25
Jun 18

Celebración en el Día del Maestro

A lo largo de mi vida tuve Maestros y maestros. Los tuve generosos y buenos; y los tuve despreciables y corruptos. Los tuve sabios y los tuve verdaderamente modestos. Pero el balance es positivo…tuve maestros a los que quise mucho, respeté mucho y admiré mucho. De hecho, ¡tengo maestros a los que quiero mucho, respeto mucho y admiro mucho!  Esta es una celebración actualizada de mis maestros.

Mi primera maestra -en el Colegio San José de la Montaña- fue la señorita Tarsila; y fue ella la que me enseñó a hacer figuras en plasticina, a hacer diseños con lana en brin, y muchas otras cosas divertidas. Julia Camacho -en el colegio homónimo- me enseñó a leer y a escribir, y para ello usaba unas tarjetas blancas con letras rojas. En esa etapa de mi vida recuerdo a la señorita María de la Luz, a la señorita Teresita, y a Miss Bolaños. ¡Y a la seño Anabella, a quien tengo el gusto de ver de cuando en cuando!

En el Colegio Guatemalteco Bilingüe y poco más tarde aparecieron Miss Dina que, de buena fe, creía que yo necesitaba un psicólogo; doña Olga que predijo que  me dedicaría a leer noticias en la radio, o en la televisión; doña Rebeca que me enseñó Historia y que con toda la razón del mundo insistía en que yo debería hacer planas para mejorar mi letra (con doña Rebeca también me encuentro de cuando en cuando); Miss Estercita que era un un amor de gente y que enseñaba Ciencias, Salud y Seguridad y Agropecuaria; Mrs. Lila, Mrs. Benitez, Mrs. Hoffius, Mr. Scully y otros que me abrieron el mundo del idioma inglés.

En la Secundaria, en el Liceo Minerva, doña María Teresa me tomó como su proyecto personal. De esa época recuerdo a la señorita Julieta, de Ciencias y Artes Plásticas; a Christie y a Ponce, de Inglés; al corruptazo de Química; al Vampiro de Estadística; a Chaulón de Física y de Literatura; a Guayíto de Historia del Arte y de Filosofía; a Gustavo, de Psicobiología; y a Pablo Mármol de Sociología. Recuerdo al León Parado, que fue una víctima y a doña Lily que me quería mucho.

En la universidad tuve a los maestros que más influyeron en mí. Los inolvidables, inigualables y estupendos Salvador Aguado, Jesús Amurrio, y Rigoberto Juárez-Paz. Así mismo Rosa María Gomar, Luis Beltranena, Felipe Rodríguez Serrano, y Lissa Hanckel, todos ellos dejaron su huella y como aprecio que lo hayan hecho. Warren Orbaugh y Giancarlo Ibárgüen  nunca me dieron clases; pero su ejemplo y su influencia son muy valiosos todos los días.  Manuel F. Ayau tampoco me dio clases; pero los almuerzos y conversaciones de los lunes, en el CEES eran mejores que clases y su presencia en mi vida -aún antes de que lo conociera personalmente- ha sido la de un maestro, un ejemplo, un ideal, y un guía.

José Luis Cruz Salazar, Ramón Parellada,  Glenn Cox,  María Eugenia de Masis, Regina Wagner, Primina de Mendizabal,  Gonzalo de Villa, Karin de Maldonado, José Antonio Romero y Julio César De León Barbero también han tenido la dura tarea de enseñarme algo. Todos ellos abrieron puertas y ventanas que he disfrutado mucho.

¿Quienes han sido mis mejores maestros? Aquellos a quienes yo les importaba, aquellos que sabían que tenían que tenerme paciencia, los que aguantaron la audacia de mi ignorancia, los que no se desaniman conmigo, los que me empujan cuando me quedo atascado, y los que me honran con su amistad.

Lo que es una lástima es que esta festividad haya nacido como una forma de imposición estatal y que, generalizadamente, se celebre en el contexto del magisterio como una forma de burocracia. Yo creo que los maestros, de verdad, merecen una celebración que no esté manchada por los intereses de buscadores de rentas parasitarias como aquellos que hacen como que enseñan y viven a costa de un sistema que perpetúa aquel parasitismo.

