05
May 17

El socialismo y la cuchara grande, I

Si algo nos han enseñado los primeros años del siglo XXI es que los socialistas como Chávez/ Maduro, Correa/ Moreno, Morales y Ortega llegan al poder democráticamente con el voto de la mayoría, alteran el orden institucional y constitucional democráticamente, alargan sus períodos presidenciales democráticamente y extienden sus regímenes democráticamente.  Con el voto de la mayoría a costa de los derechos individuales, la igualdad de todos ante la ley, y los límites al poder.  La máxima democrática es que los intereses colectivos prevalecen sobre los derechos individuales.

¿Cómo consiguen servirse con la cuchara grande los socialistas? Han aprendido de sus errores; y mediante cuatro instrumentos:

Escucha el podcast aquí.

El primero es el control de la educación.  La educación estatal es la fábrica de súbditos obedientes y clientes del socialismo.  Ahí se aprende a no cuestionar las decisiones de la mayoría y de quienes dicen representarla.  Ahí se aprende que la expoliación es moralmente aceptable cuando la decretan los que dicen representar a la mayoría.  Ahí se aprenden el colectivismo, el misticismo y la irracionalidad. La educación es el molde de donde sale el pensamiento único.

Por medio de la educación controlada por políticos y burócratas –en escuelas públicas, o en colegios privados– las víctimas aprenden una sola visión de la historia; aprenden que la ciencia es sólo una teoría; aprenden a desconfiar de la lógica; a desdeñar la filosofía porque sólo es un relato; y a no cuestionar y las ideas prevalecientes para no ser calificadas de diferentes.  Aprenden que el arte es cualquier cosa ininteligible.

Cualquiera que haya hecho tareas con sus hijos, o que haya leído los textos que usan, notará uno, o más rasgos de los mencionados arriba.  En los colegios privados, a veces hay algo de balance; pero en las escuelas públicas, especialmente en las que los maestros de Joviel hacen activismo, el pensamiento único y el conformismo son más evidentes.

¿Te extraña que luego de aquellas condiciones los súbditos entrenados voten a favor de tiranías? El otro viernes comentaré el Segundo instrumento.

Columna publicada en elPeriódico.

Los enlaces a los demás artículos de la serie están aquí:


28
Abr 17

Fascismo contra la libertad de expresión

La concepción fascista de la vida es religiosa, una en la que el hombre es visto en su relación inmanente con una ley superior, dotada de una voluntad objetiva que trasciende al individuo y lo eleva a la pertenencia consciente de una sociedad espiritual, escribió Benito Mussolini en  The Doctrine of Fascism; y si tienes dudas al respecto entérate de que la Coordinadora Nacional Evangélica en connivencia con un grupo de diputados encabezados por uno de nombre Anibal Rojas, presentó un anteproyecto de ley que pretende prohibir que  las entidades públicas y privadas promuevan en la niñez y en la adolescencia políticas o programas relativos a la diversidad sexual y a la ideología de género o enseñar como normales las conductas sexuales distintas a la heterosexualidad.

Escucha el podcast aquí

Esta propuesta del conservadurismo más rancio es un intento evidente de imponer ideas religiosas en toda la sociedad guatemalteca por medio del uso de la ley como instrumento político y de coacción.  Es fascismo puro y duro.

La propuesta viola  la libertad de expresión.  Si aquel desatino llegara a convertirse en ley, se impondría una forma de pensamiento único y se castigaría la discusión de ideas y se penalizará la búsqueda de la verdad.  Por sus raíces gramscianas, no comparto la ideología de género (y de esto podríamos platicar después, cuando tenga ganas); pero la ciencia tiene mucho que descubrir sobre la sexualidad; y aplastar la inquietud de los jóvenes por discutir el tema abiertamente no contribuye, ni  a entender, ni a valorar aquella parte integral de la humanidad, ni a exponer los errores y las intenciones de la ideología. El que yo no esté de acuerdo con algo, no quiere decir que tenga la facultad de prohibírselo a otros.

La propuesta es un desatino porque, además, se contradice de una forma sofomórica. Por un lado el artículo 15 prohíbe enseñar temas de la diversidad sexual; y  por otro -ese mismo artículo- sostiene que los padres y tutores siempre tienen el derecho preferente de escoger el tipo de educación que habrá de proporcionarse a sus hijos, o pupilos de acuerdo con sus propias convicciones, incluyendo la educación correspondiente al desarrollo de las aptitudes intelectuales, físicas, morales y religiosas del niño y de la niña, la orientación sexual, así como las conductas, principios y valores que regirán la vida de los menores.  Ninguna persona, o entidad -pública, o privada- podrá interferir, limitar, o restringir, el ejercicio de ese derecho de los padres.

