11
Sep 17

No olvidamos, 9/11

Para mi es impensable que pase el 11 de septiembre sin recordar los atentados contra el World Trade Center, en Nueva York, a las miles de víctimas y el contexto que los hizo posibles.

Aquel es el mismo contexto que hace posibles otros atentados islamistas en todo el mundo, desde aquella fecha fatídica hasta ahora: la prevalencia de ideas filosóficas irracionales en la educación, en los medios de comunicación, en las redes sociales, en el arte, en la política y en la ética.  Ideas que les permiten a muchos y ciertamente les permiten a los lideres políticos e intelectuales de occidente evadir la naturaleza del totalitarismo islámico.

No olvidar es importante; pero también lo es identificar una filosofía  racional que nos permita asegurar los derechos a la vida, a la libertad, a la propiedad y a la búsqueda de la felicidad.

Si te interesa el tema te recomiendo Failing to Confront Islamic Totalitarism, por Onkar Ghate y Elan Journo.


01
Abr 17

Meditaciones sobre una tragedia

El domingo pasado muchos nos fuimos a la cama con la angustia de que la recicladora. Ecoplast, situada en la zona 7 de la ciudad de Guatemala se estaba quemando; y las imágenes de dron que compartió José Eduardo Valdizán daban cuenta de lo espeluznante e infernal de la situación.

Tanto la empresa como varia compañías de bomberos municipales y voluntarios colaboraron arduamente para apagar el incendio esa noche, y al día siguiente cuando volvió a activarse el fuego.  Trabajaron arduamente para que las llamas no se propagaran en el vecindario.  En aquel empeño también colaboraron la PNC, La PMT y el Cuerpo de ingenieros del Ejército, entre otros.

No hubo pérdida de vidas, aunque las pérdidas económicas son cuantiosas…y no digamos las emocionales.  No sólo para los propietarios -que son personas buenas como pocas- sino para los colaboradores de la empresa, los clientes, los proveedores, las familias que dependen de las operaciones de la empresa y para los vecinos.   Cuándo hay una tragedia -pequeña, o grande- mientras más próximas son las personas, más afectadas resultan.

Les cuento esto porque hoy leo, en un reportaje*, en el que el director de Obras de la municipalidad capitalina afirma que pese a que se le solicitó a la empresa que retirara el material que no se quemó, esta no lo hizo y que por eso es que el fuego se reactivó.  En ese sentido, el portavoz de Tu Muni asegura que por falta de colaboración de la empresa, el ayuntamiento analiza acciones legales.

Un trabajador de la empresa, sin embargo, informó que lo que ocurrió fue un accidente y que se hace lo que corresponde, que es sacar el material de área.  La empresa y su equipo ha colaborado en todo y las fotos que acompañan esta nota muestran no sólo la magnitud de la tragedia, sino las acciones para reducir los daños.  Mientras escribo estas líneas, hay peritos españoles investigando cuál fue la causa del siniestro.

Al incendio y sus consecuencias hay que añadir que la empresa ha tenido que triplicar la seguridad porque los vándalos acudieron rápidamente a robar lo que fuera.

En accidentes como este -y como otros- la serenidad y la racionalidad son extremadamente necesarias.  Primero para reducir el espectro de los daños, segundo para facilitar la recuperación, y tercero para no avivar el fuego del espíritu anti-industrial. Un emprendimiento es mucho más que máquinas y materias primas; es el resultado del ingenio, el ahorro, el trabajo, el esfuerzo y las ilusiones de las personas que lo conforman. No sólo es la forma de llevar el pan a la mesa, sino la mejor forma de elevar la dignidad de las personas mediante la oportunidad de tener un trabajo productivo.

Mis mejores deseos para todo el equipo de Ecoplast. ¡Adelante con ese espíritu emprendedor!

Fotos por Ramón Parellada.

*Prensa Libre, página 26.  No lo encontré en su sitio Web.


