10
Jun 18

Actividad mañanera en volcanes de Fuego y Pacaya

Esta mañana, tanto el volcán de Fuego, como el volcán Pacaya estaban lanzando columnas de cenizas y arena.

La actividad en Pacaya cesó, pero el volcán de Fuego sigue emitiendo material.  Hice una transmisión en Periscope y si quieres verla haz clic en la foto, o aquí.

Hace ocho días fue la erupción que ha dejado más de 100 muertos y destruyó poblaciones como El rodeo y San Miguel los lotes.

Por cierto, el primer registro histórico de una erupción del volcán de Fuego se halla en el Lienzo de Quauhquechollan.  Este fue pintado ca. 1530 por los quauhquecholtecas, de México, para contar como es que ellos -en sociedad con unos que venían del otro lado del océano- habían conquistado los señoríos que se hallaban en lo que hoy conocemos como Guatemala.


09
Nov 10

¡Piña para la niña!

En Rancho Fortaleza y con el apoyo de Students in Free Enterprise, un grupo de cultivadores de piñas emplean sus conocimientos técnicos y científicos para mejorar sus productos y elevar su calidad de vida.  Este proyecto podría recibir un premio de Q 1,000,000 de la Fundación Juan Bautista Gutiérrez si usted envía RONY al 4067 por medio de su móvil.  Y también si visita fundacionjbg.org.

La foto muestra un sembrado de piñas en el Lienzo de Quauhquechollan.  El lienzo fue pintado ca. 1530; y como las piñas no son nativas de Centroamérica, sino de América del Sur, su presencia en este documento implica que para aquellas fechas ya había comercio entre Sudamérica y el Istmo.  ¡Y que los habitantes de estas tierras ya cultivaban piñas desde entonces!


08
Sep 10

¿Y si aprendemos de la erupción del Sinabung?

El Monte Sinabung, en Indonesia, estuvo dormido durante 400 años; y el viernes pasado se despertó. Hoy volvió a hacer erupción y cubrió con ceniza a pueblos que están a más de 25 kilómetros de distancia.

La erupción de la semana pasada agarró desprevenidos a los científicos que, con 129 volcanes activos en aquel vasto archipiélago, no estaban monitoreando a aquel gigante inactivo.

Hay que ponerles atención a los volcanes inactivos; sobre todo en regiones que, como Guatemala e Indonesia, están localizadas en el anillo de fuego y están densamente cargadas con aquellos colosos. Aquí en Guatemala y a sabiendas de que cosas así pueden pasar, ¿hay un plan por si despierta alguno de nuestros más de 30 volcanes dormidos?

Gracias al cuate, Sam Bonis, por la pista. La foto es del Lienzo de Quauhquechollan.


25
Mar 10

¿Una "desktop" en el Lienzo de Quauhquechollan?

¿Es este un hombre escribiendo en una desktop c. 1530? Lo cierto es que no. En el Lienzo de Quauhquechollan, cuando hay dos personas intercambiando cosas dentro de un círculo, eso quiere decir que en ese lugar hay un mercado o tianquiztli. Este mercado se halla cerca de Quilizinapa, una laguna que quedaba cerca de donde hoy está ubicada La Antigua Guatemala.


Los mercados no sólo eran importantes por razones comerciales, sino también porque allí se hacían públicas las noticias de la comunidad.

Gracias a mi amigo Warren, por la pista.

08
Mar 10

Cosas para el Día de la Mujer

Como aveces uno tiene la impresión de que todo cambia, mientras que todo sigue igual, hoy que se celebra el Día de la Mujer me acordé de esta escena en el Lienzo de Quauhquechollan.

A orillas del río Samalá y cerca de Olintepeque -mientras que los españoles observan sentados y uno de ellos, aparentemente, se abanica- los guerreros quauhquecholtecas danzan y tocan instrumentos musicales. Al mismo tiempo, abajo a la derecha, se observa una mujer moliendo lo que uno puede suponer que es maíz. ¿Sería para preparar el cuscum?
Yo celebro que no siempre y no todo es así.

20
Ene 10

Los pueblos que olvidan su historia…

¿Cómo es que dice la frase socorrida? Los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla.

En 1519 Hernán Cortés arribó a este continente; y los habitantes de estas tierras creían que era Quetzalcoatl que había vuelto, y él vino a predicarles la fe verdadera. Y los pueblos que eran oprimidos -y devorados- por los aztecas, vieron a Cortes y a su ejército como aliados y libertadores. Y se asociaron con ellos. Un poco de los mismo hicieron los cakchiqueles cuando, en 1523, Pedro de Alvarado apareció por aquí con intenciones similares a las de su jefe, Cortés. Los cakchiqueles aprovecharon la ocasión para sacudirse el yugo de los quichés y resolver sus problemas. Los habitantes de estas tierras les encargaron a otros que los sacaran de aprietos.

