03
Sep 17

Lo que hacen con tu pisto

Los políticos y burócratas chapines son como aquel sujeto que viaja a Cancún, con dinero que no tiene, a gastar lo que no puede, para impresionar a gente que no conoce.

Con dinero tomado por la fuerza, de los tributarios (por supuesto), el gobierno de Guatemala será donante (leíste bien: donante) en un fondo creado por gobiernos asiáticos para reducir la desigualdad.  No para multiplicar la riqueza, sino para reducir la desigualdad.

El presupuesto de los políticos y burócratas que controlan el gobierno, para el año entrante, acaba de ser anunciado en Q.87,000 millones; en tanto que la meta de recaudación de la Superintendencia de Administración tributaria será de Q62,000 millones. ¿Notaste lo enorme de la brecha? Pero eso sí, el gobierno de Guatemala, que siempre anda con la mano extendida pidiéndo préstamos y donaciones a tributarios extranjeros, ahora se da el lujo de donar (con el pisto que te quitaron sus políticos y burócratas).

Por cierto, ¿de cuánto crees que es la ejecución del presupuesto del Ministerio de Desarrollo social: De sólo 14%.

Con aquellas cifras, ¿cómo se justifica moralmente que el gobierno use el dinero de los tributarios chapines para aquella aventura asiática?

La ilustración la tomé de Facebook.


19
Jul 16

Los semáforos de la vergüenza

semaforo-india-luis-figueroa

Por si te quedaba duda de si la cooperación internacional es una burla contra los más pobres, date una vuelta por la Avenida de las Américas y verás el semáforo que ilustra esta entrada.  El letrero dice Donado por el gobierno de India.

La última vez que chequeé India es un país con muchísima gente que vive en niveles de pobreza inhumanos (como ocurre entre nosotros); no sólo en el campo, sino también en las ciudades. Mis imágenes de India no son sólo las de una cultura fascinante, las del Tah Mahal, o las de mesas espléndidas llenas de curris y maravillas así; son de calles llenas de mendigos y de pueblos polvorientos. India tiene mucho potencial y está en crecimiento; pero fundamentalmente es un país pobre. Se estima que allá hay 179.6 millones de personas que viven en la pobreza.

  • ¿Qué hacen los políticos indios distrayendo dinero de los tributarios indios para regalarle semáforos (¡que han de ser carísimos!) a la ciudad de Guatemala?
  • El dinero de los indios, que sus políticos usan para saludar con sombrero ajeno en Guatemala, ¿no debería ser usado -con prioridad- para aliviar la pobreza y atender necesidades de los indios?
  • Los semáforos de Las Américas no son donados por el gobierno indio; son donados por los tributarios de aquel país…¿sabrán los tributarios indios pobres para qué sirven los impuestos que pagan y que les cuesta muchísimo ganar?
  • Tu Muni…voy a suponer que los semaforos esos los pone Tu Muni…Tu Muni, ¿les pidió los semáforos a los políticos indios, o los políticos indios tuvieron la idea de obsequiarlos de motu propio? ¿El gobierno de Guatemala pidió los semáforos?
  • Pero peor aún…¿habrá en alguna ciudad india semáforos donados por el gobierno de Guatemala, o por Tu Muni y los tributarios chapines no hemos sido informados de ese abuso? Sería abuso porque aquí hay necesidades que no son satisfechas por supuesta falta de recursos económicos, cuando es obvio que no hay tal falta de recursos.

Por respeto a los tributarios indios, esos semáforos deberían llamarse Los semáforos de la vergüenza.


13
Nov 15

¿A dónde irá, veloz y fatigada?

Imagen de previsualización de YouTube

Aquí se les tocan las golondrinas a los que se van: ¿A dooónde iraaá veloooz y fatigaaada, la golondriiina que de aquiií se vaaa.  Así que para la embajada de Noruega: Las golondrinas.

La embajada de aquel país fue instrumental durante el proceso de paz.  Fue clave para rescatar a la exguerrilla de la irrelevancia en la que había caído luego de que sus patrones en la URSS–vía Cuba– hubieran cerrado la tienda y los dejaran chiflando en la loma.  Lo que ya no les dio tiempo de hacer a los noruegos –ni a otros– fue rescatar a la exguerrilla de su intrascendencia luego de que en las últimas elecciones su coalición alcanzara 2.11% de los votos, a duras penas.

El excandidato presidencial de la URNG pregunta si el cierre de aquella embajada es el fin de la paz; y sospecha que no se debe a razones financieras –como dijo la representación diplomática –, sino a algo mucho más profundo.  Por su parte, el analista Roberto Wagner observó que el cierre de embajadas de Noruega ha ocurrido en países en los que el gobierno de aquel país ha hecho inversiones fuertes y se preguntó hasta qué punto el cierre obedece a una evaluación de resultados.  Me pregunto si el apoyo noruego al proyecto revolucionario por medio de la violencia, y mediante el uso del sufragio universal (¿Tal vez motivados por las leyes de Jante?), no produjo los resultados esperados.  ¿Quién sabrá?