11
Sep 16

No olvidemos a las víctimas del 9/11

14238207_10157420418645634_7829847813125890858_n

A mí me parece que fue ayer; pero ya pasaron quince  años desde el ataque terrorista a las torres gemelas en el World Trade Center de Nueva York,  el Pentágono y el vuelo 93 de United.  En esta fecha recordamos a las víctimas de aquellas tragedias; y a las ideas que las hicieron posibles.  Aquellos ataques fueron fueron producto de acciones deliberadas en el marco de un ataque de terror contra la civilización.

Hoy es un buen día para visitar la mejor cobertura de aquellos actos y aquellos días; misma que está en Internet Archive.

La cobertura expuesta por IA comienza con el anuncio de una hermosa mañana de otoño en Manhattan y nos lleva de la mano por toda la inmensidad y profundidad de esta tragedia humana.  El sitio es facilísimo de navegar y, de verdad, vale la pena visitarlo.

Si eras muy joven, o no habías nacido en 2001, seguramente querrás ver este vídeo; pero no es para personas impresionables:

Te recomiendo dos artículos:


20
Abr 16

Lo absurdo y el caso del Liceo Javier

liceo-javier-el-periodico

La muerte del joven Edward Aldana en el Liceo Javier, mientras recibía el curso de natación es una tragedia.  Doblemente triste…y esta es una valoración personal… porque es una tragedia que acabó con la vida de alguien que recién estaba empezando la suya.  Algún día puede que una investigación profunda y concienzuda nos revele que hay detrás de esa muerte prematura.  ¡Y ojalá que así sea!…pero, mientras tanto, el absurdo ha sentado sus reales.

Hoy leo que los estudiantes del Javier no podrán utilizar la piscina del colegio hasta nuevo aviso ya que las autoridades del Ministerio de Educación  decidieron suspender su uso, en lo peor de la temporada de calor.  Menuda sanción colectivista, para los estudiantes que, ¿por qué tendrían que verse castigados?  Esto huele a la típica reacción burocrática frente al grito de: ¡Tenemos qué hacer algo!   Grito que, a la réplica de ¿Algo, como qué?, responde Cualquier cosa, pero algo. Algo para que no se diga que no hicimos nada.

Es cierto que luego de una evaluación de la alberca el Ministerio determinó que incumple con las dimensiones establecidas en el reglamento y que, aunque para la piscina está autorizada una altura de 1.55 mts., en su parte más profunda tiene 2.70 mts.  Puede ser que la profundidad reglamentada tenga sentido en un establecimiento educativo tomando en cuenta que la estatura promedio de los guatemaltecos ladinos hombres es de 1.70 mts. y mujeres 1.60 mts.; pero la de los indígenas hombres es de 1.57 mts. y las mujeres 1.42 mts.  ¿La profundidad máxima de las piscinas en centros educativos debería ser de 1.40 mts.? Just sayin´ 

Además, ¿cuántos años tiene de estar en uso esa piscina? ¿Tiene décadas de uso?¿Cuántos accidentes de ahogamiento (mortales, o no) ha habido en ella?  ¿Cuál será el promedio de accidentes (mortales, o no) en piscinas de establecimientos educativos chapines?  En otros establecimientos educativos que tienen albercas, ¿se cumple con las especificaciones de las piscinas? Pensando en todo esto, sospecho que el castigo de clausurar la piscina es para los inocentes y es un absurdo de humo y espejos; para que no se diga.

Da curiosidad, sin embargo, saber si la violación al reglamento de construcción de la piscina fue a propósito, o fue un descuido. ¿Alguno de los padres jesuitas autorizó añadirle 1.15 mts. de profundidad a la alberca? ¿Nadie entre los propietarios y administradores del plantel autorizó aquella profundidad y alguien los engañó? ¿Habrá que rehacer la piscina? Y si otros establecimientos con albercas han incumplido las especificaciones reglamentarias, ¿tendrán que rehacer sus piscinas?

Mientras tanto, los estudiantes que nadan están castigados; no los directivos del colegio, sino todos los estudiantes de natación. ¿Y tutti contenti porque el estado (o sea los políticos y burócratas), ¡hizo algo!?

La foto es por Nancy Alvarez, de elPeriódico.