Salvando las distancias, lo mismo está ocurriendo ahora, aquí, con Carlos Castresana y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala. No me tome usted a mal, aunque tengo mis reservas, aprecio las investigaciones que la Cicig ha hecho sobre el caso Rosenberg/Musa y las advertencias que el director de la Comisión ha hecho sobre la forma en que se manejan la justicia y la seguridad en Guatemala.

Ese era el llamamiento de Rosenberg, que este país no se puede dejar morir, porque es un país que tiene más muertos que cuando estaba en guerra, expuso el jefe de la Cicig al comentar que ha solicitado a los organismos del Estado que reaccionen ante la fuerte crisis de impunidad, ¡y no ha recibido respuestas positivas!

En la última parte de la exposición de sus investigaciones, reveladas el 12 de enero pasado, Castresana se refirió específica y concretamente a los actos de corrupción que involucran a banqueros, funcionarios y empresarios. Empero, esa parte ha recibido una cobertura y análisis mediáticos casi nulos y muchos de aquellos banqueros, funcionarios y empresarios aseguran que la Cicig les dió un Nihil obstat.

Como ciudadanos en busca de la justicia, ¿cómo no apreciar que se arroje luz sobre todos estos asuntos? Y, sin embargo, tengo la impresión de que es 1519 y 1523 otra vez. Tenemos problemas y estamos esperando a que otros nos los resuelvan.

Un reportaje de hoy dice que tras el esclarecimiento del asesinato del abogado Rodrigo Rosenberg, la sintonía entre el gobierno y el sector privado parece haberse recuperado; y a mí me llaman la atención dos cosas: Primera, que en algunos ambientes se siga pasando por alto que la de la Cicig es una hipótesis que debe ser confirmada, o rechazada, en todo, o en partes por los tribunales de justicia. Sólo luego de que concluya un debido proceso penal que confirme la propuesta de la Cicig, es que la muerte de Rosenberg estará esclarecida. Y segunda, que la administración de Los Colom y la cúpula empresarial haya vuelto rápidamente a las componendas.

Como en 1519 y en 1523, la aparente solución parcial de las cosas y las componendas de poder -paralelas a aquello de dejar que otros nos arreglen nuestro desorden- impiden que nos ocupemos de las raíces de los problemas y sólo difieren las soluciones. Y como dicen que dijo Federico Chopin: toda dificultad eludida se convertirá, más tarde, en un fantasma que perturbará nuestro reposo.

Por lo pronto, la Cicig opina que Rosenberg era una persona honorable y que creía que lo que lo llevó a hacer lo que supuestamente hizo era verdad, la Cicig opina que en el asunto no hubo conspiración política alguna; y supongo que está investigando el asesinato de los Musa y los negocios oscuros que son la génesis de todo este drama. Y en ese contexto, soy de la opinión de que si las hipótesis de la Cicig resultan ser verdaderas y si sus investigaciones llegan hasta el principio de las cosas, su contribución habrá sido de dimensiones casi inimaginables. Empero, la dificultad eludida seguirá ahí, y su fantasma seguirá perturbando nuestro reposo: ¡No fue el Ministerio Público el que hizo las investigaciones! ¡Alguien vino y nos hizo la tarea! ¡Alguien vino y asumió la responsabilidad que nos correspondía! En la dirección de lo dicho por Castresana, ni el MP, ni el Organismo Judicial, ni la Policía Nacional Civil, ni el Ministerio de Gobernación, están ahora (ni van a estarlo en quién sabe cuánto tiempo) en capacidad de esclarecer ya no digamos un misterio y un drama como el de Rosenberg/Musa, sino que no están en capacidad de esclarecer delito alguno.

No hay prespuesto, no hay apoyo político y no hay capacitación para la seguridad y la justicia. De modo que lo que llevó a Rosenberg a la desesperación y lo que haya detrás del asesinato de los Musa, así como la corrupción y los negocios sucios entre funcionarios, banqueros y otros empresarios, todavía está aquí entre nosotros y lo va a estar por quién sabe cuánto tiempo más. Las órdenes de captura sin ejecutar, los juicios sin comenzar y sin avanzar, las causas judiciales engavetadas, las investigaciones interrumpidas y sin dar comienzo, están aquí con nosotros. ¡Y al paso en que vamos, con una administración que tiene tantas otras prioridades, quién sabe por cuánto tiempo más van a estar con nosotros!

Mientras tanto, claro, los chapines dejamos que otros hagan el trabajo que deberíamos hacer nosotros…y con eso dormimos tranquilos. ¡Hasta que volvamos a ser despertados por el fantasma que perturba nuestro reposo! Los poderosos volverán a sus componendas, los corruptos se seguirán enriqueciendo, el número de viudas y el número de huérfanos seguirá creciendo, y según nosotros la culpa será de otros. Y siempre habrá una Comisión y un director que se sientan desilusionados. ¿Y habrá alguien más que se atreva a decir que el emperador está desnudo?

Ya se viene la elección del fiscal general; y usted, ¿ya se preguntó qué hará para ser protagonista, en vez de ser sólo espectador? ¿Dejará en otros, la tarea de velar por que el jefe del Ministerio Público sea una persona idónea? ¿Aprendió algo de lo que ha estado ocurriendo? Si tuviera que ponerse una camisita blanca para exigir que el nuevo fiscal sea una persona proba, honorable y valiente, ¿se la pondría?

