Wynand, no puede derrotar al kantiano Toohey, quien sólo puede ser derrotado por el Objetivismo, representado por Roark –con su integridadderivada de serintelectualmenteindependiente. 9a. parte

Rand establece el contexto personal de los protagonistas y de los eudoagonistas y sus relaciones entre ellos, sus conflictos y problemas, que el desenvolvimiento de sus vidas ha creado, para en el clímax integrarlo y resolverlo todo. 10a. parte.

Rand provoca al lector del “Manantial” a superarse;a cuestionar la moral del rebaño–la moral altruista de autoinmolación; a pensar por sí mismoy establecer sus propios valores; a valorar la existencia, esta tierra y su propia vida; a ser independiente, racional, creativo y productivo; a ejercer su voluntad de poder superandoobstáculos –en todo el sentido nietzscheano– y alcanzar la felicidad al conseguir y conservar sus valores. En fin, lo invita a reconsiderar su mortalidad, su vida como finita, de duración indeterminada e incierta, lo induce a proponerse vivirla como una obra de arte, creada por él mismo y no a desperdiciarla viviendo una vida de segunda creada por otros. 11a. parte

Rand muestra que el propósito del esnobismo intelectual, este juego nihilista, es destruir la honestidad y autoestima de sus víctimas. Por medio de la destrucción de la capacidad de evaluar objetivamente el mundo y de admirar lo superior, las víctimas de esta perfidia, se ven reducidas a la condición pre-ilustrada de inmadurez, que mina la voluntad y el coraje de usar su entendimiento sin la guía de otro. Una vez logrado esto, espera el victimario que resulte sencillo convertirse en su guía y guardián. La pregunta entonces es: ¿por qué están teniendo éxito los destructores de la civilización en este juego macabro? La solución la encuentra Rand en el concepto de “la aprobación de la víctima”. 12a. parte.

Rand integra la novela “La Rebelión de Atlas”mediante la regla aristotélica de tripartición conocida como táxis o esquema tripartito ‘a b a’. Es como una sinfonía con una obertura, cuyo tema se establece, se desarrolla y se lleva a su conclusión en el movimiento final. Como ejemplo vimos la escena del primer capítulo donde aparece Eddie Willers, el asistente personal de Dagny Taggart, recordando una conversación con ella donde él pregunta: « ¿Qué supones sea lo mejor dentro de nosotros?» En la novela Rand desarrolla este tema hasta que en el desenlace el lector descubre la respuesta, que enfatiza Eddie en el último capítulo recordando esa conversación aludida en el primer capítulo. 13a. parte

El principio unificador de la “Rebelión de Atlas” …conecta las ideas filosóficas y sus consecuencias. La técnica de integración filosófica de Rand la observamos examinando un pasaje, en el capítulo “La Paralización de los Cerebros”, en el que describe la catástrofe en el Tunel Taggart, donde un vagón de pasajeros completo queda destruido con todos sus ocupantes. El desastre es consecuencia de la violación de un principio básico de naturaleza epistemológica y ética: que el hombre debe vivir según su percepción racional de la realidad y que no puede actuar en contra de esta, ni escapar de esta, ni encontrar un sustituto para esta, y que no hay otra forma de vivir. La violación deshonesta de este principio conduce exactamente a la secuencia que lleva a desastres en la vida real como el accidente de Chernobyl, el de Bhopal, o el de la “República Bolivariana de Venezuela”. 14a. parte

En “La Rebelión de Atlas.”Rand presenta a su superhombre: el gigante del intelecto y la productividad, de razón y habilidad, hombre de principios y práctico. Sus héroes son ingenieros emprendedores, particularmente hombres de negocios. También vimos que como hizo en el “Manantial”, para que no quedara duda de que Roark es el superhombre, lo describe así por su enemigo, Ellsworth Toohey, y en la “Rebelión de Atlas se encarga de que no quede duda de que Dagny es la supermujer randiana al describirla por medio de su envidiosa enemiga, Lilian Rearden. 15a. parte

Veamos ahora a otro héroe de la novela: Hank Rearden, el más viejo de ellos, pues tiene cuarenta y cinco años cuando empieza la novela, lucha con un conflicto interno: una sensación de culpa fundamental, cuidadosamente alimentada a lo largo de los años por su despreciable esposa, Lilian. 16a. parte.