¿Te diste cuenta? La propuesta dice que los padres tienen el derecho a elegir la educación de los hijos y que nadie puede limitar ese derecho; pero prohíbe que sean enseñados los temas de la diversidad sexual…porque a los ponentes no les gusta. Cuanto menos, esta propuesta es hipócrita.

¿Quieres más evidencia? El artículo 18 de la propuesta sostiene que toda persona tiene derecho a su libertad de conciencia y de expresión…siempre que no se oponga a los designios políticos de los ponentes.

Por otro lado, si bien es cierto nadie debería ser obligado a aceptar la ideología de género, ni a aceptar como normal la diversidad sexual, como dice la propuesta; también es cierto que a nadie le debería estar vedado el acceso a la discusión y el conocimiento de aquellos, nadie debería ser forzado a no promover su discusión, nadie debería ser privado de la facultad de elegir en qué creer. Nadie debería tener la facultad de prohibirles a otras personas elegir qué tipo de educación quieren para ellos y sus hijos, o sus pupilos. ¡Nadie!, ni siquiera los conservadores, ni los religionistas.  A no ser que vivamos en un estado totalitario, al estilo fascista (por ejemplo) en el que la concepción de la vida sea religiosa, como quería il Duce.

La iniciativa también pretende castigar la información sobre el aborto; y prohibir los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Incapaces de distinguir entre la vida real y la vida potencial, los conservadores y los religionistas pretenden coartar la libertad de expresión para ofrecerles una salida a las mujeres que no pueden, o no quieren tener hijos.  La maternidad forzada y la no propiedad privada del propio cuerpo son valores que defiende el proyecto social de la propuesta en cuestión, en el que la vida es religiosa, una en la que el hombre es visto en su relación inmanente con una ley superior, dotada de una voluntad objetiva que trasciende al individuo y lo eleva a la pertenencia consciente de una sociedad espiritual.  No voy a abundar en este tema porque ya lo he hecho en otras entradas de Carpe Diem.

En cuanto a la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo, las únicas dos razones por las cuales el estado (o sea los políticos y funcionarios) se involucran en lo que debería ser un contrato voluntario y pacífico entre adultos, son:

  1. La creencia colectivista de que los individuos deben estar al servicio de la tribu, de la sociedad, de la nación, del estado, o de la especie.
  2. La creencia de que el matrimonio es una relación en la cual algún dios y algún culto deben estar involucrados.

Ambas razones íntimamente relacionadas con la función de procrear, ya sea para el estado, o para el culto.

Si el carácter privado del matrimonio fuera respetado por los políticos y los sacerdotes, no habría mucho que discutir.  Pero una vez que el poder político y la facultad de legislación se involucran en el matrimonio, se impone la necesidad de la igualdad de todos ante la ley para evitar arbitrariedades y privilegios.  Actualmente las uniones heterosexuales tienen privilegios que no tienen las uniones homosexuales.  En consecuencia, las segundas se ven perjudicadas arbitrariamente sólo porque no sirven a las necesidades de procreación. Esto a pesar de que, por la vía de la adopción, las parejas del mismo sexo sí pueden contribuir (a menos que les sea prohibido por el estado y la ley) al cuidado de niños que no tienen padres, o cuyos padres no pueden, o no quieren hacerse cargo de ellos. La adopción, por cierto, es una magnífica opción frente al aborto.

En casos de enfermedad, y para efectos de la sucesión, por mencionar dos, las uniones heterosexuales tienen privilegios y gozan de arbitrariedades en perjuicio de la igualdad de todos ante le ley y específicamente de las parejas homosexuales.  Por ejemplo, en caso de enfermedad, una persona homosexual no puede cuidar de su pareja del mismo modo en que una persona heterosexual puede cuidar de la suya; y en caso de sucesión, una persona homosexual no puede heredar de su pareja, como sí podría hacerlo una persona heterosexual de la suya.