25
Mar 14

Fuego en el mercado de La terminal

Imagen de previsualización de YouTube

El mercado de La terminal amaneció en llamas; y me da no se qué en el corazón al pensar en la gente que tiene sus negocios allá.

Ese mercado está ubicado en la zona 4 de la ciudad de Guatemala; y durante décadas fue el principal centro de abastos en la ciudad.  Ahí llegaban la mayoría de productos que venían del resto del país y ahí arribaban la mayoría de viajeros que venían por autobús.  Ahora está la Central de Mayoréo; pero La terminal todavía es muy importante.

La última vez que fui fue hace unos mesas porque mi  sobrino, El Ale, necesitaba cajas de tomates.  La termi es un lugar vibrante por el comercio.  Sientes la intensidad del trabajo y del intercambio cuando estás ahí.  La gente nos atendió re bien y nos guiaban mientras dábamos con los tomateros y conseguimos buenas cajas.

Allá por 1978, fui muchísimas veces La terminal porque mi madre y una cuata tuvieron un negocio de productos de vidrio en el área.  En las vacaciones iba a Los jarritos a ayudar y de paso recorría las calles y el mercado a mis anchas.

Por cierto que en 2006 hubo un incendio allá; pero sospecho que no fue tan grave como este que, desde la distancia, se ve enorme.


10
Sep 13

Meditaciones sobre la tragedia del bus en San Martín Jilotepeque

120528_autobus_modificado_luis_figueroa

Las tragedias que involucran autobuses del transporte colectivo extraurbano a causa de alta velocidad, sobrecargo de pasajeros, malos frenos e irresponsabilidad son muy dolorosas.  Baste recordar la de Los pirineos, el 15 de enero de 2013; la de Chimaltenango, el 9 de diciembre de 2012, la de San Marcos, el 18 de enero de 2011 y las de Tecpán y la vuelta del chilero en 2008.  A estas súmales los accidentes menores por esas mismas causas.  Se estima que los accidentes en carreteras se incrementaron en un 30% en los primeros siete meses de este año.

¿Quiénes son responsables?  En primer lugar los pilotos, sin lugar a dudas.  Ellos son la primera línea de responsabilidad.  Luego los propietarios de los buses solidariamente con los pilotos.  Los pilotos y los propietarios deberían garantizar el buen estado de las unidades.  Los pilotos deberían conducir con responsabilidad; y los propietarios deberían garantizar la idoneidad de los pilots.  La siguiente línea de responsabilidad es la de los usuarios.  Los usuarios no deberían subirse a unidades que tienen las llantas lisas, ni a las unidades que van sobrecargadas, ni a las que no tienen seguro.  Con ello no se arriesgarían y pondrían en aprietos financieros a los propietarios.  Los usuarios deberían bajarse de las unidades que son conducidas irresponsablemente (sobrecargadas, a altas velocidades, o bajo la influencia de susancias) y deberían denunciarlos a las autoridades.  ¿Y la cuarta línea? Estos son los políticos y sus funcionarios encargados de la regulación del transporte colectivo: La dirección general correspondiente, las policías municipales y Provial; en primer lugar por engañar a los usuarios y hacerlos creer que velan por su seguridad, luego por proteger los monopolios de las líneas de transporte, luego por incumplimiento de deberes, por ejemplo.  Muchos usuarios del transporte colectivo abdican a su responsabilidad de protegerse a sí mismos porque suponen -y suponen muy mal- que hay funcionarios velando por ellos.

En el caso de Transportes Sanmartineca el piloto ya pagó con su vida; y lo mismo hicieron los adultos que fallecieron y resultaron heridos.  Los menores que iban en la camioneta son víctimas.  Falta que los propietarios y los políticos y funcionarios enfrenten las consecuencias de sus actos, y de sus omisiones.  No es cierto que, como dijo alguien en la televisión esta mañana, el asunto del transporte colectivo sea un problema de todos, ni de estado.  Las responsabilidades están bien definidas.