Ahora le toca el turno a los villanosEmpecemos con el hermano de Dagny, James Taggart,quien al inicio de la novela cuenta con treinta y nueve años y cuyo nombre significa “suplantador” y cuyo apellido que se deriva de tag”, significa “perseguir”. Es el principal villano de la novela, un nihilista motivado por la envidia a los competentes y el odio a lo bueno por ser lo bueno. 17a. parte

El resto de personajes que conforman la galería de villanos de la “Rebelión de Atlas”, aunque descritos con pocas pinceladas, son usados para enfatizar algún punto importante. Sus nombres apropiadamente bellos en su descripción de cada personaje muestran el ingenio de Rand. 18a. parte.

Muchas de las ideas de Friedrich Nietzsche perviven a lo largo de las obras de Ayn Rand. “La Rebelión de Atlas” no es una excepción. El discurso de Galt, que muestra la filosofía que posteriormente Rand llamó Objetivismo, es una magistral integración sin contradicciones de las mejores ideas de Friedrich Nietzsche, Aristóteles y Ludwig von Mises. 19a. parte.

Hasta aquí hemos visto sobre el tema, la trama, y la caracterización en las novelas de Rand, es decir, hemos visto sobre el “que” de su literatura. Ahora veremos sobre el “como”, es decir, sobre el estilo. El estilo se divide en dos categorías amplias: la selección de contenido y la selección de palabras. 20a. parte.

Vale la pena recordar lo que dije en mi entrega anterior sobre que elestilo se divide en dos categorías amplias: la selección de contenido y la selección de palabras. Veamos una descripción de Nueva York en “La Rebelión de Atlas” en la que Rand comentó sobre su elección de palabras y método de construcción de sus oraciones. 21a. parte.

Examinemos ahora la selección de contenido. El contenido es aquel aspecto de un pasaje dado, sea una descripción, narrativa o diálogo, que un escritor elige comunicar y que implica la consideración de que incluir y que omitir. 22a. parte…y final.

La ilustración es de Tamara de Lempicka y la tomé de Facebook.


07
Sep 18

Misticos de dos clases

¿Te das cuenta? La batalla por la libertad de todos ante la ley la perdimos hace ratos cuando -por no hacer olas con los cuates, o por no pensar en términos de principios- renunciamos a ella y dejamos que los conservadores y los socialistas hicieran suyos temas como los derechos de las mujeres y los de las minorías…y ¿recuerdas? la minoría más pequeña es…el individuo.

¿Qué tienen en común los conservadores y los socialistas, que terminaron juntos en el canasto de los adversarios de la igualdad de todos ante la ley? Como productos de la división entre el alma y el cuerpo del hombre, hay dos clases de maestros de la moralidad de la muerte: los místicos del espíritu y los místicos del músculo, a quienes ustedes llaman espirituales y materialistas, aquellos que creen en la conciencia sin existencia y aquellos que creen en la existencia sin conciencia. Ambos exigen la rendición de su mente, uno a sus revelaciones, el otro a sus reflejos. No importa cuán fuerte se postulen en el papel de antagonistas irreconciliables, sus códigos morales son parecidos, y también lo son sus objetivos: en la materia -la esclavización del cuerpo del hombre, en el espíritu- la destrucción de su mente, explicó Ayn Rand.  Ambos grupos creen que pueden imponerles sus valores y sus códigos morales a los demás, y ambos creen que los individuos no son dueños de sí mismos.  Unos creen que las personas le pertenecemos a su dios (cualquiera que este sea) y otros creen que le pertenecemos al estado; y ninguno de los dos cree que está mal usar el poder de la ley y del gobierno para legislar sobre cómo deberían vivir sus vidas los individuos.