La libertad de expresión, el derecho a la vida (al proyecto de vida propio) y la igualdad de todos ante la ley no son dados, no han estado con nosotros durante toda la historia de la humanidad.  Hay gente que ha muerto por ellos, se ha derramado sangre por ellos, ha habido que luchar por ellos.  Es inmoral e inaceptable que políticos y religionistas pretendan anularlos a estas alturas del Siglo XXI.

Si los fascistas, los conservadores y los religionistas ganan esta batalla, aquí y ahora, será una vergüenza no sólo para el liberalismo, sino para toda esta generación.


31
Ene 17

Kétchup para la refacción escolar

ketchup

A los niños de la Escuela Oficial Rural Mixta, Rafael Alvarez Ovalle, de San Martín Jilotepeque, Chimaltenango, ¿qué les mandó el estado para la refacción escolar? ¡Veintidos bolsas de kétchup!

Las 22 bolsas de kétchup fueron consumidas porque a los padres de familia se les ocurrió comprar tostadas de maíz y aderezarlas con la salsa de tomates.  ¿De qué tamaño eran las bolsas?

El año pasado, a esa escuela, donde las clases empiezan en enero, los políticos y funcinarios que controlan la educación estatal -y la refacción escolar estatal- les mandaron los útiles escolares en agosto y los maestros no recibieron la Valija didáctica que, supuestamente, debería servir para preparar sus clases.

Los políticos y funcionarios que controlan la educación estatal les enviaron los productos de limpieza para la escuela…¡en junio!

Si hay una escuela donde hicieron eso, ¿habrá otras en esas circunstancias?

Si en un colegio privado, a los niños les dieran cucharadas de kétchup para la refacción, ¿te imaginas el clamor y el escándalo?  Si en un colegio privado no hubiera material didáctico hasta agosto, ni material de limpieza hasta junio. ¿Te imaginas el clamor y el escándalo?

Pero allá en San Martín Jilotepeque y quién sabe dónde más, como se trata de niños pobres -a los que debe atender el estado-  ¿a quién le importan las cucharadas de kétchup?  Allá donde viven y tratan de estudiar los más pobres y vulnerables, donde la dirigencia popular defiende a capa y espada la educación estatal,  qué mas da si lo que hay para refaccionar es un bodoque de kétchup sobre una tostada. ¿Al estatismo y al socialismo?


20
Dic 16

Merlí, educación y filosofía

cerveza-estrella

Si crees que la educación es importante; pero no cualquier educación.  Si entiendes la importancia de la filosofía y respetas a pensadores grandes como Aristóteles y Nietzsche.  Si eres educador y cuando estás en clase te apasionas y no crees que los estudiantes son el enemigo, te va a atrapar la serie Merlí, de Netfllix.

Merlí o Merlín es profesor de filosofía en una escuela estatal secundaria y enseña de manera original. Desde la perspectiva de distintos filósofos, uno en cada capítulo, aborda con sus y estudiantes de su clase, que incluye a su propio hijo, los grandes temas de la filosofía como ¿Quién soy? ¿Dónde estoy? y ¿Cómo lo se?, al mismo tiempo que los temas cotidianos que son propios de los adolescentes, sus familias y sus maestros.

Por supuesto que Merlí es mi personaje favorito; pero a su madre, Carmina Calduch, hay que ponerle atención.

Hubo un capítulo en el que Merlí aborda -con sus estudiantes- los temas de la benevolencia, el mercantilismo y el estado.   Estuvo a punto de perderme porque superficialmente parecía que se aproximaba a esos temas de una forma irresponsable y ligera, como suele ocurrir en series de televisión…pero Merlí es Merlí y –all things cosidered– la serie se rescata lo suficiente como para discutir inteligentemente cómo aborda aquellos temas.

…y mira como son las cosas, ayer me topé con cerveza Estrella, de Barcelona, que tiene un pequeño rol en la serie.  Un papel insignificante; pero me acordé de mi maestro Joe Keckeissen, que solía llevarnos al Pecos Bill a discutir mientras bebíamos cervezas.


22
Oct 16

El fin del ciclo escolar

educacion-estatal

A  riesgo de ponerme como mi papá, les cuento que cuando yo estudiaba, las actividades en el colegio terminaban por ahí por el 24 de octubre y no teníamos vacaciones de medio año.  A mí, el clima de esta semana me lleva a recordar el ambiente en el que realizábamos los exámenes finales…y las sucesivas clases de retrasadas de matemáticas.

