10
Ene 18

¿La democratización de la deuda?

Si no fuera perversa, la noticia de esta política sería chistosa: Este año se presentará la segunda fase del proceso de democratización de la deuda.

El caso es que el Ministerio de Finanzas buscará atraer a más pequeños inversionistas que compren Bonos del Tesoro.  Dichos papeles de deuda normalmente son comprados por bancos y organizaciones financieras, y los pipoldermos creen que ponerlos a disposición de la gente de a piéDe a pié pero con posibilidades de ahorro, es democratizar la deuda.

No hay que engañarse, sin embargo y por eso es que la noticia de una política que pudiera ser chistosa, resulta perversa.  El hecho es que la deuda -llamada del Estado- siempre ha sido democrática. Esto es porque el endeudamiento con bonos es pagado por todo el espectro de la población.  Lo pagan los bancos y los banqueros -y los ricos- cuando tributan y sus impuestos son usados para pagar el endeudamiento en el que han incurrido los políticos y sus burócratas.  El endeudamiento lo pagamos todos aquellos que no le vemos ni el polvo al ISR que nos quitan de nuestros cheques de fin de mes.  El endeudamiento lo pagan los más pobres, los desempleados, los jóvenes, los ancianos y otras personas igualmente vulnerables, ¡incluso los que no pagan impuestos!, cuando no encuentran empleos productivos y cuando sus salarios reales -si tienen la dicha de tenerlos- no aumentan.

Esto último porque los papeles que vende el Ministerio de Finanzas desvían los recursos de capital que deberían invertirse en la economía productiva, hacia deudas, promesas, gastos y espejismos políticos.

Frases como la democratización de la deuda, e ideas como la de que el frío que hay es por el calentamiento global, o que la libertad de prensa es opresión, son puras expresiones de una neolengua que confunde e inhibe. Aquello no es chistoso, porque es perverso.

La foto es de elPeriódico.


14
Jun 16

¡Más dinero quieren!

1004669_620146361350726_1033323318_n

El Ministerio de Finanzas colocará Q4 mil 713.2 millones, que forman parte del segundo tramo de bonos dle Tesoro que le autorizó el Congreso para este ejercicioi fiscal.  Ese dinero, dicen los políticos y sus burócratas, servirá para financiar programas de gobierrno.

¡Es lo que decían los pipoldermos de la administración anterior, y los de la anterior!, y así, siempre.   Pero, ¿para qué servía en realidad el dinero de los bonos?

  • Para que hubiera fondos para pagar plazas fantasmas.
  • Para que hubiera plata para contratar maquinaria y trabajos inútiles e inexistentes.
  • Para que hubiera dinero para comprar medicinas vencidas.
  • Para que hubiera recursos para la coperacha

¿Sigo? ¡Del endeudamiento y de los impuestos es que sale el dinero para la cooptación y para la piñata!

Cuando los políticos y sus burócratas venden bonos lo que ocurre es lo siguiente:

Endeudan a los tributrios porque, no creas que el estado se endeuda…te endeudan a ti.

Distraen dinero que en el sector privado serviría para inversiones productivas y para generar empleos productivos, y lo desvían al sector público en donde cuando no se pierde en corrupción, se desperdicia en mala gestión y en satisfacer los intreses específicos y particulares de la clientela de los políticos y funcionarios que administran el presupuesto.  ¿Ya sabes, verdad? Gobernar es gravar para gastar.

Antes de tomar más dinero de los tributarios y de desviarlo a la economía de papel, los pipoldermos deberían probar que son dignos de confianza.  No con denuncias, ni con despidos de empleados que luego son reinstalados, sino con evidencias.


08
Mar 16

El IGSS, endeudamiento y empobrecimiento

descarga

El Instituto Guatemalteco de Seguridad Social tiene 45 por ciento de sus inversiones en bonos del estado.  Los bonos del estado -en realidad- son inversiones de papel ya que no están respaldadas por alguna actividad productiva, ni multiplicadora de la riqueza.  En realidad el dinero que el estado consigue mediante la venta de papeles se va en gastos…y, ¿qué porcentaje se va a plazas fantasma, compras sobrevaloradas y otras formas de corrupción y desperdicio?

Ahí es a donde van a parar los ahorros forzados de miles y miles de guatemaltecos, dinero que los cotizantes esperan recuperar cuando no puedan trabajar por motivos de enfermedad, vejez, o maternidad.

