05
Ene 18

Salarios mínimos, cadena con bola

El del salario mínimo como política que beneficia a los trabajadores es un mito popular y perjudicial. No es el único, claro, y comparte ignominia con leyendas como aquella de que la sociedad puede ser mejorada a fuerza de legislación, la de que los precios tope benefician a los consumidores y la de que el control de cambios evita que la gente proteja su propiedad.

Los dos últimos están bastante desprestigiados entre nosotros; pero los dos primeros siguen dañando vidas y familias.

En mi vida laboral he visto dos fenómenos trágicos a causa de los salarios mínimos: Primero, el de patojos chispudos sin experiencia que, estando dispuestos a trabajar y a aprender un oficio, no pueden ser empleados porque, por el salario mínimo, es mejor contratar a gente que no haya que entrenar.  El salario mínimo condena a aquellos chicos a la desesperanza, en plena juventud.  Segundo, el de trabajadores capacitados que se ven enfrentados al desempleo porque, para cumplir con la imposición de salarios mínimos, la empresa tiene que prescindir de sus plazas.  Normalmente los sacrificados son jóvenes, recién llegados, o mayores.

Nadie que haya vivido fenómenos como aquellos puede ver con buenos ojos la imposición de salarios mínimos.  Aun así, la mitología de esa política sigue viva; y no es porque no haya sido suficientemente advertido que “el emperador está desnudo”.  A pesar de los daños económicos y morales que causan los salarios mínimos, la razón por la cual sobreviven es ideológica y responde a la negación de que “la naturaleza, para ser gobernada, debe ser obedecida”; y a la creencia de que las personas individuales son incapaces de tomar decisiones sin la tutela de políticos y burócratas.  Responde a la ignorancia de que, en economía, lo que no se ve, es tanto, o más importante, que lo que se ve.  Se ve la photo-op de la firma del decreto; pero no se ven el desempleo y la frustración.

Los salarios mínimos son un insulto para los más vulnerables y una “cadena con bola” para la productividad, y tú ya sabes, ¿verdad? La productividad es la única forma de crear más riqueza, más y mejores empleos, con mejores salarios reales.

Columna publicada en elPeriódico y la ilustración la tomé de Jóvenes libertarios.


30
Abr 14

Polarización y amenazas en la elección de Fiscal General

1024px-Фемида

La elección de nuevo jefe del Ministerio Público y Fiscal General, en Guatemala, llevó al país a horizontes de polarización elevadísimos; pero peor aún, sacó del fondo de la caja el recurso de las intimidaciones y las amenazas en el marco de la toma de decisiones políticas a este alto nivel.

La polarización comenzó con la pretension inconstitucional, por parte de la fiscal general, Claudia Paz y Paz -y su clientela y patrocinadores-  en cuanto a alargar su período frente al Ministerio Público.  La Corte de Constitucionalidad resolvió contra aquella pretensión y el horizonte de tensión y de polarización se elevó más porque había que elegir quién la sucediera.

En los ambientes políticos y cívicos de Guatemala, y desde que se inició aquel proceso,  estás con Paz y Paz y su grupo, o estás contra ellos.  El equipo de la Fiscal General ha politizado e ideologizado no sólo el Ministerio Público, sino toda discusión que tenga que ver con su permanencia al frente de la institución que, de acuerdo con la Constitución tiene como  fin principal velar por el estricto cumplimiento de las leyes del país.

Obvio que la elección de un nuevo Fiscal General es un proceso político -aunque debería hacerse tomando muy encuenta criterios técnicos-; pero es un proceso que concierne a los guatmaltecos como ciudadanos y como tributarios.  El equipo de Paz y Paz, sin embargo, ha incolucrado a Raymundo y todo el mundo.  Es curioso que su equipo considere que es una intromisión en el proceso la opinión de grupos de interés guatemaltecos; pero no tenga empacho alguno en aceptar el apoyo y las presiones a su favor de parte de embajadas, organismos internacionales, agrupaciones profesionales de Europa y de otras latitudes, así como de cualquiera que quiera subirse a su barco.

Obvio que en un proceso de seleccion de aquel calibre, y de naturaleza política, no sea ajeno a algún nivel aceptable de calentamiento de los ánimos.  Pero lo que es muy lamentable, muy peligroso, muy triste y muy atávico es que en pleno proceso de selección de los seis candidatos para el puesto, Milton Estuardo Argueta, uno de los obligados constitucionalmente a participar en la comisión de postulación correspondiente haya recibido dos mensajes de amenaza e intimidación.   Las amenazas le exigían que el abogado se retirara de la comisión de postulación.  Una cosa es presionar y vociferar; pero otra muy distinta es amenzar con el uso de la violencia.  No se vale.

Entiendo que hay grupos que están acostumbrados a hacer uso de la fuerza para prevalecer; y entiendo que hay grupos que creen que los procesos republicanos retrasan, cuando no obstaculizan del todo  la consecusión de sus objetivos.  Entiendo que los grupos que fueron capaces de poner una bomba en el parque central de la ciudad de Guatemala en septiembre de 1980, y que fueron capaces de destruir y saquear el museo de Tikal en septiembre de 1981 puedan no dudar en intimidar y amenazar durante un proceso como el que concluyó ayer con la selección de los 6 candidatos a Fiscal General.  Lo que no se entiende es por qué es que no hay un repudio generalizado contra ellos y por qué es que pueden convocar a los señores de Xibalbá -impunemente- cuando sus intereses no son favorecidos de forma legal y legítima.