De aquello me acordé cuando leí que, en el sistema educativo estatal, ¡Otra vez! no se cumplió con los 180 días reglamentarios de clases. En muchas escuelas del estado no hubo libros de texto, ni material didáctico; por no decir que no hubo escritorios, ni pizarrones aunque en las escuelas de la propaganda hubiera computadoras.  En parte, esto no se va a resolver hasta que la educación deje de ser un feudo de sindicatos que sólo sirven a sus intereses; y en parte esto no se va a resolver hasta que la educación deje de ser tratada desde una perspectiva ideológica y  sea tratada como lo que es: una necesidad económica.  La pobreza es un lastre para la educación.

A estos problemas añadámosles los que son de fondo.  Por masiva y por otras razones, la educación estatal es muchísimo más estandarizada que la educación privada.  Es el tipo de educación que –sin ver qué es lo que hay de malo en ello– evalúa a un pez por su capacidad de encaramarse a los árboles (como dicen que observó Einstein).  Es una que forma súbditos, en vez de mandantes; es una que valora más al estudiante obediente, callado y remachón que al estudiante disruptivo y participativo que escucha un ritmo distinto y quiere explorar.  En el fondo el problema no es sólo que los estudiantes vayan menos de 180 días a clases; el asunto grave es lo que se enseña en esos días que están en las aulas.  La educación de niños y jóvenes en manos de políticos, funcionarios y sindicalistas corruptos es una cadena con bola para la formación de niños y jóvenes. ¿Verdad que sí?

Cambio de tema: Algunos lectores esperan comentarios a La biblia del individualismo en la que Raúl de  la Horra me hizo el honor de glosar mi columna de la semana pasada.  Los interesados y curiosos encontrarán aquellos comentarios en: luisfi61.com

La ilustración la tomé de Facebook, columna publicada en elPeriódico.


23
Jun 16

Un lustrador emprendedor

lustrador-francisco-ordonez

Mi cuate, José Alfredo, se encontró con Francisco Ordóñez; un lustrador de zapatos -como de 12 años de edad- que es inspirador.  El chico les entrega a sus clientes, y a sus clientes potenciales tarjetas de presentación con su número de teléfono: 4625 6421 y el mensaje ¡Que tenga feliz día!

Su área de operaciones es la panadería San Martín de la zona 14 y yo diría que es un ejemplo de empresarialidad y de muchas cosas buenas.  Por los comentarios en el Facebook de José Alfredo, resulta que el patojo tiene su negocio de servicio de lustre en vacaciones; porque cuando es temporada de clases, estudia y paga sus estudios y útiles escolares con lo que ha ganado con su emprendimiento.

Su actitud contrasta con otros personajes que he conocido:

  • Hace años yo necesitaba recibir sólo sábados y domingos uno de los diarios de mayor circulación en la ciudad de Guatemala.  ¿Puedes creer que alrededor de mi casa no conseguí quien hiciera esa entrega de forma responsable?  Dos personas me quedaron re mal.
  • Por esas fechas yo usaba una variedad de zapatos que necesitaban ser lustrados cada quince días.  ¿Vas a creer que costó un montón conseguir un muchacho que llegara de acuerdo con lo pactado?  En casa somos dos y eran varios zapatos, yo supongo que era un buen negocio porque eran ingresos fijos y varios zapatos.  Al final de las cansadas conseguimos un chico que hiciera el trabajo y lo hizo…hasta que de la noche a la mañana desapareció…y luego yo dejé de usar variedad de zapatos.

Francisco Ordóñez, un emprendedor de 12 años de edad, que conoce el valor de la educación merece mi admiración y respeto.

Foto por José Alfredo Méndez.


11
Jun 16

Los adolescentes de ahora son mejor portados

Det_unge_Kjobenhavn

Con mucha frecuencia escucho a algunos de mis colegas quejarse de los adolescentes de ahora: Que no se quitan la gorra en la clase, que vienen a clases en shorts, que las chicas son tan malhabladas como los chicos, que casi nada les importa, y cosas así.  Y la semana pasada -en la sobremesa- yo comentaba con mi madre que mi percepción es que los patojos de ahora son más nobles, más tolerantes, más comprometidos, más atentos y cosas así.