La ilustración es La escuela de Atenas, por Rafael; [Dominio público], via Wikimedia Commons


10
Jul 12

Estudiantes quieren más privilegios a costa de los tributarios

Lo que la dirigencia popular estudiantil quiere, no son asuntos de fondo que mejoren la calidad educativa, o que reduzcan el carácter coercitivo de la educación estatal; lo que quieren es más dinero de los tributarios.  Quieren usar el poder coercitivo de la ley para extraer dinero de los tributarios y obtener asistencia económica para sus estudios.  Más asistencia económica para sus estudios, querrán decir; ya que gozan del privilegio de estudiar (¿estudiar?) en escuelas normales pagadas por los tributarios; y está a su disposición la universidad estatal, también pagada por los tributarios.

Eso es lo que se ve luego de las audiencias que la dirigencia de los estudiantes de magisterio (para integrarse a la burocracia educativa estatal) asistierona  audiencias en el Congreso de la República.

 


07
Abr 11

Los burócratas de la educación fastidiaron el tráfico

Hoy, el Centro Histórico de la ciudad de Guatemala tuvo complicaciones para la movilización vehicular  debido a una manifestación de los burócratas de la educación, dirigidos por Joviel Acevedo.

La caminata comenzó a las 9:00 a.m. desde el monumento a los Próceres de la Independencia de Centroamérica y llegó al Congreso de la República a las 11.20 a.m.

Los manifestantes caminaron por la Avenida de La Reforma y los automolivistas no pudieron utilizar la vía principal hacia el centro capitalino.  En consecuencia debieron usar el carril auxiliar, que resultó insuficiente, y hubo atascos de tráfico.

Una vez más los capitalinos fueron víctimas de Acevedo y sus huestes de burócratas, aunque la dirigencia magisterial descartó  bloqueos en carreteras.  Es posible que fuera en atención a la poca respuesta que tuvo la Asociación Nacional del Magisterio; o para no comprometer a la Administración de Los Colom/Torres en el marco del amparo que un grupo de cámaras empresariales interpuso para evitar que los burócratas de la educación bloquearan carreteras en violación al derecho de libre locomoción de los usuarios de aquellas vías y en abuso injustificable de su derecho a manifestar.

Diversas organizaciones laborales estiman que Acevedo, y forma parte del grupo de dirigentes sindicales afines a la administración socialdemócrata.


25
Jun 09

En el Día del Maestro

A lo largo de mi vida tuve Maestros y maestros. Los tuve generosos y buenos; y los tuve despreciables y corruptos. Los tuve sabios y los tuve verdaderamente modestos. Pero el balance es positivo…tuve maestros a los que quise mucho, respeté mucho y admiré mucho. De hecho, ¡tengo maestros a los que quiero mucho, respeto mucho y admiro mucho!

Mi primera maestra fue la señorita Tarsila; y fue ella la que me enseñó a hacer figuras en plasticina, a hacer diseños con lana en brin, y muchas otras cosas divertidas. Julia Camacho me enseñó a leer y a escribir, y para ello usaba unas tarjetas blancas con letras rojas. En esa etapa de mi vida recuerdo a la señorita María de la Luz, a la señorita Teresita, y a Miss Bolaños. ¡Y a la seño Anabella, a quién he tenido el gustazo de saludar recién!

Poco más tarde aparecieron Miss Dina que, de buena fe, creía que yo necesitaba un psicólogo; doña Olga que predijo que yo me dedicaría a leer noticias en la radio, o en la televisión; doña Rebeca que me enseñó Historia y que con toda la razón del mundo insistía en que yo debería hacer planas para mejorar mi letra; Miss Estercita que era un un amor de gente y que enseñaba Ciencias, Salud y Seguridad y Agropecuaria; Mrs. Lila, Mrs. Benitez, Mrs. Hoffius, Mr. Scully y otros que me abrieron el mundo del idioma inglés.

En la Secundaria, doña María Teresa me tomó como su proyecto personal. De esa época recuerdo a la señorita Julieta, de Ciencias y Artes Plásticas; a Christie y a Ponce, de Inglés; al corruptazo de Química; al Vampiro de Estadística; a Chaulón de Física y de Literatura; a Guayíto de Historia del Arte y de Filosofía; a Gustavo, de Psicobiología; y a Pablo Mármol de Sociología. Recuerdo al León Parado, que fue una víctima y a doña Lily que me quería mucho.

En la universidad tuve a los maestros que más influyeron en mí. Los inolvidables, inigualables y estupendos Salvador Aguado, Jesús Amurrio, y Rigoberto Juárez-Paz. Así mismo Rosa María Gomar, Luis Beltranena, Felipe Rodríguez Serrano, y Lissa Hanckel, todos ellos dejaron su huella y como aprecio que lo hayan hecho. Warren Orbaugh y Giancarlo Ibárgüen  nunca me han dado clases; pero su ejemplo y su influencia son muy valiosos todos los días.   Manuel F. Ayau tampoco me dio clases; pero su presencia en mi vida -aún antes de que lo conociera personalmente- ha sido la de un maestro, un ejemplo, un ideal, y un guía.