Urge retomar la calma.  Urge que aquellos grupos se serenen.

A pesar de las formidables presiones mediáticas y políticas -locales e internacionales- su candidata obtuvo sólo 4 votos de los 13 miembros que tuvieron la dignidad y la decencia de presentarse durante el proceso de selección.  Si aquellos grupos son tan democráticos como dicen que son, este debería ser un mensaje alto y claro: los guatemaltecos no queremos más de lo mismo. Ciertamente no queremos más amenazas e intimidaciones.  No queremos más violencia.  Queremos que  y acaben la ideologización y la politizacion de la vida chapina.  Queremos a los señores de Xibalbá en donde deben estar: lejos y en el pasado.

Para empezar a acabar con la impunidad, urge un Ministerio Público profesional que promueva la persecusión penal, dirija la investigación de los delitos de acción pública, garantice los derechos de las víctimas y vele por el estricto cumplimiento de las leyes del país…con una venda en los ojos.  Sin ideologización y al margen de los conflictos políticos.

La foto es de Andrew Butko [GFDL 1.3 (www.gnu.org/licenses/fdl-1.3.html) or CC-BY-SA-3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], via Wikimedia Commons


10
Abr 14

Francisco Capella y el autoengaño

Imagen de previsualización de YouTube

El cuate, Francisco Capella, habla sobre el autoengaño en esta conversacion que tuvimos en marzo pasado.  El autoengaño es muy frecuente porque es funcional, nos explica.  Si no puedes aguantar la realidad;  si tienes que vender tu imágen, pues tratas de venderte un poco mejor; si quieres engañar a los demás debes engañarte a tí mismo para no ponerte nervioso.  Esos son casos en los que el autoengaño tiene una utilidad para quienes acuden a él.  El autoengaño también es una herramienta de cohesión entre quienes comparten un mismo autoengaño; y esa idea tiene que ser distintiva, algo absurda, debe ser algo que no crea todo el mundo.  Al creer ideas que son algo insensatas muestras tu lealtad porque creerlas implica un costo.

Si te interesa el tema no querrás perderte la conversación.


03
Feb 10

Obama, Oh, bama

Aaaaaay, como hubiera querido guardar algunas de las loas, elegías, madrigales, alabanzas, y otros cantos que fueron publicados cuando Barak Obama fue electo y asumió la presidencia de los Estados Unidos de América. Un día de estos me pongo a buscarlas, especialmente aquellas que fueron escritas y publicadas por sus hagiógrafos chapines.


Que si no era el Mesías, Obama iba a ser el redentor, el salvador, el que iba a hacer que todo cambiara para bien, el que iba a descubrir o a hacer caminos nuevos, el que retaba paradigmas, el que rompía esquemas, Lo Nuevo. Y ahí está que no; Obama es un mortal como todos los demás.

La semana pasada, el Presidente de los EUA expresó: Yo no soy un ideólogo. Si ustedes saben cómo podemos hacer lo que tenemos que hacer de mejor manera y de forma más barata, lo hacemos. En cuanto a la reforma del sistema de salud, Obama dijo: Si ustedes me enseñan propuestas que expertos independientes puedan respaldar como beneficiosas para la reforma que necesitamos, pueden estar seguros de que las voy a incluir.


Ojalá que Obama escuchara sus propios discursos. Ojalá que abandonara las políticas estatistas que ha impulsado hasta ahora y que hicieron que las personas a las que me refiero en el primer párrafo de estas meditaciones vieran en él la reencarnación del nefasto Frankin D. Roosevelt. Ojalá abandonara las políticas estatistas ideologizadas que están llevando al despeñadero a la Gran Nación que preside.


La ilustración es de los chicos chispudos de Bureaucrash.



06
Jun 07

Que nadie se quede atras…

Meditación sobre el papel de la educación pública en la formación de “las ideas prevalecientes”; y de por qué es que los padres deben tener el derecho de elegir qué tipo de educación y en dónde la van a tener sus hijos.

La ilustración es de David Horsey, en Gocomics.com


28
Mar 07

Menchú, Morales, Chávez y el omelette

Se celebra en Guatemala (¿o en Iximulew?) la III Cumbre de Pueblos y Nacionalidades Indígenas Abya Yala. Uno podría pensar que es la ocasión ideal para que los dos dirigentes indígenas más encumbrados del continente americano se reunieran en fraternal abrazo, en el contexto de un encuentro tan concurrido e importante.

Pero no ha sido así. Ni Rigoberta Menchú (Premio Nóbel de la Paz), ni Evo Morales (presidente de Bolivia) han “podido” estar en la Cumbre. Uno, que es inocente, se pregunta ¿por qué?

Hoy leo que Menchú dice que ante todo es una mujer pragmática y que su gobierno será pragmático. Y eso me lleva a penar que, en medio del pragmatismo, quizás ella se está alejando de Morales para verse más moderada y para que no se la vincule con Hugo Chávez, por medio del presidente boliviano.

El pragmatismo, por cierto, suele ser interpretado como opuesto a las ideologías; en tanto que se basa en la en la practicidad y en la utilidad de acciones concretas (praxis), más que en principios y valores que podrían impedir aquellas acciones concretas. En la cultura popular, por ejemplo, una postura pragmática es aquella de que “para hacer un omelette es necesario romper huevos”. Y en aquel mismo contexto (sobre todo en el de raíces marxistas), todo conjunto de principios y de valores es una ideología. De modo que sería interesante saber exactamente a qué se refiere Menchú cuando dice que, de ganar las elecciones, su gobierno será pragmático y humilde.