Recientemente, unos quieren que se ejereza la coacción del estado sobre las mujeres que hayan abortado de forma culposa, o sea sin la intención de abortar, por razón de negligencia, imprudencia, o impericia; y quieren prohibir el matrimonio igualitario (virimonio, o femimonio) y quieren que se prohiban programas educativos sobre la diversidad sexual. En tanto que otros quieren imponer el matrimonio igualitario, la ideología de género y la posibilidad de abortar en las primeras 12 semanas de embarazo.

La debilidad de ambas posiciones es su perspectiva colectivista de los derechos (de las mujeres, de las minorías, como si no se tratara de derechos individuales); pero tienen debilidades particulares. Una debilidad de la primera posición es que, mediante la legislación, quiere ponerle un alto al largo proceso de prueba y error que tanto y tan bien ha descrito Friedrich A. Hayek; y al dinamismo que tanto y tan bien ha descrito Virginia Postrel.  Una debilidad de la segunda es que toma el atajo legislativo para remontar el largo proceso de prueba y error y el dinamismo, para implantar políticas y legislación para las cuales la sociedad todavía no está preparada.  Parafraseando a Miguel de Unamuno, en Salamanca, ambas prefieren vencer, que convencer.

En la tradición racionalista y constructivista que la caracteriza, la segunda posición (la mística del músculo, o socialista) -unida al uso y abuso del esperpento como recurso expresivo- no sólo ha estropeado la lucha legítima por los derechos de las mujeres y de las minorías, sino que han despertado al monstruo del conservadurismo religioso (que es el misticismo del espíritu.  Miles y miles se juntaron el domingo en la Plaza de la Constitución y calles adyacentes para dejar bien en claro que: ¡No pasarán! y que la evolución social y el dinamismo terminan donde ellos han plantado la cruz.

¿Y los que no somos de aquellas persuasiones?  Unos callan para no meneallo y para no ofender a sus amigos y parientes conservadores. ¿Y otros? Se enredan porque no piensan en términos de principios y no terminan de entender que lo que es caldo para el pollo, es caldo para el chunto, es decir, que no terminan de entender la idea radical de que las demás personas no son tu propiedad y que ese principio no sólo se aplica al comercio, sino en mataria de conciencia y de proyecto de vida. ¿Y los demás?  Pues aquí…viendo como se pierden oportunidades de oro y cómo podriamos perder la batalla por la igualdad de todos ante la ley,

Una versión abreviada de esta entrada fue publicada en mi columna en elPeriódico.; y la ilustración la tomé de Facebook.


31
Ago 18

¿Grandes los taxistas?

Los taxistas tienen la oportunidad de hacerse grandes, ¿van a aprovecharla? Los taxistas están en la posición perfecta para luchar contra las regulaciones innecesarias y absurdas que les impiden prestar el servicio de transporte sin coerción, ni privilegios.

Y cuando su lucha tenga éxito habrán contribuido –grandemente- a liberar a los chapines de ese ese ambiente en el que para producir se necesita la autorización de quienes no producen nada; en el que el dinero fluye hacia quienes trafican no con bienes, sino con favores; en el que muchos se hacen ricos por el soborno y las influencias más que por el trabajo, en el que las leyes no protegen a la gente contra aquellos, sino que, por el contrario, son aquellos los que están protegidos contra la gente; y ese ambiente en el que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un sacrificio personal, ese ambiente en el que Ayn Rand advirtió que la sociedad está condenada.

Para hacerse grandes y ejemplares los taxistas tienen la oportunidad de resistirse a la tentación de hacer como el labrador ruso que tenía una vaca y odiaba a su vecino porque él tenía dos. Un hechicero le ofreció al primer campesino que le concedería un único deseo. Y ¿qué pidió el labriego? Mata la vaca del vecino le ordenó al brujo.

En vez de exigir iguales condiciones de arbitrariedad y regulación contra los socios de Uber; y en vez de demandar rotulaciones, placas específicas y otros obstáculos, los taxistas se harían grandes si lucharan contra las condiciones que condenan no sólo su actividad comercial, sino a la sociedad entera.  Además, el de Uber y el de los taxistas son dos modelos de negocios muy distintos, que sirven a necesidades y propósitos diferentes no sólo de sus usuarios (que son importantes), sino de los proveedores mismos (que no son menos importantes).

