03
Abr 17

¿Lenin ganó en Ecuador?

Escucha el podcast aquí.

Anoche cuando veía los resultados de las elecciones en Ecuador me encontré con la siguiente meditación de mi cuate, Luis Espinosa Goded, desde Quito: No se qué opción me causa más pavor y desesperación, Lenin ha ganado por fraude, o Lenin ha ganado pues le ha votado el 51%. Y comparto sus sentimientos.

Tan horrible sería que el socialismo se enquistara en Ecuador por la vía del fraude electoral, como que el socialismo se enquistara en Ecuador porque la gente cree que es la mejor opción.  El programa de Lenin Moreno es una joya de la retórica del colectivismo y de populismo.  Da tristeza pensar que en unos años los ecuatorianos pasarán por las penas que han pasado los venezolanos, si Lenin Moreno fuera confirmado como el ganador y cumpliera con sus ofertas electorales. Mientras tanto, pendientes del recuento de votos.

Da pavor y desesperación lo que hacen en Ecuador (el oficialismo y los electores que votaron por Lenin), porque todos los días vemos lo que el socialismo le ha hecho a los venezolanos y a las instituciones en Venezuela. Mientras que los venezolanos luchan desesperadamente por salir del socialismo, y de sus efectos inmorales y empobrecedores, y a la vista de las evidencias, ¿quién iba a decir que en el vecindario, los ecuatorianos podrían seguir por el mismo camino del que están tratando de escapar los venezolanos?

Por lo pronto es un error describir lo que ocurre en Venezuela -el deterioro institucional sostenido y el reciente golpe de estado- como un ataque a la democracia; porque ambos y sus efectos, son consecuencia de la democracia.  Es decir: del gobierno de la mayoría. La mayoría llevó a Hugo Chávez al poder y la mayoría lo sostuvo. La mayoría sostuvo a Maduro. En tanto aquellos que valoramos la libertad, el respeto a los derechos individuales, la igualdad de todos ante la ley y la limitación del poder no distingamos entre democracia y república apropiadamente, el populismo y toda forma de colectivismo -incluido el socialismo- seguirán sirviéndose de las masas y de su mandato mayoritario para alcanzar el poder y no soltarlo.

Si algo nos han enseñado los primeros 17 años del siglo XXI es que los socialistas como Hugo Chávez/Nicolás Maduro, Rafael Correa/Lenin Moreno, Evo Morales y Daniel Ortega para mencionar unos, llegan al poder democráticamente con el voto de la mayoría, alteran el orden institucional y constitucional democráticamente con el voto de la mayoría, alargan sus períodos presidenciales democráticamente con el voto de la mayoría y extienden sus regímenes democráticamente con el voto de la mayoría.  Todo a costa de la libertad y los otros derechos individuales, de la igualdad de todos ante la ley, y de los límites al poder.  La máxima democrática es que los intereses colectivos prevalecen sobre los derechos individuales.

¿Cómo logran la mayoría? Sencillamente, aunque no fácilmente.