La de Noruega no es la única embajada europea vinculada al proceso de rescatar a la guerrilla, que ha abandonado Guatemala.  En enero de 2012 la embajada de los Países Bajos pasó a retirarse, ¿Porque Guatemala no valía el costo de estar aquí, o porque evaluaron los resultados de sus proyectos y se dieron cuenta de que no había relación entre costos y resultados?  Vaya uno a saber.

Por cierto que en abril 2008 Holanda tuvo que ofrecerle disculpas al gobierno de Guatemala por las declaraciones impertinentes del embajador Kempes con respecto a temas tributario.  Este hecho es notable ahora que Iván Velásquez, de la CICIG, se metió a recomendar más tributos,  justo cuando apenas estamos atisbando la dimensión del saqueo al que hemos sido sometidos los chapines.

Columna publicada en elPeriódico.


04
Mar 15

La presencia de Biden y el servilismo

11042970_910478778986133_4325043118930010495_n

Joe Biden, vicepresidente de los Estados Unidos de América vino presionar para tres cosas:

1. Que la presencia de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala sea prorrogada (a pesar de su fracaso);

2. La continuación de la Guerra perdida contra las drogas (a pesar de que en Washington D.C., la sede de su gobierno, el uso de la marihuana ha sido descriminalizado); y

3. Que se detenga la migración de guatemaltecos a su país (a pesar de que allá hay muchos empleos para los chapines que deciden buscar una vida mejor).

¿Cuál fue su argumento más persuasivo? Un millardo de dólares (muchos de los cuales son en préstamos que tendremos que pagar los tributarios) y que irán a parar a un Plan de Prosperidad mediante el cual  muchos de los que lo administrarán podrán comprar casa en Monterrico, yate para el Río Dulce, o finca en quién sabe donde.  Sospecho que será así, pero puede que me equivoque.

A muchos que les incomoda que Biden (o cualquier otro funcionario extranjero) venga a exigir cosas; pero…vienen porque los llamamos (¿Notaste que la palabra llamamos está en itálicas?).  Vienen porque nuestros mandatarios los reciben con cara de Oliver Twist pidiendo más avena;

oat_gruel_Oliver_Twist_1948

cuando no los reciben como Samantha, en Sex and the City:  desnudos sobre una mesa y cubiertos con sushi.

samantha-body

La verdad es que personajes como Biden e intereses mezquinos como los citados arriba sólo tienen éxito porque los mandatarios locales siempre están bien dispuestos a doblar la cerviz y poner una rodilla en la tierra a cambio de dólares, o euros.  Mientras los mandatarios y quienes los eligen sean mendigos, o regalados, ¿por qué no habría un desfile de Bidens  listos para imponer sus agendas a cambio de unos pesos.

Y esto, por cierto…si no es diplomacia del dólar, ¿qué es?

La foto de Biden y los presidentes del Triángulo norte es de El periódico; la de Oliver la tomé de aquí; y la de Samantha, aquí


30
May 13

Acerca del poder de las ONG en Guatemala

Las organizaciones no gubernamentales han abarcado cada vez más parcelas de poder en países con instituciones frágiles, como Guatemala.  Algunas desarrollan un trabajo socialmente útil, pero otras se dedican a actividades más prosáica, aprovechando la falta de controles de los donantes, dice la investigación titulada El poder de las ONG en Guatemala, por Maite Rico y Bertrand de la Grange, publicada por el Real Instituto Elcano.

Las ONG se han convertido, desde hace años, en parte consustancial del paisaje cotidiano de Guatemala, como los volcanes, la delincuencia, o los autobuses multicolores.  Mas de 500 organizaciones locales han ido ocupando los territorios desatendidos por un estado débil e inoperante, y pocos de los 12 millones de guatemaltecos no han escuchado los términos “proyecto”, “financiación”, o “desarrollo integral”.  La ausencia de fiscalización ha permitido que en ese piélago humanitario  florezca la picaresca, y que el rótulo de “ONG” sirva de tapadera paranegocios, corrupción y tráfico de influencias, como han puesto de manifiesto escándalos recientes. Del análisis crítico tampoco salen indemnes las organizaciones de derechos humanos, cuya “lucha contra la impunidad” suele disfrazar intereses políticos ycorporativos. Arropados por la comunidad internacional, estos grupos han conformado un poder paralelo que condiciona las agendas de los gobiernos de turno, explica la investigación que concluye con la siguiente admonición: los donantes tienen la responsabilidad de vigilar y pedir cuentas a unas entidades que se están convirtiendo en un lastre para la consolidación del estado de derecho.

