06
Abr 16

¿Es necesario mentir? Ley de aguas

ley-maldita

Los siguientes son párrafos de un artículo titulado La ley maldita, en el que miente su autor cuando les dice a sus lectores que la organización Red de Amigos de la Naturaleza niega tajantemente la existencia del cambio climático. ¿Por qué es necesaria la mentira? ¿Por qué es necesario crear un hombre de paja para discutir este tema?

En una columna de opinión intitulada “Una ley de aguas no es la solución”, José Fernando Orellana Wer, columnista de “El Periódico”, escribe: “Si dejamos de considerar (el agua) como un bien público y lo consideramos como uno económico, sujeto a derechos de propiedad para regular su aprovechamiento, se crearían los incentivos necesarios para el fomento de la inversión, explotación, distribución y conservación del mismo”. Orellana Wer es miembro de Estudiantes por la Libertad y miembro de la Red de Amigos de la Naturaleza (Rana), un grupo que se define como ambientalista, aunque niega tajante la existencia del cambio climático. 

Luis Figueroa, periodista y también integrante del grupo Rana, opina en el mismo matutino: “La colectivización y el estatismo fracasan en proveer de agua a los pobres, como fracasan en darles buena educación, y fracasaban en proveerlos de teléfonos”.  

La posición de Rana -que comparto- es otra: Investigaciones independientes han demostrado que durante los últimos 19 años no ha existido un calentamiento global significativo; que el CO2 no determina la temperatura del planeta y que, por tanto, los seres humanos no afectan significativamente el sistema climático mundial. Cambio climático ha habido siempre, y habrá siempre, ni la Tierra, ni el universo son ajenos al cambio constante, ¡constante! y sería absurdo suponer que podemos falsear esa realidad.  De lo que dudamos, en Rana, es de las dimensiones apocalípticas y del rol de los seres humanos en cuanto al supuesto calentamiento global.  No por razones ideológicas como podría insinuar alguien, sino porque hay evidencia científica suficiente para introducir la duda en los dogmas de esa religión posmoderna que es la del calentamiento global.

Los lectores de Carpe Diem no tienen por qué creerme sólo porque sí; quizás acostumbrados a buscar evidencias se sientan motivados a explorar centenares de estudios excépticos publicados en este enlace.

En realidad no es correcto decir calentamiento climático; pues, en realidad, lo que ha pasado es que originalmente los alarmistas usaron el término calentamiento global, pero cuando fueron capturados in-fraganti con la manipulación de datos (Climategate) y luego vieron que los satélites no mostraban un calentamiento alarmante viraron hacia el término cambio climático. Somos escépticos de las causas y defendemos la incertidumbre ante una ciencia y fenómenos muy complejos, explica el director de Rana, Jorge Chapas.

A lo mejor los lectores de Carpe Diem -y los de Sebastián- no tienen tiempo de explorar centenares de estudios excépticos del calentamiento global (aunque no del cambio climático); por lo que le recomiendo dos:

Y si de forma intelectualmente honesta alguien quiere conocer el trabajo de Rana, está invitado a visitar Realismo climático en París.  Uno entiende que en ciertos ambientes el pensamiento único sea cómodo y conveniente; pero este ahoga las voces de la libertad y, a fuerza de mentiras, descalificaciones y de un discurso de agravios, trata de imponerse peligrosamente en la sociedad guatemalteca.  Peligrosamente, no sólo por los métodos que usa, sino porque es unidimensional.