  • El primer instrumento fundamental es el control de la educación.  La educación estatal es la fábrica de súbditos obedientes y clientes del socialismo.  Ahí es donde se aprende a no cuestionar las decisiones de la mayoría y de quienes dicen representarla.  Ahí es donde se aprende que la expoliación es moralmente aceptable cuando la decretan los que dicen representar a la mayoría.  Ahí es donde se aprenden el colectivismo, el misticismo y la irracionalidad. La educación es el molde de donde sale el pensamiento único.
  • El segundo instrumento es una prensa complaciente.  No siempre complaciente con el grupo específico que controla el poder; pero sí complaciente con los valores que lo hacen posible: el colectivismo, el misticismo y la irracionalidad.  Y complaciente con las políticas que se derivan de aquellos valores:  Más legislación, más controles, más trámites, más expoliación, más centralización, más monopolización, más arbitrariedad y menos libertad, menos propiedad, y menos respeto a los proyectos de vida de las personas individuales. La prensa complaciente es el gran reforzador del pensamiento único.
  • El tercer instrumento es el miedo.  Es un miedo sutil que va creciendo; pero que no llega a violencia como ocurría en el siglo XX.  Los socialistas de ahora no fusilan; pero te cuelgan la espada de Damocles.  Por ejemplo: en la Venezuela bolivariana de los primeros tiempos de Chávez, dudar de los valores y los anhelos bolivarianos era traición a la patria y era muy mal visto.  Era ser amigo del imperialismo.  Y una vez señalado como enemigo de todo lo bueno (el bolivarianismo), quien osara cuestionarlo quedaba marcado y era aislado cuando no perseguido.  En el Ecuador de Correa, los instrumentos fiscales han sido usados para intimidar a periodistas, empresarios y opositores, para citar dos ejemplos.
  • El cuarto instrumento es la neolengua y el uso abundante de palabras comadreja. Las necesidades son presentadas como derechos; la democracia se impone sobre la república; la justicia social sustituye a la justicia; la corrección política sustituye a la libertad de expresión; la verdad alternativa sustituye a la verdad, el conflicto sustituye a la cooperación social; el estado de derecho democrático sustituye al estado de derecho; lo que se entiende por justicia se persigue desde el Organismo Legislativo y no desde el Organismo Judicial; la división del poder se diluye en el partido, o en la persona del jefe del estado; no se distingue la legislación, de la ley; y así podemos seguir.

Milton Friedman explicó que una marea de opinión, una vez que fluye fuertemente, tiende a barrer sobre todos los obstáculos todas las opiniones contrarias y los socialistas lo han entendido bien.  De hecho, los cuatro instrumentos mencionados arriba (que no son los únicos) sirven para crear la marea democrática que les permite perpetuarse en el poder a costa de la república y de los valores que esta representa.

Me detengo aquí porque esto ya se hizo largo.  Mis condolencias a mis cuates ecuatorianos que hicieron todo lo posible por rescatar a su país y a sus connacionales. Condolencias que van acompañadas por una reflexión que vale para otros países que se hallan en condiciones parecidas a las de Ecuador, y para mi país que se halla en un cruce de caminos: En todo conflicto entre dos hombres (o grupos) que comparten los mismos principios básicos, gana el más consistente. En toda colaboración entre dos hombres (o grupos) que se apoyan en diferentes principios básicos, el más maligno, o irracional es el que gana. Cuando los principios básicos opuestos están abierta y claramente definidos, eso obra en ventaja del lado racional; y cuando no están claramente definidos, sino que están ocultos, o difusos eso obra en ventaja del lado irracional.

¿Qué piensas al respecto?

La cita es de Ayn Rand, y estoy seguro de que viene al caso.

Foto por  Andes/César Muñoz. CC BY-SA 2.0, via Wikimedia Commons


10
Mar 14

¡Sorpresa desde El Salvador!

Según las encuestas y predicciones el ex guerrillero y oficialista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional iba a ganar cómodamente las elecciones presidenciales en El Salvador, pero ahí estuvo que no.  Ayer, los salvadoreños sorpendieron a los analistas y observadores…, sorpendieron a sus vecinos y se sorprendieron a sí mismos.  Hasta hace un rato la diferencia de votos entre el FMLN y el opositor Arena, es de sólo unos 6,000 votos.  Los primeros datos indican que el FML obtuvo 50.1% de los votos; y Arena consiguió 49.9% de los sufragios.  Eso es una diferencia de 0.02%.

Voy a atreverme a especular que cabe la posibilidad de que lo que está ocurriendo en Venezuela tuvo algo que ver con que los cheros no hayan acudido masivamente y con entusiasmo a elegir un gobierno que comparte el árbol genealógico del régimen de Nicolás Maduro.  Voy a ser más audaz y voy a expresar que la derrota electoral que recién sufrió Rafael Correa en Ecuador, los hechos de violencia en Venezuela, el No que recibieron los Zelaya en Honduras y el bajón de moto que recibió el FMLN en El Salvador son signos de los tiempos.  ¿Es posible que los latinoamericanos estén aprendiendo algo de la Historia?