Los taxistas podrían conseguir lugar en los libros de Historia como aquellos que la cambiaron para bien; o quedarse en el bote de los que bloqueaban calles para perpetuar el sistema que condena a la sociedad.

Columna publicada en elPeriódico; y la foto es de Prensa Libre.


13
Jul 18

¿Vas a ir a Filgua?

Date una oportunidad para explorar ideas y mundos, ¿qué tal si te das una vuelta por Filgua?

Si vas, y los encuentras, te recomiendo: Patria, por F. Aramburu; El asesinato de Sócrates, por M. Chicot; Porfirio Díaz, por C. Tello y La cruzada del océano, por J. Esparza.  Esos han sido mis favoritos de este año y de finales del año pasado.

Allá va a estar mi amiga, Mayra, en el espacio de la UFM.  Allí habrá mucho para escoger; y si te interesa el mundo de las ideas, ¿cómo no voy a recomendarte Himno y El manantial, de Ayn Rand?  Por cierto, que esta última novela cumple 75 años de publicación y ayer celebré con un grupo de cuates esa obra tan inspiradora. Si vas a Filgua y quieres retar tu intelecto y abrirte nuevos horizontes, no salgas sin El retorno del superhombre, de Warren Orbaugh.

A veces leo lemas como ese de que un pueblo que lee es un pueblo que progresa; y casi siempre que veo ideas parecidas en redes sociales contesto: Depende de qué lea ese pueblo.  Por eso es importante seleccionar bien en qué libros va a invertir uno su dinero, su tiempo y su intelecto.  Dado que las ideas tienen consecuencias, la sociedad que tenemos está íntimamente relacionada con las ideas prevalecientes entre quienes conformamos la sociedad. Lo cual no quiere decir, claro, que uno no deba explorar un amplísimo espectro de ideas.

En Filgua hay actividades a las que puedes ir luego de tus compras: el lunes 16 a las 6:00 pm presentación de José María de Jesús Reyna Barrios, un presidente olvidado por la historia; el viernes 20 a las 6:00 será presentado el MOOC The School of Salamanca, para explorar el mundo del eLearning; y el sábado 21 a las 4:00 pm presentación de Vida y magnicidio de Carlos Castillo Armas.

Habrá actividades para niños: el martes 17 a las 9:00 am taller para niños en el que elaborarán un códice con fragmentos del Popol Vuh, miércoles 18 a las 9:00 am en el marco del Club Colibrí, para niños, se leerá Los gemelos Tuttle y el lápiz maravilloso; el miércoles 19, a las 9:00 am otra elaboración de códice y a las 7:00 pm foro sobre restauración de libros.

Columna publicada en elPeriódico.


23
Abr 18

“Himno”, para el Día del libro

Hoy, que se celebra el Día del libro, es tradiciónal liberar uno; y liberé un ejemplar de Himno, por Ayn Rand….como en otras ocasiones.Como explica mi amiga, Carmina, escoges un libro de cualquier clase, de cualquier título, de cualquier genero que desees liberar para que otra persona lo encuentre y pueda leerlo.  Escribe lo siguiente en la primera página del libro:  Este libro es libre, cuando lo encuentres es tuyo;  léelo, y cuando lo termines, déjalo nuevamente en otro lugar para que otra persona lo encuentre y pueda leerlo igual que tú.

Luego déjalo en algún lugar público (restaurante,parque,  café, parada de buses, mesa, universidad, panadería, escuels, u otro) donde pueda ser encontrado.

Liberar un libro, dice Carmina, es compartir una experiencia maravillosa y quizás lograr que alguien descubra la magia de leer.

Otra forma de hacerlo es por medio de Bookcrossing; práctica que hacía muy de cuando en cuando.  El procedimiento es parecido, sólo que registras el libro en un sitio Web para seguirle la pista en su viaje.