Tengamos una discusión sobre el agua y sobre el cambio climático; pero, por favor, tengámosla sobre lo que decimos; y no sobre lo que dicen que decimos.  Sin mentiras, sin hombres de paja, sin tergiversar Con base en argumentos científicos, no en creencias, ni en opiniones desinformadas.  Y, con el ánimo de que prevalezcan el buen humor y el diálogo civilizados, los dejo con algo del verdadero grupo Rana:

Imagen de previsualización de YouTube

26
Nov 15

¡Por fin, realismo climático!

cambio-climatico-luis-figueroa

La Red de Amigos de la Naturaleza (Rana)

a todos los ciudadanos guatemaltecos manifiesta:

  • La Conferencia de las Partes (COP21) que se llevará a cabo del 30 de noviembre al 11 de diciembre en Paris será un evento en el cual prevalecerá el alarmismo climático, el cual servirá para imponer a los ciudadanos del mundo una nueva serie de políticas tan equivocadas como perversas;
  • Los guatemaltecos deben permanecer atentos y saber que investigaciones independientes han demostrado que durante los últimos 19 años NO ha existido un calentamiento global significativo; que el CO2 no determina la temperatura del planeta y que, por tanto, los seres humanos NO afectan significativamente el sistema climático mundial;
  • Por ende, limitar las emisiones de CO2 a la atmósfera equivale a negar el acceso a fuentes de energía barata y a obstruir toda posibilidad inmediata de creación de riqueza, afectando con ello principalmente a los más pobres.

Siendo nuestra Misión contribuir a la conservación ambiental mediante el análisis y propuesta de soluciones alternativas a las políticas vigentes, Rana exige a la clase política:

  • Abstenerse de firmar cualquier Protocolo o convenio internacional vinculante que limite la libertad de producir mediante las técnicas y formas que el mercado ofrezca como más eficientes, así sea a través del uso de combustibles fósiles;
  • Derogar la Ley de cambio climático (Decreto 7-2013), permitiendo con ello que las actividades productivas florezcan sin más trabas administrativas ni subsidios y se creen los empleos necesarios para continuar los esfuerzos en la creación de riqueza que urge el país;
  • Permitir y procurar que la ciencia se mantenga al margen de los gobiernos y corporaciones con intereses mezquinos, a fin de que nos acerque a los hechos objetivos y reales, sin carga ideológica ni sesgo;
  • Apostar por los principios de gobierno limitado, de mercados libres, en competencia y sin privilegios, y de propiedad privada, como único sistema capaz de crear condiciones para la generación de riqueza, misma que nos hará menos vulnerables a los fenómenos climáticos naturales;
  • Implementar una estrategia de adaptación enfocada que permita concentrar al gobierno en una de sus funciones propias: la gestión de obras públicas. Ello equivale a crear infraestructura de calidad, como carreteras, diques, embalses y alumbrado subterráneo, reduciendo de esa manera los impactos negativos de tormentas y huracanes; así como derogar toda ley que inhiba la introducción de cultivos genéticamente mejorados y otras tecnologías que permitan combatir las hambrunas y las sequías en el país, y;
  • Otorgar en propiedad privada las áreas protegidas, el agua, los bosques y el subsuelo también es impostergable en aras de reducir y prevenir la conflictividad socio-ambiental, conservar y hasta multiplicar la cantidad y calidad de los recursos naturales del país.

Haz clic aquí para leer los detalles y la ampliación de lo citado arriba.

¡Los cambios climáticos NO son una crisis!

Sí lo es la corrupción, la pobreza y la violencia generada por tanta discrecionalidad propiciada por este tipo de políticas y leyes perversas!

¡Por un ambiente sano y de personas libres!

www.redrana.org

#YoApoyoRealismoClimatico


16
May 14

Peligroso pensamiento único en Chapinlandia

consenso-socialista-libertad

El consenso socialista ahoga las voces de la libertad y, a fuerza de descalificaciones y de un discurso de agravios, trata de imponerse peligrosamente en la sociedad guatemalteca.  Peligrosamente, no sólo por los métodos que usa, sino porque es unidimensional.