Desde hace ratos, a mí siempre se me ha hecho que eso de quitarse la gorra es medieval y que si bien tenía algo de sentido cuando los siervos tenían que descubrirse frente al monarca, o frente al señor, esa práctica tiene poco sentido cuando se está entre iguales, aunque esté presente el primus inter pares.  Cuento esto para ponerle algo de contexto a ciertas prácticas que algunos creen que son irrespetuosas de parte los jóvenes.  De hecho, desde tiempos de Sócrates, a los mayores les da por criticar a los más jóvenes…que luego serán viejos que critiquen a los patojos.  Esta cita se le atribuye al filósofo griego: The children now love luxury. They have bad manners, contempt for authority; they show disrespect for elders and love chatter in place of exercise.

Sin embargo estoy consciente de que el campo de las percepciones puede ser engañoso si sólo se queda en eso; y por eso me dio mucho gusto encontrar un artículo que -con base en encuestas- dice que al menos en la sociedad estadounidense, los adolescentes de ahora se comportan mejor que sus predecesores.  El estudio muestra evidencias de que los patojos de ahora fuman menos, beben menos, usan menos drogas y son menos activos sexualmente que los de generaciones anteriores….y cuando lo son, usan protección.  El reporte muestra que -en general- los patojos gringos de ahora son menos violentos.

Claro que es un estudio hecho en un contexto social muy distinto al de la mayoría de los guatemaltecos; pero es posible que los resultados no serían muy, muy distintos si un estudio así se hiciera entre los segmentos más occidentales de la sociedad chapina.

En mi experiencia, y de la mano del estudio citado, yo le diría a Sócrates que los jóvenes de hoy valoran la prosperidad; están revisando las costumbres; no le temen a la autoridad, pero la respetan si esta se hace merecedora de respeto; y tienen intereses muy variados.

Gracias al cuate, Edgar, por la pista. Ilustración anónima (Punch (the Danish) página 156.) [Dominio público]. Wikimedia Commons.


26
May 16

“Los errores son regalos”, R. Schiffmann

Imagen de previsualización de YouTube

Los errores son regalos, en el sentido de que son oportunidades, explicó el cuate Rob Schiffmann, durante una conversación que tuvimos luego del curso de Improvisación que ofreció en la Universidad Francisco Marroquín.  Rob es actor y practica y enseña el arte de la improvisación.

Con Rob platicamos, entre otras cosas acerca de cómo es que, en una sociedad acostumbrada a ver los errores como algo malo, podemos pensar en estos como en regalos y oportunidades.

Lo que está implícito en el concepto de error es que digamos que estás en el punto A y hay una expectativa de llegar al punto B. Pero puedes ver el error como una redefinición de la ruta: Es cierto que no llegamos al punto B; pero ¿a dónde llegamos? ¿Qué oportunidades tenemos ahora? Frente a los errores, la mayor parte de las personas responde: Debo averiguar como redirigirme al punto B inmediatamente; en vez de pensar ¿Qué es el punto C? ¿Qué es el punto D? ¿Dónde estamos y cómo es que esta ruta puede ayudarnos a enriquecer nuestra experiencia y nuestro aprendizaje? 

Va a haber caos y el caos es una parte importante de la experiencia de apredizaje; y es una parte de la vida. La mayor parte de las personas se cierra como respuesta al caos, o tratan de “ganarle” yendo más rápido, trabajando más duro, y convirtiéndose en algo caótico ellos mismos.  La improvisación, cuando es aplicada correctamente, nos permite operar desde una posición más tranquila frente al caos.  Nos permite bajar la velocidad, escuchar y observar.  Esto nos permite adaptarnos y responder más eficientemente.

Si te interesan estos temas te recomiendo que veas la conversación completa.


09
Feb 16

La beatada contra la educación sexual

1240387_770360052988873_3412623706780578911_n

Puedes escuchar el podcast aquí.

La llamada ley de la juventud es una pieza de legislación específica y concreta, que crea privilegios y asignaciones presupuestarias a grupos de interés que se atribuyen la representación de los jóvenes.  Las normativas de este tipo minan la igualdad de todos ante la ley, que debería ser un principio republicano fundamental. ¡Sólo por eso! aquella legislación debería ser rechazada de plano, no sólo en el Congreso, sino por todos aquellos que entienden el valor de la erradicación de los privilegios.

Pero ahí está que no…y los únicos que han expresado su rechazo a aquellas normativas son los cachurecos, y por las razones equivocadas.  Los que se toman en serio aquella escena de Como agua para chocolate en la que Pedro reza: No es por vicio, ni por fornicio, sino para hacer un hijo para tu servicio.