Como el IGSS y el Ministerio de Finanzas son parte del estado, cuando el seguro social compra bonos del Minfin lo que en realidad ocurre es que el estado saca dinero de un bolsillo, lo mete en otro y asegura que hubo una inversión.  Lo que no te cuenta es que para pagar los intereses de aquella operación saca dinero de un tercer bolsillo…que es el tuyo.  ¿Te das cuenta? es como una pirámide, es lo que los gringos llaman un Esquema Ponzi. Pero nadie te lo explica así, ¿verdad?

Además del, el IGSS destina 13 por ciento de sus inversiones a operaciones realizadas por el Banco de Guatemala y el esquema se repite.  Como el IGSS y el Banguat son parte del estado se repite el esquema.  Se pasa dinero de un bolsillo a otro y como el papel todo lo aguanta, la pirámide crece.

La pirámide crece hasta que se derrumba.  Como se derrumbó en Grecia, por ejemplo.

¿De dónde saca, el estado, el dinero para pagar intereses que no produce? Lo saca de impuestos, lo saca de endeudamiento y lo saca de inflación.  ¿Y quienes pierden? Los que pagan impuestos, los que pagan el endeudamiento y los que tienen que trabajar más y cada vez tienen para comprar menos; eso si tienen empleo, porque cuando el dinero de la gente se desvía de la economía productiva a la economía de papel (la del Ministerio de Finanzas y la del Banco de Guatemala), lo que ocurre es que hay menos inversiones productivas, o sea, menos bienes y servicios y menos oportunidades de empleo y oportunidades para mejorar los salarios.

…y si no estás indignado, es porque no estás poniendo atención.


31
Ene 16

Facta, non verba: Necesitamos un estado más grande

090110_piñatas

La clase política y los grupos de interés que medran con el presupuesto del estado y los recursos de los tributarios parecen tener memoria, pero ser incapaces de aprender.  El ministro de Finanzas, Julio Héctor Estrada dijo que necesitamos un estado más grande.

Supuestamente es para atender las demandas de los grupos de interés o atender las demandas de la ciudadanía, como lo puso el funcionario.

¿Es que el Ministro no ha visto los sueldos y desperdicios escandalosos en el Congreso, en el Instituto Guatemalteco de Turismo, en el Consejo Nacional de la Juventur o en la portuaria Santo Tomás de Castilla para citar sólo cuatro  de los más recientes y notorios?

¡Por supuesto que el ministro del tesoro quiere un estado grande y eficiente!; pero…¿por qué mejor no emipezan -él y sus colegas- por sanear el supuesto estado pequeño que tenemos? ¿Por qué no les demuestran a los tributarios que pueden administrar un estado de tamaño razonable sin corrupción y sin desperdicios?

Antes de pedir una piñata más grande, que pese más sobre los hombros de los tributarios, ¡que los funcionarios demuestren que son dignos de confianza!


21
Sep 15

¡Que necedad con los impuestos!

304968_380155045388301_94412996_n

Debido a que el Organismo Ejecutivo por medio del Ministerio de Finanzas y a que los diputados serviles en el Congreso elaboran y aprueban impuestos inconstitucionales, los políticos, los funcionarios y los intereses particulares que se benefician del Presupuesto del estado se quedaron sin Q2 mil 186.8 millones que se habían recetado por medio de tributos a la telefonía, al cemento y a la minería. Hiiceron las cuentas del Gran Capitán y del plato a la boca se les cayó la sopa.  Contaron los pollos antes de que reventaran los huevos. Y sigue la orgía de gastos.

Hoy leo que cuatro expertos aconsejan lo mismo: mejorar la recaudación de impuestos; o sea, mejorar la capacidad de los recaudadores para quitarles su dinero a los tributarios de modo que no falten recursos para repartir entre la clientela del Presupuesto.  Para el establishment, lo importante es mejorar la capacidad de los políticos y sus funcionarios para expoliar.

Cuando se habla de reestructurar el Presupuesto no se habla de nada más que de reorganizar al repartición de recursos, o de priorizarla; pero ¿quién llama la atención sobre la posibilidad de eliminar todos los privilegios del Presupuesto? ¿Quién habla de la posibilidad de dejar de usar el dinero de los tributarios para financiar intereses particulares? ¿Quién señala la necesidad de acabar con la corrupción, con la mala administración y con el desperdicio antes de atreverse a castigar más a los tributarios?

Para que las nuevas autoridades no se ganen el mote de pipolderemos (pícaros políticos que por el momento detentan el poder) -que ostentaban sus predecesores y que ojalá que no ostenten sus sucesores- aquello debería cambiar.  Y debería cambiar pronto.

La ilustración la tomé de Facebook.


01
Dic 14

¡La clavada será rapidita!