¿Qué pueden hacer los usuarios (que se llevan la peor parte) para evitar que más accidentes como este sucedan en el futuro? Primero no usar las unidades que sean evidentemente peligrosas: las que tienen llantas lisas, o las que han sido alteradas de modo que la parte de enfrente del bus está más elevada que la parte de atrás (¿será posible que las PMT y Provial no noten este fenómeno en las carreteras? Yo digo que no es posible.  Y digo que esas unidades circulan como consecuencia de incumplimiento de deberes y/o de corrupción).  La segunda cosa que pueden hacer es bajarse de las unidades que son conducidas de forma irresponsable.  ¿Sábes qué sería genial? Un boicot al estilo Rosa Parks.  Que la gente no usara los buses extraurbanos en mal estado y con conductores irresponsables.  En este caso las autoridades estarían moralmente obligadas a romper los monopolios de transporte y a garantizar que la gente pudiera utilizar otros medios alternativos.  Esta es la solución de fondo, que no haya monopolios protegidos.

El autobus de la foto ha sido modificado, de modo que la parte de adelante está más elevada que la de atrás.  Si eso altera la física del balance del vehículo…¿es seguro?

La impunidad no debe continuar.


15
Feb 13

La justicia no es venganza

La interrogante es: ¿los medios de investigación convencen a la juzgadora? No lo hacen…las declaraciones indican que fueron los manifestantes los primeros en agredir a los militares. Quienes dispararon lo hicieron para defender su vida, dijo Carol Patricia Flores, jueza penal a cargo del caso de la Cumbre Alaska.

La Jueza explicó que la investigación y las pruebas presentadas por el acusador no señalan al coronel Juan  Chiroy como responsable de los delitos de ejecución extrajudicial y ejecución extrajudicial en grado de tentativa. Por lo cual decidió abrir un debate en su contra por incumplimiento de deberes.  Así mismo, a los soldados que dispararon se les cambió el delito a homicidioi en estado de emoción violenta.

Es bueno para la justicia -y para los involucrados- que la Jueza haya hecho caso omiso de la presión política y que sus decisiones se hayan basado en los hechos objetivos y en la validez de los elementos probatorios.


19
Nov 12

Otra víctima: el Arbol Gallo

Hace 162 años, en un ensayo que se titula Lo que vemos y lo que no vemos, Frederic Bastiat nos contó la parábola de la ventana rota, para ilustrarnos sobre el costo de oportunidad en el contexto de que la destrucción no genera beneficios.

La historia de la ventana rota cuenta como un niño rompe el escaparate de una panadería. Al principio todo el mundo simpatiza con el panadero; pero pronto la gente empieza a sugerir que la vitrina rota beneficia al vidriero, que comprará pan con lo que gane por reponer la ventana, y esto beneficiará al carnicero, quien comprara zapatos, y esto beneficiará al zapatero, y así podemos seguir. Finalmente la gente llega a la conclusión de que el niño no es culpable de vandalismo; sino que ha hecho un favor a la sociedad, creando beneficio para toda la industria.

Bastiat nos explica que si sólo tomamos en cuenta lo evidente: la necesaria reposición de una ventana rota; y perdemos de vista lo no evidente: lo que se dejó de hacer para reponer la ventana rota, no nos damos cuenta de que luego de la travesura del chiquillo, la sociedad ha perdido valor.  Se perdió lo que tuvo que invertirse para reponer algo que ya existía.

De todo esto me acordé cuando leí que -a causa del terremoto del 7 de noviembre pasado- las festividades del Arbol Gallo iban a ser suspendidas.  Leí como la gente aplaudió la decisión y me acordé de Bastiat y de su ventana rota.

Es cierto que muchas personas sufren por el terremoto, y es muy triste que cerca de 50 personas hubieran perdido la vida como consecuencia de aquel fenómeno.  Pero la vida continúa.  Y continúa…por dicha.    Sin embargo, cierto clamor popular y ¿una decisión apresurada? hicieron que a la tragedia evidente ocasionada por el terremoto la siguiera otra que no es evidente: la de las personas que sufrieron pérdidas económicas a causa de la suspensión de las fiestas en los árboles Gallo.