Himno es uno de esos libros que uno se alegra de haber leído.


02
Feb 18

Día de Ayn Rand o del egoísmo

El 2 de febrero es el aniversario del nacimiento de Ayn Rand.  Aprovechemos el Día de Ayn Rand para desafiar cualquier premisa basada en el “deber”, para reafirmar el amor por tus valores, y para honrar el principio de que la alegría de vivir es un fin en sí misma.

¡Hoy es el Día de Ayn Rand o Día del egoísmo!  Lo celebraré con algo bueno…y como en otras ocasiones voy a comprarme un queso que me encanta (mucho, mucho) ; pero que no siempre puedo comprar. ¿Cómo vas a celebrarlo tu?

Imagen de previsualización de YouTube

¡Feliz y egoísta Día de Ayn Rand!

Ayn Rand, filósofa y novelista, es la creadora del “Objetivismo” – la filosofía del egoísmo racional, una filosofía “para vivir en la Tierra” — y autora de best-sellers como “La Rebelión de Atlas“ y “El Manantial“.

El significado del Día de Ayn Rand es “egoísmo”. Para celebrar el Día de Ayn Rand, haces algo que normalmente no haces en ningún otro día de fiesta: te das un regalo a ti mismo. El Día de Ayn Rand es para que obtengas ese objeto de lujo que anhelas pero que normalmente no compras, o para realizar esa actividad que siempre dejas para más adelante, esa actividad que te encantaría hacer y para la que nunca tienes tiempo.

El Día de Ayn Rand [o Día del egoísmo] es para que recordemos que el placer es una necesidad real, una exigencia psicológica de una consciencia volitiva. Para el hombre, la motivación, la energía y el entusiasmo no son algo que podamos dar por hecho; la depresión patológica no sólo es posible, sino que está creciendo de forma alarmante en nuestra cultura, una cultura que predica el deber y la auto-denigración. La alternativa no es una diversión superficial de corto plazo, sino un placer real, profundo y auto-gratificante. En el Día de Ayn Rand, si haces algo que normalmente considerarías “divertido” o “entretenido”, hazlo bajo una premisa diferente y con un significado más profundo: aceptando el hecho que necesitas placer, que te lo mereces, y que el propósito y la justificación de tu existencia es conseguir lo que quieres – lo que realmente quieres – con plena consciencia y dedicación.

En “El Manantial”, Peter Keating llega a darse cuenta de esto:

“Katie, yo quería casarme contigo. Era la única cosa que realmente quería. Y ese es el pecado que no puede ser perdonado: que no hice lo que quería. La sensación que tengo es tan sucia, tan inútil y monstruosa, como lo que uno siente sobre la locura, porque no tiene ningún sentido ni dignidad, es sólo dolor, y dolor en vano. . . . Katie, ¿por qué siempre nos enseñan que es fácil y malo hacer lo que queremos, y que necesitamos disciplina para refrenarnos? Es la cosa más difícil del mundo, hacer lo que queremos. Y se necesita el mayor tipo de valor. Quiero decir, lo que realmente queremos. Como el que yo quisiera casarme contigo. No el que quiera acostarme con cualquier mujer, o emborracharme, o que mi nombre aparezca en los periódicos. Esas cosas… no son ni siquiera deseos… son cosas que la gente hace para escapar de los deseos, porque es una responsabilidad tan grande, el realmente querer algo”. [pp. 599-600]

No seas un Peter Keating de esos que abundan.  Desafía cualquier premisa basada en el deber, y reafirma el amor por tus valores para honrar el principio de que ¡la alegría de vivir es un fin en sí misma!

Para ilustrar esta  nota iba a poner algo de Rand sobre la felicidad; pero encontré esta que fue su última aparición en público y que es una conferencia titulada La sanción de la víctima.  ¡Que adecuada para nuestro contexto.  Ojalá que la disfruten.

El texto en itálicas es por Harry Binswanger, publicado en HBL en el aniversario del nacimiento de Ayn Rand; y lo tomé de objetivismo.org.