José Luis Cruz Salazar, Ramón Parellada, Regina Wagner, Glen Cox,  María Eugenia de Masis, Primina de Mendizabal, Karin de Maldonado, Gonzalo de Villa, José Antonio Romero y Julio César De León Barbero también han tenido la dura tarea de enseñarme algo. Todos ellos abrieron puertas y ventanas que he disfrutado mucho.

¿Quienes han sido mis mejores maestros? Aquellos a quienes yo les importaba, aquellos que sabían que tenían que tenerme paciencia, los que aguantaron la audacia de mi ignorancia, los que no se desaniman conmigo, los que me empujan cuando me quedo atascado, y los que me honran con su amistad.

Lo que es una lástima es que esta festividad haya nacido como una forma de imposición estatal y que, generalizadamente, se celebre en el contexto del magisterio como una forma de burocracia. Yo creo que los maestros, de verdad, merecen una celebración que no esté manchada por los intereses de buscadores de rentas parasitarias como aquellos que hacen como que enseñan y viven a costa de un sistema que perpetúa aquel parasitismo.


23
May 07

Esta payasada es un circo

“Con payasos y felinos, representantes de 30 circos nacionales desfilaron ayer en rechazo a la aprobación en el Congreso de la ley que permite a cirqueros extranjeros presentarse en la provincia”.

¡¿Cómo no?! Si en guatemala todos tienen sus privilegios (empresaurios, sindicalistas, maestros y demás), ¿por qué es que los payasos no iban a querer los suyos?

Los payasos chapines (los de los circos, se entiende) aducen que habrá competencia deleal y que los circos extranjeros cuentan con mejor equipo que los nacionales. Dicen que la gente no tendrá motivación para pagar por los espectáculos nacionales; y que por eso necesitan el monopolio del espectáculo en las provincias.

Al menos los cirqueros guatemaltecos son honrados: admiten que la gente no pagaría por verlos si tuviera mejores opciones y que por eso necesitan su privilegio. Eso, en mi opinión, no los hace menos sinvergüenzas; pero les da un toque de superioridad por encima de otros grupos de interés que hacen creer a la gente sencilla que los privilegios que obtienen son en beneficio del bien común.


26
Abr 07

Abusadores e irrespetuosos

Los maestros-burócratas chapines realizaron bloqueos en la capital guatemalteca y en otros lugares del país. Faltos de respeto y ejerciendo el abuso, los maestros-burócratas causaron daños y perjuicios a miles y miles de personas que, o no pudieron llegar a sus destinos o llegaron retrasadas, debido a aquellos bloqueos. Está visto que a los maestros-burócratas el respeto al derecho ajeno les importa un bledo. Está visto que, para ellos, sus intereses particulares privan sobre los derechos de todos.

La pregunta obligada es: En Guatemala, ¿se impondrá la fuerza sobre la razón…otra vez?


16
Abr 07

Los maestros-burócratas se columpian a lo grande

Leo que “Un comisariato que le costaría al Estado Q44 millones, 10 vehículos para el Sindicato de Trabajadores de la Educación de Guatemala, gasolina gratis, asueto para los trabajadores en su cumpleaños y dos ausencias anuales para celebrar el Día del Maestro, además de no laborar 10 días calendario por causas imprevistas”, son parte de las peticiones incluidas en el proyecto de Pacto Colectivo que prentenden los maestros-burócratas guatemaltecos.

Leo, también, que los cien mil trabajadores del Ministerio de Educación no recibirán el primer aumento salarial anunciado la semana recién pasada, pues la Asamblea Nacional Magisterial ha dispuesto que los Q35 millones que corresponderían al incremento de abril sirvan para pagarle al abogado, Enrique Torres, la asesoría que le ha brindado a la ANM.

Leo, por último, que de forma sospechosa dos colegios le extendieron notas finales a Fidel Arístides Sandino Acevedo, hijo del dirigente sindical de los maestros-burócratas, Joviel Acevedo. Fidel fue reprobado en un colegio y fue aprobado en el otro (en el mismo año).

¡No hay derecho!


17
Mar 07

Mucos

La dirigencia magisterial guatemalteca da grima. Da desazón saber que la niñez y la juventud chapinas están en manos de maestros de tan baja calaña, ¡y tan mucos!, que son capaces de usar la pancarta que fue expuesta por El Periódico el jueves pasado.