El enlace está arriba por si te interesa el tema.


05
Feb 13

El socialismo escandinavo sólo es para los que se dejan

En los años 70 y 80 Escandinavia era la prueba viviente de que el socialismo sí funcionaba.  Es más, era la prueba viviente de que, para funcionar, el socialismo no necesitaba de acudir a la violencia y a la exterminación (como ocurría con el nacionalsocialismo en Alemania, o con los experimentos socialistas de Pol Pot, en Camboya; ya no digamos con los de Mao, en China; o los de Lenin y Stalin en la Unión de Republicas socialistas soviéticas).  Escandinavia era la prueba viviente de que se podía ser socialista en paz y prosperidad.

Escandinavia era la prueba viviente de que se podía llevar al socialismo a extremos impensables, sin que hubiera efectos secundarios negativos. Para citar un ejemplo,  Astrid Lindgren, la creadora de Pippi Longstocking  fue forzada a pagar el 102% de sus ingresos en impuestos; y en Suecia, el gasto público llegó a ser 67% del Producto Interno Bruto.  Suecia, claro, cayó de ser el cuarto país más rico del mundo, en 1970; a ser el décimo cuarto en 1993.

Pero el socialismo escandinavo cambió porque los escandinavos se dieron cuenta de que con sus políticas de imponer tributos y gastar se estaban yendo por el despeñadero.  En Dinamarca y Noruega los hospitales públicos pueden ser admnistrados por empresas privadas.  China, que para crecer y prosperar no se volvió más socialista, sino que pone en práctica políticas capitalistas, ve a Noruega como un modelo.  Noruega, sin embargo, es un caso peculiar; mientras que sus vecinos escandinavos avanzan hacia el mercado libre, Noruega prefiere algo llamado capitalismo de estado; política que huele fuertemente a crony capitalism, o a mercantilismo.  Y esta preferencia se debe a que Noruega es riquísimo en petróleo.  Y así…¿quién no?

Todo esto viene porque Heikki Holmas, ministro de Cooperación Internacional de Noruega vino la semana pasada a pontificar.  A mí eso me incomoda porque el gobierno noruego tiene una tradición larga de financiar grupos al margen de la ley en Guatemala, incluida la guerrilla que durante 36 años trató de imponer la dictadura del proletariado en este país.  Me incomoda porque es muy fácil pontificar acerca de la redistribución de la riqueza cuando se es uno de los más importantes países productores de petróleo.  Y me incomoda porque es deshonesto predicar socialismo cuando ya se conocen sus efectos en carne propia y se huye de él como de la peste.

Noruega y Escandinavia toda han estado desmantelando el socialismo que los empobreció y poco a poco se han vuelto más capitalistas (aunque sea el ominoso cronny capitalists).  Y el socialismo que predican -y recetan a cambio de pitanzas- es para los pendejos que se dejan.  O nos dejamos.


09
Ago 12

¿En qué usarías Q7 millones que tomaste de otras personas?

A ver, con Q7 millones, ¿cuántas escuelas, o centros de salud crees que puedan ser equipados en Sololá, Totonicapán, Alta Verapaz, o Huehuetenango? ¿O en Jutiapa, Jalapa, El Progreso, o Chiquimula?

En eso me puse a pensar que el Ministerio de Cultura se gastará Q7 millones en poner un reloj frente al Portal del Comercio.  No todo ese costo será pagado por los tributarios chapines -a expensas de alguna escuela, o algún centro de salud.  La noticia dice que la mayor parte será pagada por los tributarios alemanes que, ¿estarán contentos de cargar con los griegos y los españoles, además de tener que contribuir para poner un reloj en Guatemala?  Digo…¿estarán contentos de que su dinero sea usado para poner un reloj en la ciudad de Guatemala cuando hay tantas carencias entre los más pobres?

La noticia está en la página 2 de El Periódico de hoy.


11
Ene 12

Deberían cuidar el dinero de sus tributarios

En medio de una gran crisis económica y financiera, los tributarios europeos y estadounidenses pasan penas para conservar su nivel de vida, cumplir con compromisos, pagar deudas y encima pagar impuestos. Muchos de los cuales van a parar a los bolsillos de políticos, funcionarios y empresaurios corruptos e ineptos en Guatemala y en los países en desarrollo.

En aquellos tributarios pensé cuando leí que la falta de coordinación entre las dependencias del ejecutivo, la excesiva burocracia y la ausencia de controles en la eficacia de determinada ayuda internacional, entre otras disfuncionalidades, desmotivan a los cooperantes.