522942_505422452815969_140255569_n

El Ministerio de Finanzas le pidió al Congreso servil que agilice las gestiones de publicación del decreto que aprueba el Presupuesto el estado 2015, el cual incluye la autorización de una nueva emisión de bonos del tesoro por Q2 mil 800 millones, y anunció que se espera hacer una sola subasta con varios demandantes, o hacer la colocación en tramos con intervalos de dos días para completarlo en una semana. O sea que la clavada para los tributarios -y para las otras víctimas- será rapidita.

Tu, que lees este espacio con frecuencia, sabes que los bonos esos incrementarán tu parte de la deuda pública y que tendrás que trabajar más (o consumir menos, o ahorrar menos) para pagarles la piñata a los pipoldermos.  Sabes, también, que para que algo se venda rapidito su precio de venta tiene que ser vantajoso para el comprador.  Eso quiere decir que para que los bonos se vendan rapidito, es muy posible que ofrezcan una tasa de interés algo más alta que otras tasas del mercado.  Lo que quiere decir que los pipoldermos no sólo te clavarán rapidito sino que te clavarán caro.

Seguramente sabes que los bonos serán comprados por los bancos; lo que quiere decir que los bonos succionarán hacia el sector público (el sector no productivo y coercitivo de la economía) los recursos de los ahorrantes que -en igualdad de condiciones- se quedaría en el sector privado (que es el sector productivo y voluntario de la economía).  ¿Qué quiere decir eso? Quiere decir que los recursos que irán a parar a la economía de papel, ya no servirán en la economía real, ni servirán para generar más inversiones productivas, ni servirán para generar más y mejores empleos, ni servirán para que suban los salarios reales.  Quiere decir que aquellos recursos caros serán usados para lo que usan el dinero los pipoldermos: corrupción, desperdicio, mala administración, gastos de funcionamiento y otras cosas parecidas.  Pero no para generar riqueza.

Pero tu no te aflijas…la clavada será exprés.

La ilustración la tomé de Facebook.


27
May 14

“Gobernar es gravar para gastar”, confirmado

10411373_678343885569414_2825399352704920960_n

No es cierto que los chapines no paguemos impuestos.  Tu los pagas porque antes de que te den tu cheque de fin de mes, lo de los impuestos ya va descontado; ni siquiera llegas a ver ese dinero, te lo quitan y ya.  Los ricos pagan porque ¿de dónde saldría para los sueldos de los pipoldermos y de su burocrácia parasitaria si no fuera de ahí? ¿De dónde saldría para comprar medicinas vencidas, fertilizantes sobrevalorados, uniformes y cámaras de emergencia, viajes, dádivas y otros desatinos que cometen los administradores del presupuesto? ¡Hasta los que no están conscientes de que pagan impuestos, pagan!  Lo pagan con desempleo porque el dinero que se desvía al sector coercitivo de la economía, por medio de impuestos, no se usa en inversiones productivas.  Todo el desperdicio que no se cubre con impuestos lo pagamos todos los habitantes del país…si no es con impuestos, lo pagamos con endeudamiento (que luego se paga con impuestos), o con inflación que es un impuesto escondido.

Por eso es que mi cuate, Osvaldo Schenone dice que gobernar es gravar para gastar.  Y si te hacía falta una prueba más ahora resulta que El Ministro de Gobernación anunció que junto con la cartera de Finanzas Públicas está planeando la imposición de un nuevo tributo sobre los guatemaltecos, cuyos ingresos irían enfocados a fortalecer el tema de seguridad.   Nuestro cálculo es que debe de ir en Q3 mil 500 millones a Q4 mil millones, dijo el funcionario.

Es un hecho que todo el dineral que los pipoldermos han recibido en impuestos y mediante endeudamiento se lo han gastado en otras cosas; que no son seguridad, ni justicia que es para lo que fueron electos, en primer lugar.  Es un hecho que han priorizado otras cosas.  Porque si hay dinero para otras cosas, pero no para seguridad, ni para justicia.

Es inadmisible que los pipoldermos quieran expoliar más a los guatemaltecos.   Es inadmisible que pidan más dinero si antes no cumplen con:

1. Eliminar todas las partidas presupuestarias que constituyen privilegios o transferencias de riqueza para grupos de interés particulares.

2. Eliminar todo desperdicio, malgasto y adquisición arbitraria en la administración pública.

3. Reducir la corrupción, por lo menos de modo que lo percibamos los tributarios y los electores.

La foto la tomé de Taxation is Theft.