Si se confirma que la ex guerrilla volvió a ganar las elecciones en El Salvador, sus apologistas van a decir que no fue un bajón de moto y que ganar es ganar.  Pero la verdad es que ganar con un margen de 6,000 votos es una victoria precaria que van a tener que manejar con mucho buen tino. Si ganar unas elecciones no es recibir un cheque en blanco (aunque los fanáticos de la democrácia así lo suelan interpretar), ganarlas con un margen ínfimo lo es menos.  La victoria eventual del FMLN es algo pírrica y servirá de experimento para ver cómo reaccionan los socialistas cuando están en esas circunstancias.

La oposición salvadoreña también podría aprender algunas lecciones.  La primera es que ya no pueden seguir siendo la derecha clientelista y oportunista. Hacen falta principios y hace falta que sean ejemplares.  El populismo y el socialismo no se combaten con más populismo y con tibieza.  Hacen falta compromiso con los principios, determinación y medidas radicales para devolverles a las personas libertad y las posibilidades de prosperar al amparo de las leyes y de la justicia igual para todos.   Los opositores en otras latitudes también pueden explorar estas lecciones.


12
Feb 14

Locuras del socialismo ecuatoriano

En la lista de productos que el gobierno socialista de Ecuador quiere restringir, por medio de una resolución del Comité de Comercio Exterior, se hallan las leches en polvo, quesos, té verde y yogur; así como carnes curadas y huevos. También están el café molido, hojas de laurel, aceites, jamones. La nómina incluye artículos de cuidado personal como champú, perfumes, lacas para el cabello y dentífricos. También materiales para la construcción y juguetes. La lista incluye 293 productos.

Es el sueño de todos socialista: prohibir y forzar a la gente para que compre, o no compre lo que a los dirigentes se les ocurre que la gente debe poder comprar, o no comprar.   Usar, o no usar.   También es el sueño de todo empresaurio: que los políticos a su servicio les garanticen que no tendrán competencia y que el mercado será todo suyo.

Hubo un tiempo en el que en Guatemala era así.  Había prohibición de importar ciertos productos y en varias ocasiones, los productores de algunos productos han querido que los pipoldermos cierren las fronteras, impongan barreras no arancelarias, o eleven los impuestos para lo que ellos producen.

Imagínate: los socialistas de Ecuador dicen que las leches en polvo y los quesos son artículos suntuarios. ¡El laurel, por favor! ¿Tiene límite la demencia? No.


14
Dic 10

Facta, non verba: perla del Ministerio de Educación de Ecuador

..esclavizar al hombre al bien-tener y al bien-hacer, que lo lleva al bien-estar, olvidando el bien-ser.  Gracias a @gabrielacarlderon por esta perla.  ¿De dónde sacan los socialistas estas babosadas?  No…esa no es la pregunta más misteriosa.  La más intrigante es…¿De dónde sale la gente que se traga estas babosadas?


06
Oct 10

Los malos ejemplos de Ecuador, Bolivia, Venezuela y Nicaragua

En Ecuador, luego del golpe que nunca lo fue, Rafael Correa extendió el Estado de Excepción y mantiene militarizada la Asamblea Nacional.  ¡Nada como aparentar golpes y conspiraciones para afianzarse en el poder y apretar las tenazas!

En Bolivia, una ley contra la libertad de expresión pretende establecer sanciones económicas y pérdida de licencias contra los medios de comunicación que publiquen ideas racistas y discriminatorias. La ley también anula la ley de imprenta o el llamado fuero de prensa que es una garantía ciudadana para la libertad de expresión.  Desafortunadamente los periodistas bolivianos parecen estar tratando este tema como si fuera algo que sólo les atañe a ellos.  En realidad, tanto la libertad de expresión y los mecanismos legales que la protegen, son para todos los habitantes de un país; no para un gremio en particular.