Sobre este tema me acaban de recomendar Blanco negro busca a negro pobre; que no he leído, pero se ve bueno.

Si yo fuera tributario de un país cooperante, en el cual hubiera estado de derecho, exigiría que cesara el uso de mis impuestos para financiar regímenes corruptos e ineptos como el de Los Colom/Torres-Espada. ¿Y tú?

cooperación internacionalComentarios desactivados en Beerfeltz, “¡Raus!”
29
Ene 11

Beerfeltz, “¡Raus!”

¡Raus!, nos decía a los niños, mi abuela Frances, cuando estábamos fastidiando.  Y esta es la oportunidad de los guatemaltecos para decirles ¡Raus! a los alemanes metiches y shutes como Hans-Jürgen Berfeltz.

El boche Beerfeltz, viceministro de Cooperación alemán quiere que sea elevada la carga impositiva que pesa sobre los tributarios guatemaltecos, a cambio de que los tributarios de su país continúen financiando la piñata de la administración socialdemócrata de Los Colom.  Esta es la oportunidad de los chapines para decirles a los burócratas alemanes que gracias, pero no gracias. Que sus compatriotas no tendrían que acarrear una carga tributaria de 38% si no anduvieran por allí, financiando gobiernos corruptos en Africa, América Latina y otros.

Está bien, digamos que hay que hacer una reforma fiscal.  Sin embargo, esta debe empezar por:

1. Una eliminación de todos los programas que significan tranferencias de recursos a grupos de interés particulares.

2. Una eliminación de todos los programas que tienen propósitos electorales.

3. Una mejora sustancial y perceptible de la administración pública para evitar el desperdicio y la mala administración.

4. Una erradicación perceptible de la corrupción y de los abusos.

Una vez saneado el costo de tener gobierno, entonces se puede entrar a discutir si los ingresos de la Administración son suficientes, o no; y si es necesario que los tributarios sean castigados con más impuestos.

Sin aquellas condiciones, cualquier pretensión como la de Beerfeltz es absurda y abusiva.  Por otro lado, dado el carácter perverso de la cooperación internacional,   la ocasión que nos presenta el Viceministro es invaluable.

Sobre la naturaleza pervertida de la ayuda internacional, les recomiendo el artículo The Impoverishing Effects of Foreign Aid, por Manuel F.  Ayau; así como los libros ONU, historia de la corrupción, por Eric Frattini; El espejismo humanitario, por Jordi Raich; y Lords of Poverty: the Power, Prestige and Corruption of the International Aid Business, por Graham Hancock.


29
Oct 10

Corrupción, tributarios, donantes y crisis

En los Estados Unidos de América, en Europa y en todo el mundo hay una crisis económica que ha reducido significativamente el nivel de vida de quienes han perdido sus trabajos, están subempleados, han perdido sus ahorros o han perdido en parte o totalmente sus negocios.  La crisis ha empobrecido a millones y millones de personas a las que cada vez les cuesta más y más cargar con el peso tributario que les imponen los políticos.

Yo me imagino que muchos de aquellos tributarios golpeados, en países como los Estados Unidos, España, Japón y otros donantes, más de una vez se preguntarán que por qué es que si ellos están pasando penas,  tienen que pagar impuestos para subsidiara políticos corruptos en lugares como América Latina, o Africa para poner dos ejemplos.

En eso pensé cuando leí que los EE.UU. detectó sobrevaluaciones en la solicitud de apoyo que, por $7.5 millones o Q60 millones, les pidió el Ministerio de Trabajo de Guatemala a los tributarios de aquel país del Norte.  Ese dinero serviría para comprar computadoras, vehículos y otros equipos modernos.  Ante las anomalías, el gobierno en D.C. se vio en la necesidad de enmendarles la plana a los políticos socialdemócratas chapinies y a sus funcionarios, de modo que el monto fue reducido a $5.6 millones o Q45 millones.  ¿Qué iba a pasar con los $1.9 millones o Q15 millones que el equipo de Los Colom quería de más?

El Ministro del ramo dice que el ajustón fue porque los gringos son muy acuciosos; pero yo coincido con Pepe Pinzón de la Central General de Trabajadores de Guatemala, que dice que la corrección apunta a que podría haber un mal aprovechamiento de los recursos por parte del Ministerio; y coincido con Juan Pablo Carrasco, de la Cámara de Comercio Guatemalteco Americana, en el sentido de que el asunto es poco serio, carece de transparencia y es penoso.

Y me pregunto: ¿Cuánto del dinero de los tributarios de los EUA, Europa, y Asia se desperdicia cuando no se detectan cosas así? ¿Cuántas familias en aquellos países y continentes pasan penas para financiar la corrupción en países del Tercer Mundo?