06
Feb 19

Se peló Iván Velásquez

Iván Velásquez -el jefe de la CICIG- le pidió a los Estados Unidos de América que fuerce un estado de derecho en Guatemala, según EfeNoticias, divulgado por Emisoras Unidas.

¡Se peló Velásquez!…le salió el cobre.

Está claro que el Comisionado no entiende lo que es un estado de derecho; y está claro que su veta autoritaria (si no totalitaria) y su veta constructivista, tan propias del socialismo, se impusieron sobre el maquillaje democrático con el que ha paseado por aquí.  Al lobo se le cayó la piel de oveja.

A la luz de la petición en cuestión, parece evidente que Velásquez cree que las valoraciones pueden ser impuestas por la fuerza.  ¿De verdad cree que por la fuerza se puede imponer sobre los chapines la valoracion de eso que conocemos como estado de derecho?  Digo, porque -para que florezca en el largo plazo- la valoración del estado de derecho tiene que ser consecuencia de que las ideas acerca del estado de derecho prevalezcan en la sociedad, sobre las ideas de otras modelos de orden.  No puedes llegar a una sociedad y forzar ideas e instituciones.

Eso lo saben los estadounidenses, o deberían saberlo, por su experiencia en el medio oriente y en América latina.

Por la fuerza puedes llegar a una sociedad y ayudarla a deshacerse del tirano que le impide desarrollar ideas e instituciones contrarias al autoritarismo y al  totalitarismo. Eso sí. Pero por la fuerza no puedes imponerle aquellas ideas a una sociedad. Eso lo sabe, o lo intuye cualquiera que entienda la naturaleza de la sociedad y cualquiera que no se tome en serio las alucinaciones totalitarias y constructivistas.

Al respecto, Hannah Adendt, escribió:  a lo que aspiran las ideologías totalitarias no es a transformar el mundo exterior, o a transmutar revolucionariamente la sociedad, sino a transformar la propia naturaleza humana. ¿Cómo? ¿Por la fuerza., como quiere Velásquez?

Una de dos, puedes tratar de hacer realidad un estado de derecho de una forma empírica, basada en la tradición y en instituciones que evolucionan, uno basado en la educación y el convencimiento; o puedes forzar un remedo de estado de derecho basado en la construcción de una utopía. La primera es propia de las experiencias británica y estadounidense; en tanto que la segunda es propia de las experiencias de la revolución francesa, y de los socialismos que costaron tantas vidas en el siglo XX e increíblemtne están costando vidas en el siglo XXI.

En fin…¿en serio se piensa que el estado de derecho se puede imponer por la fuerza?


11
Jul 14

En coloquio: “The Constitutional Political Economy of Statelessness”

140711_statelessness_luis_figueroa_luisfi

The Constitucional Political Economy of Statelessness es el nombre del coloquio en el que estoy participando; un tema rico y fascinante desde muchas perspectivas.

Antes de la celebración del encuentro y de las discusiones hicimos varias lecturas de The Limits of Liberty, por James M. Buchanan; y de The Machinery of Freedom:  Guide to Radical Capitalism, por David Friedman; así como  If Men were Angels: The Basic Analyitics of the State versus Self-Government, por Robert Higgs. También lecturas de Anarchy, State and Utopia, por Robert Nozick.

Leímos The Law of Primitive Man: A Study in Comparative Legal Dynamics, por Hoebel E. Adamson; Constant Battles: The Myth of the Peaceful, Noble Savage; por Steven LeBlanc and Katherine Register; y Peace Making Among Primates, por Frans de Waal. También An-arrgh-chy: The Law and Economics of Pirate Organizations, por Peter Leeson; and Governance and Prison Gangs, por David Skarbek.  Leímos Failed States, por Simeon Dankof, et al; y The Spontaneous Evolution of Cyber Law, por Bruce Benson.

El coloquio se celebra en Indianapolis, organizado por The Liberty Fund, y con la participación de un elenco extraordinario de 15 académicos de Los Estados Unidos de América, Canadá, Noruega y el Reino Unido.  El director del coloquio es Daniel J. D´amico, de la Loyola University New Orleans; y coordinador de las discusiones es Aeon J. Skoble, de la Bridgewater State University.

En la mañana tuvimos las primeras sesiones para discutir a Buchanan, Friedman, Higgs y Nozick; y en la tarde discutiremos los documentos de Hoebel, Le Blanc y de Waal.  He aprendido mucho de los chimpancés, los esquimales y los piratas…y seguramente habrá más durante las discusiones de la tarde.

Si te interesa el tema del anarco-capitalismo te recomiendo las lecturas de este coloquio.

De paso, Indianápolis es importante en una de mis pelis favoritas, que te recomiendo: October Sky.


12
Feb 10

El poder, Los Colom y Les Luthiers

El trono lo quiero para posarme sobre el, y satisfacer mis deseos, los mas sublimes y los mas perversos, en cambio a Maria la quiero para …. caramba, !que coincidencia!

Imagen de previsualización de YouTube

Estos versos, de El rey enamorado, de Les Luthiers, son lo que vino inmediatamente a mi mente al ver, en el noticiario Hechos Guatemala, con el periodista José Eduardo Valdizán, que Alvaro San Nicolás Colom le prometió a su Sandra Evita, hace ocho años, que podría hacer lo que quisiera en el gobierno.

Tanto Enrique VI -el personaje del drama que da origen a estas meditaciones- como San Nicolás, entienden que el trono o el poder, son para satisfacer deseos sublimes y perversos, según uno; y para hacer lo que se quiera, según el otro. La mentalidad totalitaria cree que se llega al poder para usarlo sin límites y para hacer con él lo que se desee, para bien, o para mal.