En Venezuela, Hugo Chávez amenazó con confiscar tierras y expropiar una gran empresa agrícola con el propósito de aumentar la producción de alimentos.  Eso me recordó cuando el régimen de Mao Tse tung ordenó sembrar el doble de arroz en la misma cantidad de tierras para duplicar la producción de aquel grano; y cuando ese mismo régimen ordenó que se fabricara acero en hornos caseros para elevar la producción metalúrgica.  Ambos proyectos fueron fracasos que costaron muchísimo más de lo que produjeron.

En Nicaragua el Parlamento ratificó una nueva versión constitucional que avaló un polémico decreto presidencial que prorrogó en sus cargos a unos 20 funcionarios con el mandato vencido.  Para un dictador en potencia, nada como un Parlamento, o tribunales serviles, ¿o no?

Cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar.


01
Oct 10

Lo de Ecuador: esto no es de todos los días

Sea lo que haya sido, hay que admitir que no se ve, todos los días, que un Presidente sea gaseado y correteado por su propia policía.

Rafael Correa y su gente insisten en que las escenas que vimos ayer, en Ecuador, fueron parte de un intento de golpe de estado; pero es muy posible que no haya sido más que una rebelión de policías quejándose porque les quitaron algunas prebendas.

Fuera lo que fuere, yo digo que no hay que quitarles el ojo a Venezuela, Ecuador, Nicaragua y Bolivia.

He aquí un análisis de lo que ocurrió, por @gabricalderon.  Un reporte de Mary Anastasia O´Grady, en The Wall Street Journal arroja más luz sobre lo que ocurrió y está ocurriendo en Ecuador.


01
Oct 10

Algo está ocurriendo en Ecuador

Todo está confuso; pero de plano que algo está ocurriendo desde las 11:00 a.m.  Estoy siguiendo a @gabricalderon y a @carlosjijon para tratar de obtener información desde el lugar de los hechos.


23
Dic 08

¡Los conejos! Nooooooooo

¡Chispas!, si le impresionaron la canciòn de la cerveza y la Tigresa del Oriente; vea usted a Mi conejito, por Los conquistadores:


06
Mar 08

No, a la guerra

¿Quién, con dos dedos de frente, puede querer una guerra? La guerra “es destructora y aniquiladora…es un mal que perjudica a todos, al vencedor y al derrotado”, observó sabiamente Ludwig von Mises en Nation, State and Economy. Y en The Economics of War, advierte que la guerra “es terriblemente cruel; no perdona a los infantes ni a la mujer gestante; no discrimina en cuanto a matar y destruir. No respeta los derechos de los neutrales. Millones de personas son muertas, sometidas a esclavitud, expulsadas de los países donde nacieron y vivieron sus antepasados durante siglos. Nadie puede predecir que pasará en el próximo capítulo de esa lucha interminable”.

Yo sugiero que el conflicto que se gesta en Suramérica debe ser separado de los contextos nacionales. Como veo las cosas, aquel no es un enfrentamiento entre Colombia y Ecuador, con la participación entusiasta de Venezuela. Ni es uno entre colombianos, ecuatorianos y venezolanos. Una dimensión más amplia y profunda lleva a pensar que este es un encontronazo más entre las pretensiones de dictadura y el estado de derecho; entre el terrorismo y el derecho. Entre Correa-Chávez-Marulanda, y la gente decente.

Va a ser un error tremendo si el conflicto es analizado y entendido a niveles nacionales, sin tomar en cuenta los detalles y matices que sí importan. Si es malo que un ejercito penetre en territorio ajeno sin permiso, es inmensamente inmoral que un estado le de protección y resguardo a bandas de narcoterroristas, como son las FARC.

Por supuesto que no estoy a favor del pacifismo abúlico que permite la abundancia de tiranos y dictadores; pero la guerra debe ser evitada hasta el último momento, sobre todo cuando no es para defender la libertad y sólo podría servir para favorecer la megalomanía de gente como Hugo Chávez, o Rafael Correa.