Trata, tú, de discutir si hubo genocidio, o no, y un grupo de comentaristas agresivos tratará de ningunearte por medio de injurias, en tanto que sus columnistas te señalarán de racista y de cosas así.  Trata de llamar a que se respeten la Constitución y el debido proceso en los casos de las pretensiones de Claudia Paz y Paz, y los abusos cometidos por Yassmin Barrios, y la aplanadora te arrollará al grito de ¡Promotor de la impunidad!  Muestra evidencias de que el cambio climático no es causado por los humanos y te tratarán como si fueras el que mató a la mamá de Bambi.  Lo dejaron claro, en abril de 2013, los grupos que trataron de impedir que se discuta lo del genocidio.  Eso no está a debate, espetaron.

Los promotores del pensamiento único claman por regresar a la estatización de la energía eléctrica; pero no te cuentan que cuando la energía era estatal ¡no había energía!, muchos se enriquecieron a la sombra de las empresas estatales de energía y los abusos cometidos para construir Chixoy fueron ¡posibles porque ese era un proyecto estatal!  Los del pensamiento único claman contra la minería; pero sus pastores usan anillos y cruces de oro.  Eso sí…ve tu a advertir contra los peligros de la estatización y di algo a favor de la minería como fuente de mejores niveles de vida, y la hoz del pensamiento único pasará cerca de tu cabeza.

Su universo del discurso está poblado de hipótesis que se autovalidan y que, repetidas incesante y monopolísticamente, se tornan en definiciones hipnóticas o dictados, escribió Herbert Marcuse al referirse a quienes promueven el pensamiento único.

Yo digo que, más sana que aquellas repeticiones incesantes y monopólicas, es la discusión franca y audaz.  Que nadie se sienta amenazado por lo que piensa, y dice.  Sería genial que, en Guatemala, el consenso socialista animara al diálogo y se refrescaran las ideas.

Columna publidada en El periódico.


07
Mar 14

Nuestra civilización se “mal acostumbró”

civilizacion-luis-figueroa

Durante siglos, los agricultores en los valles andinos –ecosistemas muy frágiles– han observado el comportamiento de animales y plantas para saber qué cultivos sembrar y cuándo. Los agricultores que se guían por sus observaciones de la naturaleza, han reducido hasta en un 40 por ciento sus pérdidas económicas relacionadas con el cambio climático. De esto me enteré el miércoles por El periódico.

Esto no debería sorprendernos en estas latitudes, porque sabemos que el Calendario Maya está íntimamente relacionado con el ciclo del maíz y con observaciones astronómicas precisas. Igualmente, los antiguos egipcios basaban su calendario en la observación de los ciclos del río Nilo, cuya inundación convertía las tierras desérticas en campos fértiles para los cultivos.

Las antiguas civilizaciones y culturas no perdían detalle de sus entornos, y sabían que en medio de los ciclos constantes había cambios. Cambios de corto plazo y cambios de largo plazo. Y por eso, como los agricultores andinos, nunca dejaban de observar para entender qué es lo que estaba ocurriendo y para adaptar sus prácticas –no solo agrícolas, sino sociales– a los cambios. La precariedad de sus economías los obligaba a no perder detalles y a siempre estar alertas en las observaciones.

En otro contexto, nuestra civilización se mal acostumbró a la estabilidad y a la abundancia que trajeron el capitalismo, la revolución industrial, la ciencia y la tecnología. Nuestra civilización se obsesionó con la seguridad y la estabilidad. Olvidó que la escasez y el cambio constante han acompañado a la humanidad durante toda su existencia. Se engañó y olvidó que el dinamismo es lo que caracteriza al universo, y se apoltronó en la inmovilidad. Por eso es que mucha gente cree que hay que combatir el cambio climático y, peor aún, mucha gente cree que es responsable del cambio climático. Hay un caveat; pero de eso me ocuparé en otra ocasión.

¡Más saben los agricultores andinos!, que observan los cambios y se adaptan a ellos para tener éxito. Más sabían los antiguos que los fanáticos de la inmovilidad que paralizan el dinamismo por medio de legislación y de la fuerza.

Columna publicada en El periódico.