La mentalidad totalitaria no reconoce límites para el poder y ve a la ley como un obstáculo que le impide hacer uso pleno del poder que, en aquel contexto, le ha sido dado para hacer y deshacer a su antojo. La filósofa Hannah Arendt sabía que esta mentalidad es peligrosa para los gobernados y por eso advirtió que a lo que aspiran las ideologías totalitarias no es a transformar el mundo exterior o a transmutar revolucionariamente la sociedad, sino a transformar la propia naturaleza humana. ¿Cómo iba a ser de otra forma? Si es para mal, la mentalidad que cree que el poder es para usarlo plenamente y sin límites, o para hacer con él lo que se quiera, lo usa para su propio beneficio, para el de sus cómplices y para el de su clientela; y si cree que es para bien, la mentalidad totalitaria usa el poder para transformar a la sociedad -e incluso transformar la naturaleza humana- para que se ajusten a lo que esa mentalidad cree que deberían ser la sociedad y las personas. La mentalidad totalitaria, constructivista y racionalista, cree que el poder es para hacer lo que se quiera hacer en el gobierno.

Cuando estemos en el poder puedes hacer lo que quieras en el gobierno, es una promesa peligrosa. Se empieza con manejar fondos con completa discrecionalidad y al amparo de secreto; pero, ¿dónde se termina?


18
Oct 09

Tres buenas licas en el finde

Tres buenas pelis hemos visto hasta hoy durante el fin de semana. Primero fue XXY, que es la historia de Alex, una niña hermafrodita, de 15 años y su encuentro con Alvaro, el hijo de unos amigos de sus padres. Alex y sus padres viven alejados de bullas, en Uruguay, luego de haber salido de Buenos Aires a causa de la condición de Alex. Aunque muy lenta al principio, XXY se deja ver por lo inusual y controversial del tema, por la fotografía y por las actuaciones. Esta peli represento a Argentina en los Oscar.

La segunda lica del fin de semana fue Rabbit-Proof Fence, que es el drama real de Molly, una aborigen australiana que, en 1931, escapó de las leyes que allá le permitían al estado tomar a los niños mestizos para cruzarlos con blancos y entrenarlos con el propósito de mejorar la raza. Esta es una historia conmovedora que debería alertarnos contra las pretensiones constructivistas y racionalistas; y contra el uso de la ley y de la fuerza para imponer esas pretensiones. Como ejemplo de esa pretensión, al final de la peli, el señor Neville, que es el Chief Protector of Aborigens dice: If only they could understand what we are trying to do for them.
Finalmente vimos La zona, una producción mexicana que llama la atención sobre el descuido irresponsable del estado en cuanto a sus únicas funciones legítimas que son las de proporcionar seguridad y justicia para la protección de los derechos individuales de todos; y sobre las consecuencias de aquella irresponsabilidad. Si no se tiene cuidado, esta peli puede ser interpretada como un argumento contra los barrios cerrados y contra la libertad de defender la vida y la propiedad de uno; pero si uno pasa de las ramas a las raíces, se da cuenta de que esta lica es un argumento a favor del estado de derecho y de que el estado cumpla con aquellas funciones.
Las tres películas están en Take One, la tienda de vídeos en Futeca de la zona 14.

17
Jun 08

Contra la arrogancia planificadora y constructivista

En esta conversación Alejandro Jenkins habla sobre limitación del ser humano para conocer la evolución del sistema económico; y sobre los problemas que enfrenta de poder político para el control social. Habla sobre las limitaciones de la razón para entender los órdenes complejos, y las de la física para comprenderlos.

Habla sobre lo ridículo que es pretender que un economista pueda predecir precios, u otros fenómenos, como si tuviera una bola de cristal. Lo que sí se puede hacer es investigar la lógica de los procesos mediante los cuales se forman los precios, por ejemplo.

Jenkins opina que en la actualidad existe una tendencia positiva que busca reducir la arrogancia planificadora pero que aún hay mucho por hacer.


29
Ene 07

Una ciudad hostil: ya apareció el peine

“El objetivo principal es desincentivar el uso de vehículos”, dijo el concejal primero de la Municipalidad de Guatemala, Enrique Godoy, al confirmar que el Transmetro no solucionará el problema del tráfico vehicular en la calzada Aguilar Batres.

¡Ya apareció el peine, pues! A principios de enero aposté a que lo que esta administración municipal estaba tramando era hacer la ciudad hostil para los automóviles privados. ¡Y lo está consiguiendo!, aunque para eso tenga que imponerle costos adicionales en términos de combustible, desgaste de su carro y tiempo perdido para llegar a su destino a los usuarios de las vías públicas vehículares. Tu Muni quiere obligarte a usar el transporte colectivo.

La arrogancia de los dioses del Palacio de la Loba es tal que pretenden involucrar a los propietarios de estacionamientos privados, en las periferias de la ciudad, para que acepten vehículos de personas que no van a hacer uso de las áreas comerciales de dichos estacionamientos, sino que se verían en la necesidad de dejar ahí sus carros. Y seguro que hasta tendrían el tupé de ponerles precio tope a dichos parqueos.


07
Ene 07

El atolladero

La ciudad de Guatemala es un atolladero; y esta caricatura buenísima de Fo, publicada hoy en Prensa Libre, ilustra el motivo. Mi apuesta es a que esta administración municipal ha dispuesto hacer la ciudad hostil a los automóviles particulares. Alguien, el alguna oscura oficina del Palacio de la Loba, ha de creer que los chapines deberíamos caminar más y que deberíamos usar transporte colectivo, y va a hacer todo lo que sea posible por imponer su criterio. Otro ejemplo más de constructivismo arrogante.