Músicos, artistas, técnicos, vendedores de golosinas y mucha gente más cuyos ingresos de fin de año dependían de las celebraciones del Arbol Gallo, no sólo en El Obelisco, en la ciudad de Guatemala, sino en otras partes del país.  Ellos fueron víctimas, no de un fenómeno natural, sino de la opinión pública que, en el momento del terremoto no estaba de humor para fiestas, y que sólo pensó en lo evidente, y no en el costo de oportunidad.

Yo me disfruto mucho del Arbol Gallo, de las Luces Campero y de otras tradiciones chapinas del fin de año, como seguramente las disfrutan miles y miles de guatemaltecos.  Y también comparto el dolor, cuando hay que compartirlo.  El propósito de estas meditaciones es reflexionar sobre el hecho de que la vida sigue, a pesar de las tragedias (que no son la circunstancia normal de la vida); y sobre el hecho de que a las tragedias no se les deberían sumar víctimas innecesarias a causa de el clamor de la opinión pública.

La foto es del Arbol Gallo, desde mi ventana.


19
Oct 12

Disparos, llantos y una orden de acorralar a los anti-motines


¡Acorralemos a los anti-motines! es la orden clara que se escucha en este vídeo tomado en Alaska, Totonicapán.  ¿A quiénes se la da el que grita?  A la gente de los 48 cantones que la dirigencia popular llevó a aquel lugar.  ¿Sábes que otra cosa  impresiona mucho al oír el sonido? Los disparos y los llantos que se escuchan

El Ministerio Público ha hecho un dudoso papel en esta investigación, y retiró los cargos contra los bochincheros y asegura que  la protesta fue pacífica.


12
Oct 12

Totonicapán de luto

Para mí, Totonicapán es sinónimo de pinabetes y de panaderías maravillosas. Toto no era sinónimo de luto. Hasta el jueves pasado. Urge una investigación científica, técnica y objetiva que aclare qué es lo que ocurrió en el kilómetro 170 y quiénes fueron los responsables de aquellos acontecimientos dolorosos. Dicha investigación sin embargo va a ser cuesta arriba. Para comenzar, la escena de los sucesos –como ocurrió en el caso Gerardi– no fue tratada responsablemente. Rigoberta Menchú, por ejemplo, se paseó por el lugar (que debería haber estado aislado) y anduvo por ahí, de forma antitécnica, supuestamente recogiendo cascabillos. Si ha visto CSI, debería saber que eso es muy inapropiado en una escena en la que ha habido muertos y heridos. ¿Dónde estaba el MP para evitar que Menchú contaminara el lugar.

Una investigación confiable va a ser difícil porque es un tema politizado. Hay organizaciones influyentes y poco escrupulosas que están comprometidas con hacer la revolución desde los movimientos sociales. Es la gente que organiza bloqueos e invasiones, entre otras acciones igualmente delictivas. Es la gente que acarrea a la mara y que se beneficia con los muertos y heridos de Toto; y con los Mario Alioto y los Abner Abdiel que pudieran darse por ahí.

La investigación científica, técnica y objetiva es importante para saber la verdad; y para ello los embajadores de países amigos deberían hacer chitón. Es una hipocresía que digan que el Ejército debe mantenerse al margen de este tipo de asuntos, cuando la Constitución lo faculta para ello; y mientras que sabemos que cuando Merkel visitó Grecia, para protegerla a ella y a su embajada (contra los manifestantes) había unidades antiterroristas y ¡francotiradores en los tejados!

Lo cierto es que, en casos así, fuerzas debidamente entrenadas y equipadas deberían actuar rápidamente; y coincido con que es una imprudencia mandarlos a esos lugares a pararse ahí, a hacer nada, y a elevar el nivel de tensión.

Las manifestaciones no deben ser criminalizadas; pero donde hay coacción, amenazas, robo, hurto e incendio agravados, e instigación a delinquir, hay delitos. Y donde hay delitos no hay ejercicio de derechos, sino actos delincuenciales. Para algunos, ¡la lucha sigue!…tristemente.

Esta columna fue publicada en El Periódico.