Para hacer la historia corta, la Asamblea Nacional del Magisterio organizó una marcha, el miércoles, y en ella, aparte de cometer el abuso de obstaculizar el tráfico, utilizó una enorme pancarta en la figura de una ministra semidesnuda era acariciada por un hombre de traje y con las orejas grandes. Rosa Palacios, una dirigente de los ¿maestros?, salvó la situación cuando se acercó a los que la portaban y les hizo ver la falta de respeto en la que estaban incurriendo y la forma en que denigraban no sólo a la funcionaria, sino a las mujeres en general.

Algo tiene que estar muy mal para que aquellos que tienen a su cargo la formación del “futuro de la patria”, incurran en bajezas tan indignas. Y que conste que no soy un mojigato, ni estoy contra la desnudez. Sin embargo, una cosa es Juan Domínguez, y otra no me fastidies.

Lo que a mi me impresiona mas es que estos maestros contrastan mucho con los que tuve. Yo no me imagino a doña Tere, a doña Rebeca, a Miss Lila, a miss Helma, a Mrs. Benitez, o a doña Olga apoyando las choleradas de la ANM. No me imagino a Mr. Scully, a Chaulón, o a Mr. Hoffius estando de acuerdo con aquellas patanadas. Ni el Vampiro, ni el León Parado, ni Pablo Mármol (los apodos de algunos de mis profes) se hubieran sentido cómodos junto a sus colegas de la manifestación del miércoles.Estos maestros no sólo eran transmisores de conocimientos. Eran mentores, eran modelos a seguir. Eran formadores y eran generosos en su entrega magisterial.

En cambio, los de la ANM son otra cosa.A lgo tiene que estar muy mal; porque pensándolo bien, la bajeza irrespetuosa y ordinaria ha corroído espantosamente a la dirigencia popular chapina. Vea usted, por ejemplo, el caso de las pintas que fueron hechas con ocasión de la visita del presidente George W. Bush.Grupos de manifestantes mucos, pagados o no por un narcotraficante, como se dice por ahí, ensuciaron paredes y monumentos. Estropearon propiedad pública y privada. Con sus playeras rojas y sus efigies del Che Guevara, acudieron a la violencia y a usar lanzallamas hechos en casa. En la tele, vi a una señora especialmente desagradable cuando agitaba sus chiches aguadas frente a las cámaras, en la única escena que debe haberle causado miedo al visitante (en el remoto caso de que la hubiera visto).

Algo tiene que estar muy mal. Vea usted a los estudiantes huelgueros de Xela, que extorsionan y cometen actos de vandalismo contra los vecinos de Quetzaltenango. La Cámara de Comercio de la ciudad altense estima que los ¿estudiantes? reciben unos Q2 millones y medio como resultado de sus actividades destructivas. “Las pintas continuarán mientras los comerciantes se nieguen a contribuir económicamente con las actividades huelgueras del Cunoc. Los que no paguen, ya saben qué les va a pasar”, dijo uno de los mucos encapuchados.

Los vándalos aseguran que donan aquel dinero a organizaciones de beneficencia como la Cruz Roja, aseveración que invita a esta entidad a aclarar si es cierto, o no, que recibe fondos que tienen su origen en las actividades citadas arriba.

Lo más ordinario de entre nosotros medra entre los maestros que forman a la niñez guatemalteca y entre los futuros profesionales que ¿sacarán adelante al país? Demasiados maestros han dejado de ser generosos formadores, para convertirse en activistas rabiosos y en patanes ordinarios. El abogado al que usted le confía su vida y sus bienes, o el arquitecto al que usted le encargue la construcción de su casa, podría ser un extorsionador y un vándalo.En esas condiciones, los chapines nos vemos en la necesidad de revisar nuestras premisas. ¿Es aquello lo que queremos?

Publicada en Prensa Libre el sábado 17 de marzo de 2007


15
Mar 07

Se acumulan las mucadas

La dirigencia magisterial guatemalteca da grima. Da desazón saber que la niñez y la juventud chapinas están en manos de maestros de tan baja calaña, ¡y tan mucos!, que son capaces de usar la pancarta que ilustra esta entrada y que fue dada a conocer por El Periódico.

Mis respetos para Rosa Anabela Palacios, dirigente que se dió cuenta de la falta de respeto y de la indignidad que estaban cometiendo sus compañeros y pidió que aquel esperpento fuera retirado.