La beatada estima que los niños no deberían recibir información y educación de carácter sexual, científica y biológica si no es por medio de la familia; y definitivamente no por parte del estado.  Y estiman que la información y educación sexual  debería estar acompañada por consideraciones de orden espiritual…sus consideraciones de orden espiritual, para ser claros.

En principio yo estaría de acuerdo con el párrafo anterior  porque que el estado (o sea los políticos y sus funcionarios) no deberían involucrarse en la educación.  Punto.  No debería existir la educación estatal. Punto.  Pero existe; y si existe, la información objetiva sobre el sexo no debería ser excluida de los programas, como no debería ser excluida, por decir algo, la teoría de la evolución (aunque eso ofenda a los creacionistas).

Me inquieta, sin embargo, aquella postura que se opone a la distribución de información objetiva sobre el sexo por organizaciones más allá de la familia; y esto es porque en este país hay muchísima desintegración familiar, muchísima paternidad irresponsable y muchísima desinformación acerca del sexo.  La mayoría de familias no son cuadros de Norman Rockwell.  Sólo echa cuenta de que en 2014, el Observatorio de Salud Reproductiva estimó que hubo 71,000 embarazos de niñas y jóvenes. ¿Cuántos abortos se evitarían si los involucrados hubieran tenido información objetiva acerca del sexo? Y voy a apostar a que la mayoría de jóvenes obtienen, de parte de sus pares, cualquiera información de orden sexual que tengan.

Es cierto, claro, que el sexo tiene una dimensión más allá de lo puramente científico; pero eso es otro par de zapatos. Así como las escuelas estatales no debería forzar religión alguna en sus usuarios, tampoco deberían forzar ideas sobre el sexo.  En una sociedad donde la desintegración familiar es elevada, ¿quién debería discutir ese tema con los niños y jóvenes, in loco parentis? Descontando que los niños y jóvenes van a discutir el tema entre ellos (bien informados, o no), no queda más que admitir que otras instancias podrían ser fuentes de información mejor calificadas; y en tanto que esas instancias no tengan un monopolio, o una posición preponderante por medio de la legislación, mientras más y más diversas sean, quizás es mejor.  Pueden ser organizaciones privadas voluntarias de servicio, o lo que sea..hasta iglesias si no hay de otra; pero ninguna debería excluir a las otras mediante el uso de la fuerza de la ley.

Con respecto al sexo, Ayn Rand escribió que este es una capacidad física; pero su ejercicio está determinado por la mente del hombre  -por su elección de valores celebrada consciente, o inconscientemente. Para un hombre racional, el sexo es una expresión de su autoestima, una celebración de sí mismo y de la existencia. Para el hombre que carece de autoestima, el sexo es un intento de fingir y adquirir su ilusión momentánea.

El amor romántico, en el pleno sentido del término, es una emoción posible sólo para el hombre (o mujer) de inquebrantable autoestima: es su respuesta a sus propios valores más altos, identificados en la persona de otro; -es una respuesta integrada de su mente y su cuerpo, del amor y el deseo sexual. Tal hombre (o mujer) es incapaz de experimentar un deseo sexual separado de los valores espirituales.

Alguien debería compartir estas ideas con niños y jóvenes, y descubrir con ellos su significado; pero nadie debería tener el monopolio de discutir el tema.  Y es un error de ignorancia suponer que -en una sociedad con un elevado número de familias desintegradas y un elevado número de niños y jóvenes creciendo al margen de cualquier forma familiar- para esos niños y jóvenes sea fácil encontrar respuestas de calidad a sus inquietudes.

La ilustración la tomé de Facebook.


14
Oct 15

¿Quién daría educación para los pobres?

Imagen de previsualización de YouTube

Cuando se plantea las cuestiónes de devolverles a los padres de familia la libertad de elegir la educación para sus hijos, de quitarles a los políticos y funcionarios el monopolio de la educación, despolitizar la educación, y esas cosas, nunca falta el que se inquieta porque si se remueven el estado y la política de la educación, ¿quién va a darles educación a los pobres?

Si te interesa el tema, te va a interesar la conversación que tuve -al respecto- con Andrew Bernstein, autor de The Capitalist Manifesto.

Otras intervenciones de mi amigo, Andy, puedes verlas en:

Heroes of Capitalism

Rational Egoism as the Basis of Goodwill

Real Life Heroes

También te recomiendo:

Análisis del libro The Capitalist Manifesto, por Warren Orbaugh