Los individuos que olvidan su historia, están condenados a repetirla…y a dejársela así a sus hijos.

A quienes les interesa más este tema, les recomiendo estos tres artículos:






La ilustración, por cierto, es de la restauración digital del Lienzo de Quauhquechollan. Muestra a Hernán Cortés, abrazando al rey de los quauhquecholtecas al sellar su alianza para derrotar a los mexicas e ir a conquistar a los vecinos mayenses.

08
Ene 10

Volcanes y el Lienzo de Quauhquechollan


Las explosiones y retumbos de los volcanes Fuego y Pacaya motivaron que el Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología y la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres se se declaren en alerta amarilla. El vulcanólogo Gustavo Sigma expuso que desde hace dos días el Volcán de Fuego aumentó su actividad, con explosiones que ocasionan columnas de ceniza gris de hasta 900 metros sobre el cráter y de hasta 10 kilómetros de largo en el suroeste. Los retumbos del Volcán de Fuego se escuchan en los municipios de los departamentos de Escuintla, Chimaltenango y Sacatepéquez, donde está ubicado el coloso. Según las estadísticas de los últimos años, este incrementa su actividad entre diciembre y enero de cada año.

Una de las imágenes más impactantes del Lienzo de Quauhquechollan es la de un volcán en erupción. Durante la conquista de lo que ahora se conoce como Guatemala, los españoles y los kaqchikeles sostuvieron una batalla al pie de uno de esos colosos, cerca de la población de Alotenango.

Una restauración digital del Lienzo de Quauhquechollan puede ser vista en el Centro Cultural de la Universidad Francisco Marroquín; y cuenta la historia de cómo es que los quauhquecholtecas, en alianza con Hernan Cortés y al mando de Jorge de Alvarado, conquistaron los reinos mayenses que había en lo que ahora conocemos como Guatemala. El original se halla en La Casa del Alfeñique, en Puebla, México.

La foto la tomé en la Carretera Panamericana, en noviembre de 2009.


07
Ene 10

Piñas en la Historia y piñas en mi vida


En el Lienzo de Quauhquechollan, abajo a la derecha, se ven unas piñas; hecho que llama la atención porque el lienzo fue pintado c. 1530 y las piñas no son originarias de Guatemala. Su presencia en el lienzo -en el área geográfica que podría corresponder al departamento de Santa Rosa- se explica si ya para el siglo XVI había comercio entre lo que ahora es Guatemala y lo que ahora es América del Sur, de donde son originarias aquellas frutas.

Más fascinante aún, es que, si usted toma hoy la carretera rumbo a El Salvador, ¿qué es lo que va encontrar sembrado a lo largo de la carretera por ahí por Santa Rosa? Piñas. Y a mí me gusta imaginar que las piñas que compro a la orilla del camino, son las tatara tatara nietas de las que veo en el Lienzo Q.
Una restauración digital del Lienzo de Quauhquechollan puede ser vista en el Centro Cultural de la Universidad Francisco Marroquín; y cuenta la historia de cómo es que los quauhquecholtecas, en alianza con Hernan Cortés y al mando de Jorge de Alvarado, conquistaron los reinos mayenses que había en lo que ahora conocemos como Guatemala. El original se halla en La Casa del Alfeñique, en Puebla, México.

28
Nov 08

Canak, o árbol de manitas


Uno de los fenómenos que más me ha fascinado, desde que era niño, es el siguiente: Uno nunca ha oído ni visto algo; y de repente uno se encuentra con ese algo y le llama la atención; y luego una y otra vez ese algo vuelve a aparecer y a aparecer en la vida de uno.

Me explico: Cuando ví por primera vez el Lienzo de Quauhquechollan, me cayó muy en gracia el dibujo de un árbol que tenía flores como manos y la cosa no pasó a más. Hace unas semanas, viendo detalles de la flora que hay en el Lienzo, me enteré de que el árbol citado se llama arbol de manitas porque sus frutos rojos parecen manos. Y claro, por eso es que los quauhquecholtecas lo pintaron como lo pintaron.
Una, o dos semanas después me topé con tamalitos envueltos en hojas de canak, en la Casa Xara, de Tecpán; y comenté el asunto porque nunca los había visto y me parecieron muy sabrosos.
Y hoy, no sólo me he enterado de que el árbol de manitas y el canak son la misma cosa, sino que, además, resulta que he conocido personalmente al árbol citado. Y, aunque es un ejemplar pequeño y todavía no muestra sus encantadores frutos, sus hojas si las pude apreciar.
No estoy seguro, pero creo que Max Demian, explicó el fenómeno en el sentido de que cuando algo le llama la atención a uno, los sentidos de uno están más atentos y por eso uno tiene la sensación de que el algo se le cruza a uno en la vida con insistencia. A mí me parece una buena explicación.