22
May 14

Impuestos, metas y más engaños

304968_380155045388301_94412996_n

El propósito de llevar cuentas es tener una idea de la realidad de las cosas.  De poco, o nada sirve engañarse al inflar los números, o al disminuirlos artificialmente para dar una impresión distinta a la realidad…si uno mismo cae en el engaño.  Por esto es que es interesante lo que les está ocurriendo al Banco de Guatemala, a la Superintendencia de Administración Tributaria y al Ministerio de Finanzas.

El banco central previó un crecimiento en las importaciones de entre 5% y 7%; la SAT se tragó la píldora y supuso que podía elevar los niveles de expoliación contra los tribuatarios importadores en esa proporción; y el Minfin supuso que la piñata podía crecer en consecuencia.  ¡Los pipoldermos estaban felices!

Pero ahí está que no.  Los burócratas proponen y la realidad se impone; que puesto en otras palabras es algo así como: puedes ignorar la realidad, pero no las consecuencias de ignorar la realidad.  El hecho es que, aparentemente, las importaciones crecerán sólo 3%, por lo que los publicanos no podrán recaudar lo que esperaban y lo malo es que los otros pipoldermos siguen gastando como si nada.  Eso no los aflige, claro; porque si no pueden cargar con más impuestos a los tributarios, sí que pueden endeudarlos.  Los paganos, siempre, somos los que no podemos hacernos los quites porque antes de que nos den los cheques de fin de mes, ya nos arrancaron los impuestos para pagar la piñata.

La baja en las importaciones puede ser que se deba a la disminución de la demanda de bienes de capital lo cual es malas noticias porque de los bienes de capital vienen la productividad, la competitividad, los nuevos empleos y los mejores salarios.  Puede que haya un estancamiento, o una contracción de la economía.  Puede que la puñalada tributaria siga teniendo efectos negativos en la economía; y eso pasa por empecinarse en una reforma impositiva de carácter ideológico y expoliatorio, a diferencia de una reforma tributaria técnica y neutral.  Puede que la puñalada tributaria haya incentivado el contrabando porque, tu ya sabes, si los impuestos no son neutros crean y destruyen incentivos.

Lo malo es, repito, que los que pagan el pato son los tributarios…y no los pipoldermos que siguen gastanto y gastando, endeudándonos y endeudándonos de forma muy irresponsable.  Porque se los permitimos, claro.

La ilustración la tomé de Taxation is Theft.


23
May 13

Las consecuencias de la irresponsabilidad

Debido a que se les cayó la recaudación de impuestos, a que (afortunadamente) no han podido endeudarse mas y a donaciones sobreestimadas, la administración de Otto Pérez Molina está en un agujero fiscal que sus funcionarios hicieron más oscuro y profundo de lo que ya estaba.  Nada de esto debería sorprendernos, ni debería sorprenderles a ellos.

El Ministerio de Finanzas enfrenta un agujero presupuestario de Q5,390 millones debido a la falta de aprobación por parte del Congreso de la República de 3 préstamos provenientes de organismos internacionales (que suman unos Q3,604 millones), así como por el déficit en la recaudación registrado en el primer cuatrimestre del año (de unos Q1,286 millones), más una sobreestimación de Q500 millones en donaciones.

Está claro que esta administración ha estado evadiendo la realidad; pero ya tu sabes: podemos evadir la realidad, pero no las consecuencias de hacerlo.  De modo que lo ideal sería que el equipo de Pérez enfrentara responsablemente el desastre que ha hecho y lo enmendara.  Vamos a ver si es eso, o si nos pone en el camino de Grecia y Chipre.


22
Feb 13

¿Malversación y abusos? Lección para los estatistas

A ver…¿quiénes no creen, todavía, que los impuestos son dinero ajeno, tomado, por la fuerza para ser repartido con criterios políticos entre los intereses y la clientela de quienes controlan la repartición?

La necesidad de financiar la piñata el gasto público de los últimos meses de 2012, demandó que los pipoldermos que dirigen el  Ministerio de Finanzas tomaran la decisión política de usar los Q392 millones del Fideicomiso de Apoyo a la Caficultura y Q100 millones de la cuenta de devolución del crédito fiscal a los exportadores (que no era dinero de los pipoldermos, sino de los caficultores), pese a que estos recursos tienen destinos específicos  establecidos por la ley.   El Viceministro de Administración Interna del Minfin,  reconoció  que los recursos del fideicomiso fueron utilizados para el pago de la deuda pública y en lugar de devolver el crédito a los exportadores (sus legítimos propietarios) el dinero se usó para pagos de gastos diversos del presupuesto.

Estas acciones, ¿son constitutivas de malversación y de abuso de poder?