28
Nov 13

La albahaca fue la primera víctima

131128_albahaca_luis_figueroa

Se dejaron venir los vientos fríos y huracanados propios de esta temporada y, en mi casa, la primera víctima fue la albahaca.  El romero, el perejil, el orégano, el cacto y hasta el chiltepar no los han tomado a mal; pero la albahaca no aguantó.

En Grecia,la albahaca  era tan apreciada que sólo el rey podía cortarla y si lo hacía con una oz de oro. En Italia siempre ha sido una prenda de amor y en Rumania cuando un chico acepta de una chica, una ramita de esta hierba, significa que está comprometido. Nativa de la India, la albahaca es considerada una hierba sagrada. Avanelle Day & Lilie Stikey. The Spice Cookbook. David White Co., New York, 1964.

En casa la usamos mucho para pesto, para cubos de queso con aceite de oliva, para patés, para las salsas de la pasta y para otros platos.

A mi amiga, María Antonia, no le gustaba porque cuando era niña veía cómo la gente la usaba para sacar las cucarachas que se les metían en los oídos a los niños.


14
Jul 13

El calor, el cactus y la neblina

130714_cactus_neblina

La neblina que cubre el valle de la ciudad de Guatemala -y que se ve detrás de mi cactus- anuncia que hoy será un día de sol brillante y de calor.  ¡Que así sea!  Luego de que ayer en la tarde y en la noche llovió a cántaros, cae sabroso un día soleado.

Dicho lo anterior, ¡cómo me gustan las gotas de rocío en las espinas de esta planta!


22
Mar 13

Febrero, loco; ¿y marzo?

Febrero es loco; y marzo, otro poco. ¿Sí, o no? En lo que va del mes hemos tenido todos los climas posibles en Guatemala: lluvia, frío y calor.  Hoy the heat is on, como ayer; pero igual puede cambiar.

Las imágenes son de la lluvia de ayer en la tarde. Lluvia que enloqueció el tránsito en la ciudad.


17
Mar 12

Amanecí rodeado de neblina

Hoy, la ciudad de Guatemala amaneció con una neblina densa; y mi casa estaba rodeada por nubes que se movían rapidísimo.  La neblina ya se disipó y ahora hay cielo azul,  brisa fría y sol brillante.


08
Nov 10

El calentamiento global entre nosotros


¡Vaya!, el calentamiento global hará estragos en Guatemala; ¿o no? Unos 16 frentes fríos afectarán el territorio nacional entre noviembre de 2010 y febrero de 2011.  En consecuencia esta temporada fría será la más intensa de los últimos 5 años.


31
Ago 10

La sequía de 2010. ¿Crees en los "doomsayers"?

Este año nos cayó la sequía, dijo Alvaro San Nicolás Colom el 24 de abril de 2010 en Escuintla; y el 22 de febrero de este año se reportó que, debido a la intensa sequía la hidroeléctrica de Chixoy estaba generando a menos de la mitad de su capacidad. Pocos meses antes, se había reportado que la sequía de 2009 ocasionó que la hidroeléctrica de Chixoy operara a sólo 25% de su capacidad en octubre de ese año. El 8 de noviembre, de ese mismo año, fue publicado que la sequía amenazaba con afectar el ambiente.
¡Yo por eso no creo en los doomsayers!, porque ahí está que no, ahí está que el registro de lluvias de agosto supera en 90 por ciento al promedio de los últimos años y no se espera que baje esa intensidad. Y todavía faltan las lluvias de septiembre y octubre.
¿Cuál es la moraleja? Que el clima siempre, siempre, siempre está cambiando. ¡Siempre! Y que es más impredecible que predecible. Y que no debería extrañarnos. Si una vez Nueva York y Escocia estuvieron unidas en el trópico del globo terráqueo, ¿por qué nos extraña que haya años secos y años lluviosos? ¿Por qué nos extraña que cuando se espera una sequía, ocurran aguaceros casi diluvianos?